El Powerful Peso

La semana pasada fue menos mala en términos de mercados; de hecho, fue la primera semana positiva en los últimos 3 meses, aunque las cosas no se van a enderezar y componer en el corto plazo. Lo he venido diciendo: los tres principales problemas que aquejan al mundo y a los mercados podrían enderezarse en algunos meses, pero no de la noche a la mañana.
El tema del Covid es el que mejor va, pero no se puede descartar que haya una quinta o sexta ola; recordemos que China y su confinamiento siguen siendo un problema hoy. Igualmente, con la guerra, nada cambia drásticamente. La inflación también será un tema que podría empezar a bajar en la segunda mitad o a finales de año.
En resumen, no hay certeza de que las bajas ya acabaron, y aunque quienes van perdiendo no tienen de otra, sí sabemos que, estando invertidos en buenos nombres, la recuperación se dará -no sabemos qué tan pronto- pero se dará. Adicionalmente hoy los inversionistas en dólares tienen un problema más, que es el tipo de cambio; y yo le diría a quien hoy se asuste, desespere o precipite su salida, que deberá estar dispuesto a tomar una pérdida que difícilmente podrá recuperar.
La única manera de recuperarse es permanecer adentro y esperar… no solo a recuperar, sino también a obtener un premio adicional. En este caso, los ciclos o bien la historia, claro que se repite.
En cuanto al tipo de cambio, explicaré por qué la coyuntura actual obedece a lo siguiente, de una manera sencilla. Citaré este ejemplo: los retornos o tasas de interés en Estados Unidos están al 0.50%, la inflación arriba del 7%. La tasa negativa es de 6.50% para efectos de este ejemplo. En México los cetes te pagan el 6.50% y la inflación también está arriba del 7%. La tasa negativa es alrededor del 1%.
En Europa las tasas a los depósitos son negativas y la tasa de inflación cercana al 8%, igualmente negativa, ronda el 8%. Ante esta coyuntura los inversionistas globales han decidido temporalmente poner recursos en mercados emergentes, en donde la tasa es mayor y al medirse frente a la inflación, la tasa negativa resulta menor. Esto ha traído flujo de divisas y por ende fortalece al peso.
Otra razón que fortalece a nuestra moneda, es la lenta actividad económica y el débil mercado interior que nos ha traído superávit en vez del déficit comercial que normalmente tenemos. Los precios del petróleo también contribuyen a fortalecer nuestra moneda. No se nos puede olvidar agregar a esta lista de factores el impacto positivo de las remesas, o sea, el dinero que mandan nuestros paisanos, que muy pronto puede llegar a los $60 mil millones de dólares anuales.
No vaticino ni deseo una devaluación abrupta, pero sí creo que esta fortaleza es coyuntural y que estos niveles son atractivos. Creo que el dólar se va a fortalecer hacia adelante frente al alza de tasas que está llevando a cabo la FED.
Esta semana arrancó con un día festivo en EU (Día de los Caídos), y el resto estará tranquila en cuanto a información financiera, por lo que lo más relevante serán los datos económicos que se conocerán en Europa y China, así como el empleo en EU. Estos datos pueden ayudar a fortalecer la idea de que no hay una recesión en puerta.
Localmente conoceremos los indicadores de actividad económica del IMEF. Confianza al consumidor y la más reciente encuesta de Banxico.
@juansmusi​​​​​​​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *