Parece que cae el primero

El mundo optó por dar un salto al vacío. Ante la incompetencia y corrupción de la clase política “de siempre” se puso de moda votar por el que fuera, menos uno tradicional. Y es en esa apuesta tan arriesgada que hoy muchos países del mundo están gobernados por improvisados y en la gran mayoría de los casos mal preparados y tremendamente mal enfocados.
La clase política de siempre también construyó e hizo cosas buenas, no todo era malo, y en el afán de cambiar todo lo que ellos habían hecho, hasta lo bueno desaparecen.
Muchas de sus políticas son arcaicas, han probado fracasar en el pasado y simplemente por llevar la contraria las buscan implementar. Políticas proteccionistas, implementación de programas socialistas y dádivas para comprar al electorado. También suelen tener un discurso repetitivo, retador y que solo hace alusión al pasado.
A la hora de asignar el gasto no se basan en prioridades ni en visiones de largo plazo, es más, no existe una visión y solo se busca resolver el día a día. Los recursos se asignan a programas sociales y los proyectos de infraestructura y prioritarios pasan a segundo plano. Muchas veces los proyectos son solo promesas de campaña y no prioridades.
Lo responsable y conducente muchas veces es impopular y, por ende, aunque necesario, se descarta. Los grandes problemas se tratan por encima y se minimizan y lo que buscan es distractores todo el tiempo para tener temas de que hablar, no importa si son o no absurdos, relevantes o importantes, el chiste es distraer.
Otra actividad muy común es descalificar, desacreditar y lo más relevante de todo es como su discurso polariza. Sobre este último tema lo que estamos viendo es que los países liderados por estos extremistas disruptivos enfrentan hoy, además de crisis económicas e incertidumbre, una polarización de la sociedad que los ha llevado brotes de violencia y en algunos casos con consecuencias humanas.
El Reino Unido hoy enfrenta un proceso que requiere de un conciliador y un negociador, y no de un retador. El riesgo de que salgan de la Unión Europea sin acuerdo, es decir un “Hard Brexit” es muy alto.
Desde mi punto de vista el primer error fue salirse, pero salirse sin acuerdo será mucho peor. España enfrenta la peor crisis económica y política, al igual que Italia, y hoy los lidera esta ala extremista que no tiene rumbo.
En el mundo emergente, sobretodo en América Latina, existe este liderazgo que más que otra cosa está provocando rezago, crisis, polarización y destrucción de instituciones.
Pues muchas cosas en común tienen estos líderes como Donald Trump, quien es muy probable caiga en los comicios electorales en EEUU. El pueblo norteamericano vio en 4 años que le salió muy caro el experimento y parece que volverá a la política tradicional.
Este jueves habrá de nuevo debate y si no ocurre nada espectacular, el resultado no va a cambiar. Lo importante es que la gente salga a votar y aunque sea inminente el triunfo no se confíen. Esta condición de comodidad con el pretexto de que no tiene caso votar puede cambiar cualquier encuesta. ¡Hay que salir a votar!
Pues si cae el primero de esta nueva clase política, puede ser el presagio de que los demás, en su momento, también caerán.
Injustificable lo incompetente y corrupto de los políticos de siempre, pero todo parece indicar que este era un proceso por el que teníamos que pasar o padecer para demandar mejores líderes en el futuro. ¿Qué tiene que ver esto con economía y mercados? Todo, un líder te puede llevar al desarrollo o al ocaso.
@juansmusi​​​​​​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *