¿Más de lo mismo?

Como se dice vulgarmente, “el movimiento se prueba andando”. Y efectivamente, el “movimiento”, o si se prefiere, la real calidad de la labor que la ciudadanía ha encomendado a la Convención Constitucional se prueba, más allá de promesas e intenciones, por el modo real y cotidiano de comportarse, por los hechos concretos de los cuales todos somos testigos.

            Resulta indudable que el alto porcentaje obtenido por el “Apruebo”, así como gran parte de los votos que dieron un escaño a los actuales integrantes de la Convención, fue motivado en buena medida por un rechazo generalizado de la población a la actividad cotidiana de la llamada “clase política”. Y no es para menos, pues la gente está más que harta de ver, salvo honrosas excepciones, cómo esta verdadera casta que tenemos enquistada, sólo vela por sus propios intereses, importándole bastante poco el bienestar de la ciudadanía a la cual dice servir, al punto que todo aquello que beneficie a esta última siempre se haga para que los primeros obtengan una ventaja y así seguir donde están.

            En consecuencia, fue la posibilidad de dar origen a un proceso jurídico y político que en teoría estuviera al menos en parte libre de esta “clase política”, lo que atrajo la atención de la ciudadanía y explica los resultados de las anteriores votaciones.

            Sin embargo, esta creencia y esperanza de la ciudadanía que permitió la llegada de varias caras nuevas a la Convención, es al mismo tiempo una espada de doble filo, pues las deudas se pagan. En consecuencia, y más allá de las ilusiones o deseos de los votantes, resulta crucial el modo en que cumplan su misión estos convencionales, misión que es clara y exclusiva: proponer una nueva Constitución, solo eso.

            Mas, si están enfrascados en un cúmulo de rencillas que no tienen ninguna relación con la tarea encomendada, o teniéndola, pretenden imponer una visión única y dejar sin voz a los que piensan distinto; o si comienzan a exigirse un cúmulo de dádivas y privilegios y hasta se han presentado personas disfrazadas en alguna sesión, ¿existe aquí realmente esa tan ansiada diferencia respecto de la política tradicional, que fue lo que motivó a votar a la ciudadanía como finalmente lo hizo? ¿Dónde está la tan ansiada pureza de intención, o si se prefiere, el verdadero interés por el bien común que anhela esta misma ciudadanía? ¿O es que estamos nuevamente en presencia de lo mismo de siempre y todo ha sido un engaño?

            Lo hemos dicho otras veces: la labor de la Convención conlleva una enorme responsabilidad, pues en definitiva, es un servicio, no una instancia para abusar de la buena fe que ha llevado a parte de la ciudadanía a poner a sus integrantes ahí. Máxime, si como se mencionó hasta el cansancio, la idea era que por fin el pueblo se sintiera representado en este proceso.

            En realidad, lo único que se consigue con todo lo que está ocurriendo es deslegitimar este mismo proceso, pues mientras más promesas se hayan realizado antes del mismo, mayor será la exigencia por la labor realizada. O si se prefiere, hay que estar a la altura de las circunstancias. Debe recordarse además, que existe un plebiscito de salida, lo que a veces parecieran olvidar nuestros convencionales. A menos que en su embotamiento, se crean con la legitimidad y el poder para declararlo innecesario. ¿Llegarán a tanto?

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Reactivación económica

Me pidieron hacer una recomendación para lograr una reactivación económica de corto plazo. La verdad es que dadas las circunstancias y en el contexto de nuestro país lo que nos puede ayudar mucho es continuar con una campaña de vacunación pronta y eficiente, así como seguir concientizando a la sociedad del Covid, los cuidados y prevención.
Esto, evitaría restricciones que puedan volver a tener un impacto en la economía. Es tal nuestra dependencia de Estados Unidos, que lo mismo aplica para que ese país continúe con la recuperación y siga demandando productos, servicios y mano de obra mexicana. Es más, sin nuestro vecino del norte me costaría trabajo pensar en reactivación.
El gobierno no tiene de donde echar mano a recursos para hacer algún plan estructural que le permita detonar beneficios inmediatos. Lo que si puede hacer es tener un plan de mediano y largo plazo para detonar un mayor crecimiento y con ello una economía más próspera.
Lo primero que tiene que pasar es que se tiene que mantener la estabilidad macroeconómica. Si se sale de control la inflación, si se pierde el grado de inversión y si se sigue perdiendo inversión y no atraemos nuevas, la recuperación o reactivación no se puede dar.
Asumamos que medianamente se mantiene esta condición actual y que las variables no se mueven. Lo primero qué hay que hacer es recuperar la confianza. Detonar y reactivar proyectos de infraestructura atractivos que permitan a los inversionistas públicos, privados, nacionales y extranjeros recuperar su inversión con confianza y rendimientos atractivos. Promover las ventajas en el extranjero de la gran mano de obra y situación geográficas de invertir en México.
Esto requiere de talento y de gente preparada, además de presupuesto. Detonar una reforma fiscal que grave el consumo y que permita mejorar los ingresos y con ello la situación financiera del país y Pemex. Un plan de infraestructura nacional, que de prioridad a necesidades de conexión, carretera, puertos, aeropuertos y también de infraestructura tecnológica, de conectividad para beneficio de poblaciones marginadas.
Trabajar con un objetivo, con rumbo y planeación ayuda a orientar y evolucionar con crecimiento. Hoy improvisamos y resolvemos sobre la marcha.
Una mayor asignación de gasto a la promoción turística. Hemos perdido lugares en esta área en donde año tras año se mejoraba. La derrama por turismo beneficia a muchos sectores de la economía y tenemos un gran producto, un país que tiene todo.
Hoy el tipo de cambio se mantiene estable y atractivo gracias a factores que rápidamente pueden cambiar, una debilidad generalizada del dólar por tanta impresión de dinero, un diferencial de tasa amplio entre países, una balanza comercial superavitaria, que generalmente es deficitaria, el precio alto del petróleo y las remesas que siguen siendo históricas con respecto a ejercicios anteriores.
México tiene todo para una reactivación económica, empezando por la vecindad con la potencia número uno. Pero, para crecer sin dependencias y desinstalar de la pobreza al 50% de la población se requieren de cambios que al principio duelen, son impopulares y no los veo ocurriendo en esta administración. Si bien nos va, lo único que puede sentar las bases para en algún momento detonar el cambio es no perder la salud financiera y la estabilidad macroeconómica.
@juansmusi

De olimpiadas y patriotismo

«Haced de cada hogar una escuela de patriotismo, sin que os importe el tener o no fortuna; tenéis el patrimonio espiritual, y ese basta; porque no importa nada que los caballeros sean mendigos, con tal de que los mendigos sean caballeros». Juan Vázquez de Mella

La estrategia de la Federación Mexicana de Softbol de reclutar jugadoras en el país donde se juega el mejor softbol del mundo daría frutos a nuestro país cuando clasificaron por primera vez a unos Juegos Olímpicos y se metieron a la pelea por el bronce. El 27 de julio la selección mexicana obtuvo un maravilloso 4º lugar en las Olimpiadas de Tokyo sucumbiendo ante la selección canadiense que se llevaría el bronce. Dicha selección mexicana está conformada casi en su totalidad por jugadoras nacidas en suelo estadounidense pero de origen mexicano. Los aplausos por el evidente logro no se hicieron esperar.

La polémica se desataría dos días después cuando las boxeadoras mexicanas Brianda Cruz y Esmeralda Falcón publicaron en redes sociales que la selección de dicha disciplina había tirado a la basura uniformes de gala, además de playeras y tenis. El presidente del Comité Olímpico Mexicano pidió una sanción ejemplar que incluya el veto de la selección y el caso esta bajo investigación. Por su parte el presidente de la Federación Mexicana de Softbol argumentó exceso de equipaje, razón por la cual se vieron en la necesidad de dejar los uniformes, sin embargo salió a la luz que optaron por llevarse sabanas y almohadas de la Villa Olímpica.

Un hecho desafortunado, una evidente falta de respeto de las jugadoras al haber tirado  sus uniformes a la basura; no hay modo alguno en que se pueda justificar y/o defender tal acción. Si bien es cierto que todos cometemos errores, minimizarlo o deformarlo sería un error. Y digo esto a partir de los argumentos que varios comunicadores, analistas deportivos y aficionados han puesto sobre la mesa en defensa de las jugadoras:

*Bien, un uniforme de seleccionado no es solo una tela o un trapo el cual podemos tirar cuando mejor nos parezca; el uniforme lleva la bandera del país al cual se representa en la mayor justa deportiva del mundo, es irrepetible. No, no existe un contrato donde diga que deba conservarse, lo dice la educación, el respeto y el amor a la patria que se mama desde el seno del hogar.

*Criticar su acción no es una actitud machista o misógina (aquí hace su aparición el feminismo lacerante que aprovecha la ocasión para llevar agua a su molino), toda vez que la crítica objetiva per se carece de odio y sesgo. No se les llama la atención porque sean mujeres, ni porque se les odie sino porque independientemente de su sexo, su acción es reprobable.

*Aludir a la xenofobia es otro error garrafal ya que no se les desprecia en modo alguno, menos aún por haber nacido en Estados Unidos, por tener apellidos anglosajones o por hablar solo ingles; de ser así no habrían formado parte del seleccionado mexicano en ninguna disciplina; no, repito, se critica su actuar carente sentido común y de todo respeto a su país.

*Tanto aquel que gana la presea dorada, el 4º lugar o es último en su prueba no tiene disculpa ante una acción de esa naturaleza. ¿La entrega en la competencia disculpa o le da derecho a un deportista a tirar los uniformes a la basura? No. La entrega en competencia se espera de cualquiera que asiste a Juegos Olímpicos; el respeto y amor a su país es parte de esa entrega, no están disociados.

Y el caso es que justamente ese respeto y amor no se manifiesta en el presente caso, porque la historia no empezó el día del escándalo sino cuando omitieron el logotipo y la bandera de México en el uniforme de competencia. ¿Y quién es el insensato que osaría decir que no hay ofensa cuando alguien hace tales desprecios a través de acciones concretas? Se ha dicho que las jugadoras vienen de una cultura de desechar todo, muy propia de Estados Unidos, pero sabemos también que ellos aprovechan cualquier oportunidad para ensalzar a su patria, sea en el deporte, en espectáculos, películas, etcétera.

Ahora bien, después de enfocarnos en las jugadoras de softbol que sin duda alguna se llevaran un gran aprendizaje de esta situación, aprovechemos nosotros para recordar lo que es el amor a la patria y no cometamos la insensatez de confundirlo con patrioterismo barato, nacionalismo o xenofobia. Nos daremos cuenta de que el amor a la patria no se puede imponer jamás, no se compra y no tiene precio alguno; puesto que a diferencia del nacionalismo que es una ideología, el patriotismo es una virtud que se cultiva en la familia desde el día en que nacemos; es un afecto natural que halla su arraigo en el alma, que trae a la memoria la tierra de nuestros padres y que, tarde o temprano se refleja en nuestro actuar: en el aula, en la sociedad o en la mayor justa deportiva del mundo…

Correteando rendimientos

Cómo es frecuente que gente pregunte sobre plataformas que son altamente rentables y que venden rendimiento y generalmente acompañando esta venta de promesas que además no tienen riesgo. Premisa número uno, todo tiene riesgo, hasta los bonos del tesoro respaldados por Estados Unidos de Norteamérica que tienen la reputación de ser el instrumento de menor riesgo.
Hoy esa inversión dependiendo el plazo podría pagar en dólares entre el 0.25% y el 1.50%. El equivalente a eso en México sería un Cete o un bono gubernamental, que también, dependiendo el plazo el rendimiento podría ser entre 4% y 6%.
Esta semana pensé que era oportuno escribir sobre esta manera de estafa tan común con plataformas que hacen arbitrajes o movimientos con monedas. Te hacen creer que puedes ganar mucho y empiezan pidiendo poco dinero y tú te empiezas a entusiasmar al ver “lo bien que vas” sigues metiendo un poquito más y te siguen engañando como en aquel juego de ¿Dónde quedó la bolita? Cuando le metes fuerte y bien confiado que ganarás o esto seguirá, pum, se acaba el encanto y te avisan que perdiste.
Cuantas historias en las que te maquillan la realidad y fabrican estados de cuenta falsos no han oído que terminan mal. Esquemas de pirámide, esquemas de inversión en Cryptos, en donde la gente invierte sin entender bien qué pasa ahí, inversiones en las que con tu dinero financias operaciones en las que alguien se gana el 40% y a ti te “garantizan” el 10%. Que vivos y astutos son los charlatanes y los pillos e incluso descarados para ofrecerte una cuarta parte de la tajada y hacerte creer que estás de suerte.
¿Porqué si desarrollamos un sexto sentido para saber que algo que está muy por debajo de su precio normal está mal, chueco o es robado? ¿Porqué si algo es demasiado bueno para ser cierto, no nos late? Y resulta que muchas veces cuando se trata de dinero y de inversiones patrimoniales, el patrimonio construido durante una vida si lo arriesgamos comprando historias fantásticas.
Nunca lo olviden a mayor rendimiento, mayor riesgo y lo mejor es invertir de la mano de profesionales en cosas que entendemos y comprendemos sus ventajas y sus riesgos. Es cierto, se puede ganar mucho y bien en el mercado de valores, porque las empresas que ahí cotizan pueden crecer y a sus socios e inversionistas repartir ese beneficio.
El patrimonio es para protegerse y buscarlo hacer crecer y no para jugar volados con instrumentos y personas de mentiras.
No por corretear rendimientos compremos historias fantásticas que pueden poner en riesgo el esfuerzo de una vida.
Si alguna vez te ha pasado o te están ofreciendo algo así, no dudes en consultarme, te responderé con gusto.
Semana importante en cuanto a información financiera. Continúa la temporada de reportes, que ha vuelto a ser buena en su mayoría, esta semana les tocan a las empresas tecnológicas, también se darán a conocer los crecimientos del segundo trimestre del PIB en México y EEUU y se reúne la FED para decisión de política monetaria. No creo que haya movimientos en la tasa, pero ojalá anuncien alguna novedad en el programa de recompras de bonos, concretamente una disminución al mismo.

Fedor Mijaylovitch Dostoyewsky

Dostoyewsky está considerado uno de los mejores escritores del siglo XIX, como la mayoría

de los grandes personajes de esta época, empieza en el ejército, después se retira y empieza a escribir su famosa obra Pobres Gentes, esto le proporciona un éxito tan grande que decide dedicarse de lleno a la escritura.

Dostoyewsky estuvo encarcelado en Siberia y condenado a muerte, las condiciones en las que vivió cuatro meses son verdaderamente increíbles, como se puede subsistir así, sin embargo lo hizo y escribió su muy famosa Memorias del Subsuelo.

Después que consiguió salir de Siberia se casa y se va Kazajistan y aparentemente tiene unos años, o meses  tranquilo donde se dedica a escribir. Dostoyevsky es un fiel cristiano ortodoxo y comienza su  carrera literaria, que es lo que verdaderamente le llena, su famosa Recuerdos de la casa de los Muertos, después viene Humillados y Ofendidos y se publica en una revista que se llamaba Viremya.

En fin hablarles sobre la obra de uno de los más grandes escritores del mundo, es difícil y se puede caer en el aburrimiento.

El sentido de estos mini artículos, es simplemente hablarles de los grandes personajes que a través del tiempo han ido enriqueciendo nuestras vidas, al enseñarnos formas de vivir diferentes, caprichos, amores y sobre todo pasión por lo que hacían.

Acérquense a  Dostoyevsky lean Crimen y Castigo, que es una de las obras más leídas en el mundo  y vean como algunos seres, cuando tienen firmeza y pasión por lo que hacen logran traspasar fronteras y llegar al mundo entero.

Este gran escritor y ser humano escribe una de las obras más conocidas en todo el mundo Los Hermanos Karamazov, que además fue llevada al cine e interpretada por grandes actores de la época.

No tiene caso les cuente la triste y dramática historia de este genio, ya que con los medios actuales, ustedes lo pueden ver en unos minutos, simplemente es darles nombres de personajes importantes dentro del campo de la literatura, para que vosotros si os interesa o no habían oído nada, se acerquen y vean que lo más importante es entregarse a lo que apasiona, aprender y ser cada vez mejores en todos aspectos.

No creo que en estos tiempos y a pesar de los adelantos y conocimientos que tenemos sea diferente, el subsistir haciendo lo que realmente sentimos,  es  camino   difícil y ahora más con la pandemia, pero no hay que desanimarse, hay que hacer lo que sale del corazón, guste o no, lo entiendan o no, esto es fácil decirlo pero en estos momentos muy difícil de llevar a cabo,

En medio de estos tremendos  y fuertes momentos, el poder leer y ver por lo que otros seres han pasado y como se sobreponen y marcan un antes y un después en la historia de la literatura, puede ser un ejemplo para todos nosotros

Un servicio, no un poder ilimitado

Como no puede ser de otra forma en cualquier democracia que se precie de tal, la ciudadanía observa con atención la labor que ha ido realizando la Convención Constitucional en sus primeros días de trabajo, dada la trascendencia de su tarea. Lo cual no debe ni puede ser de otra forma, puesto que mientras más ojos estén pendientes de su desempeño, existen más garantías de llegar a un mejor resultado.

            Lo anterior significa –lo hemos dicho antes– que la tarea de los convencionales es y debe ser vista como un servicio, no como una delegación ilimitada de facultades, una hoja en blanco o un poder absoluto. Mal que mal, la legitimidad de este organismo no solo proviene de la decisión popular (de ahí su carácter de servicio), pese a la alta abstención que hubo en su elección, sino que también está condicionada al plebiscito de salida, en el cual nuevamente, este mismo pueblo puede de forma libre y soberana aprobar o rechazar la propuesta que este organismo haga.

            En consecuencia, tanto en su origen como en su fin, la Convención está sujeta a un poder más alto y por lo mismo, ello muestra que su propio poder no es total, pues en ese caso nos encontraríamos en una tiranía, no en una democracia. De ahí que deba atenerse estrictamente a la tarea que le ha sido encomendada.

            Sin embargo, no han faltado actuaciones más que criticables de varios convencionales, que muestran claramente una extralimitación de sus facultades, lo cual –hay que decirlo– viene a ser una traición a la misión encomendada por el pueblo y no hace más que deslegitimar el proceso.

            Dicho de otro modo: por muy elegidos que hayan sido la mayoría de sus miembros para este proceso constituyente (si bien en varios casos con votaciones bien exiguas), esto no les otorga ni de lejos, un poder que pretenda imponerse sobre ese pueblo que les ha delegado esta misión. De ahí que sea ilegítimo pretender “refundar” este país, como si todo lo que ha ocurrido hasta ahora, incluida su propia elección, no valiera nada o fuera inexistente.

            Si se hubiera querido un poder ilimitado a la usanza de “L’Ancien Régime”, el mismo pueblo habría tenido que desprenderse de su propia soberanía, entregándola sin condiciones a este organismo, convirtiéndolo en consecuencia en un auténtico Leviatán. Pero una posibilidad así es impensable e imposible en una verdadera democracia.

            Sin embargo, a momentos da la impresión que varios de sus miembros no pensaran así, que no fueran conscientes de la existencia de un plebiscito de salida, o que estuvieran absolutamente confiados en que la ciudadanía aprobará su propuesta de Constitución (pues es sólo eso: una propuesta). Incluso, a veces pareciera que actuaran como si éste no fuera a producirse de acuerdo a lo establecido. También y por otro lado, como si sus integrantes estuvieran por sobre la ley. Todo lo cual, repetimos, no hace más que deslegitimar el proceso.

            Por eso se insiste: es fundamental que la ciudadanía y los demás poderes del Estado estén muy atentos a los pasos que dé la Convención Constitucional, pues ella es parte de algo mucho más amplio y profundo: no solo de un Estado de Derecho, sino de todo un país que por derecho y por deber, tiene la obligación de prestar la máxima atención al devenir de este momento y que no está obligado de antemano a aprobar cualquier cosa que ella proponga.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

La solución es la vacuna

Lunes para el olvido. El arranque de una nueva semana en donde vuelve a ser el actor principal el COVID. La variante Delta esta cobrando con mucha fuerza nuevos infectados en todo el mundo, empezando por Asia, Estados Unidos, Europa y desde luego el resto del mundo. Es increíble ver como muchos siguen negándose a la aplicación de la vacuna, está científicamente comprobado que te puedes infectar de COVID y esta nueva variante ya vacunado, pero las posibilidades de supervivencia son dramáticamente mayores al de alguien que no lo está.
Sin buscar convencer a nadie y dar argumentos me parece muy atinado el actuar de Emmanuel Macron y espero muchos lideres del mundo lo sigan. Si quieres salir, comer fuera, viajar y acudir a eventos, es obligatorio estar vacunado. Las consecuencias de que esta nueva variante crezca y se expanda de manera exponencial, ya las conocemos, sanitariamente y económicamente puede volver a ser desastroso.
Esta semana y ayer, podría predominar este sentimiento y lo único que puede cambiar el rumbo de nuevo es que siga creciendo el número de vacunados y no las medidas de cierre y confinamiento.
Hoy los países más afectados son Singapur, Tailandia y Japón, en donde paradójicamente arrancan las olimpiadas este viernes. La decisión de no tener público ante esta nueva amenaza y la negación de muchos para vacunarse parece ser atinada.
En países subdesarrollados la velocidad por vacunar también ha disminuido, y parece que en el nuestro no es la excepción. Pasaron las elecciones y con ellas el interés por inmunizar a la población.
En otros temas, la inflación también sigue en el centro de las preocupaciones, tanto en México, como en EE.UU. las recientes cifras siguen sin mostrar una desaceleración o una caída como quisieran ver los bancos centrales.
La FED sigue optimista y pensando que es temporal y que pronto cederá. Entiendo que allá puedan esperar y seguir pensando en que los aumentos de tasa llegarán hasta finales de 2022 o principios de 2023, lo que no entiendo es porque no disminuyen los estímulos monetarios, los programas de recompra, que al final son altamente inflacionarios y que sirvieron en su momento para contrarrestar los efectos de la pandemia. Banco de México es más pesimista al menos en su lenguaje y piensa que será más difícil enfrentarla.
Este jueves se publica la inflación de la primera quincena de julio. Para la FED los aumentos de tasa serán una constante en las siguientes reuniones y rebasar el 5% parece inminente en este 2021. Los bancos centrales de Canadá, Nueva Zelanda, Sudáfrica y China también muestran más preocupación que la FED.
Una buena noticia para el mundo y para la inflación es que los 23 países que integran la OPEP finalmente lograron a partir de agosto un incremento en 400 mil barriles diarios de manera mensual a partir de agosto hasta llegar a 2 millones diarios en el mes de diciembre. Esta noticia de manera inmediata repercute en el precio del West Texas Intermediate que por primera vez en muchos meses baja de los $80 dólares y llega hasta $66.
Esto beneficia a los precios de la gasolina, derivados de petróleo, costo de transportes, fletes e innumerables materias primas. El peso regresa arriba de $20, esperado después del lunes negro, creo que seguirá errático y de momento me mantengo neutral, sin comprar o vender. Y si esta corrección del mercado se prolonga, puede ser atractivo entrar a comprar más.
@juansmusi​​​​​​​​

Diferentes visiones, misma preocupación

Biden encontró apoyo en el G-20 y prospera la idea de gravar a las empresas grandes que tienen su domicilio fiscal fuera de Estados Unidos. Esta es una medida que busca recaudar billones de dólares que hoy no se pagan y que deberán pagar por lo menos el 15% a partir del 2023.
Esta, es solo una de las medidas de la presente administración que busca también regresar la tasa corporativa al 30% después de que Trump la bajara al 21%. Por último, también buscarían subir la tasa a las personas y familias con grandes ingresos. Desde luego que para financiar su plan de infraestructura y no seguir aumentando el gigantesco déficit, son medidas que urgen.
Hubo un contraste muy interesante la semana pasada con las minutas del Banco Central norteamericano y mexicano. La FED, siguió con un tono optimista. Reafirmando que la inflación es transitoria y uso un lenguaje más suave que en minutas anteriores.
Siguen hablando de subir las tasas hasta el año 2023, cosa que me cuesta trabajo creer. Lo que me asombra es que no le bajen al programa de recompra de bonos, que al final es impresión de dinero que contribuye a los procesos inflacionarios.
Los seguros por desempleo, los cheques de ayuda por COVID, en muchos casos se están utilizando para comprar artículos de moda o lujo y no para comprar necesidades o bajar las deudas. En el caso de Banco de México, las minutas fueron más pesimistas, se utilizó un lenguaje más duro y que deja ver preocupación.
Derivado de lo anterior hay muchos analistas que pensamos que la tasa de referencia este año podría rebasar el 5% desde el 4.25% que actualmente se encuentra. Hay quienes ven que podría llegar a 5.50% a finales de año.
Esta semana será de nuevo muy interesante porque se publicará hoy la inflación en Estados Unidos y veremos que tan creíble es esta baja preocupación de Jerome Powell y la FED, y también es la semana en la que empiezan a reportar las empresas que cotizan en bolsa. Esta semana destacan las del sector financiero.
De nuevo, se espera una temporada de reportes favorable, que seguirá promoviendo máximos en los índices y que superaría las expectativas en su gran mayoría.
También, el día 15 veremos la llegada del nuevo Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, que sustituye a Arturo Herrera, quien ocupará a partir del 2022 la Gerencia General del Banco de México. Lo he comentado anteriormente y lo ratifico, los cambios no me preocupan siempre y cuando:
1.- Las finanzas públicas sigan siendo sanas y ordenadas, cosa que en su momento hizo bien Carlos Urzúa, luego Herrera y deberá continuar de la O.
2.- Que nuestro Banco Central mantenga su carácter de autónomo y que no se vulnere su institucionalidad y su ley. En ambos casos me mantengo optimista porque al que más le conviene que estas cosas no cambien es al Presidente de la República. Cualquier alteración en estas variables podría descomponer lo macro y que incluso con la agenda altamente social, desordena y desestabiliza.
De nuevo el tipo de cambio rebasa los $20 y con tranquilidad vuelve a los $19.80, una volatilidad ocasionada por el diferencial tan grande de tasa entre Estados Unidos y México y que sigue manteniendo un equilibrio gracias a este orden que refiero, a las remesas, a las exportaciones y también al alto precio del petróleo, que, por cierto, sigue la OPEP sin alcanzar acuerdos y por ende sigue subiendo hacia los $80 dólares por barril.
@juansmusi ​​​​​​​

El Presidente Lázaro Cárdenas y los mitos sobre su figura

El sexenio de Lázaro Cárdenas duró de 1934 a1940. El Presidente Cárdenas fue un general combatiente de la Revolución Mexicana. Se caracterizó por aplicar la Constitución de 1917, la justicia social y las demandas campesinas y obreras. Durante su mandato se consolidó el Partido de la Revolución Mexicana (P.R.M.), que posteriormente sería denominado como el P.R.I. y predominó el monopolio del partido oficial, “La dictadura perfecta” como la denominarían los Premios Nobeles, Octavio Paz y Mario Vargas Llosa.

Alentó la agitación obrera con constantes huelgas y paros en todo el país. Promovió las expropiaciones en terrenos agrícolas de particulares como en la región de La Laguna (Coahuila), en Mexicali (Baja California Norte), en las tierras donde se sembraba el henequén en Yucatán, lo mismo que las florecientes haciendas de “Lombardía” y “Nueva Italia” en Michoacán y las repartió entre muchos ejidatarios.

Sin embargo, fueron actos populistas y hechos realizados con apresuramiento y en los que no hubo continuidad, además de la tremenda burocracia y corrupción que todo lo enlentecía y el flujo de dinero nunca les llegó a los campesinos. Total, que su reforma agraria fue un estrepitoso fracaso.

De igual forma, las continuas huelgas en las empresas crearon incertidumbre entre los industriales e inversionistas extranjeros y tanto ambiente de inseguridad social pudo haber provocado una grave inestabilidad social y económica en México, de no haber sido por la oportuna intervención del siguiente Presidente Manuel Ávila Camacho (1940-1946) que puso en paz al campo y a la industria y coincidió con el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) en la que Estados Unidos requería comprar todos los frutos de la producción agrícola y la producción manufacturera de nuestro país para su país y su ejército. Y, como consecuencia de ello, reinó de la bonanza económica y política que continuó hasta 1970 con el llamado “Desarrollo Estabilizador”.

Lázaro Cárdenas era partidario del marxismo y apoyó a Vicente Lombardo Toledano en la fundación de su partido de izquierda radical. Para equilibrar esas tendencias extremistas, Manuel Gómez Morín, junto con un grupo de políticos e intelectuales, fundó el Partido de Acción Nacional (P.A.N.). También Cárdenas era partidario de la educación socialista y atea y generó estragos en los colegios católicos.

 Por otra parte, no simpatizaba en absoluto con la Iglesia Católica ni con sus fieles. Un botón de muestra: el 30 de septiembre de 1934, Tomás Garrido Canabal -un fanático antirreligioso-, exgobernador de Tabasco y secretario de Agricultura del gobierno del General Lázaro Cárdenas, mandó a sus “Camisas Rojas” para que se apostaran con metralletas en el atrio de la iglesia de San Juan Bautista en Coyoacán y, al grito de “¡Viva la Revolución!”, abrieron fuego contra los indefensos fieles que salían de Misa. El sangriento resultado fue de 5 muertos y numerosos heridos. Hubo manifestaciones de católicos para protestar contra este hecho criminal, pero el Presidente Cárdenas, externamente lamentó estos sucesos, pero en la realidad solapó estos trágicos hechos y a nadie se le declaró culpable.

También apoyó la consolidación de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (C.T.M.) y la Conferencia Nacional Campesina (C.N.C) que, a la postre se convirtieron en “ganado político” para manipular y controlar las diversas elecciones en todo el país.

En 1938 expropió las compañías petroleras de la zona costera del Golfo de México que se encontraban en manos de empresas norteamericanas e inglesas. Lo que, a primera vista, parecía un acto positivo de recuperar un patrimonio nacional, a la postre, se estatizó bajo la tutela de “PEMEX” con una enorme burocracia y corrupción y hasta la fecha funciona con considerables deudas y “números rojos”.

Se ha pretendido edificar un mito en torno a Lázaro Cárdenas como protector de los campesinos y obreros, pero condujo al país al caos y a la anarquía. Sin duda, fue un hombre noble, bien intencionado, pero con ideas extremistas.

Cuando Fidel Castro expulsó al Fulgencio Batista y se hizo con el poder, el 1 de enero de 1959, instaurando un gobierno marxista-leninista, este ex Mandatario mexicano fue el primero en viajar a Cuba para brindar su completo apoyo. Fue así como se conoció más a fondo su trasfondo comunista.

Protestó contra los gobiernos de los Presidentes Miguel Alemán y Adolfo Ruiz Cortines por impulsar a la iniciativa privada e impedir más expropiaciones agrícolas. Pero continuaba siendo fiel al sistema del P.R.I y apoyó la candidatura de Gustavo Díaz Ordaz. Murió víctima de cáncer en la Ciudad de México el 19 de octubre de 1970. Sin duda, fue un personaje complejo y, en diversos aspectos, contradictorio.

Libertad de expresión, el católico y Libertas Praestantissimum

«No estoy luchando por una libertad que signifique el derecho a hacer lo que me plazca, sino por una libertad que signifique el derecho a hacer lo que se deba. La obligación implica Ley; la Ley implica inteligencia; y la inteligencia implica a Dios». Arz. Fulton J. Sheen

Es común hallar el pensamiento laxo en el católico de que la libertad de expresión significa poder decir lo que queramos. El liberalismo cuenta con flamantes ejemplos de ello, uno es John Stuart Mill, economista y filósofo británico, escribió: “No podemos jamás tener seguridad de que la opinión que tratamos de ahogar sea falsa y aún cuando de ello estuviésemos seguros, el ahogarla sería un mal”. Otro ejemplo es hallado en la Declaración de Derechos de Virginia (que más tarde inspiraría la constitución de los EEUU), en su artículo 12 afirma: “La libertad de prensa es uno de los grandes baluartes de la libertad y no puede ser restringida jamás de no ser por gobiernos despóticos”. Ambos, claros errores del concepto de libertad de expresión. Es un hecho que los EEUU se fundaron sobre principios liberales en todos los aspectos.

Ahora bien, el pensamiento liberal ha permeado en el católico, podemos encontrar grupos como el ENJES (Encuentro Nacional de Jóvenes en el Espíritu Santo) que publicaron en una ocasión un dibujo donde aparecen dos jovencitas sonriendo y abrazándose, una provida y otra proaborto con la leyenda “Podemos pensar distinto sin agredirnos”. A primera vista parece aceptable pero lo que hacemos es afirmar que nos importa un bledo si alguien opina que asesinar en el vientre materno esta bien, porque al fin y al cabo está en su derecho de decir lo que le plazca, mientras no me agreda (ya sabe el “amor y la cordialidad” ante todo). ¿No le parece insultante el pensamiento liberal y su deformado concepto de libertad que se ha extendido en el mundo?

Si llegados a este punto, a usted católico le parece escandalosa la crítica a estos conceptos de libertad, no se preocupe, nuestra Madre Iglesia vigilante y defensora de la verdadera libertad tiene el antídoto para combatir y erradicar su pensamiento liberal. Uno de los mayores combates presentados al liberalismo, condenándolo, lo dió SS León XIII en el año 1888 en su encíclica “Libertas Praestantissium” en la que marca incluso el liberalismo de primero, segundo y tercer grado, aquí algunos extractos sobre el tema que nos atañe:

*En una sociedad humana, la verdadera libertad no consiste en hacer el capricho personal de cada uno ya que esto provocaría una extrema confusión y una perturbación que acabaría destruyendo al propio Estado, sino que consiste en que, por medio de las leyes civiles, pueda cada cual fácilmente vivir según los preceptos de la ley eterna.

*El derecho es una facultad moral. Existe el Derecho de propagar en la sociedad, con libertad y prudencia, todo lo verdadero y virtuoso para que pueda participar de las ventajas de la verdad y del bien el mayor número posible de ciudadanos.

*Las opiniones falsas, máxima dolencia mortal del entendimiento humano, y los vicios corruptores del espíritu y de la moral pública deben ser reprimidos por el poder público para impedir su paulatina propagación, dañosa en extremo para la misma sociedad. Los errores de los intelectuales depravados ejercen sobre las masas una verdadera tiranía y deben ser reprimidos por la ley con la misma energía que otro cualquier delito inferido con violencia a los débiles.

*Si se concede a todos una licencia ilimitada en el hablar y en el escribir, nada quedará ya sagrado e inviolable. Ni siquiera serán exceptuadas esas primeras verdades, esos principios naturales que constituyen el más noble patrimonio común de toda la humanidad.

Así pues, todo lo bello, bueno y verdadero tiene derecho a ser propagado, no así el mal ni la podredumbre. “¡Estaríamos limitando la libertad!” gritara el católico liberal; en efecto, porque para llamarse a sí misma libertad, ha de ser virtuosa y estar circunscrita dentro de la moral. La libertad ilimitada para hacer lo que nos plazca no es otra cosa que la esclavitud del pensamiento y del actuar. Cuando nos sintamos tentados a defender la libertad de expresión ilimitada, piense que aboga para que el cerdo publique pornografía en las redes sociales, lo mismo que una mujer de publicar sobre el derecho a la vida del no nato y la conversión de homosexuales que comienzan a vivir una vida plena y ordenada.

Y solo el liberal, el estulto o el imbécil ignorarían la clara diferencia entre libertad y esclavitud, entre el bien y el mal, entre comer estiércol o una comida nutritiva…

1 2 3 113