El don oculto de la humanidad

Hasta hace pocos siglos eran dignos solamente aquellos que fueran reyes, ministros, obispos, presidentes, gente de alta alcurnia, de la realeza. Los demás, los plebeyos, gentiles, los del pueblo eran considerados inferiores. La dignidad como es conocida hoy día, no era ontológicamente entendida, sino que se consideraban dignos aquellos que tenían poder.

Entre los años 800 y 200 antes de Cristo la capacidad de reflexión humana llegó a sus grados más altos; en China Lao Tse y Confucio, en India Buda, en Persia Zaratustra y en Palestina los profetas establecen el concepto de hombre como ser libre, dueño de su destino y responsable de sus actos.

El parte aguas, el antes y el después cuando nace Cristo, el hijo de Dios, el Mesías, el Rey de los Judíos es cuando posiblemente sea el momento culminante en la historia de la humanidad en cuanto a la dignidad se refiere.

Jesús nace en una familia humilde, con un padre carpintero, una madre sencilla, en un pesebre. Jesucristo se acerca a los intocables; leprosos, paganos, se acerca y acerca a Dios a toda la humanidad.

Nos enseña la dignidad de la persona desde su concepción, nos muestra el respeto que hay que tenerle a la vida, nos comparte la alegría de la verdad. La dignidad se comprende con su existencia, con su legado y con su historia.

Con dichos sucesos, comprendemos que la dignidad es un valor y una actitud interior que nos lleva a valorar nuestras capacidades y reconocer nuestras debilidades. Que no depende de nada material ni de raza y que la razón, la voluntad y la libertad del hombre son el origen de su dignidad, pero sobre todo que la dignidad se obtiene al cultivar las riquezas intelectuales, morales y afectivas.

No obstante lo anterior, en algunos casos las organizaciones sociales son las que desconocen la dignidad de las personas y establecen desigualdades. Estas desigualdades son campo propicio para la injusticia y el abuso. En ocasiones, y lamentablemente muy a menudo la dignidad humana se denigra cuando:

 

1. Se desconoce el valor del ser humano y se somete a esclavitud y tortura, el siervo carece de derechos y está completamente sujeto a la voluntad y fines que su amo desee.

2. Se desconocen los derechos naturales del humano: la vida, la seguridad, trabajo, afecto, libertad.

3. En el aborto, los embriones humanos son destruidos para conseguir fines ajenos al embrión.

4. Someter a las comunidades a situaciones inhumanas.

5. Discriminación racial o de credo político o religioso.

6. En el nazismo, los judíos eran masacrados con el fin impuesto de mejorar la raza.

7. En el terrorismo, se mata a seres humanos por un fin político que ellos no desean.

 

Por otro lado y peor aún, cuando esa dignidad depende de nosotros mismos y somos nosotros que la degradamos, nos afrentamos y es cuando más difícil se hace darnos cuenta de que lo estamos haciendo, ejemplos de ello son los siguientes:

 

1. Utilizar la inteligencia para robar o dañar a otros es una pérdida de dignidad para ese entendimiento.

1. Respecto al sexo, emplearlo únicamente para obtener placeres rebaja mucho la dignidad de la sexualidad, despreciando el gran don de traer hijos al mundo.

2. Usar el tiempo principalmente para la diversión deteriora la dignidad operativa del hombre que deja de hacer obras buenas. La capacidad humana de hacer el bien se desprecia.

Merecedores de algo, somos todos porque somos dignos ontológicamente, dignos por el simple hecho de ser personas humanas. Somos libres, responsables de nuestros actos y dueños de nuestro destino.

Tan es así que para entender este concepto y saber respetar la vida digna y con dignidad es preciso sabernos valiosos, importantes y valorar a nuestros semejantes sin importar su etapa evolutiva, su situación económica, social, física y racial. La dignidad es un don que tenemos como humanidad.

Nos leemos la semana que entra para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

CUIDADOS PALIATIVOS: UN DERECHO DE LOS ENFERMOS TERMINALES

  • En caso de los menores en estado terminal, entre un 50 y 60% mueren en su casa, no en hospital.
  • El apoyo que se le da a la familia, a través de los cuidados paliativos, es básico para enfrentar la situación.


México, D.F, Diciembre, 2011.- Habiéndose celebrado el Día Internacional de los Derechos Humanos se hace necesario enfatizar en los que

tienen los enfermos terminales, siendo uno de ellos el brindarles cuidados paliativos que no atrasan ni aceleran la muerte, sólo controlan el dolor generado por los síntomas del

padecimiento. Cuidan cuando no es posible curar, así lo señala el Dr. José Méndez Venegas, especialista del Instituto Nacional de Pediatría (INP) quien comparte el caso de una

adolescente a la que los cuidados paliativos le están ayudando a aminorar su sufrimiento pero también para que su familia tenga las herramientas para enfrentar la situación.

Leer más

De prostituta a activista

Siempre escuché que el trabajo más antiguo de la historia de la humanidad, era la “prostitución” y te lo hacen ver desde que eres niña como si fuera algo muy normal y algo digno, desde como te lo pintan las películas, en los programas gubernamentales, desde como le llaman; un “oficio de sexoservicio.” Una vez más se utiliza un eufemismo, un término inadvertido que hace creer que la prostitución es un trabajo real.

La prostitución aunque sea “legal” no es un trabajo, las mujeres que viven de la prostitución quieren ser otra cosa, quieren un trabajo de verdad, quieren ser enfermeras, secretarias, la prostitución es una forma de esclavitud. Rodeada de mujeres que alguna vez fueron prostitutas, asistí a un encuentro de organismos que luchan en contra de la prostitución y tráfico de mujeres. En dicha reunión dí cuenta del problema tan grave que representa esta confusión que ha hecho creer a generaciones enteras que el “sexo servicio” es un trabajo milenario.

Mujeres de todas las edades de todas las nacionalidades, reunidas en una sola voz, abriéndonos los ojos para que como sociedad detengamos tan lamentable situación. Vednita Carter de la Organización “Coalition against trafficking in Women (Coalición en contra del tráfico de mujeres” encabeza un grupo de personas que va contra de la compra y venta de mujeres. www.brakingfree.net , son activistas que buscan reivindicar a la mujer, y evitar que se siga considerando a la prostitución como si fuera algo normal.

Por otro lado, Sigma Huda, quien fuera prostituta argumentaba: “no creo en la prostitución, no es un trabajo, aunque los gobiernos quieren hacernos creer que lo es”. Escuchándola constataba yo cada vez más y corroboraba, que la perspectiva de persona humana se ha perdido, se ha olvidado que estas mujeres son seres humanos antes que nada, que no deben de ser utilizadas como objetos, que tienen derecho de vivir en su casa, con su familia, en un trabajo formal. ¿Por qué el tráfico de mujeres no se detiene?

Existen tantas asociaciones que me planteaba varias veces la misma pregunta, y saliendo de esta ponencia me quedó claro, que como en todo mercado, es cuestión de oferta y demanda, pero también de decisiones; hay una pobreza lamentable en muchos países a nivel mundial. Promover que el hombre es el que transmite la descendencia y que la mujer no es nada, hace que se subestime a las mujeres y no importa a lo q se dediquen. La cultura que en países subdesarrollados con respecto al papel que representan hombres y mujeres, es también un factor determinante en que este hecho se dé. Según las panelistas, los mismos gobiernos promueven la prostitución, tal es el caso de Tailandia. Y aseveraron estas mujeres activistas que “lo niegan y es un hecho que lo encubren y lo legalizan.” Y aseveraron que lo que en realidad se hace es “regular la inmigración y no la prostitución.” ¿Por qué no se debe de considerar la prostitución como trabajo? Porque las prostitutas se encuentran en una situación de desventaja, porque se aprovechan de sus cuerpos como si fueran objetos. Las expositoras afirmaban que cuando te encuentras en una forma de explotación, no es un trabajo y la prostitución es explotación.

Lo que es una realidad, es que si en tu trabajo tienes dignidad, es un trabajo digno, estas mujeres testimoniaron que en la prostitución la pierdes. No tienes dignidad porque no tienes derechos, ni prestaciones, no tienes ningún tipo de relación con un verdadero trabajo, no eres más que un commodity. Diez mujeres eran las que frente a un auditorio lleno de hombres y mujeres expresaban su pesar, con desesperación en la voz argumentaban que los gobiernos las quieren asistir para que continúen así, ofreciéndoles condones, y eso lo dijeron muy claro “no es lo que queremos, en realidad queremos un verdadero trabajo.” Trabajo me retumbaba en los oídos, y concluí que la prostitución es una forma de violencia en contra de las mujeres. No dieron cifras académicas, ni estadísticas numéricas, dieron sus testimonios basados en experiencias, hablaron mujeres que han sido usadas como objetos para el beneficio económico de algunos sectores. “No somos sexoservidoras, somos prostitutas, utilizadas, ¡¡No es un trabajo!! Somos humanos que no queremos que nos violenten.” Repitieron esta realidad infinidad de veces, conforme hablaba una nueva expositora, de una u otra forma lo decía, lo que evidentemente demuestra que hay una inequidad en esta situación, se pone el beneficio por encima de todo, a cualquier costo.

El clímax de la conferencia fue cuando CHERRY SMILEY, una mujer aborigen de Canadá comenzó a hablar en su dialecto nativo y después continuó en inglés diciendo: “Consideren mi vida valiosa, no soy un objeto, no promuevan la prostitución, no necesitamos condones, necesitamos trabajo digno. Alto al tráfico de blancas.” La piel se encrespaba al escucharla hablar, te estremecía ver los ojos de una mujer de apenas unos veinte años hablando de su madre, de su hermana, de ella misma siendo degradadas y minimizadas. Con la voz entrecortada continuaba: “Nos meten a la prostitución para utilizarnos como objetos sexuales, para violarnos y exterminar a nuestras minorías.” Cherry afirmaba que la situación de prostitución no es cuestión de salud, ni de condones, ni de querer reducirla, sino afirmó “queremos que la erradiquen.” Cabe destacar que después de escucharla quedó muy claro el mensaje, la prostitución no es lo correcto ni la pornografía ni el tráfico de personas. (Checa el testimonio en el video)  Asimismo, la conferencia puntualizó que hay necesidades de verdad, que lo que quieren los sectores desfavorecidos es comer, estudiar, hablar en su propio idioma, vivir en familia, crecer y envejecer.Y finalmente Ruchira Gupta, quien es una voluntaria que trabaja ayudando en burdeles de la India y otras psicólogas y voluntarias que conviven con mujeres que se prostituyeron, aseveraron que la baja autoestima de estas personas no les permite distinguir entre lo que es violencia y lo que no es. Puesto que estas mujeres consideran que como les pagan, hay derecho para que les peguen, eximen a los clientes de su responsabilidad y les permiten todo tipo de violencia, justifican hasta los mismos asesinatos, porque “hay dinero de por medio”. Una experiencia por mucho muy ilustrativa, cruda, real, que deja qué pensar y claro está, una tarea muy ardua por lo que debemos trabajar. La prostitución no es una “opción de vida” es una forma de esclavitud y violencia que hay que erradicar.

Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

Cuidados paliativos, calidad de vida hasta el final.

Especialistas coinciden en que al acabar con el dolor, los enfermos en situación terminal buscan seguir viviendo. También se pronuncian por incentivar que se brinde atención adecuada a la familia.

México, D.F. Marzo, 2011.- A dos años de haberse aprobado las reformas y adiciones a la Ley General de Salud en materia de Cuidados Paliativos, en nuestro país, el tema cobra relevancia en tanto se ha reconocido la importancia de este tipo de atención a los enfermos terminales y sus familias. Tal es el caso de la recién declaración del Dr. Jordi Valls, uno de los más destacados expertos españoles en cuidados paliativos, al señalar que nunca ha recibido una sola solicitud de eutanasia, a lo largo de su actividad en la Fundación San José, en España y en el que ha atendido a más de once mil pacientes. El especialista sostiene que “la eutanasia no es, ‘en absoluto’, una petición frecuente.

He trabajado durante años en atención directa a pacientes terminales, y nunca nadie me pidió la eutanasia. Se suele decir que el mejor tratamiento contra la eutanasia es un buen cuidado paliativo, pues la mayoría de quienes te dicen ‘yo no quiero vivir’ resulta que lo que te están diciendo es ‘yo no quiero vivir así’, y en cuanto tratas el ‘así’, habitualmente ya se no repite el ‘no quiero vivir”. De hecho, de acuerdo a testimonios de jefes de departamento y jefes de comité de ética de los hospitales en Estados Unidos, Inglaterra, Nueva Zelanda, Australia y Canadá, la mayoría de los pacientes se aferran a la vida, aún en los casos de mayor dolor y sufrimiento, por ejemplo, cuando sufren de cáncer.

En una investigación realizada por el Dr. Raphael Cohen, uno de los más importantes expertos en el tema a nivel mundial, esta situación se da en los hospitales católicos y judíos en un 99%, en tanto que en los hospitales laicos el porcentaje oscila entre un 90 y un 95%. En dicho estudio se indica que la duda por seguir viviendo en algunos pacientes que así lo consideraron surgió por el miedo al sufrimiento, pero una vez que se lograba el control de su dolor, los pacientes cambiaban su punto de vista y deseaban seguir viviendo.

De esta manera, lo que se comprueba es la relevancia de acabar con el dolor no con el doliente, así como seguir impulsando que la atención sea dirigida también a la familia del enfermo. En este caso, la Dra. Rocío Guillén, paliativista del Instituto Nacional de Cancerología, menciona que la gente alrededor del enfermo debe estar bien asesorada e informada sobre el trato que debe dar a su familiar enfermo. “Esto por ser ellos un eslabón de apoyo importantísimo en la atención integral junto con médicos, psicólogos, trabajadores sociales y asesores espirituales”, enfatiza la especialista.

Al respecto Jordi Valls concluye que «no solo hay que cuidar a quien va a morir, sino también prestar atención a quienes le sobreviven. Esa es una carencia que tienen quizá los hospitales, donde se hace una labor de cuidados físicos muy buena, pero muchas veces ni las necesidades sociales ni las psicológicas están atendidas.»

Fuente: www.1tad.net

Informes: lrincon@1tad.net

 

Cuidados paliativos en el Instituto Politécnico Nacional

***Todo ser humano, desde el momento de su concepción hasta su muerte natural, es ontológicamente valioso en esencia, con misma dignidad y derecho a desempeñarse libremente. Quien considera de menor valor a una persona con discapacidad, en estado terminal o en proceso de desarrollo como lo es el no nacido, está faltando a su propia especie, cayendo en una corriente sociobiologista al discriminar de forma eugenística. DEFENDER A NUESTRA PROPIA ESPECIE ES NATURAL, CONTRA NATURA ES ATACARLA Y QUERER EXTERMINARLA.***

Alejandra Diener La capacitación que a continuación podrán leer, es una gran oportunidad para comprender que la vida se nos da y se nos quita de manera natural. Es imprescindible saber que tanto la eutanasia como la distanacia son acciones que como seres humanos sentimentales y vicerales, podemos considerar en cuanto a la salud de uno de nuestros familiares, pacientes o hasta en uno mismo. Es necesario saber y conocer los cuatro elementos obligatorios éticamente correctos, que se le deben de proporcionar a una persona terminal;

1) hidratación

2) vías aéreas permeables

3) higiene  

4) alimento.

Mientras la persona humana viva con esto sin necesidad de ayuda artificial, lo único que requiere es una compañía espiritual, de amor, de entrega y ayuda paliativa para encaminarla con dignidad al final de su vida terrenal. Lo anterior, lo digo con conocimiento de causa. Hace seis años murió mi papá, por una patología hepática, y yo no tenía los conocimientos con los que ahora cuento, pero cada vez que recuerdo esos momentos de angustia en los que los médicos tomaban decisiones a costa de nuestra ignorancia y desesperación, confirmo cada vez más lo importante que es estar preparados ante la realidad, triste, pero inevitable de la muerte provocada en su mayoría de las veces por una enfermedad. Ojalá puedan asistir o prepararse en algún momento de sus vidas en cuidados paliativos. Son la diferencia entre el «bien morir» y morir con dignidad. Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante. Los cuidados paliativos no adelantan ni retrasan la muerte, sólo controlan el dolor. Participan paliativistas, psicólogos, fisioterapeutas, pediatras, algólogos y ortopedistas.

México D.F., Febrero, 2011.- Con el objetivo de ofrecer capacitación en materia de cuidados paliativos, el próximo 21 de febrero se realizará el 6º Curso Monográfico “Dolor y su tratamiento”, impartido en la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

De acuerdo a la Dra. Sara Bistre, una de las Profesoras Titulares del Curso y miembro del Centro Médico ABC, los cuidados paliativos se definen como los cuidados activos, continuos y totales que se le da a un paciente en estado terminal. Los pacientes en estado terminal son aquellos que tienen una enfermedad conocida, progresiva e incurable y que no responde al tratamiento curativo. “Es importante hacer notar que los cuidados paliativos se dan al paciente en situación terminal hasta que su muerte llega en forma natural. No adelantan ni retrasan la muerte, sólo controlan el dolor, en sí, dejan que la muerte llegue a su tiempo”, señala la paliativista y enfatiza “cuidan cuando no es posible curar”.

Al Curso, que está dirigido a todo aquel profesional de la salud interesado en el estudio y tratamiento del dolor, asistirán especialistas que hablarán de la situación de los cuidados paliativos en nuestro país con pláticas como el Programa Nacional de Cuidados Paliativos y Atención domiciliaria, a cargo del Mtro. Antonio Heras y la Dra. Lizet Villarreal, de la Secretaría de Salud. Otros temas que se abordarán serán el Manejo de síntomas en Cuidados Paliativos; el Alivio del Dolor en el paciente neonato; el Manejo del dolor por cáncer; la Psicología del dolor en México; el Manejo del dolor en Ortopedia; el Tratamiento invasivo del dolor; la Medicación segura; los Mitos y realidades del manejo de los opioides; entre otros.

Y es que la aplicación de los Cuidados Paliativos es una combinación de disciplinas como lo señala la Dra. Bistre, al informar que “los cuidados paliativos se llevan a cabo a través de un equipo interdisciplinario donde figura un médico responsable, la familia, una enfermera, trabajadores sociales, psicólogos, fisioterapeutas, incluso hasta odontólogos”.

De ahí la relevancia porque los programas de capacitación en esta materia y como lo es el Curso “Dolor y su tratamiento” sea integral e impartida desde diferentes ángulos.

El Curso se realizará del 21 al 25 de febrero de 2011, en el Auditorio de la Escuela Superior de Medicina del IPN y será avalado tanto por el Instituto como por la Federación Latinoamericana del Dolor (FEDELAT).

 

“Lo mataron por homosexual”

Los Hechos

“El 26 de enero de 2011, David Kato, un activista de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual y Transegénero (LGBT) fue atacado en su casa en Kampala, Uganda, por alguien que lo golpeó dos veces en la cabeza con un martillo antes de huir a pie. Kato falleció de camino al hospital de Kawolo. Un portavoz de la policía culpó del asesinato a presuntos delincuentes que han asesinado a más de 10 personas en el área en los últimos dos meses. La policía arrestó a un sospechoso y está buscando a un segundo. Leer más

1 2