La importancia del TMEC

Mucha gente me pregunta, ¿por qué es tan importante la firma del TMEC, si mientras no ocurre tenemos al TLCAN?, el cuestionamiento es muy bueno por varias razones: la primera es que el TLCAN era verdaderamente tripartita, consideraba igualmente importantes a México, EEUU y Canadá; creo que era bastante igualitario y simple, poco complicado. Además, el TLCAN funcionó muy bien durante dos décadas y media, entonces de nuevo, ¿por qué tanto rollo con el TMEC?

Contestaría que sin duda la parte más importante es política, el TMEC es el de Donald Trump –de él y su administración–, y así como en campaña él acusó al TLCAN de ser el “Worst ever deal” (peor tratado posible), el TMEC es “Best ever deal”, (mejor tratado posible). Ambas afirmaciones son típicas de un político, ambas mentiras, ambas exageradas, pero también muy taquilleras; al ser “su tratado”, lo hace menos vulnerable y menos propicio de ser material para la campaña 2020.

Pongo este escenario: Su campaña va regular o mal, abajo en las encuestas; ¿qué elementos tiene el Presidente para revivirla?, China y la guerra comercial, Kim Jong Un y el desarme nuclear, Irán y México. Con México puede hablar del muro, de los cárteles de la droga así como del TLCAN o TMEC; si nos va a atacar, si nos va a poner aranceles y nos quiere lastimar para levantar su popularidad, es mucho más probable que lo haga sobre el TLCAN que sobre el TMEC. Ahora, ¿el TMEC es malo?, no, no necesariamente, es simplemente una actualización de un tratado que cuando se instauró no existía el internet, el comercio electrónico, las plataformas digitales y empezaba la telefonía celular. Es cierto que el Tratado requería de una actualización y que debía adecuarse a los tiempos, pero sin duda Trump y EEUU aprovecharon la ocasión para tomar ventaja de ciertas situaciones y apartados; sí creo que está claramente favoreciendo a ese país, y sin ser malo para México y Canadá, no es igual de parejo que el anterior.

También es cierto que ya estaba bastante planchado y listo, pero recientemente por temas políticos, lo complicaron los Demócratas; lo más sonado son dos temas: el contenido de origen de la región norteamericana en acero y aluminio –en donde claramente México pierde porque nosotros no los producimos y el que compramos para la industria automotriz y de construcción lo compramos más barato en otros países–, y el de que nos manden inspectores norteamericanos a auditar nuestra industria y manufactura, además de ser inaceptable, viola principios de privacidad, confidencialidad y hasta de territorialidad.

En ambos casos me parece que la postura de México debe ser firme, de inaceptabilidad; nunca, por presiones de otro tipo, ceder. Vino a México Jared Kushner, yerno del presidente, no sé si es un halago o un motivo de preocupación por el favor que viene a pedir; espero hoy, a esta hora, sepamos más detalles.
Pues sí, es muy importante firmar y hacerlo lo antes posible; además de que nos ayuda a no ser la piñata del mandatario, nos puede dar más certeza sobre nuestra economía el año entrante.

Esta semana se reúne la FED y pienso al igual que lo anticipa el mercado, que no va a hacer nada y que dejará la tasa de referencia sin cambios, en 1.75%; esto ayuda a que el mercado tenga certeza y claridad en el cierre de año y que prevalezca la estabilidad en los mercados tanto accionarios como cambiarios.
Con esta nueva apreciación del peso en torno a los $19.20, considero oportuno volver a comprar y asumir un pequeño riesgo de que si se firma el TMEC baje hacia los $19, y quizá temporalmente rompa esa barrera.

@juansmusi

Diciembre 11, 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *