Habla el corazón y enmudece la voz

Descubrí en mi recámara una cruz de hierro que llamó mi atención y mi papá, Ricardo Diener Arrigunaga (1941-2004), me explicó que era una condecoración que mi abuelo había recibido por haber luchado por Alemania en la Primera Guerra Mundial.