Con las Afores no

Si ustedes pudieran revisar el orden del día todos los días, morirían de un susto de las iniciativas que más bien yo llamaría ocurrencias que pasan por nuestro congreso. No darían crédito lo que supuestamente gente letrada y preparada propone. Las más recientes y sonadas ideas de nuestros legisladores son aquellas que proponían el uso de las reservas del Banco de México para otros fines, presupuesto, combatir a la pobreza, etc.

No se vale que un legislador no sepa que las reservas del Banco no son del gobierno, que el Banco es autónomo y que las reservas son para los fines que el Banco y su junta de gobierno estimen pertinentes. También insólito que no supiera que el ejecutivo tampoco tiene injerencia sobre esos recursos.

También muy sonada, una iniciativa para indagar a fondo el nivel de riqueza de los hogares mexicanos, ante la actual situación de inseguridad, también fue motivo de preocupación y escándalo.

Pero más reciente y más preocupante que estén sugiriendo el tocar a las Afores. Esto si rebasa cualquier ocurrencia y acto. Esto sería verdaderamente preocupante. La única referencia cercana que tengo de algún país que lo haya hecho, fue Argentina y vaya desastre que provocaron. Las Afores son administradoras privadas, son empresas que pertenecen a la iniciativa privada y que tienen dueños distintos al gobierno federal.

El sistema se privatizó y puede ser perfectible y puede seguir mejorando, de hecho, la principal mejora debería de venir de descontar más porcentaje del ingreso a dicho fin, pero si están amenazando con tocarlas, nadie querría depositar más. El modelo de las afores ha sido muy exitoso en Chile, país del cual las copiamos. Ellos, han hecho más de 3 reformas para incrementar la participación del ingreso de los trabajadores y eso ha permitido que ellos tengan un retiro mucho más digno en función de su último sueldo.

Estas empresas contratan a personal especializado y de gran experiencia financiera para el manejo de los recursos, en pocas palabras, tu dinero está en manos de gente profesional que busca y toma las mejores decisiones para que tu ahorro para el retiro sea lo más rentable posible. Es gente que invierte a largo plazo y que busca proteger tu patrimonio a través de una sana diversificación. Invierten en deuda, en acciones, en certificados de desarrollo, en pesos, dólares, etc.

Desde el punto de vista del trabajador el mayor problema es que lo que ahí ahorres, no será suficiente para pensionarte de acuerdo a tu último ingreso, pero eso, no es culpa de las afores, eso como comenté es porque aportamos en promedio el 6% del ingreso anual, cuando en otros países supera al 10% y con aportaciones voluntarias supera el 20% como en EEUU.

Pretender tocar el ahorro para el retiro como recientemente lo han sugerido es transgredir una barrera que además de ser violatoria, manda un mensaje de desconfianza que podría y tendría un efecto dominó nocivo. Usar los recursos para los fines que el gobierno determine en vez de ser invertidos en mercados abiertos sienta un precedente negativo.

La señal que esto mandaría es tan mala que habría fuga de capitales, aumento del tipo de cambio, tasas de interés y más pronto de lo que creemos una degradación de la calificación de la deuda soberana que nos podría llevar a perder rápidamente el grado de inversión.

Además de que esos recursos utilizados se convertirían en más deuda para el gobierno federal. ¿Se imaginan que su dinero lo utilizaran para hacer aeropuertos, refinerías y trenes? ¿Qué rendimiento nos ofrecerían o decretarían?

Las afores son perfectibles, pero si el estado interviene y las tocan es una regresión terrible. Son propiedad privada y así se deben quedar. Me atrevo a afirmar, si algún día las tocan, saquen su dinero.


@juansmusi​​​​​​​​ 17 de junio de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *