Marlon Brando: un ícono del cine clásico

Corría el año 1969, desde Sonora vine a realizar diversas gestiones, y visité las principales librerías en busca de novedades. Estaba considerado como un best-seller “El Padrino” del escritor estadounidense, de origen italiano, Mario Puzo.  Varios amigos también estaban leyendo esta novela y me contaron que les estaba gustando bastante su lectura, aunque por momentos, consideraban que eran relatos escalofriantes, crudos y llenos de violencia.

Por ese mismo tiempo, el cineasta Francis Ford Coppola redactaba el borrador de la misma para proponerles a algunos productores llevarla a la pantalla. Se la aprobaron con un limitado presupuesto.

El asunto clave era elegir al personaje central adecuado, Don Corleone. Citó a varios actores famosos entre ellos a Marlon Brando, quien tenía fama de temperamental, inconstante e irresponsable por su comportamiento en recientes filmes.

Se presentó en chanclas, sin peinarse ni rasurarse, con una sucia playera y todo presagiaba que no sería elegido. Pero, cuando le tocaba su turno de presentarse, de un momento a otro se transformó: se peinó, tomó un par de pequeños papeles y los colocó dentro de su boca para hinchar sus mejillas y, se encontraba un gatito negro en una esquina. Brando lo tomó, se sentó en un sillón y lo colocó sobre sus piernas, lo acarició suavemente y comenzó a hablar como un anciano con la voz cascada por su avanzada edad.

Lo hizo tan bien que Francis Ford Coppola le comentó que era justo el actor que estaba buscando: espontáneo, creativo, natural, sencillo. Lo demás es historia conocida. Luego se filmaron las partes II y III de “El Padrino”, todas con gran éxito de taquilla.

¿Cómo fue la biografía de Marlon Brando? Nació en Omaha, Nebraska en 1924 y falleció en 2004.  Tuvo una infancia y adolescencia con un hogar roto y escasez de medios materiales. Su padre y su madre eran alcohólicos y continuamente se maltrataban. Era frecuente la violencia verbal y física. El padre nunca estuvo de acuerdo con que él fuera a la escuela de actuación, Le echaba en cara que era inútil y holgazán. Lo criticaba con sarcasmo, agresividad y a menudo lo golpeaba. Muy pronto los abandonó y jamás supieron de él.

Su madre fue actriz de teatro de segunda categoría, pero era alcohólica empedernida. En repetidas ocasiones él iba a recogerla en bares y cantinas. Brando se quejaba amargamente, años después, que nunca recibió su cariño materno. Todo esto ya nos refleja de modo elocuente su carácter conflictivo, su violencia contenida propios de una familia disfuncional.

Como actor salta a la fama con la obra de teatro del célebre dramaturgo, Tennessee Williams: “Un Tranvía llamado Deseo””. Fue todo un acontecimiento en Broadway. Posteriormente fue llevada a la pantalla bajo la atinada dirección de Elia Kazán.

Es interesante observar en ella que, Marlon Brando, proyecta todos sus complejos, conflictos personales y violencia retraída a unos niveles increíbles. Inaugurando así un nuevo teatro más dramático y realista. De manera que hipnotiza a los asistentes. Ése era precisamente el efecto que quería provocar Tennessee Williams y Brando lo logró con creces.

En 1955, en la película “Nido de Ratas” gana el Óscar al mejor actor. La novela original fue escrita por Francois Mauriac, Premio Nobel de Literatura en 1952. Con “El Padrino” (Primera Parte) también gana el Óscar al mejor actor (1972).

Otras películas destacadas de Brando son “¡Viva Zapata!” (1952), reconocido como el mejor actor de una película extranjera., “Salvaje” (1953), quién con un grupo de delincuentes asolan con sus motocicletas un pueblo de California creando serios estragos y basada hechos reales. Marlon Brando con su chamarra de cuero, pantalones de mezclilla, botas altas negras, una gorra blanca, una estrecha playera a rayas crea toda una escuela e influye en James Dean y Elvis Presley y demás “rockeros” de esa década.

Otros filmes son: Sayonara” (1957), “Julio César”, “Apocalypse Now”, “El Rostro Impenetrable”, “El Último tango en París” (1973), A lo largo de su trayectoria artística recibió numerosos reconocimientos como “Globos de Oro”, “Premios Emmy”, “Premios BAFTA”, Premio “Festival de Cannes a la mejor interpretación masculina, lo mismo que en el mundo del teatro.

Sin embargo, en medio de tantas distinciones de su país e internacionales, nunca pudo superar su sentimiento de orfandad, de sentirse inconforme con su vida y se convirtió en bohemio, con todas sus consecuencias.

Con todo, es considerado como un ícono en el mundo del espectáculo y uno de los mejores actores de cine y teatro de todos los tiempos.

Una elección crucial

Como es de sobra conocido, este fin de semana se define literalmente el futuro de nuestro país para muchos años y eventualmente, su destino último.

            Lo anterior no es exagerado en lo más mínimo. Y no lo es, porque del resultado que arrojen las urnas respecto de los constituyentes, dependerá el rumbo que siga nuestro país, que podría oscilar entre un relativo continuismo o un cambio radical respecto de lo que ha venido ocurriendo hasta ahora. Mas lo claro y que nunca hay que olvidar, es que tal como las personas no tienen su futuro asegurado, lo mismo aplica a cualquier país: el éxito no es un derecho, ni tampoco debe darse por descontado. Muchos ejemplos ya existen, que muestran cómo países que iban relativamente bien encaminados, han acabado siendo Estados fallidos.

            Por eso a nuestro juicio, el primer deber es salir a votar. La actual coyuntura es tal, que resulta una incomprensible irresponsabilidad no cumplir con este deber ciudadano.

            En segundo lugar, otro aspecto que hay que tener muy en cuenta, es que uno de los propósitos de una constitución es limitar al poder en pro de los derechos y la libertad de los ciudadanos. De ahí que haya que mirar con sospecha aquellas propuestas que buscan acrecentar de manera desmedida el poder del Estado –y por tanto, de quienes lo detentan–, pues ya tenemos experiencia de sobra para saber que a más poder, más corrupción y abuso. El problema es que en buena medida, muchos de los que pretenden redactar esta norma fundamental, son los mismos que terminarán siendo regulados por ella. De ahí que la tentación de hacer un traje a la medida sea más fuerte que nunca. Por eso se insiste: cuidado con aquellas propuestas que abogan por entregarle todo al Estado.

            En tercer lugar, y muy relacionado con lo anterior, también deben mirarse con sospecha aquellas propuestas que prometan demasiado, pretendiendo que una nueva constitución arreglará como por arte de magia todos nuestros problemas. Además de ser flagrantemente falso (entre otras cosas, porque se requieren de muchas leyes complementarias), debe recordarse que la constitución y las leyes son sólo normas, que señalan lo que desde su perspectiva debe ser. Pero tal como “del dicho al hecho hay mucho trecho”, lo cierto es que “el papel resiste todo”. Por tanto, hay que ser lo suficientemente realistas y maduros para no pedir o esperar más de lo que realmente se puede dar.

            Finalmente, debemos ser conscientes que todo tiene un precio, y por tanto, mientras más se ofrezca, más caro terminará costando para la ciudadanía. No sólo en recursos económicos (lo que podría generar por ejemplo, impuestos insufribles, una ruina de la clase media y una destrucción de la economía), sino también –y tal vez sobre todo– políticos. Ello, pues las dádivas que se prometan tendrán inevitablemente una contrapartida: mantener a quienes las otorgan en el poder, al punto de terminar usándose como un verdadero chantaje por quienes detentan dicho poder para conservarlo. Nada es gratis en esta vida y lo contrario, esto es, creer que todo es por nuestro bien, o que la clase política está poblada únicamente por buenos samaritanos, es pecar de una ingenuidad rayana en lo infantil. De hecho, las peores esclavitudes son aquellas que se generan al aprovecharse de la necesidad de otros.

            Todo esto y mucho más debemos tener en cuenta ante esta importante decisión que como pueblo tenemos que tomar, para no arrepentirnos después.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Señales contrarias

Interesante y cambiante la información económica en todo el mundo. Cosas que pueden cambiar el rumbo del mercado en Estados Unidos son: presiones inflacionarias, un reporte de empleo y creación del mismo decepcionante y una posible reforma fiscal que impactaría a los mercados y al consumo. La semana pasada fue también muy controversial las declaraciones encontradas entre Janet Yellen y Jerome Powell. Ella afirma que hay suficientes presiones inflacionarias que pronto podrían justificar el alza de tasas y él ha tratado varias veces de calmar a los mercados con declaraciones en el otro sentido. La señora Yellen es una voz autorizada y que pesa en los mercados. Fue la presidente de la FED y ahora es secretaria del tesoro. El Sr Powell es el actual presidente, de ahí, que este encontronazo haya hecho ruido. En mi opinión, aunque tenga razón la hoy secretaria, no debe opinar. Sólo hace ruido y ya no es su trabajo. Seguro alguien se lo pidió y creo que no volverá a ocurrir, cada quien a lo suyo. La creación de empleo sorprendió a la baja, se esperaban cerca de un millón y no llegaron a 200,000. Esto no impactó de manera negativa gracias a que un débil reporte contribuye a que la FED no suba tasa pronto, y justo eso provocó calma. Las bolsas después de este mal dato, subieron. Además, se espera que después de un mal mes, pueda venir uno muy bueno.

En México no es muy diferente la historia en cuanto a la inflación. Se publicó la semana pasada y sorprendió de nuevo al alza y la cifra anual se ubica en 6.08%, más de 2% arriba de la meta en su parte superior que es de 4%. Esta es una señal de preocupación porque las inflaciones fuera de la meta, cuando hay recuperación económica, pleno empleo y consumo, no es mal recibida, pero al ser un momento tan complicado de la economía nacional, tener una inflación alta es otro mal síntoma. Por más que pensemos que es temporal y que poco a poco irá convergiendo hacia el objetivo, hay cosas que cambiarán. ¿Qué va a cambiar si esta inflación sigue alta? De entrada, la política monetaria. Banco de México que se pensaba podría bajar la tasa dos o tres veces en el año, ya no lo hará. Esa tasa de referencia que hoy se ubica en 4% y que podría llegar al 3.25%, se quedará fija hasta que no empiece a mostrar una clara tendencia de baja. Un efecto colateral positivo es que al mantenerse alta la tasa, sobre todo con respecto a EEUU, el tipo de cambio permanecerá relativamente estable. Las tasas altas retienen la salida de capitales, aunque como lo he venido diciendo, siempre y cuando se mantenga la disciplina fiscal y el grado de inversión.

Esta semana hay junta de gobierno en Banxico y seguramente el jueves no moverá la tasa. Lo interesante será el comunicado posterior a dicha decisión. El lenguaje que utilice, así como lo que ve hacia adelante será muy relevante.

Se abre una nueva ventana de oportunidad con el tipo de cambio, que desde mi punto de vista vuelve a ser atractivo para la inversión en esa moneda. La selección de activos y el momento es importante ya que muchas de las acciones favoritas han seguido subiendo y pienso seguirán, pero hacerlo cuando venga un ajuste es recomendable.

Esta semana siguen los reportes de las empresas que cotizan en bolsa y debe mantenerse el optimismo y los resultados “mejor a lo esperado” en general. La volatilidad seguirá presente y seguro muchos inversionistas ante esta ola positiva decide tomar utilidades.

@juansmusi​​​​​​

CDMX: El asesinato en el vientre materno se extiende a las 20 de semanas de gestación

En 1984 el Dr. Bernard Nathanson grabó por medio de ultrasonido el aborto de un bebé de 12 semanas de gestación, demostrando que éste siente dolor y hace movimientos violentos para evadir la punta de succión. Al percibir la agresión, su corazón se acelera a 200 latidos/min; el cuerpo es desmembrado y el bebé abre su boca en un grito de dolor que el doctor describió como “El grito silencioso”. Ahora bien, la madre puede sentir a las 20 semanas el movimiento del bebé en su vientre; 20 semanas significa poco más de la mitad del embarazo, el bebé mide entre 16 y 20 cm de largo y pesa entre 250-300 gramos aproximadamente.

Lo anterior viene a colación por lo sucedido en nuestra ciudad en recientes días: con 45 votos a favor, 12 votos en contra y cero abstenciones, el 29 de abril del presente año los congresistas de la Ciudad de México abrogaron la Ley de Salud del Distrito Federal y en su lugar expidieron la Ley de Salud de la Ciudad de México. La diputada Lourdes Paz Reyes indicó: “Esta nueva ley sienta las bases para una transformación de los servicios de salud. Su finalidad será que toda persona cuente con un sistema que garantice el acceso al servicio de manera gratuita, universal, equitativa y con perspectiva de género”.

La legisladora no miente, una de las transformaciones está en haber aprobado el aborto hasta las 20 semanas de gestación, siempre y cuando el embarazo sea consecuencia de una violación sexual. La gran particularidad es que al acudir al «centro de salud» no importará si la mujer denunció o no la violación; el personal médico tampoco está obligado a verificar si la mujer fue violada o no. ¿De qué hablamos? De una flagrante mentira, de acceso al aborto hasta las 20 semanas a cualquier mujer que afirme haber sido violada, puesto que ella puede inventarlo y solicitar el aborto. Sí, en efecto hay mujeres que mienten sobre el origen de su embarazo.

Esta además el hecho insultante de la impunidad otorgada implícitamente al violador al indicar que no importa si su crimen fue denunciado o no, lo mismo aplica a los tratantes de blancas. Curiosamente el personal médico que debe reportar de inmediato a las autoridades si hay un herido de bala, no esta obligado –léase bien- a corroborar en modo alguno la violación de la mujer, es decir a ponerla en entredicho, cuando lo que realmente sucede es que esta ayudando al violador a quedar impune. Todo ello significa una serie de fallas deliberadas de la ley en cuestión. Así que, llegados a este punto deberíamos preguntarnos ¿A quién conviene esta nueva ley? Algo es seguro: no a la mujer.

Por lo que se refiere al aborto provocado, es asesinato en el vientre materno, no importa si la concepción fue a causa de una infidelidad, de una violación, durante el noviazgo o en pleno matrimonio. El aborto es asesinato en el vientre materno, no importa si se lleva a cabo a la semana 1, 12, 20 o 9 meses, es el mismo ser humano en una etapa diferente. Y desechar vidas humanas por motivo de su concepción, por algo de lo que no son culpables es una aberración porque implícitamente decimos que unas vidas valen más que otras.

En la era de los derechos humanos, se comete frente a nuestros ojos el crimen más execrable de todos, se legisla sobre ello sin que apenas opongamos resistencia y después nos sorprendemos de la violencia que vivimos en las calles, esa que nos hace sentir temerosos cuando ya hemos colaborado en llevar a cabo el aborto con nuestro cobarde silencio. Pero tengamos por seguro que si nosotros calláramos, las piedras gritarían. Los que han decidido callar ya han tomado partido por las injusticias que se viven actualmente. Y huelga decir que hay una diferencia abismal entre el grito silencioso de los inocentes y el silencio de los cobardes, motivo de censura.

Todo aquel que apoya el aborto debería avergonzarse. Pero todo aquel que no hace algo por la defensa de la vida sabiendo el crimen que se comete, merece una reprobación mayor. Los hay quienes piensan que no hacen daño al opinar de manera favorable al aborto; nunca piensen que una opinión no hace daño a nadie, se hace y mucho; no es respetable en modo alguno. Debe combatirse, más aún si se trata de su propia familia y amigos. La sola pregunta de Dios  ¿DÓNDE ESTÁ TU HERMANO? debería llevarnos a actuar en pro de los más indefensos, so pena de convertirnos en un verdadero Caín…

España: la guerra del odio

De 1936 a 1939 España sufrió una cruenta Guerra Civil en la que hubo miles de heridos y muertos. Varios historiadores le han llamado “la guerra del odio” porque se observaron escenas particularmente crueles en ambos bandos: el franquista y el republicano. El motivo de este artículo no es ponerme a juzgar a ninguno de los dos, sino exponer hechos objetivos.

Siempre me ha llamado la atención el odio y aversión de algunos españoles hacia la religión católica. Lo observamos incluso en el actual gobierno. ¿Desde dónde se inicia? De los conceptos emanados de la Revolución Francesa que calificó a la religión como “sembradora de la ignorancia, oscurantismo, opuesta al progreso, llena de prejuicios hacia la ciencia y que lo mejor era acabar con ella cuanto antes”.

De esta manera, las Logias Masónicas se encargaron de difundir ampliamente estas ideas entre la Monarquía española, la nobleza, la aristocracia, los gobernantes, etc. De autodenominaban “librepensadores” pero en realidad su actuación era atacar al catolicismo agresivamente y por todos los medios: a través de la educación y la prensa. Desde el siglo XVIII, a la Iglesia se le quitaron sus bienes con la llamada “Desamortización de Godoy” (1798), otras leyes más radicales y fueron rematados públicamente. Muchos burgueses que los adquirieron a precios irrisorios se enriquecieron de la noche a la mañana. Intervinieron los Reyes Carlos III, después Alfonso XII y, y con menos protagonismo, Alfonso XIII. Los jesuitas fueron expulsados de España y de todos los territorios en América y Filipinas.

¿Cuál fue el motivo? Se consideraba que los religiosos, clérigos y monjas no servían absolutamente para nada, que eran “manos muertas”-así decían. Cuando resulta que ellos resultaron ser un factor clave para la educación de los pueblos de América. Basta con citar el admirable ejemplo de Vasco de Quiroga en Santa Fe y Michoacán, así como la fundación de la primera Universidad en México.

¿Cuál era la situación en la España de inicios del siglo XX? Tenían un gran rezago económico, mucho desempleo, el campo estaba en crisis lo mismo que la ganadería y la minería.  Había terratenientes con mucho dinero pero que no se ocupaban de ayudar a las clases marginadas así que se creó una grave desigualdad económica, social y cultural.

Sobrevino una enorme migración del campo hacia las grandes ciudades en busca de algún empleo. Todo ello fue el caldo de cultivo para un levantamiento social.

Desde 1923 hasta 1930, el Capitán General de Cataluña, Miguel Primo de Rivera dio un golpe de Estado y gobernó con mano férrea. En ningún sector fue bien aceptado –salvo en el ejército- y cuando presentó su dimisión, comenzaron los disturbios sociales.

En 1931 se convocó a elecciones y, a raíz de los resultados, el Rey Alfonso XIII comprendió que ya no tenía el apoyo de la mayoría de sus ciudadanos y optó por dimitir y huir a Paris. El 14 de abril fue proclamada la Segunda República Española.

Me llama la atención que ese mismo día comenzaron muchas personas en todo el país a quemar iglesias, abadías y conventos. ¿Razón? Por esas ideas anticlericales sembradas y potenciadas desde muchos años antes entre la población.

Gustave Le Bon, en su libro “Psicología de las Masas” comenta que las masas normalmente son ignorantes, anónimas, fácilmente manipulables y basta con meterles un concepto claro en sus cabezas para moverlas a cualquier acción. En este caso fue: “La Iglesia es la culpable de todos los males de España. ¡Mueran los curas!”

Los abusos contra los creyentes continuaron y se fueron agravando hasta que el 17 de julio de 1936 se levantaron un buen número de Generales contra el gobierno de la II República y comenzó esta dolorosa conflagración para los ciudadanos de este país.

Fue una larga guerra y las potencias de los países europeos probaron sus novedosas armas bélicas: Alemania e Italia del lado de los franquistas y los rusos del lado de los republicanos. Como es lógico, estos países perseguían sus propios intereses: Adolfo Hitler quería que España entrara en la II Guerra Mundial y así controlar el paso marítimo en el estrecho de Gibraltar. La U.R.S.S. de José Stalin tenía el claro objetivo de convertir a España en un país comunista. Al Ministro de Guerra, Francisco Largo Caballero, se le llamaba “El Lenin Español”.

Tengo conocidos –que ya fallecieron- que de viva voz me relataron cómo al salir de la iglesia a la que asistían, acribillaron al Párroco, en la banqueta, hincado y con un balazo en la nuca. Otros presenciaron asesinatos masivos de monjas y las tiraban en las calles. Un amigo también me contaba la fuerte impresión que le causó ver en una conocida calle a un sacerdote ahorcado en un árbol.

A muchos los subían a unos camiones con la frase: “Vamos a dar un paseo”, que significaba: “Te llevaremos al campo a fusilarte”. Las cárceles republicanas llamadas “Checas” eran tan terriblemente inhumanas como los “Gúlags” rusos. Con el triunfo de Franco, muchas familias republicanas temían las represalias que, en algunos casos, eran verdaderas venganzas sin juicios previos. Eso me lo relató un hijo de un funcionario de la II República que poco faltó para que lo fusilaran y sus padres huyeron al norte de África, en Orán, Argelia. Él me decía: “Sólo queríamos una España democrática y con mayor justicia social. No deseábamos caer en el comunismo”.

Concluimos señalando que las guerras son el cúmulo de todos los males donde aparece en toda su crudeza la maldad humana y únicamente se abren heridas profundas entre las familias, como es el caso de España.

Con visión de estado

Seguimos en temporada de reportes y continúan las sorpresas positivas. En general las empresas exceden las expectativas. Las grandes o gigantes tecnológicos han reportado de manera impresionante. Apple, Amazon, Google, Facebook, Microsoft, etc.
En el caso de Netflix, como era de esperarse y después de salir del encierro, los reportes fueron menos buenos. Lo he venido comentando, esto, más una campaña de vacunación agresiva y los estímulos monetarios, ponen a Estados Unidos en una situación privilegiada, pero también complicada.
Lo privilegiado tiene que ver con estar a un ritmo de 6% de su producto interno bruto. Lo complicado, con una situación de inflación que puede complicarse o prolongarse y poner en jaque a la FED y eventualmente a la propia recuperación.
Lo que viene es responsabilidad fiscal y muy probablemente movimientos fiscales impopulares. Vienen de regreso los impuestos que Trump bajó a las empresas, el tema es ver hasta que nivel y también a las personas físicas con ingresos mayores. Esto, además de impopular tendrá seguramente un impacto en los mercados bursátiles.
Sin embargo, por muchas razones, creo que es indispensable esta responsabilidad fiscal; el déficit de los Estados Unidos, la cantidad de circulante impreso y esto eventualmente se traducirá en menos consumo, menos inflación y probablemente un fortalecimiento del dólar. Pero el fin más importante de estas medidas es financiar un gigantesco plan de infraestructura que podría valer 4 trillones de dólares.
La economía número uno del mundo si quiere seguir en ese lugar de privilegio debe implementar a la brevedad la medicina impositiva.
La agenda de acontecimientos seguirá siendo muy importante. En el plano local, México recibe al cierre del primer trimestre la impresionante cantidad de $10.6 miles de millones de dólares en remesas. Vamos sin duda hacia otro año récord.
Es impresionante como este fuerte flujo ayuda también a mantener el equilibrio cambiario entre otras cosas. Los indicadores IMEF manufactureros y no manufactureros ya en zona de expansión, ambos por arriba de los 50 puntos, eso es una buena noticia.
Las calificadoras Moody´s y HR ratifican la calificación crediticia a México, ambas en zona de estabilidad, pero con perspectiva negativa. Aquí lo positivo es seguir manteniendo lo más posible el grado de inversión. La perspectiva negativa indica que podría complicarse hacia adelante la actual situación de finanzas públicas y con ello podría venir una baja, que aún así nos mantendría en grado de inversión.
En el plano global seguirá la temporada de reportes y destacan muchas decisiones de política monetaria de bancas centrales. Las más importantes: Inglaterra, Australia, Tailandia, Malasia, Turquía y Brasil.
Este último es el único que se espera suba las tasa hasta 0.75% mientras que todos los demás la dejen sin cambio. ¿Qué está pasando en Brasil para que se tenga que tomar esta medida? La inflación esta muy por arriba de la meta y decidirán de manera contundente enfrentarla. Así su tasa de referencia subiría de 2.75% a 3.50%.
Por último, este viernes se publica la nómina no agrícola en EEUU, o sea la creación de empleos en ese país durante el mes de abril. Se espera un dato cercano al millón de nuevas plazas y que con ello podría confirmarse este increíble dinamismo de la economía.
Por lo pronto arrancamos la semana con un fortalecimiento del dólar hacia los $20.20 pesos. Creo que es momento para detener las compras de esa divisa y volver a aprovechar más adelante.
@juansmus

¿Vale la pena jugar?

De manera creciente y preocupante, tanto en nuestro país como en otras latitudes, han ido surgiendo un conjunto de prácticas absolutamente incompatibles con una auténtica democracia, pese a que por regla general, quienes actúan de este modo proclaman a los cuatro vientos ser sus máximos defensores.

            En efecto, ya constituye un lugar común que diversos sectores consideren legítimos los resultados de una elección popular y los respeten, únicamente cuando permite a sus candidatos llegar al poder. En caso contrario, no sólo deslegitiman dichos resultados –señalando por ejemplo que hubo fraude–, sino además proceden a boicotear a sus triunfantes rivales tanto por vías pacíficas como violentas.

            Sin embargo, la gran pregunta que corresponde hacerse ante esta lamentable situación, es si de verdad vale la pena seguir participando en el juego democrático ante contrincantes que actúan de ese modo. Ello, porque la democracia se basa no solo en la idea de aceptar sus resultados aunque no sean los queridos –siempre que no haya habido trampa, evidentemente–, sino de manera más profunda, en la existencia de varias visiones del mundo que buscan influir en nuestras sociedades, que compiten entre sí de manera honesta, pacífica y respetuosa para acceder y mantenerse en el poder, siendo el pueblo el que aprueba o no su desempeño, religiéndolos o haciendo triunfar a sus oponentes, respectivamente.

            Mas, si como se ha dicho, una o ambas partes no respetan estas reglas del juego y solo demuestran su acuerdo con ellas en caso de que los favorezcan, lo que ocurre en el fondo, es que se han destruido las bases que le permiten a esta democracia existir. Y de manera indesmentible, la mayor prueba de este desapego es la legitimación de la vía violenta, que es precisamente lo que todo sistema democrático busca evitar, al punto que no puede ser un auténtico demócrata quien no renuncia a ella como técnica ofensiva para conseguir o mantenerse en el poder, o para quitárselo a sus contrincantes.

            En este sentido, sería como jugar con un oponente que sólo aceptara los resultados de esa competencia si gana, que los desconociera siempre que triunfe la otra parte, o que se saltara las reglas y las alterara a su gusto con tal de conseguir sus objetivos. Ante semejante escenario, ¿vale la pena seguir jugando?

            Evidentemente, no estamos propugnando ni a favor de una vía violenta. Pero creemos que es necesario advertir sobre lo antes dicho, pues hoy resulta muy común presentar al sistema democrático como infalible, incluso como incorrompible, siendo esto falso. Ello, pues la democracia se construye sobre ciertos presupuestos, como la proscripción de la violencia o –aunque no lo hayamos mencionado aquí– una auténtica libertad de expresión y de información. Y estos presupuestos no se dan por descontados, sino que requieren también un esfuerzo no solo para conseguirlos, sino también y tal vez más aún, para mantenerlos. Y es en estos presupuestos donde se nota una preocupante y creciente erosión a su respecto.

            En caso contrario, la democracia termina siendo una auténtica farsa, una careta que pretende dar legitimidad y arropar con su prestigio a quienes no creen en ella, ni merecen sus frutos.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

El rumbo de México

Muchos nos preguntamos. ¿A dónde vamos? ¿Cuál es el destino de nuestro país en el corto y mediano plazo? De nuevo y volviendo al tema de dar respuestas realistas veo que México sigue mandando al mundo señales equívocas de porque somos un destino olvidado para la inversión.
La cancelación de proyectos, la asignación no prioritaria de recursos a proyectos, las consultas a mano alzada, las iniciativas de ley que van desde tocar reservas de Banxico para otros fines, recepción de efectivo, cancelación de la aplicación de la reforma energética, regresar el monopolio a CFE a PEMEX y hasta prolongar la extensión en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, todas ellas señales negativas para invertir en México.
Creo que mucho es distracción, desviar la atención de lo realmente importante. Es caer en la trampa de centrar la agenda en lo que se dice diario en vez de la situación económica del país, la inversión, generación de empleo, recaudación, nivel de endeudamiento y por supuesto el manejo de la pandemia. Si todas las ideas e iniciativas que he comentado ya se hubieran aprobado el destino del país ya estaría definido y sin duda la situación actual sería peor.
Muchas de ellas siguen “vivas” y por eso no canto victoria, pero lo que si es claro es que han inhibido y asustado inversión. No solo no ha llegado y fluido si no que también se ha retirado. Tener hoy, un tipo de cambio a $19.85 es algo que pocos creíamos posible. Pero también hay que decirlo, el peso no está fuerte, es el dólar que está débil. ¿Qué ha hecho México para fortalecer su moneda?
Estructuralmente nada, es más bien una debilidad global de la divisa norteamericana ante tanta impresión de dinero nuevo, fundamentalmente por los apoyos Covid; más de 2 trillones de dólares de oferta monetaria. De ahí que también se esté experimentando alta inflación. ¿Qué más ha ayudado al peso?
Las remesas de nuestros paisanos, que cada año rompen récord con respecto al anterior, el precio del petróleo que ha subido y el superávit comercial. Este último no es necesariamente una buena noticia porque cuando México crece y su economía está trabajando bien lo normal es ver déficit comercial, es decir importamos más de o que exportamos.
Hoy el superávit lo explica una demanda externa mucho más fuerte que la interna, exportamos más porque EEUU está recuperándose e importamos poco porque el mercado interno está sumamente débil.
Predecir que estas variables macroeconómicas pueden mantenerse igual si seguimos tres años más ahuyentando inversión, mandando señales negativas, perdiendo el grado de inversión y aumentando el nivel de deuda vs PIB, se antoja muy complicado.
Sin ser catastrofista o negativo suena a que una buena protección puede venir de invertir una parte del patrimonio aprovechando esta coyuntura cambiaria.
Esta semana continúan los reportes de las empresas que cotizan en bolsa en EE.UU. y México. Semana crucial con los reportes de Tesla, Apple, Google, Facebook y Amazon desde el cierre del lunes hasta el cierre del jueves. Se espera en términos generales buenos reportes y que excedan las expectativas.
También hay decisión de política monetaria en la FED y el Banco de Japón. En ambos casos sin esperar cambios en la política monetaria, pero si atentos a lo que comenten al término de las juntas los Banqueros Centrales. Mientras todo esto ocurre Biden invita al mundo a vacunarse a su país.
Imaginen la derrama y beneficio que esta estrategia ha traído a su país. Capitalizó lo que muchos países no supieron implementar.
@juansmusi​​​​​​​​

No mataras, San Carlos Borromeo y la licitud de exponer la vida

«El sacerdote y el soldado; ni uno ni otro viven para sí; para el uno y para el otro en el sacrificio, en la abnegación, está la gloria». Juan Donoso Cortés

Como bien sabemos, el quinto mandamiento no matarás, prohíbe atentar voluntaria e injustamente contra la vida del prójimo o la vida propia. En esto último el suicidio consiste en la destrucción de la propia vida, acto que atenta directamente contra los derechos de Dios violando gravemente el orden por Él establecido. Los seres humanos hemos sido dotados de un fuerte instinto de conservación que nos lleva a proteger la propia vida, por ello el suicidio se considera un mal que confronta ese legítimo amor propio.

Sin embargo, así como el suicidio es un crimen contra Dios y contra uno mismo; existen casos en los que es lícito exponer la vida: por motivos de religión, de justicia y de caridad. En efecto, hemos de diferenciar la causa injusta de la causa lícita, aquella en que es laudable e incluso obligatorio sacrificar la propia vida. Ejemplos de ello tenemos a raudales: los mártires a través de los siglos que prefirieron morir antes de ofender a Dios; el policía que expone la vida para aprehender a los criminales; el militar que pierde la vida por defender a la Patria; el sacerdote y el médico que arrostran las epidemias para ejercer su ministerio o su profesión.

En esta última situación es preciso remarcar el caso particular de los sacerdotes que voluntariamente se han recluido por la situación del Covid; no solo ellos sino también la jerarquía eclesiástica en general al reaccionar de manera desmedida y poca caritativa para con la feligresía al cerrar las iglesias. ¿Por qué? Porque al hacerlo privaron de los sacramentos a los laicos en un mal entendido deber de preservar a cualquier costo la vida material. Y como ya sabemos, la vida material no es un bien supremo; puede a veces ser sacrificada a cambio de otros bienes superiores, tal es el caso de la salvación de la vida del prójimo y su alma.

No es raro que al considerar erróneamente la preservación de la vida como un bien absoluto, nos parezca inconcebible que los sacerdotes expongan la suya ante una epidemia, porque ¿Quién administraría después los sacramentos a los laicos? El sacerdote no vive para sí mismo, tiene el deber especial e insoslayable de cuidar al rebaño que le fue confiado el día de su ordenación. Nuestra generación no tiene más que mirar a través de la historia para poner en su justa dimensión la situación actual y entender cómo fue que las generaciones precedentes superaron adversidades mayores a las nuestras:

El caso particular de San Carlos Borromeo que reacciono ejemplarmente ante la peste que asoló Milán en 1576. Le escribiría al gobernador Don Antonio de Guzmán (que junto a muchos nobles abandonaron la ciudad), echándole en cara su cobardía consiguiendo que éste volviera a su puesto para poner orden al desastre. Como era de esperarse la peste acabo con el comercio produciendo carestía. San Carlos Borromeo agotó sus recursos contrayendo deudas. Ver el pequeño hospital repleto de enfermos, moribundos y muertos, arrancaría lágrimas a este santo pidiendo ayuda a los sacerdotes de los valles alpinos, puesto que los de Milán se habían negado, al principio, a ir al hospital.

El Arzobispo no se limitó a orar, hizo penitencia, organizó y distribuyó víveres; asistió personalmente a los enfermos, a los moribundos y socorrió a los más necesitados. Es éste caso, un ejemplo de cómo es lícito exponer la propia vida en aras de un bien mayor. ¿Qué habría sucedido si San Carlos Borromeo no hubiese actuado a la altura de las circunstancias? ¿Si no hubiera llamado la atención tan duramente al gobernador por su cobardía ante la peste negra? Cabe mencionar que este santo tuvo como tarea principal la de formar un clero virtuoso y bien preparado, haciendo frente a una oposición violenta y sin escrúpulos del clero rebelde de aquella época, destituyendo clérigos indignos.

Contemporáneo de San Felipe Neri, empleo su influencia para que el Concilio de Trento fuera reanudado; encomendó a Palestrina la composición de la Missa Papae Maecelli; impuso la obligación a los sacerdotes de enseñar públicamente el catecismo, todos los domingo y fiestas de guardar; estableció escuelas mediante la Cofradía de la Doctrina Cristiana; etcétera. San Carlos Borromeo habría de sufrir atentados, habría de padecer el amedrentamientos de los gobernantes en turno, a los que respondería con excomunión si la ocasión lo ameritaba; sin duda un gran santo que empleo mano de hierro en las injusticias; sería bastión para la Madre Iglesia durante la contrarreforma y ayuda para los más necesitados durante la peste negra.

Los sacerdotes están llamados a atender a la feligresía, llevando los sacramentos a los enfermos, no privándolos jamás ellos y de la Santa Misa en un mal entendido concepto de salud pública; están llamados a catequizar a los niños y particularmente mantener la virtud. ¿Cuántos San Carlos Borromeo, San Felipe Neri o Santo Cura de Ars ve usted ahora? La sequía de sacerdotes santos y virtuosos como ellos coincide -quiéralo o no- con la idea imperante entre laicos católicos de considerar la vida material como el bien supremo, olvidando las causas lícitas en que se puede matar a un semejante o exponer la vida en aras de un bien mayor.

Seamos ante todo, católicos antes que profesionistas, católicos antes que una cartilla de identidad, católicos antes que provida. Solo así lograremos un discernimiento real ante situaciones de gravedad sin exponer a las almas al abandono. No era casualidad que San Pío X expresara con preocupación: «Todo el mal depende de nosotros, sacerdotes… si todos estuviesen inflamados de un celo de amor, bien pronto la tierra entera sería católica». Ahí lo tiene…

Un testimonio: Las dos vacunas contra el COVID

En fecha reciente, me inyectaron las dos vacunas contra el COVID. Pertenezco a la Tercera Edad.

He de reconocer que el sistema de vacunación para miles de personas que fuimos citados en el Auditorio Nacional fue bastante fluido. Pensé que me esperaban tumultos y aglomeraciones o demasiados trámites burocráticos, pero no fue así.

Había un gran despliegue de elementos de Tránsito que agilizaban el tráfico vehicular. Después se prepararon anchas hileras en las que se nos animaba a circular a buen paso y, por supuesto, cuidando la sana distancia.

Un detalle agradable fue la cantidad de voluntarios que amenizaban ese arribo cantando, aplaudiendo, echando porras, diciendo a voz en cuello a todos los que ingresábamos, con una amplia sonrisa: “¡Bienvenidos!”; otros más mostraban sus habilidades con balones de futbol Todo ello para hacer más grata la estancia en este lugar.

Imaginé que nos asolearíamos bastante, pero no fue así porque había largos pasillos cubiertos con lonas blancas.

En la hilera del lado derecho, iban las personas en sillas de ruedas a los que, como es lógico, se les dio preferencia y se les iba abriendo paso en la medida que avanzaban.

Luego unas amables señoritas nos hicieron favor de llenar unas hojas para que sirviera como comprobante –en ambos casos- de haber recibido las dos vacunas, presentamos la credencial de elector y el comprobante de domicilio.

Arribamos finalmente a unas sillas donde unas enfermeras aplicaban las inyecciones con las vacunas. En la segunda ocasión, nos mostró a todo el grupo el frasco que contenía la vacuna Pfizer. Mismo procedimiento se siguió con cada uno en lo individual para que quedara muy en claro que la inyección estaba llena y, luego, cuando ya se había vaciado el contenido también se nos hizo notar, después de aplicarla en el brazo.

A continuación, pasamos a una amplia y ventilada “sala de observación”. Ahí estuvimos alrededor de veinte minutos, para que médicos y enfermeros se cercioraran que no había reacciones adversas. Junto a nosotros se encontraban cerca de quince ambulancias.

En ese lugar recibimos numerosas indicaciones: guardar reposo en las primeras horas, tomar Paracetamol en caso de temperatura, evitar el ingerir bebidas alcohólicas por dos semanas.

Para que nadie se alarmara, nos explicaron los pequeños efectos secundarios: somnolencia, cuerpo cortado como cuando da una gripe, excesivo vigor corporal, dolores musculares alrededor del brazo, hinchazón, etc.

Me venían a la mente la gran cantidad de personas enfermas de COVID y los que ya han fallecido. Tengo un primo, José, quién no obstante que tomaba todas las medidas de prevención, cierto día le dio esta pandemia.  En un principio,   pensábamos que se trataba de un fuerte resfriado o gripe, pero luego le sobrevinieron fuertes temperaturas.

Así que fue internado en el hospital y al tercer día nos dijeron que sus pulmones se encontraban sumamente dañados y que esa misma noche moriría. Que eligiéramos si sus familiares queríamos que falleciera en el hospital o en su casa. Naturalmente nos lo llevamos a su casa y cuatro horas después falleció. Reconozco que para todos fue un duro golpe moral porque nadie pensaba que era COVID y que moriría tan pronto.

También un tío, Arturo, quién al cumplir 90 años le dio esta enfermedad, todos intuimos que pronto fallecería, a decir por su edad, pero sobrevivió, gracias a Dios.

Así que, en cuanto le tocó su turno de vacunación, lo llevamos en silla de ruedas y todo el personal sanitario que lo atendió en el Auditorio Nacional se comportó con especial amabilidad, tanto en la primera como en la segunda vacuna.

Muchos otros amigos que tuvieron COVID se curaron pronto, pero tengo otro amigo que lleva seis meses con oxígeno porque sus pulmones resultaron muy afectados. Muchos otros familiares, parientes y conocidos fallecieron. Ha sido una temporada dolorosa para nuestras familias, para la población mexicana y el resto del mundo.

Platicando con un colega que le gusta la Literatura de Ciencia Ficción, le comentaba:

  • “Ni en la novela más dramática de ficción, hubiéramos esperado que ocurriría esta pandemia y más con estas dimensiones mundiales. ¿No lo crees así?”

Y me comentaba:

          “-Así es. Se trata de una pandemia que supera a todo lo imaginado. Pero muchísimas personas, por vez primera, han mirado hacia el firmamento, planteándose el sentido trascendente de esta vida. Muchos compadres y amistades me han dicho que con el COVID sus vidas cambiaron radicalmente y ahora se preguntan por los valores permanentes y han tenido un mayor interés por lo espiritual, lo mismo que un acercamiento afectivo y efectivo hacia su familia.

1 2 3 110