El circo romano en nuestros días…

«Donde hay adoración hacia los animales, hay sacrificios humanos». Gilbert Keith Chesterton

El circo romano fue un espectáculo de ocio para entretenimiento de la plebe, en el que además, se les daba pan gratis. Había sangrientas luchas entre gladiadores y esclavos, entre animales y más tarde durante la persecución de cristianos, comenzaron a arrojar a la arena a familias con todo e hijos, para ser devorados por las bestias.

En días pasados un periódico dedicaba varias páginas a los animales por motivo de su día internacional. Las publicaciones abarcaron desde los cuidados básicos, consumo de helados y cerveza para perros, seguros de gastos médicos, comida fresca, comida húmeda, zonas “pet friendly”, la experiencia aterradora del abandono, la adopción, su paso por el cine, étc. Cabe mencionar que según censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de 2016, México es el país con mayor número de perros en América Latina; 7 de cada 10 habitantes cuentan con mascota. El número de canes domésticos creció 20%  en 2010 a la fecha, en contraste con la reducción de nacimientos humanos en un 17%.

Un par de páginas más, mostraban la noticia de la manifestación de mujeres con el trapo verde y su pasamontañas, gritando consignas exigiendo la despenalización del aborto a nivel nacional. Vandalizaron fachadas de edificios y rejas de la Catedral en Ciudad de México, amedrentando a periodistas y feligreses que estaban al exterior resguardando templos.

Probablemente no hay mejor descripción gráfica de lo que es realmente el feminismo, que aquella escena en que madres sostienen pancartas con leyendas de “Lo que no tuve para mí, que sea para ustedes”. ¿Qué tal?. O mujeres con el rostro tapado que rocían de gasolina a policías (mujeres) que intentaban apagar las llamas de la puerta de la Cámara Nacional de Comercio. No falto quien subió fotos de sus mascotas con el trapo verde… la cereza del pastel, sin duda.

Lo que publican los periódicos no es más que una pequeña muestra de lo que pasa en la vida cotidiana. Muchos hablan de adopción de animales en lugar de comprarlos; de espacios «pet friendly» en lugar de «excluir» espantosamente a las mascotas de nuestra vida diaria, seguramente van a sufrir mucho si no van con nosotros al cine o al bar; otros más les escriben su carta de día de Reyes (¿?) y les organizan su fiesta de cumpleaños, ya saben, el déficit de atención está al rojo vivo entre las mascotas.

De manera simultánea, les parece insultante y fundamentalista que se promueva la adopción del bebé por nacer, como opción para proteger su vida. ¡Vamos!, ¡Una mujer debería poder matar al hijo en sus entrañas si así lo quiere!; pero no se debe dejar morir a un animal sea cual sea su estado. ¿Nota el absurdo y lo insultante de la situación?

Un creciente interés por los animales coincide con un desprecio cada vez mayor hacia la vida humana, no es de extrañarse que hallemos jóvenes hablando con total displicencia sobre la vida en el vientre materno o un anciano enfermo.

Al ver la forma tan cómoda y materialista en que vivimos, no podíamos más que superar con creces la vida en tiempos del circo romano: ver, disfrutar, promover y exigir el asesinato en el vientre materno. Pero en este caso, no somos simples espectadores, hemos tomado el lugar de las bestias, matando a nuestros hijos y a nuestros padres, al tiempo que adoramos a los animales y nos comportamos como tales.

No se sorprenda, hemos trabajado por ello cada vez que evitamos hablar sobre el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural; cada vez que desviamos recursos que podrían ayudar a alguien de nuestra familia para dárselo a nuestra mascota; cada vez que le atribuimos a los animales, cualidades que no tienen; cada vez que les damos el afecto y la atención que solo le debida a un ser humano…

Caminamos hacia la destrucción física, moral e intelectual de nuestra sociedad, no cabe duda de que nos merecemos unos a otros…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *