Fed y cambios en México

Esta semana el evento más importante y esperado será la reunión de la Reserva Federal de hoy y mañana, pues se dará a conocer la decisión de política monetaria, donde no se esperan cambios en la tasa de referencia, pero sí un discurso de Jerome Powell con mucho fondo.
Una de las acciones puede ser con el programa de recompras, y es que la Fed desde 2008 empezó un agresivo programa de recompras de bonos públicos y privados que no es otra cosa que imprimir dinero nuevo para mover la economía, intercambiando dinero fresco a los tenedores de bonos que se sientan de manera pasiva en ellos. Bajar el monto de manera considerable de estas acciones puede ser sano en este momento.
También desde hace 13 años que no veían una inflación en los niveles actuales, esto es 5%, muy por arriba del objetivo de 2% +/- 1%. La media es 2%, el rango bajo 1% y el rango alto 3%. ¿Porqué los mercados y demás indicadores no se han vuelto locos o han hecho movimientos abruptos? Porque el mercado le cree a la Fed y a Powell y confían en que estos eventos inflacionarios son transitorios y durante el año la inflación comenzará a converger hacia su objetivo.
Algo similar ocurre en México, donde también la inflación está muy por arriba de su objetivo y se espera que se comporte como el de nuestro vecino. Aquí la inflación anual es de 5.89% y la meta es 3% +/- 1%, es decir, media de 3%, parte baja de 2% y parte alta de 4%.
Este reto de la inflación todavía lo podrá culminar como gobernador del banco central Alejandro Díaz de León, quien deja el cargo el último día de diciembre. Y hago mis comentarios respecto a los cambios que vienen con esta vacante.
El Presidente ya anunció que el relevo en Banxico será Arturo Herrera, actual secretario de Hacienda, y en esa dependencia llegará Rogelio Ramírez de la O, analista independiente y miembro de algunos consejos de administración. Ha colaborado con el Presidente por más de diez años y sus conocimientos y experiencia dejan tranquilos a los mercados en cuanto a su capacidad para asumir el cargo.
En ambos casos la capacidad técnica no se cuestiona y se trata de gente calificada y respetada. Ambos cambios son muy relevantes para el rumbo macroeconómico que tomará el país en la segunda mitad del sexenio. Cosas importantes: espero sea el último cambio en Hacienda, ya que, en tres años, llevamos tres secretarios.
En Banxico es imprescindible que la autonomía continúe y no por ser un hombre nominado por el Presidente actúe con conflicto de interés. No es raro que esto ocurra, todos los presidentes nominan a gobernadores de su equipo, el más reciente fue la salida de Yellen y el nombramiento de Powell por Trump. Este último lo hizo tan bien y se desligó de las peticiones y necesidades del presidente, que Trump dijo que era absurdo y un mal banquero, cuando él mismo lo eligió.
No se trata de contradecir al Presidente, sino de hacer lo mejor en política económica y no actuar con conflicto. Si bien se tiene la capacidad, se espera que actúe con transparencia y objetividad en la política monetaria, aunque a veces se contraponga a intereses políticos y populares, como ocurrió en EU. No me angustiaría porque toquen las reservas o cambien la ley de Banxico. Son chismes amarillistas a partir de acciones que han desconcertado, pero confío en que no alcanzarán al banco, que se mantendrá autónomo. De no ser así, será un foco rojo incandescente.
Twitter: @juansmusi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *