La paciencia paga bien

Tal y como lo pensábamos, la semana pasada conocimos la inflación en México y en Estados Unidos y salió alta todavía. En México, aunque baja un poco, sigue alta, en 7.65%. En Estados Unidos 8.6% –el nivel más alto de los últimos 40 años. Y es precisamente esto lo que trae a los mercados de cabeza: no baja, no cede y no se sabe cuándo pueda empezar a cambiar la trayectoria.
El arranque de semana es complicado y espera el evento más relevante que es la decisión de política monetaria de la FED el miércoles. Se espera un alza de 0.50 puntos y no se descarta la posibilidad de 0.75 puntos. En lo personal pienso que será de 0.50%. A Banco de México le toca decidir el 23 de este mes y pienso que también será de 0.50%, siempre y cuando la FED no aumente 0.75%.
También esta semana deciden Brasil y el Banco de Inglaterra; y en ambos casos pienso que habrá incrementos. En Brasil el alza puede ser de hasta 1% (actualmente está en 12.75%) y en el caso de Inglaterra pudiera subir 0.25% para ubicarla en 0.75%.
La semana pasada, mientras leía lo que declaró el director de Target, pensaba que es una situación que hoy viven millones de personas, empresas y empresarios. No se puede trasladar al consumidor final el impacto del aumento en los precios; se tienen altos niveles de inventarios sobre los cuales el margen sería muy escaso o cero, y en general sobre los nuevos productos y ventas también el margen se ha hecho muy pequeño.
Adicionalmente, con el aumento de tasas, los consumidores tienen menos dinero disponible para gastar, ya que deben destinar una mayor parte de su ingreso para cumplir con sus créditos. Así las cosas, incrementos en precios, materias primas, complicaciones logísticas, menores márgenes y consumidores afectados por el alza de tasa y mercados… parece ser la historia que hoy a todos nos representa.
Y continuando con esta triste historia de baja en los mercados, vemos a las principales variables ubicarse en nuevos niveles que confirman que la inflación no cede pronto. El bono a 10 años en Estados Unidos (este instrumento está muy vinculado al costo del crédito) ya se ubica cerca del 3.4%, el tipo de cambio llegó hasta niveles de $20.40, de ahí que fuera yo tan insistente de comprar cuando estaba debajo de $19.70 y las Crypto -que decían que no estaban correlacionadas a los mercados- llegan a un nuevo nivel por debajo de los $24 mil dólares.
Desafortunadamente no hay nada por hacer, más allá de permanecer con los activos que ya traemos en el portafolio y con dinero nuevo liquidez hasta no ver dónde está el piso. Ahora que el tipo de cambio se subió, esperar y aprovechar los rendimientos a tasa nominal por arriba del 7%. Estar invertidos en empresas sólidas que han visto fuertes descuentos debe darnos tranquilidad ya que estructuralmente son empresas sanas y que de momento no pueden ser ajenas a esta situación que ha alcanzado a todos sin excepción.
Si la FED sube 75 puntos base podría continuar el canal de baja y también subir el tipo de cambio. Es momento de seguir concentrados en nuestro día a día y entender a esta coyuntura como eso: algo temporal. Sigo insistiendo en que, si los activos son de calidad, no hay que desesperar ni tomar decisiones precipitadas.
@juansmusi​​​​​​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *