Entradas

CPAC: Cuando una causa nace destruida

“Si la inteligencia se adhiere a ideas falsas, si la voluntad elige el mal y se vincula con él, ni la una ni la otra alcanzan su perfección, ambas pierden su dignidad innata y se corrompen”. SS León XIII

Este fin de semana se llevó a cabo en la Ciudad de México el evento llamado Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC México) donde se tiene la intención de contrarrestar la expansión del socialismo en Hispanoamérica. Entre los exponentes de mayor renombre estuvieron: Eduardo Verástegui, Abby Jhonson, Javier Milei, Ted Cruz, Pablo Muñoz, Hermann Terstsch, Eduardo Bolsonaro, Lesch Walesa, étc. La CPAC tiene su origen en los Estados Unidos, siendo creada en 1974 por la Unión Conservadora Estadounidense y Jóvenes Estadounidenses por la Libertad. Está diseñada para reunir a conservadores y a la élite de derecha de aquel país. Otras naciones llevan a cabo sus propias ediciones como Brasil y ahora México.

En el discurso inaugural, Eduardo Verástegui hizo el llamado a formar una «verdadera derecha». Y continúa: “No nos quedaremos con los brazos cruzados, no señores, no va a ser fácil. Por todo lo mencionado creo que este CPAC es una oportunidad idónea para que los conservadores mexicanos junto a los que nos visitan procedentes de diversos países podamos diagnosticar claramente las amenazas socialistas que enfrentamos y compartir ideas y estrategias de cómo combatirlas. Es también una oportunidad para forjar alianzas estratégicas en nuestra lucha por la democracia y la libertad. Que no quepa duda aquí en este encuentro se levanta un movimiento de gente valiente, gente dispuesta a dar la batalla por sus respectivas naciones. Por demasiado tiempo, familia, los conservadores en la región hemos estado desamparados”. Señaló además que “poco a poco esta surgiendo una generación de líderes coherentes que luchan por una sociedad libre en la que se atesore la libertad de expresión, sin censuras, ni cancelaciones; la libertad religiosa, el derecho a la vida, desde la concepción hasta la muerte”.

Otro de los exponentes, el polémico diputado argentino Javier Milei llamó al capitalismo «La superioridad del capitalismo en términos productivos no está en discusión, pero si no fuera justo, debería abandonarse, sin embargo es el único sistema que es justo. Por eso, si los viene a correr un zurdo por el lado moral no se lo dejen pasar, nosotros somos superiores en lo productivo y en lo moral”. Pero si Javier Milei hiciera caso a sus propias palabras, debería abandonar el capitalismo. Dichos discursos parecen razonables y justificados, ¿quién desea ver su patria consumida por el socialismo o comunismo? Porque lo cierto es que, tan malo es ser de derecha como de izquierda, tan destructivo es adoptar un sistema capitalista como un sistema comunista, ambos demuelen la sociedad en que se anidan. Muchos dirán que esta lucha desde CPAC es mejor que nada, y tal vez tengan razón en ese sentido, el ostracismo nunca logra nada, pero la lucha contaminada destroza.

Los errores en los discursos no se remiten solo al ámbito político, sino también en temas como la libertad de expresión, que baste decir no es un bien, no es un tesoro en ninguna sociedad. Erramos cuando pedimos libertad de expresión absoluto, pues al buscarlo para aquello que es bueno, implícitamente lo pedimos para todo aquello que es malo, lo pedimos para todas las ideas y opiniones falsas que llegan a las masas estultas, colocándolo al mismo nivel de aquello que es bueno. Pero la libertad de expresión solo puede darse a aquello que es correcto, a aquello que es bello, bueno y verdadero; ergo el mal, lo falso y podrido debe ser censurado pues permea en la sociedad dañándola. La verdadera libertad de expresión es virtuosa y esta circunscrita dentro de los límites de la moral. La libertad de expresión sin censura que proclama CPAC es tan solo la esclavitud del pensamiento y del actuar.

Por lo referente al tema de la libertad religiosa, se pone en pie de igualdad el error y la verdad. La Iglesia Católica es puesta al mismo nivel y condiciones que las sectas y otras religiones, hablamos de un mal per se. Monseur Guizot lo decía claramente en 1861: «Yo bien sé y lo declaro con sentimiento, que la libertad religiosa, este tesoro de la civilización moderna, no se ha granjeado ni fundado por creyentes cristianos». Entonces ¿a quién se debe ese «tesoro» del que ahora habla Eduardo Verástegui? Guizot nos lo dice: «Al espíritu humano», es decir la razón, el laicismo, concebido en la revolución francesa de 1789. Los católicos liberales de entonces reprochaban a los católicos ultramontanos el no admitir más que la libertad del bien, por tanto, los primeros sabían perfectamente que la libertad religiosa era la libertad del error, un error que conducía al indiferentismo religioso.

Algunas máximas expresadas en aquel discurso de inauguración en CPAC ya han sido dichas por católicos liberales del siglo decimonónico, como Charles Montalembert, Félicité Robert de Lamennais, Jean Baptiste Lacordaire, que encontrarían condena en la encíclica Mirari Vos de SS Gregorio XVI; les saldría al paso el célebre periodista católico francés Louis Veuillot, el teólogo francés Abad Jean-Joseph Gaume y SS Pío IX con el Syllabus, compendio de todos los errores modernos y el Concilio Vaticano I. En aquellos días el error fue combatido públicamente por todos los medios disponibles como la prensa, la educación, las encíclicas papales y el Concilio. Hoy, al grueso de católicos le parece insultante que se censure el error disfrazado de “libertad de expresión, libertad religiosa y democracia”. Sucede que más de dos siglos después, seguimos absorbiendo los ideales de la razón en lugar de los principios cristianos.

La lucha de CPAC nace con intenciones limitadamente buenas como la causa provida, pero por lo demás, destruida en sus cimientos…

La persecución religiosa contra la Iglesia en México

En 14 de noviembre de 1921, el entonces Presidente de México, General Álvaro Obregón (1920-1924) dio la orden que pusieran una bomba a la imagen de la Virgen de Guadalupe. El autor material, escondió la bomba en un gran ramo de flores y lo puso a los pies del Altar en la Antigua Basílica, huyendo rápidamente.  Pienso que con ingenuidad este político anticlerical, imaginó que destruyendo el Sagrado Ayate de Nuestra Señora acabaría con el Catolicismo en nuestro país. Pero ocurrió todo lo contrario, porque corrió por todo el país la noticia y, por tanto, la indignación de los fieles. Además, en muchas otras Catedrales e Iglesias de México también mandó cometer atentados.

Ya desde tiempos de Venustiano Carranza había mostrado un odio agresivo contra el Catolicismo. Cuando se redactó la Constitución de 1917, a través de su lectura, se puede comprobar esta inquina contra la religión. Muchos historiadores comentan que en mucho tuvieron que ver las logias masónicas y la nociva influencia del protestantismo, procedente de Estados Unidos.

En el siglo XIX, el embajador del vecino país anglófono, Joel Poinsett (779-1851), tenía grandes ambiciones expansionistas y un fuerte nacionalismo. Estaba plenamente convencido de “La Doctrina Monroe”: “América para los americanos”. Elaborada en 1823 por John Adams y atribuida al Presidente de USA, James Monroe.

Poinsett intentó convencer al Ministro del Exterior, Juan Francisco de Azcárate la venta a la Unión Americana de Texas, Nuevo México, Alta y Baja California, Sonora, parte de Arizona, Coahuila y Nuevo León, pero fracasó. A raíz de su intento fallido escribió el libro “Notas sobre México” donde hace un completo resumen de la situación política, geográfica y social del gobierno mexicano.  Fue el padre de la logia yorkina en nuestro país. Fue quien sembró el odio contra todo lo católico. Y así continuaron los siguientes embajadores, que además funcionaban como agentes espías al servicio del gobierno yankee.

El general Porfirio Díaz, Presidente de México por muchos años hasta que fue derrocado, también perteneció a la masonería. A él le impresionó sobremanera el pensamiento de Augusto Compte (1798-1857), fundador del Positivismo. Compte supo captar muy bien las ideas fundamentales de la Ilustración Francesa y el “cientificismo”. Creía en el irreversible progreso racional y -según él- que las ideas del pasado sobre la religión estaban completamente superadas, y se habían reducido a un mero “fetichismo”, producto de la ignorancia del vulgo.

Por lo tanto, la misión de los gobernantes, filósofos, humanistas y pedagogos era contribuir a eliminar ese “oscurantismo” opuesto a esas ideas revolucionarias y dejar paso a la luz de la razón. Es decir, muchos pensadores y científicos de ese tiempo eligieron a la razón como a una nueva “diosa” y al Positivismo como una especie de nueva religión.

Porfirio Díaz decidió enviar a un numeroso grupo de pedagogos y maestros para ser instruidos en el Positivismo. A su regreso a México, los envió a las principales capitales de la república para que, a su vez, formaran en esa nueva filosofía existencial al mayor número posible de maestros. En el Estado de Sonora fue capacitado, entre otros muchos otros, el profesor Plutarco Elías Calles, quien a la postre sería Presidente de México de 1924 a 1928.

Con esos prejuicios antirreligiosos, este gobernante detonó “La Guerra Cristera” (1926-1929), como magistralmente lo narra el prestigiado historiador francés, radicado en México, Jean Meyer en su publicación “La Cristiada”. Ese conflicto fue un desigual e injusto enfrentamiento entre el Ejército mexicano, perfectamente equipado y preparado para la guerra contra un improvisado grupo de patriotas que defendían heroicamente su fe, a cambio de perder sus vidas, si fuera necesario. Años después, varios Papas -entre ellos San Juan Pablo II- han beatificado y canonizado a numerosos de estos mártires.

Los sucesivos gobiernos del partido en el poder mantuvieron su aversión contra la religión. Particular mención merece el General Lázaro Cárdenas, quien fue Presidente de 1936 a 1940.  Nombró Ministro de Agricultura y Ganadería a Tomás Garrido Canabal (1891-1943), quien fue gobernador de Tabasco y Yucatán, destacando por su anticlericalismo. En cierta ocasión, con su grupo de choque “Las Camisas Rojas” ordenó que se ametrallaran a los fieles -sin razón alguna- que iban saliendo de Misa en la conocida Iglesia de San Juan Bautista en Coyoacán. Ese atentado provocó muchos heridos y ahí cayó herida de muerte la joven María de la Luz Camacho.  El Presidente Lázaro Cárdenas afirmó de inmediato que se haría una investigación y se castigaría a los culpables de ese atentado. Garrido Canabal tuvo que dejar la Secretaría de Agricultura y huir a Centroamérica, ante la gran indignación de los creyentes en toda la nación. Pero durante el sexenio del Presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), se restablecieron las relaciones entre la Iglesia y el Estado. Aparentemente esos nuevos vínculos habían suavizado esas tensiones. Pero, en 2018, con la llegada al poder del Presidente Andrés Manuel López Obrador se han vuelto a recrudecer las hostilidades. Han sido muchas sus manifestaciones agresivas y fuertes declaraciones a los medios de comunicación sobre su animadversión al Catolicismo.

A últimas fechas se ha planteado en la Cámara de Diputados el que se prohíban colocar Nacimientos de Nuestro Señor Jesucristo en lugares públicos y, además, todos los signos de la fe cristiana, como Crucifijos, imágenes de la Virgen María y de los santos. Esta iniciativa aún no se ha aprobado. Pero, por ejemplo, la actual gobernadora de Campeche, Layda Sansores, por su propia cuenta, tomó la determinación de desmantelar la capilla de San Ramón Nonato y algunos muebles en el Hospital General de Especialidades de esta ciudad capital (cfr. “Milenio” y “El Diario de Yucatán”, 31-8-2022).

Existe una indignación general tanto de los fieles como de los que profesan cualquier religión por considerar estos actos como un abierto atropello contra la libertad religiosa. Desgraciadamente el panorama aparece negativo y muy incierto cara al futuro de esta lamentable situación, así como muchos otros asuntos en el terreno de las libertades, comenzando por los Derechos Humanos, verbigracia, el Derecho a la vida humana, a la libertad de expresión, a la libertad de disentir de las decisiones Presidenciales y de su Partido Morena, etc. La pregunta es, ¿hasta dónde van a llegar estas nuevas fricciones? ¿Estamos a las puertas de un brusco rompimiento de las relaciones Iglesia y Estado? El tiempo lo dirá.

Covid eternizado en China

Cuando creíamos que el COVID ya era cosa del pasado y una batalla ya librada, tres años después sigue siendo un tema relevante y que sigue afectando –aunque en menor escala-, a la salud y a la economía. Y es que China, siendo tan relevante para el mundo como proveedor de materias primas y productos, no lo termina de superar: los contagios siguen siendo un tema de preocupación que, a pesar de la numerosa población y que en proporción son mínimos, pero es la política de cero tolerancias la que mantiene a muchas provincias y ciudades confinadas; afectando la producción y abastecimiento al mundo.

Hay optimismo y un buen sentimiento que hoy tiene dos vertientes, el primero tiene que ver con la inflación y que (aparentemente) ya pasó lo peor, y con ello los bancos centrales han moderado su actuar. Ya las subidas no son de 0.75% y empiezan a ser de 0.50%. Los bancos centrales que se tardaron en subir y reaccionar por considerarla en un principio un fenómeno “transitorio”, no se pueden dar el lujo de volverse a equivocar y ahora subir tanto y tan pronto, que nos lleven a una recesión fuerte. La segunda razón que mantiene un tono positivo es que las cifras económicas publicadas en muchas regiones del mundo muestran contracción, pero han salido mejor a lo esperado; en resumen, mostrando que viene menor crecimiento económico y viene una recesión, pero al parecer no será muy fuerte.

La semana pasada fue el arranque del período de compras y consumo más fuerte asociado con diciembre, el famoso “Black Friday”, y esta semana con el “Cyber Monday” que, al parecer, serán mejores al del año anterior.

