Ni Juniors, ni NiNis

Al ver a los hijos pequeños, hermosos, cariñosos, vulnerables y totalmente dependientes de nosotros, quisiéramos por un momento, en un deseo secreto egoísta, que nuestros hijos nunca crecieran y que estuvieran con nosotros para siempre. ¿Pero realmente queremos eso?

El deseo real de todo papá y mamá es que sus hijos crezcan, que sean independientes, que tengan un buen trabajo, y que sean felices.

El Informe Panorama de la Educación 2015 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos revela que en México, el 22.3% de jóvenes ni estudian ni trabajan.

En otra nota periodística de “El Universal”, los especialistas comentan que los jóvenes de 30 años no logran las condiciones para independizarse, por lo que salir del “nido”, es decir, de la casa de sus padres, ya no es tan atractivo. Prefieren seguir disfrutando de las comodidades que tienen con papá y mamá.

Cuando veo esas cifras, se me parte el corazón de pensar en todos esos talentos y potencialidades que nunca se desarrollaran, que están enterrados tal vez en las buenas intenciones, o muy dentro de un corazón que no ha sido descubierto. Esto nos hace preguntar, ¿Qué fue lo que pasó? Cómo padres, ¿qué fue lo que hicieron mal?

En pláticas o talleres con papás que he impartido, al hablarles a los padres de como el éxito está relacionado con hacer que los niños asuman sus responsabilidades es común escuchar frases de los padres como “yo no puedo ver llorar a mi hijo, por eso le doy lo que me pide” o “yo le quiero dar todo en charola de plata para que no sufra lo que yo”, sin tomar conciencia que precisamente ese “sufrimiento” entendido como esfuerzo, es lo que llevo a las personas a forjar su carácter y a ser exitosas. Ese “sufrimiento” es imprescindible para la formación del carácter de cualquier persona.

Como padres de familia se puede lograr que los hijos logren el éxito y la independencia. Para alcanzarlo es importante no sobreproteger ni anticiparse a las acciones del niño, es decir, no hacer las cosas por ellos, sino ayudarlos a actuar por ellos mismos. Los niños tienen un deseo innato de demostrar que son grandes en todo momento, y podemos aprovechar las actividades diarias en la casa, en el colegio o en la guardería para desarrollar su independencia y autonomía.

Y ahora viene la pregunta del millón, ¿y yo como padre como puedo lograrlo?

Merrilee Boyack en su libro, “Teaching Your Children To Fly” ofrece un plan de responsabilidades diarias que los niños pueden hacer en casa para lograr su autonomía, fortalecer su autoestima, construir confianza y desarrollar habilidades sociales que les ayudarán a lo largo de su vida.

Aunque podría parecer un poco extremo, Al explicarlo a los padres, los primeros que “saltan” son ellos mismos, al decir “es que esto es una locura, no puede hacerlo, está muy chiquito”. Sin embargo, la realidad es que está probado que los niños pueden lograr estas actividades. A veces los primeros que no dejamos crecer somos nosotros mismos con nuestras creencias limitantes sobre nuestros hijos o nuestra sobreprotección, de que no pueden hacer las cosas. Claro está, si nosotros creemos que ellos no pueden, nuestros hijos también lo creerán.

La siguiente es una lista de responsabilidades sugeridas que los niños son capaces de hacer, diferenciada por edades que establece la autora. El cómo hacerlo, depende de cada padre y madre que con su ejemplo, dedicación, atención, enseñanza, paciencia y repetición lograrán incentivar a sus hijos para realizarlas. No es necesario que a la primera lo hagan a la perfección, pero si es importante que los niños se esfuercen por hacerlo lo mejor que puedan.

0-3 años
-Vestirse solo
– Ya debe de estar entrenado para ir al baño
-Lavarse los dientes
-Recoger los juguetes
-Saber datos personales
-Decir sus oraciones antes de dormir
-Decir: si papá, si mamá
-Obedecer a papás

4 años
-Hacer la cama
-Hacer su desayuno sencillo
-Hacer sándwiches
-Empezar limpieza de algún cuarto
-Limpiar mesas
-Aprender modales
-Tener domingo o mesada

5 años
-Arreglar su cuarto
-Poner la mesa
-Memorizar teléfonos
-Recoger la mesa
-Preparar su almuerzo para el kínder
-Combinar su ropa

6 años
-Bañarse
-Sacudir la mesa
-Poner los trastes en el lavabo
-Limpiar lavabo
-Usar teléfono
-Empezar planes personales

7 años
-Leer y comprender
-Lavar trastes
-Aprender nutrición y cuidado del cuerpo
-Limpiar baño
-Tener ahorros y manejar dinero
-Levantarse con el despertador
– Tener modales en la mesa

9 años
-Trapear
-Hornear galletas
-Estar preparado para emergencias
-Saber un poco sobre primeros auxilios
-Lavar carro
-Limpiar interiores carro
-Cocinar verduras con precaución

11 años
-Limpiar el refrigerador
-Acomodar cajones
-Acomodar closets
-Hornear un pastel o pay
-Planear comidas
-Planchar
-Usar cámara fotográfica
-Saber tejer

12 años
-Leer el periódico
-Hablar en público
-Hacer citas
-Ordenar algo por teléfono
-Ordenar por correo
-Pintar paredes
-Cuidar niños (poco tiempo)
-Remendar
-Limpiar ventanas
-Revisar aceite auto

13 años
-Planear una fiesta
-Clases de cocina
-Hacer lista de súper y comprar
-Presupuesto para útiles escolares o libros
-Pagar servicios de la casa
-Utilizar teclado sin verlo
-Saber cómo usar cajero automático
-Defensa personal
-Planchar

14 años
-Decoración interiores básica
-Guardar el súper
-Acompañar a los padres a votar
-Saber cómo o que hacer para cambiar una llanta
-Mecánica básica
-Limpiar cochera

16 años
-Tener licencia de manejar
-Pagar su celular
-Tener un trabajo, aunque sea pequeño
-Tener y administrar una cuenta en el banco
-Hacerse cargo de su coche si es que tiene

17 y 18 años
-Concentrarse en el estudio, trabajo y la misión de la vida. Ya está oficialmente entrenado para ser exitoso en el mundo real.

Estas tareas podrían parecer difíciles, pero más difícil es entrenar para el mundo real a un hombre al que no se le entreno de pequeño a ser autosuficiente. El mundo necesita hombres y mujeres completos que desarrollen todas sus potencialidades, que sean felices y que aporten todo lo que solo ellos en su unicidad pueden ser capaces de aportar. Tú como padre de familia, tienes la responsabilidad de saber sacar lo mejor de cada uno de tus hijos. No desaproveches ese regalo y responsabilidad que se depositó en tus manos, y ayúdalo a ser independiente. Tu hijo, tu familia, tu comunidad y sociedad te lo agradecerán. El mayor acto de amor que podemos hacer a una persona que amamos no es darle todo en charola de plata, sino ayudarle para que consiga las cosas por sí mismo. Amarlo y acompañarlo a crecer.

Mi principal motivación de escribir este artículo fue ver un México y un mundo con millones de talentos desperdiciados. Con muchos ninis que son un estrago para la sociedad, pero principalmente para ellos mismos, porque no se conocen, ni otros tienen la fortuna de conocerlos, no saben lo valiosos que son, ni todo lo que son capaces de aportar. ¿Te imaginas si todos fuéramos lo que tenemos que ser? Como diría Santa Catalina de Siena, y que luego adopto Juan Pablo II; prenderíamos fuego al mundo.

Conclusiones
• Para asegurar la independencia de los hijos es importante no sobreproteger ni anticiparse a las acciones de los niños, sino ayudarlo a actuar por sí solo.
• Educar a los hijos en el esfuerzo es imprescindible para la formación del carácter.
• Es responsabilidad del padre o madre de familia ayudar a descubrir lo mejor de cada uno de los hijos

Por Violeta Hinojosa Almanza

Violeta Hinojosa es Orientadora familiar. Actualmente imparte talleres para adultos y padres de familia. Es locutora de radio del programa “La Sobremesa” desde el año 2010, que se transmite en Amplitud Modulada en la cd. De Monterrey, Nuevo León y la puedes escuchar todos los sábados a las 4 de la tarde, hora de México en www.mujer1310.com

Facebook: Violeta Hinojosa
https://www.facebook.com/violetahinojosaradio/
Twitter: LCFVioleta
Email: violetahinojosalma@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *