El Super Bowl y la ideología de género

Cada año se lleva a cabo en los EEUU el Super Bowl, es decir la final de la NFL (Liga Nacional de Futbol) entre los ganadores de la conferencia nacional y conferencia americana. Un espectáculo por demás esperado por la afición internacional. Este año se enfrentaron los Carneros de Los Ángeles contra los Patriotas de Nueva Inglaterra, resultando ganadores éstos últimos.

Es costumbre que haya espectáculo musical y que ambos equipos lleven a sus respectivas porras. Esta edición no ha sido la excepción, contando con una novedad: dos hombres formaron parte de las porristas de los Carneros de Los Ángeles: Quinton Peron y Napoleon Jinnies.

Durante el proceso de audiciones, ambos bailan con una mujer al lado, misma rutina. Si bien sonríen y en efecto son perfectamente capaces de hacer los mismos movimientos, la audición muestra las diferencias entre un hombre y una mujer. La gracia, delicadeza y belleza propia de las féminas es algo que nunca podrá ser igualado por un hombre.

Quinton Peron en entrevista dijo: “Me preguntaba ¿por qué no puedo estar ahí? He hecho coreografías para mujeres que bailan para equipos profesionales. He bailado con mujeres en varios equipos profesionales.”

Cabe mencionar en este punto que la ideología de género asegura que las diferencias entre hombre y mujer son producto de una construcción social, cultural y psicológica y nunca por cuestiones biológicas. Argumentan que el “género” es diferente del sexo y que el primero se elige. Su inmediata consecuencia es la justificación del homosexualismo, la promiscuidad, el “cambio de sexo” que no es otra cosa que la mutilación de genitales, la anticoncepción, el aborto, la fecundación in vitro, los vientres de alquiler; no hay límites y se han asegurado de respaldarlo legalmente con leyes mordaza y leyes protectoras de derechos inventados. La ideología de género tiene por objetivo la destrucción de la sociedad imponiendo una visión deformada de la naturaleza humana.

Ese “¿por qué no?” de Quinton Peron es justo el lugar donde ataca la ideología de género: no existen límites. La NFL incluso se aseguró de que fueran dos hombres negros los que ingresaran a la porra; si usted disiente de lo sucedido, será tachado no solo de retrograda, sino también de racista, ¿lo ve ahora? mordazas por todos lados. Esta guerra contra la naturaleza humana y la familia viene dándose con bastante éxito y agresividad particularmente en los últimos años, ejemplos sobran: un hombre vestido de mujer participando en el concurso de belleza Miss Universo, un hombre llamado “mujer transgénero” que lesionó gravemente a una mujer en una lucha de artes marciales mixtas; niños que han iniciado su “tratamiento hormonal” porque dicen ser del “género” opuesto; unión de un hombre que se cree mujer y una mujer que se cree hombre; un hombre que “se embaraza” cuando es evidente que se trata de una mujer, étcetera.

Todo lo anterior junto con el lema de “igualdad” es mostrado continuamente por los medios de comunicación con tal eficacia que la gente ya ni siquiera discierne lo que ve, es incapaz de identificar el absurdo y el insulto a la inteligencia. No se dan cuenta de que la “igualdad” y la “inclusión” son la bandera bajo la cual la familia y la sociedad están siendo destruidas. La ideología de género a través de Los Carneros de Los Ángeles y de los organizadores de la NFL han querido mostrar lo incluyentes que son, que un hombre puede ser porrista como una mujer, aunque si usted es observador, muestra precisamente lo contrario: que un hombre no podrá ser jamás una mujer y viceversa, no importa cuánto se obstinen en ello.

Hombre y mujer son diferentes y complementarios, fundamentos de la familia.

Depende de usted el dejarse engañar, recuerde que de por medio esta su familia, sus hijos, ambos son el principal blanco en esta guerra.