El rumbo de México

Muchos nos preguntamos. ¿A dónde vamos? ¿Cuál es el destino de nuestro país en el corto y mediano plazo? De nuevo y volviendo al tema de dar respuestas realistas veo que México sigue mandando al mundo señales equívocas de porque somos un destino olvidado para la inversión.
La cancelación de proyectos, la asignación no prioritaria de recursos a proyectos, las consultas a mano alzada, las iniciativas de ley que van desde tocar reservas de Banxico para otros fines, recepción de efectivo, cancelación de la aplicación de la reforma energética, regresar el monopolio a CFE a PEMEX y hasta prolongar la extensión en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, todas ellas señales negativas para invertir en México.
Creo que mucho es distracción, desviar la atención de lo realmente importante. Es caer en la trampa de centrar la agenda en lo que se dice diario en vez de la situación económica del país, la inversión, generación de empleo, recaudación, nivel de endeudamiento y por supuesto el manejo de la pandemia. Si todas las ideas e iniciativas que he comentado ya se hubieran aprobado el destino del país ya estaría definido y sin duda la situación actual sería peor.
Muchas de ellas siguen “vivas” y por eso no canto victoria, pero lo que si es claro es que han inhibido y asustado inversión. No solo no ha llegado y fluido si no que también se ha retirado. Tener hoy, un tipo de cambio a $19.85 es algo que pocos creíamos posible. Pero también hay que decirlo, el peso no está fuerte, es el dólar que está débil. ¿Qué ha hecho México para fortalecer su moneda?
Estructuralmente nada, es más bien una debilidad global de la divisa norteamericana ante tanta impresión de dinero nuevo, fundamentalmente por los apoyos Covid; más de 2 trillones de dólares de oferta monetaria. De ahí que también se esté experimentando alta inflación. ¿Qué más ha ayudado al peso?
Las remesas de nuestros paisanos, que cada año rompen récord con respecto al anterior, el precio del petróleo que ha subido y el superávit comercial. Este último no es necesariamente una buena noticia porque cuando México crece y su economía está trabajando bien lo normal es ver déficit comercial, es decir importamos más de o que exportamos.
Hoy el superávit lo explica una demanda externa mucho más fuerte que la interna, exportamos más porque EEUU está recuperándose e importamos poco porque el mercado interno está sumamente débil.
Predecir que estas variables macroeconómicas pueden mantenerse igual si seguimos tres años más ahuyentando inversión, mandando señales negativas, perdiendo el grado de inversión y aumentando el nivel de deuda vs PIB, se antoja muy complicado.
Sin ser catastrofista o negativo suena a que una buena protección puede venir de invertir una parte del patrimonio aprovechando esta coyuntura cambiaria.
Esta semana continúan los reportes de las empresas que cotizan en bolsa en EE.UU. y México. Semana crucial con los reportes de Tesla, Apple, Google, Facebook y Amazon desde el cierre del lunes hasta el cierre del jueves. Se espera en términos generales buenos reportes y que excedan las expectativas.
También hay decisión de política monetaria en la FED y el Banco de Japón. En ambos casos sin esperar cambios en la política monetaria, pero si atentos a lo que comenten al término de las juntas los Banqueros Centrales. Mientras todo esto ocurre Biden invita al mundo a vacunarse a su país.
Imaginen la derrama y beneficio que esta estrategia ha traído a su país. Capitalizó lo que muchos países no supieron implementar.
@juansmusi​​​​​​​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *