Con una visión amplia

Sinceramente nadie sabía y nadie veía, analista, banco o casa de bolsa el tipo de cambio donde está. Me incluyo. Pero tampoco nadie sabía que esta cotización peso-dólar, estaría así por el debilitamiento de la moneda norteamericana.
Estoy convencido de que todos los que han comprado dólares en torno a los $22 no se van a equivocar. Esto es temporal y hay que mantener la calma. Estados Unidos con nuevo presidente, con poderes equilibrados (cámara de representantes demócrata y senado republicano) además de una transición tranquila y que abra la puerta a que EEUU regrese a varios liderazgos a los que Trump renunció, podrían contribuir a una mejora en la moneda.
También se va a retomar la negociación del paquete de estímulos que quedó pendiente y que, ya habiendo pasado la elección, tendrá una mayor posibilidad de éxito. El dólar también se fortalecerá cuando llegue mayor responsabilidad fiscal, tema que impactaría temporalmente a Wall Street, pero que ayuda a reducir un déficit enorme. A los mercados no les va a gustar el alza en la tasa impositiva, pero también es temporal. La mejora en las relaciones con China, Europa y varios países del mundo también ayudará.
Estoy seguro que proteger el patrimonio en una moneda dura pagará dividendos, es solo cuestión de tiempo. Pero tristemente lo que más me preocupa es lo local, además de que el dólar se fortalecerá eventualmente, el peso se debilitará. Y la debilidad del peso vendrá de la ausencia de crecimiento, del deterioro de las finanzas públicas y de la falta de visión y planeación. De la asignación de los pocos recursos a proyectos con baja prioridad.
En este momento quienes tienen dólares los deben conservar e invertir, y los que no, se les vuelve a abrir una ventana de oportunidad.
Asumamos que el tema de la elección termina bien, Trump acepta y no hay disturbios e impugnaciones y que el tema del paquete fiscal se aprueba después del 20 de enero. ¿Cómo llega nuestro país a mayo del 2021? ¿Cómo estarán las finanzas públicas? Lo anterior me hace pensar que el dólar se aprecia y el peso se debilita.
Espero estar equivocado, pero lo que quiero aquí plasmar es que lo que estamos viendo es coyuntural y de temporalidad de corto plazo. Los que están bien invertidos y en dólares pueden estar tranquilos y deben estar viendo la película completa y no la coyuntura de corto plazo.
La inflación vuelve a subir en México y la cifra sale por arriba de lo esperado, para ubicar la cifra anual en 4.09%. Es en este contexto de inflación alta que Banco de México tenga que decidir el jueves sobre la tasa de referencia. Pienso que a pesar de la adversa situación y aprovechando el nivel del dólar, Banxico bajará las tasas a 4%, reduciendo 25 puntos base.
En México tendremos un año cercano a -10% y estaremos cerrando la inflación en torno a 4%, el tipo de cambio podría cerrar el año debajo de $21 o ligeramente arriba. Para como esta al mundo y cómo imaginábamos estar a estas alturas, no son cifras desalentadoras.
Que bueno que ganó Biden y que la corriente populista empieza a caer, ojalá y sea el primero de muchos. Una noticia que considero positiva para los EE.UU. y para el mundo.
@juansmusi​​​​​​​

Dólar débil

Esta semana tendrá como característica las reuniones de 4 bancos centrales, la FED , siendo la que más atención acapara, pero también hay el mismo evento en Brasil, Japón y Reino Unido. La tasa es ya muy poco factible que la muevan hacia abajo, salvo en Brasil, en donde la tasa de referencia está al 2%.
En el resto de los casos la tasa está en 0%, muy cerca de ese nivel o incluso negativa como el caso de Japón, en donde la tasa es -0.10%. Sin embargo, estos niveles de tasa, tienen ya al mundo en tasas reales negativas. Me explico, si bien hay países como México que tenemos tasas arriba de cero, al quitarle la retención de impuestos y medirla contra la inflación, la tasa real también es negativa.
Caso concreto: hoy la tasa en México es del 4.5%, la retención de ISR del 1.45%, esto nos arroja un neto de 3.05% y la inflación está al 4.05%, por lo tanto, el resultado es 1% negativo. O sea, mi dinero no está ni siquiera ganándole a la inflación o bien no está conservando su valor en el tiempo. Y es justo esta condición, que provoca muchas cosas, pero entre otras lo que busca es la reactivación económica a través de inversionistas aburridos de perder y que están dispuestos a arriesgar más. Veamos el caso de EEUU.
Las tasas están prácticamente pegadas al 0% y la inflación está rondando el 2%. Ahí un inversionista está perdiendo 2 puntos porcentuales si solo invierte en bonos. Sin embargo, muchos inversionistas no se quedan ahí y por eso invierten mucho de su capital en acciones, un mercado más volátil y con más riesgo, pero que les da la posibilidad de ganar más y por mucho a la inflación.
Y es justo por esa razón que últimamente el dólar se ha debilitado. Inversionistas aburridos de no ganar, buscan otras inversiones y su apetito al riesgo incrementa. Y es ahí en donde los flujos de dólares fluyen a países con más riesgo, pero que ofrecen más tasa. Se venden dólares y se compran pesos, euros, dólares canadienses, reales brasileños, pesos colombianos, etc.
De nuevo planteo un ejemplo numérico. Un inversionista vende dólares a $23, invierte al 3% neto y vuelve a comprar sus dólares a $21, ganó además del interés mayor a 0%, un 10% de utilidad cambiaria, corrió el riesgo que se le moviera a $24 y fuera al revés, en donde hubiera perdido.
Ahora que vemos al dólar en niveles de $21 muchos me preguntan ¿porqué está tan fuerte el peso? Y la respuesta es, el peso no está fuerte, está débil el dólar. De finales de 2019 a marzo de este año el peso fue de las monedas más devaluadas o perdedoras y de marzo a la fecha es el peso de las más ganadoras, pero al final el movimiento ha sido en línea con las demás monedas, cuando perdíamos, perdíamos más, y ahora que nos estamos apreciando todas, nos apreciamos también un poco más.
En el acumulado desde diciembre de 2019, somos más perdedora que ganadora en la canasta de monedas.
Al dólar lo esta afectando la tasa en 0%, la falta de acuerdos en las cámaras para un nuevo paquete de estímulos, la situación complicada con China y una elección en noviembre que hoy pone a Biden delante de Trump en las preferencias electorales.
Como conclusión, esta debilidad del dólar yo la aprovecharía para comprar e invertir en esa moneda, y si, en el corto plazo se puede bajar más, pero yo creo que esta debilidad es temporal y desafortunadamente no veo razones locales, razones mexicanas para que el peso pueda verse fuerte hacia adelante.
@juansmusi​​​​​

¿Está barato el dólar?

Mucho se habla en esto días del tipo de cambio y me llama la atención, que incluso, muchos especialistas se han sorprendido por el nivel. Les recuerdo que en marzo todavía estábamos a $18.60 y que solo días después se alcanzó el nivel de $25.70. ¿Ver romper la barrera de los $23 es para alegrarnos y hacer una fiesta? Desde luego que no, tan no lo es, que no la ha presumido el presidente en la mañanera. Desafortunadamente el nivel de $22 si es de considerarse como un nivel oportuno de compra y voy a tratar de explicar porqué. Hay varios factores que determinan el valor del dólar,el principal es la oferta y demanda del mismo, pero yo hoy veo 3 factores muy claros que inciden en la cotización de la divisa verde.

1.- El coronavirus, la pandemia. – El caos que ha traído este virus no es nuevo, no requiere de mucha explicación. El encierro ha significado el cierre de las economías y con ello se ha venido una turbulencia financiera, que, entre otras cosas, ha fortalecido al dólar y golpeado a la canasta de monedas del mundo. La pandemia, ante la incertidumbre, ha obligado al mundo a buscar un refugio seguro, y ese refugio es comprar dólares. El optimismo que ha traído ahora la reapertura económica en EEUU y Europa, ha ayudado a todas las monedas frente al dólar. Una apreciación que está sujeta a que la reapertura funcione y no que nos lleve de nuevo al confinamiento. Por lo que hemos empezado a ver, el mundo esta siendo sumamente irresponsable y me cuesta trabajo pensar que va a salir bien.

2.- Los precios del petróleo. – Recientemente vimos, también por la pandemia, como se desploma este insumo vital de la economía. El West Texas Intermediate llegó a cotizar por debajo de los $5 dólares el barril y hoy se ubica en un rango de $33 dólares. Esta mejora sensible ayuda a las monedas de países productores de crudo, y ahí entra México. Y la mejora en la cotización va ligada al punto 1, en donde la idea de reabrir demandaría más energético.

El punto número tres lo voy a mencionar, pero quiero aclarar que no se ha dado y que por lo que veo, oigo, leo y pienso, ni se dará.

3.- Cambio de rumbo en el manejo y decisiones de México. – Si se viera que esto ocurre, no me queda la menor duda que el peso también podría apreciarse. Creatividad en los planes fiscales, priorización en la asignación de recursos en tiempos de pandemia, reforma fiscal, inversión en obras estructurales, colaboración con el empresariado y la creación de valor, riqueza, empleo, etc.

Habiendo dicho lo anterior quisiera decir que, si vale la pena empezar a comprar dólares los que no tienen, un 20% o 30%. ¿se puede apreciar más? Si. Y aquí voy a elaborar escenarios: si la pandemia mejora, porque encuentran tratamiento y luego vacuna, el peso puede fortalecerse hacia los $21. Si mejora la situación de los precios del petróleo y el WTI se va hacia los $60 dólares podríamos bajar de $21. Si México cambia de rumbo abruptamente y se hacen cosas que abonen a la confianza y a detener la salida de capitales y las degradaciones en Pemex y gobierno, podríamos romper los $20, pero reitero, este punto, no va ocurrir.

Hace sentido comprar dólares y con ellos invertir en acciones de EEUU, no para guardarlos en el colchón o para comprar bonos del tesoro que apenas nos pagarían un 0.3% anual.

Como ven, si hay espacio para la apreciación, pero hay mucha fragilidad, y por ende, también puede volver a los niveles ya vistos, y si los puntos 1, 2 y 3 vuelven a empeorar $25.70 no es descartable.

@juansmusi ​​​​​​​