Esta semana está marcada por eventos que pueden tener mucha repercusión en el mercado. Por un lado, el dato del empleo que se publicará el viernes, donde se espera una cifra cercana a los 200 mil nuevos empleos creados en noviembre y que confirmaría la fortaleza del mercado laboral y un entorno recesivo menos adverso y, por otro lado, conoceremos el dato del PIB, también de Estados Unidos. Hablarán muchos miembros de la FED y del Banco Central Europeo; seguramente estos discursos tendrán repercusiones en los mercados y estas opiniones podrían confirmar lo que aquí exponía en cuanto a la inflación mejorando y políticas monetarias menos agresivas.

El tipo de cambio sigue debajo de $19.40, niveles que nadie pensaba ver a estas alturas. Sigo pensando que es un nivel muy atractivo para comprar y conformar portafolios de inversión en esa moneda. México sigue con finanzas públicas sanas, con muchos ingresos por remesas, ventas de petróleo, turismo, y un gran diferencial de tasa con nuestro vecino. El riesgo de que siga bajando es muy discreto en contraste con que pueda subir ante cualquier evento desfavorable. Hay que observar de cerca la relación bilateral en cuanto a temas relacionados al TMEC, controversias y paneles internacionales que podrían afectar la relación y, por ende, el intercambio comercial.

@juansmusi

Una creciente autocracia

De manera muy simple, se llama “autocracia” al poder que es impuesto desde arriba a los ciudadanos (como era el caso de las monarquías absolutas del “ancien régime”), que, de acuerdo con las teorías modernas, se opone a la “democracia”, en la cual, supuestamente, el poder viene desde abajo, al emanar del pueblo, quien lo manifiesta mediante las elecciones periódicas de sus representantes y eventualmente con plebiscitos o referendos.

            Así, al menos en Occidente, en la actualidad se considera legítimo un régimen democrático (sin importar sus decisiones, al haberse dado más importancia al medio que al fin) y tiende a mirarse con malos ojos a aquellos países carentes del mismo, salvo, curiosamente, ciertas excepciones muy calificadas, como Cuba o Corea del Norte, que suelen recibir bastante pocas críticas por su situación.

            De esta manera, en términos rousseaunianos, la democracia equivaldría a una “autoobediencia”, al ser el pueblo el titular del poder, de un poder clásicamente llamado “soberano”, esto es, que no reconoce nada sobre sí mismo.

            Ahora, como resulta obvio, se hace absolutamente necesario lograr una convivencia pacífica y cooperativa a nivel internacional entre estos poderes soberanos, lo que ha hecho que diversas instancias supranacionales adquieran cada día más importancia, tanto para mantener o restablecer la paz, como para enfrentar problemas comunes.

            Sin embargo, con el correr del tiempo y el creciente papel de estas instancias internacionales, los Estados han ido perdiendo cada vez más soberanía, y por lo mismo, los pueblos su poder. De ahí que, en el fondo, este proceso, que parece encontrarse muy lejos de terminar, está produciendo un nuevo poder autocrático, el internacional.

            En efecto, en diversas instancias y foros internacionales (como, por ejemplo, la reciente cumbre del G20, llevada a cabo entre el 15 y 16 de noviembre último), se han acordado una serie de medidas de todo tipo (seguridad alimentaria y energética, clima y biodiversidad, sanidad, etc.), que debieran incidir en mayor o menor medida en las políticas y medidas concretas de prácticamente todos los países del mundo.

            Ahora bien, resulta evidente que, ante problemas globales, es absolutamente necesario el entendimiento y la colaboración mutua entre los afectados, puesto que como muy bien dice el refrán, “la unión hace la fuerza”. Sin embargo, resulta imposible no percibir, y de manera creciente, un modus operandi cada vez más autocrático a este respecto, puesto que las políticas y medidas prácticamente se imponen a poblaciones enteras sin consultarles, superponiéndose muchas veces a sus propias decisiones democráticas.

            Es por eso que estamos asistiendo, se quiera o no, a lo que podría considerarse los inicios de un gobierno autocrático internacional, que por lo mismo, impone sus decisiones a los países, sin que sus habitantes tengan la más mínima participación en su determinación.

            Y es esto lo que hay que arreglar de alguna manera, pues si hoy tanto se aboga por la democracia como la única forma legítima de gobierno, llama profundamente la atención que no ocurra lo mismo con esta creciente injerencia de instancias internacionales. Instancias no sólo que nadie controla, sino que además y por regla muy general, resultan absolutamente desconocidas para la ciudadanía.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

La brevedad del tiempo: el caer de las hojas en otoño

Hay un árbol, frente a mi casa, que marca con exactitud las estaciones del año. En esta época, desde mi ventana, se ven caer las hojas en este tiempo otoñal.

Con frecuencia me hace recordar aquel pensamiento que leí cuando era adolescente: “¿Has visto, en una tarde triste de otoño, caer las hojas muertas? Así caen cada día las almas en la eternidad: un día, la hija caída serás tú. (Escrivá de Balaguer, Josemaría, Camino, No. 736).

Esta reflexión nunca me ha parecido pesimista o melancólica sino profunda y realista, que nos lleva a considerar la brevedad del tiempo, justo ahora que está concluyendo un año más.

En cierta ocasión, acompañé a un profesor de la universidad a que visitara a su amigo médico, que se encontraba enfermo por una larga enfermedad. Conversaron ampliamente y, en un momento, dado le comentó con seriedad:

-Ayer cumplí 70 años. Y tú -dirigiéndose a su amigo catedrático- ¿qué edad tienes?

Y le respondió:

-Igual que tú. También, 70 años.

No sé si este médico estaría algo deprimido por su enfermedad, pero le añadió, en tono dramático:

– ¡¿No te das cuenta que a ti y a mí se nos fue la vida?! -y lo hacía levantando y gesticulando sus brazos aparatosamente, como uno de esos actores de carpa.

Y repetía:

– ¡Date cuenta, José, que todo esto se nos fue para siempre!

Lo hacía en tono tan apasionado, emotivo y teatral que internamente me comenzó a dar risa porque me resultaba cómico el modo tan exagerado cómo lo enfatizaba.

Y el profesor José le añadía, de modo sereno:

-Mira, Rafael, el tiempo de esta vida es breve y todos -tarde o temprano- vamos a morir. Es ley de vida.

Y en ese momento su amigo doctor se alteró todavía más y le decía:

– ¡Es que no puede ser, no me la creo!

Y el profesor le añadía con calma:

-Mira, es probable que ahora todo lo veas “negro” por tu enfermedad. Pero tienes que aprender a contemplar este hecho, como lo que es: una realidad inexorable. No se puede evitar la fugacidad del tiempo. Pero recuerda que hemos nacido para la Eternidad. Es verdad que esta existencia se marcha muy de prisa, pero, al final, nos espera amorosamente el Autor de la Vida y, como es nuestro Padre, nos dará un abrazo muy cariñoso. ¿Comprendes? Por lo tanto, no hay nada que debamos de temer. ¡Todo lo contrario! Nos aguarda con Amor -con mayúscula- y no olvides que el Cielo es para siempre. Así que, desde ahora, siéntete siempre en los brazos de tu Padre Dios. Así, que te recomiendo que te serenes y aproveches tu convalecencia para meditarlo con este enfoque.

Si es así -le respondió su amigo médico en tono más reflexivo y ecuánime- el final no será tan duro, sino francamente esperanzador -y esbozó, por vez primera, una leve sonrisa. Te agradezco mucho tus consoladoras palabras.

-¡Ánimo, mi estimado Rafa! No tomes todo esto en plan tan patético porque nos espera una Luz muy Bella, al final de este aparente túnel. Ahora déjame contarte unos buenos chistes o cuentos que había preparado para ti.

Y con su gracia fuera de serie, este profesor norteño, le comenzó a relatar sus divertidos cuentos y, por un largo rato, nos hizo reír mucho.

Cuando ya nos despedimos del enfermo, le comentó:

– ¡No sabes cómo me has levantado el ánimo con tus reflexiones y cuentos! Por favor, ven a mi casa más seguido porque ya sabes que soy viudo. Sólo vive conmigo un joven sobrino con él que no me puedo desahogar como contigo. y, estando casi solo, me pongo trágico y pienso en tonterías. ¡Muchísimas gracias por tu visita! Y recuerda que me tienes que venir a visitar en una próxima ocasión.

– ¡Cuenta con ello, te llamaré pronto y te traeré más cuentos de mi repertorio! -le dijo sonriente el simpático profesor.

Así que le dijimos adiós al convaleciente médico. En el coche, ya de regreso, le comenté al profesor que me había parecido muy atinado todo lo que le dijo.

Al llegar a mi casa, me quedé meditando sobre el inmenso valor que tiene un buen amigo que nos ayuda a salir de un momento crítico por el que todos podemos pasar. Como se lee en el Libro de Job: “Al amigo que sufre se le consuela, aunque se haya olvidado del Todopoderoso” (Job 6, 14). Y en los Proverbios también se lee: “El bálsamo y el perfume alegran el corazón; los consejos del amigo alegran el alma” (Proverbios 27, 9).

La Criptotragedia

La semana pasada destacó por las diferentes intervenciones de miembros de la FED, en donde los discursos continuaron siendo, en su mayoría, de atención y cautela respecto a la inflación. Prevaleció el tono de preocupación y también se habló de la posibilidad de que las siguientes alzas sean de 0.50% en vez de 0.75%. Como lo hemos dicho, un dato no significa que la pesadilla inflacionaria ya ha terminado, pero sí es una buena noticia que baje de sus máximos en las lecturas anuales.

El escándalo de FTX en donde miles de personas han perdido su patrimonio en Criptomonedas, parece que está condenado a un final trágico. Urge una mayor regulación y vigilancia, pero, sobre todo, que los inversionistas entiendan qué es lo que están haciendo. La destrucción e incluso desaparición de riqueza ha sido devastadora en esta clase de activo. Hasta Bitcoin (la más popular) ha visto un descalabro de $50,000 a niveles de $16,000 y peor aún desde su máximo de $65,000 dólares, 75% abajo.

La semana fue positiva para México: nos ratificaron la calificación crediticia con perspectiva estable, y seguimos cómodamente dentro de los países con grado de inversión. Además, el Fondo Monetario Internacional nos renovó nuestra línea de crédito flexible por $47 mil millones de dólares. Ambos anuncios ratifican, en el contexto global, la confianza en el corto y mediano plazo en México. De ahí que el peso siga siendo una de las pocas monedas fuertes que a diferencia de muchas no se ha devaluado, incluso se ha revaluado. La mayor preocupación sigue siendo Pemex y su delicada situación financiera.

Los reportes continuaron siendo en su mayoría positivos, sin embargo, bastó un mal reporte de Target para que los mercados retrocedieran y las preocupaciones de la desaceleración económica y la magnitud de la recesión regresaran a la mente de los inversionistas.

En el plano internacional, esta semana será importante porque conoceremos datos económicos en Europa y Estados Unidos, indicadores de actividad manufacturera y servicios, así como la confianza de los consumidores que publica la universidad de Michigan; y también se darán a conocer las minutas de la FED, el documento con el detalle de lo que piensan los miembros de esa junta de gobierno.

La actividad será de lunes a miércoles, ya que jueves y viernes por la celebración de acción de gracias (Thanksgiving) verá muy bajo volumen de operación.

En México también se publicarán las minutas de Banxico y conoceremos el dato de inflación de la primera quincena de noviembre.

Los inversionistas debemos permanecer pacientes y esperando datos que puedan confirmar que, por un lado, la inflación ha cedido; y por otro, que la recesión no será muy fuerte. El trabajo más complejo hacia adelante lo tienen los bancos centrales que deben de apretar, pero no ahorcar.

​​​​​​​​@juansmusi

Gabriela Mistral

Escribir sobre mujeres que dejaron huella en el mundo de la poesía y escritura, es tema difícil, ya que desgraciadamente aún en este siglo, no son muy conocidas, ni siquiera en sus propios países. Eso también pasa con los escritores pues ahora, con los medios actuales cada vez se lee menos.

Gabriela Mistral fue una escritora y poetisa chilena que recibió el premio nobel de literatura en 1945. Cosa casi impensable en esa época, pero siempre ha habido seres que han seguido su vocación y se entregan a ella, a pesar de los avatares del momento.

Su nombre era Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy, pero todos la conocemos como Gabriela Mistral.

Colabora en una revista de Rubén Darío y con sus sonetos de muertos y obtiene el premio nacional de Chile, después se traslada a México y trabaja con José Vasconcelos, ahí publica lecturas para mujeres y en Barcelona sus mejores poesías.

Unos años después en 1925 es nombrada Secretaria General del Instituto de Cooperación Internacional, en Ginebra, Suiza. Luego trabajó en Madrid y en Roma y el primero de diciembre de 1945 recibe el Nobel de Literatura.

Como siempre digo cuando hay verdadera vocación e interés, no hay ni habrá forma de detenerlos. Hemos visto a través de estos pequeños artículos como a pesar de tradiciones, épocas donde las mujeres solo tenían que ser madres y cuidar familia, la educación no importaba, pero como hemos visto, cuando hay vocación y talento, nada ni nadie las puede detener, se lanzan al mundo con la esperanza de poder alcanzar o simplemente dedicarse a lo que les apasiona, afortunadamente para todos nosotros.

Hoy tenemos la facilidad de poder adquirir alguno de sus libros y maravillarnos al ver que verdaderamente lo que hace falta es tener talento y luego valor para entrar a un mundo, que en aquellos momentos era muy difícil para ellas.

Lean algo de este extraordinario personaje y como ya he comentado en diferentes ocasiones, cuando hay inteligencia interés y valor, nada las pudo detener y fue maravilloso el legado que nos dejaron.

¿Y vamos a seguir?

Nuestra clase política continúa empeñada con ahínco en generar una nueva Constitución, pese al enorme desprestigio que la afecta, a estar el gobierno en su momento de aprobación más bajo y de rechazo más alto, y haber manifestado la ciudadanía en todos los tonos que existen otras preocupaciones mucho más importantes que la aquejan, respecto de las cuales se ha notado mucho menos interés de su parte por resolver.

Si bien es un tema que aún no está definido en sus detalles, ahora se están proponiendo la intervención de diferentes comisiones, así como del congreso, además de otra convención constitucional y un plebiscito de salida, en una nueva fórmula que combina todos estos elementos, que intenta superar el bochorno de la anterior y el franco repudio que recibió en las urnas.

Sin embargo, lo importante no es cómo quiere realizarse este proceso, sino de manera más profunda, si debe llevarse a cabo. Para la clase política no cabe duda, lo cual hace preguntarse nuevamente por qué tanto interés. Sobre todo, que, al participar de manera tan activa en esta nueva fórmula, resulta ingenuo pensar que el texto que eventualmente se proponga limitará su poder. Ello sería como colocar al gato al cuidado de la carnicería.

Además, con esta mentalidad, de fracasar este nuevo itinerario propuesto, habría que iniciar otro, y así indefinidamente hasta que se logre este anhelo tan buscado por sus promotores.

En realidad, cualquier nueva fórmula para llevar a cabo un proceso constituyente se deslegitima desde su base, por mucho que se lo maquille, si no existe un plebiscito de entrada, requisito sine qua non para darle curso. Y es este el asunto más delicado de toda esta cuestión, que hace dudar de si realmente nuestro sistema democrático sirve de algo, o se ha transformado en una mera pantalla para legitimar decisiones ya tomadas de antemano por la clase política.

Además, con los niveles de corrupción que se han ido descubriendo y el desprestigio de la clase política que ya parece ser parte de su esencia, ¿alguien va a ser tan ingenuo como para pensar que este proceso busca sobre todo el bien de los gobernados y la real solución de nuestros problemas?

No se trata de ser mal pensados, sino realistas: si tanta resistencia, hostilidad e incluso asco produce la política para buena parte de la población (algo que por lo demás parece haberse dado en todos los tiempos) y viendo el comportamiento más que discutible de muchos de quienes se dedican a esta actividad (lo que hace que innumerables buenas personas no estén dispuestas a incursionar en ella), ¿Qué se puede esperar?

Así las cosas, no queda más que insistir en que hay otras fuerzas que están dirigiendo este proceso: el interés de esta misma clase política o uno superior al que ella obedece.

Esta última situación no es “conspiranoia”: actualmente existen poderes de facto tan pero tan grandes a nivel internacional, que habría que ser muy ingenuo para pensar que no buscarán influir en el destino de diferentes países para conseguir sus propios intereses, que indudablemente apuntan a obtener más poder. No tener en cuenta este crucial dato al día de hoy denota una ceguera o ingenuidad muy difíciles de justificar.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Itaewon: La tragedia que conmocionó a Corea del Sur

La noche del 29 de octubre, en el popular distrito de Itaewon en Corea del Sur, que se ubica cerca de una base militar estadounidense, se llevaban a cabo los festejos por Halloween. Se consideró que aquel distrito recibió la visita de 100,000 personas aproximadamente, atestando de ese modo sus callejones estrechos, el evento se realizaba después de dos años de cancelación debido a las restricciones sanitarias. Transcurría la noche con relativa normalidad hasta que poco a poco empezó la aglomeración con la visita a las discotecas y el rumor de que una estrella del espectáculo asistiría a alguna de ellas. El caos se produjo cuando en un callejón particularmente estrecho y en pendiente se desato una estampida. La cifra inicial era de 149 heridos y 154 muertos. La escasa policía fue totalmente rebasada a lo largo del evento.

La tristeza por el acontecimiento tomó dimensiones de impotencia y crítica hacia las autoridades cuando se dio a conocer que antes de que tuviera lugar la estampida, organizaciones como la policía y bomberos recibieron al menos 11 llamadas de ciudadanos que informaban de una revuelta de personas y el peligro que podría ocasionar dicho caos, pero no hubo respuesta. Se narra que la policía tardo más de 85 minutos en llegar al lugar de la tragedia. Se habla de una negligencia tal que el gobierno organizó redadas hace unos días en el ayuntamiento de Yongsan, así como la comisaría y la estación de bomberos, a fin de deslindar responsabilidades. Lo vídeos disponibles muestran las terribles escenas donde las personas están apiladas, algunos ya inconscientes y otros pidiendo auxilio. Más tarde, se realizaron maniobras de RCP para reanimar a las víctimas, lo cual fue en vano en la mayor parte de los casos.

El gobierno declaro luto nacional por una semana, asimismo se comprometió a realizar las investigaciones señalando que es la prioridad del Ejecutivo. La gente ha salido a las calles a exigir justicia y la dimisión del presidente. Entre los fallecidos se encuentran poco más de 20 extranjeros, dos de ellas mexicanas que lograron salvar milagrosamente su vida. Usuarios relatan que percibieron un cambio en su actitud en el transporte subterráneo, se alineaban para entrar y evitar aglomeraciones. Quizá lo más doloroso después de la tragedia es conocer los testimonios de los familiares de las víctimas, como aquel padre que se echó a llorar cuando el hospital le informó que no podría donar los órganos de su hija debido a lo dañados que estaban, la presión recibida en la estampida había sido fatal. O el testimonio de aquel padre que mostraba una carta que su hija le había escrito agradeciendo su esfuerzo al criarla solo, años antes ella había sido su donante de medula ósea.

Los mensajes en los altares no fueron menos conmovedores: “La próxima vez que te vea, nos tomaremos una y hablaremos de las cosas que no pudimos decirnos, amigo. Te quiero”. Quizá lo que menos imaginamos es que al salir de casa podamos perder la vida en algún evento de entretenimiento como un concierto o en festejos. Solemos pensar que las tragedias se dan en contextos de violencia. Lo sucedido en Itaewon es un recordatorio de lo efímero que es nuestra existencia, de que las cosas pueden ocurrir en segundos y cambiar drásticamente nuestras circunstancias. La mayoría de las víctimas oscilaba entre edades de 20-25 años, eran los hijos de alguien más. Y una de las cosas más dolorosas que una persona puede llegar a experimentar en su vida es la pérdida de un vástago y ciertamente, ningún padre debería enterrar a su hijo.

Que Dios les dé pronta resignación y encuentren la fortaleza para seguir adelante…

Inflación y sorpresa

Hubo dos eventos clave la semana pasada. Por un lado, el dato de inflación en Estados Unidos del mes de octubre, y el aparente resultado de las elecciones intermedias. Con respecto al primero, lo más importante fue recibir una buena noticia parcial, un dato mejor a lo esperado que pudiera indicar que la inflación empieza a ceder y que ubica por primera vez en el año la cifra por debajo del 8%; pero no podemos confirmar o pensar que esto es un hecho: fue solo un dato y no es tendencia o algo que marque una trayectoria descendente. Ya nos pasó que en agosto fue bueno y luego septiembre fue malo; como dice el dicho, una golondrina no hace verano. Por lo pronto, el mercado se puso eufórico y tuvo una buena y parcial recuperación el jueves y se extendió más moderado el viernes. Si volvemos a ver un buen dato de la inflación en noviembre, entonces sí podría tener más sustento la idea de que lo peor ya pasó. En México, la historia fue muy similar, también se publicó un dato mejor a lo esperado en la segunda quincena de octubre y las cosas podrían ir en el mismo sentido; pero de lo contrario, si hubiera una lectura negativa en noviembre, claramente esto no termina aún. Banco de México hizo lo que tenía que hacer, subió la tasa de referencia el jueves por 4 votos a 1 (de nuevo, Gerardo Esquivel volvió a ser el disidente votando por subir 0.50%) y la junta de gobierno resolvió subir 0.75% para ubicar la tasa de referencia en 10%. Si las cosas van bien, se espera -ahora sí- que en la reunión de diciembre suban 0.50% y cerremos el año en 10.50%, y en el mismo tenor, que la FED aumente también 0.50% y cierre el año en 4.50%.

El otro evento fue la elección intermedia en Estados Unidos, que sorprendió, pues se esperaba que ganaran los republicanos la cámara baja por amplia diferencia y que ganaran apretado el senado; pero aparentemente (y sin poder concluir porque sigue el conteo), los republicanos ganaron con estrecho margen la cámara de diputados, y los demócratas ganarían el senado. La otra sorpresa es que Trump pierde mucho terreno en su carrera presidencial, ya que las figuras claves que lo apoyarían a un segundo término, perdieron. Esto coloca a Ron DeSantis en una posición más sólida para ser el candidato del partido.

¿Es bueno este resultado electoral? Se podría decir que sí, porque al mercado le gustan los contrapesos y el hecho de no tener mayoría el presidente y su partido, es bien visto. Por otro lado, tiene una lectura negativa, pues se podría decir que no trascenderán los cambios y reformas importantes propuestas por Biden. Ahora, ¿Es mejor DeSantis que Trump para México? -Esta respuesta no es mía, es de politólogos que saben- y el consenso es que se trata de un tipo muy duro y radical, más que Trump, ¡esperemos que no!

Esta semana la atención seguirá puesta en reportes corporativos en Estados Unidos, en intervenciones de miembros de la FED que darán su punto de vista de la inflación y la política monetaria; y también en los datos económicos e inflación en Europa.

Hay reunión del G20 esta semana, y lo más deseable es una tregua y una restauración de la relación entre las dos potencias mundiales, Estados Unidos y China.

Para las inversiones, sigo pensando que vale la pena hacerlo en dólares y empresas AAA que están baratas, a largo plazo. La volatilidad aún no termina y el horizonte tiene que ser largo, conscientes de que hasta que no ceda la inflación, la recuperación no será inminente ni inmediata.

@juansmusi​​​​​​​

1 2 3 213