Qué solos se quedan los enfermos de VIH

1,333 Palabras. Tiempo de lectura 5:00 minutos aproximadamente.

Mi querido amigo Pablo, que está infectado con el VIH, se encuentra totalmente abandonado por sus familiares y amigos. Vive aislado de la sociedad. Sólo le atiende su madre, la cual en ningún momento le ha abandonado, muy en contra de la opinión de otros familiares cercanos. Su madre está tan llena de amor a su hijo, que no le importa estar continuamente a su lado. Deja su vida privada por atenderle. También le visitan con alguna frecuencia los voluntarios de la Parroquia de su vecindad.

Cuando no estaba infectado, tenía una vida plena de amistades, un buen trabajo, era querido y aceptado por todo el mundo, dada su simpatía, entrega a los demás, enorme humildad y su cercanía con los más desfavorecidos. Esas son algunas de las virtudes que dicen sus familiares y amigos. Hoy, además del dolor que le produce la enfermedad, injustamente, ha perdido el trabajo, la familia, los amigos y un sitio en la sociedad.

Precisamente cuando más necesita el apoyo, el cariño y el cuidado de sus familiares, es cuando se han visto claramente mermadas su salud, su fuerza mental y sus facultades físicas, aunque mantiene a trompicones su Fe.

Ahora, esos mismos familiares y amigos le tienen estigmatizado, porque le achacan que se juntó a otras personas irresponsables, dedicándose a una vida loca, relacionada con las drogas y el sexo. Nadie quiere reconocer que su situación, pudo ser producto de una desgraciada transfusión de sangre, que le hicieron después de un accidente de moto. Eso nadie lo sabrá con certeza.

Para los familiares y amigos es mucho más fácil echarle la culpa de su infección, a la supuestamente mala vida que dicen que llevó, y por lo tanto, descartarle del trato familiar y amistoso, que podría ayudarle a sobrellevar su enfermedad. Incluso le impiden que vea a sus sobrinos pequeños, a los que él quería y mimaba con locura.

Le han aislado de tal manera, que incluso sus mejores amigos, le han eliminado de las redes sociales, donde anteriormente se comunicaba, pues le han hecho como un juicio social condenándole por su comportamiento, e incluso sin darle ni el beneficio de la duda.

Además de los dolores físicos de su enfermedad, tiene que soportar los dolores psicológicos del desprecio familiar y social. Sólo le queda refugiarse en su religión y pedirle ayuda a Dios, para que pueda soportar esas dolencias. El dolor de la soledad y de la indiferencia, es mucho más profundo y desgarrador que el físico.

Allí se ha quedado sólo, sin que nadie le invite a nada, olvidado, esperando una palabra de aliento, que alguien le ofrezca su compañía, aunque nada más sea para compartir un ratito. Un tiempo para poder sincerarse o para disfrutar de una sana diversión, ver una película, oír música acompañado, leerle un libro, etc. Algo que le haga la vida más llevadera, algo que él necesita, que no tenga, y que a los demás nos sobra.

Los infectados, la enfermedad del VIH en español, y HIV en inglés, se quedan totalmente solos. Sus familiares y amigos desaparecen y nadie quiere ni pasar un minuto con ellos. La sociedad los estigmatiza, como si fueran los leprosos de la antigüedad. Ignorando que el VIH tiene cura a través de las actuales pero complicadas medicinas, que si bien ayudan a que no prospere, hacen muy difícil llevar la enfermedad.

Invita al que está solo, al olvidado, al que espera una palabra de aliento, y ofrécele tu compañía. Comparte con él un rato de descanso, de sana diversión, entretenimiento para hacerle la vida más llevadera. Intenta dar parte de tu tiempo a esa persona que sabes que te necesita.

Los amigos no quieren reconocer, que un día estuvieron llevando la misma vida que ellos, buena o mala, y que por cuestiones del destino en un momento determinado se infectaron. Posiblemente incluso haciendo las mismas cosas que ellos.

Tampoco quieren considerar, que no siempre la infección es por culpa de los enfermos, pues una maldita transfusión de sangre, motivada por accidente o una trasmisión hereditaria, puede infectarles y arruinarles la vida que les queda.

La sociedad en general tiene temores injustificados sobre el posible contagio si van a visitar a los enfermos o si les tocan por algún motivo. Eso no es cierto y si tienen algún amigo o familiar en esa situación, pueden consultarlo con su médico. El VIH se transmite a través de los fluidos corporales. Con estos sí que hay que tener cuidado.

Los infectados del VIH tienen un doble dolor. El propio de la enfermedad, que cada vez les va consumiendo más y más deprisa, y el aislamiento al que le someten sus familiares, amigos y la sociedad.

Nadie les quiere ver ni de lejos. Pierden sus trabajos, sus familias y sus amigos. Es cierto que podrían hacer una vida relativamente normal, si entre todos nos dispusiéramos a ayudarles evitando su marginación. Se sienten frustrados por sus familiares y amigos. La frustración es una célula más del envejecimiento y tan agresiva, que no se detiene hasta sorber la ilusión y la alegría de vivir.

Lo positivo es que la infección por este virus, actualmente ya no es una infección mortal, sino una enfermedad crónica, tratable con una terapia antirretroviral, que pueda ser decisiva para salvarles la vida. Pero nadie quiere oír hablar de que no tienen que tener miedo al contagio, si utilizan las instrucciones que los profesionales les han dado, junto al sentido común, que hay que tener cuando se relaciona con los enfermos.

No soy médico y por lo tanto no puedo opinar profesionalmente. Me han asegurado que si se tiene precaución, con el contacto de los fluidos humanos, no existe el riego de infección. Darle la mano a un enfermo, no lleva ningún riesgo de infección, salvo que haya una herida en las manos. Y desde luego, un abrazo, ropa con ropa, no tiene riesgo. También me han dicho que el virus VIH no se puede curar, pero que aunque los tratamientos que reciben los pacientes, ninguno mata al virus, sí ralentizan su multiplicación, en un punto específico de su ciclo de vida.

Hay cuidados paliativos especializados, humanizados e integrales, para procurar con mucho cariño el mejor trato posible, el que sea adecuado a la nueva situación del familiar enfermo. Con el fin de que su calidad de vida no empeore, controlando los síntomas y dolores que le hacen sufrir.

Los familiares, son parte muy importante del bienestar del enfermo. Deben aprender a adaptarse, asumir y sobrellevar la situación del enfermo y a transmitirle su fuerza. También a los otros familiares y amigos, que no le hayan abandonado. A todos los enfermos graves, hay que inculcarles la sensación de que, como todo el mundo, van a acabar una etapa y que pueden dejar todos sus asuntos cerrados y en paz.

Los voluntarios, familiares, amigos o desconocidos, que cuidan y se interesan por los enfermos, deben prepararse muy bien, para evitar que incluso por su buena voluntad, produzcan un daño irreversible al enfermo, bien con palabras, hechos, alimentos incorrectos, información inadecuada, etc. Su cariño, dedicación, sonrisa y conversación, son unas de las medicinas más apreciadas e imprescindibles.

Los voluntarios, familiares, amigos o desconocidos que ayudan a los enfermos, se entregan a los demás, sacando lo mejor de sí mismos, por la satisfacción del deber cumplido y tratar de que su ejemplo, sea un estímulo para todos los demás. Al final son éstos, los más beneficiados, que pese a la tristeza de ver el sufrimiento, reciben la alegría de ayudar. Son verdaderos héroes, los que se interesan por los enfermos con VIH abandonados, aunque a otros no les importen.

francisco@micumbre.com

PERMANECEN PELIGROSAS VACUNAS CONTRA EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)

Salomón Chertorivski, secretario de Salud, anunció que en septiembre próximo la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) estará integrada en la Cartilla Nacional de Vacunación, la cual será aplicada a niñas a partir de los nueve años de edad.

Durante la Tercera Semana Nacional de Vacunación –que inició el 1 de octubre pasado— se aplicó la primera dosis de la vacuna contra VPH a todas las niñas de quinto de primaria o menores de 11 años que contaran con la autorización de sus padres. A partir de ese momento, la vacuna contra VPH pasó a formar parte de la Cartilla Nacional de Vacunación con el objetivo de prevenir el cáncer cérvicouterino en todo el país. Una segunda dosis se aplicará seis meses después y, de ser necesario, una tercera dosis será aplicada cinco años después de la segunda dosis.

El 6 de Junio de 2.006, la FDA (Food & Drug Administration) aprobó la vacuna Gardasil, la que supuestamente combatiría ciertos tipos de Virus del Papiloma Humano (VPH), los que se han asumido por las farmacéuticas en su publicidad engañosa como la causa principal de cáncer en mujeres, lo que ha sido desmentido por diversos médicos e investigadores a la fecha. Esta ya es una discusión de relevancia puesto que el lobby farmacéutico ha arremetido en todo el mundo, a pesar de muchas noticias de parálisis, muertes fulminantes y miles de reacciones adversas en jóvenes mujeres que creyeron en la publicidad que apela al miedo de las personas. (Ver: www.JudicialWatch.org)

Las vacunas que prometen el imposible son: GARDASIL (Merck Sharp & Dome) y CERVARIX(GlaxoSmithKline). La primera dice prevenir cáncer de 4 tipos de virus papiloma (tipos 6, 11, 16, 18) y la segunda, de dos (tipos 16 y 18). Curioso al menos que Gardasil esté aprobada para niñas desde 9 años de edad, a pesar del hecho que en las pruebas de la vacuna participaron niñas de hasta 11 años.
Cada dosis de 0.5 ml de la vacuna Gardasil contiene aproximadamente 225 mcg de aluminio(como adyuvante) y 50 mcg de polisorbato 80, entre otros. El aluminio está relacionado con el Alzheimer y el polisorbato 80 es un conocido agente esterilizador (anti-reproducción).

El problema aquí es que no se trata sólo de las mentiras de ABC Color, sino que se combinan las mentiras deliberadas, propagadas por los intereses corporativos de Merck (fabricante de la vacuna Gardasil, contra el VPH) junto con los individuos y grupos asociados a y sobornados por la misma, y la propia ignorancia y/o omisión de la comunidad médico-científica, resultado de una educación pésima que solamente enseña a los médicos (y pseudo-científicos) a ser expertos en farmacología y no ya «promotores de la salud», como suelen llamarlos, sino Promotores de la Big Pharma, o gran industria farmacéutica que nos trae cada vez más dependencia, enfermedad y muerte.

Fuente: https://detenganlavacuna.wordpress.com/2013/06/23/vacunavph/

352 muertes por la vacuna del papiloma notificadas ante la Agencia Europea de Medicamentos

Por *Miguel Jara

Tres asociaciones europeas de afectadas por la vacuna del papiloma, entre ellas la española, AAVP, se han reunido con responsables de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para expresar su preocupación por cómo se ha llevado el proceso de evaluación de este fármaco y su posterior farmacovigilancia. Por contra, el Ministerio de Sanidad rehuye a la AAVP.

Los daños provocados por la vacuna del papiloma no han parado de crecer en todo el mundo y por ello han nacido numerosas asociaciones de afectadas. Esta semana, tres de ellas, la española citada, una irlandesa y otra inglesa se han reunido con varios técnicos de la EMA que les han explicado el procedimiento de revisión de seguridad de la vacuna que está desarrollando.

El Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) está estudiando dos graves reacciones adversas a la vacuna: el síndrome de dolor regional complejo y el síndrome de taquicardia postural ortostática.

Las asociaciones han manifestado sus preocupaciones sobre este proceso de evaluación ya que consideran que existe infranotificación de los daños provocados por medicamentos y en concreto en lo relativo a esta vacuna. Según Alicia Capilla, presidenta de la AAVP:

Como hemos podido experimentar las familias afectadas, en muchas ocasiones los médicos no notifican a los sistemas de fármaco vigilancia de sus respectivos países las reacciones adversas con la vacunación del VPH y además la mayor parte de los ciudadanos no son conocedores de la existencia de este procedimiento”.

El no reconocimiento de los efectos adversos imposibilita la investigación y por tanto no existen tratamientos para curar ni tratar el síndrome post Gardasil y Cervarix (marcas de la vacuna del papiloma) que muchas jóvenes padecen.

Como afectadas -continúa Capilla- nos parece inaudito decir que esta vacuna no produce efectos adversos, como reiterados expertos e incluso autoridades sanitarias han declarado en España. Nos parece una temeridad y una falta de respeto hacia las víctimas relacionar todas sus dolencias con problemas psicológicos porque los síntomas que estas jóvenes padecen son los que están recogidos en la base de datos de la EMA, en la fichas técnicas y prospectos de estos productos.

Nos parece de una irresponsabilidad total que a día de hoy no se hayan encontrado tratamientos para estas afectadas”.

Las asociaciones han comentado con los responsables de la agencia europea el elevado número de notificaciones de reacciones adversas a esta vacuna, 45.222 (32.876 Gardasil y 12.346 Cervarix). Sobre todo las que acabaron en muerte (311 Gardasil y 41 Cervarix) y las notificaciones de enfermedades neurológicas ya que son las más notificadas (7.308 Gardasil y 2.848 Cervarix).

Estimamos que la revisión que realiza el PRAC debería incluir también la revisión e investigación de estas notificaciones”, concluye la presidenta de la AAVP.

La representante de las afectadas en España ha trasladado a los técnicos de la EMA la irresponsabilidad del Ministerio de Sanidad español, que se comprometió hace más de un año a volver a reunirse con dicha asociación para dar respuestas a todas las preguntas formuladas en un primer encuentro pero ahora rehuye a dichas familias.

Capilla también ha comentado cn la autoridad sanitaria europea el mal funcionamiento de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS):

No están siendo transparentes a la hora de contestar las peticiones de la AAVP, ni siquiera comunican el número de afectadas que hay en nuestro país. Los ciudadanos necesitamos a las autoridades públicas nacionales e internacionales en este tipo de casos, ya que nos están dando la espalda continuamente, primando intereses políticos y comerciales, en vez de sociales”.
Las tres organizaciones valoran de manera positiva su reunión en la EMA aunque consideran que el proceso de evaluación abierto es muy lento y debería ser más amplio.

*Fuente: Bufete Almodóvar y Jara 

El SIDA, una llamada

Querido David:

Son las cinco de la mañana. Ya me he levantado para escribirte. Toda mi familia sigue durmiendo y aquí, en mi despacho, hay un gran silencio, interrumpido solo por el canto titubeante de algún pájaro. Los primeros rayos de sol entran por la ventana, y un nuevo día está a punto de estrenarse. Todo parece tan armonioso … Yo no puedo sino recordar tu llamada conmovedora. Agradezco mucho que -¡por fin!- hayas dado señales de vida, David. Ya estábamos esperando noticias tuyas desde unas semanas, con impaciencia creciente. No sabíamos nada de ti. Y no nos imaginábamos qué rumbo había tomado tu vida. Realmente, ¡todo ha salido tan distinto a lo que pensábamos!

Me contaste que, algún día, Paul había vuelto de sus vacaciones … En aquel momento te encontrabas solo en el piso: escuchaste sus pasos en la escalera, los ruidos de la llave en el ojo de la cerradura. Querías huir o esconderte, pero ya se abrió la puerta, y entró Paul. Fue directamente al comedor donde tú estabas, dudando todavía de cómo saludarle. Tu amigo te dio un abrazo rápido, murmurando una petición de perdón, y se sentó en una silla. En un primer momento te extrañó que escondiese la cabeza en sus brazos haciendo unos movimientos bruscos; pero pronto te diste cuenta de que estaba llorando. Estaba llorando desesperadamente … Después de un rato te contó, con todo detalle, lo que había pasado.

Ronald, uno de sus compañeros de viaje, se había sentido mal desde el principio. Era uno de los más divertidos del grupo, pero llamativamente flaco, sin fuerzas ni apetito, además con una tos permanente. Como adelgazó a ojos vistas, hacía falta ir al médico, y este dio un diagnóstico desolador: ¡SIDA!

La noticia cayó sobre el grupo como una bomba. Todos tenían que hacerse un análisis de sangre, y esperar dos largas semanas a los resultados. Mientras tanto, el médico les explicó lo que hoy en día saben todos los adolescentes (y que tus amigos nunca querían escuchar): el virus de esta enfermedad mortal se encuentra en los diversos humores del cuerpo y se transmite cuando entra en la circulación de la sangre de otra persona. Es el caso, por ejemplo, cuando unos drogadictos utilizan la misma aguja de inyección y también en el encuentro sexual con una persona afectada, cuando la pareja tiene una herida, por pequeña que sea. Como eso es muy frecuente en la unión anal que practican las personas homosexuales (y menos frecuente en la unión matrimonial), son sobre todo esas personas las que se encuentran, junto con los drogadictos, en un peligro inminente …

Los resultados eran devastadores: además de Ronald, otros dos chicos sufren de SIDA (todavía al principio), y los siete restantes ¡están todos infectados! ¡Tienen el virus mortal en la sangre!, aunque pueda durar varios años hasta que se desarrolle la enfermedad. No pueden tener nunca más contactos sexuales (con personas sanas), porque contagiarán el virus …

¡Paul también está infectado! Insistió en que tú te hicieras el análisis cuanto antes. ¡Qué angustia! Tienes que esperar algún tiempo como los demás, ¡y todavía no sabes nada! Anteayer, Paul se despidió definitivamente de ti. No quiere esperar el resultado, porque de alguna manera se siente culpable. Tampoco quiere experimentar tu compasión. Se fue con unos de sus compañeros de viaje a Amsterdam para quedarse allí. Ronald, en cambio, recibió un gran consuelo: su amigo (con el que convive desde hace dos años) le prometió que le cuidaría y que se quedaría a su lado hasta el final. David, me alegra mucho esta muestra de solidaridad, y no se me quita de la cabeza aquella famosa cita del Evangelio: «Los publicanos y prostitutas os preceden en el reino de Dios»12. Me dijiste por teléfono que ahora quieres comenzar en serio a llevar una nueva vida. Estoy segura de que ya lo estás haciendo, y lo harás muy bien. No te preocupes, David: estés sano o enfermo, siempre puedes contar con nosotros. Seguimos esperándote, ahora con más ansias que nunca. No nos das ninguna «lata» (como temes), ni mucho menos: nos hace verdadera ilusión que tú estés entre nosotros.

No, David, no tenemos miedo al SIDA. Me parece francamente razonable que las personas en torno a un enfermo conozcan los mecanismo de contagio y se protejan en la medida de lo posible. Pero no entiendo el histerismo que se crea a veces alrededor del SIDA. Tenemos que combatir la enfermedad, no los enfermos.

No es nada justo discriminar a los pacientes de SIDA. Si una persona sufre de cáncer, puede estar segura de nuestro afecto y compasión, y muchas veces le ofrecemos ayuda y compañía. Si, en cambio, alguien sufre de SIDA, se le aísla y la familia trata de ocultarlo. Aparte de que el enfermo puede haberse contagiado también en un hospital, por la infusión de sangre ajena, ¿quiénes somos nosotros para juzgar sobre su comportamiento y castigarle? Pienso que necesita incluso más asistencia material y espiritual que cualquier otro enfermo. David, ¿por qué estoy escribiendo esto justamente a ti?, porque siempre nos hemos dicho las cosas claras. Y, sobre todo, tengo la gran esperanza de que tú no estás infectado.

Me confesaste que te sentías juzgado por Dios y que ahora creías lo que, al oído en tiempos anteriores, te había dado siempre mucha rabia: «el SIDA es un castigo de Dios». Pero, David, yo no diría esto, porque puede llevar a grandes malentendidos. ¿Cómo puede ser un castigo? Hay cada vez más niños que también sufren de esa enfermedad espantosa (se han contagiado en el seno de su madre, o al amamantar), y estos sin duda son inocentes. Por otro lado hay personas que practican la homosexualidad sin coger el virus. Cuando unos periodistas interrogaron a Juan Pablo II sobre el tema en un avión que le conducía a Estados Unidos, el Papa respondió sabiamente: «Es difícil conocer las intenciones de Dios>>. 13

No podemos establecer una relación directa entre la grandeza del sufrimiento y la grandeza de la culpa de una persona!´. Sería una grave injusticia. A la vez no es nada cristiano. Para la visión cristiana del mundo, antes bien, vale lo contrario: Cristo llama a la cruz justamente a sus mejores amigos; quiere que le acompañen en el sufrimiento y la oscuridad aquellos en los que tiene más confianza … Hay malhechores bien situados en nuestra sociedad, rebosando salud y coronados de éxito, y hay personas buenas y santas que tienen una desgracia tras otra.

Por otro lado, también es verdad que todo mal, de alguna manera, es consecuencia del pecado y tiene carácter de castigo: no para una persona concreta, pero sí para toda la comunidad humana. De eso nos habla la Biblia desde la caída de nuestros primeros padres´>. Es un hecho que la epidemia del SIDA se fundamenta, con frecuencia, en pecados bien concretos y que todos ellos, misteriosamente, aumentan el mal en el mundo (y también el sufrimiento de los santos).

David, solo podemos comprender adecuadamente los castigos, si consideramos su dimensión educativa 16 . Dios castiga para curar, para corregirnos17. Alguien ha dicho con razón: «El dolor es como un megáfono que Dios utiliza para despertar a un mundo de sordos». Por eso no diría yo que el SIDA sea un «castigo» (para no dar lugar a confusiones), pero sí que esa enfermedad tan seria es una llamada, como todas las demás contrariedades que pueden alcanzamos.

Es importante que aprendamos a escuchar las llamadas divinas. ¡Que encontremos sentido en las desgracias! El primer paso consistirá en aceptadas cuando ya no se las puede combatir. Es muy difícil, pero es posible, David. Mi amiga Anne es una persona extraordinariamente serena (¡y yo he aprendido mucho de ella!), aunque esté en una silla de ruedas desde su infancia …

Una persona alcohólica, por ejemplo, que se ha destruido el hígado, puede ver sus dolores y molestias como una llamada a arrepentirse de .su conducta anterior, y a purificarse Luego podemos intentar dar una «interpretación espiritual» de la propia historia..

Si el SIDA provoca conversiones en las personas afectadas, entonces esta horrible enfermedad tiene algún sentido. Pero tiene todavía mucho más sentido, si provoca conversiones en las personas no afectadas, eso es en todos nosotros: todos tenemos que damos cuenta de que contribuimos al mal en el mundo por nuestros pecados personales, por escondidos que sean. (¿Quién me dice que una persona no sufre de SIDA por el comportamiento egoísta de las personas que le juzgan?). La epidemia nos llama a todos a reflexionar, y a aprender la lección más importante de la vida, «la lección del amor incondicional» 18.

Bueno, David, tengo que terminar esta charla contigo, porque los demás se han despertado.

¡Rezo mucho por ti!

Un saludo muy cordial, también de Richard,

tu amiga Mary

Jutta Bergraff, Cartas a David, pp.25-27

Fuente: religionenlibertad

Organismo de la ONU incluye a niños de diez años en definición de conducta homosexual

Fuente: C-Fam

By Rebecca Oas, Ph.D

NUEVA YORK, 23 de octubre (C-Fam) El organismo de planificación familiar de la ONU (UNFPA, por sus siglas en inglés) se deslizó más hacia territorio polémico con un nuevo informe sobre VIH e infecciones de transmisión sexual entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (y niños).

El informe del UNFPA sugiere que la promiscuidad y las prácticas sexuales de riesgo son parte dominante de la vivencia homosexual masculina, acusación que el despacho jurídico Southern Poverty Law Center tildaría de «odio» si proviniera de una agrupación cristiana conservadora. Al mismo tiempo, el informe hace caso omiso al hecho de que tener múltiples parejas sexuales, en especial varias parejas simultáneas, aumenta en gran medida el riesgo de infección. El consejo que brinda para modificar la conducta sexual se limita al uso de condones y lubricantes.

El UNFPA comienza con una definición de los HSH como «hombres que tienen sexo con hombres» y que «debe entenderse que incluye a hombres jóvenes, es decir, aquellos que están en el rango etario comprendido entre los 10 y los 24 años». Aunque generalmente se considera que HSH es una conducta más que una identidad, el UNFPA incluye a aquellos «que sienten atracción sexual hacia el mismo sexo».

Esta definición parece crear una «comunidad» basada en un comportamiento o inclinación común, pese al hecho de que algunos hombres que son arrastrados dentro de este grupo pueden no identificarse como pertenecientes a él. En reiteradas ocasiones el UNFPA habla de fortalecer los sistemas «comunitarios» y potenciar a los grupos para promover la aceptación cultural de la conducta homosexual.

El UNFPA escribió el informe en coautoría con varias agrupaciones, entre ellas, la Organización Mundial de la Salud, Usaid y Pepfar (programas estadounidenses de ayuda exterior y para el VIH/Sida). Aunque el informe aparentemente apunta a prevenir la diseminación de enfermedades, en cambio procura convertir conductas de alto riesgo en una «comunidad» que abarca a niños de diez años que son abusados o vendidos por sexo y personas que eligen no obrar conforme a la atracción que sienten.

El UNFPA y sus colaboradores se valen de interpretaciones que defensores de los derechos sexuales hacen de las normas de derechos humanos, citando un programa de desarrollo de la ONU que exige la despenalización de la prostitución y del comportamiento homosexual, y los Principios de Yogyakarta, documento elaborado por agrupaciones no gubernamentales.

El informe nota el «considerable predominio de la violencia íntima de pareja entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres» y admite que «son más propensos al consumo de alcohol y drogas [ilegales] que otros adultos de la población general». Asegura que se drogan y se alcoholizan para «superar inhibiciones sociales y aumentar la confianza en la búsqueda de parejas sexuales», así como para «proporcionar una intensificación psicológica de las experiencias sexuales, [lograr] la capacidad de tener relaciones sexuales por períodos más prolongados y disminuir las inhibiciones sexuales». Las drogas «pueden ayudarles a hacer frente a un diagnóstico de VIH y escapar del temor de rechazo debido a su condición de VIH positivo».

Respecto de las conductas vinculadas con los HSH, el Fondo de Población dice que «se requiere más investigación sobre el uso de enemas y fisting anal, en especial para elaborar directrices». Evita calificarlas de «prácticas culturales dañinas», concepto que a menudo se denuncia en documentos de la ONU.

Gran parte del informe se dedica a la prevención y gestión del VIH mediante fármacos antirretrovirales, la profilaxis pre-exposición (PrEP, por sus siglas en inglés), que son muy costosos, así como la diseminación generalizada de condones y lubricantes.

El UNFPA menciona la terapia de reorientación solo para desestimarla por haber «demostrado someter a los hombres que tienen relaciones con otros hombres a un trauma emocional y psicológico extra».

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

¿Qué tan deseable es vivir sin las tres E´s?

Vivimos una era en la que en la escuela a todos los niveles se educa SIN LAS TRES E´s. Así como lo leen y es de alarmarse, puesto que ahora que comprendan a lo que se refieren estas E´s estoy segura buscarán hacer algo para contrarrestar lo que en la escuela se quiere educar.

Ciertamente, la familia debe de cumplir con la inalienable obligación de educar y por ende ejercer el privilegio de educar en valores a su prole, es decir, temas exclusivos de cada familia de forma particular. Puesto que cada hogar es distinto y tiene su privacidad que solamente puede disfrutar de forma exclusiva al transmitirlo a su estirpe.

Las tres E´s trasgreden este privilegio exclusivo de los padres de familia, ya que buscan una educación sin Embarazo, sin Enfermedades y sin Escrúpulos. Las primeras dos son muy deseables y engañosas, ya que me queda claro que nadie queremos que nuestros hijos se embaracen fuera de un matrimonio, ni que contraigan alguna enfermedad de transmisión sexual. E irónicamente conllevan a lograr de forma automática la tercera. Por ello cuando escuchamos que las escuelas promueven una “educación sexual” suponemos que es precisamente para evitar estas dos primeras E´s, no obstante, olvidamos ese privilegio del que estoy haciendo mención, porque las escuelas jamás educarán como lo hacen unos padres amorosos.

Siendo así, las escuelas en su mayoría, promovidas por presiones gubernamentales, quienes a su vez están siendo presionados por Organismos Internacionales para que implementen sus políticas de Control de Población, condicionan ayudas económicas a países en desarrollos como México a fin de que instrumenten sus llamados programas de “educación sexual” que más allá de evitar las dos primeras E´s, promueven que se evite la tercera.

Vivir sin escrúpulos nos hace personas libertinas, desentendidas del valor ontológico del ser humano y nos priva de ver con claridad que la virtud nos perfecciona y nos aleja de obedecer a nuestros impulsos instintivos.

Si vivimos sin escrúpulos, muy posiblemente seremos personas promiscuas, ya que nos dicen que para evitar enfermedades está el condón y ahora en México comienza la campaña de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) y por todos lados nos venden la idea que protegerte es más seguro. Si caemos en ese déficit escrupuloso, nos reducimos a un plano animal y lo más seguro es que ni sepamos usar el condón, que a parte NO es más seguro que el destino y la vacuna del VPH previene de las 31 formas del mismo que se pueden presentar, solamente protege en contra de dos de alto riesgo (cancerígenas) y de dos de bajo riesgo, dejando 27 tipos de virus mortales al acecho (“You´re Teaching my Child What”, Grossman Miriam Phd.). Entonces sin enfermedades no creo, sin embarazo, ¡menos! porque como bien sabemos muchas veces hasta los anticonceptivos que se reparten tienen bajas dosis de hormonas (Ver Blood Money) para que las chicas caigan embarazadas y busquen la “solución” en un aborto millonario.

Esta mal llamada “educación sexual” es en realidad la educación que evita las tres E´s y lo que se aconseja, lo que aconsejo en primera instancia como madre de familia y orientadora familiar es que no olvidemos que el privilegio de educar en la sexualidad es de cada familia, no de la escuela. Que la escuela se dedique a enseñar, pero no a educar. Y en segundo lugar, recomiendo que eduquemos a los hijos desde pequeños en la voluntad, a entender lo valiosos que son y lo increíble que es ser libres al ser líderes de sí mismos y no prisioneros de sus impulsos.

Que las tres E´s no emancipen a los hijos de sus padres y que tampoco den una falsa seguridad a los papás de creerse independientes de su obligación de educar con el ejemplo, con entrega y esfuerzo. Porque una de las principales razones por las que estos programas han tenido éxito pragmático es precisamente porque dan falsa seguridad tanto en los padres como en sus hijos y los datos nos arrojan cada vez más embarazos inesperados, más abortos, más enfermos de sida, y de más de 30 Infecciones de Transmisión Sexual. Lo que nos lleva a concluir que no ha funcionado y que el balón está en la cancha de las familias; o asumimos nuestra responsabilidad escrupulosamente o nuestros hijos la van a pagar.

Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante.