En la pandemia: Películas para cargarse de optimismo

Las películas con valores resultan ser un poderoso vehículo para transmitir ideas e invitan a reflexionar sobre temas profundos. Adjunto algunas de ellas a modo de ejemplo.

1.Bella- Eduardo Verástegui, Tammy Blanchard, Manny Pérez, Angélica Aragón.

2. El Estudiante- Jorge Lavat.

3. Mente Brillante – Russel Crowe.

4. Tierra de Sombras- Anthony Hopkins (biografía de C. S. Lewis).

5. El Festín de Babette- Stéphane Audran, Bodil Kjer and Birgit Federspiel..

6. El Discurso del Rey- Colin Firth, Geoffry Rush. 

7. Al frente de la Clase -Jimmy Walk Treat Williams.

8. El Doctor- Willliam Hurt, Elizabeth Perkins.

9. Manos milagrosas- C. Gooding Jr. 

10. Mis tardes-Margueritte Gerard Depardieu.

11. De Dioses y de Hombres-Lambert Wilson. 

12. La última Cima- Pablo Domínguez.

13. A prueba de fuego, Kirk Cameron, Erin Bethea 

14. El Jardín Secreto. Kate Maberly, Heydon Prowse, Andrew Knott, Maggie Smith.

15. Perfume de Mujer – Al Pacino. 

16. El Salario del Miedo-. Ives Montand. 

17. Las Cronicas de Narnia, El León La Bruja y el Ropero-William Moseley, Anna Popplewell, Skandar Keynes and Georgie Henley.

18. Sueños de Abril-Miranda Richarson, Joan Plowrigth, Polly Walker, Alfred Molina, Jossie Lawrence.

19. Carros de Fuego- Ben Cross, Ian Chaleson, Ian Holm..

20. Ella y el Candidato-Rocio Vedeja, Damayanti Quintanar, Héctor Arredondo, Jorge Lavat..

21. El Violinista- Tang Yun Liu Peiui. 

22. Mente Indomable- Robin Williams, Matt Damon.

23. Las Bordadoras-Lola Naymark, Ariane Ascaride, Thomas Laroppe, Jackie Berroyer, Marie Félix

24. Cinema Paradiso-Guissepe Tornatore, Phillip Noiret.

25.. La sociedad de los Poetas Muertos- Robin Williams.

26. Casablanca- Humprey Borgard, Ingrid Bergman.

27. Reto Valientes. Alex Kendrick Ken Bevel.

28. Amigos- François Cluzet Omarzy. 

29. Los Coristas -Gerard Jugnot..

30. La Cristíada-Peter O´Toole, Andy García, Eduardo Verástegui.

31. El Inglés que subió la colina y bajo la montaña-Hugh Grant.

32. El chófer de la señora Daisy- Morgan Freeman Jessica Tandy .

33. Con ganas de triunfar-Edward James Olmos, Andy García.

34. Apóyate en mí-Morgan Freeman.

35. El Hombre de dos Reinos-Paul Scofield, Orson Wells (Ganadora de 6 Óscares).

36. Cyrano de Bergerac-Gerad Depardieiu, Anne Brochet.

37. Un Sueño Posible -Sandra Bullock..

38.. Sol de Media Noche-Mikail Barishnikov Gregory Hines 

39.Muerte en el Nilo-Peter Ustinov David Niven, Bette Davis, Angela Landsbury.

40. Nanny-McPhee Colin, Ema Thompson, Angela Landsbury.

41. El Camino del Guerrero- Nick Nolte Ryoko.

42. El Detective-Alec Guiness. 

43.. Profesor- Lazhar Mohamed, Fellag Sophie Nélisse.

Páginas web formativas y recomendables para leer en tiempos del coronavirus

 

  1. www.mercatornet.com : MercatorNet es, sin duda, uno de los portales mejor documentados, que profundiza y da continuidad a temas claves sobre nuestra cultura: matrimonio, familia, promoción de la vida, formación de los hijos, educación y magisterio, libertad religiosa, etc. Y orienta a los padres de familia sobre asuntos importantes: drogadicción, sexualidad, pornografía, uso acertado del internet, etc.
  2. www.bioedge.org : El portal BioEdge trata temas como eutanasia y suicidio asistido, aborto, fecundación artificial (homóloga y heteróloga), la experimentación con embriones humanos, el genoma humano y sus diversas problemáticas, las manipulaciones genéticas y otros temas sobre la vida humana, que actualmente se están planteando tanto en el campo científico como en los medios de comunicación.
  3. www.aceprensa.com : uno de los portales de mayor calidad periodística, con medio siglo de actividad ininterrumpida, que aborda temas de palpitante actualidad sobre Economía, estudios estadísticos, política, Literatura, nuevos fenómenos sociales, reseñas de libros y películas, etc. Su contenido, en general, resulta bastante orientador y brinda criterios claros.
  4. www.lafamilia.info : portal que aborda temas de matrimonio, relación y convivencia entre los cónyuges, educación de los hijos y las problemáticas actuales que enfrenta la familia. Recomienda magníficos libros sobre la convivencia entre los cónyuges y la orientación familiar.
  5. www.sexoseguro.org : portal que dirige la Dra. en Bioética, Rosario Laris. Aborda la sexualidad humana en sus diversas facetas, la natalidad y los métodos naturales y artificiales, noviazgo, matrimonio. Es un portal cuyo contenido es eminentemente científico, pero a la vez, asequible al gran público con abundantes textos, videos y conferencias. Además, se brinda orientación confiable a las personas que lo requieran, particularmente entre los jóvenes.
  6. www.conoze.com : portal donde escriben algunos especialistas y catedráticos con un enfoque didáctico sobre los temas de mayor debate en la opinión pública. Esta página web les ha sido de mucha utilidad para personas agnósticas, ateas o con dudas de fe.
  7. www.ideasrapidas.org : prontuario sobre cómo argumentar acerca de los temas más en boga. Se trata de un valioso esfuerzo por resumir materias de suyo complejas para presentarlas de modo asequible al gran público.
  8. www.arvo.net : artículos y videos, que incluyen conferencias y cursos sobre Antropología, Filosofía, Ética y Teología.
  9. www.interrogantes.net : Blog elaborado por el Catedrático Alfonso Aguiló, quién brinda respuestas a los principales interrogantes de la existencia humana.
  10. www.arguments.es: portal orientado a la catequesis de niños y adolescentes. Resulta muy útil y didáctico para formar en ideas básicas sobre nuestra fe.
  11. www.encuentra.com: videos, cursos y artículos sobre Antropología, Filosofía, Moral, Teología, etc. Este portal cuenta con un buen número de años de experiencia y millones de visitantes. Incluso, en este portal se pueden cursar materias a distancia y se concede su validación académica oficial a través de una reconocida universidad.
  12. www.fluvium.org : portal elaborado por el Padre Luis de Moya sobre el valor de la vida humana, la familia y el sentido último de la existencia humana, así como otros temas doctrinales y espirituales.
  13. www.informandoyformando.org : conducido por la Mtra. en Ciencias de la Familia, Alejandra Diener. Presenta información sobre la familia, orientación sexual, modas juveniles y la educación de los hijos.
  14. www.yoinfluyo.com : Contiene asuntos relativos a la promoción de la familia, los niños no nacidos, los valores perennes de la sociedad, la libertad religiosa, con criterios bien enfocados sobre la ideología de género, etc. Han creado, recientemente, un interesante “micrositio” dentro del portal, titulado: “Vox Fides” con información sobre temas morales, eclesiales y religiosos. Con la aclaración que los comentarios de los editorialistas que escriben sobre: política, economía y diversos asuntos sociales, son opinables y de la exclusiva responsabilidad de sus autores.
  15. www.delibris.com: portal elaborado especialmente para recibir orientación en las lecturas. En esta página web se recomiendan libros formativos y entretenidos. Puede ser una herramienta muy útil y aprovechable para los profesores, orientadores familiares, padres de familia y sus hijos.
  16. www.interaxiongroup.org: Se trata de una página web formativa y enfocada al uso correcto de Internet y las tecnologías digitales. Ofrece: A) cursos en línea para niños y jóvenes, con temas como: dependencia de los celulares; la adicción a la pornografía; modos provechosos de usar estas tecnologías; B) Artículos y bibliografía para padres de familia pedagogos y orientadores familiares; C) noticias sobre novedades digitales. Su novedoso contenido ha sido elaborado por un grupo de expertos en Comunicación de diversos países.

El admirable valor de la constancia

Durante muchos años fui profesor de un instituto de enseñanza media en el municipio de Ixtapaluca, Estado de México. Me admiraba que muchos colegas profesores tomaran el turno matutino y el vespertino, dando clases, en otra escuela porque requerían de obtener más medios económicos. Suponía un esfuerzo extra pero lo hacían con perseverancia.

Recuerdo a un maestro en particular que deseaba ser licenciado por la Universidad Pedagógica Nacional. Pero para ello, viviendo en Tlalmanalco –población cercana al Popocatépetl- era necesario que se saliera de su casa a las 4:00 a.m. y tomar los medios colectivos de transporte hasta llegar hasta la universidad ubicada a espaldas de TV Azteca.

Posteriormente se trasladaba a esta escuela de Ixtapaluca atendiendo a sus alumnos hasta las 2:00 p.m. Luego daba algunas clases por la tarde y finalmente volvía a tomar su camino rumbo a la Pedagógica. Me comentaba que regresaba a su domicilio entre 10:30 y 11:00 p.m. Y a esa hora se tenía que poner a estudiar y sacar adelante tareas de la licenciatura o corregir exámenes de sus alumnos.

Un día abiertamente le pregunté:

– ¿Y este intenso ritmo de trabajo no te cansa?

– ¡Por supuesto! -me respondió.

Y añadió:

-Pero me quiero superar como profesor. He terminado mis estudios en la Normal, ahora estoy en la Licenciatura y, al terminarla, me hace mucha ilusión realizar mis estudios de Maestría.

– ¿Y no te da sueño durante el día?

– ¡Mucho! Así que aprovecho los largos trayectos en transporte para “cabecear” un poco y recuperarme. Además, ya me ido acostumbrando.

Y después me hizo otra consideración que me ayudó a reflexionar bastante y en la que mostraba su valía humana:

-Lo que vale la pena en esta vida se saca adelante con constancia, esfuerzo y tenacidad. ¡Nada nos viene regalado!

Otro caso edificante que recuerdo es el Don Rafa, conserje de una librería y casa editorial en la que me han publicado varios libros.

Don Rafa tiene 65 años, vive en un pueblo cercano a Otumba, Estado de México, pasando las Pirámides de Teotihuacán. A diario se traslada desde este poblado hasta el sur de la Ciudad de México. También se levanta alrededor de las 4:00 a.m. y debe llegar a la librería poco antes de las 7:00 a.m. para realizar una limpieza a fondo del inmueble, de manera, que cuando vaya llegando el personal que allí labora todo esté limpio, ventilado y presentable.

Durante el resto del día, desde esta casa editorial, Don Rafa hace labores de mensajería y muchos otros menesteres. Es el último en salir de la librería ya que  debe de cerrar bajo llave todas las puertas. Toma el camino de retorno a su pueblo y regresa a su domicilio al filo de las 11:00 de la noche.

Lo que más me llama la atención de esta persona es su alegría, su permanente sonrisa, su laboriosidad y espíritu de servicio.

Así que, también, en cierta ocasión le pregunté a Don Rafa:

-Me llama la atención que siempre esté de buen humor. ¿No llega el momento en que usted se cansa?

– Pues sí, pero “hay que darle duro a la chamba” – me respondió. Además, el trabajar cada día con ilusión es el sentido de mi vida.

Luego le volví a preguntar:

-Y al llegar tan tarde a su casa, no hay un momento en que le pasa por la cabeza decirles a sus familiares: “Lo siento, pero hoy vengo muy cansado y me voy a dormir”.

Y me respondió con firmeza:

-Eso jamás lo haría porque sé que mi esposa, mis hijos y mis nietos me esperan con mucho cariño y no puedo fallarles. Y nos quedamos platicando muy “sabroso” hasta ya tarde.

Esto que relato, no se trata de casos aislados, sino que millones y millones de mujeres y hombres en nuestro país realizan estos sacrificios y a base de constancia y empeño destacan en sus estudios y trabajos.

Comentando este admirable hecho cotidiano con un buen amigo, coincidíamos en señalar que se trata de “héroes anónimos”, de ésos que habitualmente no aparecen en los medios de comunicación –no son “noticia”, como se suele decir- pero son los que sacan adelante a sus hogares, sus trabajos y contribuyen eficazmente al progreso de nuestra Patria.

Valores y virtudes ciudadanas en la familia

Este mes de marzo está dedicado a la familia. Sabemos que el hogar es la escuela donde se forman a los futuros ciudadanos en valores y virtudes para ejercer sus derechos y cumplir con sus obligaciones. Muchos personajes ilustres de la historia tuvieron unos progenitores que educaron a sus hijos con ideales de servir a la Patria y las brindaron adecuada formación.

¿Cuáles son los objetivos en que los padres pueden ayudar en la formación cívica de sus hijos?

  1. Escuela de amistad: Se trata de entablar relaciones de verdadera amistad con todos los miembros de la comunidad, sin importar su raza, nacionalidad, lengua, condición social;
  1. Escuela de humanización y personalización: que ha de llevar al entendimiento entre las distintas personas. Los padres han de formar a sus hijos para que tengan interés en la cuestión social y, de acuerdo a su edad y libremente, animarlos a participar en la vida política; que tengan la sana inquietud de poner remedio a las dolorosas injusticias y actos de corrupción o a las pronunciadas diferencias en los diversos estratos socioeconómicos.
  1. Fomentar en los hijos un gran cariño por su país, su estado y su terruño de tal manera que se sientan solidarios de todos los demás ciudadanos, con el deseo de participar activamente en mejorar las condiciones materiales y en los valores de sus conciudadanos.
  1. En un mundo tantas veces dividido por tensiones y luchas de unas personas contra otras, resulta fundamental la invitación a la comprensión recíproca. Su mejor escuela ha de ser la familia, en la que se viva con gozo la experiencia de la entrega a los demás.

Otros aspectos a considerar son:

  1.  e) La familia ha de constituir, de igual forma, un ámbito de irradiación   –de apertura- a los demás, a otras familias y a otros ambientes de la sociedad entera
  2. f) La comunidad familiar, sociedad perfecta en su orden, ha de estar abierta a las otras comunidades semejantes y a la entera sociedad, de modo análogo como las células de un organismo sano, aún teniendo vida propia, cooperan al bien de todo el cuerpo.
  3. g) Es preciso, por tanto, que los valores familiares no queden solamente en el hogar para provecho de unas cuantas personas. La vida familiar puede alcanzar un gran eco, un efecto multiplicador de enorme bien para toda la sociedad.

Por ello, conviene fomentar en los hijos de modo particular:

  1. La convivencia con otras personas; las relaciones de amistad y vecindad; con compañeros de escuela o de deporte, etc.
  1. i) El respeto mutuo, la amabilidad para con todos, la cordialidad y otras virtudes aprendidas en el hogar, tienen repercusión en ámbitos más amplios. Si en el seno de la familia se ha aprendido a dialogar; a comprender los puntos de vista de otros; a ceder en las propias opiniones cuando se está equivocado; a prestar servicios con forma desinteresada, será más fácil transmitir esos modos de vivir a la sociedad.

En otro orden de ideas, tiene también importancia:

  1. j) El animar a los hijos –adolescentes y universitarios-a participar activamente en la conformación de la opinión pública escribiendo en las redes sociales o en diversos medios de comunicación. Muchas vocaciones al periodismo, a las humanidades y a la vida intelectual han surgido por ese aliento de los padres. Bastantes escritores reconocen que su afición por dedicarse a la Literatura se inició gracias a que sus progenitores les facilitaron –desde su infancia y juventud- los clásicos de la literatura universal, entre otros muchos libros.
  2. k) Considero clave que los hijos tengan relación con los niños desamparados; con los enfermos y ancianos, para despertar en ellos la generosidad y el deseo de servir a los demás.
  1. l) Escuela del buen ejemplo: El propio testimonio y el ejemplo son el mejor modo de inculcar, también, en los demás valores, sin respetos humanos y con una firme convicción.

                En conclusión, como afirma acertadamente el Dr. Ángel Rodríguez Luño: “la defensa de la familia no hunde sus raíces únicamente en los derechos que ella posee por naturaleza; es también un deber derivado del derecho irrenunciable de toda sociedad a la conservación y defensa de su propia vida.”

Las características de una personalidad madura

Detrás de muchas adicciones como el alcoholismo, la drogadicción, el consumismo compulsivo, los cambios bruscos de carácter, los estados de profunda tristeza, y bajo de esas aparentes máscaras, muchas veces nos revelan a personas que no están satisfechas consigo mismas.

¿Por qué? Porque no suelen tener un proyecto definido de vida, les afectan demasiado sus pequeños fracasos, o bien, presentan una baja autoestima.

El filósofo alemán, Romano Guardini, escribía que la madurez se manifestaba, en primer lugar, en aceptarse así mismo; aceptar a los demás con sus cualidades y defectos y, en tercer lugar, aceptar las circunstancias que nos rodean.

El aceptarse a sí mismo conlleva el ser realistas, pero no pesimistas. El tener suficiente autoestima en las virtudes y valores que cada uno posee.

Muchas veces observamos a personas que no se sabe bien qué pretenden hacer con sus vidas y van dando bandazos porque les falta definir sus ideales y elaborar un proyecto personal.

Otras veces, esos ideales son poco asequibles o inalcanzables y pronto aparece la frustración. Como el que se propone, en pocos años, ser el Director General de un importante corporativo donde trabaja o acumular una considerable cantidad de dinero y bienes materiales.

Para ello se requiere que las metas ambiciosas lleven muchos años de esfuerzo mantenido, con la colaboración de muchas otras personas, y partiendo del cuidado cotidiano de los detalles pequeños.

Me vienen a la memoria dos aspectos edificantes del Presidente Norteamericano Franklin Delano Roosevelt (1882-1945). Desde joven se inició en la carrera política pero, en 1921, se vio interrumpida por su padecimiento de poliomelitis. Pienso que cualquier otro político se hubiera desanimado porque su futuro era permanecer en una silla de ruedas.

Sin embargo, en 1928, una vez recuperado, pero sin poder caminar por su propio pie y gracias a su perseverancia en lograr sus objetivos, fue elegido gobernador de New York y, en 1932, llegó a ser Presidente reeligiéndose por cuatro períodos consecutivos.

Por otra parte, en 1929, sobrevino la gran depresión económica, originada por la crisis de la bolsa que tuvo repercusión, no sólo en la Unión Americana, sino en todo el mundo. Fueron años de desempleo, de hambruna; en que muchos bancos y comercios se fueron a la quiebra.

El Presidente Roosevelt mantuvo siempre la calma y transmitió serenidad y optimismo a los ciudadanos a través de sus discursos y frecuentes programas de radio.

Aplicó un acertado programa político y económico conocido como “New Deal” (“Nuevo Acuerdo”) que sacó adelante al país y devolvió a esperanza y la ilusión de progresar. Parecía una meta imposible, pero con la cooperación de muchas personas, la economía se volvió a reactivar.

Otro aspecto destacado constituye la reeducación de cada individuo para ir eliminando defectos y crecer en virtudes, valores y cualidades. No es tarea fácil y en la mayoría de los casos es tarea para toda la vida, pero a base de constancia y perseverancia se pueden lograr importantes mejorías.

 Recuerdo que la atleta polaca, Eva Swoboda hace años no figuraba demasiado en las carreras de 100, 200 y 60 metros planos en Europa. Una de las estrellas destacadas era la holandesa Dafne Schippers. Pero el afán de superación de la polaca Swoboda logró su anhelado sueño de ganar, el año pasado, los 60 metros en pista cubierta. Y es un hecho que observamos en muchos atletas que luchan por mejorar sus propios récords.

Sorprende, a veces, encontrar con personas de más de 40 años que no acaban de “cortar con el cordón umbilical” con sus padres. Desde luego es un deber filiar el estar pendiente de los progenitores. Pero me refiero más bien a esas personas inseguras, que no saben tener una sana independencia.

La paciencia, la seguridad y la autonomía son virtudes fundamentales en una personalidad bien centrada, porque ayudan a forjar el carácter y enfrentar sus propios retos y desafíos.

Una persona madura tiene capacidad de servicio y de apertura hacia los demás; se sabe comunicar bien; es solidaria y posee un talante democrático.

Son célebres los discursos de Winston Churchill, en forma particular durante la Segunda Guerra Mundial, porque los preparaba cuidadosamente y estaba convencido de que su misión era dirigir los destinos de la Gran Bretaña en esos difíciles años. A través de la radio BBC, también se dirigía a todos los países europeos que se encontraban bajo la dominación nazi. Sus palabras de ánimo, esperanza y aliento fueron decisivas –tanto en Inglaterra como en el resto de Europa- para la victoria de los aliados sobre las tropas de Adolfo Hitler.

Concluimos con la consideración de que la madurez conduce a la felicidad, la alegría y el buen humor. Porque son elementos que van unidos, las personas se aceptan tal y como son. Dan a las cosas la importancia que tienen, con realismo y sin dramatizarlas.

El arte de la buena convivencia

¿Por qué se dice que la convivencia es un arte? Porque la buena convivencia engloba muchos factores y no se improvisa. Algunos piensan que se basa en la sola espontaneidad –en “soltar las netas” como suelen decir algunos jóvenes- y precisamente ésa es la causa por la que se generan innumerables conflictos, roces y malos entendidos, es decir, por un falso sentido de la “naturalidad”.

Para que el trato mutuo sea amable y cordial se requiere el tener presentes las normas de urbanidad y buena educación. Toda persona posee su dignidad, desea ser respetada y que se le muestre aprecio y estima. Por ello, es necesario tomar en cuenta siempre la libertad de cada individuo y su autonomía en las manifestaciones propias de su personalidad: su carácter, temperamento, gustos, aficiones y maneras de ser.

En esta época de los grandes avances electrónicos, muchas personas se quejan de sufrir soledad y no se sienten comprendidas. Muchas veces la solución se encuentra en saber escuchar con paciencia a los demás, sin manifestarles la impresión de prisa. Por ejemplo, si padecen una enfermedad, o tienen un agobio económico, o les preocupa un familiar cercano al que los médicos le dan pocos meses de vida. ¡Cuánto agradecen esas personas que han perdido la paz y la tranquilidad, el que haya familiares y amistades que les escuchen con aprecio y cariño!

Sin duda, un aspecto destacado en la convivencia es ponerse en el lugar del otro. Como se dice coloquialmente “ponerse en los zapatos de los demás”. Por ejemplo, existen matrimonios que son ejemplares en muchos aspectos y, sin embargo, a pesar de la buena formación que por muchos años les brindaron a sus hijos, algunos de ellos han resultado rebeldes, alcohólicos, drogadictos; no quieren estudiar una carrera y viven a expensas de lo que sus padres les proporcionen. En esos casos el acompañamiento de los familiares y amigos son una ayuda invaluable, lo mismo que ofrecerles algunas posibles soluciones para esos hijos con problemas, como el que acudan a un buen psiquiatra, a los alcohólicos anónimos, a determinados psicopedagogos y orientadores familiares.

Un capítulo aparte de la buena convivencia consiste en tener una visión positiva de las circunstancias. Desgraciadamente nuestro México ha caído en una espiral de violencia, caos, secuestros, asaltos e inseguridad. Los medios de comunicación cumplen con su función de informar. Pero no cabe duda que algunos de esos medios, con tal de vender más o de subir el “rating” de audiencia, agigantan la magnitud de los hechos y los repiten una y otra vez. Tengo varios conocidos que, ante ese alud de malas noticias, han optado por no ver los noticieros nocturnos porque les producen insomnio y pierden la tranquilidad.

Y es que ese clima de sucesos negativos, dramáticos, catastróficos producen estrés en la población. Desde luego, no se trata de cerrar los ojos a la realidad de nuestro entorno, pero es importante que no empañe la convivencia familiar o laboral.

Diariamente tengo la costumbre de buscar, en primer lugar, qué noticias positivas, constructivas y edificantes se dieron a conocer en los medios de comunicación. De manera que, ante una reunión social o familiar, me adelanto a comentar si ya se enteraron que determinada empresa automotriz invertirá una considerable cantidad de millones de dólares en armadoras o partes de coches; que si leyeron que un grupo de empresarios de otras naciones han decidido invertir en nuestro país tantos millones de euros; que el turismo en los hoteles de las playas de México rompió récord de visitantes; que han surgido varias fundaciones de asistencia social y asistencial, impulsadas por un numeroso grupo de ciudadanos filantrópicos, para la atención de personas con algún tipo de enfermedad concreta o menesterosas y en desamparo. De tal manera, que las conversaciones toman ese curso positivo y alentador.

En toda convivencia surgen pequeños desacuerdos o polémicas, pero es fundamental no darles importancia, puesto que es lo normal en el trato humano. Aquí no cabe ni la susceptibilidad ni los rencores ni el resentimiento. Quizá sea una especie de cáncer que habría que combatir cuanto antes, si es que llegara a aparecer. Porque de lo contrario, el corazón se llena de una amargura que sólo hace daño a la persona que se deja llevar por el sentimentalismo.

Una última sugerencia consiste en enriquecer las conversaciones con base a las buenas lecturas. Sin duda, las biografías de personajes ilustres, los apasionantes episodios históricos, las singulares costumbres de otros países, diversos aspectos de la cultura general, del arte y de grandes obras literarias, constituyen un rico bagaje para una fructífera conversación y amable convivencia.

Sus hijos son sus hijos y la literatura barata

«El que regala un buen libro, ya ha ganado mérito incomparable ante Dios». San Juan Bosco

Hace muchos años, en una conversación, al preguntarle mi madre a un amigo de la familia sobre sus nietos, él exclamo: “¡Son seres libres! Uno no puede limitarlos”. Es curioso como aseveraciones tan simples han servido a infinidad de padres de familia para evadir las responsabilidades más primarias con los hijos.

¿No lo cree? En recientes días, sobre la polémica que generó el “pin parental” en España, infinidad de usuarios de las redes sociales mencionaron el famoso poema de Khalil Gibran de “Tus hijos no son tus hijos”. Naturalmente, un entendimiento limitado y negligente de las responsabilidades paternas, solo podía tener como bandera un poema que es parte de la literatura muy pobre que abunda por doquier; que saquea sus bolsillos, que ocupa un inmerecido espacio en su biblioteca y lo vuelve estulto para los temas más básicos.

El poema en cuestión, habla de que aunque los hijos estén con los padres, éstos no les pertenecen; pueden darles su amor, pero no sus pensamientos, pues ellos tienen los propios. En otras palabras, los padres han de mantenerlos pero no entrometerse en sus asuntos, ni educarlos ya que son seres independientes. Pero ¿qué clase de amor deja a su suerte a los hijos? Desde luego un amor falso predicado por un autor que mezclo en sus obras el panteísmo, ideas sufís y la Biblia.

Sin embargo, no debe subestimarse la mala literatura, ella permea en el pensamiento, envenenándolo todo. Siempre escuchamos que leer es importante; pero entonces, ¿cómo identificar una buena lectura provechosa? Nicolás Gómez Dávila lo describe a la perfección:

“Leer es recibir un choque, es sentir un golpe, es hallar un obstáculo. Es sustituir a la ductilidad pasiva y perezosa de nuestro pensamiento, los inflexibles carriles de un pensamiento ajeno, concluido y duro”.

En las obras de Khalil Gibran no hallara jamás ortodoxia, ni compromiso alguno, solo “libertad” y la nada; una espiritualidad si Dios, sin sacrificio y sin salvación ¿Quién quieres eso?

Ahora bien, los padres de familia deben entender que sus hijos son sus hijos; deben amarlos, formarlos y darles buen ejemplo; son su responsabilidad, les guste o no; deberán dar cuentas graves a Dios por ellos. Los padres han de esforzarse en amar realmente a los hijos, sin debilidad, sin egoísmo, sin predilecciones. Deben formar en el hijo tanto el cuerpo como el alma, lo primero para mantenerlos sanos físicamente y lo segundo, en la formación del alma, se halla la formación de la inteligencia (instrucción) y la formación moral (educación). Y dicho deber es de los padres y no del Estado.

El consejo por tanto, es que tomen las riendas en la formación de sus hijos, que nutran  la inteligencia con literatura valiosa. Si el estándar es muy bajo, terminaran leyendo a Khalil Gibran, Antonio de Mello, Paulo Coelho, José Antonio Pagola, étc. Y peor aún, tomándolos como bandera para defender las medidas que el Estado toma en contra de su autoridad paterna y en detrimento de sus hijos.

La importancia de leer buenos libros radica en que nuestro pensamiento se ve influenciado por el tipo de lecturas que frecuentamos. Un libro puede ayudarnos a acrecentar una virtud y el debido discernimiento o fomentar un vicio y envilecernos…

¿Cómo cultivar el amor y la amistad?

El 14 de febrero se celebra “El Día del amor y la amistad”. Me parece una fecha propicia para reflexionar sobre las características del amor y de la verdadera amistad.

El filósofo Aristóteles escribió: “Un amigo nos parece el más precioso de los bienes de la vida”. También el célebre literato del Sigo de Oro Español, Lope de Vega, afirmaba “Yo dije siempre, y lo diré y lo digo, que es la amistad el mayor bien humano”.

Sin duda, la amistad aumenta la alegría y mitiga las penas. Dos ejemplos: No es lo mismo celebrar un cumpleaños completamente solo, que en compañía de la esposa, la familia y las amistades. Aunque el festejo sea sobrio y sin lujos, lo importante es estar con los seres queridos. Igualmente, cuando fallece un familiar, o se encuentra gravemente enfermo o se ha sufrido un descalabro económico, ¡Cuánto se agradece la presencia y el acompañamiento de la familia y las amistades! Numerosos autores coinciden en señalar que quién encuentra a un amigo, haya un tesoro incalculable; uno de los bienes más altos, quizá el mayor de todos.

De igual forma, cuando se tiene una preocupación que produce angustia, se agradecen en mucho el que los familiares y las amistades hagan más llevadero ese trago amargo. Por ello, Santiago Ramón y Cajal, Premio Nobel de Medicina, sugiere invertir aquel viejo refrán: “Quien bien te quiere, te hará reír”, en vez de “te hará llorar”. Y tiene mucha razón porque cuando el cónyuge o un amigo comunican una visión positiva, optimista de los hechos y anima al otro a redimensionar sus problemas con ilusión y esperanza, entonces desaparece esa visión trágica y reaparecen la serenidad y la alegría.

“El auténtico amigo da prioridad al amigo sobre su propia persona, está dispuesto a dejar a un lado sus gustos e intereses, si así lo requieren las necesidades del amigo. Esto se manifiesta especialmente en las situaciones difíciles que le exigen renunciar así mismo, correr riesgos, o cuanto haga falta, para apoyar al otro”, considera el filósofo Francisco Ugarte Corcuera.

Otra faceta es que la amistad es desinteresada, sabe escuchar y pone atención en las necesidades de la otra persona. Sería una contradicción el considerar a los amigos “como meros escalones para conseguir algo” (dinero, contactos, relaciones, un mejor sueldo). Sería instrumentalizarlos por otros fines. A veces se llaman “amigos“ a los compañeros de estudios, de trabajo, de un club deportivo, etc., pero se trata de relaciones temporales, superficiales, que fácilmente desaparecen.

La amistad es algo más profundo porque se busca a la persona tal y como es, con sus defectos y virtudes, se pasan por alto pequeños detalles no agradables, los súbitos cambios de ánimo, de crispación y mal humor. Se aprende a comprender, perdonar y disculpar y se acompaña a esas amistades hasta la muerte.

Lo mismo ocurre en el matrimonio. Con frecuencia se considera como válida aquella conocida frase final de los cuentos y películas: “Se casaron, tuvieron hijos y fueron muy felices”.

Cuando comienza la unión matrimonial es el inicio de una larga travesía en la que se pasan por tiempos de bonanza y tempestades; se aprende a ceder y a servir, buscando el bienestar del otro cónyuge y la familia.

¿Cuál es el secreto para que el amor entre los esposos no muera o se convierta en una convivencia monótona e insípida? Stephen R. Covey en su conocido libro “Los 7 hábitos de la gente eficaz” le recomendaba a un casado sobre su mujer: “El amor -como sentimiento- es fruto de amar. De modo que ámela. Sírvala. Sacrifíquese por ella. Escúchela. Comparta sus sentimientos. Apréciela. Apóyela”. Y concluía que es el mejor modo de reconstruir una relación que se ha enfriado.

Muchas esposas se quejan de que sus maridos rara vez les dicen que las aman. En realidad, lo único que ellas piden es que se manifieste ese mismo sentimiento de amor, como cuando eran novios. Y es que el amor entre los esposos se alimenta de pequeños detalles de cariño, de transmitir afectos, de manifestar que el amor sigue vivo y se cultiva diariamente, a base de cosas pequeñas, que nunca serán nimiedades.

Los esposos y los amigos que se aprecian de verdad, se interesan entre sí y cada uno desea el bien para el otro. Se ayudan a superarse, a crecer como personas. Su respuesta es incondicional ante cualquier necesidad. Se comprometen a hacer todo lo que esté de su parte para conseguir que los otros sean felices. Como recomienda un célebre autor de nuestro tiempo: “Nadie lo hará por ti, tan bien como tú, si tú no lo haces”.

El miedo de traer hijos al mundo

Estamos viviendo una época en que la familia -como institución- se encuentra sufriendo duros embates. Se tiende a ridiculizar, en ciertos ambientes, que el matrimonio es la unión de un hombre con una mujer en orden a procrear hijos y formar una familia estable.

Otras veces se pone en tela de juicio la indisolubilidad del vínculo y que esa unión de los cónyuges es para toda la vida.

En repetidas ocasiones y a lo largo de la historia, los gobiernos socialistas o comunistas sostienen la absurda idea de que los hijos de una familia les pertenecen al Estado y no a sus padres, como está ocurriendo actualmente en España.

A principios de 1970, el candidato a la Presidencia de la República por el P.R.I., Luis Echeverría Álvarez afirmaba que “Gobernar es poblar”. Tiempo después lanzó la campaña con el eslogan de que “La familia pequeña vive mejor” y autorizó que en las comunidades indígenas se esterilizaran tanto a mujeres (mediante la ligadura de trompas) o a los hombres (mediante la vasectomía) sin pedirles su consentimiento.

Fue un brutal abuso a la dignidad y a los derechos humanos de estas comunidades. También se lanzaron campañas de reducción de la natalidad al precio que fuera, como la difusión masiva de preservativos, el colocar  dispositivos intrauterinos sin previo aviso a los esposos, a la menor dificultad –según lo decidían arbitrariamente algunos médicos- extirpar la matriz, provocar abortos, etc.

Los siguientes Presidentes de este partido continuaron con estas funestas medidas al punto que el índice de la natalidad se ha visto reducida en forma considerable de 50 años a la fecha. Los sociólogos sostienen que a mediados de este siglo en México habrá mayoría de personas de la tercera edad, como ya ha está ocurriendo en Suecia, Dinamarca, Holanda, Inglaterra, Francia, Canadá…sin que haya relevos generacionales para los diversos trabajos.

Decía la ilustre filósofa y escritora mexicana, Dra. Emma Godoy: “Dios perdona siempre, los hombres algunas veces, pero la naturaleza no perdona nunca”. Es decir, cuando se trastorna seriamente el crecimiento poblacional y a los ciudadanos se les siembra un “terror a tener hijos”, entonces sobrevienen estos serios desórdenes que hoy observamos.

El célebre músico y poeta, Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura en 2016, escribió en su melodía “Señores de la Guerra”: “Ustedes han sembrado el peor de los miedos / que jamás se haya lanzado; / el miedo a traer niños al mundo. / Han amenazado a mi bebé, / cuando todavía no ha nacido / y ni siquiera tiene un nombre. / Y es porque ustedes no valoran / la sangre que corre por sus venas”.

El intelectual Antonio Socci, en su libro titulado El Genocidio Censurado, afirma que esta oleada de legalizaciones del aborto en muchos países del planeta, se ha convertido en el mayor genocidio de los siglos XX y XXI.

Ninguna guerra mundial -por sangrienta que haya sido- ha arrojado la escalofriante cifra de más de mil millones de víctimas inocentes abortadas como saldo de este genocidio.

Sin duda, se trata de la peor de las barbaries de nuestra civilización. Precisamente ahora en que se tiene tanta sensibilidad por el adecuado equilibrio en el ecosistema, por preservar animales en extinción; salvar ballenas, delfines, tortugas; cuidar los manglares y corales, etc. es justo ahora cuando se mira con enorme desprecio e indiferencia el valor de la vida humana.

Es innegable que diversos organismos internacionales aportan bastante dinero y presionan constantemente para que en los países denominados del “Tercer Mundo” o “subdesarrolados” se imponga esta “Cultura de la muerte”.

Me impacto mucho una entrevista que les hicieron a un par de jovencitas mexicanas al salir de una preparatoria pública, sobre si estaban de acuerdo o no con el aborto, una contestó que ya había abortado una vez, y la otra, respondió con displicencia que en dos ocasiones lo había hecho y que no sentía remordimiento alguno por haberlo realizado. Y todavía añadió que estaría dispuesta a tener un tercer aborto.

Pienso que esto es precisamente el trasfondo de lo que pretenden estos organismos internacionales: destruir la moral ciudadana al extremo que una chica pierda la conciencia del bien y del mal y le dé exactamente lo mismo asesinar a una criatura inocente en su vientre o practicar el infanticidio (es decir, dejarla morir al nacer).

Por ello, resulta urgente que los ciudadanos tengan un papel más protagónico en la sociedad y pongan los medios necesarios a su alcance para evitar que se continúe con este nuevo holocausto.

El verdadero sentido de la Navidad

Con frecuencia observamos en algunos establecimientos comerciales que colocan a la venta adornos navideños desde varios meses antes del 25 de diciembre. En muchos casos se ha convertido en una mera mercantilización del suceso más trascendente en la historia de la humanidad, y en los anuncios ni siquiera se dice  “Feliz Navidad” sino frases vagas y superficiales, como: “Luminosas y alegres fiestas” o “Felices fiestas decembrinas”.

Y, en la práctica, todo se reduce a intercambiarse regalos, a organizar brindis, a tener comidas con abundantes bebidas. Es decir, se ha perdido la brújula sobre el verdadero sentido de la Navidad.

¿Qué celebramos en la fiesta de la Natividad del Señor? El portentoso hecho de que tomo cuerpo como nosotros el Hijo de Dios. Pero ese Hijo de Dios Padre –el ‘Emmanuel o Dios-con-nosotros’- quiso venir a la tierra con gran humildad, sencillez y normalidad. Pasó nueve meses en el seno de su Madre, Santa María –como todos los hombres- luego llevó una vida discreta, sin llamar la atención. Trabajó en el taller de José como carpintero, como su fuente de manutención y de la Virgen María, y vivió en un hogar como casi todas las personas de la tierra.

¿Dónde se esconde la grandeza de Dios? En un pesebre, en unos pañales, en una gruta. La Sagrada Familia vive en medio de una gran pobreza, pero que va acompañada con la paz y alegría de corazón.

Los primeros en salir al encuentro de ese Niño, de María y José no son los potentados de la tierra, sino unos humildes pastores que esa noche cuidaban a su rebaño. De pronto unos ángeles se les aparecieron y les transmitieron la importante noticia. Luego desaparecieron cantando “Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”. Entonces, ellos se dirigieron a toda velocidad al pesebre y encontraron a un Niño envuelto en pañales junto con Santa María, su Madre, y San José. Adoraron el Hijo de Dios y le ofrecieron sencillos regalos.

¿Para qué vino el Cristo, el Mesías esperado a este mundo? Para enseñarnos el inmenso valor del trabajo, predicar la Buena Nueva, hacer el bien a manos llenas; para padecer, sufrir y morir en una Cruz por amor a nosotros los hombres y, de esta manera, abrirnos las puertas del Cielo.

Cada Navidad es una llamada de Jesús al corazón de cada persona para que nos acerquemos más a Él, sabiendo que el tiempo de esta vida es breve y que en cualquier momento nos puede llamar a su presencia, y hemos de estar preparados para poder corresponder a tanto amor de Dios por cada uno de nosotros.

1 2 3 13