Reactivación económica

Me pidieron hacer una recomendación para lograr una reactivación económica de corto plazo. La verdad es que dadas las circunstancias y en el contexto de nuestro país lo que nos puede ayudar mucho es continuar con una campaña de vacunación pronta y eficiente, así como seguir concientizando a la sociedad del Covid, los cuidados y prevención.
Esto, evitaría restricciones que puedan volver a tener un impacto en la economía. Es tal nuestra dependencia de Estados Unidos, que lo mismo aplica para que ese país continúe con la recuperación y siga demandando productos, servicios y mano de obra mexicana. Es más, sin nuestro vecino del norte me costaría trabajo pensar en reactivación.
El gobierno no tiene de donde echar mano a recursos para hacer algún plan estructural que le permita detonar beneficios inmediatos. Lo que si puede hacer es tener un plan de mediano y largo plazo para detonar un mayor crecimiento y con ello una economía más próspera.
Lo primero que tiene que pasar es que se tiene que mantener la estabilidad macroeconómica. Si se sale de control la inflación, si se pierde el grado de inversión y si se sigue perdiendo inversión y no atraemos nuevas, la recuperación o reactivación no se puede dar.
Asumamos que medianamente se mantiene esta condición actual y que las variables no se mueven. Lo primero qué hay que hacer es recuperar la confianza. Detonar y reactivar proyectos de infraestructura atractivos que permitan a los inversionistas públicos, privados, nacionales y extranjeros recuperar su inversión con confianza y rendimientos atractivos. Promover las ventajas en el extranjero de la gran mano de obra y situación geográficas de invertir en México.
Esto requiere de talento y de gente preparada, además de presupuesto. Detonar una reforma fiscal que grave el consumo y que permita mejorar los ingresos y con ello la situación financiera del país y Pemex. Un plan de infraestructura nacional, que de prioridad a necesidades de conexión, carretera, puertos, aeropuertos y también de infraestructura tecnológica, de conectividad para beneficio de poblaciones marginadas.
Trabajar con un objetivo, con rumbo y planeación ayuda a orientar y evolucionar con crecimiento. Hoy improvisamos y resolvemos sobre la marcha.
Una mayor asignación de gasto a la promoción turística. Hemos perdido lugares en esta área en donde año tras año se mejoraba. La derrama por turismo beneficia a muchos sectores de la economía y tenemos un gran producto, un país que tiene todo.
Hoy el tipo de cambio se mantiene estable y atractivo gracias a factores que rápidamente pueden cambiar, una debilidad generalizada del dólar por tanta impresión de dinero, un diferencial de tasa amplio entre países, una balanza comercial superavitaria, que generalmente es deficitaria, el precio alto del petróleo y las remesas que siguen siendo históricas con respecto a ejercicios anteriores.
México tiene todo para una reactivación económica, empezando por la vecindad con la potencia número uno. Pero, para crecer sin dependencias y desinstalar de la pobreza al 50% de la población se requieren de cambios que al principio duelen, son impopulares y no los veo ocurriendo en esta administración. Si bien nos va, lo único que puede sentar las bases para en algún momento detonar el cambio es no perder la salud financiera y la estabilidad macroeconómica.
@juansmusi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *