¿Qué tipo de sociedad queremos?

Como resulta obvio, son muchas las reflexiones que pueden hacerse a partir de la última elección, que incluso en algunos aspectos debieran ser objeto de estudio entre otros, por los especialistas en ciencia y filosofía política. Comentaremos al voleo algunas de ellas, referidas sobre todo a los resultados del sufragio presidencial.

            Una primera cosa que llama la atención es la baja votación que obtuvieron varios candidatos que o eran conocidos desde hace tiempo (algunos incluso habiéndose presentado en otras ocasiones) o contaban con el respaldo de los partidos tradicionales más importantes. De entre las muchas lecturas que lo anterior suscita, una muy verosímil es el cansancio o desilusión que parecieran generar los políticos y los partidos tradicionales en un segmento cada vez mayor de la población. Da la impresión que muchos se han aburrido de votar por el “mal menor”, que en no pocas ocasiones ha terminado siendo una opción tanto o más mala que la que se quería evitar y en el fondo, contra la cual se sufragó al elegir a la supuestamente contraria.

            De hecho, pareciera crecer en gran parte del electorado la sensación que en buena medida, estos sectores tradicionales son más aliados entre sí que verdaderos competidores, como se presentan oficialmente. Y que ellos operan en una especie de mundo paralelo, siendo cada vez más impermeables a las verdaderas necesidades y aspiraciones de la población.

            Otro aspecto llamativo es la votación que obtuvieron candidatos o partidos nuevos, no alineados con las posturas tradicionales. Incluso uno de los candidatos ni siquiera está en Chile, quedando tercero en las preferencias. Este hecho sin duda debe ser estudiado científicamente en el futuro inmediato. Otro signo más que indica el cansancio aludido, lo que hace buscar nuevas alternativas para que el clamor de muchos votantes sea realmente escuchado.

            Un tercer elemento interesante es que en atención a las candidaturas presentadas, fueran las posturas más extremas de este abanico las más votadas. Otro factor que parece indicar que las posturas de centro no atraen demasiado, precisamente por ser cada vez más impermeables a las necesidades de vastos sectores de la población.

            En cuarto lugar, lo anterior significa que esta segunda vuelta tiene bastante más importancia que las situaciones análogas que se han dado en elecciones anteriores. Ello, pues el concepto de sociedad que representa uno y otro candidato no pueden ser más antagónicos, que simplificando mucho las cosas, podría resumirse en el binomio estatismo-libertad. De ahí la trascendencia del presente caso, que permitirá saber qué tipo de sociedad queremos.

            Finalmente, es de esperar que el actual proceso constituyente no busque interferir a posteriori cambiando las reglas del juego de esta elección, dependiendo de quién sea el ganador del 19 de diciembre. No sólo sería una actuación ilegítima, sino que además estaría desconociendo la voluntad popular, que ha sido, no hay que olvidarlo, la que ha dado vida a la Convención Constitucional.

            Como se ve, se trata de una elección crucial, razón por la cual todos debemos votar. Ante una situación tan trascendente, no tendrá después derecho a alegar por lo que ocurra quien no cumpla con este grave deber cívico.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

El socialismo: ¿”un paraíso terrenal”?

Es indudable que en nuestro país se está construyendo un “socialismo a la mexicana” con todas sus consecuencias. ¿Pero qué es el Socialismo? ¿Cómo ha evolucionado a lo largo de la historia?

En sus orígenes el Socialismo prometía un mundo de armonía y abundancia. Compartiendo la propiedad y realizando una distribución de forma equitativa. Esta teoría se propagó rápidamente por Europa y Estados Unidos. Planteando una utopía sobre un supuesto “Paraíso Terrenal”. Lo que a la postre, Karl Marx lo denominó “El Paraíso Rojo”. Existía la fe en progreso humano sin límites, fundamentado en la ciencia y el pensamiento racional y dejando fuera a la Religión.

Desde principios del siglo XIX, un empresario, filántropo y teórico socialista inglés, Robert Owen (1771-1858), quien fue considerado el padre del socialismo, difundió sus novedosas ideas, primero en su fábrica en Escocia y, luego, en 1828 en la Unión Americana donde fundó una colonia, “New Harmony” (Indiana), en la que pretendió concretar su experimento social basado en el cooperativismo y la fraternidad humana. Pero ese proyecto terminó fracasando rotundamente.

Sin embargo, su pensamiento influyó en Fiedrich Engels (1820-1895) filósofo, periodista y revolucionario alemán y otros filósofos franceses y alemanes. Engels publicaba un periódico donde difundía, a través de sus artículos, sus teorías socialistas. Karl Marx (1818-1883) filósofo y periodista alemán, se identificó de inmediato con Engels, entró en contacto con él y se hicieron amigos. Al punto que económicamente lo sostenía, le animó redactar su doctrina y le patrocinó la publicación del libro “El Capital” (primera parte). Tanto Engels como Marx desarrollaron el socialismo científico y el comunismo moderno porque coincidían en la doctrina de la alienación de la clase obrera, de la lucha de clases y la concepción materialista de la historia. En coautoría publicaron “El Manifiesto Comunista” que tuvo especial resonancia en Europa.

Esas ideas fueron calando en algunos intelectuales y líderes políticos, como Vladimir Lenin (1870-1924) revolucionario, teórico político, filósofo y líder comunista ruso. Pero detengámonos en el caso de Rusia por su particular trascendencia mundial. Por esos años, gobernaba en Rusia, el Zar Nicolás II (1868-1918), el último Emperador. Pero su desempeño político fue desafortunado tanto en el manejo de la  la economía como de la milicia. Empujó a su país a combatir en la Primera Guerra Mundial (1914-1918) pero el ejército no contaba con la preparación adecuada ni con las armas modernas para derrotar a los alemanes. Reinaba en Rusia un clima de descontento generalizado hacia el Zar. Esta situación la supo aprovechar Lenin y en octubre de 1917 inició la revolución bolchevique en la que el Zar se vio obligado a dimitir. Pronto el Zar y toda su familia murieron fusilados.

Quedó al frente del Gobierno Provisional, Alejandro Kerensky. Pero en poco tiempo, Lenin se hizo con el poder total y gobernó desde 1917 a 1924. Aplicó a Rusia la doctrina de Karl Marx y fue lo que se llamó “el marxismo-leninismo”. Lenin gobernó con mano férrea para poder preservarse en el poder y con la ayuda de León Trosky y José Stalin lograron establecer un gobierno comunista. Así la revolución de fue extendiendo por muchos otros territorios vecinos. Constituyendo lo que posteriormente se denominaría como la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas de 1922 a 1991.

A la muerte de Lenin, le sustituyó José Stalin creando un gobierno del terror en el que murieron asesinadas más de 20 millones de personas. Muchos fueron a parar a cárceles inhumanas denominadas “Gulags”. Al término de la II Guerra Mundial (de 1945 a 1991), el Comunismo se extendió por Europa Central y del Este, y comenzó la llamada “Guerra Fría” contra Estados Unidos.

La consigna de Lenin era extender el comunismo por todo el orbe. Así tenemos los casos de China con Mao Tse Tung (Maoísmo), en Cuba con Fidel Castro, en Chile con Salvador Allende (1970-1973), en Nicaragua con Daniel Ortega, en Venezuela con Hugo Chávez y Nicolás Maduro (el “Chavismo”).

Pero el Comunismo en la U.R.S.S. se desmanteló ante el clamor popular de los rusos pidiendo libertad y respeto a los derechos humanos. Durante el gobierno de Mijail Gorvachov proclamó la “Perestroika” y la “Glasnot” (transparencia) para lograr tener una mayor apertura hacia los países del bloque occidental.

Su sucesor, Boris Yeltsin se encargó de prohibir el Partido Comunista en Rusia y proclamar la autonomía e independencia de cada República. A partir de entonces, en Rusia y las otras repúblicas se respiraron nuevos aires de libertad y se han dedicado a impulsar su propia economía, con un sorprendente desarrollo y alto nivel de vida. El actual Presidente de Rusia Vladimir Putin ha impulsado el desarrollo económico y las libertades ciudadanas en este sufrido país, aunque se le acuse de ser un gobernante que se ha perpetuado en el poder. Fundamentalmente es criticado por los Estados Unidos por no someterse a su influencia y mantener su autonomía propia. Putin no ha permitido que se introduzca el “capitalismo salvaje” ni la ideología de género ni la pornografía ni los antivalores a través de la educación y los medios de comunicación.

Recibió gran influencia ideológica del escritor ruso Solzhenitsyn, Premio Nobel de Literatura 1970, quien le recomendó conservar los valores tradicionales y multiseculares de Rusia y no permitir que se vea influenciada por la innegable decadencia de Occidente.

En la U.R.S.S. la economía estatizada estaba prácticamente paralizada. Era como un “cadáver que había que enterrar”, en frase de Aleksandr Solzhenitsyn. Aquel “Paraíso Rojo” socialista, concebido por Marx y Lenin, había fracasado estrepitosamente. Esto es lo que le espera al “socialismo a la mexicana”.

Continuidad y ratificación

Considero positiva la noticia de que Jerome Powell se quede al frente de la FED por otro término más de 4 años -recordemos que al banquero central lo designó Trump- pero no sólo por venir de la oposición, todo es malo; también hay reconocimiento e institucionalidad. ¿Por qué Biden, que también había nominado a Lael Brainard, se queda con Powell? Creo que la respuesta es muy sencilla: porque hace bien su trabajo.
Habrá quien diga que Powell no ha hecho bien su trabajo porque la inflación está fuera de control; pero eso no habla de su trabajo como banquero central; hoy la inflación está alta en prácticamente todo el mundo occidental y en algunos países en Asia.
El señor Powell ha sido institucional, autónomo y jugó un papel decisivo en la gestión de la pandemia, en donde los apoyos y la impresión de dinero jugaron un rol muy importante. Biden señaló que con el liderazgo de la FED y su gobernador, la economía de EU estará fuerte y sólida, incluso más que antes de la pandemia.
La certeza de que un respetado banquero central continúe, es una buena noticia para el mercado. Recuerden que ya la primera acción de bajar el volumen de recompras de bonos mensuales empieza, disminuyendo $15 mil millones de dólares al mes (unos $120 mil millones de dólares mensuales) y podría concluir entre abril y julio del 2022.
En cuanto a la política monetaria y el alza de tasas, prácticamente toda la junta de gobierno de la FED, que integran los demás vicegobernadores, han estado de acuerdo en no subir la tasa de referencia hasta que no termine el programa de recompra de bonos.
Con lo anterior, podríamos pensar que en la segunda mitad del 2022 vendría el primer movimiento. Esta semana se publican las minutas de la FED, del Banco Central Europeo y del Banco de México.
Y hablando de continuidad y ratificaciones, la semana pasada también se dio una buena noticia en el plano nacional: la calificadora Moody´s nos confirmó la calificación de México en “Baa1 con perspectiva negativa”, es decir, ratificó el actual nivel por arriba del grado de inversión, pero advirtió que, si se aprueba la reforma energética, la podría disminuir.
Esta ratificación desde mi punto de vista se sintetiza en lo siguiente: México ha hecho una buena labor de continuidad en las finanzas públicas y en la disciplina fiscal, pero ha ahuyentado mucho a la inversión y provocado un desinterés local y global por el país.
La cancelación de diferentes proyectos de infraestructura y el posible cambio en materia energética podría llevarnos a perder el grado de inversión a pesar del buen manejo económico.
Esta semana empieza la temporada de compras navideña, el jueves con el día de acción de gracias y el viernes con el “Black Friday” y luego el lunes con el “Cyber Monday”. Este es sin duda el periodo de compras y consumo más importante del año.
Los reportes del último trimestre de las empresas que reportan en bolsa, siempre son muy interesantes por este gran ímpetu en el consumo navideño. Además, se miden los datos de consumo y gasto, y desde luego es un período de gasto y endeudamiento importante.
El tipo de cambio se ha presionado mucho y considero que puede bajar hacia adelante. La principal razón de la depreciación es la nueva ola de contagios de Covid, que podría traer con ello medidas de confinamiento. Alemania y Bélgica ya han anunciado algunas medidas preventivas y de cierres parciales; en esta última, provocó protestas y alborotos sociales.
Tendremos una semana corta en materia de mercados porque en Estados Unidos el jueves y viernes son inhábiles.
@juansmusi​​​​​​​

Sonríe y los demás la gozarán contigo

Considero que ante la actual situación económica y social por la que atraviesa el país, me parece oportuno exponer este animante y valioso tema.

Cuando una persona rebosa de buen humor, optimismo y alegría de ordinario suele tener personas a su alrededor porque sabe compartir ese gozo de vivir y resulta como un poderoso imán que atrae a los demás.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que todos queremos ser felices y si alguien tiene gracia para contar chistes o ve la vida con una perspectiva amable, graciosa y ocurrente inevitablemente los amigos y conocidos lo buscarán porque resulta muy divertido y reconfortante el estar con personas con ese agradable carácter.

Desde luego, no me refiero a tener humor para burlarse de los demás ni para hacer pasar un mal rato a otra persona haciendo escarnio de ella, con la finalidad de conseguir de forma grotesca la risa de los demás. Ésas son conductas muy poco solidarias con el prójimo.

El verdadero sentido de humor es el que une a todos los familiares, colegas, amigos y conocidos en una grata convivencia. Y, por supuesto, estrecha más los lazos de amistad. Incluso el aprender a reírse de sí mismo resulta muy sano, cuando las circunstancias lo ameriten.

Se requiere de ingenio, creatividad y chispa para mover a la risa a los que nos rodean. Los médicos recomiendan el aprender a divertirse sanamente porque resulta muy beneficioso para la salud.

En muchas ocasiones nos encontramos con amigos o colegas en el trabajo que son obsesivos ante los problemas normales y terminan agotándose. Es cuando el doctor le recomienda “cambiar de aires”, pasar unos días en la playa o en el lugar que más le descanse y así se olvide de sus preocupaciones.

Hay enfermedades que son catalogadas como “psicosomáticas” por esa estrecha conexión del cuerpo con la mente. Y así podemos observar a personas que ante el exceso de trabajo -con sus lógicas dificultades- sufren de infartos, úlceras, insomnios crónicos, problemas con la vesícula biliar u otro vital órgano, infartos cerebrales, etc. O bien, en su sistema nervioso sufren de depresión y otros trastornos emocionales.

La risa es contagiosa. Ayuda a eliminar el estrés; mejora la autoestima; contribuye a mejorar la imaginación; se redimensionan los problemas que parecían como irresolubles o que se habían agigantado para darles su justa dimensión. A través de la risa las personas exteriorizan sus emociones y sentimientos; se establecen mejores relaciones sociales; se logran vencer miedos e inseguridades y proporcionan una sensación de bienestar. Todo ello es altamente provechoso para la salud de la mente y del cuerpo (cfr.efisioterapia.net).

El filósofo Henri Bergson tiene un magnífico ensayo, titulado: “La risa. Ensayo sobre el significado de la comicidad” (1) (2). Entre otros aspectos destaca los hechos que resultan como “disparadores” de la comicidad, como:

La confusión; Lo inesperado. Lo ridículo. Lo ilógico. El cariz psicológico. Lo exagerado. La imitación.

Paso a paso, este pensador va exponiendo con maestría y hondura el resultado de sus investigaciones. Es un ensayo que vale la pena leer con calma y meditarlo para nuestro propio provecho.

El Psicólogo Jesús Garanto Alós afirma: “El humor es un gran médico. Su eficacia terapéutica se debe al hecho de que constituye el clima psicológico ideal para que el sistema nervioso -que es la clave de la salud- pueda realizar su trabajo regulador en las mejores condiciones de facilidad, de buena circulación vital y de relajamiento. Posibilita que la vida tenga sentido en cualquier circunstancia”.

Reír siempre será la mejor terapia para el espíritu. Si nuestra disposición interior es positiva en todo momento, existirán suficientes motivos para ver el lado divertido de las cosas.

El deseo de hacer felices a los demás es el verdadero y profundo motor que mueve a poner siempre una nota simpática en nuestro diario actuar.

Pienso, por ejemplo, en los casos en que un familiar o amigo hayan perdido a un ser querido; o bien, que se encuentren con graves dificultades en su trabajo; cuando les aparezca una grave enfermedad; o en el caso de que una persona haya tenido una gran desilusión y necesite unas palabras de ánimo. El hecho de acompañarles en su dolor y pena, consolar al que sufre, ayudarles a visualizar la existencia humana con un sentido trascendente son, sin duda, apoyos de bastante ayuda.

Es muy importante aprender a ser felices en esta Tierra. Recordar que la vida es sólo una. Por ello, ¡vale la pena vivir con alegría, optimismo y buen humor! Es la mejor herencia que dejaremos a los demás.

  • Bergson, Henri, “La risa. Ensayo sobre el significado de la comicidad”: Buenos Aires, Editorial Espasa Calpe, 2011.
  • Espinoza Aguilera Raúl, “Si quieres, puedes ser feliz”, “Panorama Editorial”, México, 2019. Capítulo 14.
  • Garanto Alós, Jesús, Paidología del humor, Barcelona, Editorial Herder, 1983.

Transitoria

Fue la palabra que utilizó la Reserva Federal en Estados Unidos para describir a la inflación. Por transitoria se entiende que sería temporal y que no llegaría para quedarse. Estamos a la mitad del onceavo mes del año y la FED sigue afirmando lo mismo. Allá, la inflación anual está en el 6.2%, muy por arriba de la meta de 2% más menos uno. A proporción es mucho mas alta en ese país a lo que está siendo en otras partes del mundo, incluido México.
Jerome Powell (quien en febrero próximo termina su primer ciclo y podría quedarse o salir) en todas las oportunidades que ha tenido ha buscado tranquilizar al mercado y ya empezó a hacer cosas para buscar disminuir el aumento de precios. Ya comenzó el “tapering”, la disminución en la recompra de bonos por $15 mil millones de dólares mensuales. Donde han sido muy enfáticos es en la política monetaria y siguen diciendo que las tasa no aumentarán hasta el 2023.
La verdad esto último sin que sea transitoria la inflación, veo difícil que se cumpla. Creo que, de seguir así, la FED tendrá que aumentar tasas en 2022. No extraña nada, ni a nadie que, si todos padecemos de inflaciones altas, allá sea más grave el problema por la cantidad de dinero que se ha impreso.
En México para responder a este problema, Banco de México resolvió subir la tasa a 5% el jueves pasado. La junta de gobierno por 4 votos a 1 decidió aumentar 0.25%. De nuevo Gerardo Esquivel fue el voto disidente. De verdad no entiendo que puede estar viendo para votar en contra. Veo en estos momentos más oportuno subir 0.50% que decidir no mover la tasa de referencia.
Todavía queda una junta más en diciembre y dada la situación en donde también estamos al 6.1% la inflación anual, nuestro Banco Central seguro aumenta la tasa a 5.25%.
Que difíciles años, 2020 por la pandemia, 2021 por ser un año de recuperación, pero con innumerables complicaciones de logística, abasto y satisfacción de la demanda. Esperemos que 2022 sea menos rudo con la clase trabajadora y emprendedora, así como para la mayoría de las empresas. Lo realista será pensar que puede ser un poco mejor, pero no mucho.
En materia financiera será muy interesante porque pueden seguir aumentando tasas y empezar en los países industrializados este proceso alcista. Los entornos de aumento de tasa suelen ser complicados, encarecimiento del crédito, fortaleza del dólar, ajustes en bolsas y una paulatina desaceleración económica y que trae consigo una baja en la demanda y con ello, baja la inflación.
Con todo lo anterior el tipo de cambio ha seguido presionado y podría tener un movimiento de apreciación pequeño si el mercado asimila esta alza y la que podría venir. El precio del petróleo seguirá alto y también es importante para la relación peso-dólar y lo que más ayudaría sería ver empezar ceder a la inflación en Estados Unidos y que el discurso de Powell sobre la transitoriedad haga sentido.
Se reúnen Xi Jinping y Joe Biden, vale la pena ver que tanto se puede rescatar esta relación que en muchos sentidos rompió Trump.
@juansmusi​​​​​​​

El totalitarismo destructor de la familia

Por: Alejandra Diener

El totalitarismo es un término que nos lleva a pensar en un todo, pero imperfecto. Al tener una terminación con ismo, nos da a entender que no alcanza a ser lo que se quiere describir. Por el contrario, cuando una palabra termina en dad entonces tiene la cualidad de perfecto, como totalidad.

Una totalidad abarca un todo, un totalitarismo infiere que todo es igual, aunque no sea cierto. Es decir, se busca que haya una igualdad perfecta pero no se logra porque es imposible, como en la vida de las personas. No somos iguales, somos distintos, únicos y perfectibles. No es funcional que se nos trate igual en todo porque cada quien recibirá dicho tratamiento de distinta manera.

Ejemplos de totalitarismo, más allá de dictaduras históricas conocidas por todos, están los derechos humanos que lejos de ser reales, asentados en los principios de justicia y desarrollo moral de las sociedades, actualmente son supuestos derechos que deben de cumplir caprichos y deseos de todos. Hecho que es claro no cumple con la realidad y menos con el bien común, no se puede dar a todas las personas lo que piden o desean. No obstante, hoy por hoy pareciera que es la idea de grupos de poder y de hacedores de políticas públicas.

En este sentido, me gustaría centrarme en los derechos de las niñas, niños y adolescentes. Estos derechos son muy vastos, y a su vez son genéricos, totalitarios, y peor aún se centran en el supuesto de que las cosas son negativas. Se piensa que la totalidad de los jóvenes (para resumir tan largo título) sufre abusos y es violentado.

Al respecto, me enfocaré en un caso reciente de una adolescente de catorce años quien fuera reportada como desaparecida y entonces la sociedad civil se dio a la tarea de compartir la foto y la Alerta Amber para que pudieran localizarla. En retrospectiva, siendo alumna de una escuela de niños de clase media, media alta, hubo una gran difusión y entre los compañeros y conocidos de la joven se decían muchas cosas.

Dada la gran respuesta de la gente, la Fiscalía General de la República avisó en una carta que la muchacha había sido localizada y que estaba bajo el cuidado de un “adulto significativo” ya que había denunciando a sus propios padres de violencia familiar. Los papás inmediatamente publicaron un comunicado, exponiendo que su hija estaba siendo mal influenciada y que dada su conducta poco deseable la habían corregido quitándole el celular, lo que ocasionó que se fuera de su casa y los denunciara ante la FGR.

La Fiscalía no investigó, sino que su juicio fue totalitario ya que tomó la declaración como cierta y culpó a los padres hasta que no demostraran lo contrario. Violando sus derechos humanos de presunción de inocencia y de paternidad. Es decir, los derechos de los jóvenes radican en un supuesto totalitario infiriendo que la mayoría de los padres abusan de sus hijos y no así la minoría. Es decir, las leyes se hacen inductivamente partiendo de lo particular a lo general, en lugar de ser deductivas, de lo general a lo particular.  Casos como este, dan como resultado la falsa creencia de que todas las familias abusan de sus hijos hasta que no se investigue lo contrario. Imponiendo medidas cautelares a sus padres, arriesgando su libertad, permitiendo que los adolescentes, menores de edad, hagan rabietas y arremetan en contra de sus progenitores.

Lamentablemente, cada vez se escuchan más denuncias de este tipo que no trascienden, pero trastocan en silencio a los involucrados, no obstante, cuando suceden los casos de violencia verdadera son más impactantes por el morbo que generan, creando una falsa percepción de la realidad, mostrando un escenario gris de la familia. Lo que desalienta a cualquiera a formar una o a educar con seguridad y autoestima a sus hijos.

Los padres de familia temen poner medidas correctivas para educar a sus niños, porque los derechos totalitarios pueden coartar su libertad, logrando así que los jóvenes crezcan sin límites, sin escrúpulos y sin respeto a sus mayores.

Es cierto que hay casos terribles de violencia, no sólo psicológica, sino física y de abuso de poder, pero son los menos, la familia sí funciona y funciona muy bien desde hace siglos. En la actualidad, los obstáculos que la han debilitado han sido intentar redefinirla, buscar suplir a los padres por parte del Estado y claro está, tratar a la sociedad como si fuera un totalitarismo.

Lo que ciertamente no funciona ya que no somos iguales y cada persona, cada familia tiene una dinámica distinta que se debe de tratar con especial atención. Un hecho como el caso que acabo de relatar, daña a la institución familiar y confunde a los hijos en su jerarquía de valores, privando a la sociedad de personas de bien.

Por: Alejandra Diener

Lic. en Economía

Mtra. en Ciencias de la Familia

Esp. en Educación Perinatal

Dra. En Bioética (Candidata)

@alediener_positiveinfluencer

 

¿A nuestras espaldas?

Recién el 14 de octubre pasado, fue promulgada (y publicada al día siguiente) la Ley 21.383, titulada:Modifica la Carta Fundamental, para establecer el desarrollo científico y Tecnológico al servicio de las personas”.

El proyecto tuvo su inicio a instancias de los parlamentarios Girardi, Goic, Chahuán, Coloma y De Urresti; y como su nombre indica, versa sobre el desarrollo científico y tecnológico, la actividad cerebral y el respeto a nuestra integridad física y psíquica.

            De esta manera, se modificó el importantísimo art. 19 (que establece los derechos fundamentales protegidos por nuestra Constitución), específicamente su Nº1, que tutela el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica. Es decir, el numeral clave del entramado de nuestros derechos, al depender todos ellos del hecho de permanecer vivos.

            Sin embargo, pese a lo anterior, se trató de una tramitación muy poco conocida por la opinión pública, al punto que su promulgación ha tomado por sorpresa a casi todo el mundo.

            Pues bien, el aludido proyecto añadió un último párrafo al art. 19 Nº1 que reza:El desarrollo científico y tecnológico estará al servicio de las personas y se llevará a cabo con respeto a la vida y a la integridad física y psíquica. La ley regulará los requisitos, condiciones y restricciones para su utilización en las personas, debiendo resguardar especialmente la actividad cerebral, así como la información proveniente de ella”.

            Es decir, esta modificación alude a los llamados “neuroderechos”, que pretenden que los avances de la tecnología, como la genética, la bioingeniería y sobre todo la inteligencia artificial, no vulneren nuestros derechos humanos. Y defienden entre otros, ni más ni menos que derechos como la privacidad mental, la identidad personal o el libre albedrío.

            Ahora bien, si se legisla acerca de algo, es porque ese “algo” existe y puede causar problemas. De ahí que resulte imposible no vincular esta modificación constitucional con algunas de las frases que en su momento pronunciara el Presidente de la República, al anunciar el inicio de la licitación pública de la red 5G para Chile, y que se hicieron virales. Ello, pues señalaba textualmente (se transcribe del video de YouTube) que esta tecnología permitiría  “impulsar la conectividad entre personas, computadores y dispositivos, abriendo las puertas al mundo del internet de las cosas”; que igualmente dicha tecnología abría “la posibilidad que las máquinas puedan leer nuestros pensamientos e incluso puedan insertar pensamientos, insertar sentimientos”; y finalmente, sentenciaba que “va a transformarse el 5G en el verdadero sistema nervioso de nuestra sociedad, igual que el nuestro”.

            Ahora bien, una materia tan sensible y trascendente al menos podría haber sido publicitada un poco más, y no hacerse esta reforma casi a nuestras espaldas, máxime al estar íntimamente vinculada a aspectos tan fundamentales como la vida, la integridad psíquica y la libertad. Lo menos que puede pedirse es que nos hubieran tomado algo más en cuenta.

Sin embargo, parece que tanto encierro forzoso ha ido acostumbrando a la autoridad a tomar una serie de importantes y trascendentes decisiones para la ciudadanía a la que en teoría sirve, de manera completamente autónoma y presentarle los hechos consumados. Lo cual hace preguntarse cada vez más a menudo, quién está realmente al servicio de quién.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

El valor de nuestra reputación

La semana pasada volvimos a cerrar con una nota positiva: la creación de empleos en octubre que, en Estados Unidos, se esperaba entre 350 y 400,000 pero la cifra real superó las 531,000 nuevas plazas. También mejora la tasa de desempleo ubicándose en 4.6%; un nivel adecuado y cercano a donde se ubicaba antes de la pandemia.
Así como he comentado que las cosas de la economía real que tienen sustento siguen alentando el desempeño positivo de los mercados, los reportes trimestrales y el empleo son fundamentales.
Esta semana será clave en materia de inflación, ya que se dará a conocer la de China, Estados Unidos, Brasil, Alemania y México. Aquí es clave si es “transitoria”, como dice la FED, o si llegó para quedarse un rato. Cada vez que sale una nueva quincena alta, el efecto de temporal se quita y se prolonga más el hecho de que en este 2021 el mundo tendrá inflaciones muy por arriba de lo esperado.
En el corto plazo, con los precios de las materias primas, la OPEP sin aumentar la oferta de petróleo ignorando el clamor mundial y todos los problemas que conocemos en cadenas de suministro, no parece que ésta vaya a bajar pronto.
El próximo jueves 11 tenemos reunión de política monetaria del Banco de México. Todo parece indicar por lo ya expuesto en materia inflacionaria, que la tasa subirá a 5%, aumentando 0.25% nuevamente. Creo que lo anterior era previsible; no hay sorpresa, ni tampoco mayores repercusiones, más allá de algunos pocos centavos de apreciación en el tipo de cambio.
El tipo de cambio que se ha ubicado gran parte de este sexenio por debajo de $20, se ha mantenido gracias a las remesas de nuestros paisanos, al superávit en la balanza comercial (que es consecuencia de la crisis por la pandemia, pues normalmente somos deficitarios), las ventas de petróleo con los precios actuales por arriba de $80 dólares el barril del West Texas Intermediate, la poca inversión extranjera directa que hay y desde luego en contra, está toda la salida de inversión en bonos o financiera por cuenta de nacionales y extranjeros a quienes no les han gustado algunas decisiones de esta administración que han afectado sobre todo la reputación del país en materia de certeza y confianza.
En un análisis realizado por el Instituto Internacional de Finanzas a 34 países emergentes en el comportamiento de la inversión financiera, resulta que México encabeza la salida de inversión de portafolio. En lo que va del año son cerca de $14 mil millones de dólares negativos, más los que ya habían salido en los dos años anteriores.
De esta lista de 34 países, sólo 10 tienen saldos negativos y quien encabeza las entradas es China con un saldo positivo de $81 mil millones de dólares. Cuesta mucho esfuerzo y requiere muchos años construir una reputación favorable y positiva; en contraste, toma muy poco destruirla. Creo que estamos todavía a tiempo de revertir este hostigamiento a la inversión privada, a la llegada de inversión productiva y a la certeza que le podemos dar a los capitales.
No podemos seguir basando nuestra estabilidad en Estados Unidos, en su poderío, cercanía y dinamismo económico. Es una gran suerte tenerlos de vecinos y que ello nos ayude a fortalecer nuestra economía, pero sin ese mercado y sin las remesas, estaríamos en la misma circunstancia de muchos países de Latinoamérica.
Quedarnos en esta zona de confort -e incluso ahuyentarlos de nuevos proyectos e inversiones- podría eventualmente llevarnos a perder el grado de inversión. Sigo creyendo que a estas alturas del sexenio construir inversión y posiciones debajo de $20.20 es adecuado.
@juansmusi

La brevedad de la vida y diversas posturas frente a esta realidad

A propósito de este mes dedicado a los difuntos, es un hecho que la vida se nos va como agua entre las manos. Quizá con el paso de las décadas parecería que el tiempo se va acortando. Y las semanas se pasan casi sin sentirlas, al igual los meses. Hacia el otoño de nuestra existencia, nos guiamos por las estaciones del año. Pensamos: “Ya llegó la primavera y hace algo de calor”. Luego, consideramos: “Estamos en tiempo de lluvias”. Muy pronto aparece el clima frío y nos abrigamos más. Y de pronto, casi de modo sorpresivo, se dejan venir las fiestas de fin de año. Con asombro decimos: “¡Se fue un año más y ni lo sentí!”

Mientras trabajamos y nos concentramos en infinidad de quehaceres, el tiempo parece que acelera su paso, porque se nos va sigilosamente, sin dejar huella ni rastro. Salvo en nuestros organismos que se van desgastando con el ese paso de los años y aparecen enfermedades y achaques propios de la edad.

“El tiempo es implacable (…) desfigura los rostros”, como describía con acento trágico el poeta Octavio Paz. También el poeta nicaragüense, Rubén Darío, escribía con nostalgia y dramatismo: “Juventud, divino tesoro, / ¡ya te vas para no volver! / Cuando quiero llorar, no lloro / y a veces lloro sin querer.”

Muchas veces sucede que se piensa, de forma equivocada, que se poseerá por siempre una residencia estable en la tierra. Hay personas que se afanan en obtener el mayor número de bienes materiales. Y si tienen bastantes, no se conforman con lo obtenido, sino que quieren muchos más.

Pero mientras viven, no faltan quienes se niegan a reflexionar que habrá un final de esta existencia y se acabará. Y mucho menos consideran sobre lo que habrá después de ella. Les parece de mal gusto hablar sobre ese tema, o bien, se considera un pensamiento sin sentido, que es equivalente a perder el tiempo. Porque lo importante es vivir el “hoy y ahora”, como me decía un amigo español “¡Vivir a tope!”, con toda intensidad; gozando al máximo cada segundo de la vida. Son aquéllos que tienen una visión hedonista de la existencia, concebida como un mero conjunto de placeres. Y huyen de todo dolor o malestar o asuntos desagradables.

Por otra parte, hay quienes consideran que es mejor dedicarse a tiempo completo a realizar negocios, ganar bastante dinero y, en las reuniones con los amigos, conversar sobre cuáles han resultado ser buenos negocios y cuáles no. De día y de noche, su mente gira en torno a esa finalidad. Olvidan por completo que tienen deberes familiares como esposos y como padres; como ciudadanos o trabajar por el bien común. Eso no entra dentro de sus utilitaristas y pragmáticos esquemas.

Me recuerda a uno de los personajes de “El Principito”, la obra maestra de Antoine de Saint-Exupéry, que no deja de contar millones de estrellas. Se molesta porque “El Principito” lo interrumpe y, de momento, olvida el número de estrellas que llevaba contadas. “¿Para qué cuentas tanto? ¿Las estrellas son tuyas?”-le pregunta “El Principito”. La única respuesta que obtiene es: “¡Vete ya, no me interrumpas más!”. Sin duda, es una crítica hacia esos personajes que dicen ser “muy serios” y sólo se ocupan de negocios y no saben gozar sanamente de la vida.

No con capaces de contemplar un bello amanecer, ni un agradable paisaje, ni la sonrisa de un niño, o de un sereno lago con hermosos cisnes. Transitan como por un largo y oscuro túnel, centrados en sí mismos y en sus propios intereses, hasta que les sorprende la muerte: un infarto, un aneurisma cerebral, un paro respiratorio.  Jamás voltearon para considerar la belleza de una noche cubierta de estrellas o un magnífico atardecer en el océano infinito, o sin reflexionar sobre Quién creó todas esas maravillas. Sus vidas quedaron truncadas de manera súbita y sorpresiva. Nunca reflexionaron sobre el sentido trascendente de la existencia humana. Como canta el poeta Bob Dylan: “Cuántas veces debe / un hombre alzar su vista / antes de que pueda / mirar el Cielo / (“La Respuesta está en el Viento”).

Como me decía un médico que cumplió setenta y cinco años y angustiado comentaba: “Se me ha ido la existencia. Tengo cáncer de pulmón con el diagnóstico de que me queda muy poco tiempo de vida. Que, por cierto, fue bastante desastrosa. Con cuatro divorcios y un montón de hijos regados. Siento mucha culpabilidad. Me encuentro con las manos vacías, sin buenas obras. A veces quisiera volver a tener catorce años para volver a empezar y no cometer tantas torpezas como lo hice, pero me doy cuenta que eso es un imposible. Me urge hacer un examen general de mi vida y pensar en qué bien puedo hacer por los demás antes de partir de este mundo”.

Como sabiamente escribía el inmortal escritor ruso Fiódor Dostoyevski: “El secreto de la existencia humana está no sólo en vivir, sino también en saber para qué se vive””. De ahí la importancia en realizar muchas buenas obras en servicio de los demás, de tener una vida útil y provechosa gastada en ayudar a quienes más lo necesitan, de darle un sentido a nuestro trabajo profesional que redunde en beneficio de la familia y de la sociedad, de interesarse por el bien de la comunidad y dejar una honda huella de bien en nuestro paso por la tierra.

El increíble genio literario del escritor Stefan Zweig

Stefan Zweig es uno de esos escritores asombrosos que nos envuelve con una prosa tan dinámica, que sus novelas y biografías “no se pueden dejar de leer”, o bien, es frecuente que los lectores comenten que las leen “de un tirón” por poseer una pluma tan ágil y escribir relatos tan apasionantes.

Recuerdo sus biografías “Fouché, el genio tenebroso” (1929); “Américo Vespucio. La historia de un error histórico”; “María Antonieta” (1932;, “María Estuardo” (1934); “Erasmo de Rotterdam” (1934), “El Conquistador de los mares: la historia de Magallanes” (1938); “Romain Rolland, el hombre y su obra” (1921); “Paul Verlaine”; “Tres Maestros: Dickens, Balzac, Dostoievski”; “Castellio contra Calvino, Conciencia contra Violencia”;  “Momentos estelares de la humanidad” (1927); “La lucha contra el demonio: Holderling, Kleist, Nietzsche; “Monteigne”; “Tres poetas: Casanova, Stendhal, Tolstoi” y su “Autobiografía”.

¿Pero quién fue este autor que produjo un verdadero torbellino de obras a principios del siglo pasado? Stefan Zweig nació en Viena en 1881 en el seno de una familia judía y falleció en 1942 en Petrópolis, Brasil. Fue Doctor en Filosofía y estudió en la Universidad de Viena.

Había concluido la Primera Guerra Mundial. Existía gran efervescencia cultural en la Europa de entreguerras. Fue un despertar de movimientos vanguardistas en la Pintura, en la Literatura, en la Escultura, en la Danza, en la Ópera, en la Música y con el nacimiento de la Psiquiatría de la Escuela Vienesa con las aportaciones de Sigmund Freud y muchos otros especialistas. Los cafés de París y Viena lo frecuentaban numerosos intelectuales de renombre. Stefan Zweig quiso relatar, en una maravillosa radiografía, ese histórico momento pletórico de esperanza y optimismo en su obra “Europa”.

Sorprende su gran capacidad intelectual porque, aunque parezca increíble, fue escritor, traductor, periodista, dramaturgo, poeta, crítico literario, historiador, biógrafo, novelista, prosista y ensayista.

Dicho en otras palabras, nos encontramos ante un hombre de una extraordinaria cultura que podía sintetizar historia, sociología, literatura y conocimiento el profundo de sus personajes y de las épocas en que vivió. Sus obras más conocidas son “María Estuardo”, Reina de Escocia y “Fouché”, el influyente político francés de fines del siglo XVIII y principios del XIX, completamente amoral, en la que Zweig deseaba reflejar los gobiernos totalitarios del siglo XX.. Su obra “María Antonieta” fue adaptada al cine en 1938 y protagonizada por Norma Shearer, actriz de la Metro Goldin Mayer. Otro de sus escritos inspiró “El Gran Hotel Budapest” fue estrenada en 2014.

Es admirable la profundidad que logra en sus análisis literarios, por ejemplo, en el caso de Fiódor Dostoyevski”, catalogado como unos de los grandes escritores de la Literatura Universal. En sus obras teatrales y en su modo de concebir la existencia humana, recibió una notable influencia del fundador del Psicoanálisis, Sigmund Freud, también austríaco y judío. Entre esas obras destaca “Jeremías” (1916).

Recuerdo con particular gusto la magistral biografía “Fouché, el genio tenebroso”. Digo “magistral” porque posee una prosa sumamente atractiva, que rompe el estilo convencional de su época y conduce al lector por un ritmo acelerado. Nos introduce y hace que encarnemos a este político francés, con gran realismo, que mueve a que nos imaginemos hasta los más mínimos detalles de todas sus argucias y razonamientos malintencionados. Era como una especie de genio del mal.

En la Primera Guerra Mundial, Zweig, se convirtió en activista político. Era un pacifista convencido. En los años treinta sufrió persecución de los nazis debido a su origen judío. Fue entonces cuando se interesó por investigar a fondo al “Fascismo” que había hecho estragos en Italia y Alemania. Para escapar de los campos de concentración nazis, no le quedó más remedio que refugiarse en Brasil para continuar escribiendo. A principios del siglo pasado hasta su muerte, en 1942, fue toda una celebridad y era muy comentado en el acontecer cultural de Europa.

En poco tiempo logró publicar una enorme cantidad de novelas, poemas, obras de teatro, ensayos y biografías. No me explico todavía cómo logró esta hazaña. Parecería que le movía un ansia de escribir, publicar sus escritos para difundir su producción literaria a manos llenas.

Son célebres sus frases: “Creo que es mejor finalizar en un buen momento y de pie una vida en la cual la labor intelectual significó el gozo más puro y la libertad personal, el bien más preciado sobre la Tierra. Lamentablemente, Stefan Zweig y su esposa decidieron suicidarse debido a la visión materialista y existencialista que tenían de la vida. Además, consideraban que el nazismo acabaría triunfando a escala mundial.

Otra de sus frases célebres es: “El triunfo o el éxito, entendido como verdadero valor, exige sacrificio”. Algunos intelectuales consideran esta frase de Zweig resulta un pesimista. Pero en mi opinión, no existe ninguna meta que se quiera lograr sin sacrificio. El sufrimiento y el dolor son parte integrante de nuestro diario caminar ante las enfermedades, las molestias del organismo o los contratiempos que la existencia misma lleva consigo. Me parece que se trata de una concepción realista y acertada porque los enfoca como aprendizajes o retos que presenta la vida.

En conclusión, Stefan Zweig es un autor que considero bastante interesante para leer y que ha dejado un interesante legado en la cultura del siglo XX. Sin perder de vista, su concepción nihilista, existencialista y hasta contradictoria de la existencia humana.

1 2 3 118