Biden o Trump

Como ustedes saben soy analista financiero y económico, no político. Pero desde mi especialidad pensé que valía la pena hacer un análisis en el que podemos o no estar de acuerdo, pero que al final lo estoy viendo desde el punto de vista de la relación económica y comercial.
Partiendo de ahí, Trump ha demostrado ser una persona muy inestable e impredecible. Esto, le pesa a los EE.UU. y al mundo. Vale la pena recordar que ese país sigue siendo la potencia económica número uno y casi el 30% del PIB mundial.
Las malas decisiones, las políticamente incorrectas, las hostilidades y errores de un presidente de México, se quedan en México y por supuesto repercuten en la confianza y certidumbre del país y de los inversionistas locales y extranjeros. En el caso de EEUU, los errores, desatinos, desaciertos y hostilidades tienen repercusiones globales. Veamos el asunto con China; este ambiente hostil y de pleito comercial y diplomático ha tenido repercusión es en las economías de los dos gigantes y del resto del mundo.
Los mercados financieros llevan ya casi 4 años moviéndose en gran medida dependiendo el estatus de esta relación. Trump es un hombre impulsivo, lo haces enojar con un asunto migratorio y lo mezcla con un asunto comercial. Recordemos cuando las caravanas migrantes de centro y Sudamérica pasaban por nuestra frontera y nos amenazó con desmantelar el TMEC antes TLCAN.
¿Cuándo en la historia por un asunto migratorio se podía romper un tratado comercial? Peor aún, se enoja y twittea asuntos que tienen repercusiones en bolsas, tasas y monedas y que dan lugar a dudas sobre el beneficio propio que podría estar sacando utilizando con el poder de una simple declaración a favor o en contra de un país o un tema en particular.
Trump polariza y su discurso divide y confronta. Este es un tema social, pero que al final también tiene implicaciones económicas. Los temas raciales y la difícil relación con México se han deteriorado. Las prácticas populistas promueven que un amplio sector de los votantes estará con él pase lo que pase.
Cuando te bajan impuestos, regalan dinero y te dicen un discurso sencillo y repetitivo que te llega al corazón, aunque sea mentira, te tienen de manera incondicional.
A favor tiene que es un hombre pro mercado y además los republicanos también tienen mejor relación e historia con Wall Street. La razón más evidente de esta buena relación tiene que ver con que son más abiertos a prácticas de mercado abierto, menos estrictos en la regulación y más relajados con los bancos, su capitalización y sus prácticas.
Al momento que entrego este artículo desconozco el resultado del debate, pero estoy seguro que serán fundamentales para que Biden logre afianzarse o pierda. El Demócrata llega con ventaja. Una ventaja que se considera holgada, pero similar a la que tenía Hillary en su momento.
Creo que la clave con los populistas es no caer en la trampa de la confrontación, ya que es ahí donde mejor se desenvuelven y te pueden destrozar. Nada está escrito y hoy se antoja probable un 50/50 de posibilidades para ambos.
Desde mi personal punto de vista y de manera objetiva, sin meterme en su personalidad, su educación y discurso, le conviene más a México y al mundo un presidente más predecible y menos confrontador.
Un hombre más equilibrado y que pueda respetar tratados y acuerdos y que no se rompan de un tweetazo. Joe Biden debería de ser un mejor presidente de la nación más importante del mundo. Y si vuelve a ganar Trump, no lo veo trágico, pero tendremos lo que ya mencioné y le conocemos 4 años más.
@juansmusi​​​​​​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *