Maquillando la Ciudad de los Palacios

En la ciudad capital cada día el gobierno inventa una nueva forma de hacernos creer que está haciendo algo por le beneficio de los ciudadanos.

Nos vende la idea que regalando cuadernos, despensas, panfletos que promueven el libertinaje, pavimentando, por no decir parchando, avenidas principales y hoy en día alentando a los capitalinos a desplazarse en bicicleta, está logrando un bienestar para todos nosotros, con el claro y evidente propósito de conquistar votantes para la carrera presidencial. Con estos nuevos «inventos» maquilla todas las deficiencias que en realidad son las que hoy en día estamos pagando los habitantes del Distrito Federal y sobre todo las familias mexicanas que estamos absorbiendo el costo de los malos gobernantes que hemos permitido que dirijan nuestra ciudad.

Son tres problemas principales que padecemos los capitalinos; la inseguridad que cada vez va en aumento, la contaminación visual y ambiental, y la falta de urbanización aunada a la desmedida autorización de obras, construcciones y permisos de comercios en lugares residenciales. Lo anterior es evidente, pero tristemente nos hemos acostumbrado y solo unos cuantos luchan por no permitir que el gobierno se salga con la suya, como sería el caso de la comentada Torre Bicentenario que de haberse permitido su construcción habría ocasionado un caos mucho peor del que ya se vive en la zona poniente de la ciudad.

Como mencioné al inicio de este escrito, la «ecobici» es lo que ahora, en concreto Ebrard quiere tener en boca de todos, y no ha pensado en el clima inclemente que tenemos, que si estas semanas hubiéramos querido ser muy «ecológicos» pues nos habríamos enfermado segurito de un resfriado. Y tampoco ha considerado que es una ciudad llena de columpios, subidas y bajadas por todas partes. Él quiere que seamos un Nueva York de petatiux, pero olvida que no es simplemente tomarse una foto en donde recorre 500mts y listo, se baja de la bici y a lo que te «truje chencha» y peor aún ha dejado pasar desapercibido que nadie respeta a los ciclistas.

El gobierno lo que quiere es que las familias carguemos con todos los costos que ellos no han sabido cubrir, han permitido que se abran escuelas en zonas residenciales, han dejado que se construyan nuevas ciudades, como Santa Fe, sin haber hecho vialidades, han promovido que haya un claro centralismo en el DF y todo el mundo se tenga que desplazar de todos los suburbios diariamente para poder ganarse el pan de cada día. ¿Y qué pasa cuando la bomba está a punto de explotar? Pues muy fácil, responden con que los niños sin importar la edad que tengan, se vayan en el transporte escolar desde las 6 de la mañana de manera obligatoria, para que cooperen con la ecología, sin pensar que están quitando un momento sumamente importante que se vive en el trayecto, de los hijos con los padres, puesto que es un instante en donde los niños se comunican y en donde no hay forma de salirse, sino que se promueve la comunicación y los recuerdos que perduran toda la vida, asimismo es inseguro puesto que no tiene la garantía de que los asientos cumplan con las reglas internacionales del uso de cinturón de cinco puntos y los choferes no respetan los señalamientos de tránsito ni a los demás automóviles.

Gracias a que no ha habido ampliación de calles en décadas, ya que permiten construcciones y más construcciones, ahora los que tenemos que pagar somos nosotros dejando de circular si tenemos un auto con cierto número de años que ellos consideran contaminante. ¡Y nos aconsejan que usemos una bicicleta! Los ambulantes por todas partes que ocasionan que la gente no pueda caminar por las banquetas sino por las avenidas de los coches, provoca más caos de tránsito, la falta de estacionamientos, la escasez de vías alternas, la falta de planeación, todo una evidente carencia de compromiso con la ciudad capital que nosotros, y sobre todo las familias tenemos que cargar.

Qué asuman su responsabilidad, que planifiquen y empiecen a hacer de verdad algo que sirva y no sólo que maquille y que lastime a los habitantes al separarlos de sus hijos, al hacernos no poder circular en nuestros autos. Ellos mismos han promovido que haya más y más autos, gracias a la implementación del «hoy no circula». Programa que más bien les ha ayudado a recaudar más dinero, ¿para qué? quién sabe, pero para el mejoramiento vial seguro no. Hay embudos por todas partes, comercios, escuelas y ambulantes por doquier, que evidentemente el gobierno ha permitido o ha olvidado controlar, gente sin civismo para conducir, puesto que no existe el requisito indispensable que en otros países hay de tomar un examen complicado sobre todo lo relacionado a vialidad, señalamientos, reglamento de tránsito; desde hace décadas cualquiera obtiene su licencia sin previa examinación y eso si es que hay interés de obtenerla, porque existe mucha gente que circula sin dicho documento.

A lo que voy, es que nos quieren dorar la píldora haciéndonos creer que por promover andar en bicicleta, por obligarnos a las madres a separarnos de nuestros hijos en la entrega y recibimiento de la escuela, por prohibirnos circular algunos días por nuestra ciudad en nuestros coches, nos la creamos y digamos «Ah ahora sí están haciendo algo».

Es pura pantalla, es una farsa y lo peor de todo es que nadie hace nada y todos seguimos pagando la tenencia, mandando a nuestros hijos solos con gente extraña durante mucho tiempo en el autobús exponiéndolos en su integridad, mandando a nuestros niños a las escuelitas que están en las zonas residenciales, sabiendo que desde un inicio no se debió haber permitido otorgar el permiso del centro educativo y un sin fin de ejemplos que seguramente a usted se le están ocurriendo en este momento. Maquillar lo evidentemente corrupto, inmoral y anticívico es gravísimo, y esto es lo que hace hoy en día el gobierno capitalino.

Nada más pido que por lo menos reflexionen al respecto y claro está intenten hacer la diferencia de perdida cuando nos toque sufragar.

Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

¡¡Vota en este blog por los derechos de los niños!!

Al entrar al blog www.alejandradiener.blogspot.com podrás votar en favor de la NO adopción de niños por parte de parejas de homosexuales o a FAVOR de este tipo de adopciones.

Asimismo, podrás ver el video sobre la importancia de la maternidad dividido en tres partes y el video más impresionante es sobre Imaculee Llibagiza de Ruanda quien sobrevivió el genocidio de los Hutus en contra de los Tutsis y que a pesar de haber visto cómo asesinaban a sus familiares, una vez liberada de estas atrocidades, acudió a la cárcel a PERDONAR al verdugo de sus seres queridos.

Aquí nos da un mensaje de perdón. El perdón nos libera. Un gran testimonio y un gran ejemplo en un mundo en el que nadie se preocupa por nadie, en el que el egoísmo caracteriza a la especie humana.

Vota, hazte mi seguidor y no dejes de visitarme.

Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

Opinión sobre la importancia de la maternidad

Basada en la tesis titulada «La crianza y el cuidado de los hijos: limitantes a la participación económica femenina», de mi autoría, la cadena María Visión me hizo una entrevista en la que principalmente hablo de lo importante que es que la mujer valore su papel de ama de casa, y se dedique a su esposo y a sus hijos, a fin de que su matrimonio esté cimentado sobre base sólida, y no en arenas movedizas como hoy en día sucede.

La mujer inscribe a sus hijos a una escuela en cuanto éstos pueden caminar, y sale a la calle a hacer «cosas» para sentirse productiva. Provocando así, que la educación de los hijos se delegue a terceras personas, abandonando su casa y por ende al esposo. Lo que posiblemente sea una de las principales razones (entre las muchas que hay) por las que cada vez más se divorcian los matrimonios.

En ocasiones, y cada vez más en aumento, la mujer necesita trabajar para ayudar a la manutención de su familia, y tiene que encargar a sus hijos, o los deja en su casa una vez que éstos ya se pueden valer por sí solos, permitiendo que la televisión los eduque y la comida chatarra los alimente.

Es una primera parte de dicha entrevista que sé hará reflexionar a las madres para que reconsideren dedicarse más a su hogar, y sobre todo, que sobrevaloren ese papel tan importante que es ser AMA DE CASA para que la familia vuelva a su estabilidad.

http://www.youtube.com/watch?v=gcrp6Q2-r3w

(Si no puedes ver el video, sigue este enlace por youtube.com)

 

La Habilidad de Maravillarse

Actualmente nos dedicamos tanto a aprovechar la tecnología que nos ha invadido a todos, que hemos olvidado las cosas pequeñas que nos hacen disfrutar de las grandezas que hay en esta vida.

Como seres humanos que somos, requerimos maravillarnos, y hoy en día eso es muy difícil puesto que ya nada es extraordinario. Bien lo dijo el Profesor Neil Postman, quien fuera Director del Departamento de Cultura y Comunicación de la Universidad de Nueva York en sus cinco advertencias sobre el cambio tecnológico.

La primera, que siempre pagaríamos un precio por la tecnología incorporada, “cuanto mayor es la tecnología, más grande es el precio”

Segundo, que siempre habría ganadores y perdedores, y que los ganadores siempre intentarían persuadir a los perdedores de que también ellos son ganadores.

Tercero, que incrustada a toda tecnología estaría un prejuicio epistemológico, político o social. Algunas veces, dijo, este prejuicio nos puede favorecer, otras no. “La imprenta aniquiló la tradición oral, el telégrafo aniquiló el espacio, la televisión ha empequeñecido el mundo, las computadoras, quizás acaben degradando la vida comunitaria. Y así todo”.

Cuarto, que el cambio tecnológico no es aditivo, es ecológico, que significa que lo cambia todo a su paso, por lo que es demasiado importante como para dejarlo en las solas manos de Bill Gates.

Y quinto, advirtió que la tecnología tiende a hacerse mítica, esto es, que se percibe como parte del orden natural de las cosas, por lo que tiende a controlar más nuestras vidas de lo que quisiéramos.

Es una realidad que la tecnología desde el punto de vista que sea, médico, de información, ambiental, la tecnología en general, nos ha privado de ese atributo que tenemos los seres humanos desde que nacemos; maravillarnos de las cosas que nos da la naturaleza. Los padres ya no promovemos este sentimiento. Cuando vamos en el auto, les ponemos una película para que se entretengan, en el transporte público les damos un juego de video para que aguanten el largo viaje a casa. Cuando estamos en casa, los ponemos a ver la televisión y dejamos que se entretengan mientras nosotros nos quedamos escribiendo en nuestras computadoras, chateando con alguien que no está presente con nosotros y olvidamos conversar con quien realmente nos acompaña. Leemos el periódico y escuchamos nuestro Ipod, hacemos todo con la tecnología que ya ni vemos porque como mencionaba el Profesor Postman, se vuelve mítica, tanto que la sentimos como natural y no como extraordinaria, ajena a nuestra esencia.

Maravillarse ya no es parte de la educación que les inculcamos los padres a nuestros hijos, sino que nos hemos dedicado a hacer personas pasivas que se adapten a lo que los deje inmóviles, sin esfuerzo, sin sacrificio alguno. ¡Bueno hasta el ejercicio lo hacen en el interior del hogar con los nuevos juegos de video que promueven deporte virtual! La tecnología nos ha ido manchando como una gota de tinta roja en un vaso de agua.

Nos ha servido mucho, pero ¿qué tanto nos ha perjudicado? La balanza aquí me atrevería a decir está inclinada más hacia un lado que al otro, usted ya indague, pero estamos tan acostumbrados a que todo lo tenemos tan a la mano que ni la misma pobreza nos maravilla de horror, ni las atrocidades que se viven a causa del narcotráfico, ni las corrupciones que vemos día con día, puesto que la tecnología de información nos ha bombardeado a tal grado que nuestra mente se ha relajado y ya nada nos impresiona. Y tristemente, hasta hemos olvidado la maravilla de lo que es la vida misma, de lo que es dar vida. Ejemplo de ello sería hablar de las técnicas anticonceptivas, que son otra innovación tecnológica que irrumpió en la humanidad hace unas cuatro décadas y que ha impactado en la intimidad sexual. Ha trastocado nuestro modo de entender los fines de la sexualidad, de la fertilidad e incluso del matrimonio. Nos ha separado de la identidad natural y orgánica de la persona humana, y ha alterado la ecología de las relaciones humanas. Tanto que ha confundido nuestro vocabulario sobre lo que es el amor.

La tecnología que nos invade es muy cómoda, es fascinante pero en muchas ocasiones nos transforma. Porque no somos humanos y la tecnología, sino que somos humanos diferentes. Lo que es muy distinto, y peor aún, somos humanos sin sentimientos, sin ganas de maravillarse. Como madre que soy, consciente del problema, he vivido lo antes mencionado. Lo veo en otras personas y no quiero caer en lo mismo por lo que he experimentado con mis hijas, y las he enseñado a maravillarse de las cosas pequeña. Créanme, funciona, he hecho que no pierdan esa habilidad de impresionarse ante las cosas sencillas, ante las cosas que valen la pena, a sensibilizarse ante la miseria. He enseñado a estas dos creaturas que Dios me encomendó para que encaminara por la vida, a que se sorprendan ante las cosas que nos regala la naturaleza.

Ejemplo de ello, cuando el sol se abre paso en los atardeceres por entre las nubes blancas, y los rayos salen como látigos dorados, y pareciera que Dios se asoma por una ventana del cielo, les he mostrado que esos son regalos que el Todo Poderoso nos manda. A pesar de burlas, y críticas que a veces me han hecho mis allegados, por lo “cursi” que esto les parece, lo he hecho, tanto que mis niñas hoy por hoy, cuando encuentran uno de estos regalos y vamos circulando en el auto, gritan: ¡Mira mamá, un regalo de Dios! ¡Es mío, es mío! – y lo comparten con quienes vamos en el coche. Eso es maravillarse de las cosas pequeñas y que podrían parecer, insignificantes pero que en realidad, si nos ponemos a pensar, son las cosas que nos harán trascender de manera enaltecida cuando nuestra presencia mundana termine.

Este tipo de ejercicios con los pequeños y con nosotros mismos, nos regresarán la sensibilidad ante lo que merece la pena ser admirado, y sobre todo ante lo que merece la pena ser atendido. No solamente cuando haya desastres naturales, acordarse de la gente pobre, de los desfavorecidos, sino que siempre tenemos alguien con necesidad a nuestro alrededor y es imprescindible que siempre compartamos algo de nosotros; nuestro tiempo, bienes materiales, dinero.

Es necesario que contagiemos a los que nos rodean de esa necesidad por maravillarse, para que nunca pierdan la calidad humana que nos caracteriza a todos los hombres desde que nacemos. Finalmente, concluyo con unas palabras del mismísimo profesor Postman, quien refiriéndose al cambio tecnológico, comentó que “en el pasado, experimentábamos la tecnología del cambio a la manera de un sonámbulo.

Nuestro slogan nunca explicitado ha sido «tecnología über alles», y hemos deseado adaptar nuestras vidas para encajar los requisitos tecnológicos, no los requisitos de la cultura. Esto es una forma de estupidez, especialmente en una época de cambios tecnológicos tan profundos. Necesitamos actuar con los ojos bien abiertos para que utilicemos más la tecnología en vez de que sea la tecnología la que nos utilice a nosotros.”

Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

Para entender mejor la homosexualidad

Fuente: Equipo yoinfluyo.com

La homosexualidad es un fenómeno que ha tenido algunas manifestaciones a lo largo de la historia del hombre en diferentes épocas y en diferentes lugares.

Es un tema que divide, polariza y enfrenta a grupos promotores y opositores. Lo que antes se calificaba por la psiquiatría como una enfermedad hoy se cierne como un postulado ideológico incontrovertible, políticamente correcto y autosuficiente.

Sin embargo, detrás de los mitos de la homosexualidad hay una serie de hechos y circunstancias que llevan a las personas a asumirse homosexuales y, posteriormente, a vivir una vida bajo esa condición. ¿Qué hay en la mente, en el ser una persona homosexual? ¿Cuál es el entorno al que se enfrenta dado su estilo de vida? ¿Qué postura asume respecto al contexto en el que se desenvuelve? Como es natural, ya hubo quien se planteó esas preguntas y quien trabaja todos los días para dar respuesta a ellas. Hay quien lo hace desde el activismo homosexual, otros que desde su fuero interno intentan satisfacer esas interrogantes y algunos más que buscan entender el fenómeno desde el aspecto científico.

ENTENDIENDO EL FENÓMENO Según la psicología moderna, la homosexualidad comienza con una propensión biológica (que no es igual a determinación), que luego es reafirmada o desechada por los individuos, según el entorno y circunstancias en las que se desarrolle. Cabe decir que los primeros años de infancia son cruciales para proyectar el sentido que tomará dicha propensión. Es necesario mencionar que la homosexualidad fue considerada por la Asociación Psiquiátrica Americana como una enfermedad.

Esta definición fue retirada debido a fuertes presiones políticas de los movimientos promotores de la causa homosexual y no por argumentos científicos. La doctora Concepción Morales, especialista en temas de familia, afirma que el abuso sexual es un factor que puede llegar a detonar conductas homosexuales, principalmente cuando las víctimas están por comenzar a definir su identidad sexual, que es aproximadamente en la etapa de los 10 a los 12 años de edad.

Los grupos y activistas homosexuales actúan de forma tan intensa que han propagado el discurso de que la homosexualidad no es algo que se elige y por tanto algo que se tiene que aceptar sin cortapisas.

Paulina Vázquez, de la organización Valores para el Tercer Milenio afirma que este hecho es, en primer lugar, una incongruencia en el argumento, ya que son los mismos que afirman que la heterosexualidad no es biológica sino cultural. “¿Cómo es entonces que la homosexualidad sí lo es? Ello es un atropello a los derechos humanos fundamentales, que niega la oportunidad de salir de un estilo de vida doloroso, al que la naturaleza humana no está llamada”, afirma la especialista en temas de familia. Y continúa: “hay numerosos casos y estudios que demuestran que así como se entró en la homosexualidad se puede salir de ella. Dichas terapias están basadas en desexualizar al propio sexo, es decir quitarle la carga erótica a la necesidad de identificación con el propio sexo, y en la sanación de heridas profundas que han llevado a ello. La recuperación se basa en establecer relaciones sanas primero con el propio sexo, para posteriormente establecerlas con el sexo opuesto”. EL PASTOR DA LA VIDA POR SUS OVEJAS Mucho se ha hablado -de forma infundada, por cierto- de la supuesta discriminación que la Iglesia Católica tiene respecto a los homosexuales.

Courage, sin embargo, es la organización emblemática que evidencia no sólo la aceptación que los homosexuales pueden tener en el seno de la Iglesia, sino del amor con el que son tratados. Fundada por el sacerdote salesiano John Harvey en 1980, Courage es un antecedente a la carta que emitió la Congregación para la Doctrina de la Fe a los obispos de la Iglesia Católica para la atención pastoral a las personas homosexuales, en la que desde el principio se asienta: «La particular inclinación de la persona homosexual, aunque en si no sea pecado, constituye sin embargo una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral. Por este motivo la inclinación misma debe ser considerada como objetivamente desordenada».

Así, Courage, siendo iniciativa nacida de la propia Iglesia Católica y que sirve a ella, se impone cinco objetivos específicos para llevar a cabo en su misión. La primera es que sus miembros tengan vidas castas, “de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica acerca de la homosexualidad”, lo que cumple con el fin de tener castidad desde el corazón. Para fomentar el crecimiento espiritual, los de Courage quieren dedicar su vida a Cristo a través del servicio a otros, la lectura espiritual, la oración, la meditación, la dirección espiritual individual, asistencia frecuente a Misa y la recepción asidua de los sacramentos de la Reconciliación y la Santa Eucaristía.

En tercer lugar, Courage, en el ánimo de que sus miembros vivan su experiencia en comunidad, se empeña en “fomentar un espíritu de compañerismo en el cual todos puedan compartir pensamientos y experiencias y así asegurar que nadie tenga que enfrentar los problemas de la homosexualidad solo”. Un objetivo más es que los miembros de Courage se mantengan conscientes de que amistades castas son necesarias en una vida cristiana casta. De este modo, la comunidad se provee de ánimo para formarse y sostenerse unos a otros. Por último, se empeñan en tener vidas que den testimonio y buenos ejemplos a los demás. LA HOMOSEXUALIDAD EN LA VIDA COTIDIANA Es cada vez más común saber que tal o cual de las personas con las que nos relacionamos son homosexuales o viven de alguna forma ese estilo de vida. Hay quienes gustan manifestarlo públicamente y hay muchos otros que prefieren la discreción, por cualquiera que pudiera ser el motivo.

Por ello, es necesario distinguir entre las personas que por alguna razón desarrollaron su conducta homosexual y la asumen plenamente, de aquellos que no sólo viven su homosexualidad, sino que pretenden que ésta sea aceptada por la sociedad entera. Las marchas del “orgullo gay”, antes que ser una manifestación de una causa cuestionable, más bien se desarrollan bajo una lógica que no dignifica a las personas homosexuales, sino que les exhibe como una minoría que cae muchas veces en la intolerancia e intransigencia. Esto es sólo una cara. Porque también existen las asociaciones civiles que se imponen la misión de velar por los derechos de los homosexuales, así como aquellos líderes y activistas que promueven su causa y que, al hacerlo, muchas veces caen en excesos discursivos laicistas que no conducen a la reconciliación y aceptación de la que pretenden ser objeto. Sin embargo, hay todavía muchos aspectos que no han trascendido la barrera del prejuicio social respecto a la homosexualidad.

La vida que llevan muchos homosexuales complica su inserción en el mundo y en la vida social, cuando no todos ellos son conscientes de los factores que detonaron su problemática. La medicina se ha concentrado en dar respuestas biológicas a la homosexualidad sin llegar a definir, como lo han propuesto movimientos homosexuales, que exista un gen “gay”. Por su parte, la psicología ha hurgado en el origen de la homosexualidad alcanzando a dar luces al respecto. Sin embargo, una laguna muy profunda es la existencia de estudios que investiguen qué implica llevar una vida homosexual, qué implicaciones tiene para el ser, qué consecuencias trae para la relación del individuo consigo mismo y con los demás. Es cierto, nos podemos dar luces de ello al conocer el testimonio de las personas homosexuales y del sufrimiento que padecen, sin embargo, antes de caer en prejuicios y condenas hacia las personas homosexuales, el esfuerzo de la ciencia es buscar comprender al ser humano en su integridad, de modo que la homosexualidad no sea motivo un recurso discursivo, sino un fenómeno que pueda ser discutido desde una visión integral del hombre.

La Iglesia, experta en humanidad, se adelanta a los procesos científicos y en el Catecismo de la Iglesia Católica asienta, en el punto 2358, que “Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. “Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta.

Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición”. Y las personas homosexuales: “están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.

Fuente: Equipo yoinfluyo.com

 

Datos clínicos sobre la homosexualidad

La homosexualidad no es innata

Un número de investigadores han intentado encontrar una causa biológica para la atracción homosexual. Los medios de comunicación han popularizado la idea de que un “gen gay” ya habría sido descubierto. (Burr 1996 3), pero a pesar de los numerosos intentos, ninguno de los estudios mas difundidos (Hamer 1993 4; LeVay 1991 5) han podido ser reproducidos. (Gadd 1998) Un número de autores han revisado cuidadosamente tales estudios y encontraron que no sólo no demuestran una base genética para la atracción homosexual, sino que ni siquiera pretenden tener evidencia científica para tal afirmación. (Byne 19636; Crewdson 1995 7; Goldberg 1992; Horgan 1995 8; McGuire 19959; Porter 1996; Rice 199910).

Si la atracción homosexual fuera genética, entonces uno esperaría que los gemelos idénticos tuvieran la misma orientación sexual. Sin embargo, hay numerosos casos de gemelos idénticos que no son idénticos en su orientación sexual. (Bailey 1991 11; Eckert 1986; Friedman 1976; Green 1974; Heston 1968; McConaghy 1980; Rainer 1960; Zuger 1976) La historia de casos con frecuencia revela factores del medio ambiente que explican el desarrollo de distintos modelos de atracción sexual en niños genéticamente idénticos, lo que apoya la teoría de que la atracción homosexual es el producto de la interacción de una variedad de factores ambientales. (Parker 1964 12). Sin embargo, hay intentos frecuentes de convencer al público que la atracción homosexual tiene base genética. (Marmor 197513) Tales esfuerzos pueden ser motivados por política, porque la gente tiende a responder más positivamente a exigencias de cambio en política o en doctrina religiosa , cuando están convencidas de que la atracción sexual es genéticamente determinada, e inmutable. (Ernulf 1989 14; Piskur 1992 15) Otros han intentado probar la base genética de la atracción homosexual para poder apelar a las cortes en busca de derechos basados en la inmutabilidad.”(Green 1988 18). Los católicos creen que la sexualidad fue estructurada por Dios como un signo del amor de Cristo, el novio, a su novia, la Iglesia, y por consiguiente, la actividad sexual es adecuada solamente dentro del matrimonio. Un desarrollo psico-sexual saludable lleva naturalmente a la atracción de personas por el sexo opuesto. Traumatismos, errores educacionales y el pecado puede causar una desviación de esta conducta..

Las personas no deben ser identificadas por sus conflictos emocionales o de desarrollo, como si tal fuera su identidad esencial. En el debate entre esencialismo y estructuración social, el que crea en la ley natural aceptará que los seres humanos tienen una naturaleza esencial — ya sea macho o hembra – y que la inclinaciones pecaminosas – tales como el deseo de envolverse en actividad homosexual – son estructuras que pueden, por lo tanto, ser desestructuradas. Es por lo tanto probablemente prudente evitar siempre que sea posible, usar las palabras “homosexual” y “heterosexual” como sustantivos, ya que tal uso sugiere un estado inmutable y una equivalencia entre el estado natural de hombre y mujer, como Dios los creó, y aquellos que experimentan atracción o conducta hacia personas del mismo sexo.

Posibles factores relacionados con la aparición de la homosexualidad

Las personas se sienten atraídas por personas del mismo sexo por distintas razones. Si bien hay modelos de desarrollo con aspectos similares, cada individuo es único, con una historia personal. En las historias de personas que se sienten atraídas por otros del mismo sexo, uno encuentra frecuentemente uno o más de los siguientes: Alienación del padre en la infancia, porque el padre fue percibido como hostil, distante, violento o alcohólico. (Apperson 1968 17; Bene 1965 18; Bieber 1962 19; Fisher 1996 20; Pillard 1988 21; Sipova 1983 22). La madre fué sobreprotectora (niños hombres), (Bieber, T. 1971 23; Bieber 1962 24 Snortum 1969 25) La madre era necesitada de afecto y exigente con los niños, (Fitzgibbons 1999 26) Madre emocionalmente ausente (niñas), (Bradley 1997 27; Eisenbud 1982 28) Los padres no fomentaron la identificación con el propio sexo (Zucker 1995 29) Ausencia de juegos más o menos violentos (niños).(Friedman 1980 30; Hadden 1967ª 31) Falta de identificación con sus iguales del mismo sexo, (Hockenberry 1987 32; Whitman 1977 33) Aversión a los juegos por equipo (niños), (Thompson 1973 34) Falta de coordinación de la mano con la vista, que lleva a pullas de los iguales (niños), (Bailey 1993 35; Fitzgibbons 1999 36; Newman 1976 37) Abuso sexual o violación, (Beitchman 1991 38; Bradley 1997 39; Engel 1981 40; Finkelhor 1984; Gundlach 1967 41) Fobia social o timidez extrema, (Golwyn 199342) Pérdida de un padre por muerte o divorcio (Zucker 1995) Separación de un padre durante una etapa crítica del desarrollo (Zucker 1995) En algunos casos, la atracción sexual homoerótica o la actividad ocurre en un paciente con algún otro diagnóstico psicológico, tal como : Depresión grave , (Fergusson, 1999 43) Ideas de suicidio (Herrell 1999), Neurosis de angustia generalizada, Abuso de drogas, Desórdenes de conducta de adolescentes, Personalidades psicopáticas marginales,(Parris 199344; Zubenko 198745) Esquizofrenia ,(Gonsiorek 1982 46) Narcisismo patológico.(Bychowski 195447; Kaplan 1967 48) En unos pocos casos, la conducta homosexual aparece tarde en la vida como respuesta a un trauma, tal como el aborto, (Berger 199449; deBeauvoir 1953) o profunda soledad (Fitzgibbons 1999). Fuente: Asociación Médica Católica de EEUU

 

El matrimonio: Institución de la familia, para la familia heterosexual. ¡No hay más!

Las decisiones son parte fundamental en la vida de una persona. Constantemente los seres humanos estamos eligiendo entre dos o más que determinarán lo que haremos. Elecciones que forzosamente implican la renuncia de una de las otras opciones, lo que infiere un sacrificio. Lo que es totalmente normal y es inevitable.

En la vida es imprescindible estar tomando decisiones para continuar con nuestro transitar por la mundanidad que nos rodea, sin éstas nos paralizaríamos y no evolucionaríamos en algo tan sencillo y tan cotidiano como es simplemente alimentarse diariamente, asearse, descansar, y demás actos que nos ayudan a saber por dónde dirigirnos. Hoy en día, aparte de que vivimos una época de total relativismo, época en donde lo que cada quién piensa, opina y decide es relativo, vivimos una era en que la “tolerancia” y la “libre elección” son las condiciones que un gremio o individuo requieren para estar a la moda.

Es decir, el que tolera lo raro, lo inhumano, lo que no es parte esencial del hombre, o el que elige según lo que le vaya conviniendo, de acuerdo a lo que el menú le vaya presentando, es quien es exitoso, es quien es popular y por ende poderoso. El ser humano ha olvidado, o ha hecho a un lado los atributos tan exclusivos de la persona que son simplemente tres; inteligencia, voluntad y libertad. Atributos que nos distinguen de los animales. Somos inteligentes y libres, pero sobre todo tenemos esa voluntad que nos permite saber administrar esa única e irrepetible inteligencia que nos da autocontrol y autogobierno ante nuestros actos emancipados. Son innegables dichos atributos de la persona, son algo que no se puede decidir sobre tener o no tener, en este caso los poseemos por el simple hecho de ser personas. Somos el único ser perfecto en esencia, pero que a su vez tiene defectos, tiene pasiones, necesidades, debilidades, y que por lo mismo es perfectible, y busca siempre su mejoramiento personal. No se sacia, no se conforma, siempre quiere más. De ahí que es imprescindible buscar que entienda claramente hacia dónde debe de dirigirse para trascender de forma enaltecida y no abusar de esa libertad, mermando su voluntad, volviéndose en realidad prisionero de sus impulsos corporales, que opaquen su parte espiritual.

En nuestra ciudad capital, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal acaba de despedir el año 2009, decidiendo ser “tolerantes” al votar a favor de la permisión de “matrimonios de personas homosexuales”. ¿Qué es un homosexual? Simplemente es un individuo que disfruta teniendo relaciones sexuales con una persona de su mismo sexo. ¿Y qué es un matrimonio? Bueno, pues es la unión de dos personas de sexo opuesto con la finalidad de formar una familia.

La unión matrimonial permite legitimar la filiación de los hijos procreados por sus miembros. Entonces aquí me crean conflicto las decisiones tomadas, la tolerancia mal entendida y las prácticas sexuales que no van con la funcionalidad corporal que el ser humano claramente posee. No quiero detenerme a detallar aspectos anatómicos esplícitos, pero ejemplificando de manera eufemista, me gustaría tomar como muestra al aparato digestivo.Visiblemente el estómago está hecho para almacenar la comida que uno ingiera, y de ahí distribuir los nutrientes y demás especificaciones que la mayoría conocemos gracias a la inteligencia que tenemos. Por lo que no sería prudente ni inteligente ingerir piedras, o troncos, o arena, ya que seguramente fallará este aparato digestivo que tiene bien definida su función en el cuerpo del ser humano. (Por naturaleza, no por ley positiva).

En el caso de tener esa rara necesidad de querer consumir materiales dañinos para lo que fue creado el sistema de digestión, sería necesario acudir a un gastroenterólogo para platicar dicha ansiedad y que nos guíe para saber contrarrestarla. Claramente esa necesidad es una enfermedad que tiene que ser curada.

Lo anterior me lleva a reflexionar ante los actos homosexuales, que con el ejemplo mencionado, más fácil no podría haber quedado para poder entender esta práctica que hoy en día ha rebasado hasta al mismo Derecho Positivo. Asentando en la ley ciertas decisiones, nos quieren hacer creer que lo que evidentemente sabemos es una enfermedad, lo queramos aceptar como algo normal. Como una decisión que todos tenemos derecho de tomar, y peor aún que todos tenemos que tolerar, cuando en realidad es una perversidad que no se debe de aceptar.

Detrás de esta decisión estoy segura hay mucho dinero y poder de por medio. Sabemos que al darle por su lado a las minorías, al mantener a la población creyendo que es libre de tomar las decisiones que le vienen en gana según lo que le vaya conviniendo, se desestabiliza la sociedad, y al terminar con el cimiento que es el matrimonio, la familia se tambalea, se rompe y existe un descontrol que ya estamos viendo dando frutos a nivel mundial.

En México vamos un paso atrás de los países desarrollados, pero siempre seguimos lo que no nos conviene. ¿Por qué? Será porque le acomoda a algunos cuantos y así como se decía antes “con futbol y tortillas” todos calladitos y contentos. Pues es lo que en realidad está sucediendo, se nos ha enseñado que sacrificarse no es parte de la humanidad, que todo debe de ser fácil y que lo que se te antoje, en el momento que sea, lo hagas sin importar las repercusiones que se tengan.

La homosexualidad está mal y la adopción de parejas de homosexuales de niños es terrible. No existe la estúpida excusa de que “hay muchos niños desamparados que necesitan de un hogar”. Sí los hay, pero debemos de colocar a estos chiquitos en HOGARES. Freud, entre muchos otros psicólogos nos han hablado y presentado estudios, y tratados exhaustivos de la mente del ser humano en el que cuando somos pequeños en nuestra evolución, vamos descubriendo nuestra identidad, y para ello los padres debemos de estar presentes para que en las distintas etapas, sobre todo en la de “Latencia” los niños vayan descubriendo su sexualidad. Deben de tener a la figura materna y a la paterna, representada por la madre de sexo femenino y al padre de sexo masculino, y así su desenvolvimiento biopsicosexual sea el más pleno. Si se tiene como imagen a dos personas del mismo sexo origina conflicto en la mente sana de cualquier individuo en vías de desarrollo, y esto sin olvidar los conflictos sociales que a posteriori acarrean.

Sí, es polémica mi opinión y aún así la doy, porque tengo que decir la verdad y no me la voy a callar. Y seguramente me refutarán y me darán su contra-o
pinión. Válida y necesaria para que emerja la realidad, pero es un hecho que la lucha de los homosexuales por que les permitan formar “matrimonios”, por lo menos en lo que a los Estados Unidos se refiere, es más un tema fiscal que de derechos humanos.

En Nueva York por ejemplo, un matrimonio paga 28% de impuestos mientras que quienes cohabitan, llámese compañeros de cuarto, parejas homosexuales, heterosexuales, o lo que sea, que no estén casadas, pagan el 30%. ¿A qué se deberá lo anterior? No es porque se estén discriminando a las personas que no estén casadas, sino que como es bien sabido, el matrimonio es el sustento de una familia, familia que sirve de base para que la sociedad funcione. Sociedad que hoy por hoy está tambaleándose desde hace décadas.

En México habrá otras razones, pero créanme, no es por la romántica idea de proteger los derechos de los homosexuales. Es más con la idea de hacer creer que es “normal” que dos personas del mismo sexo tengan relaciones sexuales. Y así permitir las perversas ideas que vienen correlacionadas con esta primera decisión que ha tomado la ALDF. Va más allá de lo que a simple vista se nos presenta.

Mientras tanto nunca hay que olvidar que el matrimonio es una institución para la familia, de la familia heterosexual. ¡No hay más!

Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

Discurso de la presentación del libro «Vestigios. Comentarios de la Vida»

Estimados miembros del presidium, amigos, muy buenas noches.

Todo comenzó hace diez años con una pregunta que lo detonó todo. Una pregunta que le tocó hacer a Enrique Castillo Pesado, una pregunta que yo no supe responder de manera adecuada. «Sí escribo bien» era lo único que debía contestar, sin embargo titubeé, y mi mamá fue quien salió al rescate.

estigios son recuerdos que desde mis inicios en el periódico El Universal fui recolectando, sin saber que hoy estaría presentando la recopilación de los mejores en mi primer libro.

Simplemente es un sueño hecho realidad que la vida me permite hoy disfrutar. Que no soy famosa, es cierto. Que no soy reconocida por ser columnista, periodista, y demás calificativos, pues también es verdad, pero ¿Quién dijo que tenía uno que tener esos requisitos para poder compartir buenos sentimientos?¿Para poder transmitir experiencias positivas que dejen un mensaje en la gente? Nadie. Y eso hoy, esta noche lo estoy demostrando. Experiencias personales, basadas en mis principios y valores que desde pequeña mis padres me inculcaron, son tan solo el común denominador de mi primera obra literaria. Todo el mundo tenemos algo que decir, todo el mundo tiene algo que compartir, simplemente hay que disponerse a hacerlo y proponerse difundirlo para intentar hacer la diferencia.

Hoy soy mejor que ayer lo sé, y también sé que me tropezaré y que decepcionaré, pero eso es porque soy perfectible y porque tengo debilidades, y también sé que este libro rompe con lo convencional, que no es común que una persona que no es reconocida por ser escritora, compile sus artículos como Ópera Prima y decida sacarlo a la venta. Aún así lo hago porque sé que voy a ayudar a un sector marginado de nuestro país que son los indígenas y que a pesar de que se diga que se hace mucho por ellos, los números no arrojan resultados alentadores.

Más de un cuarto de la población mexicana vive en pobreza extrema y más de la mitad de los mexicanos es pobre. ¿A dónde vamos a llegar así? México no avanzará y seguirá estancado mientras este problema no se ataque verazmente y mientras nosotros que tenemos las posibilidades no intentemos hacer la diferencia. Porque vivimos en un mundo en el que nadie se preocupa por nadie, en el que los valores ya no existen, en el que las familias se acaban, en el que los niños estorban, en el que los matrimonios no duran, en el que la infidelidad no se ve mal, en el que si no hay morbo en lo que se hace, no vende.

Un mundo que es increíble, pero que vive ciclos, y esos ciclos son buenos y son malos. Y hoy me atrevo a decir que estamos en un mal momento, pero que seguramente mejorará. A veces pareciera que en nuestras vidas nada tiene sentido, y que nuestra presencia en este mundo no tiene relevancia. A veces nos cuestionamos la verdadera razón por la que nos encontramos aquí. ¡Pero estamos! Y eso es suficiente para sabernos importantes y necesarios para la vida. “Vestigios. Comentarios de la Vida” son recuerdos que descubrí debía de compartir, porque a pesar de que no soy reconocida por escribir, sin importarme los desalientos y trabas que tuve que pasar, sabía y sé que por más pequeños que nos sintamos en el universo, nunca olvidaré que cualquier cosa que hagamos siempre hará eco en la eternidad.

Muchas gracias por acompañarme esta noche, gracias a todos los miembros del presidium; Enrique mi maestro en periodismo quien me dio alas para volar,Pepillo amigo entrañable de mi familia, tu presencia me da credibilidad, Alma Saint Martin amiga incondicional que con su talento ha sabido compartir un pedacito de lo que les quiero comunicar, Gonzalo Araico por creer en mi don y dejarme editar mis sueños, a la Fundación Mazahua por recordarme que mi misión en esta vida es ayudar a los demás y a Paco Trejo mi maestro por excelencia en conducción de radio. Y muchas gracias a todos los que se unieron a la causa: A La Fundación Miguel Alemán por prestar este recinto histórico, a Parque Reforma por su apoyo, a Concepción Cusi por sus arreglos navideños, a la Familia Pavía por compartirnos su Ostería del BECCO, a Luis Losada por sus deliciosos vinos, a Daniel Trejo por su creatividad.

Y muy en especial al Maestro Efrén Rojas Dávila Secretario de Desarrollo Social del Gobierno del Estado de México y al Lic. Apolinar Escobedo Ildefonso, Vocal Ejecutivo del Consejo Estatal para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas del Estado de México, por venir a apoyar este gran proyecto en representación del Lic. Enrique Peña Nieto.

Y a ustedes por acompañarme esta noche tan especial y darme su invaluable apoyo.

Muchas gracias.

 

El Monstruo de la Comodidad

moustro-portada¿Que son los valores? Valores que todo el mundo menciona pero que a su vez dicen que ya no están de moda. Es más, ya ni existen. Hoy en día, los valores humanos en general, ya no son parte de la vida cotidiana de las personas a nivel mundial. ¿En realidad no existen? ¿Cómo es que desaparecieron?

Los valores son intangibles, como el mismo amor, la amistad, el cariño, el enojo, la fe; son sentimientos que sabemos están, pero no podemos tocar. ¿Qué habrá entonces sucedido con los comentados valores que todo el mundo dice que desaparecieron?

Imagino que hay un monstruo que llegó con mil cabezas y decidió irse devorando uno por uno hasta que después de varios años, éstos desaparecieran. Dicho monstruo bien podría llamarse el Abominable Monstruo de la Comodidad.

Así es, un monstruo que prefiere todo fácil, sin esfuerzo, a la carta, es decir, según lo que le convenga. Entonces hambriento de esa ansiedad por comer todo lo que implique voluntad, sacrificio y demás, decidió irse comiendo todos los valores.

De primer plato devoró el suculento y famosísimo platillo de la familia, el principal de todos los manjares, de todos es el que mayor renuncia implica, y para la comodidad es imprescindible terminar con dicho valor. Puesto que al vivir en familia es necesario acatarse a las normas, respetar a los miembros de la misma, atenerse al sueldo del marido, serle fiel al cónyuge, educar a los hijos y dejar de hacer muchas cosas con tal de que ellos tengan lo mejor de lo mejor y ¿para qué le sigo? Se me van a indigestar y a penas vamos en la entrada.

Terminando con éste, decidió que continuaría con el plato fuerte, y sin titubear eligió el de la moralidad. Éste posiblemente le causó mucha cargazón, porque es el más condimentado y complicado en su preparación, y hoy por hoy, pareciera que los chefs ya no lo cocinan por la dificultad que representa su elaboración. Moralidad que no necesariamente quiere decir aburrimiento, sino control sobre la vida misma.

Moralidad que se antoja necesaria en una sociedad para su estabilidad, y sobre todo para conseguir que el primer platillo sepa aún mejor. Con la moralidad somos capaces de recibir la vitamina de la honestidad, de la lealtad y sobre todo de la justicia y equidad.

Finalmente, después de haber elegido el plato principal, no se quedó satisfecho por lo que de guarnición, no se pudo contener y éste decidió servirse dos veces para devorarse a la ecuanimidad, y a la prudencia, las dos en su conjunto con un bolillo de relativismo.

Relativismo que describe a la humanidad de nuestros tiempos, puesto que cada quien tiene su propia verdad, es decir, todo es relativo, por lo que no es necesario que la justicia nos muestre lo que realmente es esa verdad, y menos aún, la prudencia es irrelevante al decidir sobre algún hecho trascendental.

El Abominable Monstruo de la Comodidad con todas sus cabezas, devoraba y devoraba con ansiedad todos estos platillos que poco a poco se fue terminando, todo con la firme intención de quitar de su vida lo que implicara hacer sacrificio. Todo con la idea de poder pensar solo en él, y olvidarse de lo demás, de los demás. Con el gran propósito de satisfacerse y de estar por supuesto cómodamente en la vida que le depara mientras nadie lo detenga y le comience a cortar las cabezas. Cabezas que a su vez controlan mafias que felizmente aplauden el devoramiento de este espécimen, puesto que al desaparecer todos estos valores, que come con singular alegría, sin que nadie se percate, irá controlando todo lo de su derredor.

A todo el mundo parece encantarle la idea de que la “comodidad” es lo que el ser humano en realidad debe disfrutar, sin pensar que la humanidad al vivir en la exageración y separar al cuerpo de su mente, se reduce a lo más pequeño de su esencia. ¡Finalmente el postre llegó! No crean que aquí terminó, no satisfecho pidió un helado con pastel. Helado de caridad y pastel de congruencia bañado en salsa de responsabilidad.

Caridad que es una virtud imprescindible en un mundo en donde la mala distribución del ingreso es el pan nuestro de cada día. Congruencia que nadie predica, se piensa y se hacen cosas totalmente distintas, y responsabilidad que permite a los hombres responder con habilidad ante las adversidades de la vida.

Para cerrar con broche de oro, se pidió un café expresso doble cortado con leche de virtudes, ya que sin ellas la voluntad de la humanidad se merma y con mayor razón logrará este horrible monstruo hacer lo que le plazca, en el momento que le nazca. Al comer todo lo anterior, que merece la pena recordar, no lo hizo de un momento a otro, sino que más bien lo ha ido haciendo a través de los años, ya que es mucho que devorar.

Con lo anterior logrará que el ser humano no sea virtuoso lo que lo hará prisionero de lo demás en lugar de poder ser líder de sí mismo. Ciertamente, la indigestión ha sido inaguantable, lo que de un momento a otro lo ha hecho vomitar.

Ha vomitado hedonismo, concupiscencia, injusticia, consumismo, extorsionismo, irascibilidad, vicios, y nos regresó ese bolillo de relativismo, morbo y todas las exageraciones que hacen del ser humano un simple objeto que finalmente a quien benefician son simplemente a este monstruo de mil cabezas ya que lo enriquecen, domina y subleva a la humanidad, y finalmente a éste es a quien la comodidad es al que le conviene.

Mientras tanto nosotros, seguiremos comprando y luego existiendo, viviendo en un mundo de banalidades que nos ciegan de lo verdaderamente importante y relevante. Provocando que olvidemos lo que al final trasciende con nuestra desaparición física, que en realidad es lo bueno que hacemos, el legado que dejemos y la forma enaltecida en que decidamos vivir.

Ese Monstruo de la Comodidad, es más que una idea de mi imaginación, es una realidad que me dije debía de describir para poder trasmitir lo que vivimos actualmente y que nadie parece notar.

Los valores no han desaparecido, somos nosotros los que los hemos guardado en el estómago de ese devorador, con el firme propósito de evitar cualquier tipo de sacrificio. Somos nosotros quienes hemos decidido hacerlos a un lado, olvidando que los primeros perjudicados somos nosotros, pero creemos que estamos liberándonos cuando en realidad estamos siendo víctimas del Monstruo de la Comodidad.

Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

1 192 193 194 195 196