Transitoria

Fue la palabra que utilizó la Reserva Federal en Estados Unidos para describir a la inflación. Por transitoria se entiende que sería temporal y que no llegaría para quedarse. Estamos a la mitad del onceavo mes del año y la FED sigue afirmando lo mismo. Allá, la inflación anual está en el 6.2%, muy por arriba de la meta de 2% más menos uno. A proporción es mucho mas alta en ese país a lo que está siendo en otras partes del mundo, incluido México.
Jerome Powell (quien en febrero próximo termina su primer ciclo y podría quedarse o salir) en todas las oportunidades que ha tenido ha buscado tranquilizar al mercado y ya empezó a hacer cosas para buscar disminuir el aumento de precios. Ya comenzó el “tapering”, la disminución en la recompra de bonos por $15 mil millones de dólares mensuales. Donde han sido muy enfáticos es en la política monetaria y siguen diciendo que las tasa no aumentarán hasta el 2023.
La verdad esto último sin que sea transitoria la inflación, veo difícil que se cumpla. Creo que, de seguir así, la FED tendrá que aumentar tasas en 2022. No extraña nada, ni a nadie que, si todos padecemos de inflaciones altas, allá sea más grave el problema por la cantidad de dinero que se ha impreso.
En México para responder a este problema, Banco de México resolvió subir la tasa a 5% el jueves pasado. La junta de gobierno por 4 votos a 1 decidió aumentar 0.25%. De nuevo Gerardo Esquivel fue el voto disidente. De verdad no entiendo que puede estar viendo para votar en contra. Veo en estos momentos más oportuno subir 0.50% que decidir no mover la tasa de referencia.
Todavía queda una junta más en diciembre y dada la situación en donde también estamos al 6.1% la inflación anual, nuestro Banco Central seguro aumenta la tasa a 5.25%.
Que difíciles años, 2020 por la pandemia, 2021 por ser un año de recuperación, pero con innumerables complicaciones de logística, abasto y satisfacción de la demanda. Esperemos que 2022 sea menos rudo con la clase trabajadora y emprendedora, así como para la mayoría de las empresas. Lo realista será pensar que puede ser un poco mejor, pero no mucho.
En materia financiera será muy interesante porque pueden seguir aumentando tasas y empezar en los países industrializados este proceso alcista. Los entornos de aumento de tasa suelen ser complicados, encarecimiento del crédito, fortaleza del dólar, ajustes en bolsas y una paulatina desaceleración económica y que trae consigo una baja en la demanda y con ello, baja la inflación.
Con todo lo anterior el tipo de cambio ha seguido presionado y podría tener un movimiento de apreciación pequeño si el mercado asimila esta alza y la que podría venir. El precio del petróleo seguirá alto y también es importante para la relación peso-dólar y lo que más ayudaría sería ver empezar ceder a la inflación en Estados Unidos y que el discurso de Powell sobre la transitoriedad haga sentido.
Se reúnen Xi Jinping y Joe Biden, vale la pena ver que tanto se puede rescatar esta relación que en muchos sentidos rompió Trump.
@juansmusi​​​​​​​

Fuerzas externas

Ha sido increíble ver el tipo de cambio y su fortaleza a lo largo de esta administración. Nadie que yo conozca vaticinaba esta situación de un peso que, a tres años de haber comenzado este gobierno, siguiera por debajo de 20 pesos por dólar.
Surgen muchas preguntas: ¿si se ha salido todos los años inversión financiera o de portafolio, si la inversión extranjera directa decrece, si las ventas de petróleo por precio y por volumen han bajado, si el turismo también ha caído y la confianza y certidumbre en países emergentes latinoamericanos y en México también han bajado, por qué el dólar no ha subido más?
Lo único que ha subido es la entrada de dólares por las remesas. Estamos hablando de un promedio en tres años de 48 billones de dólares y que este año rebasará esa marca, y hoy, por mucho y de lejos, es el ingreso de divisas más importante. Desde mi punto de vista es una gran noticia y un gran alivio tener este dinero.
Ha sido una gran medicina y un alivio social contar con estos recursos que activan la economía local, pero ¿es algo de lo que debamos estar orgullosos? No. El origen de este ingreso es la falta de oportunidad en México, y de ahí la penosa necesidad de emigrar sin nada, en busca de “lo que sea” con nuestro vecino del norte.
La tasa de interés muy por arriba de la tasa de EU evita que se salga más de lo mucho que ha salido. Este año ya superamos los 11 billones de dólares de salidas, pero lo que más ayuda es la disciplina fiscal, el orden en las finanzas públicas sanas y esta práctica neoliberal y conservadora de mantener un equilibrio financiero.
Recuerden que una moneda siempre que se aprecia o deprecia frente al dólar tiene dos razones o fuerzas principales: lo que pasa en ese país (México, Brasil, Europa, etc.), es decir, razones internas, y el entorno global o exterior, es decir, fuerzas externas. Cuando las razones son internas podemos decir, en nuestro caso, que el peso se fortalece o debilita.Cuando las fuerzas son ajenas al país, es el dólar el que se aprecia o debilita.
¿Podemos mantener esta condición hasta el fin del sexenio? No lo creo, y ya lo empezamos a ver. Mantener la fortaleza y estabilidad financiera local es algo que sí se puede dar y esperemos que así siga y con ello mantener el grado de inversión; además, es la que está en nuestras manos, la que podemos controlar nosotros.
Pero ahora, por factores externos, el peso retrocede y el dólar se fortalece. Se han juntado una serie de noticias negativas que fortalecen al dólar. La aversión al riesgo y fuga de capitales reciente que provoca Evergrande, empresa china que puede quebrar y empezar por no cumplir con sus tenedores de bonos.
En Estados Unidos: 1. El discurso ya más duro y preocupado de la Reserva Federal. 2. La advertencia de que pronto se van a disminuir los estímulos monetarios también por parte de la Fed. 3. La posibilidad de cierre de oficinas de gobierno por no lograr una autorización de incremento del déficit o techo de la deuda y 4. La incapacidad de lograr acuerdos para el plan de infraestructura del presidente Joe Biden.
A la pregunta: ¿Juan, el tipo de cambio va a regresar debajo de 20 pesos? Yo respondo que sí puede si mejoran sobre todo las noticias del exterior y nosotros seguimos haciendo nuestra tarea de cuidar la disciplina fiscal y el orden en las finanzas públicas.
Ahora bien, si de aquí en adelante la Fed corta estímulos (que es algo que debe hacer ya), pronto empieza a subir tasas y además la crisis en China por esta empresa se acentúa, difícilmente.
Recuerden que en todo hay ciclos y si con esto estamos cada vez más cerca del ciclo de alza de tasas en EU, pues comenzará de nuevo el ciclo de apreciación del dólar, donde lo único que puede ayudar para contrarrestar es lo bien o mal que se hacen las cosas en el país en cuestión.
@juansmusi

Mejoran las cosas

Arrancamos una nueva semana, corta, por el feriado del lunes en EE.UU., sin embargo, hay información muy relevante que se conocerá a lo largo de la misma.

El ánimo que prevalece es de optimismo, la semana anterior cerramos en una nota positiva en el tema laboral, ya que los empleos creados en el mes de junio excedieron la expectativa de 750,000 nuevas plazas a 850,000 que fue la cifra oficial.

El tema laboral es fundamental para darle solidez y credibilidad a la economía norteamericana, que ha visto tanta impresión de dinero a través de programas de recompras y los estímulos por desempleo, así como las ayudas por COVID.

La recuperación del mercado laboral es fundamental y aunque se está avanzando en este tema, la deuda por los 11 millones de empleos que se perdieron en la pandemia sigue siendo de 6 millones de vacantes.

En la semana confirmaron el buen paso de la economía también varios indicadores de consumo, actividad industrial y en el mercado inmobiliario, los precios de las viviendas, que por cierto en muchos estados ya rebasan máximos históricos, así como la construcción de casas nuevas que se encuentran en niveles muy altos.

Esta semana conoceremos el paso de la economía en el sector servicios y todo indica que el dato será favorable también.

El presidente Biden no llegó a su objetivo de vacunar al 70% de habitantes y se quedó corto por 4%. Lo anterior no fue por falta de vacunas, es inminente que muchos, ya no se quieren vacunar.

A México todos estos indicadores le favorecen y además de continuar recibiendo una cantidad impresionante de remesas, el rebote económico de nuestro vecino, también significa una mejora en las exportaciones. Y así, los datos lo confirman y por ello el rebote económico este año podría superar el 6% del crecimiento del PIB.

Después de las elecciones lo que si bajó de manera dramática fue la campaña de vacunación. Ante la política mexicana, ya no es tan importante vacunar a la población.

Esta semana se publican el miércoles las minutas de la FED y el jueves las minutas de Banco de México. Ambos son documentos muy interesantes que nos permitirán ver con más claridad el rumbo de la política monetaria. Allá, buscaremos pistas para ver si es que las alzas empiezan en el 2023 o también se van a anticipar.

Aquí en México veremos las razones más detalladas de la sorpresiva decisión de elevar la tasa a 4.25% y también buscaremos indicios de hasta donde pueden llevar la tasa de referencia en lo que resta del año. Hay analistas que piensan que fácilmente cerraremos el año con una tasa superior al 5%. Y hablando de ello, el mismo jueves se publica la inflación de la segunda quincena de junio, veremos si es que ya empieza a ceder y podemos bajar la cifra anual del 6% o si bien se sigue presionando.

Esta semana seguirá el debate en la OPEP para tratar de bajar los precios del petróleo que hoy se ubican alrededor de los $75 dólares por barril, a través del incremento conjunto en la producción. La tarea es convencer a los Emiratos Árabes, que ya llevan dos intentos fallidos.

También sigue progresando la idea de la fiscalización global y parece alcanzar el 90% de apoyo del PIB mundial, representado por 130 países. El objetivo es fiscalizar a las grandes empresas que establecen su domicilio fiscal fuera del país de origen para bajar o no pagar impuestos. Se habla de una tasa del 15% y que podría entrar en vigor en el año 2023.

@juansmusi​​​​​​​

Cuidando el patrimonio

Vivir en México, tener un negocio, tener bienes inmuebles, generar pesos y pagar impuestos aquí no está peleado con invertir en dólares y proteger lo que tanto costó acumular. Además, tener todo el riesgo de lo primero en pesos tampoco está pelado con la diversificación del ahorro.
El rumbo que toma el país, podría llevarnos a una eventual pérdida del grado de inversión, además se podría comprometer la situación de las finanzas públicas. Pemex y su terrible problema y todo lo que ha promovido desinversión y desconfianza podrían llevarnos a una devaluación. No sé en que proporción, pero al final, una depreciación.
Cuando tienes ya un riesgo suficiente en pesos, creo que en la parte financiera hace más sentido diversificar. En renta fija o instrumentos de deuda en pesos los rendimientos en términos netos no superan la inflación. Esto en el resto del mundo es prácticamente aplicable. En ningún lugar en este momento el premio excede la inflación.
Lo qué hay es la protección de una moneda más sólida como el dólar. Un cálculo sencillo es: aún no ganando intereses en dólares hoy a $20.20 si se sube el tipo de cambio a $21.20 el rendimiento por ese desliz de la moneda equivale a 4.95%. Y desde luego no estoy planteando solo convertir a dólares, estoy planteando invertir en esa moneda, una parte en deuda y una parte importante en acciones. Lo que pretendo es tener tranquilidad ante la posibilidad de lo que le puede pasar al peso y ya en esa moneda generar rendimientos.
Lo anterior no requiere sacar el dinero de México, esto se puede hacer perfectamente en nuestro país. Mucha gente me pregunta que tan seguro es y mi respuesta hoy es, tan seguro como tenerlo en EEUU.
Otros me dicen, acuérdate que ya vivimos una mex-dolarización. Pues si, pero era en cuentas de cheques en dólares en bancos nacionalizados, es decir, eran propiedad del gobierno. En esto que planteo se invierte directamente en títulos de gobierno y empresas de EEUU, imposible convertir a dólares al antojo de un presidente. Además, como lo veo es que uno sigue contribuyendo aquí en la parte impositiva. Es seguro, eficiente y fiscalmente transparente.
En cuanto a mercados lo que sobresale es de nuevo optimismo, primero por la exitosa aplicación y distribución de la vacuna en países muy importantes del mundo, segundo, por un dato sobresaliente del empleo en EEUU, más de 900,000 empleos creados en marzo, una cifra que excede las expectativas, pero que sigue quedando a deber con todo lo que se perdió durante la pandemia, más de 11 millones de plazas.
También hay un acuerdo para incrementar los niveles de producción de petróleo y liberado el canal del Suez algunas mercancías regresan a sus precios normales.
En el ámbito nacional destaca las más reciente encuesta de Banxico que ubican a la inflación por arriba del 4%, el crecimiento económico de nuestro país en 4.5% y el tipo de cambio en $20.50
Sigo pensando que el momento más oportuno para entrar con pesos a comprar dólares puede estar cerca de $20 ligeramente arriba o ligeramente abajo. Creo que está cerca. En cuanto al mercado accionario en EEUU esperaría un ajuste, todo este optimismo ha traído un movimiento alcista que se puede ajustar también pronto y ahí entrar.
@juansmusi

Con una visión amplia

Sinceramente nadie sabía y nadie veía, analista, banco o casa de bolsa el tipo de cambio donde está. Me incluyo. Pero tampoco nadie sabía que esta cotización peso-dólar, estaría así por el debilitamiento de la moneda norteamericana.
Estoy convencido de que todos los que han comprado dólares en torno a los $22 no se van a equivocar. Esto es temporal y hay que mantener la calma. Estados Unidos con nuevo presidente, con poderes equilibrados (cámara de representantes demócrata y senado republicano) además de una transición tranquila y que abra la puerta a que EEUU regrese a varios liderazgos a los que Trump renunció, podrían contribuir a una mejora en la moneda.
También se va a retomar la negociación del paquete de estímulos que quedó pendiente y que, ya habiendo pasado la elección, tendrá una mayor posibilidad de éxito. El dólar también se fortalecerá cuando llegue mayor responsabilidad fiscal, tema que impactaría temporalmente a Wall Street, pero que ayuda a reducir un déficit enorme. A los mercados no les va a gustar el alza en la tasa impositiva, pero también es temporal. La mejora en las relaciones con China, Europa y varios países del mundo también ayudará.
Estoy seguro que proteger el patrimonio en una moneda dura pagará dividendos, es solo cuestión de tiempo. Pero tristemente lo que más me preocupa es lo local, además de que el dólar se fortalecerá eventualmente, el peso se debilitará. Y la debilidad del peso vendrá de la ausencia de crecimiento, del deterioro de las finanzas públicas y de la falta de visión y planeación. De la asignación de los pocos recursos a proyectos con baja prioridad.
En este momento quienes tienen dólares los deben conservar e invertir, y los que no, se les vuelve a abrir una ventana de oportunidad.
Asumamos que el tema de la elección termina bien, Trump acepta y no hay disturbios e impugnaciones y que el tema del paquete fiscal se aprueba después del 20 de enero. ¿Cómo llega nuestro país a mayo del 2021? ¿Cómo estarán las finanzas públicas? Lo anterior me hace pensar que el dólar se aprecia y el peso se debilita.
Espero estar equivocado, pero lo que quiero aquí plasmar es que lo que estamos viendo es coyuntural y de temporalidad de corto plazo. Los que están bien invertidos y en dólares pueden estar tranquilos y deben estar viendo la película completa y no la coyuntura de corto plazo.
La inflación vuelve a subir en México y la cifra sale por arriba de lo esperado, para ubicar la cifra anual en 4.09%. Es en este contexto de inflación alta que Banco de México tenga que decidir el jueves sobre la tasa de referencia. Pienso que a pesar de la adversa situación y aprovechando el nivel del dólar, Banxico bajará las tasas a 4%, reduciendo 25 puntos base.
En México tendremos un año cercano a -10% y estaremos cerrando la inflación en torno a 4%, el tipo de cambio podría cerrar el año debajo de $21 o ligeramente arriba. Para como esta al mundo y cómo imaginábamos estar a estas alturas, no son cifras desalentadoras.
Que bueno que ganó Biden y que la corriente populista empieza a caer, ojalá y sea el primero de muchos. Una noticia que considero positiva para los EE.UU. y para el mundo.
@juansmusi​​​​​​​

Dólar débil

Esta semana tendrá como característica las reuniones de 4 bancos centrales, la FED , siendo la que más atención acapara, pero también hay el mismo evento en Brasil, Japón y Reino Unido. La tasa es ya muy poco factible que la muevan hacia abajo, salvo en Brasil, en donde la tasa de referencia está al 2%.
En el resto de los casos la tasa está en 0%, muy cerca de ese nivel o incluso negativa como el caso de Japón, en donde la tasa es -0.10%. Sin embargo, estos niveles de tasa, tienen ya al mundo en tasas reales negativas. Me explico, si bien hay países como México que tenemos tasas arriba de cero, al quitarle la retención de impuestos y medirla contra la inflación, la tasa real también es negativa.
Caso concreto: hoy la tasa en México es del 4.5%, la retención de ISR del 1.45%, esto nos arroja un neto de 3.05% y la inflación está al 4.05%, por lo tanto, el resultado es 1% negativo. O sea, mi dinero no está ni siquiera ganándole a la inflación o bien no está conservando su valor en el tiempo. Y es justo esta condición, que provoca muchas cosas, pero entre otras lo que busca es la reactivación económica a través de inversionistas aburridos de perder y que están dispuestos a arriesgar más. Veamos el caso de EEUU.
Las tasas están prácticamente pegadas al 0% y la inflación está rondando el 2%. Ahí un inversionista está perdiendo 2 puntos porcentuales si solo invierte en bonos. Sin embargo, muchos inversionistas no se quedan ahí y por eso invierten mucho de su capital en acciones, un mercado más volátil y con más riesgo, pero que les da la posibilidad de ganar más y por mucho a la inflación.
Y es justo por esa razón que últimamente el dólar se ha debilitado. Inversionistas aburridos de no ganar, buscan otras inversiones y su apetito al riesgo incrementa. Y es ahí en donde los flujos de dólares fluyen a países con más riesgo, pero que ofrecen más tasa. Se venden dólares y se compran pesos, euros, dólares canadienses, reales brasileños, pesos colombianos, etc.
De nuevo planteo un ejemplo numérico. Un inversionista vende dólares a $23, invierte al 3% neto y vuelve a comprar sus dólares a $21, ganó además del interés mayor a 0%, un 10% de utilidad cambiaria, corrió el riesgo que se le moviera a $24 y fuera al revés, en donde hubiera perdido.
Ahora que vemos al dólar en niveles de $21 muchos me preguntan ¿porqué está tan fuerte el peso? Y la respuesta es, el peso no está fuerte, está débil el dólar. De finales de 2019 a marzo de este año el peso fue de las monedas más devaluadas o perdedoras y de marzo a la fecha es el peso de las más ganadoras, pero al final el movimiento ha sido en línea con las demás monedas, cuando perdíamos, perdíamos más, y ahora que nos estamos apreciando todas, nos apreciamos también un poco más.
En el acumulado desde diciembre de 2019, somos más perdedora que ganadora en la canasta de monedas.
Al dólar lo esta afectando la tasa en 0%, la falta de acuerdos en las cámaras para un nuevo paquete de estímulos, la situación complicada con China y una elección en noviembre que hoy pone a Biden delante de Trump en las preferencias electorales.
Como conclusión, esta debilidad del dólar yo la aprovecharía para comprar e invertir en esa moneda, y si, en el corto plazo se puede bajar más, pero yo creo que esta debilidad es temporal y desafortunadamente no veo razones locales, razones mexicanas para que el peso pueda verse fuerte hacia adelante.
@juansmusi​​​​​

¿Está barato el dólar?

Mucho se habla en esto días del tipo de cambio y me llama la atención, que incluso, muchos especialistas se han sorprendido por el nivel. Les recuerdo que en marzo todavía estábamos a $18.60 y que solo días después se alcanzó el nivel de $25.70. ¿Ver romper la barrera de los $23 es para alegrarnos y hacer una fiesta? Desde luego que no, tan no lo es, que no la ha presumido el presidente en la mañanera. Desafortunadamente el nivel de $22 si es de considerarse como un nivel oportuno de compra y voy a tratar de explicar porqué. Hay varios factores que determinan el valor del dólar,el principal es la oferta y demanda del mismo, pero yo hoy veo 3 factores muy claros que inciden en la cotización de la divisa verde.

1.- El coronavirus, la pandemia. – El caos que ha traído este virus no es nuevo, no requiere de mucha explicación. El encierro ha significado el cierre de las economías y con ello se ha venido una turbulencia financiera, que, entre otras cosas, ha fortalecido al dólar y golpeado a la canasta de monedas del mundo. La pandemia, ante la incertidumbre, ha obligado al mundo a buscar un refugio seguro, y ese refugio es comprar dólares. El optimismo que ha traído ahora la reapertura económica en EEUU y Europa, ha ayudado a todas las monedas frente al dólar. Una apreciación que está sujeta a que la reapertura funcione y no que nos lleve de nuevo al confinamiento. Por lo que hemos empezado a ver, el mundo esta siendo sumamente irresponsable y me cuesta trabajo pensar que va a salir bien.

2.- Los precios del petróleo. – Recientemente vimos, también por la pandemia, como se desploma este insumo vital de la economía. El West Texas Intermediate llegó a cotizar por debajo de los $5 dólares el barril y hoy se ubica en un rango de $33 dólares. Esta mejora sensible ayuda a las monedas de países productores de crudo, y ahí entra México. Y la mejora en la cotización va ligada al punto 1, en donde la idea de reabrir demandaría más energético.

El punto número tres lo voy a mencionar, pero quiero aclarar que no se ha dado y que por lo que veo, oigo, leo y pienso, ni se dará.

3.- Cambio de rumbo en el manejo y decisiones de México. – Si se viera que esto ocurre, no me queda la menor duda que el peso también podría apreciarse. Creatividad en los planes fiscales, priorización en la asignación de recursos en tiempos de pandemia, reforma fiscal, inversión en obras estructurales, colaboración con el empresariado y la creación de valor, riqueza, empleo, etc.

Habiendo dicho lo anterior quisiera decir que, si vale la pena empezar a comprar dólares los que no tienen, un 20% o 30%. ¿se puede apreciar más? Si. Y aquí voy a elaborar escenarios: si la pandemia mejora, porque encuentran tratamiento y luego vacuna, el peso puede fortalecerse hacia los $21. Si mejora la situación de los precios del petróleo y el WTI se va hacia los $60 dólares podríamos bajar de $21. Si México cambia de rumbo abruptamente y se hacen cosas que abonen a la confianza y a detener la salida de capitales y las degradaciones en Pemex y gobierno, podríamos romper los $20, pero reitero, este punto, no va ocurrir.

Hace sentido comprar dólares y con ellos invertir en acciones de EEUU, no para guardarlos en el colchón o para comprar bonos del tesoro que apenas nos pagarían un 0.3% anual.

Como ven, si hay espacio para la apreciación, pero hay mucha fragilidad, y por ende, también puede volver a los niveles ya vistos, y si los puntos 1, 2 y 3 vuelven a empeorar $25.70 no es descartable.

@juansmusi ​​​​​​​