La paradoja del Mercado

Estamos en un punto en el que mientras la inflación no ceda, hasta los buenos datos pueden ser mal interpretados.


La semana pasada estuvo dividida en una paradoja de lunes y martes, que cambió a partir del miércoles, pues resulta que a principios de semana y conforme se iba conociendo información económica favorable, el mercado bajaba. Es decir, salía fuerte el empleo, el consumo, índices de manufactura y servicios, etc.; pero en vez de ser interpretados de manera positiva, estos buenos datos implicaban que la inflación no aflojaría. O sea, que el mercado quería debilidad en cifras económicas, para que la inflación cediera.

Esta paradoja dio un giro a partir del miércoles, y el pensamiento cambió a que, si los datos son buenos a pesar de que los bancos centrales están subiendo tasas, al llegar una desaceleración o recesión sería más leve…y solo así cambió de sentido, y los mercados subieron por tres días consecutivos.

La semana pasada también se caracterizó por haber tenido mucha información procedente de miembros de la Reserva Federal -incluido Jerome Powell- y todos fueron discursos muy “hawkish” haciendo referencia al halcón, muy enérgicos en contra de la inflación, y por lo tanto anticipando que la FED subiría de nuevo 0.75% en su reunión del 21 de este mes.

También destacó la noticia de la muerte de la reina Isabel, quien fuera reconocida por su actuar en la vida política del Reino Unido y por ser una figura muy querida, no solo en ese país, sino prácticamente en todo el mundo.


Y hablando de inflación, hoy es un día crucial porque se da a conocer el dato de la inflación en EU, que será vital para ver el rumbo de la misma. Recordemos que en julio salió abajo de lo esperado; y si agosto vuelve a salir a la baja, será muy positivo porque ya no es solo un dato, sino una tendencia, y por el contrario, si el dato es malo, julio se verá como un dato aislado y volveremos a ver bajas fuertes y volatilidad.


También fue importante ver cómo todos los Bancos Centrales que se reunieron subieron su tasa de referencia, destacando el Banco Central Europeo que subió 0.75% por segunda vez consecutiva.


Esta semana además del crucial dato que ya mencioné, en EU se publicará la confianza al consumidor, inventarios de petróleo y solicitudes de desempleo.

En Europa también se publicarán muchos datos económicos, entre los que destaca la publicación de la inflación en Alemania.
Por lo pronto el mercado sigue recuperando y anticipando que podría conocer buenas noticias, y por lo pronto ya hila 4 jornadas consecutivas de alza.


El tipo de cambio regresa a un nivel atractivo y debajo de $19.80 me gusta para el armado de portafolios.


En México se presentó el paquete económico 2023 y lo resumiría en que es muy optimista en cuanto a la estimación del PIB, la recaudación y la inflación.

Me gusta que se mantiene la disciplina fiscal a pesar de un alto contenido social en el gasto, y me deja tranquilo que podamos mantener las calificaciones actuales y con ello mantener el grado de inversión, al menos, un año más.

@juansmusi

La guerra de todos los días

Es muy triste ver cómo nos hemos “acostumbrado” a vivir con una guerra. Ya es parte de nuestro día a día saber que miles de vidas se pierdan en el conflicto entre Ucrania y Rusia.

La parte más dura sin duda es esa; la tragedia humana, la pérdida de vidas. Y como en todos los conflictos está la parte colateral; que es el daño económico y eventualmente la crisis que un evento así puede desatar.

Hay inflación, desabasto de materias primas, energéticos, alimentos y muchas afectaciones que padecen las naciones en cuestión; luego Europa y también el resto del mundo. Digamos que después de la pandemia y el choque que hubo en la oferta, lo que menos necesitábamos era una guerra que agravara los problemas ya existentes.

El conflicto no acaba, y no parece llegar a una solución; miles de muertes, millones de desplazados y ahora la amenaza nuclear de estar bombardeando una zona que podría traer consecuencias catastróficas.

Estados Unidos y muchos países siguen mandando ayuda, principalmente armas. También el mundo busca sancionar y castigar a Rusia para tratar de arrinconarla y hacerla retroceder, pero nada ha tenido éxito hasta el momento. ¿Qué podemos hacer hoy tú y yo por este conflicto? Nada, excepto rezar porque termine.

Cuando la inflación podría parecer que empieza a mejorar, también puede empeorar por varias razones: la desaceleración China, la llegada de un invierno crudo que requiera de muchos energéticos, los cierres parciales en oleoductos y gasoductos por mantenimientos, el recrudecimiento del conflicto, y la OPEP recortando la oferta diaria.

Muchas de estas posibilidades contribuirían de nuevo al alza en el precio e impactarían directo a la inflación. El temor a una recesión más profunda en Europa cada vez es mayor.


Volvimos a ver mercados y reportes mixtos la semana pasada, la volatilidad sigue siendo parte de la ecuación. Vimos al dólar aproximarse a $20.30 y bajar a $19.97, también vimos al dólar por arriba del euro, a $0.99 centavos por un euro.


En donde por obvias razones se ve una desaceleración muy importante es en Estados Unidos, en el mercado inmobiliario e hipotecario. Y es que, con el alza de tasas, el apetito por créditos y compra de inmuebles lógicamente disminuye.


En México conocimos la cifra de inflación de la primera quincena de agosto y las noticias no son buenas: la cifra anual pasa del 8.14% al 8.62%, los principales incrementos se dieron en cebolla, refrescos, tortillas, vivienda, loncherías y educación.

Lo anterior sugiere que Banco de México en su próxima reunión del 29 de septiembre subirá 0.75% y llevaría a la tasa de referencia a un nuevo nivel de 9.25%. A diferencia de Estados Unidos que ya tuvo un dato a la baja, aquí seguimos viendo datos arriba del estimado, o sea, la trayectoria no ha cambiado.


El tan esperado evento de Jackson Hole con la intervención de Jerome Powell resultó negativo. Hay preocupación y la reiterada frase de “actuaremos con determinación para detener a la inflación lastimando a la economía con alzas de tasas futuras”. Seguramente la FED tiene información de que la cifra de agosto no será buena como la de julio. Se bajó el mercado y creo que es oportunidad de compra y los que ya estamos dentro, debemos seguir aguantando.
Esta semana pondremos atención a muchos indicadores económicos en Estados Unidos, así como a varias intervenciones de miembros de la FED. El dato más importante vendrá el viernes, con la publicación de la creación de empleos durante agosto, en el que un dato bueno confirmaría la posibilidad de una recesión leve…pero un dato extraordinario podría traer presiones inflacionarias implícitas.


@juansmusi

Lo sabíamos

Sabíamos que la volatilidad y las complicaciones derivadas de la inflación no habían terminado.

Un dato en EU no puede de manera aislada suponer que este problema ya fue superado. La semana pasada borró las ganancias que el Nasdaq había logrado recuperar en las dos semanas previas.

Y es que las minutas de la FED, documento en el que se conoce a detalle la visión del Banco Central, no dejaron muy claro qué viene hacia adelante, y aunque un 65% de los analistas consideren que las alzas pueden disminuir su ritmo e ir de 0.50% en 0.50%, el mercado sigue escéptico y siente a la FED y a Powell más preocupados.

Esta semana habrá un simposio en Jackson Hole organizado por la FED de Kansas City. Será de jueves a sábado y la plática más destacada dentro de este evento será la del viernes, con la intervención de Jerome Powell, ya veremos si es un poco más claro y cómo lo interpretará el mercado.


Sigo pensando que hay cosas buenas y que, aunque técnicamente hay recesión en Estados Unidos, no es profunda ni preocupante en este momento.

El mercado laboral sigue fuerte: las ventas al menudeo y consumo siguen bien, y la producción industrial sorprendió al alza.

La temporada de reportes ha seguido siendo predominantemente buena, donde más de 75% de las empresas que lo han hecho, han sorprendido para bien.

Lo que evidentemente no ha ido bien y está siendo afectado, es el mercado inmobiliario y la solicitud de créditos hipotecarios, con el aumento de las tasas y por ende de los créditos. Era de esperarse.


Al final lo que más sigue pesando e incidiendo en los mercados es la inflación y lo que la FED siga haciendo hacia adelante; concretamente si va seguir su ritmo agresivo, o si lo puede moderar hacia adelante.


Esta semana continuarán los reportes corporativos que pueden seguir contribuyendo a una buena temporada. Destacan los resultados de Peloton, Zoom, Nvidia y Nordstrom.


En el plano internacional conoceremos las minutas del Banco Central Europeo y hay decisiones de política monetaria en Israel, Indonesia y Corea del Sur.

También el mercado estará pendiente de los precios de los energéticos por los conflictos geopolíticos y por el cierre del oleoducto de Gazprom a Alemania 3 días, a partir del 31 de este mes.

El tema es la necesidad de darle mantenimiento.
En México hay mucha información y destaca el miércoles la publicación de la inflación de la primera quincena de agosto.

Independientemente del dato que se dé, las alzas seguramente continuarán. Lo único que puede cambiar es el ritmo de las mismas, 0.75% o bien, 0.50% en su próxima reunión del 29 de septiembre.

El jueves se publicarán las minutas de Banxico y conoceremos el PIB al cierre de julio.


Con este ajuste que estamos viendo recientemente, puede ser interesante entrar otra vez a comprar. Los que ya estanos dentro debemos seguir y mantener.


El tipo de cambio se ha presionado, el dólar se ha fortalecido ante esta posibilidad de que la FED continúe su política monetaria agresiva.

Considero que para comprar dólares es prudente esperar y, como lo he venido comentando, debajo de $20 me parece un adecuado nivel de compra.

@juansmusi

LA CASA GRANDE DE LOS ABUELOS

Raúl Espinoza Aguilera 

El próximo domingo 28 de agosto se conmemora “EL DÏA DE LOS ABUELOS”: Esa celebración me trae a la memoria gratos recuerdos porque de mis abuelos aprendí numerosas cosas.

La casa grande de mis abuelos -que en mi infancia así me parecía, luego cuando crecí me di cuenta que era más pequeña- no era tanto por sus dimensiones, sino porque era el punto de encuentro de mis once tíos y decenas de primos. Algunos simplemente pasaban para saludarlos y tomar una buena taza de café de Coatepec. Y de la casa salían a realizar sus actividades cotidianas.

Mis abuelos me dedicaban tiempo y eran buenos conversadores. Me formaron en muchos aspectos, me corrigieron, me ayudaron y, sobre todo, me transmitieron experiencias. Recuerdo que la casa de mis abuelos tenía un jardín en la entrada y luego un porche con poltronas. Al entrar se encontraba una sala amplia y cómodos sillones. A mano derecha estaba la oficina de mi abuelo. Y en la parte izquierda se tenía el comedor para los festejos importantes. Había algunas habitaciones, tanto en la planta baja como en la planta alta, porque fueron once hermanos. Claro está que en algunas se colocaron dos camas. 

En la cocina había un comedor pequeño que era el de todos los días. El jardín de atrás era enorme: tenía una huerta, un almacén para guardar costales con diversas semillas. De igual forma, tenía una zona para arreglar tractores ya que mi abuelo era agricultor. Y, sobre todo, muchos perros que eran la fascinación de mi abuela. Dentro de la casa había un pequeño perrito “pequinés”, el favorito de la abuela, que le llamaba “Fifiro”. Que era amigable y un buen compañero de todos en la casa. Ese cariño de mi abuela por los animales se traducía también en unas grandes jaulas, junto a la sala, con muchos pajarillos de diferentes lugares del país. 

Sobre todo, amaba profundamente la vida humana. Se sabía de memoria los nombres de todos sus numerosos nietos y bisnietos. Había una pequeña sillita color crema, a la que le tenía especial cariño. Me comentaba con nostalgia: “Aquí se sentaron y jugaron todos tus tíos cuando eran niños, luego vinieron ustedes, mis nietos y mis bisnietos. Ahora, no sabes con qué ilusión espero que llegue ¡mi primer tataranieto! Eso lo decía cuando ya pasaba de los 90 años. Siempre me admiró su espíritu de laboriosidad, aunque le ayudaba una cocinera. No paraba de trabajar preparando los alimentos, poniendo la mesa, solicitando que la empleada del hogar le trajera una serie de productos del mercado, atendiendo a las visitas, etc. y todo con una sonrisa amable llena de serenidad y buen humor.

Por su parte mi abuelo fue ganadero, agricultor y granjero. Se levantaba a las cinco de la mañana y tomaba dos tazas de café bien cargado para no deshidratarse con los fuertes calores que suele hacer en Sonora, donde vivíamos. Uno de mis tíos le ayudaba en estas faenas. Mi abuelo era un hombre de carácter firme y bien determinado. Tenía una voz gruesa y potente que se oía por toda la casa. Un día recuerdo que llegó indignado por las ocho columnas de un periódico vespertino que decía: “Anciano de 60 años arrollado en la vía pública porque le fallaron los reflejos”. “No estoy para nada de acuerdo -nos decía molesto- con este titular ¡porque yo paso de los sesenta y me siento con mucho vigor físico, salud, con la mente ágil y clara!” Y era verdad.

A mí me dedicaba mucho tiempo porque me encantaba escuchar sus relatos de su vida pasada. Por ejemplo, le tocó todo el ambiente inmediatamente previo a la Revolución. Le llamaron mucho la atención las ideas francamente novedosas en los discursos de Francisco I. Madero, de Venustiano Carranza, de Adolfo de la Huerta, de Álvaro Obregón y de muchos otros generales que hablaron en la plaza central de la población y se percató que los tiempos estaban cambiando y que el gobierno del General Porfirio Díaz tenía los días contados.

También me relató cómo se inició en la agricultura y que fue Presidente Municipal en Navojoa, Sonora. Algunos años antes, compró un rancho que se llama “Capetamaya” y en el que se sembraban algunas tierras, tenía vacas y ganado. De igual forma, tenía terrenos agrícolas en Villa Juárez. También puso una granja en un poblado llamado “El Quiriego”. A sus casi 70 años, en su pick up”, diariamente continuaba atendiendo todos esos negocios.

Fue un hombre visionario y audaz. Cuando lo visitó Don Manuel Espinosa Iglesias para comenzar “Bancomer” en el Estado. Mi abuelo le reunió a un selecto grupo agricultores, empresarios y ganaderos para que aportaran dinero y arrancar la primera sucursal de “Bancomer” en Navojoa y en otras partes de la Entidad. En efecto, ese plan arrancó con éxito y Don Manuel quedó muy agradecido con mi abuelo.

Pero todo esto me lo detallaba en sus relatos -tan agradables y amenos- con la finalidad de que aprendiera la forma de iniciar negocios y, pasados los años, para que fuera también un buen emprendedor. Y reflexionaba: “Mi abuelo me está transmitiendo sus experiencias de vida. Es como si fuera ‘mi otro yo’ que ya recorrió el camino de su existencia”.  Y concluía: “Debo de tratar de aprovechar al máximo todas esas memorias suyas que son tan valiosas”.

Sin duda, cada uno de los lectores podría contar su propia experiencia con sus abuelos y comprobaremos la gran ayuda que supusieron en nuestras vidas. En mi caso, pienso que mis abuelos -junto con de mis padres- me formaron en numerosas virtudes y valores y me dejaron un legado espiritual imborrable. 

LAS CUATRO MATERIAS BÁSICAS DE TODA CONSTITUCIÓN

Acercándose la votación del 4 de septiembre, resulta obligado abordar los contenidos básicos que debiera tener toda Constitución, y cómo los trata el texto propuesto.

    Tradicionalmente se señala que como mínimo, una Constitución debe regular cuatro cosas: la forma del Estado, la estructura y funcionamiento de los órganos del Estado, los derechos humanos o fundamentales, y los mecanismos de reforma de esa Constitución.

    En cuanto a la forma del Estado, tradicionalmente se distingue entre los unitarios y los federales, siendo su diferencia básica, la concentración del poder en un único centro en los primeros, y compartido entre este centro y los Estados que componen ese país, en el segundo. En el proyecto se consagran las “autonomías” respecto de los pueblos originarios, convirtiendo a estos territorios, aún por determinar, casi en regiones independientes (¿en otro país?) y con un poder desproporcionado sobre las decisiones del resto de los chilenos.

    Respecto de la estructura y funcionamiento de los órganos del Estado, no sólo se multiplican las entidades públicas de todo tipo, metiéndose en todas las esferas de la vida, sino que el equilibrio y limitaciones a su respecto (elemento clave de toda Constitución), brilla por su ausencia, generando en particular, una cámara de diputados casi todopoderosa.

    Por su parte, en lo que se refiere a los derechos humanos o fundamentales, igualmente se produce una auténtica “inflación” a su respecto, sobre todo de los derechos sociales, siendo un completo misterio cómo se sustentarán los cuantiosísimos gastos, tanto ocasionales como permanentes que conlleva su realización. Lo anterior, máxime si fruto del intervencionismo estatal recién señalado, la actividad económica se verá tremendamente desincentivada. Esto hace que muchos de estos derechos seguramente queden en el papel, además de una posible judicialización extrema a su respecto, precisamente por prometer lo que el país no puede dar.

    Finalmente, en cuanto a los mecanismos de reforma, es necesario antes explicar algo. 

    En sí misma, esta materia es muchísimo más específica que todas las anteriores, lo que puede llamar la atención. Sin embargo, resulta de la máxima importancia, pues de esto depende la vida de la Carta Fundamental. Ello, porque como toda obra humana, obedece (o debiera obedecer) a las circunstancias de su tiempo. Sin embargo, estas circunstancias van cambiando, lo que obliga a modificar las normas producidas a la sombra de otra realidad, para que sigan sirviendo en el presente. En caso contrario, las constituciones se fosilizan y pierden paulatinamente aplicación en los hechos, haciéndose nominales. De ahí la crucial importancia de contar con adecuados mecanismos de reforma: ni muy fáciles, para que la Constitución no se transforme en un traje a la medida del gobierno de turno, dejando de limitar su poder; pero tampoco demasiado difíciles, para evitar en el fondo, su suicidio.

    Ahora, los mecanismos de reforma de la propuesta de nueva Constitución son muchísimo más difíciles que los de la actual (aspecto que se le criticaba mucho), sin perjuicio que para casi todo, habría que solicitar el parecer a los pueblos originarios, con lo cual, esta Carta Magna se hace prácticamente inmodificable, o como se conoce en jerga constitucional, “pétrea”. De ahí que resulte inviable la fórmula “aceptar para reformar”.

    Por tanto, hay que tomar en cuenta estos cuatro aspectos al momento de votar.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Luces entre sombras

En medio de un ambiente tenso y aún con muchos problemas, siguen saliendo buenas noticias que aminoran las dificultades que afrenta hoy el mundo.

Las buenas noticias son los reportes corporativos, ya que más del 70% de las empresas que han reportado, lo han hecho mejor a lo esperado. Otra muy positiva, es la que la inflación en Estados Unidos salió por debajo de lo esperado y la cifra anual baja desde 9.15% al 8.5%. La principal razón son los energéticos, la reciente baja en los precios del petróleo donde vimos al WTI desde $125 dólares a los $90 dólares.

Es solo un dato y no se puede afirmar que ya en adelante la trayectoria inflacionaria continuará a la baja –de hecho, es lo que muchos miembros de la FED han comentado para que nadie se confíe, y sigan atentos y luchando frontalmente contra ella.

Mientras tanto, los mercados lo han celebrado y la recuperación continúa. Hemos visto alzas en las acciones e índices, baja la presión sobre las tasas de interés y también una apreciación de las monedas frente al dólar norteamericano.

Esto último, debido a que los analistas suponen que la FED hacia adelante se puede ir más suave o menos agresiva, o sea, las alzas podrían ser de 0.50% en vez de 0.75%. Y es así que vimos de nuevo la cotización del dólar por debajo de $20 pesos.

Pero para que esto sea de verdad y pueda dar más seguridad, necesitamos ver más lecturas a futuro: por lo pronto la de agosto cuando se publique en el mes de septiembre.

Otra buena noticia es que, de momento, el conflicto entre China y Estados Unidos que revivió la reciente visita a la isla de Taiwán no ha escalado.


En México también la información económica, crecimiento del PIB y consumo, ha salido ligeramente arriba de lo pronosticado. Aquí es notorio el impacto de la política social del actual gobierno y las remesas que mejoran año con año.


También la semana pasada conocimos la inflación en México y la decisión del Banco de México. Con respecto al primer tema, la cifra fue por arriba de lo esperado y con ello, al Banco Central no le tembló la mano y decidió subir la tasa 0.75% y llevarla a 8.50%; decisión por unanimidad y un comunicado que abre la puerta a poder moderar este ritmo si la inflación lo permitiera.


Esta semana no hay mucha información, destaca la publicación de las minutas de la FED y continúan los reportes de las empresas de consumo, entre las que destacan Wal Mart, Target, Lowe’s, Macy’s y Home Depot. Estos reportes se esperan bastante regulares y que muestren una desaceleración en donde ya impacta la inflación y la política monetaria de ese país a los consumidores.


En China sorprendió el Banco Central bajando sus tasas 0.10%, para tratar de contrarrestar el bajo crecimiento. Es el único país que en este contexto de alzas, baja.


Otra buena nota tiene que ver con la recuperación del turismo en nuestro país, a pesar de los problemas de inseguridad y el contraste con años anteriores, en donde la pandemia seguía impactando fuertemente el turismo mundial.


Vuelve a ser atractiva la compra de dólares debajo de $19.90, y en cuanto a entrar a acciones yo esperaría de nuevo una corrección y ver qué tan sostenible es la inflación a la baja en el caso de Estados Unidos.

Desde luego que también influirán los conflictos geopolíticos, en los que no se ve hasta dónde puedan llegar y tampoco una solución en el corto plazo.
@juansmusi

El tema de la homosexualidad en las redes sociales

«El peor tipo de hereje es el que mientras enseña la verdadera doctrina católica añade una palabra de herejía, como una gota de veneno en una taza de agua». SS León XIII

En diferente tiempo se ha hecho apología de conductas desordenadas que, a la luz de la fe católica son pecado. Tal situación no tendría mayor trascendencia de no ser porque ahora los apologetas resultamos ser los mismos católicos, particularmente en las redes sociales. Se defiende lo que no tiene defensa posible o se defiende terriblemente mal lo que la madre Iglesia manda. Tal es el caso de la práctica homosexual, tema en el que laicos y sacerdotes han salido al paso para defenderla o excusarla. Algunos tendrán buena intención, pero al ser ignorantes caen en graves errores; otros, sabiendo que es pecado grave, actúan con dolo contaminando a muchos diciendo que Dios nos ama tal cual fuimos hechos

Pero basta diferenciar lo que ha sido creado por Dios, de aquello que es el pecado introducido en la naturaleza humana a través del pecado original. Dios nos creo a Su imagen y semejanza, pero no creo el pecado de la homosexualidad, lo mismo que no creo el pecado del adulterio. El Catecismo de la Iglesia Católica es muy claro al indicar que la inclinación homosexual es objetivamente desordenada y las prácticas homosexuales son pecados gravemente contrarios a la castidad. Ciertamente Dios nos ama pero aborrece el pecado por cuanto nos aleja de Él. Por tanto, el discurso falaz de no pocos sacerdotes en las redes sociales al salir en defensa de las personas homosexuales con el pecado de sodomía incluido es contrario a la doctrina católica.

Y esta practica como todo pecado de comisión, puede ser mediante hechos, pensamientos o palabra, por tanto, es contraria a la castidad que guarda precisamente la pureza del cuerpo, la del pensamiento y corazón. La madre Iglesia invita a los homosexuales a ordenarse, están llamados, como los otros cristianos a vivir la castidad. Aunado a ello un error deliberado difundido por varios sacerdotes en las redes sociales, es que el orgullo LGBT tiene que ver con la «dignidad» de los homosexuales, cuando realmente tiene que ver con el orgullo de la práctica homosexual que es un pecado que clama al cielo. La sodomía es el Non serviam contra el Fiat voluntas tua.

Una persona con atracción hacia el mismo sexo hará bien en alejarse de aquellos que aplauden su práctica so pretexto de que le aman. Esto le será muy duro ciertamente, viviendo en la era de llamar amor a lo que sea y de llamar amigo a cualquiera. Deberá discernir que quienes le aplauden, no le quieren, porque ¿Quién que le ame puede ocultarle que dicho pecado clama al Cielo? Ocultarle que puede ordenarse y convertirse a Dios es verdaderamente un crimen. Si busca sinceramente a Dios es preciso que procure a aquellos que sabiendo su inclinación desordenada, le acogen y le invitan a la conversión para salvación de su alma.

La misión de todo católico es precisamente llevar el mensaje de salvación, no de hacer del pecado un modo de vida. Tan solo recordar: “Cuando yo le diga al malvado: “¡Vas a morir!”, si tú no le adviertes que cambie su mala conducta, el malvado morirá por su pecado, pero a ti te pediré cuentas de su sangre. Si por el contrario adviertes al malvado y él no se aparta de su maldad y de su mala conducta, morirá él por su culpa, pero tu habrás salvado tu vida” (Ezequiel 3:18-19). Sendas cuentas habremos de dar a Dios por el alma de los demás, no nos quepa la menor duda. La pregunta es ¿qué le vamos a decir al Señor cuando nos llame ante su presencia?:

¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?

Lo que nos faltaba

Lo que nos faltaba.

Como si no tuviéramos suficientes problemas ya, Estados Unidos, en la persona de Nancy Pelosi, líder de la cámara de representantes, decide hacer una visita de estado a Taiwán.

Lo anterior provocó la molestia y advertencia de China de que esto podría traer consecuencias militares; una amenaza muy fuerte que puso a temblar al mundo, ya que no se puede subestimar una fricción de ese tamaño entre las 2 potencias más importantes.

Es claro que las tensiones entre Taiwán y China son muy fuertes, y la visita de Pelosi para dar el espaldarazo al recién electo gobierno que incomoda al gigante asiático, fue tomado como una afrenta a China.

Gracias a que no hubo una respuesta (hasta el momento), no hay que descartar que este asunto sigue vivo y pudiera pasar algo relevante. Si bien el lanzamiento de misiles cerca de las costas de Taiwán no ha escalado más, tampoco me parece poca cosa. Resulta difícil dar la razón a uno u otro país, simplemente cabe apuntar que el momento que eligió EU para esta visita parece muy inoportuno, así como también parece absurdo que China no reconozca un gobierno electo democráticamente.

La semana pasada volvió a cerrar con un balance positivo, y la razón principal de ello son los reportes corporativos que continúan siendo mejores a lo esperado en términos generales. La temporada de reportes continúa.

La cifra del empleo en EU también fue muy buena, pues está muy por arriba de lo esperado y confirma que el mercado laboral está fuerte y que la recesión en ese país podría ser más moderada.

Irónicamente, el dato tan bueno preocupó por lo que respecta a la inflación, ya que muchos economistas señalaron que la FED seguirá siendo enérgica y en lugar de moderar las alzas futuras, seguirá subiendo 0.75% en vez de 0.50%.
Esta semana es muy importante en materia de inflación, pues se publicarán las cifras en Estados Unidos, China, México y Brasil. Será muy interesante ver si en algunos de estos países la tendencia se empieza a moderar, cambiar, o si seguirá haciendo máximos.


El jueves se reunirá Banco de México y habrá decisión de política monetaria; pienso que volverán a subir 0.75 puntos base para llevar la tasa a 8.50%. Probablemente haya un voto de los 5, que se incline por solo subir 0.50%.


Otra buena noticia es la aprobación al plan del presidente Joe Biden: un paquete de impuestos, cambio climático y atención médica por más de $400 billones de dólares, que cristaliza un triunfo para esta administración que se tardó más de un año en aprobar.


Respecto al peso, creo que puede volver a acercarse a $20 si Banxico sube 0.75% y si los reportes continúan bien, y desde luego, si los conflictos geopolíticos no escalan.

El petróleo ha seguido bajando y el WTI ya cotiza por debajo de $90 dólares. Está 40% debajo de su máximo, y sin duda, esto puede contribuir a que se modere la inflación.


Es también probable que volvamos ver una corrección del mercado bursátil después del buen desempeño de julio y lo que va de agosto y, si esto ocurre, el momento de entrar se acerca.

@juansmusi

COSAS QUE CUESTA ENTENDER

Quedando un mes para el trascendental plebiscito en que se decide el futuro político y económico del país, conviene tener en cuenta dos aspectos muy generales de estas dos áreas de la vida humana: la política y la economía, tan estrechamente vinculadas entre sí.

    Respecto de la política, una cosa que resulta bastante curiosa, es que al mismo tiempo que la clase política es no sólo cada vez más rechazada, sino incluso despreciada por gran parte de la opinión pública, al mismo tiempo existan tantos sectores que ven en el Estado y su agresiva e intervencionista actividad la solución a todos sus problemas y casi podría decirse que el secreto de su propia felicidad. Ello, pues ese mismo Estado en el que se colocan todas las esperanzas de una vida mejor, está dirigido, precisamente, por esa clase política que tanto se critica, a través de un nepotismo y clientelismo cada vez más inaceptable.

    Es decir, los mismos personajes son vistos desde un ángulo casi como delincuentes (por ejemplo, al denunciarse múltiples escándalos de corrupción) y por otro, casi como ángeles (al asumir que el Estado y sus cada vez más entidades lucharán de forma honesta y desinteresada por el bien de sus ciudadanos). Ello, porque las instituciones están formadas por personas, precisamente esas mismas de la clase política y sus múltiples allegados. 

    Por tanto, pareciera existir algo así como un desdoblamiento de la realidad (incluso casi una esquizofrenia), al diferenciar artificialmente entre las personas de carne y hueso y las “instituciones” del Estado, sin darse cuenta que estas instituciones son dirigidas por esas mismas personas que tanto fastidio producen.

    Y este es un dato que debe tenerse muy en cuenta de cara al borrador de la nueva Constitución, pues el grado de intervencionismo estatal que propone resulta absolutamente asfixiante, al entrometerlo prácticamente en todas las actividades de los ciudadanos.

    En cuanto a la vida económica, también parece existir una notable distorsión de la realidad, pues se cree que a mayor intervencionismo estatal, mejores serán sus resultados, siendo que la historia ha mostrado mil veces lo contrario, aunque evidentemente, se requiere una mínima regulación. Y la razón es la misma: porque el aparato estatal está formado por personas, que como se ha visto tanto, en demasiados casos querrán sacar su “tajadita” de los negocios sobre los cuales pueden intervenir fruto de este entrometimiento estatal.

    Por tanto, lo único que ocasiona lo anterior es un notable empobrecimiento del país –además de la corrupción, que contribuye a su vez al desprestigio de esa misma clase política, volviendo al primer problema–, tumbando por tierra las a veces irresponsables e incumplibles promesas hechas por los múltiples derechos sociales que promete el texto constitucional. Por eso, algo está pasando con la percepción que mucha gente tiene de la realidad.

    De hecho, a tanto llega esta situación, que no deja de ser curioso que ante la grave crisis económica en ciernes, pero que ya se hace sentir (sobre todo con una inflación galopante, mucho mayor que la oficial), no se haya producido un nuevo “estallido social”, como el de hace tres años, pues parece inexplicable que en ese momento  se hayan destruido sectores enteros de varias ciudades por un alza de 30 pesos en el valor del pasaje del metro, y hoy nadie haga nada, pese a que la bencina sube al menos 10 pesos todas las semanas.

    Sin duda alguna, hay cosas de nuestro mundo actual que cuesta mucho entender.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Al fin, ¡una buena semana!

La semana pasada estuvo llena de eventos muy importantes que tuvieron al final un impacto positivo en los mercados. Los reportes corporativos jugaron un papel clave.

Por un lado, algunas empresas reportaron menos mal que lo que se esperaba y eso alentó a los inversionistas; ese fue el caso de Google, Microsoft, y otras sorprendieron para bien, como los casos de Apple y Amazon.

Lo había yo comentado, ya es tal el peso de estas empresas, que (en términos de calendario de reportes) la convierten en la semana más importante. Además de estas compañías reportaron muchas otras más y al final hasta ahora, el balance ha sido positivo.


El otro evento clave fue la decisión de política monetaria de la FED. Aunque las noticias no son buenas, ocurrió lo que todos pensábamos y no hubo sorpresas: subieron la tasa por unanimidad 0.75% y se ubica en 2.50%.

Lo que animó al Mercado fue la certeza de que está pasando justamente lo que la propia FED decía, y por otro lado que el discurso de Jerome Powell fue también muy claro y habló de que están combatiendo frontalmente la inflación y que hacia adelante las alzas se podrían moderar y no ser tan altas, para evitar la llegada de una recesión profunda.

Y hablando de recesión, justo ese fue el tercer evento importante de la semana. Se dio a conocer el crecimiento del producto interno bruto de Estados Unidos, y por segundo trimestre consecutivo hubo contracción.

Técnicamente y por definición, están ya en una recesión. Funcionarios de la administración de Biden salieron muy pronto a decir que habría que ver la película completa y que no solo por la definición estamos ya en recesión; argumentando a su favor que el consumo sigue fuerte, que el mercado laboral está sano y sigue creando empleos, y que las empresas también están en una buena situación.

El mercado ya sabía que el dato sería negativo y tampoco hubo sorpresas. Es así como después de muchas semanas, tuvimos un mercado positivo y la recuperación fue importante. Todavía lejos de los niveles en que estábamos, pero fue una buena semana.


La idea de que la FED pueda moderar las alzas hacia adelante porque la inflación empieza a ceder y la posibilidad de que la recesión sea muy leve, o no llegue, está en la mente de muchos inversionistas.


En México la semana también fue buena, tuvimos un mejor crecimiento al que se esperaba y hay pronósticos de que del 1.9% anual de crecimiento, podamos llegar hasta el 2.4%. Esta semana se publica la creación de empleos en Estados Unidos y se esperan unos 270,000 nuevos empleos en julio.

También sigue la temporada de reportes. En México hay mucha información económica y destaca la publicación de la cifra de remesas que, para no variar, sigue sorprendiendo y rompiendo récord.

El petróleo ha bajado considerablemente y eso ayuda a la inflación y por ende a la economía global. No estamos lejos de que pueda haber una recesión más fuerte, pero también estamos mucho mejor que hace algunos meses en los que la incertidumbre y la volatilidad eran más pronunciados.


Arranca el tipo de cambio debajo de $20.30. Banco de México resuelve si subir la tasa el 11 de este mes, y muy probablemente la subirán 0.75%. Pienso que esto puede fortalecer un poco más al peso y cerca de $20 o ligeramente abajo, me parece atractivo.

@juansmusi

1 2 3 8