La depresión, el mal del siglo

Cada vez son más las personas que sufren de depresión en nuestro tiempo. ¿Cuáles son las causas de esta enfermedad del sistema nervioso?

Son diversos los factores que la provocan: 1) la pérdida irreparable de un ser querido; 2) los fuertes conflictos familiares; 3) el trabajar bajo mucha presión; 4) el vivir habitualmente con demasiado estrés y llevar una actividad vertiginosa, sin concederle descanso al cuerpo ni a la mente; 4) el tener una personalidad proclive al pesimismo o ser demasiado negativo; 5) salirse fuera de la realidad, por ejemplo, exigirse a sí mismo más de los que las cualidades personales puedan dar y eso produce una frustración permanente que con frecuencia desemboca en un estado depresivo.

¿Cómo se manifiesta esta enfermedad? 1) En una tristeza habitual, sin razones de peso; 2) en una sensación de desánimo e infelicidad; 3) con sentimientos de culpabilidad infundados; 4) con frecuentes insomnios; 5) con explosiones de carácter ante dificultades ordinarias; 5) pérdida de interés por la vida; 6) se deja de disfrutar lo que antes resultaba agradable o placentero; 7) considerable baja rendimiento laboral o en los estudios; 8) sentirse completamente solo, aunque esté rodeado de personas; 9) estado general de malestar; 10) pérdida de la memoria; 11) sufrir de mucha ansiedad y miedo; 12) Deseos de no socializar con nadie., etc.

Cuando un familiar o un amigo se encuentra en este estado, hay que animarle o acompañarlo con un psiquiatra para que lo analice y le proporcione el tratamiento médico adecuado mediante antidepresivos y calmantes nerviosos. Si se obedece a las indicaciones de los doctores especializados en esta materia, a la vuelta de seis meses, uno o dos años se puede salir adelante, dependiendo de la gravedad del caso. Aunque no hay que dejar de continuar asistiendo a consulta médica, una vez que el paciente se va sintiendo mejor.

Hay un aspecto importante a considerar: la reacción de los familiares. Con frecuencia sucede que donde más incomprensión sufre el enfermo es en su propio hogar. Como a simple vista no se le mira nada extraño en su presencia física, como podría ser, en cambio, cuando alguien se fractura de una pierna y se le pone una férula y debe de usar muletas. En el caso de la depresión se supone erróneamente que el enfermo tiene pereza, desgana o piensa demasiado en sí mismo.

De parte de los seres queridos, lo más aconsejable es nunca decirle a una persona con esta enfermedad, frases como: “Échale ganas”; “Sí puedes trabajar más, lo que pasa es que no quieres”; “En el fondo lo que sucede es que no te importamos los de tu familia”; “Te estás dejando llevar por la flojera”; “Te has puesto en plan egoísta, cómodo y no cumples con tus obligaciones como profesionista, ni como padre y esposo…”. ¿Por qué? Porque el deprimido racionalmente se da perfecta cuenta de que no está sacando adelante todos sus deberes, que tiene reacciones negativas en la que él mismo se sorprende, se siente atrapado como en un oscuro laberinto sin salida.

¿Qué conducta deben de manifestarle sus familiares? En primer lugar, estar al pendiente de que vea al médico con la debida regularidad y que efectivamente tome sus medicamentos. En segundo lugar, tenerle mucha comprensión y paciencia porque no busca deliberadamente ponerse raro o egoista sino que es una enfermedad como cualquier otra; brindarle afecto y cariño porque lo necesita; darle confianza y seguridad en sí mismo; acompañarle a salir de la casa a un lugar recreativo; que tenga una terapia ocupacional; animarlo ante el más pequeño logro que vaya teniendo en lo laboral o familiar. Y, sobre todo, decirle palabras de esperanza y optimismo de que realmente se podrá curar, si cumple con las prescripciones médicas.

20 Tipos de salud que debemos cuidar de forma integral

1,131 Palabras. Tiempo de lectura 5 minutos aproximadamente.

Si alguien pregunta ¿Qué tal está de salud? Parecería una descortesía repreguntar a cuál de ellas se refiere, pues los 20 tipos de salud, están muy interrelacionadas y cualquier anomalía, en una o varias de ellas, repercute negativamente en todas las demás.

La salud integral, es la más alta expresión del equilibrio y funcionabilidad del nivel de bienestar físico, psíquico, social y religioso de las personas, las familias, las sociedades. Es una situación donde se pueden ejercer normalmente, todas las funciones del bienestar.

La salud no es solamente la ausencia de la enfermedad, es la felicidad expresada a su más alto nivel. De ella depende la calidad de nuestras vidas, pues cuando hay alguien enfermo, sufren todos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud como “el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de molestias o enfermedades”. Esto significa que estar sano, no es simplemente estar libre de afecciones, sino también mantener sana nuestra mente, sentirnos plenos, realizados, conformes con nuestros logros, por pequeños o grandes que sean.

Los padres deben de vigilar, fomentar, cuidar y transmitir los conceptos salud a todos los miembros de la familia, para que tengan el mejor comportamiento posibles y los ayuden a tener una buena salud integral, personal y familiar.

20 Tipos diferente de salud: (Puestos alfabéticamente y cada lector le dará la prioridad que considere oportuna)

1. La salud alimentaria: De acuerdo con el médico, intentar toda la familia comer ordenadamente, dentro de los mejores horarios, con las cantidades y calidades adecuadas y los productos más sanos. Periódicamente hacer un programa de desintoxicación. En la alimentación de toda la familia.
2. La salud ambiental: Implica las relaciones del hombre con los hombres, los animales, los vegetales, los minerales, la tierra y el universo en su conjunto. Se deben evitar los sitios contaminados por ruidos excesivos, olores, gases.
3. La salud colectiva o pública: Está relacionada con el desarrollo, protección e influencia del área política, ideológica y científica de los gobiernos, referida a los ciudadanos al tener en cuenta o desestimar la mejora de su calidad de vida, los perfiles de sus enfermedades, las principales causas de muerte, las epidemias y los accidentes.
4. La salud de la palabra: Medir y controlar qué es lo que queremos decir, cuándo lo queremos decir, por qué lo queremos decir y el daño o beneficio que podemos hacer.
5. La salud del carácter: Analizando si nuestras respuestas son incontrolables, irascibles, irritantes, coléricas, etc.
6. La salud del conocimiento: Sin conocimiento no puede haber un buen discernimiento, para entender lo que hay que aceptar o rechazar. El conocimiento se tiene que adquirir desde temprana edad, al ser una carrera donde el que se queda atrás, es muy difícil que pueda recuperarse.
7. La salud del riesgo físico: Estar vigilante continuamente ante los posibles riesgos físicos, tratando de evitar sitios, situaciones, deportes y actividades peligrosas.
8. La salud ecológica: No contaminar con nuestros desperdicios o actuaciones, la ciudad, el campo, los mares o ríos. Ser muy exigente con las compras, el consumo de productos y energías, el reciclado y el reusado.
9. La salud económica: Tener escrito un proyecto financiero que contenga los ingresos, gastos, ahorros e inversiones a corto, medio y largo plazo. Gastar menos de lo que se gana.
10. La salud emocional: Es la habilidad de poder controlar las emociones, sentirse cómodos al momento de expresarlas y poder realizarlas apropiadamente.
11. La salud en las virtudes y valores humanos: Analizando continuamente cuánta paciencia, disciplina, responsabilidad, etc. tenemos. Todos los tipos de salud se forjan a partir de acciones y actitudes cotidianas. La formación de costumbres sanas, que después se conviertan en hábitos y posteriormente en virtudes, influirán a practicar los distintos tipos de salud.

12. La salud familiar. Los padres son los responsables de mantener la salud en la familia. Para ello deben estar prevenidos, ante la llegada de los primeros síntomas y obrar en consecuencia. Deberán poner unas normas de actuación, junto a todos los medios a su alcance.
13. La salud física: Es el buen funcionamiento y desarrollo de las distintas partes del cuerpo, de su sistema fisiológico y de sus cinco sentidos, para obtener felicidad, buen ánimo y bienestar. Se soporta la salud física, con la prevención y la asistencia periódica al médico, la toma de las medicinas adecuadas y el seguimiento de regímenes y condiciones de vida.
14. La salud horaria: Los padres deben llevar un sistema de horario conciliador familiar, en la medida que sus obligaciones se lo permitan, para poder participar con el resto de la familia en las diversas actividades planeadas. Es fundamental y primer paso para obtener una buena salud, el intentar mantener el orden, la cantidad y la calidad en el horario para dormir, comer, estudiar, trabajar y descansar.
15. La salud laboral: Es muy importante que las personas que trabajan, estén protegidas por las leyes y sistemas que prevean y eviten los accidentes laborales y sus consecuencias.
16. La salud mental: Está relacionada al buen funcionamiento de los procesos y equilibrios mentales de las personas, para evitar el estrés, las tensiones, la depresión y los conflictos, buscando soluciones a los problemas, teniendo buena actitud y manteniendo la harmonía de la mente. Abarca la memoria, la inteligencia y la voluntad. Para mantener la salud mental y estimular el cerebro, es muy necesario escribir, leer, ver pantallas electrónicas, debatir, conversar, etc.
17. La salud preventiva: Alimentándose correctamente, evitando los excesos en la comida y en la bebida. Huyendo de los vicios y de las drogas. Haciendo el ejercicio físico recomendado por los profesionales. Evitando los hábitos sedentarios. Respetando los horarios de descanso.

18. La salud religiosa: Es el cultivo del espíritu y de la mente, propia y colectiva. Es sentirse bien en la creencia y devoción a Dios como Ser Supremo y a su Iglesia.
19. La salud sexual. Es una situación de bienestar físico, emocional, mental y social, relacionado con la propia persona, la familia y la sociedad. Requiere un enfoque educativo, religioso y social.
20. La salud social: Indica la capacidad para interaccionar efectivamente con los prójimos que le rodean. Depende principalmente de tres factores: El estilo de vida (hábitos personales de descanso, alimentación, trabajo, actividad física, etc.). El medio ambiente y entorno geográfico (Clima, pureza del aire, agua, recursos naturales, etc.). La herencia genética.

La salud es uno de los Derechos Humanos reconocido por la ONU. Los Estados debe garantizarla a todos los ciudadanos, pero también es una obligación de todos, fomentarla y mantenerla.

francisco@micumbre.com

Condición física, condición espiritual.

Cuando estudiaba en España al inicio de un verano un compañero nuestro de clases nos invitó a correr-caminar a un lugar donde solía ir los fines de semana. Eran 50 kilómetros. Hizo tanta promoción que nos animamos casi todo el salón, incluso algunos de otros grados. El problema fue que él iba en coche y nosotros no estábamos en condición física. El paseo fue un desastre, regresamos con ampollas, rozaduras, de mal humor, etc. No lo disfrutamos, no fue una buena experiencia. Si nos hubiéramos preparado físicamente hubiera sido maravilloso porque el lugar : “El Castillo del Buen Amor”, era hermosísimo.

Para ese tipo de paseos- carreras es necesario prepararse, hacer ejercicio, tener buena condición física. Sólo así se puede disfrutar. Hacerlo sin tener buena condición física es contraproducente.

En la vida espiritual sucede lo mismo: para poder disfrutar de una experiencia espiritual fuerte, como pueden ser unos ejercicios espirituales, un retiro de silencio, etc. Es necesario tener “buena condición espiritual”, ejercitarse espiritualmente de forma constante, sino el resultado será negativo. Al igual que en el deporte sólo disfruta estas experiencias fuertes quien se ejercita cotidianamente.

Las experiencias espirituales más profundas, más exigentes, son maravillosas, cambian la vida, nos llenan de paz y alegría espiritual, pero hay que irse preparando para vivirlas. Y, como en el deporte, hay que hacer “ejercicios espiritual” todos los días: un rato de meditación, Rosario, Santa Misa, etc. Todos los días con el deseo de crecer, de mejorar.
Te invito que así como te preparas para un maratón, un triatlón o alguna otra competencia de fondo, también te prepares para alguna experiencia espiritual más profunda.

Rodolfo Mayagoitia L.C.

#SoyCorintio

Un estilo nuevo de hacer deporte

Facebook: Soy Corintio

www.soycorintio.com

Qué solos se quedan los enfermos de VIH

1,333 Palabras. Tiempo de lectura 5:00 minutos aproximadamente.

Mi querido amigo Pablo, que está infectado con el VIH, se encuentra totalmente abandonado por sus familiares y amigos. Vive aislado de la sociedad. Sólo le atiende su madre, la cual en ningún momento le ha abandonado, muy en contra de la opinión de otros familiares cercanos. Su madre está tan llena de amor a su hijo, que no le importa estar continuamente a su lado. Deja su vida privada por atenderle. También le visitan con alguna frecuencia los voluntarios de la Parroquia de su vecindad.

Cuando no estaba infectado, tenía una vida plena de amistades, un buen trabajo, era querido y aceptado por todo el mundo, dada su simpatía, entrega a los demás, enorme humildad y su cercanía con los más desfavorecidos. Esas son algunas de las virtudes que dicen sus familiares y amigos. Hoy, además del dolor que le produce la enfermedad, injustamente, ha perdido el trabajo, la familia, los amigos y un sitio en la sociedad.

Precisamente cuando más necesita el apoyo, el cariño y el cuidado de sus familiares, es cuando se han visto claramente mermadas su salud, su fuerza mental y sus facultades físicas, aunque mantiene a trompicones su Fe.

Ahora, esos mismos familiares y amigos le tienen estigmatizado, porque le achacan que se juntó a otras personas irresponsables, dedicándose a una vida loca, relacionada con las drogas y el sexo. Nadie quiere reconocer que su situación, pudo ser producto de una desgraciada transfusión de sangre, que le hicieron después de un accidente de moto. Eso nadie lo sabrá con certeza.

Para los familiares y amigos es mucho más fácil echarle la culpa de su infección, a la supuestamente mala vida que dicen que llevó, y por lo tanto, descartarle del trato familiar y amistoso, que podría ayudarle a sobrellevar su enfermedad. Incluso le impiden que vea a sus sobrinos pequeños, a los que él quería y mimaba con locura.

Le han aislado de tal manera, que incluso sus mejores amigos, le han eliminado de las redes sociales, donde anteriormente se comunicaba, pues le han hecho como un juicio social condenándole por su comportamiento, e incluso sin darle ni el beneficio de la duda.

Además de los dolores físicos de su enfermedad, tiene que soportar los dolores psicológicos del desprecio familiar y social. Sólo le queda refugiarse en su religión y pedirle ayuda a Dios, para que pueda soportar esas dolencias. El dolor de la soledad y de la indiferencia, es mucho más profundo y desgarrador que el físico.

Allí se ha quedado sólo, sin que nadie le invite a nada, olvidado, esperando una palabra de aliento, que alguien le ofrezca su compañía, aunque nada más sea para compartir un ratito. Un tiempo para poder sincerarse o para disfrutar de una sana diversión, ver una película, oír música acompañado, leerle un libro, etc. Algo que le haga la vida más llevadera, algo que él necesita, que no tenga, y que a los demás nos sobra.

Los infectados, la enfermedad del VIH en español, y HIV en inglés, se quedan totalmente solos. Sus familiares y amigos desaparecen y nadie quiere ni pasar un minuto con ellos. La sociedad los estigmatiza, como si fueran los leprosos de la antigüedad. Ignorando que el VIH tiene cura a través de las actuales pero complicadas medicinas, que si bien ayudan a que no prospere, hacen muy difícil llevar la enfermedad.

Invita al que está solo, al olvidado, al que espera una palabra de aliento, y ofrécele tu compañía. Comparte con él un rato de descanso, de sana diversión, entretenimiento para hacerle la vida más llevadera. Intenta dar parte de tu tiempo a esa persona que sabes que te necesita.

Los amigos no quieren reconocer, que un día estuvieron llevando la misma vida que ellos, buena o mala, y que por cuestiones del destino en un momento determinado se infectaron. Posiblemente incluso haciendo las mismas cosas que ellos.

Tampoco quieren considerar, que no siempre la infección es por culpa de los enfermos, pues una maldita transfusión de sangre, motivada por accidente o una trasmisión hereditaria, puede infectarles y arruinarles la vida que les queda.

La sociedad en general tiene temores injustificados sobre el posible contagio si van a visitar a los enfermos o si les tocan por algún motivo. Eso no es cierto y si tienen algún amigo o familiar en esa situación, pueden consultarlo con su médico. El VIH se transmite a través de los fluidos corporales. Con estos sí que hay que tener cuidado.

Los infectados del VIH tienen un doble dolor. El propio de la enfermedad, que cada vez les va consumiendo más y más deprisa, y el aislamiento al que le someten sus familiares, amigos y la sociedad.

Nadie les quiere ver ni de lejos. Pierden sus trabajos, sus familias y sus amigos. Es cierto que podrían hacer una vida relativamente normal, si entre todos nos dispusiéramos a ayudarles evitando su marginación. Se sienten frustrados por sus familiares y amigos. La frustración es una célula más del envejecimiento y tan agresiva, que no se detiene hasta sorber la ilusión y la alegría de vivir.

Lo positivo es que la infección por este virus, actualmente ya no es una infección mortal, sino una enfermedad crónica, tratable con una terapia antirretroviral, que pueda ser decisiva para salvarles la vida. Pero nadie quiere oír hablar de que no tienen que tener miedo al contagio, si utilizan las instrucciones que los profesionales les han dado, junto al sentido común, que hay que tener cuando se relaciona con los enfermos.

No soy médico y por lo tanto no puedo opinar profesionalmente. Me han asegurado que si se tiene precaución, con el contacto de los fluidos humanos, no existe el riego de infección. Darle la mano a un enfermo, no lleva ningún riesgo de infección, salvo que haya una herida en las manos. Y desde luego, un abrazo, ropa con ropa, no tiene riesgo. También me han dicho que el virus VIH no se puede curar, pero que aunque los tratamientos que reciben los pacientes, ninguno mata al virus, sí ralentizan su multiplicación, en un punto específico de su ciclo de vida.

Hay cuidados paliativos especializados, humanizados e integrales, para procurar con mucho cariño el mejor trato posible, el que sea adecuado a la nueva situación del familiar enfermo. Con el fin de que su calidad de vida no empeore, controlando los síntomas y dolores que le hacen sufrir.

Los familiares, son parte muy importante del bienestar del enfermo. Deben aprender a adaptarse, asumir y sobrellevar la situación del enfermo y a transmitirle su fuerza. También a los otros familiares y amigos, que no le hayan abandonado. A todos los enfermos graves, hay que inculcarles la sensación de que, como todo el mundo, van a acabar una etapa y que pueden dejar todos sus asuntos cerrados y en paz.

Los voluntarios, familiares, amigos o desconocidos, que cuidan y se interesan por los enfermos, deben prepararse muy bien, para evitar que incluso por su buena voluntad, produzcan un daño irreversible al enfermo, bien con palabras, hechos, alimentos incorrectos, información inadecuada, etc. Su cariño, dedicación, sonrisa y conversación, son unas de las medicinas más apreciadas e imprescindibles.

Los voluntarios, familiares, amigos o desconocidos que ayudan a los enfermos, se entregan a los demás, sacando lo mejor de sí mismos, por la satisfacción del deber cumplido y tratar de que su ejemplo, sea un estímulo para todos los demás. Al final son éstos, los más beneficiados, que pese a la tristeza de ver el sufrimiento, reciben la alegría de ayudar. Son verdaderos héroes, los que se interesan por los enfermos con VIH abandonados, aunque a otros no les importen.

francisco@micumbre.com

Avance en México en contra de la Explotación de Mujeres con Fines Reproductivos.

Fuente: Early Institute

26/04/2016 19:10 NOTIMEX
(Foto: Cuartoscuro)

El pleno del Senado de la República avaló reformas a la Ley General de Salud; estará permitida únicamente bajo estricta indicación médica, entre nacionales y sin fines de lucro

CIUDAD DE MÉXICO

El pleno del Senado de la República avaló reformas a la Ley General de Salud, las cuales contemplan cárcel de seis a 17 años de prisión para quienes participen o fomenten la maternidad subrogada con fines de lucro.

En la reforma aprobada por 71 votos a favor y uno en contra se define que la gestación subrogada es la práctica médica consistente en la transferencia de óvulos humanos fecundados en una mujer, producto de un espermatozoide y un óvulo de terceras personas.

Se indica que la gestación subrogada se realizará sin fines de lucro, habiendo un acuerdo entre las personas solicitantes y la mujer gestante, permitiendo la compensación de gastos médicos y otros derivados del embarazo, parto, post-parto y puerperio.

Asimismo se determina que estará permitida únicamente bajo estricta indicación médica, entre nacionales y sin fines de lucro, en los términos de esta ley, y sancionar los casos puntualmente establecidos en la legislación.

Con ello se establecen de seis a 17 años de cárcel a aquellas personas que entreguen a los menores derivados de la gestación subrogada a un individuo de nacionalidad distinta a la mexicana o se haga con fines de lucro.

La Secretaría de Salud regulará la maternidad subrogada, en las disposiciones jurídicas correspondientes.

Las reformas a la Ley General de Salud, fueron enviadas a la Cámara de Diputados para su análisis.

Las Drogas: Una Espiral de destrucción sin retorno

En su libro “Luz del Mundo” en el que el periodista alemán, Peter Seewald, realiza una serie de entrevistas al entonces Papa Benedicto XVI, en uno de sus capítulos, al abordar uno de los cánceres sociales más graves de nuestro tiempo, como son: el tráfico y consumo de drogas, el Santo Padre afirmaba: “Creo que esa serpiente del tráfico y consumo de drogas abarca toda la tierra, es un poder que no nos imaginamos como se debe. Destruye a la juventud, destruye a las familias, conduce a la violencia y amenaza el futuro de países enteros”.

Y continuaba: “Tambén eso forma parte de las terribles responsabilidades de Occidente: el hecho de que (un país política y económicamente poderoso) necesita drogas y de que, de ese modo, crea países que tienen que suministrárselas, lo que, al final, los desgastra y destruye. Ha surgido una avidez de felicidad que no puede conformarse con lo existente. Y que entonces huye, por así decirlo, al paraíso del demonio, y destruye a su alrededor a los hombres” (Editorial Herder, México, 2010, página 74).

Estas aseveraciones del entonces Romano Pontífice recogían sus propias reflexiones y el pensamiento de muchos Obispos, procedentes de los cinco continentes, que acudían al Vaticano, dentro de sus acostumbradas visitas, a exponerle sus preocupaciones pastorales y dificultades en las labores apostólicas, entre otros muchos temas.

En décadas anteriores, el gobierno de los Estados Unidos, a través de la D.E.A., tenía redes internacionales para combatir frontalmente al narcotráfico. En esos combates han muerto muchos miles agentes y soldados para erradicar este mal social.

Ahora resulta que, bajo el mandato del Presidente Barak Obama y la Organización de las Naciones Unidas, el concepto intrísecamente perverso de los efectos de la drogadicción y su funesto tráfico, han cambiado radical y súbitamente de sentido y la nueva directriz que han “recomendado” al resto de los países del orbe es ésta: que se permita la legalización del cultivo de la mariguana “por motivos científicos y medicinales” , y se pueden portar personalmente todo tipo de drogas, legalmente autorizadas, siempre y cuando sean dósis bajas de cocaína, heroína, morfina, etc. y, hoy en día, se pretende argumentar un supuesto “derecho humano al goce placentero mediante el consumo de estupefacientes”.

¿Ante qué fenómeno social, político e ideológico nos estamos enfrentando? Ante la llamada “dictadura del relativismo”. Es decir, lo que ayer se consideraba “malo y perverso” ahora -porque así lo deciden algunos gobernantes y legisladores- “es bueno y recomendable”, esgrimiendo que “cada quien tiene la capacidad de decidir su propio camino para ser feliz” y, en este sentido, existe un cambio sustancial en el significado de las palabras (es decir, una nueva semántica), y de esta manera, producto de la mentalidad materialista y hedonista, se considera “como un legítimo y acertado ejercicio de la libertad el consumir drogas, puesto que el bien prioritario de cada individuo es la felicidad”.

Me parece que todos hemos sido testigos de amargas experiencias de compañeros de escuela o universidad que se aficionaron al consumo de drogas y que fallecieron por sobredosis o quedaron con daños cerebrales irreversibles. Además, es indudable que un drogadicto en un hogar tiene una imprevisible fuerza destructiva, ya que el día menos esperado: se puede suicidar, o bien, tener un ataque de irritabilidad y golpear a sus padres y hermanos e incluso matarlos; suele robarse objetos de su casa y malbaratarlos para conseguir un poco de dinero y así poder consumir su ansiada droga.

También, en las instituciones educativas, sucede a menudo que grupos de drogadictos fácilmente forman pandillas violentas y se dedican al robo, al consumo y tráfico de drogas, y por supuesto, su rendimiento escolar baja estrepitosamente hasta que el Director del plantel decide expulsarlos. ¿Y luego qué ocurre? Se convierten en delincuentes callejeros o en vagabundos y se tornan en una lacra social. Ese círculo vicioso culmina en la cárcel, pero en “esa otra escuela” es donde realmente aprenden a ser delincuentes profesionales, asesinos a sueldo, ladrones, secuestradores, etc.

Y si se destruye la célula familiar, se arrasa con todo el tejido social y, sobreviene un estado de mayor corrupción, caos, anarquía e inseguridad para vivir en paz y concordia en las ciudades y entre sus habitantes.

Me llama poderosamente la atención que no se escuche la experimentada voz de los Psiquiatras y Neurólogos, especialistas en esta materia; de los psicoterapeutas -que día con día- luchan por sacar de “las garras de las drogas” a sus pacientes; los comentarios, sugerencias y propuestas -fruto de duras experiencias- de los padres de familia y de los orientadores familiares; y, por supuesto, atender el testimonio de quienes pasaron por “el infierno de la drogadicción” y han logrado, con muchos esfuerzos, superar -dentro de lo que cabe, porque siempre tienen la posibilidad de “una dolorosa recaída”- su problemática y se han reintegrado a su familia y al mundo laboral. Sin duda, lo concerniente al mundo de las drogas y al narcotráfico “se ha politizado” porque no se acude ni la Ciencia ni a la voz de las personas expertas y autorizadas para emitir sus argumentos científicamente fundamentados.

Si como dice el Papa Emérito Benedicto XVI que las drogas y el narcotráfico conducen a la violencia y amenaza el futuro de países enteros, ¿cómo es que algunos gobernantes y legisladores de nuestro tiempo aprueban tan a la ligera leyes que, en muy poco tiempo, se revertirán en contra de la estabilidad social y política de sus mismas naciones? Y aunque en principio se diga que sólamente se aprueban “con fines científicos y medicinales”, ¿no entrañan estas legalizaciones graves contradicciones que ponen en riesgo las estructuras sociopolíticas, el orden, la armonía, la paz de las familias, de las sociedades y de la entera civilización?

El aborto es una forma de violencia contra la mujer, aseguran expertos.

Fuente: *MELISA INSTITUTE

El manejo de embarazos de alto riesgo no debe ser un conflicto entre las necesidades de la madre y las del bebé, sino que debe de tratarse del entendimiento de circunstancias en particular de ese embarazo y cómo llevarlo desde el punto de vista científico y racional.

Una forma de violencia creciente contra las mujeres y niñas no sólo en países desarrollados sino sobre todo en naciones menos avanzadas, es la práctica indiscriminada del aborto, que se ha traducido en daños a la salud que pueden ser leves o incluso provocar la muerte de quienes han sido sometidas a la cancelación de su embarazo.

Así lo definieron aquí médicos, ginecólogos, obstetras, investigadores todos, de Dublín, Estados Unidos y Chile, quienes demostraron con estudios científicos, que las estadísticas no mienten: los niveles de salud de las mujeres son más altos y las tasas de morbilidad y mortalidad materna son inferiores en países donde la práctica del aborto está prohibida (penada legalmente) y/o donde es practicado de manera limitada o con restricciones legales.

La educación de las niñas y mujeres jóvenes y adultas, la disposición de más y mejores servicios de salud, y el incremento en la disponibilidad de servicios públicos como agua y alcantarillado, son las alternativas para impulsar un mayor nivel de salud materna, constituyen la opción. El aborto no.

En la conferencia «Políticas públicas para reducir la mortalidad materna, un enfoque holístico sobre salud materna», desarrollada en el marco de la 57 Sesión de la Comisión sobre el estatus jurídico y social de la mujer en la Organización de las Naciones Unidas, los doctores Elatd Koch (Santiago de Chile), Monique Chireau (Carolina del Norte, Estados Unidos), Donna Harrison (Illinois, Estados Unidos) y Eoghan de Faoite (Dublin, Irlanda) advirtieron que si el argumento de elevar los niveles de salud materna y reducir al máximo las tasas de mortalidad materna, son reales, el aborto no debe ser considerado como una política de salud pública, ni su legalización como una medida en beneficio de la mujer embarazada.

Irlanda ha sido considerada constantemente por las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los lugares más seguros del mundo para las mujeres embarazadas, sin la necesidad de recurrir al aborto, dijo el el doctor Eoghan de Faoite, miembro del Comité sobre Excelencia en Salud Materna de Dublín.

Irlanda prohibió todo tipo de aborto desde 1983 y su tasa de mortalidad materna ha reducido casi a cero, a diferencia de su vecino, el Reino Unido, donde está legalizada la práctica del aborto y, contrariamente, se observa un aumento contínuo de los índices de mortalidad materna.

Actualmente dijo De Faoite, el gobierno de Irlanda impulsa un proyecto de ayuda a Sudán donde en vez de proveer abortos a su población femenina, provean servicios de ambulancia, profesionalización de sus neonatólogos y dotación de equipo médico a las clínicas de maternidad.

Subrayó que mientras en Irlanda la mortalidad materna es de 8 por cada 100 mil nacidos vivos, los Estados Unidos tienen una tasa tres veces superior de más 24 por cada 100 mil y en Sudán llega hasta 75 por cada 100 mil nacidos vivos.

Por separado, la doctora Monique Chireau profesora asistente de la división de Investigación Clínica y Epidemiológica del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Centro Médico de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, derribó aseveraciones de que el aborto debe ser legalizado en casos de enfermedad o riesgo de salud para la madre o incluso en casos de enfermedad del no nacido.

Explicó que el manejo de embarazos de alto riesgo no debe ser un conflicto entre las necesidades de la madre y las del bebé, sino que debe de tratarse del entendimiento de circunstancias en particular de ese embarazo y cómo llevarlo desde el punto de vista científico y racional.

“La salud de la madre y la del bebé no deben ser vistas como un conflicto” dijo, al citar que hay suficiente evidencia científica que indican que en tratamientos contra el cáncer en la madre embarazada, ambos puedes sobrevivir, sin efectos dañinos para ninguno.

Otro caso, como el Síndrome de Down, comúnmente utilizado como argumetno para provocar un aborto, fue ejemplo de la Doctora Chireau para señalar que la comunidad médica está obligada a buscar alternativas de salud y no usar una salida fácil como el aborto en lugar de atender esta deficiencia cromosómica.

Informó que están en marcha investigaciones en las que se ha demostrado que con detección oportuna, el Síndrome de Down puede ser atendido con un suplemento alimenticio que reduce sensiblemente las características de este mal. Están, dijo, en marcha las pruebas clínicas para demostrarlo.

En su oportunidad, la doctora Donna J. Harrison obstetra y ginecóloga, directora de investigación de Políticas Públicas y profesora en Trinity International University de Illinois, señaló que el aborto médico con químicos como la mifiprostona o el misoprostol ha demostrado tener una tasa significativa (20% más) de complicaciones serias para las mujeres, aún en naciones con recursos médicos y tecnológicos para la atención de estos casos.

En tanto, en países donde no existe infraestructura médica, estas complicaciones muchas veces resultan en la muerte de las madres sometidas a estos métodos de aborto.

Las complicaciones, aseguró, incrementan cuando se utiliza únicamente para inducir el aborto, ya que se han presentado abortos inconclusos, hemorragias, aumento descontrolado de la presión arterial, y hasta complicaciones que ameritan una intervención quirúrgica mayor.

A su vez, el doctor Elard Koch, director del Instituto de Instituto de Epidemiología Molecular de la Universidad de Chile, señaló que una investigación científica sobre mortalidad materna de los últimos 50 años en Chile ha descubierto que el factor más importante para reducir la mortalidad materna es el nivel de educación de las mujeres y el acceso a atención médica integral durante el embarazo.

“Chile es una de las naciones que prohíbe todo tipo de aborto y ha reducido la mortalidad materna hasta un 90 por ciento. Las alternativas han sido incrementar los niveles de educación de las mujeres, dotar de servicios públicos (como agua y alcantarillado) a la mayor parte de la población y profesionalizar la atención médica neonatal”, expuso el epidemiólogo.

El hecho de que el aborto no se haya legalizado en Chile ha traído como resultado el incremento de la salud materna, y la consecuente disminución de la mortalidad materna, subrayó

Koch citó que la legalización del aborto siempre resulta en un incremento de esta práctica, por lo menos en los primeros 20 años.

Como ejemplo mencionó el caso de la Ciudad de México donde desde 2007, cuando se despenalizó el aborto si éste se practica durante las primeras 12 semanas de gestación, el número de abortos se ha incrementado año tras año desde 4799 procedimientos el primer año hasta 20 mil 314 en el 2011.

Este año la 57 Sesión de la Comisión sobre el estatus Jurídico y Social de la mujer en la Organización de las Naciones Unidas, tiene como tema eje la eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. En este contexto, los delegados de los 45 países miembros discutirán una resolución para garantizar la prestación de servicios de asistencia a este sector de la población.

*Publicado en: http://www.sexenio.com.mx/

PERMANECEN PELIGROSAS VACUNAS CONTRA EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)

Salomón Chertorivski, secretario de Salud, anunció que en septiembre próximo la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) estará integrada en la Cartilla Nacional de Vacunación, la cual será aplicada a niñas a partir de los nueve años de edad.

Durante la Tercera Semana Nacional de Vacunación –que inició el 1 de octubre pasado— se aplicó la primera dosis de la vacuna contra VPH a todas las niñas de quinto de primaria o menores de 11 años que contaran con la autorización de sus padres. A partir de ese momento, la vacuna contra VPH pasó a formar parte de la Cartilla Nacional de Vacunación con el objetivo de prevenir el cáncer cérvicouterino en todo el país. Una segunda dosis se aplicará seis meses después y, de ser necesario, una tercera dosis será aplicada cinco años después de la segunda dosis.

El 6 de Junio de 2.006, la FDA (Food & Drug Administration) aprobó la vacuna Gardasil, la que supuestamente combatiría ciertos tipos de Virus del Papiloma Humano (VPH), los que se han asumido por las farmacéuticas en su publicidad engañosa como la causa principal de cáncer en mujeres, lo que ha sido desmentido por diversos médicos e investigadores a la fecha. Esta ya es una discusión de relevancia puesto que el lobby farmacéutico ha arremetido en todo el mundo, a pesar de muchas noticias de parálisis, muertes fulminantes y miles de reacciones adversas en jóvenes mujeres que creyeron en la publicidad que apela al miedo de las personas. (Ver: www.JudicialWatch.org)

Las vacunas que prometen el imposible son: GARDASIL (Merck Sharp & Dome) y CERVARIX(GlaxoSmithKline). La primera dice prevenir cáncer de 4 tipos de virus papiloma (tipos 6, 11, 16, 18) y la segunda, de dos (tipos 16 y 18). Curioso al menos que Gardasil esté aprobada para niñas desde 9 años de edad, a pesar del hecho que en las pruebas de la vacuna participaron niñas de hasta 11 años.
Cada dosis de 0.5 ml de la vacuna Gardasil contiene aproximadamente 225 mcg de aluminio(como adyuvante) y 50 mcg de polisorbato 80, entre otros. El aluminio está relacionado con el Alzheimer y el polisorbato 80 es un conocido agente esterilizador (anti-reproducción).

El problema aquí es que no se trata sólo de las mentiras de ABC Color, sino que se combinan las mentiras deliberadas, propagadas por los intereses corporativos de Merck (fabricante de la vacuna Gardasil, contra el VPH) junto con los individuos y grupos asociados a y sobornados por la misma, y la propia ignorancia y/o omisión de la comunidad médico-científica, resultado de una educación pésima que solamente enseña a los médicos (y pseudo-científicos) a ser expertos en farmacología y no ya «promotores de la salud», como suelen llamarlos, sino Promotores de la Big Pharma, o gran industria farmacéutica que nos trae cada vez más dependencia, enfermedad y muerte.

Fuente: https://detenganlavacuna.wordpress.com/2013/06/23/vacunavph/

352 muertes por la vacuna del papiloma notificadas ante la Agencia Europea de Medicamentos

Por *Miguel Jara

Tres asociaciones europeas de afectadas por la vacuna del papiloma, entre ellas la española, AAVP, se han reunido con responsables de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para expresar su preocupación por cómo se ha llevado el proceso de evaluación de este fármaco y su posterior farmacovigilancia. Por contra, el Ministerio de Sanidad rehuye a la AAVP.

Los daños provocados por la vacuna del papiloma no han parado de crecer en todo el mundo y por ello han nacido numerosas asociaciones de afectadas. Esta semana, tres de ellas, la española citada, una irlandesa y otra inglesa se han reunido con varios técnicos de la EMA que les han explicado el procedimiento de revisión de seguridad de la vacuna que está desarrollando.

El Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) está estudiando dos graves reacciones adversas a la vacuna: el síndrome de dolor regional complejo y el síndrome de taquicardia postural ortostática.

Las asociaciones han manifestado sus preocupaciones sobre este proceso de evaluación ya que consideran que existe infranotificación de los daños provocados por medicamentos y en concreto en lo relativo a esta vacuna. Según Alicia Capilla, presidenta de la AAVP:

Como hemos podido experimentar las familias afectadas, en muchas ocasiones los médicos no notifican a los sistemas de fármaco vigilancia de sus respectivos países las reacciones adversas con la vacunación del VPH y además la mayor parte de los ciudadanos no son conocedores de la existencia de este procedimiento”.

El no reconocimiento de los efectos adversos imposibilita la investigación y por tanto no existen tratamientos para curar ni tratar el síndrome post Gardasil y Cervarix (marcas de la vacuna del papiloma) que muchas jóvenes padecen.

Como afectadas -continúa Capilla- nos parece inaudito decir que esta vacuna no produce efectos adversos, como reiterados expertos e incluso autoridades sanitarias han declarado en España. Nos parece una temeridad y una falta de respeto hacia las víctimas relacionar todas sus dolencias con problemas psicológicos porque los síntomas que estas jóvenes padecen son los que están recogidos en la base de datos de la EMA, en la fichas técnicas y prospectos de estos productos.

Nos parece de una irresponsabilidad total que a día de hoy no se hayan encontrado tratamientos para estas afectadas”.

Las asociaciones han comentado con los responsables de la agencia europea el elevado número de notificaciones de reacciones adversas a esta vacuna, 45.222 (32.876 Gardasil y 12.346 Cervarix). Sobre todo las que acabaron en muerte (311 Gardasil y 41 Cervarix) y las notificaciones de enfermedades neurológicas ya que son las más notificadas (7.308 Gardasil y 2.848 Cervarix).

Estimamos que la revisión que realiza el PRAC debería incluir también la revisión e investigación de estas notificaciones”, concluye la presidenta de la AAVP.

La representante de las afectadas en España ha trasladado a los técnicos de la EMA la irresponsabilidad del Ministerio de Sanidad español, que se comprometió hace más de un año a volver a reunirse con dicha asociación para dar respuestas a todas las preguntas formuladas en un primer encuentro pero ahora rehuye a dichas familias.

Capilla también ha comentado cn la autoridad sanitaria europea el mal funcionamiento de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS):

No están siendo transparentes a la hora de contestar las peticiones de la AAVP, ni siquiera comunican el número de afectadas que hay en nuestro país. Los ciudadanos necesitamos a las autoridades públicas nacionales e internacionales en este tipo de casos, ya que nos están dando la espalda continuamente, primando intereses políticos y comerciales, en vez de sociales”.
Las tres organizaciones valoran de manera positiva su reunión en la EMA aunque consideran que el proceso de evaluación abierto es muy lento y debería ser más amplio.

*Fuente: Bufete Almodóvar y Jara 

Padres, inculquen en sus hijos el Visitar a los Enfermos. 1 de las 14 Obras de Misericordia.

1,924 Palabras. Tiempo de lectura 7:00 minutos aproximadamente.

El artículo es sobre las enfermedades físicas, no es sobre las enfermedades del alma, ni sobre las de la mente.

Algunos dicen que no conocen o no quieren conocer a nadie, que esté tan enfermo como que no pueda salir de la casa. Están equivocados, porque no se los encuentren ni en la calle, ni en las tiendas, ni en los espectáculos, ni en los cafés. Es posible que no haya mirado o preguntado en su alrededor y no haya visto o se haya enterado, de la cantidad de enfermos retenidos en sus propias casas, en los hospitales, en las residencias de ancianos, etc. Igual tampoco han mirado entre sus propios familiares, amigos, e incluso ni han mirado a los que son desconocidos.

Hay que visitar también, a los que están muy graves y casi no entienden quien les visita. Incluyendo a los que agradecen o no, un rato de compañía y de consuelo, aunque sólo sea para escucharlos o que nos escuchen. Para que sepan que todavía hay alguien, que se preocupa desinteresadamente de ellos.

Algunos se disculpan para no visitar a los enfermos, alegando que están muy ocupados, que tienen obligaciones más importantes y que además, no les sienta bien emocionalmente. Seguramente es que en sus prioridades, no entra la de realizar Obras de Misericordia, porque no se las han enseñado, porque se les han olvidado o simplemente, porque hacerlo suele ser incómodo.

20 Enseñanzas de los padres a los hijos, basadas en el ejemplo:

Animarles, levantándoles el ánimo y dándoles esperanzas fundadas de recuperación, sin engaños ni mentiras.
Ayudar económicamente a los voluntarios particulares o a las asociaciones, encargadas de cuidar a los enfermos más vulnerables.
Ayudarles a cuidar sus prácticas religiosas, para que las comiencen, las intensifiquen o no las abandonen.
Ayudarles a entender su enfermedad, soledad o situación. Oyendo y comentando lo que han interpretado de sus visitas al médico, o para lo que sirven las medicinas recetadas, o los tratamientos sugeridos.
Ayudarles a que hagan una lista para llamar a sus conocidos, o dándoles las listas de otros enfermos, que tienen necesidad de comunicación, sean de la Parroquia, hospitales u organizaciones.
Ayudarles a que rompan el muro de aislamiento, con el mundo exterior, cuya enfermedad les separa, descubriéndoles muchas de las oportunidades que pueden tener a su disposición.
Coordinar unos tiempos con los familiares, cuidadores de los enfermos, para sustituirlos y que ellos puedan salir a hacer sus encargos o simplemente a cambiar de actividad, lo que les permitirá recuperar las fuerzas, para poder volver a su tarea con más ánimo.
Correr la voz e intentar hacer un eficiente calendario de horarios de visitas, compatibles con las posibilidades del enfermo, de los que le cuidan y de los visitantes, cuando haya un enfermo en la familia o entre los amigos.
Enseñar a los hijos a no estar muy ocupados consigo mismo, como para justificarse el no poder solucionar los problemas de otros. Esto es egoísmo, tacañería, comodidad, etc.
Estar pendiente, además de las personas mayores enfermas, de los enfermos jóvenes, los cuales necesitan tanto o más, la ayuda de las personas sanas.
Hacer por los enfermos, lo que nos gustaría que hicieran por nosotros, si estuviéramos enfermos.
Llevarles comida hecha o ayudarles a hacerla, en función de sus necesidades. O regalarles algunas golosinas, siempre que no estén prohibidas por su médico.
Motivar y acostumbrar a los hijos a visitar a los enfermos para mitigar su soledad, sean conocidos o desconocidos, graves, simplemente hospitalizados, retirados en su casa o necesitados de ayuda.
Organizarles un club de lectura, para que puedan “adoptar” un grupo de niños, que no tengan quien les lea o que no tengan abuelos, que les puedan hablar y escuchar.
Participar en el voluntariado de la Parroquia u otras organizaciones de ayuda a los enfermos, formando parte de sus equipos y de sus especializaciones. Adultos, jóvenes, niños, etc.
Persuadirles a que llamen por teléfono o Skype, utilizando las redes sociales de Facebook, etc. para conectarse con otros, que estén en sus mismas o parecidas situaciones. Si no saben manejarlas, intentar enseñarles y facilitarles los medios necesarios.
Prestarles o leerles algún libro, disco, audio libro, revistas, etc. propio o de las Bibliotecas Públicas.
Proponerles y organizarles, para que estén ocupados y que desde su casa hagan algún tipo de voluntariado. (Llamadas telefónicas en cadena para objetivos escolares, parroquiales o sociales, coordinar los horarios de toma de medicinas de otros, etc.)
Recordarles el conocimiento y la práctica de las virtudes y valores humanos, que les ayudaran a sobrellevar con dignidad, los inconvenientes de su enfermedad y su aislamiento: Esfuerzo, disciplina, generosidad, humildad, paciencia, perseverancia, responsabilidad, tolerancia, etc.
Sacar de sus domicilios o de las residencias de ancianos, a los que se les pueda llevar a pasear, a algún restaurante favorito, a visitar a sus familiares o a sus amigos, a hacer sus recados importantes o imprescindibles, etc. (Médicos, farmacia, peluquería, manicura o pedicura).
Son verdaderos héroes los que se interesan por los enfermos abandonados, o que a otros no les importan. Los voluntarios suelen ser personas normales, que se entregan a los demás, sacando lo mejor de sí mismos, sin esperar ninguna retribución, simplemente la satisfacción del deber cumplido y tratar de que su ejemplo sea un estímulo para todos los demás. Qué triste es estar enfermo y además sufrir por no tener familiares, ni amigos, ni voluntarios desconocidos que nos visiten. Es el dolor de la soledad y de la indiferencia, mucho más profundo y desgarrador que el físico. Al final, el más beneficiado es el voluntario, que, pese a la tristeza de ver el sufrimiento, recibe la alegría de ayudar.

Conceder unos pocos minutos de nuestro tiempo y conversación a un enfermo, que pasa largas horas en su sufrimiento y soledad, representa un grandísimo valor y disfrute, igualmente al visitado, como al que visita. Algunas veces no es ni necesario hablar, el silencio también comunica la presencia de alguien, a quien le importa, máxime si tiene algún grado de parentesco o amistad. Puede que la visita no cure, pero conforta y anima, lo que es muy importante para el enfermo.

Tiene un gran mérito el tiempo empleado en leer algo a un enfermo, en escribirle una carta, en llamarle o en aligerar el trabajo de alguien que tiene que cuidarlo. Es ofrecer con la presencia, un poco de aliento a quienes tanto lo necesitan. Visitar a los enfermos, nos hace mucho más humanos y más sensibles. Nos enseña a valorar el precioso don de la salud y de la vida, que Dios cada día nos regala.

Cómo podemos asimilar, comprender y aconsejar sabiamente, cuando nos dice un familiar, amigo o desconocido, que ha sufrido un accidente grave o que el médico le ha encontrado un cáncer maligno, con metástasis irreversible. Que está en estado bastante avanzado y que no confía mucho en los resultados curativos, de algunos medios invasivos, como es la quimioterapia, la diálisis o similares. Que le queda muy poco tiempo de vida normal, y que después irá decayendo, hasta que lenta o rápidamente, le llegue el final.

Ante esa situación es imprescindible saber escuchar bien al enfermo, y buscar si fuera necesario, los consejos externos de los mejores expertos, en cuestiones del cuerpo, de la mente y del alma, relacionados con la situación de su enfermedad. Para posteriormente meditar muy bien, lo que se le va a decir, con mucha claridad y caridad. Si los consejos no están coordinados en estos tres aspectos, es posible que incluso le hagan daño al enfermo.

La historia real de Esteban:

Una persona a la que conocía mucho, estaba en el hospital muy enfermo y casi no hablaba con nadie. Solamente sonreía cuando todas las mañanas le llegaba un e-mail de un amigo, que tenía a 10,000 Kilómetros de distancia. Entonces se le abrían los ojos, cambiaba su cara, reía y con gestos pedía que se lo leyeran una y otra vez. Esperaba entristecido hasta que puntualmente le llevaran el próximo y deseado e-mail, que le llegaba de tan lejos, de su amigo que estaba próximo a él.

Su amigo no dejaba de escribirle diariamente, pues sabía del efecto beneficioso emocional que le suponía, dentro de su gravedad. Lo que le decía su amigo era simplemente, revivir la historia de sus tiempos jóvenes y contarle cosas actuales, que nadie le contaba. Eso le abría una ventana hacia el mundo. No es muy difícil escribir o llamar diariamente a un enfermo, para que sienta que alguien más se acuerda de él.

La historia real de Adela:

Una anciana enferma no podía salir a la calle, debido a sus limitaciones. Pidió ayuda a los voluntarios de su Parroquia, que inmediatamente acudieron para hacerle lo que necesitaba y así aliviarle el sufrimiento de estar confinada en casa. Periódicamente le hacían los recados que necesitaba, le hacían comida o se la llevaban hecha, le hacían compañía y pequeñas reparaciones en su hogar, como cambio de bombillas, arreglo de grifos estropeados, etc.

Los voluntarios le pidieron, que a cambio de los servicios que recibía, y para demostrar su agradecimiento, hiciera lo siguiente: Que todos los días llamara por teléfono a 10 personas mayores o enfermas, elegidos entre sus familiares y amigos. Si no tenía a quien llamar, ellos le proporcionarían números telefónicos de otros, que estaban en su misma o parecida situación. Las llamadas eran para recordarles los horarios de las tomas de medicinas, darles ánimos y un rato de conversación, contándoles las ultimas noticias, las novelas o preguntándoles por sus familias. Que tratara de hacer amistad por teléfono, pues estaban tan solos como ella.

También le pidieron que dos días a la semana, leyera cuentos y transmitiera sus experiencias a un grupo de niños de la parroquia que no tenían abuelos y que ella intentara ser su abuela adoptiva.

Esos voluntarios convirtieron a Adela, en una mujer contenta, ocupada, alegre, interesada y servicial con sus vecinos, a los que devolvía aumentadas cien por cien, las satisfacciones que recibía. Ella se convirtió en el primer eslabón de una cadena multiplicadora, de atención a los enfermos, desde otros enfermos.

Las 14 Obras de Misericordia.

Las corporales: Visitar a los enfermos. Dar de comer al hambriento. Dar de beber al sediento. Dar posada al peregrino. Vestir al desnudo. Visitar a los presos. Enterrar a los difuntos.

Las espirituales: Enseñar al que no sabe. Dar buen consejo al que lo necesita. Corregir al que se equivoca. Perdonar al que nos ofende. Consolar al triste. Soportar con paciencia los defectos del prójimo. Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos.

Nunca debemos quedarnos callados, alejados o ignorantes del problema, pues siempre el enfermo quiere agarrarse, como a un clavo ardiendo, a cualquier palabra de esperanza que podamos darle.

Hay mucho pendiente de hacer, para conseguir que el visitar a los enfermos, se vuelva parte permanente de nuestras vidas. ¿Qué esperamos para comenzar?

francisco@micumbre.com

1 2 3