Estos son los días en que… (2)

“Donde jamás se había tenido conocimiento de Dios; allá, en Irlanda, donde se adoraba a los ídolos y se cometían toda suerte de abominaciones, ¿cómo ha sido posible formar un pueblo del Señor, donde las gentes puedan llamarse hijos de Dios? Ahí se ha visto que hijos e hijas de los reyezuelos escoceses, se transformen en monjes y en vírgenes de Cristo» palabras de San Patricio.

En el curso de una generación, la otrora católica Irlanda se ha sumido en la más abyecta inmundicia. Lo sucedido este 25 de mayo en aquel país fue la abrumadora votación a favor de derogar la Octava Enmienda de su constitución que protegía la vida del no nato.

Estos son los días en que hombres y mujeres pueden tomar un avión, un autobús y dos trenes para votar a favor del aborto y ser publicado en los titulares del mundo mientras nosotros decimos que “no nos incumbe”.

Estos son los días en que permitimos que las escuelas adoctrinen a nuestros hijos desde niños con la ideología de género pero nos pesa hablarles de castidad, es más nos parece absurdo.

Estos son los días en que tenemos catequistas que están de acuerdo con el aborto en ciertas circunstancias, que están de acuerdo con el mal llamado matrimonio homosexual, con las relaciones sexuales fuera del matrimonio y en coherencia a ello imparten su propia catequesis.

Estos son los días en que existen sacerdotes que promueven el comunismo, la teología de la liberación, el homosexualismo y el sincretismo galopante sin ser amonestados pero se relega a los que hablan sobre la necesidad del arrepentimiento y la conversión a Dios, Uno y Trino.

Estos son los días en que vemos vilipendiada nuestra fe católica pero nos obstinamos en seguir a aquellos que promueven los antivalores.

Estos son los días en que uno puede llamarse “católico” y votar por un partido abiertamente abortista y contrario a toda moral.

Estos son los días en que se arroja a los bebes no natos, a los niños y a la familia entera a las fieras como en el circo romano. Ayer como hoy el asesinato de los más inocentes se lleva a cabo frente a nuestros ojos.

A San Patricio le llevo alrededor de 30 años convertir a casi toda Irlanda al cristianismo, poco menos de lo que le llevo a este país de 1983 a 2018 el someterse a la ideología de género y al aborto (Irlanda aprobó en 1983 la Octava Enmienda que se derogó en 2018. Aunado a ello en 2015 aprobó el mal llamado matrimonio homosexual mediante referéndum).

Valdría la pena preguntar ¿qué estamos haciendo usted y yo diariamente para detener el asesinato en el vientre materno?

Cuando una sociedad aprende que puede matar a sus hijos en el vientre materno y ampararse en la ley para ello, lo que sigue es ver como los hijos matan a sus padres en el ocaso de su vida, llamándole eutanasia, ¿Qué esperaban?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *