Ante la adversidad, hay oportunidad

Los rebrotes de Covid están siendo el centro de la atención de la humanidad y de los mercados. Las nuevas medidas anunciadas según los países y lugares donde se presentan implican golpes económicos, cierres, confinamiento y restricciones que vuelven a impactar a la productividad y a esta lenta recuperación.

Como lo he comentado, esta asumido el riesgo sanitario y se está buscando como de lugar reactivar.

Los reportes de las empresas que cotizan en bolsa se esperaban malos por obvias razones. Lo que ha sorprendido y de hecho impulsado a las bolsas es que han venido, en su mayoría, menos malos a lo que se esperaban. Aún faltan muchas empresas importantes por reportar y que pesan mucho en los índices, pero de seguir esta tendencia, la fiesta podría continuar.

Esta semana en EEUU estarían buscando los republicanos pasar su plan de ayuda por un billón de dólares (Trillón norteamericano), para contrarrestar los efectos de la pandemia. Pero se espera una larga batalla entre ellos y los demócratas, ya que estamos en franca carrera electoral para las presidenciales de noviembre, en donde, Joe BIden, ha seguido ampliando su ventaja.

También esta semana se dará la reunión y decisión de política monetaria de la FED. No creo que haya ningún cambio en las tasas, pienso que permanecerán en 0.00% a 0.25%.

Lo interesante será ver el comunicado de la reserva en cuanto a su visión de la economía y los riesgos hacia adelante por la pandemia.

Se presenta una paradoja en el mercado. El oro ha estado haciendo un movimiento alcista importante que ya ubica a la onza por arriba de los $1,930 dólares. Algo que sucede normalmente en entornos adversos económicos o geopolíticos.

El oro es un refugio seguro en tiempos difíciles y de incertidumbre. Este nivel de precios no se veía desde hace un poco más de 9 años. El conflicto China vs EEUU es la principal razón.

En México después de conocer malas cifras en el empleo, actividad industrial y servicios con una contracción máxima histórica, seguimos viendo un complicado entorno en el manejo de la crisis económica y sanitaria. Vimos también una inflación por arriba de lo esperado que se ubica en 3.7% y un superávit comercial que también es una mala noticia por ser un país que tradicionalmente opera con déficit cuando la actividad económica se normaliza.

¿Qué nos dice este superávit? Que hay demanda externa y estamos exportando y que las importaciones son mucho menores ante un mercado interno muy débil.

La administración pública federal sigue con una agenda distinta y alejada de las prioridades. Buscando distraer del Covid, la economía y la inseguridad. Trayendo políticos y con conferencias de prensa en el hangar presidencial y logrando el cometido de desviar la atención.

En este entorno nacional complicado se da una debilidad del dólar que esta semana nos pone de nuevo una oportunidad. Comprar dólares e invertir en esa moneda debajo de $22 pesos por dólar. Me sigue pareciendo atractivo, oportuno y defensivo invertir en esa moneda, por su solidez y porque la recuperación y perspectiva en ese destino, también es más sólido.

Recomiendo seguir siendo prudente con el gasto, asignarlo a prioridades y aquellos que tengan liquidez, entender el momento como atractivo, hay buenas oportunidades con tanta oferta y en nichos en donde muchos están padeciendo, aquellos que estén sanos podrían aprovechar para invertir y capitalizarlo.

En el mediano plazo me sigue preocupando y mucho la posible degradación que lleve a México a perder el grado de inversión y con ello las dolorosas consecuencias.

@juansmusi ​​​​​​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *