La mejor vacuna en contra del VPH; Un cambio de conducta

La libertad que gozamos los seres humanos es tan maravillosa que simplemente con tomar ciertas decisiones podemos cambiar el rumbo de la vida. Esa libertad que se nos otorgó como dádiva en el momento que fuimos creados y que con el paso de los años fuimos conociendo y manejando. Libertad que nos lleva a elegir entre varias opciones.

Opciones como podría ser; qué comer, qué vestir, qué estudiar, con quién casarme, cómo vivir la desventura, cómo festejar la alegría. La libertad nos da la oportunidad de forjar nuestro propio destino ante lo inevitable y lo humanamente manejable. Tan poderosa es la libertad que según las conductas que elijamos podríamos cambiar nuestro porvenir.

Siendo así, me centraré en la salud humana, en específico en las infecciones de transmisión sexual, puesto que al respecto, podemos también abusar de nuestra libertad y fraguar un futuro terrible o próspero. Es decir, que si decidimos llevar una vida “ligera”, una vida que recaiga en bienes desordenados, en lugar de nuestro bienestar ordenado, podemos ser víctimas de nuestro propio destino, irónicamente construido por nosotros mismos.

Actualmente existe una campaña de vacunación en México para prevenir el Virus del Papiloma Humano (VPH), virus que solamente se puede adquirir por contacto sexual. Se están vacunando a las niñas desde los 8 o nueve años de edad en las escuelas y los padres de familia no saben si permitirlo o no. Ciertamente, a nadie nos gustaría que nuestros hijos se enfermaran, como sucede con el caso de la influenza, que también se puede prevenir con una vacuna. No obstante la diferencia entre un virus y el otro es que, el VPH se puede prevenir con conductas ordenadas, eligiendo con libertad actitudes acordes al perfeccionamiento humano, viviendo un autogobierno y autocontrol que dominen los impulsos instintivos que tenemos como personas. Y el de la influenza es más difícil de controlar puesto que aunque tengamos conductas higiénicas, que bien se recomiendan como lavarse las manos, el virus flota en el aire y cualquiera lo puede contraer.

Cabe destacar, que como ya he mencionado en otros escritos, el VPH tiene 31 formas de presentarse, de las cuales la vacuna sólo previene en contra cuatro, dos de alto riesgo (cancerígenas) y dos de bajo riesgo, dejando libres 27. Lo que ciertamente nos da a entender que la vacuna no es la solución para evitar contraer el virus, sino que un cambio de conducta. Dato que sería muy deseable que tanto el gobierno como los médicos lo informaran, para así cumplir con el “consentimiento informado” que éticamente tendría que ofrecerse a los ciudadanos.

No podemos pedir que se cambien las conductas alimenticias de las personas para reducir la obesidad, que evidentemente es deseable se revierta la vergonzosa estadística de ser el país más obeso del mundo y no pedir que se cambien las conductas sexuales de la población.

Si tuviéramos ese “consentimiento informado” también sabríamos que ya se han dado efectos laterales a causa de la vacuna en contra del VPH, como ha sido una falla ovárica prematura en una niña de 16 años, es decir, una menopausia temprana (British Medical Journal. “Premature ovarian failure 3 years after menarche in a 16-year-old girl following human papillomavirus vaccination”.

Escuchar programa #INformandoRadio http://tuenlinea.mx/~wwwinformandoyfo/Semen.VIP.Baumgartner.menopausia.temprana.VPH) hecho que de saberlo seguramente muchos optarían por no vacunar a sus hijas y mejor educarlas en la voluntad, así como a los hijos varones también, puesto que las conductas no recaen exclusivamente en las féminas sino que los hombres son los portadores silenciosos que de ser personas con conductas ordenadas no contagiarían a su pareja.

Finalmente me quedaría dejar a reflexión que muchas veces sin informarnos y formarnos tomamos decisiones supuestamente libres, pero que no lo son ya que faltan muchos detalles que de saberlos, tomaríamos medidas mucho más acertadas y no sólo inertes, que básicamente a quien benefician es a los laboratorios como sería en este caso particular, a Gardasil.

Nos leemos la semana que entra para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

Un comentario

  • Resulta bastante chocante que en el siglo XXI y con toda la información que se tiene, pues ésta está a disposición de cualquiera tanto en los libros como en Internet, la gente sea tan inconsciente de, por ejemplo, tener relaciones sexuales con completos desconocidos sin utilizar protección y luego alegar de que no sabía las consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *