Richard Strauss

VIDA DE HÉROE

El 11 de junio de 1864 nace un personaje difícil, inteligente y con dotes impresionantes para la dirección y composición. Nacido de un padre músico admirador de Haydn, Mozart y Beethoven y de una excelente pianista, en su muy temprana juventud compuso una canción de cumpleaños y una polca dibujando las notas.

Siendo todavía un joven músico sin experiencia, Von Bullow famoso director le obliga a dirigir sin previo ensayo, a la orquesta de la corte, de lo cual sale airoso y se convierte en director sustituto y permanece en Meiningen un año.

Este extraordinario compositor compuso quince obras teatrales, pero las más famosas Salomé y Electra, concebidas en un solo acto, son consideradas como verdaderos poemas sinfónicos.

Brahms, Listz y Wagner influyen fuertemente en las primeras composiciones del maestro, pero después tiene un giro sorprendente y escribe su sensacional Don Quijote, Vida de Héroe, Así hablaba Zaratustra, por nombrar sólo algunas de ellas.

Cómo hemos visto a través de estos muy breves artículos, el mundo del arte y aquí hablamos de música, no ha dejado de evolucionar y crear maravillas, para deleite de todos los que podemos acercarnos a ella y disfrutarla.

Es tan amplio el repertorio, que es imposible mencionarlo: La Sinfonía de los Alpes, Don Juan, Electra, El Caballero de la Rosa, y muchos e interesantes poemas sinfónicos, con una forma muy diferente de combinar sonidos. Con este difícil y talentoso director y compositor termina el romanticismo y empieza otro capítulo en la historia musical.

Strauss creía y yo comparto su opinión de que a través del sonido se podían evocar capítulos interesantes, de la literatura. Pero definitivamente con él se cierra la experiencia neoromántica, puesta en práctica por Listz y da al poema sinfónico una expresión, un símbolo que representa siempre una idea. Esto parece fácil de entender, pero siempre ha costado acostumbrarse a nuevas formas de oír e interpretar diferentes formas artísticas.

Cómo acabo siempre, anímense, oigan, déjense sorprender y verán que momentos increíbles les harán pasar al oír tan extraordinaria música.

A finales del siglo XIX es cuando se empezaron a expresar ideas musicales. Y es entonces cuando se empieza a percibir en la música un sonido nuevo, un sonido que recuerda vivamente el impresionismo pictórico, porque los mismo que los pintores habían descubierto toda una serie de tonalidades inéditas. Gigantes de la Música. José Repollés. Bruguera Mexicana de Ediciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *