Disrupción financiera

Muchos de ustedes han leído o escuchado sobre lo recientemente acontecido en mercados financieros en donde literalmente se vive una guerra entre dos prácticas controversiales. Aquí yo no me voy a pronunciar ni a favor ni en contra, simplemente trataré de explicar de manera sencilla que está pasando y que creo que va pasar al final de la historia.
Pues lo primero que hay que entender son las ventas en corto. ¿Qué son? Vender en corto es vender algo que no tienes, lo pides prestado y si baja, ganas. Supongamos que yo sé que GameStop, que es la principal involucrada va a bajar. Baso mi expectativa en que es un negocio en decadencia y no hay manera que suba, y así pienso en algunas otras que durante la pandemia también sé que van a bajar: Cruceros, gimnasios, cines, hoteles, etc.
Regresando a mi ejemplo, vendo GameStop en corto. Alguien que tiene acciones de la empresa me las presta y valen $20, si se van a $14, yo las vendo y se las regreso al que me las prestó. Él pierde $6 y yo me gano $6. En resumen, vender en corto es apostarle a ganar a la baja. Esta práctica está permitida hace muchos años y no es mal vista.
El mercado es libre y se puede ganar para arriba y para abajo. En algunos momentos de crisis de la historia se han llegado a prohibir por cortos periodos de tiempo. En el 2008 en muchos países se prohibieron porque se sabía que la única dirección en la que irían era negativa y esta práctica profundizaba las caídas y por ende las crisis.
Recuerdo a Angela Merkel que de manera determinada ordenó la prohibición de las ventas en corto temporalmente. Volviendo a lo que ocurre hoy en los mercados y esta operación denominada “Short squeeze”, también considero oportuno explicar que es. Un estrangulamiento de posiciones cortas es provocar un incremento fuerte en el precio de una acción atribuible a fenómenos técnicos y no a fundamentales. Y he aquí el peligro.
Un grupo de plataformas de compras y ventas en internet, en su mayoría jóvenes y fundadas también por gente joven se reunieron para todos vender en corto GameStop, inmediatamente venderlas y comprarlas normalmente, o sea se fueron largos y provocaron masivamente un alza artificial.
Los fondos de cobertura o “Hedge funds” (fondos que traen posiciones cortas) de grandes empresas trasnacionales y manejadores de dinero se veían obligados a también comprarlas para minimizar sus pérdidas en las posiciones cortas y así generar una demanda exagerada que provocó que esta acción en solo una semana se subiera de $19 a $483 dólares!! Ayer lunes estaba a $232 dólares.
El mercado de valores sube de precio por muchas razones, pero la más importante es por razones fundamentales y soportado por ventas, utilidades, una situación sana de la empresa y una buena perspectiva a futuro. Yo solo compro acciones que cumplen esos criterios y que suben por razones de fondo o fundamentales.
Lo de GameStop es una guerra de una generación disruptiva que reta al mundo y a Wall Street, que cree en lo poco convencional, entre otras cosas en las Criptomonedas (ya hablaré de ellas en otro artículo) y que con este fenómeno está probando que por un lado ellos pueden organizarse para ganar billones y que otros, en este caso los fondos de cobertura, los pierdan.
¿Han visto esa ilustración de un cardumen de peces en forma de megalodonte persiguiendo a un tiburón blanco? Esa ilustración lo describe perfecto de manera gráfica. El megalodonte son millones de inversionistas pequeños haciendo el “short squeeze” y el tiburón blanco son los “hedge funds”. Pero esta historia no acaba aquí.
Falta ver el desenlace. Estoy seguro que cuando las aguas tomen su nivel, esos billones que ganaron, también los van a perder, ellos u otros, ¿porqué? Porqué es un alza artificial, técnica y manipulada y los fundamentales siempre acaban mandando.
@juansmusi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *