EEUU, China y Pemex

En los dos grandes temas que nos ocupan, destaca en la agenda global, el asunto de la guerra comercial EEUU/China, y en la agenda local Pemex: En el primer tópico las cosas no están nada fáciles, ya comentaba yo la semana pasada que Trump estaba estirando demasiado la liga, por lo que  el ambiente de la negociación evidentemente es muy hostil.

A partir del viernes pasado,  200 billones de productos chinos han sido tasados con una tarifa impositiva, que ha subido del 10% al 25%, pero según Trump siguen platicando y negociando para llegar a un buen puerto. A mí me parece imposible negociar con alguien que de entrada, antes de llegar a soluciones  impone sanciones, y no sólo eso, ya amenazó con subir a 500 billones los productos afectados por mayores aranceles, si las pláticas no progresan.

Como era de esperarse los chinos respondieron sin poder hacer las sanciones en la misma magnitud, porque China únicamente exporta a EEUU 160 billones de productos; por lo pronto las autoridades de ese país ya respondieron a Trump imponiendo sanciones a 60 billones de artículos norteamericanos a partir del 1° de junio con  la misma tarifa impositiva.

Sigo pensando que el mundo y el crecimientos global se pueden ver afectados por este conflicto; aunque coyuntural y temporalmente México pueda beneficiarse, a mediano y largo plazo creo que es más lo que se pierde, ya que de prolongarse esta situación hostil EEEUU crecerá menos y eso nos impacta fuertemente de manera negativa.

También creo que para efectos de la reelección de Donald Trump, si esta crisis se extiende a las elecciones es muy poco probable que se reelija, desde mi perspectiva Trump está jugando póker, y aunque ya haya impuesto sanciones está blofeando, si quiere reelegirse tendrá que aparecer como el virtual ganador de la partida engañando a su base, a pesar de que en realidad  tal y como sucedió con el T-MEC con respecto al TLC, no habrá grandes cambios.

En la agenda local domina Pemex,  siendo la gran preocupación que le bajen la calificación a bono chatarra a la paraestatal o nos bajen un escalón en la deuda soberna porque al final se ha estado pasando recortes y recursos de un bolsillo a otro, sin embargo hasta ahora nada garantiza que en el corto plazo no nos degraden. El país cada vez crece menos y nuestra estimación actualizada para este año es que creceremos al 1.2%, con ello la recaudación y el presupuesto bajarán comprometiendo aún más las finanzas públicas.

El Presidente anuncia utilizar 8 mil millones de dólares para hacer una refinería, misma que en este momento no está en la lista de prioridades de una empresa petrolera emproblemada que sin duda podría utilizar mejor ese dinero, además a juicio de los expertos y las calificadoras las características que se están buscando en esa refinería como proyecto, en cuanto a su volumen, en costo de la misma y en tiempo de construcción, no serán posibles.

Esta semana amanecimos con anuncios  respecto a la mejoría en la estructura de la deuda de la paraestatal, y en resumen lo único que se está haciendo es refinanciar deuda ya existente –no se está contratando más deuda–, se  reestructuran los plazos y las condiciones financieras; en pocas palabras, tendrá mayor plazo para pagar la misma deuda a tasas más caras sin comprometer, en el corto plazo, el flujo de la empresa.

Encauzar mejor los recursos y reconocer que en este momento no es necesaria una refinería así como traer a gente de probada experiencia  a la Secretaría de Energía y a Pemex, podrían impactar de manera mucho más fuerte y positiva tanto al mercado como a las calificadoras.

@juansmusi

Mayo 15, 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *