Más malas señales.

Parece una encomienda no mandar señales positivas y no incentivar la inversión en México. Ahora viene una iniciativa para reformar el sector eléctrico. Destaca la búsqueda de que, de nuevo, CFE tenga preponderancia en el sector, la cancelación de permisos de generación y contratos del sector privado.
También se busca que el litio y otros minerales estratégicos se establezcan como dominio de la nación y el estado sea el único facultado para su extracción. Esta reforma requiere de 2/3 partes de ambas cámaras y más del 50% de las legislaturas estatales, es decir, 17 de 32. Lo anterior puede ocurrir, ya que -políticamente hablando- basta que el PRI se sume para que Morena que tiene mayoría, logre este objetivo.
Recordemos que el dinero y la inversión buscan certeza y confianza. Es imposible captar recursos cuando las señales que uno manda son negativas y se trata de nuevo, de echar para atrás contratos y proyectos que ya se habían aceptado y firmado; y no solo eso, en los que ya se había comprometido e invertido mucho dinero. Imposible no pensar en el NAIM.
No soy experto en materia energética, pero no se necesita serlo para saber que en la mayoría de los países la inversión en esta materia tiene que ser conjunta: países industrializados y de primer mundo tienen modelos exitosos en donde se dio como una consecuencia natural, porque el estado no tenía los recursos para ser el único generador y almacenador de energía.
En estos rubros ya hay mucho dinero comprometido de empresas extranjeras, echar para atrás esto podría, además, traer demandas y litigios en instancias internacionales que nos pondría en el aparador por malas razones. También ya hablaron las calificadoras acerca de una baja en la calificación de la deuda soberana en caso de aprobarse esta reforma a la ley.
Supongamos que se aprueba, que nos bajan la calificación y que trae consecuencias macroeconómicas de alto impacto, lo que sigue son las demandas y litigios, que, si también nos basamos en experiencias pasadas, perderíamos como Argentina, cuando expropió Yacimientos Petrolíferos. ¿Qué logró Argentina con esta pésima decisión? Sembrar pánico y desconfianza, al final les echaron para abajo la expropiación y ahora nadie quiere invertir en ese país.
Ojalá y no progrese esta iniciativa que podría hacer mucho daño y más razones para que el extranjero no busque hacer negocios con México.
En la agenda semanal, las cosas mejoran ligeramente porque EEUU “patea” el problema del techo de la deuda a principios de diciembre, lo cual es un alivio temporal, pero podría traer de nuevo complicaciones al cierre de año.
También mejora la perspectiva del problema de Evergrande en China, que ha empezado a realizar participaciones en inversiones para poder pagar a los deudores. Donde se sigue atorado es en la reforma de infraestructura de Biden, que trae consigo cambios fiscales; ahí no hay avance.
Esta semana empiezan de nuevo los reportes corporativos, se espera que de nuevo sean mayoritariamente favorables. También se publicarán las minutas de Banco de México y el miércoles se publica la inflación de septiembre en Estados Unidos.
El dólar sigue fuerte contra todas las divisas y si el entorno mejora, podría regresar un poco. Ver niveles debajo de $20 se antoja cada vez más complicado por razones externas, y de aprobarse la reforma en cuestión, más.
@juansmusi​​​​​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *