En la pandemia: Películas para cargarse de optimismo

Las películas con valores resultan ser un poderoso vehículo para transmitir ideas e invitan a reflexionar sobre temas profundos. Adjunto algunas de ellas a modo de ejemplo.

1.Bella- Eduardo Verástegui, Tammy Blanchard, Manny Pérez, Angélica Aragón.

2. El Estudiante- Jorge Lavat.

3. Mente Brillante – Russel Crowe.

4. Tierra de Sombras- Anthony Hopkins (biografía de C. S. Lewis).

5. El Festín de Babette- Stéphane Audran, Bodil Kjer and Birgit Federspiel..

6. El Discurso del Rey- Colin Firth, Geoffry Rush. 

7. Al frente de la Clase -Jimmy Walk Treat Williams.

8. El Doctor- Willliam Hurt, Elizabeth Perkins.

9. Manos milagrosas- C. Gooding Jr. 

10. Mis tardes-Margueritte Gerard Depardieu.

11. De Dioses y de Hombres-Lambert Wilson. 

12. La última Cima- Pablo Domínguez.

13. A prueba de fuego, Kirk Cameron, Erin Bethea 

14. El Jardín Secreto. Kate Maberly, Heydon Prowse, Andrew Knott, Maggie Smith.

15. Perfume de Mujer – Al Pacino. 

16. El Salario del Miedo-. Ives Montand. 

17. Las Cronicas de Narnia, El León La Bruja y el Ropero-William Moseley, Anna Popplewell, Skandar Keynes and Georgie Henley.

18. Sueños de Abril-Miranda Richarson, Joan Plowrigth, Polly Walker, Alfred Molina, Jossie Lawrence.

19. Carros de Fuego- Ben Cross, Ian Chaleson, Ian Holm..

20. Ella y el Candidato-Rocio Vedeja, Damayanti Quintanar, Héctor Arredondo, Jorge Lavat..

21. El Violinista- Tang Yun Liu Peiui. 

22. Mente Indomable- Robin Williams, Matt Damon.

23. Las Bordadoras-Lola Naymark, Ariane Ascaride, Thomas Laroppe, Jackie Berroyer, Marie Félix

24. Cinema Paradiso-Guissepe Tornatore, Phillip Noiret.

25.. La sociedad de los Poetas Muertos- Robin Williams.

26. Casablanca- Humprey Borgard, Ingrid Bergman.

27. Reto Valientes. Alex Kendrick Ken Bevel.

28. Amigos- François Cluzet Omarzy. 

29. Los Coristas -Gerard Jugnot..

30. La Cristíada-Peter O´Toole, Andy García, Eduardo Verástegui.

31. El Inglés que subió la colina y bajo la montaña-Hugh Grant.

32. El chófer de la señora Daisy- Morgan Freeman Jessica Tandy .

33. Con ganas de triunfar-Edward James Olmos, Andy García.

34. Apóyate en mí-Morgan Freeman.

35. El Hombre de dos Reinos-Paul Scofield, Orson Wells (Ganadora de 6 Óscares).

36. Cyrano de Bergerac-Gerad Depardieiu, Anne Brochet.

37. Un Sueño Posible -Sandra Bullock..

38.. Sol de Media Noche-Mikail Barishnikov Gregory Hines 

39.Muerte en el Nilo-Peter Ustinov David Niven, Bette Davis, Angela Landsbury.

40. Nanny-McPhee Colin, Ema Thompson, Angela Landsbury.

41. El Camino del Guerrero- Nick Nolte Ryoko.

42. El Detective-Alec Guiness. 

43.. Profesor- Lazhar Mohamed, Fellag Sophie Nélisse.

Un amor para recordar…

Hace unos años, me ponderaban lo maravilloso de la película “Diario de una pasión”; cómo era que unos jóvenes de diferentes clases sociales se habían enamorado; cómo habían superado tantas cosas y al final estar juntos hasta la ancianidad. Era el ejemplo de que el “amor real” existe, o bien, con el que muchas mujeres sueñan: pasión, diversión, dolor,… que se transformó en peleas, golpes, celos, promiscuidad, infidelidad.

La pregunta obligada es ¿realmente alguien querría algo así en su vida?

Mi respuesta a tal ejemplo fue recomendar la película “Un amor para recordar” protagonizada por Mandy Moore y Shawn West: Jamie es una estudiante sobresaliente, alegre, que viste con largos vestidos, ayuda a otros con tutorías, es servicial; escribió para el anuario escolar que deseaba presenciar un milagro, siendo esto último parte de un listado de cosas que deseaba hacer antes de morir. Landon es el típico galán popular de la escuela, fanfarrón y abusivo. Debido a su participación en una obra teatral, inician a duras penas una amistad que más tarde se transforma en amor.

¿Cuál es la novedad? ¿Qué puede ser interesante? Jamie ama los libros, más no vive encerrada en una biblioteca; posee un carácter apacible y alta autoestima; tiene una seguridad que muchas chicas de preparatoria invidiarían; su rostro y sonrisa irradian una belleza genuina. Sus estándares son altos en todos los aspectos, así que cuando entra en contacto con el rebelde Landon, ella jamás los abarata para agradarle; al contrario, es él quien eleva los propios al querer su amistad y más tarde su amor. He aquí que comenzará la dura transformación del muchacho.

Landon comienza a ayudar a otros, aprende a disculparse y se aleja de amigos que no le hacen bien. Admite que se ha equivocado; para salir con Jamie hace las cosas apropiadamente: pide permiso a su padre y la lleva a cenar a un lugar decente. Jamás intenta sobrepasarse, ni le propone nada deshonesto. Le ayuda a hacer realidad parte de su listado de cosas qué hacer. Después de tiempo y una dolorosa noticia, le propone matrimonio y se casan.  Toda esa trama fue el centro de aquella conversación: cuando la mujer se da a respetar, el hombre que desee estar con ella, deberá ordenarse para merecerla o tendrá que alejarse.

Esto jamás sucedió con Noah y Allie en “Diario de una pasión”, puesto que salen a hurtadillas y ella aceptaba el trato vulgar con tintes de “diversión” que él le dá y así es su relación; con muestras de pasión desbordada, viven en una montaña rusa, llena de altibajos emocionales, con gritos y hasta golpes. En un reencuentro, acaban teniendo relaciones sexuales, él es promiscuo y ella infiel a su prometido. Todo esto fue presentado al cinéfilo cómo “amor”.

Allie al tener estándares bajos, propicia que Noah tenga acceso a ella. No espero hasta el matrimonio, así que tomo un anticipo; no fue caballero en modo alguno y no le interesó proteger la castidad de la mujer que decía amar. No tiene nada que ver la clase social, sino el amor verdadero y el respeto. No tiene qué ver la cuna sino la forma en que vivimos y cuánto nos respetamos; ahí radica gran parte del éxito o fracaso de las relaciones humanas que sostenemos a lo largo de nuestras vidas.

No es raro pensar que ya no hay caballeros; creo sinceramente que además de la siempre importante formación moral en la familia, los hombres deben tener un ideal por el cual luchar y elevarse en todo sentido, así que la mujer ha de mostrárselo, comportándose de acuerdo al tipo de hombre que quiera en su vida. Si se comporta como Allie, es probable que el tipo sea divertido pero no un hombre respetable; si se comporta como Jamie, muchos se irán es cierto, pero quedará aquel que la respete y la ame. Lo mismo sucede a la inversa.

Desde luego el hombre que es realmente caballero, no solo respetará a la mujer que tiene estándares altos y se ama a sí misma; también lo será –muy particularmente- con aquellas mujeres que no saben respetarse a sí mismas, accediendo a tener relaciones sexuales si sus novios se lo piden o vistiendo de manera poco decorosa, entre otras cosas. Y si ellas no aprecian el gesto, solo alejarse, pero jamás aprovecharse. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a hombres que se tenían a sí mismos por “caballeros”, decir “ella quería”? Absurda disculpa para salir bien librados de una mala relación, habiendo obtenido lo que querían.

Suele pensarse que el amor cuando es real debe doler, incluso herir, debe ser tumultuoso y apasionado, o de lo contrario no es amor. Ese concepto tan equivocado debe erradicarse, porque puede llevar a muchos a vivir relaciones verdaderamente tormentosas, donde el amor y el respeto es lo único que no existe.

“Un amor para recordar” puede parecerle una película básica a muchos, no obstante muestra que la amistad y el amor, al ser ordenados en Dios, pueden transformar para bien la vida de las personas. Inclúyala en su vídeoteca familiar, vale mucho la pena…

“Ni uno menos”

«La buena educación de los jóvenes es, en verdad, el ministerio más digno, el más noble, el de mayor mérito, el más beneficioso, el más útil, el más necesario, el más natural, el más razonable, el más grato, el más atractivo y el más glorioso» San José de Calasanz

Wei Menzhi es una chiquilla de 13 años que es contratada por el alcalde del pueblo para sustituir durante un mes al maestro de la escuela local. La preocupación de éste es el hecho de que varios alumnos han abandonado las clases; así que la condición que lleva a Wei Menzhi a obtener su empleo y cobrar su sueldo es que no debe haber ni un alumno menos, es decir, ni una sola deserción durante ese mes.

Zhang Huike, uno de los alumnos abandona la escuela para ir a la ciudad en busca de trabajo. Wei Menzhi comienza una ardua labor de búsqueda. Lo que inicialmente le mueve a traerlo de regreso es la promesa de pago si nadie deserta, sin embargo termina siendo la mayor cruzada a su corta edad. Ella y los demás alumnos consiguen empleo de una fábrica de ladrillos, y comienzan a calcular cuántos ladrillos deberán cargar para obtener dinero suficiente y que la maestra pueda comprar el boleto de autobús a la ciudad en busca de Zhang Huike. Una vez en la ciudad, hace carteles e indagaciones sobre el paradero del chico; pasa penurias comiendo sobras e incluso durmiendo en la calle. Va a parar a un canal de televisión, esperando durante días poder hablar con el director y obtener su ayuda para encontrar al chico… hasta que logra ser escuchada, dando un emotivo mensaje.

Ganadora del León de Oro en el Festival de Cine de Venecia en 1999, la película muestra la pobreza extrema en la que viven los niños de un una escuela rural de China; muestra cuán preciadas son las tizas y sobretodo, cuán importante es todavía para ciertos maestros el conservar a los niños en la escuela.

Conmovedora película en la que no hubo actores profesionales, los protagonistas conservaron su nombre real en la producción. No encontrara sobreactuaciones, ni fuegos artificiales o absurdas situaciones inverosímiles muy propias de las producciones de Disney; usted solo hallará los gestos y emociones más naturales y espontáneas de los niños; hallará una impecable banda sonora y un mensaje tan profundo como entrañable.

¿Cuántos maestros han sido capaces de ver en la docencia algo más que un trabajo? ¿Cuántos irían en auxilio de ese alumno que vive una tormenta personal? ¿Cuántas veces hemos sido agradecidos con aquellos maestros que nos han ayudado? ¿Cuántos alumnos que teniendo posibilidades económicas, desaprovechan la escuela y malgastan los recursos de sus padres?

Solemos darle tan poca importancia a la docencia que nos fijamos únicamente en números, en el promedio que obtienen los alumnos, las estadísticas de aprovechamiento, el prestigio de tal o cual colegio. Pocos padres se toman el tiempo de ver a aquel que esta frente al pizarrón, lo que enseña a sus hijos, las ideas que transmite, el esmero o no, con el que desarrolla su clase. Menos todavía quienes le infunden a sus hijos el respeto debido a los maestros. Eso, definitivamente debe cambiar.

Por otro lado, son escasos los docentes que logran tocar profundamente (para bien) la vida de sus alumnos. El día que muchos vuelvan a entender la gran tarea que tienen enfrente, las aulas serán otra vez ese lugar donde se desarrolla el ministerio de mayor mérito como lo decía el padre fundador de los colegios escolapios. Confiemos en que así sea. Puede estar seguro de que el mejor antídoto contra las malas películas que nos invaden por doquier, es frecuentar las buenas producciones. Sírvase usted y disfrute de “Ni uno menos”, una verdadera joya de la cinematografía asiática…

Milagro en la celda 7

Mehmet Koyuncu es un hombre viudo que padece de sus facultades mentales. Un buen día se ve envuelto en una terrible confusión: le acusan de haber matado a la hija de un teniente coronel del ejército turco, le golpean brutalmente y le envían a la cárcel donde es nuevamente golpeado por los compañeros de celda. Un buen día le salva la vida al “jefe” de los prisioneros, éste queda en deuda y decide ayudar a Memo al introducir de contrabando a su pequeña hija para que lo visite. Felicidad. Muere la abuela. Tristeza. Los demás se enternecen al verlos; descubren que Memo es inocente y quieren ayudarle a toda costa. Yosuf les comunica que está dispuesto hacerse pasar por Memo para ir a la horca, así que comienzan a urdir un plan junto con el alcaide y autoridades de la prisión para llevarlo a cabo. Yosuf es ahorcado y Memo se reúne con su hija. Fin.

Esta versión turca de “Milagro en la celda 7” (que tanto ha levantado polvo en el mundo occidental) no soporto el final “triste” que los coreanos le dieron a su producción original del 2013, en la cual el personaje principal si muere y su hija al llegar a la edad adulta decide limpiar su nombre en un nuevo proceso judicial. Por lo regular, las producciones originales difícilmente son superadas por versiones posteriores, sin embargo, al ver ambas películas, la versión turca es mejor que la original.

La película coreana está muy lejos de ser buena, ni medianamente pasable. No es la primera vez que exageran en sus historias con situaciones inverosímiles, extremadamente “tiernas” y “divertidas” para tratar de atrapar al cinéfilo; valga decir que por las críticas recibidas, parece que lo lograron, penoso. Suelo disfrutar del cine asiático, hay excelentes producciones que usted no imaginaría, pero puede estar seguro de que dejarse llevar por una película sentimentaloide o por la basura que suele presentarnos la Cineteca Nacional como “cine de arte” es la peor referencia del cine asiático.

La película turca fue hecha con mayor esmero; la actuación de Aras Bulut  Iynemli (Memo) es de lo más presentable. Sin embargo, recurre a las mismas situaciones inverosímiles. No se duda que la historia sea de principio interesante y pueda tocar sensibilidades, pero dista mucho de ser aquella de la que pueda aprenderse algo a profundidad porque sus argumentos son básicos y predecibles, pero suficientes para enganchar a las masas occidentales poco exigentes.

Dado que es un poco más elaborada, tomándose la libertad de modificar la historia original, vayamos a la versión turca, centrándonos en esa pequeña diferencia. Se ha dicho que nadie ama más que aquel que da la vida por un amigo, pues bien Yosuf no da su vida por amor a Memo o a su hija sino porque considera que su pecado no tiene perdón a los ojos de su dios, arguye que ha visto a su hija en sueños, así que decide que morirá en lugar de Memo. El alcaide, el oficial de seguridad y los prisioneros urden un plan para que así sea. A primera vista parece un acto de bondad en el que se han unido todos, ¡maravilloso, salvarán a un inocente, salvarán a Memo!, pero ¿realmente es así? Han dado por sentado que si Yosuf quiere morir, pues bien, una “noble” causa lo justifica.

Los amigos buscarán siempre el bien en la cuestión material y espiritual del amigo. Yosuf no ama al prójimo, ni ha sido generoso y sus amigos tampoco. La injusticia contra Yosuf (consentida por él mismo) esta urdida por todos, para “corregir” la injusticia del malvado teniente coronel. Tenga presente esto: no es hermoso mandar al matadero a un amigo por más que éste lo deseé; cuando se da la vida se hace por amor al prójimo y por amor a Dios, Uno y Trino; patalee cuanto quiera, así es.

Si hemos de conmovernos con una película, ésta debe tener una historia creíble, esté o no basada en hechos reales, sea del género que sea; no debe tener un mensaje bonito o encantador, sino un mensaje bello, bueno y verdadero, un mensaje sólido que pueda enriquecernos; las actuaciones han de ser creíbles, étc. Los productores deberían ser respetuosos con el espectador, pero si el público es poco exigente, eso no ocurrirá jamás.

Algunos pueden decir que dada la situación de la cuarentena por la pandemia, están más sensibles que nunca y por ello se ha conmovido con alguna de las versiones, yo diría que desde mucho antes gustaban de un cine básico y sentimentaloide. Otros más dirán que lo que necesitamos justo ahora es este tipo de producciones que nos sensibilicen, yo le recomendaría hacer algo mejor: eleve sus estándares y vea películas con contenido sólido que ayude a su intelecto y discernimiento.

Por último ¿cuántos de los que se quejaban de las melosas e inverosímiles novelas hispanas han llorado ahora con “Milagro en la celda 7”? Ahí lo tiene, bien dice el dicho: “No hay quien escupa al cielo que no le caiga en la cara”…

Love Rosie o el tratado de la promiscuidad

Cuando escuchamos que una película hizo llorar a alguien, pensamos al instante que debió tener grandes actuaciones, una trama bien hecha, un mensaje positivo o con valores, diálogos inteligentes y una banda sonora de calidad. Nunca imaginamos que se llore por algo estúpido como “Love Rosie” (“Tal vez es para siempre”).

Es la historia donde dos muchachos, Rosie (Lilie Collins) y Alex (Sam Claflin) han sido amigos casi toda su vida. Llegada la adolescencia uno puede ver las interminables confidencias entre ellos. Ambos parecen gustarse. Él se va a Boston a estudiar medicina, ella se embaraza y cuída de su pequeña niña. En este lapso cada quien tiene diferentes amantes. Al final ella le escribe una “emotiva” carta en su fiesta de bodas. Tiempo después él regresa (suponemos divorciado) y se queda con ella. Fin.

La historia típica de los mejores amigos promiscuos que terminan siendo amantes. Sobreactuación.

Uno de los detalles importantes es la confidencia entre amigos. Así que vemos el desarrollo conversaciones sobre los prospectos que cada quién tiene. Adolescente, joven o adulto maduro, piensa esto: alguien que se precie de ser tu amigo no te dirá que esta mal no haber tenido relaciones sexuales antes de casarse, no se burlara de la castidad, ni te dirá que es algo que hay que solucionar como si de una enfermedad se tratase. No te recomendara abortar a tu hijo, no te dirá que destruyas un matrimonio so pretexto de que hay que seguir al “amor de tu vida”. Hoy en día se suele llamar amistad a cualquier cosa, pero a lo largo de la existencia se aprende que en definitiva ser amigo de alguien es difícil, pues implica querer su bien en todos los aspectos y no darle por su lado aunque esté mal. La gente debería preguntarse ¿Cuántos malos consejos han causado estragos en la vida de un amigo, en un noviazgo o un matrimonio? ¿Qué tipo conversaciones se mantienen con los amigos?

No hablo tener amistades en las que se excluyan temas delicados, en lo absoluto, me refiero a que aun en temas delicados, tales conversaciones y amigos puedan enriquecerse y juntos seguir superándose en todos los aspectos. La experiencia nos enseña a valorar las amistades que pueden incomodarnos, empezamos a diferenciar lo verdadero de lo que está podrido. Pocos llegan a merecer el título de amigos.

Entre ese pueril y meloso romanticismo, los productores le dan por lo bajo al espectador: el tema del embarazo es tratado tan burdamente que Rosie se refiere a su bebé con cierto menosprecio, un producto que puede hacer a un lado para continuar con su vida. Toma la pastilla del día después, que es una bomba de hormonas al organismo (por cierto sumamente peligrosa para la mujer). No aborta porque sus papas son católicos (la burla entre líneas ¡vaya esos católicos entrometiéndose otra vez! ¡Tan fácil que sería matar al bebé! ¡Perdón!  “interrumpir el embarazo”).

Otro tema es la promiscuidad sexual, que raro ¿verdad?, argumento al que recurren continuamente los productores de películas “románticas”. Antes de terminar juntos, ambos han tenido varias parejas sexuales. Mientras “espera hallar valor” para declararse a Rosie, Alex es perfectamente capaz de acostarse con Bethany, luego viajar al otro lado del mundo para estudiar medicina, más tarde comenzar a vivir en unión libre por varios años con otra mujer, Sally. Rompen, contacta a Rosie por la muerte de su padre, le escribe una carta, la cual no recibe respuesta pronta, y entonces comienza a vivir con Bethany, solo para después anunciar su boda y luego de un tiempo, terminar su matrimonio e ir corriendo finalmente a los brazos de Rosie. Alex no solo no ama a cada mujer con la que se involucra, tampoco ama al “amor de su vida”. La parte de Rosie no es diferente, aun siendo madre continúa con el mal hábito de promiscuidad que adquirió en la adolescencia. El promiscuo no ama a nadie, ni a él mismo.

No se encontrara fidelidad en un hombre o mujer que se ha permitido antes del matrimonio relaciones sexuales una y otra vez, que ha vivido en unión libre, que han roto su matrimonio para estar contigo. Entonces ¿Un hombre y una mujer pueden amarse? Definitivamente sí, pero el amor no nace del lodo, no pone sus cimientos sobre las ruinas de un matrimonio, por más doloroso que les pueda resultar, es así.

A ti, adolescente o joven: nadie jamás podrá arrepentirse por tratar de vivir una vida limpia. Aun habiendo cometido errores, es posible corregir el camino, poner en práctica virtudes como la castidad, es lo que cuesta más trabajo, pero es por lo que vale la pena sacrificarse. No importa cuánto bombardeo haya en los medios de comunicación, ser joven no es sinónimo de ser imbécil o estúpido. Examina tus amistades, examínate a ti mismo y si hallas lodo, entonces comienza a cambiar tus hábitos, el contenido de tus conversaciones, los lugares que frecuentas, las películas que ves y particularmente, acércate a Dios, Uno y Trino, pues sin su gracia nada podemos lograr eficazmente.

En suma “Love Rosie” es una película para echar a la basura, pues hace patente las palabras de Nicolás Gómez Dávila: “La sociedad moderna está aboliendo la prostitución mediante la promiscuidad.” Allá usted…

Diario de una pasión o el diario de un desastre

Una de las películas “románticas” más sonadas es sin duda alguna “Diario de una pasión” estrenada en el año 2004. Es el relato de un apasionado e intenso romance entre jóvenes. La historia de Noah Calhoun y Allie Hamilton (Ryan Gosling y Rachel McAdams) se desarrolla en la década de 1940, es contada en la actualidad por el anciano Noah a su esposa Allie quien sufre de Alzheimer y ambos se encuentran en un asilo, donde cuida de ella.

Desde el principio la película resulta predecible en muchos aspectos, usando argumentos que vemos en incontables películas “románticas”: la diferencia de clases sociales, donde regularmente el hombre es un pobre diablo pero bueno y valiente, unos padres que impiden el romance, un anciano que relata la historia para darle el suficiente respaldo a una desastrosa relación, étc.

Es tal la ceguera que por todos lados uno encuentra elogios (incluso por parte de medios católicos), que pocos reparan en detalles muy significativos:

En un punto de la historia, una noche, haciendo planes para reparar una vieja casona, ante la petición de ella, están por tener relaciones sexuales, pero no se concretan pues ella duda y él no insiste. Esto puede dar la impresión de que el chico la ama pues “le respeta y esperará” pero ¿realmente es así?. Las chicas deben darse cuenta de que si un hombre las respeta, jamás las pondrá en una situación así, porque el respeto no empieza estando en el suelo, desnudos, para ver hasta dónde pueden llegar, sino mucho antes, cuando se citan, en los lugares en que se citan y las intenciones con que lo hacen.

Después, ante el primer atisbo de ruptura, se gritan, ella lo abofetea y lo empuja, en la impotencia él se pega a sí mismo, ella comienza a llorar desconsoladamente, recriminándole. Justo ahora muchos dirán que el motivo es el amor y esa es una forma de demostrarlo, incluso uno oye decir:- “¡Quisiera algo así, que romántico!”. Pero hay que ser honestos: nada romántico, ni sano hay en gritarse y golpearse en el noviazgo (ni en el matrimonio por supuesto), ya que son indicios de una relación tormentosa, llena de inseguridades, ansiedad y dolor. Los jóvenes que se comportan así no son libres, no eligen conscientemente, las emociones son las que gobiernan. Lo que sucede en el noviazgo y los hábitos que se permitan durante éste, es lo que sucederá en el matrimonio.

Luego, se separan, él se va a guerra, ella a la universidad, se alista como enfermera voluntaria para atender a heridos de guerra, conoce a un militar llamado Lon, se enamoran y se comprometen para casarse. Noah la ve un buen día besándose con su nuevo amor, así que herido, reconstruye la vieja casona esperando que ella vuelva, tiempo en el cual mantiene relaciones sexuales con una viuda, como un paliativo ante su decepción amorosa, como es obvio, no la ama, la usa. Allie busca a Noah y tienen relaciones sexuales. El cae en promiscuidad y ella en infidelidad para con su prometido Lon. Al final se decide por Noah. Se hacen ancianos. Fin.

¿Dónde está el amor aquí? ¿Tener una o varias parejas sexuales previo al matrimonio es amor? ¿Golpear a tu novio(a) es amor? Evidentemente no.

El amor real entre jóvenes sí existe, se llama castidad que consiste en el dominio de sí, en la capacidad de orientar el instinto sexual al servicio del amor y de integrarlo en el desarrollo de la persona. Los jóvenes deben darse cuenta de que vale la pena esperar por el/ella hasta el matrimonio, que el noviazgo es un compromiso y no un campo de entrenamiento sexual donde se puede tener uno o más parejas sexuales mientras esperan “al amor de su vida”. Deben darse cuenta de que la castidad es el medio para llegar al amor verdadero que tanto buscan.

¿Y entonces por qué una película con evidentes mentiras tiene tantos elogios? Porque muestra justamente lo contrario a la castidad, jóvenes que no saben ser fieles, ni se dominan a sí mismos, que son esclavos de las pasiones, el público es constantemente bombardeado con el mensaje de que las relaciones sexuales y la promiscuidad sexual antes del matrimonio son “amor puro y sincero”. La industria cinematográfica transmite este mensaje de una manera tan contundente que vemos a infinidad, no solo de adolescentes y jóvenes sino también de adultos embelesados y por desgracia de alguno que otro medio católico “rendidos” ante este desastre.

El objetivo es claro: la destrucción del verdadero amor y la paulatina destrucción del matrimonio.

He aquí que todos tenemos responsabilidad en lo que pulula en la industria del cine: con nuestra asistencia a las salas, la compra de películas en dvd o blu-ray, el click que damos en los portales de películas, cada día estamos diciendo a los productores lo que queremos ver… y eso es lo que nos dan.

Por otro lado existen otras producciones que se esmeran más en tratar de engañar al espectador, en este caso, el trabajo es tan burdo y la mentira tan evidente, que sorprende la cantidad de fanáticos. Es el auténtico diario de un desastre.

Así que por amor a la verdad y respeto a su intelecto, absténgase de ver tales producciones…

Alto Impacto

“Es la sensación de contacto. En una verdadera ciudad se camina, ya sabes, pasas muy cerca de la gente y ésta choca contigo. En Los Ángeles nadie te toca. Siempre estamos detrás de metal y vidrio. Creo que añoramos tanto ese contacto que chocamos unos contra otros sólo para sentir algo.” Detective Graham Waters (Don Cheadle)

Era agosto del año 2005, se estrenaba en México la película “Alto Impacto” (“Crash”), cuyo elenco encabezado por Sandra Bullock daría vida a una estupenda producción de la década pasada, ganando el premio Oscar a la mejor película, mejor guion y mejor edición en 2006.

A partir del asesinato de un hombre se entrelazan varias historias: el detective Graham a quien su madre le reprocha haberse olvidado de ella y de su hermano que termina siendo delincuente, un matrimonio de raza negra que sufre la humillación en una detención injusta, un policía veterano que no consigue ayuda médica necesaria para su padre enfermo, un vendedor iraní cuya tienda es asaltada y culpa de ello a un cerrajero, un policía novato idealista que un día hace lo correcto y al siguiente en una terrible confusión mata a un hombre, la esposa del fiscal que vive constantemente enojada.

Algunos de los personajes tienen la oportunidad de redimirse, otros habiendo intentado todo no consiguen cambiar su panorama. Hay que decir que parte del contenido es vulgar sin ninguna necesidad pues la película se bastaba sola.

Aunque hay otras producciones que son promocionadas por ser “realistas” y manejan el formato de entrelazar historias terminan siendo películas muy mediocres. A mi parecer “Alto Impacto” es la que mejor retrataría las complicadas relaciones humanas, se convertiría en el espejo cóncavo en que la mayoría podríamos vernos reflejados: la crudeza de las vivencias cotidianas, los defectos y virtudes de las personas, cómo es que reaccionan ante situaciones ordinarias o situaciones que los llevan al límite; como un día pueden estar confiados en quienes son y al día siguiente caer sin previo aviso, como estando en el suelo pueden levantarse y continuar… o jamás retornar.

El personaje de Jane Cabot que interpreta Sandra Bullock con estupendas escenas y que aunque no es tan caótico como los otros, es con el que me gustaría cerrar la nota: le ha dolido darse cuenta del tremendo vacío en que vive, de la falta de amistades reales y por consiguiente de afectos sinceros, alguien que le escuchase sin medir su tiempo. El ama de llaves hace por ella lo que nadie más hizo, así que Jane pone su orgullo a un lado y le abraza diciéndole:

-“Te quiero… ¿Quieres saber algo gracioso? Eres la mejor amiga que tengo”

El abrazo y la confidencia son finalmente ese contacto al que se refieren al inicio y que en su ausencia el caos se desata. No era casualidad que ganara en categoría de mejor guion. De fondo la canción “In the deep” de Bird York no podía ser menos que excelente. De las últimas producciones que realmente merecieron el premio Oscar y que no estaría contaminada por la ideología de género.

Inteligente, cruda, emotiva e intensa, como la vida misma…

Ir contracorriente siempre es posible

En un tiempo en el que estamos plagados de películas que dejan mucho que desear, encontrar una producción totalmente limpia y recomendable es difícil. A veces no somos lo suficientemente cautos para filtrar al momento aquello que no vale la pena, lo sé porque he caído en ello.

No se trata en absoluto de colocarnos una venda en los ojos –como cualquier estulto afirmaría-, al contrario, es abrirlos aún más, es discernir aquello que vemos y no solo verlo porque es el último estreno, porque nos gusta el actor, porque el promocional nos convenció… o porque “todo mundo lo hace”. Para que el discernimiento sea efectivo debe estar precedido de una adecuada formación ya que no pocos adolescentes y adultos tratan con sorna el tema de la castidad, argumentando “mente abierta y gusto amplio”.

El ataque constante que se hace a esta virtud particularmente en las películas de drama-romance es tan solo la punta del iceberg al que le sigue el ataque a la institución del matrimonio, a la familia y los valores morales en general. Y esto es solo hurgando en un género, ¿Qué encontraremos si empezamos a examinar lo demás?

Con las películas que vemos le estamos diciendo a la industria cinematográfica lo que nos gusta, somos responsables de modo indirecto de lo que más prospera hoy en día en estos medios. Si nos preguntamos acerca de la escasez de películas y programas sanos, debemos poner especial atención en lo que estamos viendo justo ahora.

Invirtamos nuestro tiempo y dinero en lo que sea edificante y virtuoso. Aquí algunas opciones:

Sonata de invierno (Corea del Sur. Choi Ji Woo, Bae Yong Joon) Netflix

Bella (EEUU. Eduardo Verástegui)

Bebé de octubre (EEUU. Rachel Hendrix) Netflix

Un paseo para recordar (EEUU. Mandy Moore, Shane West)

Norte y Sur (Gran Bretaña. Daniela Denby-Ashe, Richard Armitage)

Secreto (Taiwan. Kwai Lun Mei, Jay Chou) Youtube

Una película triste (Corea del Sur. Jung Woo Seong, Im Su Jeong) Youtube

Arquitectura 101 (Corea del Sur. Han Ga In, Eom Te-Woon, Suzy) Youtube

Tendrás con seguridad mejores recomendaciones, ¡excelente! por favor compártelas.

Si eres un adolescente o un joven, ir contracorriente no te será fácil al principio sobretodo en un mundo que elogia los antivalores, pero siempre es posible elegir lo que es valioso, acierta al dar un click en la red o al asistir una sala de cine, estés solo, con tu novio(a), con amigos o con tu familia. Comencemos juntos a limpiar el lodazal que nos ofrece la industria cinematográfica.

Recuerda que «Algo muerto puede ser arrastrado por la corriente pero sólo las cosas vivas van en contra de ésta.» Gilbert Keith Chesterton

Cuando el estiércol no debe usarse como alimento…

El llamado séptimo arte es sin duda uno de los medios de difusión de mayor impacto. Se encuentra infinidad de películas para cualquier gusto: drama, romance, bélicas, suspenso, terror, étc. Por lo regular los focos rojos se prenden si la película es erótica o pornográfica, sin embargo justo debajo de nuestra vigilancia se filtran decenas de películas aparentemente inofensivas como las pertenecientes al género de drama-romance.

Varias de éstas un presupuesto alto, la fotografía es espléndida, actores famosos o medianamente conocidos, la banda sonora excelente y muchos aciertos propios de la industria del cine. Algunas versan sobre la diferencia de clases sociales entre los protagonistas, donde el chispazo surge y se enamoran, un amor imposible claro, a ello le sigue la inminente prueba de amor, por supuesto desprovista de todo compromiso. No podía faltar en otras el amante ocasional de uno o ambos, antes, durante o después de conocer al ser amado, pero descuiden porque esto es necesario para encontrar a su “verdadero amor”.

Hace un tiempo leía como una madre estaba orgullosa de que su pequeña hija se declaraba fan de una de éstas películas, ¿de verdad? Sobra decir que no hace falta que una película sea erótica o pornográfica para saber cuando su contenido es malo o dañino. Si desde la infancia acostumbramos a los niños a este tipo de historias, ¿qué concepto de amor tendrán una vez llegada la edad adolescente y adulta? Sí, yo sé que muchos padres enseñan valores a sus hijos, pero si después de ello les permiten ver este tipo de historias o peor aún ellos mismos los llevan a verlas, ¿acaso no hay una incongruencia?

Si se supone que una historia vale la pena, si los actores han hecho una buena interpretación, ¿qué necesidad hay de incorporar escenas sexuales? Las respuestas pueden ser muchas y el objetivo solo uno: la deformación y destrucción de lo que es el verdadero amor, que implica por supuesto castidad y fidelidad. Enseñar a discernir a los hijos temas capitales como el amor los protegerá del gran lodazal que la cinematografía de hoy les ofrece, esto no es en absoluto presunción sino mero sentido común, es formación, es amar a los hijos.

Perdemos de vista que los niños y jóvenes son bombardeados diariamente con mensajes carentes de toda moral provenientes de comerciales, publicaciones en redes sociales, programas de radio, películas, conversaciones, amistades, maestros. Y tan solo hay que leer las críticas para saber de lo que el grueso de la gente se alimenta ahora, lo que le “llena” el gusto. Lo que abunda en estas producciones es lo edulcorado, el sentimentalismo, lo permisivo, el retrato de personas incapaces de vivir los valores morales. Se ha preguntado usted ¿cuántas de sus películas favoritas o que considera “pasables” están dentro de este esquema tan mediocre? Apuesto que justo ahora podría citar varias ¿no es así? “Tres metros sobre el cielo”, “Diario de una pasión”, “Top Gun”, “Titanic”, “Leyendas de pasión”, “Los puentes de Madison”, “Amarte duele”, “La esposa del viajero”, “El diario de Bridget Jones”, “Notting Hill”, “Una cuestión de tiempo”, “Bajo la misma estrella”, “La primera vez”, y un largo étc que solo usted sabe… casi puedo escuchar las exclamaciones de indignación, directo al gulag.

Habrá quien diga que es cuestión de gustos, nada más errado, es discernimiento para elegir lo que es bello, bueno y verdadero, no lo tomen a la ligera, se piensa que es temporal mientras se es joven, pero luego se encuentra a adultos recomendando cada barbaridad, en fin. Si se piensa que el cine solo retrata la realidad, entonces ¿dónde están las millonarias producciones que muestran a jóvenes que viven la castidad? Porque existen, créalo. ¡Que exageración! ¿Entonces que verán nuestros hijos? Buena pregunta, discierna y sea franco con usted mismo, luego comience a filtrar y a desechar de su videoteca lo que no vale la pena, nunca es tarde, nadie es perfecto pero todos somos perfectibles dentro del plan de Dios. Las recomendaciones sobre las producciones que valen la pena (independientemente del gusto) las dejaré para otra publicación.

Y recuerde aquella frase de Nicolás Gómez Dávila: “El estiércol sirve, lo importante es no usarlo de alimento”…

Alexa Tovar alexatovar2017@yahoo.com