AARON COPLAND

Con este artículo me despido y termino el ciclo sobre música clásica que he venido compartiendo con vosotros, desde hace unos años. Con estos pequeños artículos, pretendía los leyeran y a lo mejor investigar y oír algo de la música de estos seres geniales, que van abriendo puertas y nos enseñan que existen miles de posibilidades de crear, pero hay que atreverse y eso es lo difícil.

 Así que termino con otro de los grandes del siglo XX Aaron Copland, genial músico americano nacido en Brooklyn, descendiente de una comunidad ruso judía, fue el más grande compositor de música para cine, y también uno de los más importantes en música clásica, se le considera el más grande compositor americano.

Este genial personaje hace de todo dirige, da clases y compone, cuando sabemos estos detalles de la vida de estos seres, nos sentimos sobrecogidos y emocionados, todo se puede alcanzar si existe vocación y desde luego genio, también escribe para New Music and Imagination etc., que maravilla que hayamos tenido la suerte de vivir y oír a este gran músico. Además del talento que le caracterizó, está el trabajo, el empeño y el no dejarse nunca.

Copland cómo el anterior músico que vimos Gershwing también se hace del partido comunista y es investigado por el FBI, le castigaron y retiraron su música que iba a inaugurar la toma de presidencia del presidente Eisenhower. Mucho después recibe la medalla de la libertad que le impuso el presidente Lyndon B. Johnson que es la más alta distinción para civiles en los EEUU.

Acérquense a estos genios, oigan su música y sobre todo, es importante que sepan, que a través de los años cómo hemos visto, algunos seres, no se rinden, trabajan, crecen y se arriesgan a todo y finalmente el mundo entero reconoce su talento.

Don Luka Brajnovic: Un intelectual excepcional

Conocí a Don Luka Brajnovic en enero de 1976 en la Facultad de Comunicación en la Universidad de Navarra (España). Estábamos tomando un curso de Posgrado para 25 Periodistas de América Latina..

Recuerdo que el Doctor Francisco Gómez Antón, también profesor, nos comentó un día en el aula: “Aprovechen la sabiduría y los conocimientos de Don Luka Brajnovic. Ya se irán enterando poco a poco de su gran personalidad”.

Así que aprovechábamos las pausas entre clase y clase, varios compañeros y yo, para invitarlo a la cafetería con la finalidad de entablar lazos de amistad y que nos fuera narrando su interesante y casi increíble vida.

Don Luka nació en Croacia en 1919. Fue novelista, poeta, profesor universitario, periodista y editor. En cierta ocasión fue detenido por criticar en un artículo la figura del dictador italiano Benito Mussolini. Con este motivo, Don Luka no tuvo más remedio que exiliarse durante la Segunda Guerra Mundial. Pasó por tres campos de concentración: primero el de los nazis, luego el de los comunistas y finalmente el norteamericano ya que se consideraba que era un ciudadano sospechoso.

Sobre todo, en el campo de concentración de los rusos comunistas la pasó particularmente mal por la crueldad de los soldados hacia los prisioneros. Un día me relató que le resultaba muy duro el escuchar el tronido de las ramas secas de los árboles porque de inmediato venía a su mente un horroroso recuerdo: cuando a los soldados marxistas se les acababan las balas, entonces hacían pilas con prisioneros amarrados y los tanques pasaban encima de ellos para machacarlos y esas personas, al quebrarse sus huesos, emitían un sonido similar al de los troncos en el suelo. Don Luka nunca olvidó aquellos gritos de desesperación de los que estaban siendo aplastados en muerte lenta y muy dolorosa.

En esa ocasión Don Luka se salvó por ser periodista y porque los comunistas consideraron que era una persona útil para la publicación de periódicos, revistas y panfletos y porque dominaba varios idiomas.

En medio de la Guerra y los campos de concentración perdió contacto con su esposa Ana Tijan y sus hijas Elica y Olga. Muchos años después logró encontrarlos de nuevo.

Fue educado en la Universidad de Zagreb donde se doctoró en Derecho y obtuvo su licenciatura en Sociología. Por su ideología contra el comunismo y el fascismo fue expulsado de su natal Croacia y no pudo regresar hasta 1989.

De 1949 a 1956 trabajó en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid. Posteriormente fue contratado por la Universidad de Navarra (Pamplona) en la facultad de Periodismo como profesor. Ahí escribió su libro clásico sobre Deontología (o Ética) Periodística, Géneros Periodísticos, Técnicas de la Información, 2 novelas, 6 libros de poemas y un libro de relatos cortos en croata.

Con cierta frecuencia, nos invitaba a su casa a cenar y ahí tratamos a su esposa Ana y a sus hijas. Era un hombre apacible, sereno, cordial y abierto a hacer amistad con todos alumnos, profesores, colegas periodistas, intelectuales, etc.

Al final de sus días escribió sus memorias, tituladas “Despedidas y Encuentros”. Recuerdo que me lo leí de un tirón y, al final, llegué a la conclusión de que de ese libro podría salir el argumento de una excelente película.

Don Luka nunca guardó rencores ni resentimientos contra los que lo maltrataron o persiguieron para matarlo. Superó el odio mediante la caridad cristiana y vivió el resto de sus días con mucha paz.

Era un hombre que sabía querer de verdad a sus alumnos por ello muchos que regresaron de visita a la Universidad, de inmediato lo buscaban para charlar con él y continuar la amistad.

Por muchos años escribió en “El Diario de Navarra” y era un experto en política internacional. Recuerdo su magistral libro “Grandes Figuras de la Literatura Universal” en el que abría un amplio horizonte a los jóvenes lectores.

Falleció el 8 de febrero de 2001 a los 82 años. En su honor, la facultad de Comunicación decidió otorgar el “Premio Luka Brajnovic” a intelectuales, políticos y comunicadores comprometidos con la defensa de los derechos humanos y la dignidad de la persona.

Entre algunos de los galardonados se encuentran : Miguel Delibes (escritor), Violeta Chamorro (ex Presidenta de Nicaragua), Antonio Fontán (periodista), Joaquín Navarro-Valls (Portavoz de la Santa Sede).

En resumen, Don Luka Brajnovic son esas personalidades que por su calidad humana y talla intelectual no se olvidan y dejan a su paso una profunda huella entre las personas que lo trataron.

El oficio de escribir, ¿un arte para privilegiados?

Es común escuchar, en la mayoría de la gente una expresión con respecto a los que escriben artículos, columnas, ensayos o libros. Esta afirmación en que se suele decir: “Debe ser muy difícil escribir y poner por escrito lo que piensas de un asunto en concreto”.

Recuerdo a un profesor de la Preparatoria que nos daba la materia de Gramática y Oratoria, que nos lanzó un reto a todos los alumnos, la propuesta de salir a la palestra a exponer un tema determinado. Nos quedamos todos como “idolítos aztecas”. Nadie se daba por enterado y nadie reaccionaba. Como aquel “jueguito” infantil de “estatuas mudas, sordas e inmóviles”.

Entonces el profesor de Gramática, tomó la iniciativa y le dijo al líder de una banda de música pop: “A ver compañero, lo reto a que hable 5 minutos de la revolución musical que han provocado los Beatles en los años sesenta”.

Al principio, mi compañero titubeó, pero luego comenzó a hablar y hablar con soltura hasta que el profesor Navarro le dijo: “Hasta aquí porque ya lleva casi 15 minutos de exposición. Y concluyó el maestro: “Ven cómo es importante exponer algún tema que se domine y así se pierde “el pánico escénico”.

A partir de ahí, el profesor Navarro nos fue encargando a cada uno de los alumnos a exponer diversos temas que nosotros eligiéramos. De este entrenamiento salieron los candidatos al certamen final de Oratoria.

Llevo muchos años en el mundo del periodismo y he animado a muchos jóvenes a escribir. Cuando observo que se acobardan o titubean, les comento lo mismo que nos decía el profesor Navarro: ¿qué tema dominas? ¿qué afición o “hobbie” tienes? ¿cuál es tu deporte favorito? ¿qué libros te gustan? ¿qué películas te apasionan y por qué?

Cuando a manera de excusa algunos alumnos me comentan: “Mi papá es agricultor o ganadero? ¿De qué voy a escribir?” Les respondo: Tienes unos temas riquísimos para redactar porque México lleva siglos siendo un gran país agricultor y ganadero.

Otros me dicen: “A mí sólo me gusta la guitarra, no sé de qué escribir”. Les contesto: “Estamos viviendo los años más prolíficos de la música con guitarra eléctrica, tienes mucho sobre qué escribir”.

Por supuesto hay que tener a la mano un buen manual de gramática, de redacción, de sinónimos y antónimos, un libro de sintaxis y un diccionario actualizado.

Con esos estímulos prácticos y específicos, me da mucho gusto que a la vuelta de los años muchos amigos, compañeros y alumnos ya son articulistas, columnistas consagrados, Incluso algunos han dado un paso más para convertirse en autores de textos. Me piden páginas web para tener mayor bibliografía o también me solicitan qué libros les pueden servir para ampliar su cultura intelectual.

DIMITRI SHOSTACOVICH

Compositor y pianista ruso que se atreve y mete en la tradicional música de ese país, corrientes muy diferentes que llegaron de occidente. Cosa que le causó serios problemas, pues mientras a un muy pequeño grupo le parecía interesante, a otro mucho más grande le parecía decadente y reaccionario.

En su etapa inicial es fuertemente influenciado por Prokofiev y Stravinsky, y después sus grandes influencias fueron Mahler y Mussorsky y esto le lleva a crear una música muy personal, difícil de aceptar al principio, pero como hemos visto a través de estos pequeños artículos, siempre aparece un genio que decide componer y mezclar sonidos de forma diferente y se convierte en uno de los grandes músicos del siglo XX.

Nace en San Petersburgo, este gran músico de familia judía y un abuelo polaco católico.

Este singular personaje empieza a tocar el piano cuando todavía es un niño. Cuando acaba de cumplir los trece años, entra al conservatorio de San Petrogrado dirigido por otro grande, Alexander Glazunov quien le ayudó en su desarrollo. Participa en varios conciertos y obtiene mención honorífica en un concurso internacional de piano Chopin en Varsovia.

Shostakovich continúa con éxitos y conciertos y directores de orquesta muy importantes, como Bruno Walter y Stokowsky dirigen varias de sus obras y entonces decide hacer un viaje a los Estados Unidos  donde, está poco tiempo, su vida sigue fuertemente ligada a su patria Rusia, en el terrible momento en que Stalin es el temido dictador ruso.  Shostacovich por supuesto está en contra del terrible personaje y del fuerte momento que está pasando su país. Escribe revoluciona y crea una forma de sentir e interpretar la  música, tan audaz personal y magistral que le convierten en uno de los grandes músicos del siglo XX.

A pesar del éxito y fama que tiene en occidente, Rusia el país donde nació y se hizo le atrae y finalmente ahí vive y permanece hasta el final de sus días.

Músico no querido por Stalin pero que se adhiere al partido comunista.

Es difícil aceptar que una persona creativa, arriesgada, que rompe con esquemas preciosos y aceptados, se una a un partido como ese, pero así es la vida y aunque nos cueste sentir muchas veces su obra, me pasa a mi es un personaje que rompe con lo que admirábamos y sin embargo se une a un partido, donde en esos momentos no tenía la libertad que debería.

Pero la vida es así a veces, algunos tienen que pasar por momentos muy fuertes y hacer algo sólo para ser tomados en cuenta o simplemente sobrevivir, tremendo  pero así es.

Quieren oír algo diferente y muy interesante, puede que les resulte difícil, pero tenemos que abrirnos y ver lo que algunos seres logran, cuando rompen barreras y se atreven a seguir un camino, el suyo.

Charles Dickens: pionero de la novela de denuncia social

Quizá pocos sepan que el escritor inglés, Charles Dickens, fue el pionero de la novela de denuncia social. Nació en 1812 y falleció en 1870. Pertenecía a la clase media, pero su padre gastaba mucho más de lo que ganaba. En un principio, le embargaron sus bienes, pero llegó el momento en que era tal el cúmulo de sus deudas, que se le condenó a la cárcel. Pero en Inglaterra se acostumbraba               que toda la familia debería también de acompañar al preso a la misma celda de la cárcel. Sólo el pequeño Charles fue dejado en libertad debido a que trabajaba en una fábrica de grasa para calzado.

Para Dickens fue una inolvidable experiencia el sentir en carne propia la explotación laboral de niños y mujeres que trabajaban de sol a sol, sin ningún tipo de seguro médico ni pensión laboral, con despidos injustificados. No había consideración alguna para las mujeres embrazadas. Recibían la mísera paga de unas cuantas monedas, un poco de pan y café. Trabajaban en lugares insalubres, oscuros y, además, hacinados en espacios demasiado reducidos. Nadie podía abandonar esos oficios porque se encontraban bajo un régimen de esclavitud. En la novela “Oliver Twist” leemos cómo el protagonista huye y es perseguido para que regrese a su trabajo. Así que no le queda más remedio que unirse a una pandilla de niños ladrones comandados por un viejo corrupto y un ladrón asesino. A Charles Dickens le tocó vivir buena parte de era de la Reina Victoria y de la Revolución Industrial en las que estas situaciones eran comunes. 

Gracias a la inesperada herencia de una tía, toda su familia logró salir de la cárcel. A continuación, se trasladaron de Landport (Portsmouth, Gran Bretaña) a Londres.

Pronto este joven decide ser periodista, toma clases de taquigrafía y es contratado para ser cronista en el Parlamento y sus textos fueron publicados en el “Mirror Parlament”.

Por esos años se prometió a sí mismo: “Jamás volveré a pasar hambre ni penurias”. Reconocía que la obra que más admiraba era “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes Saavedra. Poco tiempo después se casó con Catherine Thompson Hogarth con quien procreó diez hijos.

Debido a que realizó tan sobresalientes crónicas en el Parlamento, el director del “Mailing Magazine”, se fijó en él y valoró su gran espíritu de observación, así como su fina y aguda ironía. Le propuso que escribiera crónicas de la ciudad, de distintos barrios, de sus parques, de los mercados, de las tabernas; de cómo se vestían, hablaban y se comportaban las personas ricas y las pobres. En un principio escribió bajo el seudónimo de “Boz” para que no fuera confundido con sus crónicas del Parlamento. Sus breves relatos citadinos tuvieron un éxito arrollador, al punto que eran esperados semanalmente con enorme interés por los lectores. El director del periódico le ofreció realizar una compilación y publicarlos en forma de libro en 1836 y titulado “The Sketches by Boz”.  A partir de ese año se revelaba Dickens como novelista.

En 1836 publicó la obra humorística “Los Papeles Póstumos del Club de Pickwick”, que alcanzó gran celebridad por sus juegos de palabras, ironías, giros inesperados y con chispeante alegría. En 1837 publicó una novela sobre la vida de un niño huérfano, “Oliver Twist” con rasgos autobiográficos y que pronto alcanzó un tiraje de 20,000 ejemplares. En 1841 publicó “Tienda de Antiguedades” y, en 1843, dio a conocer su inmortal obra, “Cuento de Navidad”, con su inolvidable personaje Scrooge, avaro y egoísta que conmovió a toda Gran Bretaña. Y, en la actualidad, continúa impactando a los lectores del mundo entero. Es una obra clásica que se recuerda cada Navidad.

A lo largo y a lo ancho de toda su obra literaria, Dickens se declaró enemigo de la pena de muerte y denunció numerosos abusos e injusticias sociales que observaba en su entorno y los describía con un realismo impresionante. Pero siempre dejando mensajes positivos acerca de cómo resolver esas diferencias socioeconómicas.

En 1849 publica “David Copperfield”, también de rasgos autobiográficos y para numerosos críticos es considerada su mejor obra. En poco tiempo logró vender 100,000 ejemplares. Hay lectores que confiesan que esta obra la leen por lo menos una vez al año, junto con “El Quijote de la Mancha”.

En 1853 publica “Tiempos Difíciles”. También viaja a Paris donde conoce a Alejandro Dumas y, a la entonces joven promesa del mundo de las letras, Julio Verne.

En 1860 entabló una gran amistad con el escritor de misterio del siglo XIX inglés, Wilkie Collins                -autor de “La Dama de Blanco”, entre otras muchas obras- quienes mutuamente se ejercieron una positiva influencia en sus creaciones literarias. Fruto de esa gran amistad, Dickens publicó “Historia de Dos Ciudades” y “Grandes Esperanzas”.

En 1867 realizó su segundo viaje a los Estados Unidos y se llevó una gran alegría al comprobar que a raíz de la victoria del Presidente Abraham Lincoln durante la Guerra de Secesión, se fortaleció el gobierno federal, se modernizó la economía y, sobre todo, fue abolida la esclavitud de las personas afroamericanas con notables imperfecciones, aunque sus plenos derechos no los obtendrían sino hasta el siglo XX.

Sorpresivamente, en junio de 1870 falleció. Un mes antes, había sido recibido por la Reina Victoria y ella le confesó que era una profunda admiradora de sus obras literarias y no se resistió a preguntarle cómo fue que alcanzó tal notoriedad como novelista y periodista, sin haber pasado por las aulas universitarias. Dickens le respondió con sencillez que con ese talento se nace y se cultivan cuando se tienen grandes ideales en la vida.

León Tolstói y Fiódor Dostoyevski consideraban a Carles Dickens como a un autor cristiano, no tanto porque practicara mucho su religión, sino por las soluciones que aportaba a las tramas de sus novelas.

Una opinión unánime de los críticos literarios es que Dickens hizo más por los pobres, por los marginados debido a sus claras y valientes posturas en contra de la esclavitud laboral y racial; por sus denuncias ante las injusticias y tremendas diferencias socioeconómicas en la sociedad inglesa; por su permanente oposición a la pena de muerte, etc., de tal modo que su benéfica influencia ayudó a tomar conciencia nacional para que en el Parlamento , tanto en el siglo XIX como en el XX, se aprobaran leyes para resolver estas severas problemáticas.

Igor Stravinsky

El Pájaro de Fuego

Este gran compositor ruso, es uno de los más importantes del siglo XX. Ortodoxo de gran fe decía que la música era más importante que las iglesias.  Es uno de los músicos más interesantes y conocidos del siglo XX.

En su natal Rusia en esa época era el primero y más conocido compositor y de ahí tres de sus más famosas composiciones, El pájaro de fuego, Pretrushka y la Consagración de la Primavera. Estas tres obras son ballets conocidos y representados en el mundo entero.

Una vida llena de éxitos y también cómo hemos visto a través de la vida de estos artistas, llena de problemas.

Cuando estalla la primera guerra mundial Stravinsky se va a vivir a una zona neutral, Suiza. Luego vive en París donde se estrena su famoso ballet El Pájaro de Fuego y después se va los Estados Unidos y ahí permanece hasta su muerte a los 89 años.

Este singular personaje, además de músico era un apasionado de la literatura y eso le hizo gran conocedor de la literatura francesa e inglesa.

Durante su vida en Rusia uno de los músicos que indudablemente causaron fuerte impacto en él, fue Nikcolas Rimsky Korsakov.

Sin duda revoluciona la música del siglo XX y experimenta, escribe música impensable en esa época, esto quiere decir una vez más lo repito, que las ataduras son sólo nuestras, pues no nos atrevemos a crear, a romper esquemas, a disfrutar los pocos o muchos dones que tenemos y preferimos encerrarnos en nuestro pequeño mundo.

Siempre acabo con lo mismo, pero tenemos que salir, conocer y ampliar horizontes, así nuestras vidas serán más ricas e interesantes.

Atrévanse con Igor Stravinsky, experimenten una nueva y diferente forma de mezclar sonidos cómo  pasó con la pintura, algunos se atreven a romper los moldes y crear algo nuevo y puede que se considere desafiante, pero siempre interesante.

Solzhenitsyn: Un Premio Nobel de Literatura incomprendido en Occidente

Este año se cumple el 50 aniversario en que el escritor ruso, Alexandr Solzhnitsyn (1918-2008), fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. En un artículo anterior he relatado cómo fue perseguido y encarcelado en Siberia por las autoridades rusas, entonces, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.) por sus comentarios críticos hacia el dictador José Stalin.

Sus obras más célebres son: “Un día en la vida de Iván Denísovich”, “Pabellón de Cáncer”, “El Primer Círculo””, “Agosto de 1914”, “La Casa de Matriona”, y “Archipiélago Gulag”. En este último detalla -con datos precisos- la amplia red de campos de concentración que la U.R.S.S. tenía a lo largo y lo ancho de su territorio.

En toda su obra literaria no hizo sino describir la verdad sobre la situación de la sociedad rusa, en lo político, económico y social, bajo un gobierno marxista-leninista. Por esta razón, Rusia condenó al escritor disidente al exilio.

Pero pocas personas están suficientemente enteradas que también en los países occidentales fue bastante incomprendido. Estados Unidos, Inglaterra, Francia y otras naciones esperaban que fueran permanentes sus críticas hacia el gobierno ruso y “utilizarlo” como una especie de bandera anticomunista.

En efecto, en un principio narró los horrores y aberraciones que acontecían en su país natal. Posteriormente, comenzó a dar conferencias en diversos ámbitos analizando la crisis de los países desarrollados en Occidente, muchas veces ausente de valores y con una marcada orientación hacia el materialismo hedonista.

En su memorable discurso en la Universidad de Harvard (8-06-78) afirmó que los Estados Unidos había llegado a un Estado de Bienestar en el que los ciudadanos tenían tal cantidad de bienes materiales que se había generado un consumismo compulsivo y de irracional derroche.

Todos esos excesos de dinero, posesión de bienes materiales, el culto al tiempo libre, la ilimitada libertad en los placeres, estaban mostrando su máscara perniciosa, particularmente en los jóvenes.

Que se había perdido la distinción entre el bien y el mal; ya no se buscaba lo que es verdadero ni cuál es el fin de la existencia humana. Muchos parecían decir con sus conductas: “Lo que es legal, es lo correcto”. Es decir, se había caído en una estructura meramente legalista, o como se dice en nuestro tiempo, acepto “lo políticamente correcto”, lo que hoy y ahora me conviene, independientemente de que sea justo, honrado o no.

También comentó este escritor que observaba un abuso de la libertad que se había convertido en libertinaje y en decadencia en los valores, que se manifestaba en “violencia moral contra los jóvenes bajo la forma de películas repletas de pornografía, crimen y horror”.

Coincidió con el reconocido psiquiatra vienés, Dr. Víktor Frankl en que afirmaban que: “Occidente debe de defender no tanto los derechos humanos sino las obligaciones humanas”.

Es innegable la presencia del mal en los países occidentales. Comentaba que es asombroso el número de crímenes, asaltos, secuestros, robos, fraudes y demás actos ilícitos. Esta problemática está más acentuada en Occidente que en Rusia.

En este sentido reconoció: “Es cierto que hay multitud de prisioneros en nuestros campos de concentración (Gulags) acusados de ser criminales, pero la mayoría de ellos jamás cometió crimen alguno. Simplemente trataron de defenderse de un Estado ilegal que recurría al terror fuera del marco jurídico”.

También tuvo la valentía de afirmar que la vida de las naciones desarrolladas occidentales no eran un modelo para Rusia por sus existencias vacías, superficiales, sin sentido y en la que reinaba el capitalismo salvaje.

Que lo que proponía era formar ciudadanos con carácter firme y convicciones bien determinadas; con ideales trascendentes, más profundos.

En otra ocasión, durante una entrevista, comentó que la publicidad le parecía desagradable y sumamente banal. Decía que no comprendía que, en la radio y en la televisión, dedicaran tanto tiempo en anuncios sobre jabones, pastas de dientes, desodorantes, lociones, tintes para el cabello, etc. cuando en tantas partes del planeta necesitaban de una urgente ayuda social y asistencial; de personas que se estaban muriendo por falta de medicinas o alimentos, o bien, en promover programas que subieran el nivel cultural de la población..

Después de transmitir estos mensajes, tan claros y directos, en muchas naciones, foros universitarios, sindicatos de trabajadores; entre políticos y en los medios intelectuales,  Solzhenitsyn fue duramente boicoteado y no se le quiso invitar a más participaciones ni a entrevistas.

La razón era sencilla: estaba criticando la esencia del capitalismo y sus funestas consecuencias. Por otra parte, Estados Unidos, y su entonces Secretario de Estado, Henry Kissinger, deseaban tener un mayor acercamiento con China y Rusia y este escritor disidente estaba estropeando sus planes diplomáticos.

Así que el Premio Nobel se recluyó, con su esposa, en una casa campirana en el estado de Vermont. Años después regresó a Rusia y, posteriormente, el Presidente Vladimir Putin le rindió un homenaje nacional destacando su valentía en denunciar las atrocidades cometidas por el gobierno comunista de la U.R.S.S.

Ya en Francia, George Bizet

El amor es un pájaro rebelde

Vamos a dejar la Península Ibérica, pero nos vamos al país vecino, sólo separado por los pirineos y vemos que la música española ha calado fuertemente en la música francesa. Músicos como Debussy, Ravel, y Bizet, sólo por nombrar algunos se dejan seducir por la pasión, emoción y particularidad de la música y costumbres de la España de esa época.

Ya se no les gusta la ópera y no voy a volver a caer, bueno eso era lo que quería, pero cómo no mencionar a un músico que nunca había estado en España, ni asistido a ninguna corrida de toros, sin embargo, algo debía flotar en el ambiente que hizo que este compositor, se interesara y escribiera una ópera gitana, la famosísima: Carmen.

Pero esta obra está inspirada en Mérimée, escritor francés que escribe sobre las costumbres y pasiones gitanas, con final tremendo, muchos la consideran que no era la España verdadera, era una, puramente imaginativa.

George Bizet nace en París en 1838 y muere en 1885, una muerte joven y sin embargo productiva y exitosa. Ganó varios premios en el Conservatorio de París. Pasó algunos años en Italia, pero finalmente regresa a sus orígenes, su amado París.

Como todos los grandes genios, tuvo una vida llena de carencias que no le permitían dedicarse a su amor, la música. Escribe su muy famosa ópera Los Pescadores de Perlas, que no gustó, pasaron años antes de que estrenara su famosa suite L`Arlessienne, la cual obtuvo un enorme éxito.

Cuando escribe su muy famosa ópera Carmen, no se atreve a presentarla por lo fuerte y tremendo del argumento. Se estrenó tres meses antes de que el compositor falleciera; esta gran obra ha sido una de las óperas más representadas en el mundo entero.

Con estos pequeños artículos no pretendo hacer una biografía del autor, ya, qué con los medios actuales, lo pueden hacer ustedes en minutos, mi intención es despertar algo de curiosidad por personajes que han movido y conmovido el mundo musical.

Escuchen la famosa Habanera de Carmen y comenten lo que les pareció.

Pues el amor es un pájaro rebelde.

España era, según la opinión corriente, un país cantarín, de forma que ver cantar en el escenario personajes situados en tal contexto resultaba una cosa natural y por ello “realística”.  Asuri la Gran Música

Claude Debussy, un músico impresionista

Dedicarse al arte, ya sea en la música, pintura, escritura o cualquier otra manifestación, ha sido y creo seguirá siendo difícil, ya que la incomprensión e ignorancia de gran parte del mundo, hace que sus vidas sean difíciles y se sientan incomprendidos, pero a pesar de todo ellos no se dejan, siguen sus ideales y finalmente después de mucho años, el mundo los reconoce, como verdaderos genios, yo agregaría algo más, una auténtica vocación y fe que no les permite olvidarse de sus sueños, eso hoy lo tenemos perdido y se piensa mucho en lo que nos deja remuneración económica.

Debussy nace en un barrio de París en 1862, y su vida cómo casi todas las que hemos visto en estos años de pintores o músicos no ha sido nada fácil.

Se le considera el primer músico impresionista francés y uno de los más reconocidos en el siglo XIX y principios del XX.

Como casi todos los músicos de los que ya hemos hablado, su talento musical se manifiesta muy joven logrando extraordinaria reputación en el conservatorio, a pesar de que los maestros no estaban muy convencidos de su talento.

Debussy genial y rebelde, no soporta la rigidez académica, escandaliza y reta a profesores del conservatorio, proponiendo formas de composición que en aquel entonces resultaban verdaderamente absurdas.

Cuando apenas tenía 34 años escribe su famosa ópera Pelleas et Melisande, que fue reconocida y aclamada en el mundo entero.

Cómo ya hemos visto el desarrollar un lenguaje único es tarea difícil que requiere de mucho trabajo y entrega.

Músico innovador, diferente que se atreve a mezclar sonidos de una forma única en ese momento. Oigan su Preludio a la siesta de un Fauno, El martirio de San Sebastián, sus nocturnos, su famosa suite Iberia, Noches en granada, la Rapsodia española, la Alborada del Gracioso, algo de la música que lo caracterizo y lo hizo famoso.

La vida de la mayoría de estos genios es intensa y corta, pues muere a los 55 años.

Estos pequeños artículos tratan de abrir un poco la curiosidad de los jóvenes, pues con los medios que tenemos hoy, se nos abre una etapa extraordinaria en el mundo de la música.

Oigan algunas de las obras que les he mencionado y díganme, que les ha parecido, mundos diferentes y lejanos, pero que pueden influir en nuestra percepción de la vida.

También Debussy aporta su tributo a España con Iberia, Noches en Granada y la Puerta del Vino. Asuri la Gran Música

Enrique Granados

ENTRE EL AMOR Y LA MUERTE

 SEGUIMOS EN ESPAÑA         

 Estamos en un momento muy especial, como ya dije en anteriores artículos, pues a finales del siglo XIX y principios del XX, la música que antes no se diferenciaba tanto, entre los diferentes países de Europa, va adquiriendo un carácter fuerte y distinto, como hemos visto en Rusia y países nórdicos, nacionalistas, de color y sabor fuerte, que impactan de manera importante al mundo entero.

Enrique Granados también catalán, nació en Lérida en 1867 y murió trágicamente, al ser torpedeado por un barco alemán en el canal de la Mancha; el Sussex, barco en el que volvía a España. Este barco lo partió a la mitad con innumerables muertes, Granados sobrevive, pero al ver a su mujer en el agua, salta a socorrerla y ahí mueren los dos.

Este gran músico era de padre hijo de español nacido en Cuba y madre de Santander. Sus padres al ver el amor del niño por la música le apoyaron siempre, ya que por motivos de salud no podía ir a la escuela. Esto le ayudó a concentrarse en su gran pasión la música.  Gana un primer lugar como concertista tocando una sonata de Schuman.

Cuando se inaugura el Orfeón Catalán estreno sus muy conocidas Goyescas, El Canto de las Estrellas y un poema sinfónico Dante.

En 1915 el Metropolitan Opera House de Nueva York, presentó sus ya muy famosas Goyescas, pero no tuvo el éxito esperado, no obstante, el nombre de Granados resonaba y era conocido en todo el mundo musical.

Este gran músico era también pintor y sentía profunda admiración por Goya del cual tenía varios cuadros y él se pintó varias veces cómo si fuese el gran Goya.

Con este tercer músico peninsular cierro el capítulo de España y de cómo su música inspiró e influenció a músicos de todo el mundo.

La influencia del arte popular en la música hace que las obras modernas lleven el sello de un país y de su cultura. Ello no impide, por otra parte, que grandes obras representativas del alma de un pueblo, hayan sido escritas por compositores extranjeros. Gigante de la Música.    José Repollés

1 2 3 4