Coronavirus y Brexit

La reacción típica ante lo desconocido, el miedo y la incertidumbre se apoderan del sentimiento del mundo y de los inversionistas. El desconocimiento de las proporciones que esto pueda tomar y a cuanta gente pueda afectar. Hoy, la atención se centra en China y el principal cuestionamiento es ¿Podrá China tener un manejo adecuado para contener este virus que afecta las vías respiratorias? Un virus cuyos síntomas son los mismos o muy parecidos a los de una gripe y ponen en alerta y en un estado de nerviosismo extremo a cientos de millones de habitantes a lo largo y ancho de China y ahora de algunos otros países. Hasta el lunes por la noche había ya los siguientes casos confirmados:

Taiwán (cinco), Tailandia (ocho), Australia (cinco), Malasia (cuatro), Singapur (cuatro), Francia (tres), Japón (tres), Corea del Sur (cuatro), Estados Unidos (cinco), Vietnam (dos), Canadá (dos), Nepal (uno), Camboya (uno) y Sri Lanka (uno).

¿Y como reccionan los mercados? Muy similar a cuando un evento geopolítico o algún fenómeno natural e incluso a cualquier tipo de epidemia. La reacción es a lo desconocido, la incertidumbre es el peor amigo de la inversión. Las consecuencias son de libro texto, salida de acciones e inversiones de riesgo, refugio en renta fija y de preferencia compra de monedas sólidas o duras. ¿Quiénes son los que más padecen esta situación? Las bolsas, los países emergentes y las monedas de los mismos.

Y justamente eso es lo que ha ocurrido. ¿Y que hacer? Es bien difícil saber hasta donde puede llegar esto, por lo tanto predecir cuanto más puede perder el mercado o hasta donde llegar la cotización del dólar es complicado. Los inversionistas que están adentro no deben ser reaccionarios y no tienen de que preocuparse porque los mercados han dado rendimientos espectaulares y tener estos ajustes ocasionales es sano.

Es más, este es un buen momento para comprar más barato y aprovecharlo. Vender si acabo de entrar y perder, tampoco lo recomiendo. En el caso de las monedas emergentes es también normal ver una salida de dinero hacia el dólar norteamericano y por ende perder terreno.

Eso, tampoco me preocupa, porque es un fenómeno global. Cuando el peso pierde terreno y es por razaones locales o bien de manufactura nacional, entonces si debemos preocuparnos. En conclusión, estamos viviendo una incertidumbre que puede o no prolongarse, mientras tanto, no apanicarse y no reaccionar, en su caso, aprovechar y comprar más barato.

Parece que ahora si llega a su fin el tema BREXIT, el plan de Boris Johnson ya fue aprobado por el parlamento, la Reina y la comisión europea. A partir del 31 de enero dejan de participar en la Unión, en las reuniones y en los nuevos acuerdos. Lo que deben de hacer es acabar de pagar adeudos y cuotas como país miembro y los temas más sensibles como los acuerdos comerciales, tratamiento impositivo y temas migratorios surtirán efecto a partir de 2021.

Esto, puede hacer que el BREXIT sea más ligero y de menor impacto. Los británicos tienen 11 meses para negociar con los demás países del bloque y pudieran lograr aciuerdos de libre comercio con muchos de ellos. El tema migratorio es más complicado, ya no habrá libre tránsito desde y hacia Gran Bretaña y también el tema arancelario en materia de servicios está por verse. Creo que es bueno y menos grave de lo que se preveía pero aún esta por verse los efectos negativos.

Escocia e Irlanda también serán factor y seguramente presentarán oposición y retos. Tenía yo esperanza de que Johnson fracasara y hubiera un referendúm nuevo para permanecer, ya no fue así. El referendum de David Cameron y la apatía de los votantes condenó al Reino Unido a este nuevo destino. Partió a Europa. Ya juzgaremos en unos años si fue un error o un acierto.

@juansmusi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *