El vuelo del abejorro

Nicolai Andreievich Rimsky Korsakov

Los dos anteriores artículos han sido sobre ópera y en vista de que no han tenido mucho éxito, vuelvo a la música clásica y con los grandes músicos que formaron el grupo de los cinco, “La Banda Invencible”. Uno de los más importantes sin duda, fue Rimsky Korsakov.

Rimsky Korsakov nace en Tichvin en 1884 y fallece en Liubensky en 1908 es el más joven de los “Cinco”, músico muy diferente de sus compañeros, estudia profundamente a músicos como Cherubini y Berlioz. Le ofrecen un cargo para enseñar en el conservatorio de San Petersburgo, y por supuesto lo acepta. Profundamente escrupuloso revisa una y otra vez sus proyectos, para ver si todavía puede mejorarlos.

Siguiendo las huellas de su admirado Berlioz, pero sin perder su creatividad, logra una música llena de colorido e imaginación. Ofrece la imagen de una Rusia Luminosa, llena de fuerza y poesía.

Creador de un sinfín de extraordinarias obras, muchas de las cuales conocemos, Sadko, Scherezada, La Gran Pascua Rusa,  también le llama la atención la música española escribiendo su muy conocido Capricho Español, El vuelo Del Abejorro, que es una de las piezas más difíciles de interpretar en violín.

Este extraordinario compositor en su tiempo tuvo muchas críticas, se dijo de él que era frívolo y superficial. Cuando alguien se atreve a iniciar nuevas rutas, nos hace a todos reflexionar, como siempre pasa cuando se llega a soluciones distintas, nos aferramos a viejos pero buenos paradigmas, y nos causa gran sobresalto el que alguien se atreva a romperlos. Sin embargo, lo que estos compositores querían era rescatar un patrimonio nacional, interpretado de manera diferente por cada uno de ellos

Rimsky Korsakov desarrolla una nueva forma de orquestar, al igual que Richard Wagner, esto constituye un desafío para la música rusa, igual que lo fue Wagner,    en el resto de Europa, sin embargo, estas novedades influenciaron a Stravinsky y Debussy, por nombrar algunos.

Rimsky Korsakov, que en l889 había publicado un tratado de armonía práctica, es también autor de un importante tratado de instrumentación aparecido póstumamente en 1913: es la última prueba documental, de la inagotable inventiva del artista. ASURI DE EDICIONES, La Gran Música.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *