San Pablo de Tarso. Importancia jurídica de su pensamiento

*Dr. Carlos Leite Poletti.

Es esta una de las personalidades más extraordinarios del cristianismo y no en vano considerado como uno de los hombres más geniales. Fue escritor fecundo e inspirado, autor de las epístolas a los romanos, a los corintios, a los gálatas, a los efesios, a los filipenses, a los colosenses, a los de tesalonicences, a Timoteo, a Tito, a Filemón y a los hebreos.

De la primera de ella, La Epístola a los romanos, obtenemos su concepción acerca de la ley.

Cuatro son las distintas acepciones de la ley mencionadas en sus epístolas. La ley de Dios o ley eterna (Romanos: VII, 22-25) , la ley de la razón (Romanos II, 14-15), la ley como norma de conducta o concepto general de la ley positiva, y, por último, la ley del pecado (Romanos VI, 14).

La ley natural es un reflejo de la ley eterna, radicado en la naturaleza racional del hombre y perfectamente separable de la ley positiva o del Estado.

En el pensamiento de San Pablo y en la doctrina desarrollada en sus epístolas, se encuentran sin duda las raíces del nominalismo expuesto en la alta Edad Media.

San Pablo es un apóstol de la libertad absoluta inmotivada de Dios y esta afirmación que enseña que la voluntad de Dios no tiene otro fundamento que querer solamente, la sola circunstancia de que así lo quiere Él.

Es imposible con estas ideas pretende fundamentar una explicación intelectiva del obrar de Dios, es absurdo tratar siquiera de encontrar los cimientos valorativos del obrar divino. La justicia de Dios no tiene apoyos axiológicos susceptibles de humana ponderación, son decisiones inmotivadas cargadas de justicia, por la sola circunstancia de emanar de la voluntad divina.

Este primado de la voluntad, encuentra desarrollo en las doctrinas agustinianas y servirá más adelante de sostén a las corrientes franciscanas inglesas de la alta Edad Media, para fundamentar su posición de ataque al pensamiento de la escolástica aristotélica.

*Dr. en Derecho, Uruguayo y católico

Asesor en Bioética de la Universidad de Montevideo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *