¿Qué valores que nos enseñan los atletas?

No dejan de sorprender las virtudes y valores que nos enseñan los atletas. Detrás de sus triunfos –muchas veces espectaculares- hay un trabajo arduo, callado y perseverante a lo largo de muchos años de esfuerzo.

Por sólo recordar algunos casos de personalidades que han hecho historia en el mundo del deporte, podemos mencionar al jamaiquino Usain Bolt con su asombrosa facilidad para recorrer a toda velocidad muchos metros planos, dejando una amplia ventaja sobre sus competidores. Mismo caso de la holandesa Dafne Schippers, quien tuvo que vencer a la superioridad de las atletas norteamericanas a base de tenacidad y constancia.

Ya ha quedado como un referente en la natación, las glorias de Michael Phelps, quien rompió numerosos récords mundiales en varios juegos olímpicos.

La clavadista mexicana Paola Espinosa logró importantes preseas y reconocimientos, al igual que la rusa Yulia Koltunova. Los atletas chinos Qui Bo y Chen Aisen asombraron al mundo con sus clavados casi perfectos. Lo mismo se puede decir de Wu Minxia y Shi Tingmao en los clavados sincronizados, con calificaciones superiores al 9.0.

Ha surgido una gran gimnasta, Kately Ohashi, de Estados Unidos, que en los últimos años ha logrado calificaciones de 10.0, quien por su talento, gracia y simpatía nos recuerda a la inolvidable rumana Nadia Comaneci.

Dentro las entrevistas que a estos atletas les han hecho en diversos medios de comunicación, destacan ciertas características similares. Algunas de ellas son:

1. Una gran disciplina para realizar diariamente sus rutinas y ejercicios. Sin duda, ello exige llevar un cuidadoso y balanceado régimen alimenticio; evitar el consumo de alcohol y tabaco; sacrificar horas de diversión por dedicar más tiempo en vencer sus propios récords.

2. Un determinado anhelo de triunfar y vencer todo tipo de obstáculos a los que habitualmente se enfrentan.

3. Una enorme capacidad de sacrificio para practicar una y otra vez, y cada día, en aspectos concretos dónde deben de mejorar. Quizá detalles pequeños, pero comúnmente esos factores deciden el logro de importantes triunfos.

4. Una fortaleza y firme voluntad por ser inasequibles al desaliento. Es decir, el cometer errores o equivocaciones es parte habitual de su entrenamiento y la filosofía subyacente en sus competiciones.

5. No hay atleta que haya llegado a la cumbre sin tener un entrenador a quien debe obedecer y seguir fielmente sus consejos y sugerencias.

Pienso que estas virtudes y valores son aplicables a nuestra vida cotidiana en el trabajo, en los deberes familiares y sociales. Conseguir la calidad o excelencia en el desempeño laboral o en el estudio, por ejemplo, exige constancia, esfuerzo sostenido y el afán de ambicionar metas nobles y altas para obtener el prestigio profesional y servir mejor a los demás.

¿Cómo derrotar a un gran campeón de box de estados unidos?

A menudo la virtud de la fortaleza se relaciona con la fuerza, el vigor, la robustez. Pero no todo es “fuerza bruta” o simplemente un “impulso vehemente”.

Tal es el caso del boxeador alemán, Max Schmeling (1905-2005), quien fue campeón del mundo de los pesos pesados. A lo largo de su brillante carrera venció a sus contendientes en 56 combates, de los cuales 40 fueron por nocauts.

Todo iba muy bien en sus encuentros realizados en los diversos países de Europa para el talentoso deportista, hasta que en 1935 le propusieron la oferta de boxear contra Joe Louis (1914-1981), apodado el “Bombardero de Detroit”. En la impresionante y espectacular carrera de este boxeador norteamericano, de 15 peleas que había tenido hasta ese entonces, consiguió 15 victorias y nada menos que ¡12 por nocauts!. Derrotó a destacadas figuras de la talla de Primo Carnera, King Levinsky, Gus Dorazzio, Max Baer…

De inmediato, Max Schmeling se percató que se enfrentaría a un contendiente de mucho cuidado. Es más, sabía que Joe Louis era superior a él, en fuerza, técnica y juventud, y que probablemente lo derrotaría, como ocurrió años después, en 1938. Y, por lo tanto, además de entrenarse con asiduidad y constancia para su importante combate, quiso estudiar detenidamente todas las peleas de Joe Louis en películas, auxiliado de la asesoría de su entrenador.

Al concluir su detenido estudio, llegaron a un descubrimiento importante: Joe Louis tenía un pequeño pero importante defecto al combatir: al tirar su golpe derecho, bajaba completamente el brazo, y solía descuidar su guardia de defensa, quedando a merced del contragolpe del contrincante.

Así que aquel histórico 19 de junio de 1936, en el Yankee Stadium de Nueva York, Max Schmeling empleó con inteligencia su disparo a esa zona que Joe Louis dejaba sin protección. El resultado fue que, pese a todos los pronósticos de los comentaristas y las apuestas, el pugilista alemán derrotó a Louis en 12 asaltos.

Sin duda, es un admirable ejemplo de cómo la virtud de la fortaleza puede ir unida al estudio juicioso, a la adecuada estrategia, a pedir la opinión de los demás, a la capacidad de observación e inteligencia y a la sagacidad para derrotar a un adversario notablemente superior.

Después, Adolfo Hitler quiso manipular a Max Schmeling para que se uniera a la causa del nacionalsocialismo, pero este atleta al darse cuenta de la cantidad de injusticias y atropellos que cometían los nazis, prefirió mantenerse completamente al margen, dejando una huella de hombre íntegro y honrado.

Condición física, condición espiritual.

Cuando estudiaba en España al inicio de un verano un compañero nuestro de clases nos invitó a correr-caminar a un lugar donde solía ir los fines de semana. Eran 50 kilómetros. Hizo tanta promoción que nos animamos casi todo el salón, incluso algunos de otros grados. El problema fue que él iba en coche y nosotros no estábamos en condición física. El paseo fue un desastre, regresamos con ampollas, rozaduras, de mal humor, etc. No lo disfrutamos, no fue una buena experiencia. Si nos hubiéramos preparado físicamente hubiera sido maravilloso porque el lugar : “El Castillo del Buen Amor”, era hermosísimo.

Para ese tipo de paseos- carreras es necesario prepararse, hacer ejercicio, tener buena condición física. Sólo así se puede disfrutar. Hacerlo sin tener buena condición física es contraproducente.

En la vida espiritual sucede lo mismo: para poder disfrutar de una experiencia espiritual fuerte, como pueden ser unos ejercicios espirituales, un retiro de silencio, etc. Es necesario tener “buena condición espiritual”, ejercitarse espiritualmente de forma constante, sino el resultado será negativo. Al igual que en el deporte sólo disfruta estas experiencias fuertes quien se ejercita cotidianamente.

Las experiencias espirituales más profundas, más exigentes, son maravillosas, cambian la vida, nos llenan de paz y alegría espiritual, pero hay que irse preparando para vivirlas. Y, como en el deporte, hay que hacer “ejercicios espiritual” todos los días: un rato de meditación, Rosario, Santa Misa, etc. Todos los días con el deseo de crecer, de mejorar.
Te invito que así como te preparas para un maratón, un triatlón o alguna otra competencia de fondo, también te prepares para alguna experiencia espiritual más profunda.

Rodolfo Mayagoitia L.C.

#SoyCorintio

Un estilo nuevo de hacer deporte

Facebook: Soy Corintio

www.soycorintio.com

#PERCEPCIONES/Miguel Herrera, que muera el dios de barro…

Por *Felipe Galindo

Lo vi llegar a la cumbre, hace menos de un año era «un dios de barro» que caminaba entre las multitudes con selfies a cuestas, aplaudido en eventos abarrotados, con públicos de pie, contratado por gobiernos para que «hablara, aconsejara» a los jóvenes en pláticas motivacionales muy bien recompensadas.

Fue padrino de generación de los beneficiarios de programa «Bécalos», en obras de teatro, en alfombras rojas, en presentaciones de comediantes detenían shows para hacer notar que «su amigo» «El Piojo» estaba ahí.

En esos tiempos de gloria nadie lo criticó, nadie lo acusó, ni nadie pedía su renuncia, incluso veían como meras inquietudes de adolescente «normales» las reacciones de su hija ante cualquier crítica, sobretodo en redes sociales, muy a la «gaviotita» tratando de nacos y «tontos» por aquello del español clásico a los que se atrevieran a rosar con el pétalo de una crítica o un ceño la gloria de un grande, de un ídolo, del mesías que el México pambolero necesita para sobrevivir en este valle de lágrimas y fracasos de mediocres que cobran como futbolistas.

Miguel Herrera era una celebridad y como tal era tratado. «El Piojo» gozaba de ese capital, de ese fuero que da la fama y el tiempo aire en radio, televisión, en todos lados, intocable, infranqueable, eterno como la gloria de los comerciales de afores, de refrescos, de galletas, de todo aquello que lo hiciera único e irrepetible.

Había salvado del hoyo a una selección que hubiera perdido millones de no haber llegado al mundial, salvó la máquina que hacer dormir, que hace soñar que del fracaso se puede llegar a la gloria de los triunfos, de los goles y de los penales metidos con árbitro, sin él o a pesar de él.

Les enseñó la gloria, lo corearon y lo candidatearon como uno de los 300 líderes más influyentes, lo elevaron, rezaban por él, rezaron con él, le pedían milagros.

Llegó el 2015 y con él los errores del exceso de «poder del marketing», de la mezcla mortal de pan, circo y política, lo usaron en el mix de famosos que twittearon a favor del Partido Verde, rebasó el límite de figura pública del circo, de la diversión, de la alfombra roja para exponerlo, pensando que si vendía seguros podría convencer votantes.

Sus asesores de marketing lo expusieron y fue un fracaso, el primero de la realidad, de la crítica política, de los analistas que no le perdonaron su «visión política».

Los malos resultados en una de sus tantas tareas, el futbol, «ese que se ganaba creo que con goles», buscar respuestas para el fracaso, el aumento de la presión personal, familiar, lo provocaron y cayó y en su «imperdonable» actuación de intentar agarrarse a golpes lo ha dejado de un día para otro en la orfandad de la renuncia, una pieza más que hoy ya no es útil para nadie, ni para llenar teatros, ni conferencias magistrales, ni inauguraciones de edificios, comerciales, «clínicas de fut», de descubrir talentos, su poder milagroso se fue al mismo lugar que se fue su reputación.

Particularmente me queda la duda de en dónde están esos mismos, esas mismas que tanto lo cuidaban en las conferencias y en estos actos públicos como para rescatarlo de esta crisis, de la que lo pudieron haber sacado antes sin más, ni más, dónde estuvo todo ese ejército que lo promovió, que lo llevó a la cima para que ahora por «un arrebato más» lo arrojaran al precipicio.

O de plano ya había perdido su brillo, como para dejarlo solo para ser consumido por las hordas de redes sociales, de sesudos analistas, expertos que pidieron su cabeza, que querían verlo caer con un particular odio y fundamento que no se ha visto recientemente ante tantos fracasos gubernamentales.

Parece que en materia de seguridad la fuga del Señor ‘Chapo’ no les alcanzó para ver caer al Secretario de Gobernación y se dedicaron a armar la inverosímil historia de la motocicleta y el túnel por donde se fue el Primer Narco del País.

En la economía, el dólar que sube no ha logrado levantar esos aires justicieros para pedir la cabeza de los que están al frente de las políticas económicas y sólo repiten que todo está tan mal a nivel mundial que México antes se ha salvado.

En lo social, la falta de oportunidades, de las reformas que no dan resultados, del aumento de 2 millones de pobres a la cifra que tampoco mueve de sus cargos a secretarios.

Ante la caía de un dios de barro al que incluso piden, exigen que rinda cuentas de cuánto dinero ganó y de cómo se atrevió a generar violencia las vestiduras no alcanzan para rasgarse, para quemarlo vivo, para arrojarlo sin cabeza, sin reputación, sin nada.

Qué sigue después de esto, será acaso un mejor país después de que el linchamiento por todos los frentes pudo con un «poderoso» y prepotente director técnico de futbol, esperaremos que con esta «justicia divina» los maestros que nunca han dado clases ahora si cambien y vean el futuro que pasa por las aulas en cada ciclo escolar, que aumenten las inversiones para blindar la economía nacional.

No se habrán equivocado de personaje, de dios caído esos que pedían justicia, que exigían cuentas, que pedían resultados. Confío en que sí, de lo contrario si estoy en un país que le exige más a un ex futbolista que a un gobierno, no me sorprendería que ante tantos errores de un «proyecto de nación» que prometía cambio de rumbo su partido lo ungiera como líder máximo.

Que muera el dios de barro.
*@galindoenlinea

Impulsado por un motor la vida lo llevó a que ahora él sea el motor

Alessandro Zanardi tenía un destino diferente; de impulsarse por el motor en un auto, a ser él mismo el motor del vehículo, su silla de ruedas de competencia. El piloto de autos italiano después de un paso sin muchos aspavientos en la Formula 1, llegó a la serie Champ Car de automovilismo donde fue bicampeón. Años más tarde sufriría un aparatoso accidente que le costara las dos piernas y casi la vida, su carrera en el automovilismo había terminado y él había perdido casi la mitad de su cuerpo.

¡No termino ahí su carrera deportiva! Regreso a las pistas con un auto adaptado obteniendo buenos resultados, pero esto era solo el principio de una nueva carrera deportiva. Decidió continuar dentro del deporte profesional como atleta paralímpico y en días recientes ganó su segunda medalla de oro en ciclismo impulsado por los brazos, y es así como se convirtió de piloto impulsado por un motor, a motor que impulsa un vehículo; su silla de ruedas de competencia. Lo más importante no es como impulsó su silla de ruedas, sino como impulsa su voluntad en medio de tanta adversidad. Hoy después de dos medallas de oro en Londres 2012, parece que nada lo detiene. Su triunfo paralímpico lo obtuvo en un circuito inglés de Brands Hatch que había conocido como piloto de autos, pero ahora él era el motor, y así, simpáticamente comentaba que no se había percatado de lo pronunciado de las pendientes del circuito cuando corría autos, eso ahora era diferente porque sus poderosos brazos eran el motor, tan poderosos que celebró su triunfo sentado en el piso del circuito y levantando victorioso su bicicleta-silla de ruedas. ¡Estamos hablando de una persona que perdió casi la mitad de su cuerpo! Las fotos de su celebración no pueden ser más elocuentes, dan la impresión de que sus piernas se hunden en el asfalto, pero en realidad, esas piernas ya no existen y el asfalto es plano.

Su forma de vida es un legado para los que estamos y para los que vendrán. La próxima vez que se nos trabe algún asunto, podemos tener la confianza en que nuestra voluntad nos da también la posibilidad  de tener grandes capacidades para superar la adversidad… lo que no le quita ni un gramo de dificultad a los problemas, pero si le aporta un impulso vital al esfuerzo. Estos Juegos Paralímpicos han estado llenos de sorpresas y han generado una gran atención -fueron sin duda los mas exitosos de la historia con gran asistencia a las competencias- y son un buen paso hacia otra visión de la discapacidad. Con todo esto, también en el mundo hay todavía en muchos sitios, vientos que no son favorables a los discapacitados; eso será tema de otra conversación.

El impacto de las imágenes de Alex Zanardi celebrando el triunfo, pasan de manera vívida por mi mente y se quedarán a perpetuidad en mi memoria en un lugar especial, echaré mano de ellas cuando el momento lo precise. Dos grandes aprendizajes: ejemplo de voluntad y reafirmar lo obvio, aunque no sea una idea generalizada, que los que son diferentes por la enfermedad tienen siempre la misma dignidad de todos, suena obvio, aunque así no se piense en todos lados ni en todas las mentes.

Más fotos aquí: http://yhoo.it/P4npdZ

 

¡Ya estoy lista!; Mariel Hawley


z76XVUyf_400x400«¡Ya estoy lista! ¡¡¡A nadar duro Marielita!!! Voy por 100 cirugías para niños con Labio y/o Paladar Hendido… quiero ver sonreír a todos estos niños porque cuando un niño sonríe el universo completo se alegra con él.


¡¡Fundación Alfredo Harp Helú, AC gracias!! 

El link de abajo es del tracker GPS que llevará Mariel durante el nado del cruce al Canal de Catalina ¡Sigue su ruta a partir de mañana! 

http://share.findmespot.com/shared/faces/viewspots.jsp?glId=0XDyjCjzMybOW72AepJZltqkvy878Zn0I

 

Mariel Hawley Cruzará el Canal de la Mancha


Mariel-Hawley-DávilaMariel Hawley, a quien por segunda ocasión entrevistó Alejandra Diener para el programa Informando y Formando Radio, es una mujer ejemplar ya que siendo nadadora de alto rendimiento ayuda a niños a sonreir. Ella tiene 42 años, nació en la Ciudad de México y se considera una mexicana comprometida con su país, abogada por la Universidad Iberoamericana y mamá de dos niños.

Sus dos principales logros:

Pertenecer al TOP TEN MUNDIAL FINAL avalado por la Federación Internacional de Natación Amateur, por su tiempo en 800 metros nado libre (carwl): 10:03, con el que ganó el Campeonato Panamericano de Natación Masters, en Octubre del 2009 y; como parte del equipo Sport City México-Quiero Sonreír, el Record Mundial y Récord Guinness por el Cruce Cuádruple al Canal de la Mancha en Agosto del 2007. Leer más