Se va Alejandro Díaz de León

Existe demasiada preocupación e incertidumbre en torno a esta nueva mala noticia, pero esperada, con respecto a la no ratificación del Gobernador del Banco De México. Alejandro Díaz de León es un hombre muy preparado y que inició e hizo carrera en el Banco Central. Por algunos años interrumpió esta carrera para ir a PENSIONISSTE, a la Secretaría de Hacienda, BANCOMEXT, por mencionar algunos.

En 2017 regresa como subgobernador de Banxico y en ese mismo año en diciembre el presidente de la república lo nombra Gobernador para el periodo de 4 años que concluye este próximo diciembre. Hago esta breve descripción curricular para destacar lo más importante que debe tener un Gobernador de Banco Central, conocimientos y capacidad técnica, experiencia y un criterio independiente.

¿Porqué digo que era esperada la noticia? Porque todo presidente busca tener a un banquero central de su equipo y línea de pensamiento. Para efectos prácticos, el Dr. Díaz de León es un neoliberal que en su momento formó equipo con un régimen de las mismas características.

Era de esperarse que el presidente ponga a alguien de su confianza y régimen. Recuerden lo que hizo Trump con Yellen, que, sin importar su buena gestión, tan pronto pudo quitarla, lo hizo, para designar al hoy gobernador Powell.

¿Estoy muy preocupado con esta mala noticia? No, no estoy muy preocupado porque creo que el escenario más probable es que llegue alguien con experiencia y credenciales suficientes para asumir el puesto. El presidente debe ser el más preocupado porque la disciplina fiscal continúe, las finanzas públicas se mantengan razonablemente sanas y que la inflación no se salga de control en este momento.

Esto último es fundamental para que la estabilidad de su gobierno y de los programas sociales continúen. Me parece una mala noticia porque los mercados y yo veíamos con buenos ojos al actual gobernador. Independientemente de la persona que llegue, lo que deberá preservarse es la autonomía de nuestro banco.

Las reservas son y su uso también exclusivo del Banco y no por poner a alguien “a modo” dejarían de serlo. Además, hay una junta de gobierno integrada por 5 miembros que, aunque muchos son gente ya designada por esta administración y aprobados por el senado, debieran velar por esta institucionalidad y autonomía. No estoy defendiendo a nadie, pero repito, si llega alguien capaz, todos estos rumores y especulaciones sensacionalistas en torno al Banco, son solo eso.

Ahora, si llega alguien incapaz y sin experiencia, si es de altísima preocupación lo que pueda ocurrir al final de este año. El presidente propone y el senado aprueba esa designación, una razón más para votar el 6 de junio y buscar equilibrar fuerzas y crear contrapesos.

Y hablando de inflación ayer salió la cifra nueva y hasta la primera quincena de mayo baja moderadamente a 5.80%, empieza a bajar de su nivel máximo de 6.20%. Ojalá y como decía en mi nota anterior esto sea coyuntural y no estructural y que pudiera seguir bajando poco a poco. De seguir así un 4.70% – 5.50% de inflación sería probable y la actuación del Banco de México podría incluir un par de alzas hacia el final del año.El tipo de cambio sigue siendo atractivo y a $19.80 creo que

vale la pena invertir bien en esa moneda. A los que me han preguntado que como veo los mercados después de la elección les respondo: si hay un reconocimiento de los resultados, un mayor equilibrio de fuerzas, mucha participación y sin alborotos sociales, el impacto puede ser positivo.

@juansmusi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *