Contra las cuerdas

Apenas han transcurrido seis meses en el cambio de administración, y los retos tanto locales como globales para México son muchos, desafortunadamente la perspectiva en general en ambos casos no ha mejorado sino que ha empeorado. Globalmente el ambiente es complicado, a pesar de que EEUU sigue creciendo y su información económica es sólida, las amenazas de una desaceleración más rápida de lo que se pensaba se hacen presentes ante las hostilidades del presidente Trump a los chinos, en esta guerra comercial que él ha detonado.

En Europa la cosa tampoco ha mejorado, el Brexit es, ha sido y seguirá siendo un desastre; pero con la novedad de que ahora también Theresa May ha renunciado a presidir su partido, y por ende a su rol de Primer Ministro. En Italia predomina un ambiente de incertidumbre y descontento ante posibles sanciones por incumplimiento a las reglas que la Unión Europea exige a los países miembros respecto a su déficit presupuestal; en Francia la popularidad de Macron sigue bajando, y la desaceleración económica en el resto de la Unión también se ha hecho presente.

El representante más importante y sólido del mundo emergente sin duda es China, quien también se ve amenazada con desacelerar abruptamente en caso de empeorar la guerra comercial. Por si fuera poco, surge un nuevo reto que estaba fuera de la ecuación de todo este ambiente global adverso –y que nos sorprende al estilo del Presidente Trump– la imposición de tarifas del 5% a todos los productos mexicanos, mismas que pueden llegar al 25% si México no hace algo con respecto al problema migratorio; en este caso le doy la razón al Presidente de los EEUU que nos exige controlar y detener un flujo desmedido de inmigrantes que pasan a México ”como Pedro por su casa”.

Mi reflexión en este sentido es que “la caridad empieza por la casa”, y antes de atender a Centro y Sud América debemos ver por los 60 millones de mexicanos pobres. El flujo desmedido de estas personas, con el presupuesto de nuestro país ajustado, implica un costo de manutención a nosotros como contribuyentes, por lo que estos migrantes que eventualmente pueden cruzar la frontera con EEUU, ya tienen que ser detenidos; nos lo habían solicitado por la buena en más de dos ocasiones, ahora desafortunadamente nos plantean un problema a la mala mezclando asuntos comerciales con temas migratorios.

Qué difícil tarea la de la Delegación Mexicana de convencer y evitar que lleguen las sanciones de un personaje que se mueve muy bien en el conflicto y que razones no entiende; pero también creo que es fundamental que México y sus autoridades entiendan que debemos negociar, y si es posible, complacer las exigencias del Presidente Trump a cambio de que nuestro país no siga afectando su ya de por sí bajísima estimación de crecimiento económico; me queda claro que en ésta, llevamos la de perder. La estrategia de inversión que he venido comentando, en la que se incluyen entre 30% y 40% de dólares, empieza a pagar dividendos.

@juansmusi

Junio 5, 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *