El coronavirus, la “lucha contra el racismo” y la hipocresía

“Los medios actuales de comunicación le permiten al ciudadano moderno enterarse de todo sin entender nada”. Nicolás Gómez Dávila

Es por todos sabido la declaración de emergencia sanitaria alrededor del mundo ante la epidemia del Covid-19. Entre las principales medidas está el quedarse en casa y la suspensión de actividades no esenciales.

Usted no podía salir más; fueron cerrados cines, plazas comerciales parques, restaurantes, escuelas y universidades, iglesias católicas; visitar a sus familiares no era opción; cientos de pequeños negocios cerraron temporalmente y otros más quebraron; fueron puestos hasta nueve policías en una estación en el metro de la Ciudad de México para vigilar que todos entraran con cubrebocas. Y le dijeron que todo era por su bien, era preciso salvar vidas estando encerrado.

Los medios de comunicación prácticamente bombardearon los noticiarios y programas sobre las medidas que debían tomarse. Desde marzo no se escuchaba otro tema. El anuncio publicitario más frecuente fue: “Quédate en casa, salva vidas”; “Salva tantas vidas como un doctor, quédate en casa”; “Mantén la sana distancia”, “Quédate en casa, quédate vivo”; “Este 10 de mayo demuestra cuánta madre tienes y cuánta más quieres tener”.

El mensaje directo y absolutamente agresivo fue no salir salvo extrema necesidad, so pena de contagiar a los demás y matarlos; ¿Y qué monstruo haría eso? El miedo y la preocupación se apodero de la gente; se encerraron, abandonaron su rutina diaria; otros más se convirtieron en verdaderos denunciantes de sus vecinos por tener una fiesta, por abrir sus pequeños negocios ¡y querer sobrevivir!, por no llevar cubrebocas, por hacer procesiones religiosas, etc. No había ningún otro tema relevante que hiciera que los medios de comunicación desviaran su vista de la pandemia. Todo cambiaría el 25 de mayo cuando George Floyd murió por la presunta excedida violencia de policías durante su arresto.

Lo que siguió a ese día es digno de describir:

En diversas partes del mundo salieron a manifestarse indignados por dicha muerte: en Nueva Zelanda, Irlanda, Inglaterra y Paris marcharon; hubo carteles en Irán y pinturas en Siria; muros pintarrajeados en Francia, etc. En las redes sociales circulan mensajes tipo: “Que el aislamiento social no te inmovilice ante la injusticia social” convocándoles a hacer plantones en las embajadas de EEUU en diferentes países; todo ello acompañado de la etiqueta #BlackLivesMatter” (cuyo mensaje hipócrita y falaz merece una especial atención en posterior nota).

En lo que se refiere a EEUU, cientos de personas se han visto involucradas en disturbios. ¿Qué tal? Los medios de comunicación que tanto se habían rasgado las vestiduras sobre los cuidados extremos por el Covid-19, dan la noticia del vandalismo; pero nadie se sorprende de que la mayoría de los vándalos y gente manifestándose no lleven cubrebocas, guantes o caretas; nadie se extraña de que estén tan cerca delinquiendo, golpeando gente, quemando negocios, respirando el humo, gritando a todo pulmón, etc. Vamos, ¿dónde está la sana distancia? ¿Y el gel antibacterial? De pronto eso paso a segundo término, porque “el racismo es indignante cuando un blanco ocasiona la muerte de un negro”, pero no cuando un negro asesina a gente blanca.

La campaña “antirracista” va con todo: canales como el Paramount o Nickelodeon suspendieron por 8 minutos y 46 segundos su programación para transmitir un anuncio que narra la muerte de George Floyd, con el sonido de una respiración, en apoyo a la “justicia, igualdad y derechos humanos”. Equipos de fútbol alrededor del mundo se han manifestado contra el racismo; cantantes han donado dinero para pagar las multas de los vándalos, ¡Qué nobleza y empatía la de todos!

Viendo la total libertad con que el vandalismo se ha apoderado de varias ciudades, se concluye que la gente es -y lo ha sido siempre- perfectamente capaz de hacer cualquier actividad al aire libre en esta pandemia, sin todos los cuidados que los medios de comunicación decían que debía usted tener; ¡porque lo de hoy es combatir el racismo de los blancos hacia los negros! (pero nunca combatirlo si éste es a la inversa) ¿Puede ver el absurdo y el insulto a la inteligencia?

Todo aquello que le fue prohibido para “salvar vidas”, ahora es justificado debido a una injusticia social. Débilmente algunos comunicadores dicen no estar de acuerdo con la violencia desatada en diferentes ciudades, mientras que a usted le infundieron miedo y manipularon ese amor por su madre y su familia, ¡Diciéndole que usara las redes sociales para comunicarse con ellos! ¡Vaya desfachatez!

En fin, lo tienen a usted donde lo quieren tener: encerrado en su casa, temeroso de contagiarse, limitando el contacto con los demás, sin salir al parque, alejado de su familia, de sus amigos, sin abrazarlos, sin poder asistir a la Santa Misa, al cine o a un evento deportivo; lavando cada centímetro de su casa; pero eso sí, muy indignado por la injusticia cometida por policías blancos hacia un negro, justificando que la gente salga a manifestarse y vandalizar; usando su etiqueta del #BlackLivesMatter.

Los medios de comunicación le dicen hacia dónde voltear y hacia qué situaciones indignarse; mientras la economía de varios países –incluido el nuestro- va en picada; mientras miles de personas son asesinadas diariamente desde el vientre materno hasta la senectud; mientras miles son víctimas de trata de personas, prostituidos; mientras muchos mueren de hambre, etc. Y ni siquiera hay que salir de EEUU para ver ese triste panorama.

Por cierto, no olvide que las elecciones en el vecino país del norte, serán en noviembre próximo ¿Casualidad?…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *