Gustav Mahler

Mártir

Otro de los grandes compositores de finales del siglo XIX y XX fue el genial Gustav Mahler. Nacido en una diminuta aldea de apenas 300 personas en Bohemia, logra llegar a la cima de la gloria musical, que como hemos visto son pocos los que llegan.

De una familia muy humilde y con grandes carencias, el padre trata de dar a sus hijos la mejor educación posible, ya que él era un hombre que a pesar de su pobreza leía todo lo que podía.

Tuvo doce hermanos de los cuales cinco murieron siendo niños, otro a los trece y se suicida a los veinticinco otro más. Que dura vida para los padres y tremendo comienzo para Gustav.

Gustav Mahler dijo que él se sentía tres veces exiliado: cómo bohemio entre los austriacos, como austríaco entre los alemanes y como judío en todos los países. No cabe duda qué, el comienzo de estos grandes personajes fue duro y muy infeliz.

Mahler descubre un viejo piano en el desván de la casa de sus abuelos y ahí empezó tratando de tocar las melodías que escuchaba en la calle. A los quince años hace un viaje a Viena y ahí es donde entra al Conservatorio. Sale de ahí con un diplomado en composición y se inscribe en la Universidad.

En esos tiempos el que dominaba el mundo musical vienés era Brahms, al que no le gustaba nada el conservatorio y él responsable del premio Beethoven, excluye una composición de este músico.

Cómo ya hemos visto con anterioridad la vida es difícil y viven en situaciones verdaderamente precarias, Mahler sobrevive dando lecciones de piano.

La vida de estos músicos es tremenda y carente de casi todo, sin embargo, hay algo dentro de ellos que no les permite rendirse, así que a pesar de las circunstancias siguen adelante. Se dice que cuando era pequeño le preguntaron que quería ser y él dijo: Mártir y de alguna manera eso lo reflejó en su obra.

Después de muchos años y estudios se reconoce a este gran músico, que admiraba profundamente a Mozart y Beethoven y también a Richard Strauss.

En l897 se convierte al catolicismo esto le ayuda y le abre un camino hacia el teatro de Viena, donde asumirá poco después la dirección de la filarmónica.

En fin, la vida de estos gigantes es tan amplia, que es imposible resumirla en unas cuantas líneas, acérquense a estos genios oigan alguna de sus obras y sentirán de otra forma la música.

El tiempo de Mahler era tiempo de revoluciones, de varios movimientos cultural-filosóficos a cuyo lado estuvo el compositor. Fue amigo de pintores, arquitectos y escritores que participaron en el movimiento de Secesión o que se situaron en su órbita. Asuri La Gran Música.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *