Reactivación económica

Me pidieron hacer una recomendación para lograr una reactivación económica de corto plazo. La verdad es que dadas las circunstancias y en el contexto de nuestro país lo que nos puede ayudar mucho es continuar con una campaña de vacunación pronta y eficiente, así como seguir concientizando a la sociedad del Covid, los cuidados y prevención.
Esto, evitaría restricciones que puedan volver a tener un impacto en la economía. Es tal nuestra dependencia de Estados Unidos, que lo mismo aplica para que ese país continúe con la recuperación y siga demandando productos, servicios y mano de obra mexicana. Es más, sin nuestro vecino del norte me costaría trabajo pensar en reactivación.
El gobierno no tiene de donde echar mano a recursos para hacer algún plan estructural que le permita detonar beneficios inmediatos. Lo que si puede hacer es tener un plan de mediano y largo plazo para detonar un mayor crecimiento y con ello una economía más próspera.
Lo primero que tiene que pasar es que se tiene que mantener la estabilidad macroeconómica. Si se sale de control la inflación, si se pierde el grado de inversión y si se sigue perdiendo inversión y no atraemos nuevas, la recuperación o reactivación no se puede dar.
Asumamos que medianamente se mantiene esta condición actual y que las variables no se mueven. Lo primero qué hay que hacer es recuperar la confianza. Detonar y reactivar proyectos de infraestructura atractivos que permitan a los inversionistas públicos, privados, nacionales y extranjeros recuperar su inversión con confianza y rendimientos atractivos. Promover las ventajas en el extranjero de la gran mano de obra y situación geográficas de invertir en México.
Esto requiere de talento y de gente preparada, además de presupuesto. Detonar una reforma fiscal que grave el consumo y que permita mejorar los ingresos y con ello la situación financiera del país y Pemex. Un plan de infraestructura nacional, que de prioridad a necesidades de conexión, carretera, puertos, aeropuertos y también de infraestructura tecnológica, de conectividad para beneficio de poblaciones marginadas.
Trabajar con un objetivo, con rumbo y planeación ayuda a orientar y evolucionar con crecimiento. Hoy improvisamos y resolvemos sobre la marcha.
Una mayor asignación de gasto a la promoción turística. Hemos perdido lugares en esta área en donde año tras año se mejoraba. La derrama por turismo beneficia a muchos sectores de la economía y tenemos un gran producto, un país que tiene todo.
Hoy el tipo de cambio se mantiene estable y atractivo gracias a factores que rápidamente pueden cambiar, una debilidad generalizada del dólar por tanta impresión de dinero, un diferencial de tasa amplio entre países, una balanza comercial superavitaria, que generalmente es deficitaria, el precio alto del petróleo y las remesas que siguen siendo históricas con respecto a ejercicios anteriores.
México tiene todo para una reactivación económica, empezando por la vecindad con la potencia número uno. Pero, para crecer sin dependencias y desinstalar de la pobreza al 50% de la población se requieren de cambios que al principio duelen, son impopulares y no los veo ocurriendo en esta administración. Si bien nos va, lo único que puede sentar las bases para en algún momento detonar el cambio es no perder la salud financiera y la estabilidad macroeconómica.
@juansmusi

Correteando rendimientos

Cómo es frecuente que gente pregunte sobre plataformas que son altamente rentables y que venden rendimiento y generalmente acompañando esta venta de promesas que además no tienen riesgo. Premisa número uno, todo tiene riesgo, hasta los bonos del tesoro respaldados por Estados Unidos de Norteamérica que tienen la reputación de ser el instrumento de menor riesgo.
Hoy esa inversión dependiendo el plazo podría pagar en dólares entre el 0.25% y el 1.50%. El equivalente a eso en México sería un Cete o un bono gubernamental, que también, dependiendo el plazo el rendimiento podría ser entre 4% y 6%.
Esta semana pensé que era oportuno escribir sobre esta manera de estafa tan común con plataformas que hacen arbitrajes o movimientos con monedas. Te hacen creer que puedes ganar mucho y empiezan pidiendo poco dinero y tú te empiezas a entusiasmar al ver “lo bien que vas” sigues metiendo un poquito más y te siguen engañando como en aquel juego de ¿Dónde quedó la bolita? Cuando le metes fuerte y bien confiado que ganarás o esto seguirá, pum, se acaba el encanto y te avisan que perdiste.
Cuantas historias en las que te maquillan la realidad y fabrican estados de cuenta falsos no han oído que terminan mal. Esquemas de pirámide, esquemas de inversión en Cryptos, en donde la gente invierte sin entender bien qué pasa ahí, inversiones en las que con tu dinero financias operaciones en las que alguien se gana el 40% y a ti te “garantizan” el 10%. Que vivos y astutos son los charlatanes y los pillos e incluso descarados para ofrecerte una cuarta parte de la tajada y hacerte creer que estás de suerte.
¿Porqué si desarrollamos un sexto sentido para saber que algo que está muy por debajo de su precio normal está mal, chueco o es robado? ¿Porqué si algo es demasiado bueno para ser cierto, no nos late? Y resulta que muchas veces cuando se trata de dinero y de inversiones patrimoniales, el patrimonio construido durante una vida si lo arriesgamos comprando historias fantásticas.
Nunca lo olviden a mayor rendimiento, mayor riesgo y lo mejor es invertir de la mano de profesionales en cosas que entendemos y comprendemos sus ventajas y sus riesgos. Es cierto, se puede ganar mucho y bien en el mercado de valores, porque las empresas que ahí cotizan pueden crecer y a sus socios e inversionistas repartir ese beneficio.
El patrimonio es para protegerse y buscarlo hacer crecer y no para jugar volados con instrumentos y personas de mentiras.
No por corretear rendimientos compremos historias fantásticas que pueden poner en riesgo el esfuerzo de una vida.
Si alguna vez te ha pasado o te están ofreciendo algo así, no dudes en consultarme, te responderé con gusto.
Semana importante en cuanto a información financiera. Continúa la temporada de reportes, que ha vuelto a ser buena en su mayoría, esta semana les tocan a las empresas tecnológicas, también se darán a conocer los crecimientos del segundo trimestre del PIB en México y EEUU y se reúne la FED para decisión de política monetaria. No creo que haya movimientos en la tasa, pero ojalá anuncien alguna novedad en el programa de recompras de bonos, concretamente una disminución al mismo.

La solución es la vacuna

Lunes para el olvido. El arranque de una nueva semana en donde vuelve a ser el actor principal el COVID. La variante Delta esta cobrando con mucha fuerza nuevos infectados en todo el mundo, empezando por Asia, Estados Unidos, Europa y desde luego el resto del mundo. Es increíble ver como muchos siguen negándose a la aplicación de la vacuna, está científicamente comprobado que te puedes infectar de COVID y esta nueva variante ya vacunado, pero las posibilidades de supervivencia son dramáticamente mayores al de alguien que no lo está.
Sin buscar convencer a nadie y dar argumentos me parece muy atinado el actuar de Emmanuel Macron y espero muchos lideres del mundo lo sigan. Si quieres salir, comer fuera, viajar y acudir a eventos, es obligatorio estar vacunado. Las consecuencias de que esta nueva variante crezca y se expanda de manera exponencial, ya las conocemos, sanitariamente y económicamente puede volver a ser desastroso.
Esta semana y ayer, podría predominar este sentimiento y lo único que puede cambiar el rumbo de nuevo es que siga creciendo el número de vacunados y no las medidas de cierre y confinamiento.
Hoy los países más afectados son Singapur, Tailandia y Japón, en donde paradójicamente arrancan las olimpiadas este viernes. La decisión de no tener público ante esta nueva amenaza y la negación de muchos para vacunarse parece ser atinada.
En países subdesarrollados la velocidad por vacunar también ha disminuido, y parece que en el nuestro no es la excepción. Pasaron las elecciones y con ellas el interés por inmunizar a la población.
En otros temas, la inflación también sigue en el centro de las preocupaciones, tanto en México, como en EE.UU. las recientes cifras siguen sin mostrar una desaceleración o una caída como quisieran ver los bancos centrales.
La FED sigue optimista y pensando que es temporal y que pronto cederá. Entiendo que allá puedan esperar y seguir pensando en que los aumentos de tasa llegarán hasta finales de 2022 o principios de 2023, lo que no entiendo es porque no disminuyen los estímulos monetarios, los programas de recompra, que al final son altamente inflacionarios y que sirvieron en su momento para contrarrestar los efectos de la pandemia. Banco de México es más pesimista al menos en su lenguaje y piensa que será más difícil enfrentarla.
Este jueves se publica la inflación de la primera quincena de julio. Para la FED los aumentos de tasa serán una constante en las siguientes reuniones y rebasar el 5% parece inminente en este 2021. Los bancos centrales de Canadá, Nueva Zelanda, Sudáfrica y China también muestran más preocupación que la FED.
Una buena noticia para el mundo y para la inflación es que los 23 países que integran la OPEP finalmente lograron a partir de agosto un incremento en 400 mil barriles diarios de manera mensual a partir de agosto hasta llegar a 2 millones diarios en el mes de diciembre. Esta noticia de manera inmediata repercute en el precio del West Texas Intermediate que por primera vez en muchos meses baja de los $80 dólares y llega hasta $66.
Esto beneficia a los precios de la gasolina, derivados de petróleo, costo de transportes, fletes e innumerables materias primas. El peso regresa arriba de $20, esperado después del lunes negro, creo que seguirá errático y de momento me mantengo neutral, sin comprar o vender. Y si esta corrección del mercado se prolonga, puede ser atractivo entrar a comprar más.
@juansmusi​​​​​​​​

Diferentes visiones, misma preocupación

Biden encontró apoyo en el G-20 y prospera la idea de gravar a las empresas grandes que tienen su domicilio fiscal fuera de Estados Unidos. Esta es una medida que busca recaudar billones de dólares que hoy no se pagan y que deberán pagar por lo menos el 15% a partir del 2023.
Esta, es solo una de las medidas de la presente administración que busca también regresar la tasa corporativa al 30% después de que Trump la bajara al 21%. Por último, también buscarían subir la tasa a las personas y familias con grandes ingresos. Desde luego que para financiar su plan de infraestructura y no seguir aumentando el gigantesco déficit, son medidas que urgen.
Hubo un contraste muy interesante la semana pasada con las minutas del Banco Central norteamericano y mexicano. La FED, siguió con un tono optimista. Reafirmando que la inflación es transitoria y uso un lenguaje más suave que en minutas anteriores.
Siguen hablando de subir las tasas hasta el año 2023, cosa que me cuesta trabajo creer. Lo que me asombra es que no le bajen al programa de recompra de bonos, que al final es impresión de dinero que contribuye a los procesos inflacionarios.
Los seguros por desempleo, los cheques de ayuda por COVID, en muchos casos se están utilizando para comprar artículos de moda o lujo y no para comprar necesidades o bajar las deudas. En el caso de Banco de México, las minutas fueron más pesimistas, se utilizó un lenguaje más duro y que deja ver preocupación.
Derivado de lo anterior hay muchos analistas que pensamos que la tasa de referencia este año podría rebasar el 5% desde el 4.25% que actualmente se encuentra. Hay quienes ven que podría llegar a 5.50% a finales de año.
Esta semana será de nuevo muy interesante porque se publicará hoy la inflación en Estados Unidos y veremos que tan creíble es esta baja preocupación de Jerome Powell y la FED, y también es la semana en la que empiezan a reportar las empresas que cotizan en bolsa. Esta semana destacan las del sector financiero.
De nuevo, se espera una temporada de reportes favorable, que seguirá promoviendo máximos en los índices y que superaría las expectativas en su gran mayoría.
También, el día 15 veremos la llegada del nuevo Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, que sustituye a Arturo Herrera, quien ocupará a partir del 2022 la Gerencia General del Banco de México. Lo he comentado anteriormente y lo ratifico, los cambios no me preocupan siempre y cuando:
1.- Las finanzas públicas sigan siendo sanas y ordenadas, cosa que en su momento hizo bien Carlos Urzúa, luego Herrera y deberá continuar de la O.
2.- Que nuestro Banco Central mantenga su carácter de autónomo y que no se vulnere su institucionalidad y su ley. En ambos casos me mantengo optimista porque al que más le conviene que estas cosas no cambien es al Presidente de la República. Cualquier alteración en estas variables podría descomponer lo macro y que incluso con la agenda altamente social, desordena y desestabiliza.
De nuevo el tipo de cambio rebasa los $20 y con tranquilidad vuelve a los $19.80, una volatilidad ocasionada por el diferencial tan grande de tasa entre Estados Unidos y México y que sigue manteniendo un equilibrio gracias a este orden que refiero, a las remesas, a las exportaciones y también al alto precio del petróleo, que, por cierto, sigue la OPEP sin alcanzar acuerdos y por ende sigue subiendo hacia los $80 dólares por barril.
@juansmusi ​​​​​​​

Mejoran las cosas

Arrancamos una nueva semana, corta, por el feriado del lunes en EE.UU., sin embargo, hay información muy relevante que se conocerá a lo largo de la misma.

El ánimo que prevalece es de optimismo, la semana anterior cerramos en una nota positiva en el tema laboral, ya que los empleos creados en el mes de junio excedieron la expectativa de 750,000 nuevas plazas a 850,000 que fue la cifra oficial.

El tema laboral es fundamental para darle solidez y credibilidad a la economía norteamericana, que ha visto tanta impresión de dinero a través de programas de recompras y los estímulos por desempleo, así como las ayudas por COVID.

La recuperación del mercado laboral es fundamental y aunque se está avanzando en este tema, la deuda por los 11 millones de empleos que se perdieron en la pandemia sigue siendo de 6 millones de vacantes.

En la semana confirmaron el buen paso de la economía también varios indicadores de consumo, actividad industrial y en el mercado inmobiliario, los precios de las viviendas, que por cierto en muchos estados ya rebasan máximos históricos, así como la construcción de casas nuevas que se encuentran en niveles muy altos.

Esta semana conoceremos el paso de la economía en el sector servicios y todo indica que el dato será favorable también.

El presidente Biden no llegó a su objetivo de vacunar al 70% de habitantes y se quedó corto por 4%. Lo anterior no fue por falta de vacunas, es inminente que muchos, ya no se quieren vacunar.

A México todos estos indicadores le favorecen y además de continuar recibiendo una cantidad impresionante de remesas, el rebote económico de nuestro vecino, también significa una mejora en las exportaciones. Y así, los datos lo confirman y por ello el rebote económico este año podría superar el 6% del crecimiento del PIB.

Después de las elecciones lo que si bajó de manera dramática fue la campaña de vacunación. Ante la política mexicana, ya no es tan importante vacunar a la población.

Esta semana se publican el miércoles las minutas de la FED y el jueves las minutas de Banco de México. Ambos son documentos muy interesantes que nos permitirán ver con más claridad el rumbo de la política monetaria. Allá, buscaremos pistas para ver si es que las alzas empiezan en el 2023 o también se van a anticipar.

Aquí en México veremos las razones más detalladas de la sorpresiva decisión de elevar la tasa a 4.25% y también buscaremos indicios de hasta donde pueden llevar la tasa de referencia en lo que resta del año. Hay analistas que piensan que fácilmente cerraremos el año con una tasa superior al 5%. Y hablando de ello, el mismo jueves se publica la inflación de la segunda quincena de junio, veremos si es que ya empieza a ceder y podemos bajar la cifra anual del 6% o si bien se sigue presionando.

Esta semana seguirá el debate en la OPEP para tratar de bajar los precios del petróleo que hoy se ubican alrededor de los $75 dólares por barril, a través del incremento conjunto en la producción. La tarea es convencer a los Emiratos Árabes, que ya llevan dos intentos fallidos.

También sigue progresando la idea de la fiscalización global y parece alcanzar el 90% de apoyo del PIB mundial, representado por 130 países. El objetivo es fiscalizar a las grandes empresas que establecen su domicilio fiscal fuera del país de origen para bajar o no pagar impuestos. Se habla de una tasa del 15% y que podría entrar en vigor en el año 2023.

@juansmusi​​​​​​​

Inesperado ¿pero necesario?

La semana pasada nos sorprendió Banco de México con un alza de tasa de 4% a 4.25%, literalmente nadie, lo veía venir. Ese mismo día, el jueves temprano se publicó el dato de la inflación de la primera quincena de junio y el dato fue malo.

La cifra anual de inflación regresa arriba del 6% cuando el objetivo máximo del Banco Central es 4%. Evidentemente esto preocupa y no es una buena noticia. La inflación nunca es buena noticia, pero es mejor recibida cuando hay demanda, poder de compra y desde luego crecimiento económico.

Lo preocupante además del incremento de precios, que literalmente es un impuesto para toda la población y una pérdida real en el poder adquisitivo, es el momento en el que llega. Veamos en contraste con nuestro vecino, Estados Unidos también tiene una inflación muy alta, no vista hace muchos años y arriba del 5%.

Sin embargo, ahí la recuperación económica y las causas de la misma tienen que ver con un rebote económico que es más percibido por un amplio sector de la población. No es bueno y no deja de ser preocupante para ellos y para la Reserva Federal, pero ahí ha habido estímulos fiscales, monetarios, recompra de bonos, seguros por desempleo, etc. Cosas que aquí no ha habido.

En México el mayor apoyo por la pandemia que ha habido es el efecto del rebote en las remesas, que este año podrían llegar a $50 mil millones de dólares y que son el ingreso de divisas más grande del país y que desde luego mucho de ese dinero va a hogares y es utilizado para gasto.

¿Era necesario subir la tasa de referencia? ¿Actuaron de manera prematura? No hay una respuesta correcta, a muchos les gustó esta decisión y a muchos le molestó. Cabe señalar que no fue una decisión unánime, la votación fue 3 a 2 y también cabe señalar que la FED no ve estas acciones en el corto plazo porque siguen pensando que este efecto inflacionario es coyuntural y de corto plazo y que poco a poco se va a corregir o mejorar.

Yo siempre he pensado que los miembros de la junta de Banxico tienen mucha más información que incluso los analistas más profundos y respetados. No tomaron esta decisión sólo porque salió mal el dato en la mañana. Fue un factor sin duda, pero la decisión se tomó porque ven tal vez, que el fenómeno no sea transitorio o de corto plazo y a esta preocupación mayor, hay que aplicarle una medicina mayor.

La parte negativa de subir la tasa es sin duda encarecer el costo del dinero, que insisto, en este momento tan delicado aún de la economía duele mucho. El crédito barato en estos momentos es crucial.

La parte positiva es buscar controlar la inflación con el aumento de los rendimientos de los bonos e instrumentos de deuda del gobierno y del sector privado y como consecuencia atraen flujos del extranjero que aprecian temporalmente a nuestra moneda. De ahí la nueva “fortaleza” del peso. Podemos estar a favor o en contra de la decisión, pero confiando en nuestro banco y su autonomía, es lo que nuestro banco central considera oportuno hacer, con independencia de lo que piense el poder ejecutivo, el sector empresarial o si es popular o impopular.

El próximo viernes se publica el dato del empleo en Estados Unidos y se espera un dato por arriba de los 700,000 empleos creados durante el mes de junio. Es un dato siempre importante, pero más ahora, un momento crucial para medir que tan real es la recuperación económica.

@juansmusi​​​​​​​​

Cuidado con lo que deseas

Este jueves le toca decidir a Banco de México el rumbo de la política monetaria. Es impresionante ver como los Bancos Centrales y en el caso concreto de la FED como mueve a los mercados. Sin duda este año se ha tratado sobre la recuperación económica, la campaña de vacunación y con ello la inflación que este rebote ha traído. Venimos del encierro, del confinamiento y de la oferta excesiva. Cuando se empieza a reabrir, la demanda excede la oferta y sobre todo en países en donde ha habido estímulo monetario este fenómeno se intensifica.

La Reserva Federal llevaba ya muchos años deseando tener inflaciones más altas, y como dice el dicho: “Ten cuidado con lo que deseas, que puede hacerse realidad”. Hoy la mayor incógnita en muchos países del mundo es justo hacia donde y que tanto puede alejarse la inflación de su objetivo. Ya lo había comentado en editoriales pasados, lo que ocurra hacia adelante en materia de precios es de total relevancia para todos los estimados y proyecciones que rápidamente se podrían modificar.

Por ejemplo, las tasas de interés que por todos lados están bajas o pegadas a cero, incluso en países como Alemania, son negativas, podrían subir, antes de lo previsto y a mayor velocidad. Con tasas de interés al alza los mercados accionarios se ven perjudicados y aún con proyecciones favorables sobre los resultados de las empresas se verían afectadas.

Es de esperarse que en un entorno de tasas al alza se vea una fuerte corrección en las bolsas. Y justamente la FED la semana pasada hablaba de acelerar el proceso de alza, que empezaría en el 2023, y simplemente por decir algo que ocurriría un año y medio después los mercados bajaron. Otra variable que se vería afectada sería el tipo de cambio. Ya que en una primera reacción el dólar norteamericano se fortalece.

La razón, mayores tasas en esa moneda llaman flujos de inversión que estaban en otros países y con ello el dólar se fortalece y el resto del mundo se deprecia. Basta ver como se subió mas de 80 centavos la semana pasada, y reitero, por algo que todavía no ocurre, pero empieza a mover todo.

Un aspecto muy importante del alza de tasas es la repercusión que tiene sobre el costo del dinero, es decir el costo de los créditos. La subida de tasas encarece los créditos y con ello empresas y personas tienen que destinar más al pago de sus obligaciones, con ello hay menos dinero para gastar y se combate de forma eficiente la demanda y el consumo exagerado.

La repercusión en términos de crecimiento económico es muy importante, ya que un país con tasas altas y crédito o dinero caro, crece menos por tener menos acceso al financiamiento competitivo.

Estamos justo en ese momento en el que puede haber una inflexión o cambio de tendencia. Lo que ha venido diciendo la FED y muchos bancos centrales, incluido Banxico, quien por cierto se reúne el jueves y deberá dejar la tasa igual en el 4%, es que de aquí en adelante la inflación empezará a ceder y que, si bien no logrará su objetivo del año, las cosas empezarán a mejorar y el techo ya lo vimos.

Banco de México decide y aunque no mueva la tasa ahora, lo más importante será ver el apunte que al término de la junta hacen sobre su visión de las cosas. Al igual que FED, lo que el mercado estará evaluando y analizando es el lenguaje utilizado en donde entre líneas a veces se puede ver preocupación o certeza, riesgos subiendo o bajando y desde luego una visión objetiva del estado de nuestra economía tomando en cuenta los principales actores internos y externos.

@juansmusi​​​​​​​

Fed y cambios en México

Esta semana el evento más importante y esperado será la reunión de la Reserva Federal de hoy y mañana, pues se dará a conocer la decisión de política monetaria, donde no se esperan cambios en la tasa de referencia, pero sí un discurso de Jerome Powell con mucho fondo.
Una de las acciones puede ser con el programa de recompras, y es que la Fed desde 2008 empezó un agresivo programa de recompras de bonos públicos y privados que no es otra cosa que imprimir dinero nuevo para mover la economía, intercambiando dinero fresco a los tenedores de bonos que se sientan de manera pasiva en ellos. Bajar el monto de manera considerable de estas acciones puede ser sano en este momento.
También desde hace 13 años que no veían una inflación en los niveles actuales, esto es 5%, muy por arriba del objetivo de 2% +/- 1%. La media es 2%, el rango bajo 1% y el rango alto 3%. ¿Porqué los mercados y demás indicadores no se han vuelto locos o han hecho movimientos abruptos? Porque el mercado le cree a la Fed y a Powell y confían en que estos eventos inflacionarios son transitorios y durante el año la inflación comenzará a converger hacia su objetivo.
Algo similar ocurre en México, donde también la inflación está muy por arriba de su objetivo y se espera que se comporte como el de nuestro vecino. Aquí la inflación anual es de 5.89% y la meta es 3% +/- 1%, es decir, media de 3%, parte baja de 2% y parte alta de 4%.
Este reto de la inflación todavía lo podrá culminar como gobernador del banco central Alejandro Díaz de León, quien deja el cargo el último día de diciembre. Y hago mis comentarios respecto a los cambios que vienen con esta vacante.
El Presidente ya anunció que el relevo en Banxico será Arturo Herrera, actual secretario de Hacienda, y en esa dependencia llegará Rogelio Ramírez de la O, analista independiente y miembro de algunos consejos de administración. Ha colaborado con el Presidente por más de diez años y sus conocimientos y experiencia dejan tranquilos a los mercados en cuanto a su capacidad para asumir el cargo.
En ambos casos la capacidad técnica no se cuestiona y se trata de gente calificada y respetada. Ambos cambios son muy relevantes para el rumbo macroeconómico que tomará el país en la segunda mitad del sexenio. Cosas importantes: espero sea el último cambio en Hacienda, ya que, en tres años, llevamos tres secretarios.
En Banxico es imprescindible que la autonomía continúe y no por ser un hombre nominado por el Presidente actúe con conflicto de interés. No es raro que esto ocurra, todos los presidentes nominan a gobernadores de su equipo, el más reciente fue la salida de Yellen y el nombramiento de Powell por Trump. Este último lo hizo tan bien y se desligó de las peticiones y necesidades del presidente, que Trump dijo que era absurdo y un mal banquero, cuando él mismo lo eligió.
No se trata de contradecir al Presidente, sino de hacer lo mejor en política económica y no actuar con conflicto. Si bien se tiene la capacidad, se espera que actúe con transparencia y objetividad en la política monetaria, aunque a veces se contraponga a intereses políticos y populares, como ocurrió en EU. No me angustiaría porque toquen las reservas o cambien la ley de Banxico. Son chismes amarillistas a partir de acciones que han desconcertado, pero confío en que no alcanzarán al banco, que se mantendrá autónomo. De no ser así, será un foco rojo incandescente.
Twitter: @juansmusi

Elecciones desde la perspectiva de mercados

Antes que nada, felicitar a todos aquellos que salieron a votar, ejercer tu derecho, elegir y también ratificar o no las personas que nos representan, te da derecho a exigir, pedir y también a quejarte.

Creo qué hay luz y sombra, agrio y dulce y positivos y negativos.

La participación fue la más alta registrada en las intermedias, una tasa del 52% contra el 48% que se había registrado en el 2015. Es positivo que sea mayor, pero no se ustedes, yo pienso que fue muy bajo sólo incrementar el 4%. Es increíble pero esta apatía sigue decidiendo y favoreciendo a las fuerzas políticas mayoritarias. La frase “Los pueblos tienen el gobierno que se merecen” es muy precisa y cierta.

A continuación, un resumen con cifras preliminares y no oficiales:

En el Congreso, que, de hecho, creo que es lo más importante, el resultado fue positivo. El resultado más temido era que Morena tuviera mayoría calificada y con ello pudiera cambiar las leyes y modificar la constitución. Eso, no ocurrió. Gana la mayoría simple y con ello tendrá que negociar las cuestiones y cambios estructurales.

En las gubernaturas se puede decir que como era previsto, arrasaron, Morena y aliados se llevan 11 o 12 de las 15. La buena noticia es que, en los congresos locales, también hay un equilibrio de fuerzas y servirá de contrapeso.

En la CDMX si hay un revés fuerte, solo 6 alcaldías permanecerían con Morena. 10 estarán en manos de la oposición.

Insisto, no soy politólogo y mi opinión es solo relacionada con los impactos económicos y financieros que puedan tener estos resultados. Y cómo ya lo comenté, los mercados y la economía, la inversión y el dinero prefieren equilibrios y contrapesos.

La reacción del tipo de cambio ante lo que ocurre en el congreso es positiva y de nuevo la ventana de entrada y de oportunidad se abre. Inversión en dólares abajo de $19.80 me parece muy atractiva y que hace todo el sentido del mundo.

Que sirva esto para mejorar a México más en 3 años. Que la participación sea mayor, no solo 4%, mucho más. Que los partidos entiendan que la gente preparada es los que más se necesita, que las campañas y las propuestas no se hacen con actores, futbolistas y niños que les cargaban los palos de Golf a sus papás, y menos bailando.

Que la oposición para serlo, se tiene que unir, poner a un candidato como a una ex Miss Universo y no acordar uno de oposición, no jala, así se pierde Baja California. Que si no hay coaliciones pueden seguir ganando las hijas de los que no pudieron contender por tener demandas de violación.

No tengo nada en contra de la hija del candidato, pero improvisar y sacarse de la manga que ella sea la candidata y gane, inaudito. Donde se unieron de verdad y hubo coaliciones con acuerdos, compitieron de cerca y en muchos casos, ganaron.

Gana México con los equilibrios, gana México con el INE como institución y autoridad máxima electoral y ganan los ciudadanos que a través del voto buscan tener un mejor país.

Ayer llegó la vicepresidente de EEUU, Kamala Harris, la agenda es migratoria, pero ojalá también se toquen otros. Fortalecer la relación bilateral, basado en el cumplimiento de las leyes, instituciones, reformas y tratados sería algo extraordinario.

@juansmusi

Elecciones y Finanzas

Las preguntas más recurrentes últimamente con respecto a lo que se nos viene el próximo fin de semana. ¿Se va a devaluar el peso? ¿Se caerán los mercados? ¿Será de nuevo un parteaguas la elección intermedia? ¿Cambio todo mi dinero a dólares? Etc.
Como en todas las proyecciones y análisis que hacemos hay tres escenarios posibles desde el punto de vista de mercados. Un escenario realista, un optimista y un pesimista.
1.- El escenario realista. – El partido dominante mantiene la mayoría y gana menos gubernaturas de las que se habían previsto. Es realista pensar que después de 3 años de gestión la popularidad ha bajado y la participación el 6 del presente equilibra más los poderes. Siguen siendo y teniendo mayoría, pero no calificada. En resumen, Morena sigue siendo la mayor fuerza, pero se equilibran congresos locales y federal y se reparten las gubernaturas. Este escenario no debería de tener mayor impacto en bolsas y tipo de cambio. Digamos que no sería factor de apreciación del peso o de un movimiento alcista importante de la bolsa mexicana.
2.- El escenario optimista. – Morena pierde mayoría y también la mayoría de los congresos estatales y gubernaturas. Este resultado podría favorecer a los mercados y al peso porque supone un mayor equilibrio de poder. Los contrapesos son mayores y las cuestiones de fondo y estructurales no son aprobadas a mano alzada o por decreto presidencial. Esta es una señal de certeza y de confianza. En ningún país del mundo está bien vista la concentración de poder y mucho menos las dictaduras.
3.- El escenario pesimista. – El gobierno mantiene la mayoría en el congreso, en los estatales y además arrasan en las gubernaturas. Este escenario no es deseable porque supone preservar la mayoría calificada y además aumentar la presencia estatal y gubernamental. Como comenté en el punto anterior, dar más poder al actual gobierno y menos contrapesos supone una concentración tal que el sistema se vuelve más Presidencialista y dependiente de una sola persona. Aquí el impacto al peso y al mercado accionario sería negativo, no me atrevo a decir que muy fuerte, pero negativo.
Es mucho más fuerte lo que le pueden a hacer a nuestro peso y la bolsa los inversionistas estadounidenses que cualquiera de estos escenarios. Somos mucho más sensibles y dependientes de los norteamericanos que de estas noticias locales.
Algo que no puedo pronosticar y si podría tener un efecto negativo considerable es si hubiera alborotos sociales, desmanes, protestas o no reconocimiento de las instituciones y de las autoridades competentes. Un supuesto fraude electoral y que esto incluso escalara en violencia es algo que no podemos calcular, pero que si puede impactar. Esperemos esto no suceda.
En resumen, creo que no va a haber un mayor impacto y que las preocupaciones a muchas de estas preguntas son exageradas. Sin embargo, antes de las elecciones si el tipo de cambio sigue debajo de $19.90, yo si me cubría invirtiendo en esa moneda. No comprando dólares en efectivo, pero si invirtiendo en bonos y acciones.
En la agenda global el dato más relevante de la semana será el viernes. Se publica la creación de empleo en Estados Unidos. Venimos de un mal dato en abril y si mayo viene como se espera, el dato será positivo y puede superar los 600,000 empleos.
Por lo pronto si quieres que México mejore, ve y vota el domingo, no hay nada más importante esta semana, este año y probablemente en los siguientes tres.
@juansmusi
1 2 3 19