Entradas

Dos órdenes jurídicos paralelos

Una cosa que resulta absolutamente clara en nuestros días, es que el Derecho como fenómeno humano –y exclusivamente humano– no puede seguir siendo contemplado desde lo que podría llamarse una mirada “estatocéntrica”, esto es, como un orden jurídico emanado prioritaria o fundamentalmente del Estado, con un contenido autónomo.

            Muy por el contrario, en la actualidad existen un cúmulo de instancias internacionales que influyen cada vez más en nuestros ordenamientos jurídicos nacionales, ya sea instándolos a adoptar determinados contenidos, ya sea vedando normas internas, por no estar de acuerdo con su modo de ver y regular las cosas.

            De esta manera, hoy constituye una quimera pensar que un país estaría lo suficientemente “protegido” de influencias internacionales, por ejemplo, por poseer un sólido escudo de derechos fundamentales establecidos en su constitución. Ello, pues como se ha dicho, la permeabilidad de nuestros derechos nacionales va en aumento, pues existen cada vez más agentes internacionales de todo tipo –unos formales, otros no tanto–, que influyen en su contenido. En ocasiones, a través de normas vinculantes para los Estados, pero las más de las veces, gracias a la emisión de todo tipo de observaciones y recomendaciones (comprendidas dentro del llamado “soft law” internacional, esto es, disposiciones no vinculantes), que de alguna u otra manera, influyen en nuestros ordenamientos domésticos.

            En consecuencia, lo que hoy está ocurriendo en el fondo, es que existen dos órdenes jurídicos paralelos que afectan a nuestros países, uno nacional, emanado supuestamente del pueblo en caso de poseer un régimen democrático, y otro internacional, bastante difuso a decir verdad, surgido de un sinnúmero de organismos más o menos formales, compuesto de una infinidad de disposiciones tanto vinculantes como no vinculantes, y finalmente, carente de una unidad o coherencia material o de contenido entre unas disposiciones y otras, como pretende lograrse dentro de un ordenamiento jurídico nacional.

            Sin embargo, uno de los principales problemas de este orden foráneo que influye cada vez más en los nacionales, es su total falta de fiscalización, pues la ciudadanía no controla en absoluto (y ni siquiera conoce) la composición de los miembros de estos muchos y múltiples organismos internacionales (la ONU y sus aliados, la OEA, múltiples organismos formales, comités y comisiones de todo tipo, tribunales internacionales, ONGs casi infinitas, etc.). Además, estos organismos no son tampoco controlados por nadie en su labor (como en el Estado, en que en teoría unos poderes vigilan a otros), y finalmente, no responden por su tarea una vez concluida ésta.

            No obstante, pese a toda esta flagrante falta de control, la influencia de estos organismos no hace sino crecer día a día, al punto que los Estados son paulatinamente menos libres para decidir sus propios asuntos y se encuentran cada vez más amarrados por compromisos internacionales que sin embargo, con el tiempo obligan a más y más cosas, siendo difícil que esta haya sido la intención original al darles vida. En este sentido, casi daría la impresión que nos encontráramos al servicio de estas entidades.

            La gran pregunta que queda es sin embargo, si la ciudadanía ha dado su anuencia para terminar siendo tutelada prácticamente en todo por estos organismos que no la representan.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Celebrar la Independencia

«El pensamiento reaccionario irrumpe en la historia como un grito monitorio de la libertad concreta, como espasmo de angustia ante el despotismo ilimitado a que llega el que se embriaga de libertad abstracta.» Nicolás Gómez Dávila

Hace un par de años en una conversación/discusión con un evangélico, éste esgrimía el argumento del saqueo por parte de España en todo el continente americano y el empobrecimiento de nuestro país a raíz de ello. Por ende la independencia lograda era lo mejor que nos podía haber sucedido. “¡Sacudirnos el yugo español!”; fue preciso salir al paso para corregir tales afirmaciones dadas gratuitamente desde la ignorancia de hechos relevantes y, como no podía faltar, desde una aversión a la fe católica. Entre tales hechos podemos mencionar los siguientes:

*En 1711 fue redactado en Inglaterra un documento titulado “Una propuesta para humillar a España” donde se planteaba enemistar a las regiones de Asunción, Buenos Aires y Perú que significaban la industria minera del Imperio Español. Décadas más tarde Inglaterra llevaría a cabo el desembarco más grande de la historia en el sitio de Cartagena de Indias donde encontraron al virrey Sebastián de Eslava y el comandante Don Blas de Lezo y Olavarrieta que impidieron la caída. La “armada invencible” británica que había llevado más de 200 navíos sufría la derrota más humillante de su historia ante 6 navíos y la supremacía táctica española. Esta victoria le permitiría a España mantener su poderío militar en el continente.

*A lo largo de tres siglos Inglaterra no lograría destruir al Imperio Español, ni por medios militares ni mediante piratería; en tres siglos aquella sociedad mestiza jamás exigió su independencia, se sabía parte del mayor imperio que el mundo haya conocido jamás. España protegería sus territorios con la poderosa Armada de Barlovento para contener las depredaciones de ingleses, franceses y holandeses. Todo lo anterior no podía ser ignorado por la masonería que encontraría la forma de arrebatarle la mayor parte del territorio de Hispanoamérica. Lo que ocurrió después condujo a la independencia de los Virreinatos y posterior empobrecimiento de los territorios.

*Entra en escena Francisco de Miranda “héroe” nacido en Caracas que traicionando a España fundaría la logia masónica Caballeros de los Racionales cuyo objetivo fue reunir adeptos para el proceso de destrucción de su patria. A partir de ahí se crearían logias en varias ciudades de Hispanoamérica que tendrían como exponentes a José de San Martín, Bernardo O’Higgins, Simón Bolívar, Juan Pablo Duarte y en México si bien no ha sido comprobada su pertenencia, serían influenciados por las ideas masónicas Miguel Hidalgo, José Ma. Morelos y Pavón e Ignacio Allende. Se inician así los procesos independentistas y con ello la descristianización, pues las gestas de España no solo fueron militares sino también evangelizadoras y ambas precisaban ser demolidas.

*La conspiración masónica demolería la reacción de España ante los independentistas a través del Coronel Rafael del Riego (gran maestro del Gran Oriente Nacional, máxima autoridad masónica en el país) apoyado por oficiales como Antonio Quiroga quienes al sublevarse en Las Cabezas de San Juan impedirían que la expedición militar embarcase a América evitando que sofocara a los movimientos independentistas. Quiroga y del Riego se levantaron en armas exigiendo que el Rey Fernando VII jurará la Constitución de Cádiz e implementaron una campaña que lo desacreditaba menguando el ánimo en las tropas con información falsa. Ayudaron a sus hermanos masones en América, traicionando así a su propia patria.

*Lo único salvable en este episodio triste de nuestra historia fue que Don Agustín de Iturbide, militar criollo, católico y defensor de la Iglesia Católica y de España, consumaría la independencia sin derramamiento de sangre. Al saber que la masonería quería imponer un gobierno liberal y anticlerical, realizó los tratados de Córdoba y el Plan de Iguala. Sin embargo la masonería lograría su cometido cuando Iturbide abdico al trono y más tarde al ser asesinado. Ha sido tratado injustamente en nuestra historia como traidor a la patria, borrando su nombre del himno nacional.

Los movimientos de independencia destruyeron definitivamente a España; el imperio católico por excelencia llegaba a su fin. Lo que Inglaterra no pudo destruir en tres siglos desde el exterior, lo haría desde dentro mediante la infiltración de la masonería, forjando así repúblicas liberales y empobrecidas a su pleno servicio hasta nuestros días. Los hechos no se pueden cambiar, no podemos odiar a los traidores que actuaron en detrimento de nuestra patria y fe católica; pero tenemos el deber insoslayable de restaurar la verdad y transmitirla.

Porque las mentiras no combatidas se ciernen en el intelecto humano corrompiéndolo, situación particularmente visible en sacerdotes y laicos católicos…

Paquete económico y algo más

La semana pasada, el Secretario de Hacienda presentó el paquete económico para el año 2022. En términos generales podemos hablar de un paquete sin sorpresas y que la buena noticia es que prevalece el orden y la disciplina fiscal, y con ello las finanzas públicas sanas. Analizando el paquete con un poco más de detalle, se puede identificar lo siguiente: Las cifras de crecimiento económico proyectadas son optimistas (siempre lo son, y es algo normal en este tipo de proyecciones futuras).
Las cifras que suponen para el PIB del 2021 es de 6.3% contra el 6% del consenso, y en el caso del 2022 es todavía más optimista, pues suponen un 4.1% vs 2.9% del consenso. El crecimiento es sin duda, la variable más importante –y lo es porque en esta tasa se basa la proyección de los ingresos fiscales y de ahí su asignación.
Esa es la parte que me parece optimista. En la parte realista se supone un ligero incremento en el déficit, pero que no me preocupa y que me hace suponer que, de cumplirse, se puede mantener el grado de inversión. También y como siempre, el promedio utilizado en el precio de la mezcla mexicana de crudo es optimista, aunque se prevé una ligera caída en la producción.
Salvo pequeños detalles, se propone un incremento en la recaudación y sin grandes cambios, solo pequeñas modificaciones.
La inflación en agosto se moderó un poco y supongo que en septiembre, como es costumbre por la vuelta a clases, podría presionarse de nuevo. Lo anterior me hace suponer que en la reunión del 30 de este mes, el Banco de México volverá a subir la tasa 0.25% para llevarla a 4.75%.
Agosto también fue importante en materia de empleos formales: destacó la creación de muchos puestos de trabajo que nos van acercando poco a poco a los niveles pre pandemia. Acuérdense que el empleo formal y registros en el IMSS son menores frente a la creación de empleos informales.
Mientras tanto, en el mundo y los mercados internacionales la semana pasada fue negativa fundamentalmente por tres razones: A) Las preocupaciones por la variante Delta y posibles consecuencias económicas, 😎 Las presiones inflacionarias, que con la llegada de huracanes han empujado de nuevo a los precios del crudo y C) La retirada de estímulos monetarios.
En este último punto hay varias cosas importantes. La primera es que los beneficios por desempleo se deben empezar a bajar y que la impresión de dinero -sobre todo en Europa y EEUU- también comenzarán a disminuir. Ya la semana pasada la Banquera Central, Christine Lagarde, aseguró que empezarán en el último trimestre de este año, y aunque no precisó las cifras, aseguró que es una realidad necesaria; en ese mismo sentido se pronunció la FED, pero todavía no precisa los tiempos.
Desafortunadamente la administración de Biden y concretamente un grupo de legisladores demócratas, se vuelven a quedar cortos en cuanto a las proyecciones de recaudación para implementar el ambicioso plan de infraestructura. ¿Recuerdan que Trump bajó las tasas impositivas al principio de su administración?
En el caso de las ganancias de capital las bajó desde el 30% o más hasta un rango del 15% o 20% dependiendo los ingresos y la tasa corporativa la bajó desde el 30% hasta el 21%. Bueno, pues los legisladores demócratas proponen subir la primera a 25% y la segunda a 26.5%, cifras que se quedan cortas ante la necesidad de recaudar lo necesario para las ambiciones trillonarias de infraestructura.
El dólar se vuelve a debilitar y arrancamos la semana con un tipo de cambio por debajo de $19.90 que, como he comentado aquí, me parece muy adecuado para la construcción de portafolios de inversión.
@juansmusi​​​​​​​

La despenalización del aborto significa licencia para matar a un inocente

El pasado 7 de septiembre la Suprema Corte de Justicia declaró que es inconstitucional penalizar el aborto Y que cada mujer puede decidir abortar cuando le plazca. El Ministro Luis M. Aguilar afirmó que “Nunca más una mujer deberá de ser juzgada penalmente (por abortar).

Me vinieron a la mente las letras de un par de canciones del Premio Nobel de Literatura 2016, Bob Dylan. Una es su melodía “Licencia para matar” en que dice:

El hombre piensa que porque gobierna la tierra /
puede de hacer lo que le plazca/.

                   Y si las cosas no cambian pronto, lo hará. /                       

¡Oh, el hombre ha inventado su perdición! /

 

Y en la canción “Señores de la Guerra” también afirma:

 

Ustedes han sembrado el peor de los miedos /

que jamás se hayan lanzado; /

el miedo a traer hijos al mundo. /

Han amenazado a mi bebé /

cuando todavía no ha nacido /

y ni siquiera tiene un nombre. /

Y es porque ustedes no valoran /

la sangre que corre por sus venas. /

Sin duda, el 7 de septiembre quedará en la historia de nuestro país como un día de luto nacional porque se ha dado carta abierta para que las mujeres destruyan al hijo que llevan en sus entrañas. Es como una declaración de guerra de los mexicanos fuertes en contra de ciudadanos indefensos e inocentes

Considero que los Ministros de Suprema Corte no se han percatado a fondo de las dimensiones trágicas de esta decisión que han tomado. Porque el hecho de que un matrimonio conceda la aprobación para que un médico destroce la vida de su propio hijo, con plena predeterminación, alevosía y ventaja, es una decisión monstruosa.

Esto tiene tremendas consecuencias: el acostumbrarse a matar y pensar que por ser legal, es lo correcto; o sea, que está bien hecho. Las generaciones venideras no valorarán la vida humana ni de los no nacidos. Curiosamente nos horrorizamos de los sacrificios humanos que se practicaban en algunas culturas prehispánicas de nuestro continente. Pero estos abortos que se practican diariamente en muchos países del mundo –como no son “noticia”- permanecen en el anonimato. Sin duda, se trata de la peor de las barbaries de la civilización actual y en la que existe una “conspiración del silencio”.

¿A este suceso del 7 de septiembre se le llamaría una “decisión políticamente correcta” en la impera “la apertura de mente” y la “postura vanguardista” como lo han hecho en otros países?

Siempre me ha parecido una manipulación terminológica la frase “interrupción legal del embarazo”. Porque bajo el pretexto que es “legal”, es válida cualquier aberración. Siguiendo con esa macabra lógica, podríamos continuar con la “interrupción legal de la vida del anciano”; “interrupción legal de la vida del enfermo terminal”; “interrupción legal de la vida del demente”; “interrupción legal de la vida del ladrón”; “interrupción legal de la vida del corrupto y delincuente” y así sucesivamente.

 Es bien sabido, que existen instituciones, a nivel nacional, que se ocupan de brindar ayuda gratuita a la mujer embarazada tanto en el aspecto ginecológico como en el psicológico; y les proporcionan techo, comida y les enseñan modos de ganarse la vida como cursos de computación; se preparan para trabajar en un salón de belleza; también aprenden corte y confección o a cocinar bien, etc. Y permanecen en los albergues hasta nace el bebé. ¿Por qué entonces escoger la vía más cruel y sanguinaria?

Si no se respeta el prioritario derecho que tiene todo ser humano, como es el derecho a la vida, entonces se pondrían en peligro sus demás derechos y perdería todo valor la vida humana. Con cualquier excusa se podría asesinar a una persona, como ocurrió durante la Revolución Francesa con la guillotina de Maximilien Robespierre en la llamada “época del terror”; o en los tiempos de Joseph Stalin con sus temidas “purgas” en las que murieron millones de personas.

Y es que algunos grupos radicales quieren imponer “la cultura de la muerte”, pero hemos de sembrar de nuevo, y sin desalentarnos, “la cultura de la vida” porque somos millones de ciudadanos en todo el mundo los que amamos profundamente la vida humana. Concluyo con una frase que repitió en innumerables ocasiones el Dr. Jeróme Lejeune afamado médico pediatra francés e investigador genetista: “Abortar es matar, aunque el cadáver sea muy pequeño”.

Urgen restricciones

El viernes pasado que salió el dato del empleo en EE.UU., pensé que hoy será un mal día en los mercados financieros con el pésimo dato en agosto. Se pronosticaba una creación de empleo de 733,000 y la cifra salió muy por debajo con apenas 235,000. Acto seguido, el mercado abre y continuó la jornada positiva y sin grandes sobresaltos. ¿Cuál es la explicación? Pues resulta que una posible es que, entre las ayudas de COVID y los beneficios por desempleo, el mal dato pasa a segundo plano.
Hay dinero, hay gasto, la economía se mueve y aunque haya desempleo y todavía empleos a recuperarse a niveles pre pandemia, nadie se preocupa por un dato deficiente. Eso está mal, muy mal. Lo que esto quiere decir es que hay condiciones artificiales que están propiciando un desempeño positivo –porque dinero hay, pero no es dinero generado a partir de procesos productivos o de inversión.
¿Qué incentivo puede tener una familia de nivel bajo o medio que recibe entre $2,000 y $5,000 dólares por desempleo y que recibió una cantidad similar por los apoyos del COVID? La respuesta es que para moverse, activarse y conseguir un trabajo tienes que tener necesidad, pero con tanto apoyo, no la hay. Tiene que venir muy pronto una restricción de liquidez, que hasta hoy ha tenido 3 grandes programas.
1.- Las ayudas por COVID, 2.- Los beneficios por desempleo y 3.- El Quantitative Easing (QE) que empezó desde la crisis hipotecaria y que hoy sigue arrojando una liquidez por $120,000 millones de dólares mensuales.
El punto número 1 en teoría ya se acabó, las ayudas de Trump y Biden ya acabaron y no hay anuncio de que pueda venir otra. El punto número 2 tiene que finalizar en un punto para alguien que cumple “x” meses desempleado, o bien, disminuir dramáticamente la cantidad. Y el punto número 3 que está en manos de la FED, comenzar la disminución de compra de activos; lo que se conoce como “Tapering”.
Lo que me queda claro es que esta situación artificial de liquidez tiene que tomar una acción pronto. Por eso, no es extraño estar enfrentando problemas inflacionarios. Y lo ideal sería empezar uno y después de un tiempo el segundo, es decir, no puede haber un recorte importante a los beneficios por desempleo y “Tapering”. Ojalá que pronto se vea una acción concreta.
Esta semana hay decisiones de Bancos Centrales como el de Australia, Canadá, algunos países de Europa y del propio Banco Central Europeo. Será también muy importante lo que anuncie esa institución que encabeza Christine Lagarde. Seguramente la tasa no la va a mover, pero también allá hay un programa de recompra de bonos y también ha habido apoyos COVID y por desempleo. Así que sin esperar grandes cambios sí podría venir alguna disminución en la recompra, o sea un “Tapering”.
Sigue habiendo una situación compleja en el abasto de partes, en los precios de las materias primas y en la logística y precios de fletes y entregas. Esta crisis en el sector automotriz, por ejemplo, con el desabasto de Chips, provocaron de nuevo una caída en la producción de agosto de casi 20%.
En México se publica la cifra de inflación el jueves, la correspondiente a la segunda quincena de agosto. De nuevo será interesante ver si sigue bajando poco a poco o si la presión al alza continúa y con ello vendría un mayor endurecimiento de la política monetaria. Por último, volvió a valer la pena esperar para entrar a las inversiones en dólares, que regresó por debajo de $19.90.
@juansmusi

A 500 años de la Conquista

Lo puedes ver en los muros de varias calles, en las redes sociales de inconformes eternos con la madre patria y críticos de historia; en las conversaciones de un grueso de estudiantes a quienes se les ha lavado el cerebro en las escuelas de filosofía, antropología e historia; en las exposiciones de “arte” organizadas por en INBAL; y ahora en el Zócalo de la Ciudad de México: “500 años de resistencia indígena”. El gobierno de la ciudad conmemoró a los pueblos originarios con una representación del Templo Mayor y un alumbrado decorativo en Zócalo y en Paseo de la Reforma.

“¡Genocidio! ¡Maldito exterminio! ¡Nuestros ancestros!” gritan muchos, pero debe recordárseles que los españoles no llevaron a cabo ningún genocidio, no exterminaron indígenas (el término significa acabar con algo totalmente y eso jamás ocurrió aquí); desde luego durante la Conquista murieron indígenas y españoles. Nosotros somos el resultado de un mestizaje logrado a partir de la caída de Tenochtitlán. Pero los románticos del indigenismo se niegan a soltar su versión falsa de los acontecimientos ocurridos hace 500 años.

Mención aparte merece el cambio de nombres a calles, un acto que pretende borrar la historia que no se puede cambiar, un acto tan arrogante como absurdo, liderado por el gobierno de la Ciudad de México. Tal es el caso de la calle de Puente de Alvarado por “Calzada México Tenochtitlán”, el cambio a la estación del metro Zócalo por “Zócalo-Tenochtitlán”; la Plaza de la Noche Triste por “Plaza de la Noche Victoriosa”. Respecto a ésta última, basta saber que la victoria pequeña obtenida por los mexicas no es nuestra victoria; pero la victoria conseguida por la alianza de españoles e indígenas dando paso a la caída de Tenochtitlán dio lugar a ese mestizaje y a nuestro origen.

De entre todos aquellos que se arrogan el derecho de reclamar a la madre patria por un genocidio inexistente, el caso más vergonzoso no se lo lleva el presidente, los ateos, masones o anti hispanistas, sino aquellos católicos que contagiados de aversión a España, celebran a los pueblos originarios como cualquier rojillo comunista y holgazán. El católico ha de procurar adentrarse en la historia para evitar contaminarse e incluso avergonzarse de su pasado; debe tener presente que después de la Conquista, España no fundo Colonias sino Virreinatos, la diferencia entre uno y otro es abismal.

A saber que las Colonias son territorios sujetos al gobierno de otro país, tal es el caso de Inglaterra, que exterminaba a los indígenas y/o confinaba en reservas a fin de impedir el mestizaje. Los Virreinatos eran territorios con el mismo derecho que los europeos, había igualdad política y económica; España fundo universidades a lo largo de toda América. La mayor parte de la riqueza se quedaría en estos territorios exceptuando el quinto del rey. En suma: los Virreinatos fueron un sistema de gobierno totalmente diferente a las Colonias. Fue la expansión católica en completa oposición a la expansión protestante y masónica de naciones como Inglaterra.

Uno de los actos que se terminaron con la caída de Tenochtitlán fueron los sacrificios humanos y las prácticas caníbales donde se hacía la extracción de corazón y se desmembraba el cuerpo, cocinándolo. Sacrificaban guerreros capturados en las guerras floridas. Existe el caso particular de la caravana que iba de Veracruz a Tenochtitlán compuesta de 550 españoles, indígenas, mestizos y mulatos que fueron capturados por aztecas y llevados al pueblo de Zultépec donde serían sacrificados a lo largo de varios meses (se hallaban mujeres embarazadas y niños), ninguno quedo vivo. Más tarde Hernán Cortés mandaría arrasar el pueblo.

Pero lo más importante de todo fue la evangelización de estos territorios. Al llegar Hernán Cortés a Tenochtitlán y ver los sacrificios humanos llevados a cabo en el altar del Templo Mayor, haría derribar su ídolo haciéndolo pedazos y mandaría colocar la imagen de la Virgen de los Remedios en su lugar, mostrándoles a quién debían invocar en adelante. Tal hecho significaba que nuestra Madre Celestial vencía una vez más a dioses paganos y practicas satánicas: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya”.

No, esto no es superstición o absurdo fanatismo religioso. Si bien la Conquista fue muy dura en todos los sentidos, mas allá del choque entre dos culturas se trato de la lucha del bien contra el mal porque desde aquel día, millones de almas serían arrebatadas a satanás. Alabar a los pueblos originarios no solo es “alabar a guerreros valerosos” como lo quieren hacer ver muchos resentidos (sin sentido), sino abrazar –lo quiera o no- todo el paganismo satánico que impregnó a la cultura indígena. Cuando se odia la Conquista e intenta modificar la visión de la historia es porque en el fondo se odia y se ataca todo lo que en ella hay de cristiano.

Celebre por todo lo alto la Conquista de Tenochtitlán porque a partir de ahí fue posible el mestizaje y usted y yo estamos aquí gracias a ello; celebre la llegada de España, celebre la alianza de españoles con los tlaxcaltecas y demás tribus, celebre la evangelización de América. Grábese en la memoria que somos la mezcla de ambas razas, nosotros no éramos Colonia sino Virreinato, nosotros no éramos de España, nosotros éramos España; nosotros no le pertenecemos al paganismo satánico, nosotros le pertenecemos a Dios…

¿Un proceso soberano y democrático?

Como hemos dicho otras veces, resulta fundamental que un evento político tan trascendente para nuestro país como lo es el actual proceso constituyente sea objeto del máximo escrutinio y debate, propio de cualquier sociedad democrática que se precie y que no sea solo una apariencia de tal.

            Aclarado lo anterior, el tema que queremos comentar en esta oportunidad, que pese a su enorme trascendencia no ha recibido ni de lejos la atención ni el debate que merece, es la inquietante y cada vez mayor injerencia de diversos organismos e instancias internacionales de todo tipo en el que se supone, es “nuestro” proceso para generar una nueva Constitución.

            En efecto, tanto las mayores autoridades de la Convención como diversas comisiones, se muestran cada vez más abiertas y dispuestas a generar todo tipo de lazos con entidades foráneas, a fin de que ellas “asesoren” y eventualmente “guíen” nuestro camino constituyente. Y eso que siempre se dijo que en esta oportunidad –ahora sí–, se trataría de un proceso genuinamente representativo de los chilenos, popular y soberano, no dependiente de cúpulas y sectores alejados de la base ciudadana, a fin de plasmar en la nueva Carta Fundamental nuestras verdaderas intenciones y aspiraciones.

            Sin embargo, el 23 de agosto se firmó un Convenio de Colaboración con el Sistema de Naciones Unidas (que abarca a casi todos sus organismos) para la redacción de la nueva Constitución. Igualmente, “la OCDE asesorará a Chile en la redacción de la nueva constitución y acompañará el proceso”, según se leía en un titular hace pocos días.

Por otro lado, han existido varias reuniones con embajadores de la Unión Europea y con diversos organismos y ONGs internacionales, que poco o nada tienen que ver con el sentir popular, nuestras necesidades y aspiraciones. Finalmente, y como si fuera poco, el PNUD envío recientemente una serie de “recomendaciones” para el establecimiento de normas y conductas de la Convención.

            Ahora bien, pareciera que todo esto estaría vinculado con compromisos anteriores ya asumidos antes de nuestro proceso constituyente, como el de 2019, consistente en un Acuerdo Marco de Cooperación para el Desarrollo Sostenible con la ONU para avanzar en la consecución de los Objetivos del Desarrollo Sostenible y de la Agenda 2030.

            De este modo, se está produciendo una peligrosa, desconocida, creciente, no controlada ni tampoco solicitada injerencia de organismos internacionales de todo tipo –cuyo actuar no es fiscalizado por nadie– sobre nuestro proceso constituyente, supuestamente soberano. Con lo cual, surge cada vez más la impresión que la Convención –o al menos la mayoría de ella– es una caja de resonancia de lo que señalan estas instancias internacionales y no de lo que desea nuestro país. Situación que al menos debiera ser fuerte e insistentemente denunciada por quienes, dentro de este organismo, no estén de acuerdo con ella.

            ¿Es esto lo que realmente se prometió? ¿Es este el proceso popular, soberano y democrático que nos ofrecieron? ¿Es esto verdaderamente por lo que se votó? De hecho, y ante la cada vez mayor osadía de nuestros convencionales y de esta injerencia internacional, ¿dejarán expresarse a este pueblo, al que en teoría sirven, en un plebiscito de salida? Es más: ¿habrá plebiscito de salida?

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Jackson Hole, Delta y lo que viene

La semana pasada culmina con el muy esperado evento de Banqueros Centrales en Jackson Hole, Wyoming. Un evento muy importante en cuanto a la asistencia y nivel de debate que en esta ocasión tuvo como tema central el problema inflacionario en un momento crítico del mundo.
Las intervenciones de muchas bancas centrales y lo que cada uno hace para enfrentarlo, seguro enriqueció a los asistentes. Es importante señalar que muchos bancos centrales tienen como mandato principal el combate a la inflación (es el caso de Banco de México) y otros que tienen un mandato doble, inflación y crecimiento económico (es el caso de la FED).
Esto de manera simplificada significa que cuando hay inflación y tu mandato es único, la política monetaria solo responde a esa variable, la inflación. Si es doble, tiene que considerar también el crecimiento económico, y el alza de tasa es un freno a la economía, ya que rompe el dinamismo económico al encarecer el dinero.
Pues al final no salió mucho de ese evento ya que Jerome Powell sólo comentó sin dar fechas precisas que el programa de recompra de bonos, que hoy es de $120 mil millones de dólares al mes podría disminuir antes de que termine el año. A esta disminución de recompra o liquidez se le conoce como “Tapering”.
Muchos miembros del comité de ese Banco Central han manifestado su posición y están presionando a Powell para que lo haga ya. Y también lo que comentó es que no hay prisa por subir las tasas y sólo dijo que “falta mucho” para pensar que eso pueda ocurrir.
Desde mi perspectiva, si la inflación no cede, la tasa en la segunda mitad del 2022 podría aumentar. Es cierto que la inflación se ha moderado en EE.UU. y en México, pero sigue alta.
La variante Delta sigue siendo una amenaza no solo en la parte sanitaria, pero en la parte económica. Ya hay muchos indicadores que se teme puedan mostrar un declive a partir de agosto. La realidad es que hasta finales de julio los indicadores han mostrado fortaleza y recuperación.
Es probable que en estos días algunos países de Europa que ya se habían relajado, anuncien nuevas medidas para cerrar sus fronteras y muy probablemente estas medidas incluyan a México. En Europa esta semana se darán a conocer cifras de empleo, ventas al menudeo e inflación.
En México destaca el informe de gobierno el día de mañana. ¿Espero algo importante? No. También esta semana se dará a conocer las cifras de remesas, que seguramente vendrá alto como se ha venido mostrando. Dato que sin presumirse contribuye al equilibrio del tipo de cambio y al consumo y crecimiento económico de México.
Este año debemos de volver a romper récord. También se dará a conocer la demanda y otorgamiento de crédito bancario, los indicadores del IMEF y la encuesta que realiza Banco de México a los intermediarios con expectativas de inflación, tasa, tipo de cambio y Producto Interno Bruto.
Sin ser un tema económico hoy, la crisis en Afganistán no ha terminado, tampoco el costo político y desenlace final que esta retirada traiga y que desde luego en un momento dado también podría tener repercusiones en mercados.
El tipo de cambio por todo lo aquí expuesto se ha mantenido arriba de $20. Creo que, si la inflación se sigue moderando, los indicadores económicos continúan mostrando fortaleza y el dato del empleo el viernes en EE.UU. sale arriba o en línea con 900 mil nuevos empleos, puede mejorar y volver a estar por debajo de $20.00 pesos por dólar.
@juansmusi​​​​​​​​​

León Tolstoi, una vida inspiradora

En los difíciles momentos por los que está pasando el mundo entero, recomendar lecturas parece un poco superficial, pero algunos autores, entre ellos León Tolstoi, encuentran salidas y respuestas para el momento histórico en el que vivieron, esto nos puede dar una idea, de cómo algunos seres no se rinden trabajan y encuentran respuestas insospechadas  a la conducta o a la época que les tocó vivir. León Tolstoi es uno de esos escritores que como Dostoyewsky no se rinde, encuentra un camino que le inspiran ideas de como son los tiempos, de cómo cambian la situaciones y donde se puede encontrar él y encontrar respuestas a las vicisitudes de su época.

Este personaje conocido  con otra de sus novelas Ana Karenina,  se convirtió en uno de los escritores más leídos y ampliamente reconocido. Hombre profundamente religioso quiere donar todo lo que tiene a los pobres, a lo que su mujer se opone y por ese motivo se separa y se retira hacer vida sencilla sin absolutamente  nada más que su cabeza,  gran inteligencia y sensibilidad.

Ahora  parece absurdo recomendar autores famosos con obras maravillosas, pues estoy segura con las facilidades que hoy tenemos, nos metemos a internet leemos quien era el personaje y a no ser que verdaderamente interese la literatura, los jóvenes no se van a poner a leer La Guerra y la Paz o Ana Karenina.

La literatura como cualquier otro arte, requiere de pasión de entrega, de analizar y tratar de entender, las épocas en que sucede, podría decirse lo mismo de la música y la pintura, tenemos una escala, tenemos los colores básicos, tenemos las palabras, ideas y algo que en algunas épocas no había, sin embargo estos grandes personajes, juntaron sonidos de forma única, colores y personajes de igual manera, así que ahora que muchos  pueden leer por internet, es un privilegio, piensen, unan ideas, junten e inventen formas que nos amplíen en todos aspectos, aprendamos a ver otras vidas y las nuestras y tratemos cada vez de ser mejores en todos aspectos, sobre todo, tratemos de ser más humanos, entendamos y ayudemos a los  que sufren y si tenemos ese don plasmarlo en palabras que nos enriquezcan y nos ayuden a superarnos.

León Tolstoi uno de esos grandes personajes que siempre nos enriquecerán y nos mostraran caminos, nos harán pensar y a los que les guste escribir les abre un mundo diferente, sobre todo teniendo en cuenta el momento en que fue escrito.

“No hay grandeza donde falta la sencillez, la bondad y la verdad.”

“Todos pensamos que tiene que cambiar el mundo, pero no pensamos en cambiar nosotros mismos.    León Tolstoi, La  Guerra y la Paz.”

 

 

 

 

Intervencionismo o no

Si se meten, malo; si se salen, malo. El caso es que Estados Unidos con la política intervencionista era muy criticado y ahora el retiro paulatino de tropas de muchos países, en su momento Irak, y ahora Afganistán también está siendo criticado. Y es que, ¿quién puede arreglar o enderezar lo que, desde su punto de vista está bien? -hablo del Talibán o ISIS-. ¿Cómo puede Biden solucionar lo que pasa en estos regímenes extremistas? Lo cierto es que el plan de 20 años fracasó.
No logran quitar a los Talibanes y no solo eso, los aliados afganos no llevan a cabo el plan y arman y ceden el poder al régimen que quería quitar Estados Unidos. El retiro de tropas empezó con Obama, siguió Trump y lo terminó Biden. ¿Solo el último cargará con la culpa? Pero esto no me toca analizarlo a mí, porque va mucho más allá de lo económico y su repercusión en mercados.
Estos son temas complejos, con mucha historia y que difícilmente un tercero podrá conciliar. Lo que repercute en mercados es si esta situación en ese país afecta y cómo a los diferentes países del mundo. Hoy China y Rusia manifiestan apoyo y simpatía por razones económicas y estratégicas. Afganistán tiene un gran territorio, muchos recursos naturales, una buena posición geográfica y con puertos y salidas al Golfo Pérsico, que eventualmente pueden conectar con oleoductos.
El comercio internacional y las exportaciones de los países del mundo han elegido dos destinos naturales, Estados Unidos y China. Y como se dice coloquialmente, China le ha comido el mandado muy fuerte a Estados Unidos: muchos países que antes solo trataban con la potencia americana, hoy lo han cambiado por China; es el caso de Brasil, Argentina, casi todo África, España, Suecia y Noruega, entre otros. Y no es que ya no exporten o importen a EE.UU., es que el volumen de su comercio internacional con el gigante asiático es mucho mayor.
Hasta hoy lo que estamos viendo en mercados financieros y el desempeño negativo de las bolsas, desde mi perspectiva hoy no incorpora el tema. El fortalecimiento del dólar y el comportamiento errático del mercado obedece más bien a la tercera y cuarta ola de la variante Delta, que conlleva consigo preocupaciones de una desaceleración económica, a la baja de los precios del crudo, que después de haber llegado a $75 el WTI, regresa a $63 -esto le pega duro al peso- y a la posibilidad de que la FED retire los estímulos monetarios antes de lo previsto.
Va a ser muy interesante lo que se verá en la reunión tradicional de Banqueros Centrales en Jackson Hole, Wyoming, del 26 al 28 de este mes. El tema principal a tratar es el grave problema inflacionario que enfrentan muchos países del mundo en un entorno muy complicado de recuperación económica. Dicho de manera simple, inflación cuando apenas estamos asomando la nariz.
La política monetaria lo que manda en estos casos es un endurecimiento a través de alza de tasas de interés, algo muy doloroso para empresas y empresarios que requieren de financiamiento y éste se tiene que encarecer. Por otro lado, los ahorradores dejan recursos invertidos ante la mejora en los rendimientos y le bajan al gasto, promoviendo un menor dinamismo económico.
Desde mi perspectiva este momento no es propicio para comprar dólares y ante la mejora de este escenario incierto podríamos volver a ver el tipo de cambio debajo de $20 y un buen desempeño de acciones selectas hacia adelante. Aún incorporando un endurecimiento de las bancas centrales y un impacto negativo por la variante Delta, hay oportunidades, y más aun después de los recientes descuentos.
@juansmusi
1 2 3 198