Los nuevos SíSí, que Sí estudian y Sí trabajan

Estos SíSí, jóvenes y mayores, son los que trabajan y además estudian, opuestos a los NiNi, que ni estudian, ni trabajan. Son los nuevos modelos de comportamiento social. Para esta élite, hay un plus de esfuerzo y un plus de recompensa, por adecuar sus perfiles profesionales, a las necesidades de las empresas.

Sorprende que hoy en día, trabajar sea un privilegio que conlleva la necesidad, y en muchos casos la obligación, de seguir estudiando, para estar al día y así poder mantener el trabajo. Ese privilegio puede perderse en cualquier momento, basta con que el empresario, decida que necesita que el trabajador tenga los conocimientos profesionales más actualizados, o que contraten a otro trabajador más puesto al día.

Casi todos los trabajos, cambian continuamente dentro de un proceso de mejora, hacia la automatización. El que no se adapta a las nuevas técnicas, se queda retrasado y tiene muchas probabilidades, de perder el privilegio de trabajar. A plazo medio, y para muchas profesiones, valdrán más los certificados profesionales, que algunas de las carreras genéricas.

La mayoría de los fracasos profesionales, son consecuencia de querer retrasar, por pereza o ignorancia, el momento de las oportunidades, que se buscan o se presentan. La suerte es la meta, el lugar donde la inspiración, la preparación y la dedicación, se juntan con la oportunidad.

Los triunfadores a medio y corto plazo, están llevando a la práctica un nuevo concepto de vida, duro pero muy rentable. Ya no se puede trabajar, sin tener un proyecto de formación profesional continua. No tenerlo es muy peligroso, de muy poca visión del futuro y puede suponer un suicidio profesional.

También es peligros el estar estudiando y no intentar trabajar a la misma vez, compaginando los estudios con algún trabajo, remunerado o no, que esté relacionado con los propios estudios, para que pueda ayudar a alcanzar la profesión que se quiere adquirir.

Las excepciones a esta dualidad pueden ser: A) Ser heredero de una sólida fortuna. B) Tener la capacidad de trabajar, pero no la de seguir formándose. C) No tener aspiraciones de mejora profesional. D) No temer a perder los ascensos. E) No importar el despido.

Antes la discusión era que, si una vez conseguido un trabajo, ya no era necesario formarse más, pues el trabajo era para toda la vida. Pero hemos entrado en la nueva era del trabajo, más el aprendizaje continuado, para mantener el empleo y poder ascender y prosperar.

En muchos trabajos actuales y cada vez más en el futuro inmediato, se trabajará por horas, días, semanas, proyectos concretos, etc. Sin contratos laborales, solamente con contratos mercantiles, donde los trabajadores pagarán sus propios seguros, pensiones, etc. Es la época de decir adiós al empleo fijo y tiempo completo, pues ha llegado a sustituirlo el trabajo temporal, fijo – discontinuo, el de los contratistas independientes y el de los auto-empleados.

¿Qué es lo que hay que seguir estudiando? Lo que el mercado condicione, lo que la capacidad personal considere aceptables y lo que se vea, que puede producir mejores oportunidades profesionales. Muchos de estos estudios, pueden ser realizados en línea a través del Internet, desde cualquier parte del mundo, seleccionando los que ofrezcan los estudios más cualificados, sin ser obligatorio el tener que asistir a la universidad presencial.

Continuamente la ciencia crea nuevos conceptos y servicios, y las empresas se adaptan a ellos. Los cambios de profesiones, empresas, ciudades y países, están a la orden del día. Las estadísticas sobre la movilidad profesional, lo indican.

Las empresas están aumentando la demanda de modernos tipos de perfiles profesionales, que hoy todavía, algunos ni se han diseñado, aunque seguramente no los van a poder cubrir completamente, ante la falta de candidatos bien formados. La demanda de trabajos especiales, está muy por encima de la oferta.

El desajuste existente, entre las necesidades empresariales y la oferta profesional del mercado laboral, hace que cada vez, sean más los profesionales que deciden continuar con su formación, para no quedarse fuera del mercado de trabajo.

La tecnología avanza y se desarrolla muy rápidamente, y las empresas que no se adapten a esos avances, sucumbirán, y con ellas los empleados que no hayan sabido saltar del barco, antes de su hundimiento, porque no estaban preparados profesionalmente. Además, al quedarse sin empleo y no tener los nuevos conocimientos, se quedaran fuera del mercado laboral.

Este diferencial, existente entre las necesidades empresariales y la oferta profesional del mercado laboral, se ha traducido en un aumento notable de profesionales que, a pesar de disponer de un empleo, están estudiando para obtener las habilidades que demanda el mercado.

Hay organizaciones, como la ONG www.genesyswork.com que se encargan de formar, a los jóvenes estudiantes calificados de los últimos cursos, para que conozcan cómo es el trabajo en las empresas, lo que les permitirá disminuir el choque, entre la vida escolar y la profesional. También negocia con las empresas, para que les faciliten un trabajo a tiempo parcial a los estudiantes, de forma que pueda combinar, después del horario de trabajo, la asistencia a los estudios en la universidad. Así aprenden a compaginar el trabajo con los estudios y los estudios con el trabajo.

Hay que querer, apasionarse y desear trabajar, estando continuamente, formándose profesionalmente cara al futuro, pues “camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”.

13 Conceptos que debo analizar con expertos, antes de empezar la formación profesional, continúa:

1. Conocer y examinar en el mercado laboral, las tendencias o proyecciones hacia las nuevas profesiones o hacia variantes de las mismas, relacionadas con mi trabajo, conocimientos y estudios realizados.
2. Analizar lo que se quiere, lo que se puede y lo que se debe estudiar, mientras se trabaja, sin descartar una nueva avenida formativa, diferente a la que se ha empezado. Ejemplo: Un abogado que después estudia ingeniería, para especializarse en patentes industriales.
3. Examinar rigurosamente el pasado, el presente y posible futuro profesional y personal, junto a las obligaciones familiares.
4. Considerar y sopesar, los factores con los que hay que enfrentarse: El tiempo y costos necesarios que hay que invertir, para conseguir determinada formación. La movilidad geográfica. El retorno a la inversión que haya que hacer, en los nuevos estudios. La posible calidad de vida. El lucro cesante, durante el periodo de formación.
5. Investigar si la formación profesional que se necesita adquirir, se puede obtener en línea o en un centro presencial, para tratar de conseguir la mejor compatibilidad con el tiempo libre. Sus costos y duración.
6. Estudiar cuales son los sectores relacionados, con la profesión que haya más demanda y mejor pagada.
7. Evaluar si se está sufriendo acoso laboral (bullying), motivado por la propia ignorancia profesional, que impide seguir las normas y los procesos de la empresa, lo que dificultan el trabajo en equipo.
8. Examinar las capacidades personales y entorno familiar, para crear un negocio propio.
9. Asesorarse de los profesionales especializados en la formación continua, sobre la propia situación laboral y formación. Los cazadores de talentos (Head Hunters), son los profesionales adecuados para empezar las consultas.
10. Consultar a los expertos, si tiene futuro el trabajo que realizo en la empresa, o si necesita adaptarse al mercado, y si el futuro de ese trabajo, quedará obsoleto a plazo medio o largo.
11. Averiguar con los expertos, si mis actuales estudios, están bien desarrollados en el trabajo que realizo, cuál es la actualización necesaria o si están infrautilizados.
12. Reconocer mis capacidades personales de adaptación, a las posibles nuevas realidades.
13. Estudiar con los profesionales, si con mis actuales conocimientos, ya he llegado al techo de mis posibilidades en la empresa y si para ascender, debería cambiar de sector, industria, actividad profesional o añadirle algunos conocimientos complementarios.
14. Hay que reconocer las propias fortalezas y debilidades, a través del autoexamen del propio conocimiento, buscando ser proactivo e inconformistas, explorando nuevas oportunidades, donde esas cualidades puedan ser valoradas. Tratar de no estar esperando, a que alguien llegue a descubrirme.

En los avances tecnológicos y en la imprescindible formación continua profesional, donde unos ven problemas, otros ven oportunidades. La inteligencia artificial creará cada día nuevas aplicaciones y por lo tanto, nuevas profesiones. Hoy en día, nadie sabe que es lo que va a tener que estudiar, para poder utilizar esos adelantos tecnológicos y su aplicación en el mercado laboral. Una cosa son las invenciones de los productos, servicios y sistemas, y otra es la formación imprescindible para trabajarlos y sacarles el mejor rendimiento.

Las nuevas tecnologías con estudios en (Ciencias, tecnología, ingeniería, matemáticas, digitalización, etc.) van eliminando muchos empleos tradicionales, en todas las categorías, incluso los que requieren titulaciones universitarias. Para algunas nuevas tecnologías, los nuevos productos y servicios que desarrollan y sus aplicaciones en el mercado, se requieren nuevos trabajos, con certificaciones técnicas especializadas, adecuadas a las nuevas circunstancias. Muchos de los conocimientos anteriores de los trabajadores, no encajarán en los nuevos sistemas, como hay engranajes nuevos, que no encajan con los antiguos ya desgastados, siempre hay que adecuarlos.

Los robots llamados exoesqueletos, son los que se adaptan exteriormente al cuerpo, permiten a los usuarios, eliminar prácticamente los esfuerzos físicos laborales. En su fabricación, mantenimiento y reposición, crean muchos puestos de trabajos, no los eliminan, e incluso mejoran las condiciones físicas laborales, eliminando accidentes.

No siempre las nuevas tecnologías, eliminan los trabajos de los menos preparados laboralmente, aunque se estén creando nuevos puestos de trabajo, mucho más técnicos. También hay nuevas tecnologías, que ayudan a los trabajadores menos cualificados, a hacer el trabajo con menos esfuerzo físico y con más seguridad, disminuyendo las horas de hospital que conllevan, muchos de los trabajos no cualificados.

En esta era, el conocimiento es poder, si se empieza a trabajar de peón de albañil o de ingeniero, pero no se fomenta la formación continua profesional, hay muy pocas probabilidades de ascender en el trabajo. Llegarán a la jubilación en la misma categoría profesional, con la que empezaron. Los ascensos ya no se consiguen por la antigüedad, sino demostrando el aumento del conocimiento y de la experiencia adquirida. Estos ascensos, si no se pueden conseguir en la misma empresa, hay que buscarlos cambiando a otras, en el mismo sector o en otro, que los sepan apreciar, incluso cambiando de ciudad o de nación.

También se asciende, se desciende o se consolida en el trabajo, en función de la ley de oferta y demanda del conocimiento. Cada vez hay más demanda, de trabajadores especializados y bien formados en las nuevas técnicas, pero no hay tanta oferta de trabajadores preparados, como para suplir las necesidades de las empresas. Por eso, aunque en algunas naciones hay un alto índice de desempleo, también hay muchos puestos de trabajo, que no se cubren por diversas causas, como: Adecuación de conocimientos a las necesidades empresariales, nuevas tecnologías, descolocaciones geográficas, falta de incentivos profesionales, costos de vida altos e ingresos bajos, diferencias climáticas extremas, etc.

Compaginar el empleo con la formación continua profesional, bien actualizándola o consiguiendo una diferente, no es solamente para los jóvenes, que quieren mantenerse a flote en la subida o bajada de la ola de su empleo. Las personas mayores, también tienen que hacerlo, si quieren que no les sustituyan por su inadaptabilidad técnica profesional o por no saber adecuarse, a las nuevas demandas del mercado laboral, que se crean con los avances tecnológicos. Después no valen los lamentos.

Los techos emocionales de acero que algunos trabajadores, voluntariamente, se ponen encima de sus cabezas, para no avanzar en la formación continua profesional, les impide crecer en su futura proyección laboral. Suelen ponerse, principalmente, por la falta de confianza, la ausencia de autoestima, el miedo al fracaso en los nuevos estudios, “el qué dirán”, el estereotipo del “sabelotodo”, etc. Solamente se pueden romper esos techos, analizando los propios obstáculos internos y externos, y actuando en consecuencia, para revertir los resultados negativos profesionales, que pudiera haber en el presente y en el futuro.

Algunos conceptos que se deben fomentar, para triunfar laboral y socialmente: La autoexigencia, el trabajo en equipo, las virtudes y valores humanos, la capacidad de sacrificio frente a las adversidades sociales y profesionales, el esfuerzo, los principios familiares, laborales y sociales, la lucha y la humildad, la igualdad, el desarraigo de la ignorancia, la ecología, la sostenibilidad, la seguridad en el sentido más amplio, el rechazo al conformismo, etc.

francisco@micumbre.com

La epidemia del absentismo escolar

El absentismo escolar es una epidemia silenciosa y crónica, que se convierte en el suicidio, llamado fracaso escolar, en el germen del abandono escolar, en el freno para ir a la universidad y en el futuro infierno escolar. Es la efímera alegría del ignorante.

El absentismo escolar, es el principal problema que tiene la policía con los estudiantes adolescentes. Para la policía el mundo delincuencial de los adolescentes, nace casi siempre a través del absentismo escolar, pues es el inicio, la continuidad y el soporte en el que se asientan todos sus graves problemas, los cuales pueden marcar, para siempre, el futuro de los estudiantes adolescentes.

Según la policía, el absentismo es peligroso y grave, pues marca su iniciación, a la distribución y consumo de alcohol, tabaco, drogas, los asaltos a personas y viviendas, el robo de automóviles, los embarazo entre adolescentes, el Bullying, las peleas, la formación de pandillas de delincuencia organizada, (gangas), el abandono escolar definitivo, etc.

Todas las escuelas tienen que tener en cuenta, el famoso triángulo equilátero e inseparable, de la coordinación entre padres, maestros y alumnos, manteniendo una buena relación y ausencia de antagonismo. Por eso en todas las escuelas debería haber un Contrato de Indicación de Riesgo de Absentismo Escolar (CIRAE) que fuera vinculante, para los padres, alumnos y profesores, donde se recogieran las normas que deben seguir para evitar, corregir y erradicar el absentismo escolar y sus consecuencias.

El absentismo escolar está en contra, de las leyes que marcan la obligatoriedad de la enseñanza escolar. En las escuelas hay o debería haber un protocolo de actuación, ante el grave problema del absentismo escolar, para detectarlo, analizarlo, corregirlo y evitarlo, donde se definieran las obligaciones y responsabilidades de los padres, los alumnos y los maestros. La escuela no es una guardería, donde si no se va, no pasa nada. La escuela, además de ser un derecho, está para cumplir con las leyes sobre la enseñanza obligatoria.

Una vez detectado cada caso, se debería realizar un seguimiento, marcando las estrategias necesarias, para conseguir que los alumnos recuperen la disciplina y los hábitos, que tienen que tener durante la escolarización. Los padres deben ser conscientes de sus responsabilidades y las consecuencias que tendrán, en el desarrollo personal, educativo y social, presente y futuro de sus hijos.

Diferencias en el absentismo escolar voluntario: Cada uno de estos dos grandes conceptos de absentismo, tiene un tratamiento diferente, por parte de todas las personas implicadas, aunque la sociedad acepte la inmadurez, a gran escala, que origina el absentismo, como algo natural.

1. Cuando los niños pequeños no van a clase, porque sus padres no les llevan, debido a que no quieren o porque no pueden llevarlos. Esas ausencias a clase, van creando una sensación en los niños, de que no es importante el ir o no ir a clase, máxime si oyen algunos comentarios a los padres, quitando relevancia a la asistencia a clase, como la de que todavía son pequeños y eso no influirá en su futuro. Lo cual pueden estarles creando un hábito difícil de modificar, que repercutirá posteriormente en toda su vida escolar.
2. Cuando los adolescentes no van a clase, porque no quieren o porque sus padres lo consienten, alegando infinidad de disculpas o justificaciones injustificables, sin importarles las consecuencias que se producen a corto y largo plazo.

No se considera absentismo, cuando el alumno está enfermo o cuando por razones importantes, no tiene quien le lleve a la escuela. El absentismo es cuando frecuente, voluntaria, injustificada y sistemáticamente, el alumno no asiste a la clase o la abandona en horario escolar. Cada distrito escolar tiene definidas las condiciones, para la denominación del absentismo escolar.

Los padres deben conocer las estadísticas de las abstenciones de su centro escolar: Por edades, sexos, grupos, fechas, al principio o en medio del horario escolar, los desertores escolares, la desescolarización, el fracasado que no vuelve al curso siguiente, etc. Así podrán estar más atentos y vigilar mejor, qué es lo que hacen los hijos durante su absentismo y ver su comparación, con el grupo social al que pertenece, cada una de las familias.

Los padres y maestros, tienen que combatir lo que esté fuera de la escuela, que provoque o anime al absentismo. Si nada cambia en el exterior de la escuela y en el interior de la familia, nada cambiará en el aumento del absentismo.

El absentismo escolar se acentúa, cuando existen problemas en la familia: Divorcio, violencia física o mental, graves problemas económicos, poca o ninguna involucración de los padres en la escuela, enfrentamiento a la autoridad de los maestros, falta de exigencia de las tareas escolares encomendadas por los maestros, etc.

El absentismo escolar crece, cuando los maestros no ejercen su autoridad, cuando permiten un ambiente escolar hostil, hacia determinados grupos de alumnos, cuando existe una gran permisividad en la escuela, al no acatar los alumnos, los correspondientes reglamentos sobre orden, disciplina y convivencia.

El absentismo escolar, además de disminuir la habilidad del estudiante de aprender, al perder el ritmo del estudio, le impide también estar al tanto de lo que enseñan los maestros y le hace perder el interés en la escuela, porque no lo puede seguir, lo que da como resultado, unas bajas calificaciones y la entrada en el circulo vicioso de: No apruebo porque no sé, y no sé porque no asisto a clase. Resultando que cada día, se quede un paso atrás con respecto a su grupo, y pueda ser marginado por su falta de conocimiento.

El absentismo escolar origina también, efectos negativos en la escuela, ya que distorsiona el ritmo fluido y normal del aprendizaje, de los alumnos y el de los maestros, al tener que volver a explicar los temas, con una pérdida irreparable del tiempo en el aula.

El absentismo escolar entre los adolescentes, crea unas costumbres o hábitos muy difíciles de eliminar, para cuando entran en la vida universitaria, donde no es obligaría la asistencia a las clases. Tampoco cuando comienzan en el mundo laboral, donde los empresarios no toleran el absentismo laboral, a no ser que sea muy justificado y esporádico.

El absentismo escolar es un indicador muy importante, en las causas del riesgo del fracaso y deserción escolar. Por eso, desde los primeros años de escolarización, son clave los programas de prevención, en la escuela y en la familia, para que los padres y los alumnos, vayan adquiriendo las virtudes y valores humanos de la responsabilidad, la puntualidad, la disciplina, el orden, etc.

11 Factores asociados a la deserción escolar:

1. Factores de adaptación: Entre el absentismo de los alumnos y el esfuerzo que tiene que hacer la escuela, para convencerles que lo eliminen. Siempre a través de la persuasión, como servicio y no como daño.
2. Factores de injusticia: Al querer las escuelas tratar con igualdad, a quienes son desiguales, debido a su problema de absentismo. La igualdad es injusta si se hace por ley, sobre todo tratándose de la educación del alumno.
3. Factores de la dictadura de la corrección política, que permite que los alumnos desertores hagan lo que quieran, aduciendo que es parte de sus derechos, aunque eso les haga convertirse en sistemáticos perdedores.
4. Factores de objeción de conciencia: Los padres que no quieren que sus hijos se escolaricen, en el obligatorio monopolio de la enseñanza del gobierno, pero no tienen otra opción, aunque algunos propugnen “el absentismo sin barreras”.
5. Factores de salud: Problemas de salud o discapacidad del alumno. Discapacidad o muerte de uno de los padres. Tareas del hogar por tener que atender a otros familiares. Embarazo precoz. Presencia de alcohólicos o drogadictos en la familia.
6. Factores económicos: Precaria condición económica de los padres. Inestabilidad en el trabajo de los padres. Trabajo obligatorio del estudiante.
7. Factores familiares: Desintegración familiar. Poco nivel educativo de los padres. Falta de autoridad. Problemas de conducta familiar y social. Familias monoparentales.
8. Factores pedagógicos: Repetición escolar. Bajo nivel de posibilidad de aprendizaje. Falta de motivación e interés.
9. Factores raciales: Al estar presente en la escuela, el consentimiento de la xenofobia y del racismo.
10. Factores sociales: Problemas con la justicia o la policía. Integración en pandillas. Consumo de alcohol o drogas. Malos ejemplos de amigos, vecinos o familiares.
11. Factores tecnológicos: Cuando las escuelas avanzan en las nuevas tecnologías, los alumnos que no han sido preparados para asimilar este progreso, eligen por miedo el absentismo, para no enfrentarse a lo desconocido.

Con el absentismo escolar, la sociedad desperdicia una parte del enorme costo que supone la enseñanza pública, pagada entre todos los contribuyentes, pues hace a la persona y a la nación, menos competitiva. Es otra de las causas del empobrecimiento colectivo, de la pérdida de calidad de vida, de la disminución de las oportunidades de trabajo, de peores salarios y de mayor desempleo, máxime en el grupo social, donde se produce la mayor abstención. La abstención escolar es la fábrica de la pobreza.

Para combatir el absentismo escolar, hace falta mucho coraje de los padres, maestros y alumnos. Las tentaciones del absentismo, son muy grandes para algunos alumnos y están ahí, llamando a gritos a todos. A unos para que lo hagan y a otros para que lo ignoren y no lo combatan.

Los protocolos de actuación de los centros escolares tienen que estar participados por los maestros, los padres y los alumnos, y diseñados para la prevención, sensibilización y la puesta en marcha de estrategias genéricas y específicas, para determinados colectivos, proclives estadísticamente al absentismo y a la deserción escolar, de forma que les ayuden, a que vuelvan a cumplir con la obligatoriedad de la asistencia escolar.

El eje de estos protocolos debe ser la “Tolerancia Cero”, acompañado de un detallado y bien explicado sistema, de las consecuencias familiares y escolares, que tendrán relacionadas con el absentismo.

Los padres tienen que ser muy conscientes, de la importancia que tiene el sistema educativo y sus normas de comportamiento, en el desarrollo presente y futuro de sus hijos, dándole mucha importancia al absentismo escolar.

15 Puntos negros del absentismo escolar:
1. Actitud nefasta de la familia, al ser favorecedora o permisiva al absentismo: Padres desafiantes o que rechazan el sistema educativo, incumplidores de sus propias obligaciones, despreocupados ante el presente y futuro de sus hijos, demasiado protectores de los hijos, etc.
2. Ambiente de marginación social. (Racismo, xenofobia, discriminación económica, diferencias físicas, separación por cómo se visten, actúan o lucen diferentes).
3. Ausencia de estimulación escolar por parte del centro escolar.
4. Deterioro de la motivación de aprender, tanto de los hijos, como de los padres.
5. Existencia de antecedentes de severo absentismo escolar en hermanos, familiares, vecinos y grupo social al que pertenece.
6. Falta de consecuencias familiares y escolares, por las abstenciones producidas.
7. Familias en las que se observa, la falta de capacidad para organizarse y establecer responsabilidades en sus hijos.
8. Familias monoparentales, de homosexuales, de lesbianas, desestructuradas o violentas, donde existen más probabilidades del absentismo escolar, por lo que necesitarán recibir mucha ayuda del centro escolar y de la sociedad, para ayudarles a solucionar este grave problema.
9. Mala clasificación de la población, del alto riesgo de algunos alumnos, que presentan o hacen sospechar, los indicadores o circunstancias de la alarma social, relacionada con el riesgo del absentismo.
10. Miedo real o supuesto al Bullying.
11. Necesidades educativas especiales sin valorar.
12. Nivel de rendimiento del alumno, notablemente inferior a su edad-curso.
13. Padres desmotivados con la educación escolar, y pesimistas sobre la posibilidad de crecimiento social, que ofrece la educación.
14. Padres o hijos hipocondriacos, que siempre creen que están tan enfermos, que no pueden ir a la escuela. Con la excepción, de cuando hay que evitar el peligro de contagio a otros alumnos.
15. Poca atención y falta de soluciones, para los alumnos superdotados, que se aburren, no prestan atención y distraen a otros, confundiéndolos con los alumnos díscolos, revoltosos, desobedientes o discapacitados.

La enseñanza obligatoria de la Ideología de Género, impuesta a todos los alumnos por las leyes impulsadas por las organizaciones LGTB, es uno de los conceptos, que fomentan la auto justificación de los padres hacia el absentismo, ya que provoca un ataque a la familia, para quienes no comparten esas leyes, además de verse privados de su libertad de pensar y opinar.

La escuela no debe ser una jaula obligatoria donde con ideologías contrarias a la Ley Natural, se domestique a los alumnos. La escuela debe tener una buena motivación argumentada, más un buen método pedagógico que esté estudiado para todos y cada uno de los grupos sociales y sus circunstancias. No puede ser tabla rasa para todos los alumnos, pues ella misma origina el absentismo.

Pasa lo que pasa, porque el ciudadano pasa, de lo que pasa en su país.

francisco@micumbre.com

Huir de los amigos que abusan o manipulan a los amigos.

El artículo puede adecuarse a los problemas con los noviazgos, con los parientes, con los compañeros de trabajo, con los vecinos, etcétera.

¿Qué hacer cuando el hasta ahora amigo, va convirtiendo su carácter, cada día más y más, en gravemente incompatible conmigo? Esa incompatibilidad se refleja en que su conversación produce tanto malestar, que pudiera llegar a producir importantes consecuencias físicas y mentales.

Lo ideal es hacerle ver esas graves incompatibilidades de caracteres, para intentar mantener la relación de amistad. Pero si a pesar de las observaciones que se le hacen, opta por no cambiar y persiste en su actitud, no queda más remedio que huir de él, para evitar males mayores. Aunque ese alejamiento pueda suponer un dolor para el que huye, y una rebeldía para el amigo que siente el abandono. Hay que evitar que aparezca “el síndrome de esclavizar a los amigos” para después dominarlos.

Hay que estar prevenidos, para que cuando vayan apareciendo los primeros síntomas de una grave incompatibilidad de caracteres, poder diagnosticarla con rapidez y aplicar el mejor de los tratamientos, que suele ser el alejarse del amigo, sin meter ruido y sin sentir ninguna responsabilidad por la decisión unilateral tomada.

Hay amigos que abusan de sus propios amigos, pidiéndoles subrepticia e incesantemente, que demuestren su sumisión con los que les manipulan. Engañan a los amigos haciéndose los necesitados, para así recrearse en sus ilimitadas capacidades y formas de abuso.

Huir es la mejor opción, mucho mejor que dejarse llevar por la tentación de enfrentarse al amigo incompatible, puesto que si se le confronta, siempre se saldrá perdiendo. Huir sin rencor, sin acritud, sin deseo de revanchismo, etc. Huir por salud física, por salud mental, por prevención hacia males mayores, por mejorar emocionalmente, etc. Lo mismo que se huye de otras tentaciones que el mundo ofrece y que son trampas, para caer en determinadas redes. Huir de esas redes es la mejor solución.

Para los amigos abusadores, el verdadero crimen del que huye, sin dar nuevas o repetidas explicaciones, es que haya rechazado “la tolerancia hacia lo políticamente correcto”, que él cree que practica. Ahora, la llamada “moderna tolerancia”, se supone que es tener que aceptar cualquier acción, creencia, estilo de vida, agenda social y persona, por el simple motivo de que los hechos o pensamientos, los hayan declarado a los cuatro vientos.

Amigo que huye, puente de plata. Poner tierra por medio, sin esperar a que el otro reaccione. Es una solución que suele ser muy criticada, pero que funciona. No responder al teléfono, ni a las cartas, ni a los correos, ni a los intervenciones de terceros. No ir a los mismos sitios donde se iba antes, etc. Cuesta mucho, pero es el precio que hay que pagar por evitar y alejarse de los amigos que abusaban. Huir es una buena estrategia, para no tener que esperar, a que se produzcan las ofensas de los amigos abusadores y después, tener que discutirlas, aceptarlas o sufrirlas.

Después de la huida, decirle que no siga insistiendo, tampoco funciona, pues no se va a perder ese “chollo” que tiene de dominio del otro. Entonces suelen empezar los porqués, los “a mí no se me hace ésto”, “con la amistad que tenemos”, “te necesito, no me abandones”, “tu educación, conciencia y moral, te lo echarán en tu contra para siempre”, “qué van a pensar de mí y de ti los amigos comunes” etc.

Si voluntariamente todos los días se come pescado, comprobando que cada día se perjudica más la salud, la decisión correcta, sería la de cortar por lo sano y no volver a comerlo más. Incluso debería dejar a los peces libres, que hagan su propia vida en el agua y no intentar sacarlos de allí.

Algunos abusadores se comportan como las serpientes: A sus posibles víctimas, primero les enamoran, engatusan o hipnotizan, con su labia y gestos desmedidos, casi siempre contándoles sus penas. Después las apresan, enroscándose en ellas y las aprietan, hasta que las asfixian emocionalmente. Luego las engullen y las destruyen.

Luego llega la fase de los intermediarios, con buena voluntad para interceder. Se les debe escuchar con educación, pero manteniéndose firme en la decisión tomada. Otras veces esos intermediarios, suelen pretender conseguir información, para llevársela al amigo abusador y darle nuevas armas para seguir presionando.

Quien sabe perdonar es más feliz, pero en muchas ocasiones, no es un problema de perdonar o no, pues a lo mejor no hay nada que perdonar, porque es un problema de supervivencia mental o física, ante el acoso del amigo abusador. Los amigos abusadores, suelen creer que todos les tienen que perdonar la forma en la que ellos se comportan.

Es muy difícil “salirse de rositas” de una relación con un amigo abusador o manipulador, pues este no permite que se le escape su víctima. Después de años manipulándolo y viendo, que a pesar de los abusos, la victima continua y vuelve y vuelve, por una mal entendida caridad, por un mal entendido amor al prójimo, porque le ha tendido bien las redes, por debilidad humana, por pena, por costumbre, por “el qué dirán”, por masoquismo, por no hacer sufrir al otro, por bonhomía, etc.

Hay amigos que están amarrados a otros, porque no se atreven a dejarlos, aunque no hayan caído todavía en las redes amistosas, de las que no pueden escapar. Se acuerdan de lo que quieren fuertemente olvidar, y se olvidan de lo que deberían recordar.

Algunas personas descargan sus penas privadas, no siempre verdaderas, en los amigos más íntimos y luego les critican a estos, por los consejos recibidos. Los consideran como ofensas personales y ya no quieren seguir teniendo esa amistad, que creen ellos les puede recordar, lo que han contado de sí mismos. Esos consejos, discrepancias, o incompatibilidades, las suelen convertir en envidias y rencores.

Abusar de los amigos es una crueldad tan fuerte, como el Bullying escolar o laboral. Abusan porque saben que el abusado, por caridad o por pena no se quiere defender, no puede huir y tiene que asumir y sufrir, las consecuencias de ese abuso, aunque se refleje en un uso excesivo, injusto, deshonesto o indebido de la persona, con gran bondad o menor experiencia, fuerza o poder.

Un problema grave en las relaciones amistosas, es la gigantesca burbuja de corrección política, que asfixia la amistad sincera. No hay nada peor, que las malas intenciones, que nacen soportadas en el abuso a los amigos. Los verdaderos amigos, no se imaginan que otro amigo se pueda aprovechar de la amistad y les ataque. Siempre les pillan desprevenidos.

La buena amistad lleva todo un proceso de maduración, que va desde el simple conocimiento de las personas, pasa por la amistad sincera y desinteresada, hasta convertirse en una amistad especial, difícil de romper, a no ser que alguno cambie esas sutiles reglas de juego que tienen que presidirla, como son la buena educación, el respeto, el desinterés personal, el poner delante el tú sobre el yo, etc.

Para los casos persistentes de abuso de los amigos, es muy conveniente tratar de aplicar la “corrección fraterna”. Pero teniendo en cuenta que lo más probable, será que el amigo manipulador se resista a ella, respondiendo todavía con mayor violencia, al hecho irrebatible que se le presenta, es decir, asumiendo que, para responder al amigo manipulador, será necesario tener vocación de mártir o de misionero. Suele ocurrir que el mensajero de la corrección fraterna, se convierte en enemigo suyo, por habérselo comunicado, incluso fraternalmente, ya que se produce un rechazo y engreimiento del que la recibe, por muy buena voluntad que lleve la corrección.

Al hablar fraternalmente al amigo abusador, del peligro de su comportamiento, puede ocurrir que se siente fortalecido en sus desmanes, debido a que la dulzura de la corrección, no le llega hasta el interior, aunque sea repetida mil veces.

La posible corrección fraterna, indudablemente es ejemplar, incluso tiene un gran soporte religioso y hay un refrán que dice: “Más se consigue con miel, que con hiel”. Para que haya esa comunicación, tiene que haber como en el teléfono, alternativamente uno que habla y otro que escucha, ambos con buena sintonía.

Puede haber una segunda o tercera fase de corrección, antes de la huida, tratando de hablar con crudeza y realidad, por si se puede llegar a la profundidad de su mente, demostrándole gráfica o exageradamente, la situación donde se ha metido y sus consecuencias. Aunque la deformación profesional puede determinar, que algunos amigos abusadores, no entiendan lo que se les dice, ni fraternalmente, ni de ninguna forma. Si no es con dureza, conocimiento y autoridad moral, no quieren entender nada de nada. Aunque “Las verdades del barquero” suelen surtir mucho efecto.

Una de las formas de corrección o llamada de atención, más difícil de hacer, es cuando se dice al amigo abusador, que su comportamiento es incorrecto, aunque sea fruto de su profesión o costumbre generacional arraigada ya en su personalidad. Esto suele ser la norma en el colectivo multicultural de algunos lugares, al no querer entender errores ancestrales, como son el machismo, el racismo y la xenofobia.

Estos abusos suelen reflejarse en la forma con la que trata a sus familiares, amigos, compañeros o a la misma sociedad. Muchas veces la respuesta es, por muy fina e hilada que haya sido la corrección, que los equivocados son los otros, y que él tiene la verdad y así lo representa en su comportamiento “No hay peor ciego que el que no quiere ver”.

En estas circunstancias, que se dan por separado o todas a la vez, muy pocas soluciones dan resultado. Intentar hablar y convencer a la otra persona, suele ser una pérdida de tiempo, es “como discutir con un idiota, siempre pierdes, pues te lleva a su terreno, donde termina ganándote por experiencia”.

Hay amigos desleales y tóxicos, que incluso se especializan en aprovecharse y abusar de las buenas relaciones profesionales, pidiendo o sonsacando consejos a colegas, con el único fin de quitarles clientes, hacerles la competencia o enfrentar sus opiniones con terceros.

Los amigos que abusan, se aprovechan, explotan, estrujan, exprimen, utilizan, ningunean, se lucran, se valen de los amigos, etc., terminan convirtiéndose en hostiles, desleales, enemigos, rivales, celosos, desconfiados, resentidos, insaciables, egoístas, etc.

No se puede juzgar a los amigos por sus defectos, si no por cómo tratan de evitarlos o acrecentarlos.

Pero siempre tenemos que tener esperanza. Hay muchos más buenos amigos, que abusadores y tener en cuenta, que los amigos se eligen, la familia Dios la da.

francisco@micumbre.com

La Navidad explicada a padres e hijos

¿QUÉ ES LA NAVIDAD? Probablemente, si hiciéramos una encuesta popular con esa pregunta, todo el mundo sabría qué contestar, en cualquier continente del mundo, aunque posiblemente no todas las constataciones serían las que consideramos correctas. Podríamos recopilar más o menos las siguientes respuestas:

-Es una fiesta grande: cuando viene Santa Claus o el Papá Noel.

-Cuando dan vacaciones en los colegios.

-Cuando se pone la feria y los circos.

-Cuando nos vamos a esquiar.

-Cuando nos reunimos toda la familia para una buena comida.

-Es cuando se celebra el nacimiento de Jesús en Belén.

Alguna de esas respuestas se podrá dar incluso en países que no tienen tradición cristiana (Japón, por ejemplo), pero que, por influencias occidentales, engalanan las calles y los comercios y celebran la fiesta sin saber por qué.

Un paso adelante en la comprensión de la Navidad (N.) supone el hecho de que muchos padres han contado, y siguen contando a sus hijos, por esas fechas, la narración de los hechos que motivaron esta fiesta. Los narran por costumbre, como una bella rutina, acompañada de una serie de exposiciones belenísticas, preciosamente construidas, mediante las cuales los niños saben que en un lugar nació una noche un niño en un humilde portal, recostado en un pesebre; que unos ángeles cantaban, mientras unos pastores venían a traerles regalos y que a lo lejos aparecían tres camellos con tres reyes, guiados por una estrella, que le llevan al niño oro, incienso y mirra, y que esos reyes siguen trayendo regalos todos los años a los niños que se han portado bien.

Esta explicación es ya casi la Navidad, aunque habría que decir algo más, que lo dejamos para el final; pero de momento con esa bella historia podemos “funcionar”…Las bellas historias, las narraciones, parábolas, cuentos, son siempre útiles. No hace mucho tiempo, un cardenal de Los Angeles (USA), llamado Roger Mahoney, escribía: “Durante miles y miles de años, la gente ha contado historias cuando estaba asustada, sentía soledad o confusión; necesitaba juntarse para dar sentido a sus vidas y contarse historias de amor, o de guerra, de valentía, o de humor. Nos gusta contar o escuchar historias; los humanos somos así”.

Jesús fue también narrador de historias, a las que llamaba parábolas. Jesús era oriental y hablaba para orientales, que tienen gran imaginación y para quienes una imagen retórica, una narración, sugiere mucho más que un concepto abstracto. Es un lenguaje que sirve para ser interpretado y da paso a que la inteligencia deduzca una verdad importante. Lo que conviene a nuestra civilización cristiana es no olvidar que esa bella narración no es un simple cuento de hadas, una “story” o un “tale”, como dicen los ingleses, sino una “History” (con hache), que ocurrió realmente en un lugar y tiempo determinados y con un fin muy concreto.

¿CUÁNDO OCURRIÓ? PRIMERO? : ¿En qué año? Este es un tema un poco debatido y, al mismo tiempo, divertido de considerar: Jesús nació y tras su vida, muerte y resurrección, los cristianos sólo se ocuparon de vivir tal como Él enseñó, y de extender su evangelio, y así pasaron muchos años (invasión de los romanos, persecuciones de los primeros emperadores romanos, conversión de Constantino, división del imperio romano, llegada de los pueblos bárbaros, etc.) cuyos años se iban contando oficialmente desde una fecha: la fundación de Roma, que era el año 1º, lo cual se indicaba en los documentos con las iniciales U.C. (“Urbis conditae”= fundación de la ciudad).

Pero varios siglos después de Cristo, el imperio romano se había desmoronado por la división entre oriente y occidente y la invasión de los bárbaros. Roma ya no era la cabeza de un imperio, y es entonces cuando un monje llamado Dionisio el Exiguo (por su baja estatura física pero de gran talla intelectual, porque escribía y compilaba decretos de los Papas y decisiones de Concilios), decidió cambiar el cómputo de los años, iniciándolo desde el año en que nació Cristo. Se basó para ello en el evangelio de Lucas (3, 23) en el que dice que al empezar su vida pública Jesús, tenía 30 años. Y en unos versículos antes (Lucas 3, 1) describe que ello ocurrió en el bautismo que recibió de manos de Juan el Bautista, en el Jordán, “en el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilatos gobernador de Judea, Herodes virrey de Galilea, etc.”

Confrontando tablas romanas de cronologías, Dionisio dedujo que el año 15 de Tiberio correspondía al año 783 U.C. (de la fundación de Roma). Restando los 30 que tenía Jesús en aquel momento, obtuvo que había nacido en el año 753 U.C., así pues, el año 754 U.C. debería llamarse el año 1º D.C. (después de Cristo). Por tanto, Dionisio, que había estado viviendo hasta entonces en el año 1.275 U.C., se encontró viviendo en el año 526 D.C. (o sea, en el siglo VI).

Este nuevo cómputo fue admitiéndose poco a poco por todas las naciones cristianas; al Reino de Valencia llegó tarde, en el año 1.358. Por supuesto que en algunas naciones donde dominan otras religiones, el cómputo de los años es muy diferente, pero para las relaciones internacionales actuales, se usa ese cómputo de años que originó Dionisio el Exiguo. Sin embargo, historiadores modernos descubrieron que Dionisio se había equivocado un poco. El evangelio de Mateo (2, 1) aporta un dato no visto por Dionisio: que “Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes. Unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: -¿Dónde está ese rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto su estrella y venimos a rendirle homenaje. Al enterarse el rey Herodes se sobresaltó…” Según unas citas del escritor romano Flavio Josefo, el rey murió en un año que, traducido al cómputo cristiano, equivaldría al 4º antes de Cristo. Si sumamos dos más que vivió Herodes tras la llegada de los Magos, nos da un posible error de seis o siete años. Hubo quien propuso cambiar todas las fechas de la Historia, de forma que en los libros se escribiera que el descubrimiento de América no sería en el 1492 D.C., sino en el 1.499; y que, por ejemplo, la simpática fecha de la batalla de las Navas de Tolosa no sería 1212, sino 1219, etc. etc. Semejante barbaridad no valía la pena, y así lo único que pueden decir los historiadores es que Jesús nació en el año 7 antes de Cristo…

Sabemos, pues, el año de la Navidad o nacimiento de Jesús. Pero ¿SABEMOS EL DÍA?. Esto es más difícil porque, desgraciadamente no se conserva un registro civil de la época… Hay un “carol” (que es como los ingleses llaman a los villancicos) que siempre me ha hecho gracia porque dice lo siguiente:

“God rest you merry, gentlemen; let nothing you dismay, for Jesus Crhist, our savior, was born a Crismas day”.

Esto nos indica la objetivación de la palabra Navidad, o su equivalente en inglés, pues nos dice, traducido al español: “Dios os guarde alegres, caballeros; que nada os perturbe, porque Jesucristo, nuestro salvador, nació en un día de la Navidad”. Ese día es, desde hace muchos años, el 25 de diciembre.

Para los romanos, el día del nacimiento (y sus aniversarios) era el “dies natalis”. El día más importante para ellos era el “dies natalis solis invicti”, o sea, el día del nacimiento del sol y su divinidad (en los griegos era “Helios”), que tenía lugar el equinoccio de invierno, fecha de la victoria de la luz sobre la noche más larga del año, es decir, cuando empieza a alargar el día, que era el 25 de diciembre. Para los cristianos, (que no sabían el día exacto en que nació Jesús) la luz verdadera, la luz del mundo era Jesucristo, y pensaron que era una buena fecha para celebrar el nacimiento del que era más que el sol. Así pues, cristianizaron una fecha pagana, al contrario de lo que se intenta hacer ahora en algunos lugares: paganizar las fechas cristianas.

Tenemos datos históricos escritos sobre esa celebración, aunque probablemente se iniciaría antes, pues el documento escrito siempre se produce bastante después que el acontecimiento real. El primer dato es un calendario litúrgico del año 354 d.C. y durante ese siglo IV hay datos de otras celebraciones de la fiesta de Navidad en el occidente cristiano. En Oriente se solía celebrar la Navidad junto a la Epifanía o adoración de los Magos (que para occidente es el 6 de enero).

Uno de los documentos históricos más valiosos de aquella época, mundialmente apreciado, es el “Itinerario de la virgen Egeria a los Santos Lugares”, que se ha fechado del año 381 al 386. Hay 133 obras literarias comentando ese viaje, glosándolo, traduciéndolo por diversos autores de múltiples países. Se conserva un manuscrito que es copia del que Egeria escribió, y no está completo pues se perdió parte de él, concretamente el relato desde que parte de aquí hasta que llega, lo que era un viaje heroico que duró varios años. El resto es descripción de lo que esta monja, probablemente de Galicia, vio en Tierra Santa: iglesias y lugares que fueron después destruidos por los musulmanes, y después reconstruidos por los Cruzados, algunos descubiertos gracias a la descripción de Egeria. Cuenta cómo se celebraban las fiestas y los domingos, las oraciones que se hacían, las lecturas, los ornamentos. Narra la fiesta de la Epifanía y dice que “en Belén, durante ocho días completos, celebran también cada día esos mismos festejos (que antes ha descrito en Jerusalén), con gran alegría y solemnidad, por lo que acuden de todas partes gentes, no solo monjes, sino seglares, hombres y mujeres”.

Aquí, el occidente cristiano, la costumbre de la Misa por la noche se inicia con el Papa Sixto III en el año 432, y en Santa María la Mayor, de Roma (iglesia que luego fue reconstruida). Este Papa hizo construir en dicha iglesia una capilla que era una copia de la gruta de Belén, por lo que durante tiempo se llamó a esa iglesia “Santa María del Pesebre”.

CÓMO SE CELEBRA LA NAVIDAD.- La liturgia de las iglesias cristianas varía un poco de unas a otras. Nuestra Iglesia Católica celebra una Misa en la víspera o vigilia de Navidad; otra Misa por la noche, que llamamos “misa del gallo”; otra al amanecer, la llamada “misa de la aurora” y, por último, la Misa del día. No en todos los templos se celebran todas estas cuatro Misas, pero están en el Misal.

Alrededor de la liturgia oficial de la Iglesia, se han ido formando en el decurso de los siglos una serie de COSTUMBRES POPULARES originadas por la devoción de las gentes, que no por iniciativa de la jerarquía eclesiástica, pero admitidas por ella, que han contribuido a crear un ambiente alegre y festivo, tanto dentro de los templos, como en las casas particulares y hasta en las calles de las poblaciones. Ya en el siglo V se compusieron cánticos sobre la encarnación y el nacimiento de Jesús, muchos de ellos de origen popular anónimo, y también obra de compositores más o menos famosos. En España los llamamos “villancicos”, aunque este nombre es adoptado de cantos populares de las villas, sobre temas variados (de amor, de humor, etc.) En inglés se llaman “carols”; en francés, “chansons de Noel”; en alemán, “weihnachtslieder” (pronunciar “vaij-najt-slider”); en italiano, “natale”; en valenciano, “nadalencs”, etc.

Es curioso observar cómo influye en estas canciones el carácter mediterráneo, alegre, espontáneo, imaginativo, que se refleja en unas letrillas llenas de buen humor e incluso, a juicio de algún nórdico, rayanas en la falta de respeto, pero que nacen del cariño familiar. Veamos algunos ejemplos:

-“San José al niño Jesús, un beso le dio en la cara/ y el niño Jesús le dijo: que me pinchas con las barbas”. Hay muchos ejemplos de villancicos de este tipo. Alguno de ellos no se debería de cantar, por ejemplo: “En el portal de Belén, gitanillos han entrado, y al Niño que está en la cuna, los pañales le han robado”. Otros son más finos: “La Virgen se está peinando, entre cortina y cortina; sus cabellos son de oro, el peine de plata fina”.

En valenciano los hay muy graciosos también: son famosos aquí los del “Triptic nadalenc” de Blanquer: “Pastoret on vas”, “A Belém m´en vaig” y “Feume lenya que tinc fred”, así como aquel que canta. “Sant Jusep se fa vellet i no pot pujar la escala; matarem un corderet per a tota la semana”, etc.

Son famosos en Sevilla los “campanilleros”, grupos de niños que los días de Navidad van recorriendo bares y cafeterías cantando villancicos, ayudándose con instrumentos baratos: un cántaro golpeado con una zapatilla, una botella de anís rascada con una cuchara, unos hierros, una zambomba, etc.

Al contrario, en países más nórdicos, los cantos son más serios e incluso a veces, lecciones de teología. Hay muchos de ellos, solo mencionaré el famoso “Stille nacht” (noche silenciosa), “Es ist in ros entsprungen” (nos ha nacido una rosa de le vara de Jesé), ambos en alemán; o los ingleses: “The first Nowell” (la primera Navidad) o “Away in a manger” (Allá en un pesebre, sin una cuna por cama, el pequeño Señor, Jesús, su cabecita reposaba. Las estrellas del cielo miraban donde él yacía, y el pequeño Señor, Jesús, entre las pajas dormía). También “Once in royal David´s city”, etc. La riqueza y variedad de canciones de Navidad es inmensa, y aparte de las más famosas, hay otra muchas creadas en plan casi anónimo: hay un colegio en Valencia que tiene editados unos discos con villancicos muy graciosos creados por las alumnas: Guadalaviar.

LOS PESEBRES, BELENES O NACIMIENTOS. También llamados “misterios” en Andalucía, son otra de las formas de celebrar la Navidad. El primero se creó en Greccio, villa italiana, por obra de San Francisco de Asís y sus frailes, que iniciaron la costumbre de representar el nacimiento de Jesús en la cueva de Belén, poniendo las figuras de la Virgen, San José, el Niño, y también una burrita y un buey, teniendo presente lo que dice Isaías al comienzo de su libro (1, 3): “Conoce el buey y el asno a su dueño, pero Israel no entiende; mi pueblo no tiene conocimiento” (es un lamento de Yavé). Esta costumbre se ha extendido por todo el mundo y, sobre todo en los países meridionales de Europa, Italia, España, Francia, se siguen poniendo “belenes” en las iglesias y en las casas. A veces hay hasta concursos para ver quien los hace mejor. Son famosos los de Milán, también los de Salcillo, en Murcia, y otros muchos.

Además de los montes, riachuelo, palmeras, etc. se ponen muchos pastores que llevan regalos al Niño Jesús, así como el ángel anunciador. En alguna comarca aparece alguna figura especial: me referiré sólo a un personaje típico de los belenes en Sicilia y en Francia, llamado el “maravillado” o el “Raví”. Está junto al portal con las manos vacías, brazos abiertos en plan de asombro. Según esa tradición, ese pastor está admirado, se siente feliz. Alguien le dice: ”Tú eres un holgazán, no has traído ningún regalo”, pero la Virgen intercede: “No hagas caso, Raví, porque tú estás puesto en la Tierra para maravillarte”. La Virgen nos dice, pues, que el mundo será maravilloso mientras existan personas capaces de maravillarse.

EL ARBOL DE NAVIDAD. Suele ser un abeto, el famoso “tannenbaum”, en alemán. Es otra costumbre navideña, originaria de países nórdicos y que se ha extendido últimamente mucho por el nuestro. Hay casas en que ponen un árbol de navidad sólo, y otras en que ponen además un belén. Tiene raíces cristianas: en Alemania, en la Edad Media, los cristianos celebraban el 24 de diciembre, víspera de Navidad, la “fiesta de Adán y Eva” y con este motivo ponían un árbol del paraíso, en sus ramas colgaban rojas manzanas, en recuerdo de la famosa manzana que mordió Adán, y también velas encendidas que significaban la llegada de la luz de Cristo. Sobre el árbol ponían la estrella de Belén. Esta costumbre pasó en el siglo XVII a los países eslavos y más tarde, en el XIX, a Francia.

LOS REYES MAGOS. Es costumbre en España que el día 5 de enero, por la noche, víspera de la Epifanía, los Reyes Magos de Oriente llegan a todas partes dejando regalos a los niños que se han portado bien.

SANTA CLAUS.- Es una derivación, surgida en Holanda, del nombre de San Nicolás de Bari. Este santo, nacido en Asia menor, al sur de la actual Turquía, en el siglo IV, y del cual se desconocen muchos detalles de su vida, aunque se sabe que fue perseguido por Diocleciano, adquiere gran importancia siglos después, al redactarse una vida de santos en la que se recogen muchos milagros hechos por él. Sus restos fueron trasladados desde Turquía hasta Bari, Italia. Era un santo muy generoso y por ello en los Países Bajos, en Navidad y también el día 6 de diciembre, San Nicolás trae los regalos a los niños. Una derivación de él es PAPA NOËL.

LAS “ESTRENAS”, el “aguinaldo” o propinas que se dan en Navidad por los padrinos a sus ahijados es otra costumbre derivada de los primeros cristianos de Roma, que a primeros de año daban unas propinas (dinero o dulces) a los hijos y a los criados, para “estrenar el año”.

Podemos pensar que con motivo de los Reyes Magos, de Santa Claus, de Papá Noel, de las estrenas, etc. los más beneficiados son los comerciantes, que además crean otras fiestas propicias para el gasto: San Valentín, en febrero; Sam José y el día del padre, en marzo; el día de la madre en Mayo, el día del abuelo en junio; en octubre, Sant Dionís, en noviembre, “todos santos” y “ya es Navidad en el Corte Inglés”…

En conclusión, la Navidad no debe ser solo una bella historia, un relato de algo que aconteció hace más de dos mil años…Debe ser algo presente, no solo porque el llamado “espíritu de la Navidad”, que ha dado lugar a preciosas películas, (recordemos “Qué bello es vivir”, o “Milagro en la calle 34”, “De ilusión también se vive”, el famoso “Cuento de Navidad “ de Dickens, etc.) ha de durar siempre, todo el año, sino porque nosotros, los que nos llamamos cristianos, hemos de tener muy presente que Jesús nació aquel día y que vive hoy, que no se nos ha ido nunca y está siempre con nosotros, y nos enseña a ser generosos, cariñosos, pacíficos, caritativos, podríamos decir, felices.

Aquel acontecimiento que ocurrió en un humilde portal de Belén, ha marcado la vida de los hombres. Nuestra civilización occidental ha sido influida por las enseñanzas del evangelio, y por el respeto a la dignidad y a la libertad de la persona, ha dado lugar a regímenes democráticos, a pensamientos filosóficos y políticos avanzados, a empresas económicas pioneras, a un patrimonio artístico inmenso en todas las manifestaciones del Arte, en aras de la iniciativa privada, fuente de creatividad. El llamado “humanismo cristiano” que ha inspirado el ideario de muchos políticos, que han seguido también la doctrina social de la Iglesia, dio lugar al nacimiento de Europa, y como extensión, la civilización del Nuevo Mundo.

Este artículo lo ha escrito un querido amigo para una de sus conferencias. Me ha pedido que mantenga su anonimato, pero si Vd. tiene alguna pregunta o comentario, se lo haré llegar. Me pueden pedir las referencias bibliográficas que ha consultado para hacerlo.

francisco@micumbre.com

Derechos humanos, sí. Y las obligaciones humanas ¿Qué?

Los padres tienen el deber de enseñar a sus hijos, cuáles son sus derechos en la sociedad y las obligaciones y responsabilidades que esos derechos conllevan. Pero deben evitar que lo “políticamente correcto”, en el concepto de derechos y obligaciones, suplante a la ética, al sentido común y a la objetividad.

A todo derecho corresponde una obligación. Cuando en la práctica no existen algunos de los derechos humanos, o los han conculcado, hay que intentar ganarlos a pulso, sin esperar a que el papá Estado los conceda. En este caso, primero cumplir con las obligaciones inseparables a esos derechos, para después poderlos reclamar.

Los derechos humanos que son tomados de la Ley Natural, se definen como inherentes a todos los seres humanos, sin distinción de sexo, nacionalidad, lugar de residencia, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, edad, partido político o condición social, cultural o económica, para que todos puedan ejercer las cualidades de la inteligencia, el talento y la espiritualidad.

Los derecho humanos nos corresponden a todos, desde la concepción hasta la muerte natural, estén o no escritos en las leyes de las naciones.

Las obligaciones humanas también deben estar escritas en las leyes civiles y religiosas, para su total cumplimiento.

Los derechos humanos no son negociables a la baja, por ningún motivo. Solamente la dejación de los ciudadanos, origina que se vaya perdiendo el derecho a disfrutarlos.

Hay muchos derechos humanos y su enumeración total es muy difícil. Cada uno los puede denominar como quiera y ponerlos en el orden de preferencia que considere conveniente, de acuerdo con sus creencias y preferencias. Aunque haya otras opiniones, relaciono los me parece que son más importantes.

El derecho a la vida y a la libertad religiosa no son unos derechos más, sino unos derechos primarios que tienen que gozar de protección especial, para poder nacer, vivir y expresar libremente la Fe de cada uno. Son unos derechos humanos que deben estar en todas las constituciones democráticas, y nunca sujeto a la dictadura de lo políticamente correcto.

1. Derecho a y para la vida, desde la concepción, hasta la muerte natural. Contrapuesto este derecho al crimen del aborto, al de la eutanasia, al de la muerte asistida y a la utilización de los embriones humanos. Este es el derecho humano, sobre el que se asientan todos los demás derechos. Si este derecho no se cumple por los gobiernos y la sociedad, difícilmente se pueden cumplir los demás.
2. Derecho a que los matrimonios tengan el número de hijos que quieran, teniendo en cuenta la paternidad responsable.
3. El derecho a buscar y a obtener asilo en cualquier país, cuando en el suyo propio, se esté sometido a persecución política o religiosa.
4. El derecho a emigrar por las malas condiciones del país de origen, relacionadas con los graves motivos de persecuciones religiosas, étnicas, racismo, xenofóbicos, homofóbicos, económicos, políticos, conflagraciones, estragos climatológicos, epidémicas, de salud, etc.
5. El derecho a exigir que no se aborten voluntariamente, los embarazos de criaturas que parezcan diferentes. (Síndrome Down y similares).
6. El derecho a fundar y pertenecer a asociaciones empresariales, que velen por la defensa de los intereses de los propietarios y accionistas de las empresas.
7. El derecho a fundar y pertenecer a sindicatos laborales, no amarillos, que velen por la defensa de los intereses de sus afiliados.
8. El derecho a la democracia política, con elecciones independientes y periódicas, voto libre y secreto, sufragio universal y participación en los diferentes niveles públicos del gobierno.
9. El derecho a la fidelidad matrimonial.
10. El derecho a la intimidad de la vida privada, la honra y la reputación.
11. El derecho a la libertad de asociación y a la reunión de forma pacífica.
12. El derecho a la libertad de expresión, opinión, difusión, investigación y recepción de la información.
13. El derecho a la libertad de movimiento, para circular libremente por el país, cambiar de domicilio y entrar o salir del país.
14. El derecho a la libertad de nacer todos libres e iguales, en dignidad, derechos y obligaciones, para que con razón y conciencia, comportarse fraternalmente en la familia y en la sociedad.
15. El derecho a la libertad de profesar y practicar la religión que cada uno quiera, de forma privada y pública.
16. El derecho a la Memoria Histórica y el Derecho al Olvido, aunque se contradigan con las leyes de algunas naciones, son dos derechos indiscutibles.
17. El derecho a la presunción de inocencia, hasta que no se pruebe su culpabilidad.
18. El derecho a la privacidad de la vida privada y al honor personal, familiar, social y empresarial.
19. El derecho a la propiedad intelectual e industrial. (Patentes, libros, música, arte, etc.)
20. El derecho a la propiedad, individual y colectiva de forma que nadie pueda ser privada de ella injustamente.
21. El derecho a morir dignamente, sin que existan, ni leyes ni organizaciones que pueda decidir, quién y cómo vive y quién muere. (Eutanasia)
22. El derecho a no ser detenido arbitrariamente, ni desterrado.
23. El derecho a no ser excluidos por las nuevas políticas de la identidad racial, sexual, de género, de religión, de los derechos reproductivos, etc. que están tratando de imponer a la sociedad, a través de las leyes relacionadas con las LGTB.
24. El derecho a no ser obligado a pertenecer a ninguna asociación política, religiosa o laboral.
25. El derecho a no ser sometido a esclavitud o trabajos forzosos, encubiertos o legales.
26. El derecho a no ser sometido a tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes.
27. El derecho a no tener que emigrar por la fuerza y dejar la familia, los amigos, los ancestros, la tierra, la religión, el trabajo, los negocios, la estabilidad, las costumbres, los sabores, los colores, los olores, etc., debido a tener que buscar en otro sitio, las oportunidades que el país no ofrece, para poder subsistir dignamente la familia.
28. El derecho a no tener que realizar obligatoriamente, las cosas incompatibles con la moral.
29. El derecho a pensar y opinar en conciencia.
30. El derecho a poder defenderse ante los tribunales, aunque no tenga medios económicos para hacerlo.
31. El derecho a poder ejercer la insumisión y la objeción de conciencia, ante las exigencias militares.
32. El derecho a poder elegir a los representantes políticos y sociales y a poder ser elegible.
33. El derecho a practicar la objeción de conciencia.
34. El derecho a que exista el apoyo a la familia, por parte del Gobierno, al ser esa una institución básica del orden social y económico.
35. El derecho a que exista una educación pública, gratuita (las ventajas e inconvenientes las desarrollaré en otro artículo) y de calidad competitiva, con la educación privada e internacional, para que los alumnos puedan formarse bien y competir el día de mañana, en igualdad de condiciones.
36. El derecho a que la sociedad y el Estado protejan a la familia con las leyes justas.
37. El derecho a que ni el estado, ni los médicos, apliquen el homicidio de la eutanasia bajo ninguna circunstancia.
38. El derecho a que ninguno de estos derechos, sea suprimido en ninguna circunstancia.
39. El derecho a que no exista la corrupción entre los políticos y servidores públicos, en función de sus privilegios y su inmunidad e impunidad.
40. El derecho a que no haya clonaciones humanas, pues son contrarias a las leyes morales y opuestas a la dignidad de la procreación. Cada clon humano o humanoide es un ser humano.
41. El derecho a que no se haga apología del odio, contra ningún grupo social, religioso, político, étnico, ni económico.
42. El derecho a que no se investigue, manipule o explore con los embriones humanos o células madres embrionarias, ya que al ser vidas humanas, hay que tenerles respeto y dignidad. Lo moralmente aceptables, es hacer las investigaciones con células madre adultas.
43. El derecho a que no se modifiquen las leyes para perjudicar los aspectos relacionados con el género humano, la familia y los derechos de sus integrantes, el derecho a la vida del no nacido, la autonomía educativa de los padres en la educación de sus hijos, los derechos de las minorías o de los grupos históricamente discriminados, la libertad religiosa, la libertad de cultos y la libertad de conciencia.
44. El derecho a que no se pueda practicar el suicidio asistido, aunque el enfermo quiera que se lo realicen.
45. El derecho a que se persiga el terrorismo.
46. El derecho a que se persigan las prácticas de usura legal.
47. El derecho a que se reconozca, que el único y verdadero matrimonio, es la unión de un hombre y una mujer.
48. El derecho a que solamente exista la guerra, si es justa.
49. El derecho a ser libres de poder actuar legalmente.
50. El derecho a ser respetados por la sociedad.
51. El derecho a ser siempre y todos, iguales ante las leyes y recibir su protección.
52. El derecho a tener asegurada la calidad de vida normal en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, vejez, viudez u otras situaciones de pérdida de medios de subsistencia, por circunstancias independientes a la voluntad.
53. El derecho a tener asegurado, mediante el trabajo, a nosotros y nuestra familia, la salud, el bienestar, la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales.
54. El derecho a tener leyes laborales justas, que regulen las relaciones entre empresarios y trabajadores.
55. El derecho a tener un horario de trabajo razonable, para dedicar tiempo de calidad a la familia, al descanso o al ocio.
56. El derecho a tener un juicio justo y público, realizado por un tribunal independiente e imparcial.
57. El derecho a tener un trabajo de libre elección, sin discriminación, con una remuneración equitativa y satisfactoria.
58. El derecho a tener un trato justo, sin torturas, penas crueles, ni vejaciones, aunque se esté inculpado, en procesos penales o militares.
59. El derecho a tener una calidad de vida, acorde con las circunstancias de la persona y del entorno social.
60. El derecho a tener una nacionalidad y a que esta no sea privada, de una forma arbitraria, junto a la libertad de poder cambiarla si se quiere.
61. El derecho a tener una personalidad jurídica, respaldada por documentos legales.
62. El derecho a tener una seguridad social y universal, que cubra los aspectos de salud, económicos, laborales y sociales, indispensables para el libre desarrollo de nuestra personalidad y dignidad.
63. El derecho a tener una vivienda digna y asequible.
64. El derecho a una educación sin atenuantes, ni condicionantes, ni presiones, en igualdad de condiciones para todos.
65. El derecho a voluntariamente contraer matrimonio y formar una familia, a partir de la edad núbil y sin restricciones por motivos de raza, nacionalidad, religión, casta o condición social.
66. El derecho al orden social, incluyendo el derecho a la huelga.
67. El derecho de los padres a poder escoger libremente, el tipo de educación que deseen para sus hijos, sin tener que aceptar obligatoriamente y con desventaja económica, la educación pública que el Estado ofrece como monopolio.
68. El derecho de los padres a que sus hijos no sean adoctrinados en las escuelas públicas obligatorias, con ideas y hechos contrarios a la moral y a las buenas costumbres. (Ideología de Género)
69. El derecho inalienable e innegociable a la vida, a la libertad y a la seguridad de cada persona.

La Declaración de Derechos Humanos del 10 de Diciembre de 1948 hecha por la ONU, consta de un preámbulo y 30 artículos, que recogen los derechos de carácter político, social, económico y cultural. Posteriormente se han ido matizando y ampliando.

· Los artículos 1 y 2 recogen principios básicos en los que se sustentan los derechos: Libertad, igualdad, fraternidad y no discriminación.
· Los del 3 al 11, los de carácter personal.
· Los del 12 al 17, los del individuo en relación con la comunidad.
· Los del 18 al 21, los de pensamiento, conciencia, religión y libertades políticas.
· Los del 22 al 27, los económicos, sociales y culturales.
· Del 18 al 30 repasan las condiciones y límites con que deben ejercerse dichos derechos.

Las obligaciones humanas:

A todo derecho humano le corresponde una obligación equivalente, de acuerdo con los valores de las personas y su ética. Las obligaciones son compromisos libres que surgen de la libertad individual o de la colectividad. Las obligaciones humanas cuando están bien cumplidas, son parte de la solución a los problemas de los derechos humanos, no cumplidos. Aunque cada vez es más difícil cumplir con una obligación, aunque sea fácil. Lo cómodo es exigir derechos y olvidarse de cumplir las obligaciones.

Los padres deben enseñar a sus hijos, que las Obligaciones Humanas tienen varios niveles: Nivel individual, nivel familiar, nivel colectivo o social, nivel nacional y nivel internacional.

Los padres tienen que asumir muchas de las obligaciones relaciones con sus hijos, mientras estos son menores de edad, aunque estos tienen que ser conscientes de cumplir, con sus verdaderas obligaciones.

Los padres tienen que explicar muy claramente a los hijos las obligaciones humanas, porque algunos se han acostumbrado a pensar, que todos tenemos derecho a todo, puesto que no les ha hablado de las obligaciones inherentes a los derechos.

Algunos se han habituado a que sea el Estado, el que provea de todos los derechos humanos, que conlleven una acción positiva y recursos económicos. Pero no suele ser lo normal y cada ciudadano tiene que intentar conseguir por su cuenta, el cumplimiento de los derechos humanos como por ejemplo: Educación, salud y vivienda.

Las naciones no pueden ser “paraíso de los derechos e infierno de las obligaciones”. Nunca ha existido esa posibilidad de conseguir derechos y no tener obligaciones, ni en las sociedades más ricas del mundo. En el primer mundo, las obligaciones suelen ser más benignas que violentas y los derechos humanos más, y más respetados.

Cada persona, según el puesto que ocupe en la sociedad, debe tener muy en cuenta estos diferentes niveles, pues no es correcto inhibirse de las Obligaciones Humanas, cumpliendo nada más las obligaciones cercanas o que crea que más le atañen. Las obligaciones no desaparecen, aunque no se practiquen. Algunos no hacen nada para cumplir con sus obligaciones, porque están muy ocupados en no hacer nada.

Los que no cumplen con las obligaciones, derivadas de los derechos humanos, producen un elevado costo social de la aplicación de los derechos humanos. Este costo tiene que ser pagado, por el resto de los ciudadanos.

La obtención de los derechos humanos, históricamente se han conseguido siempre, a través del esfuerzo colectivo de los ciudadanos, guiados por sus líderes. Nunca han sido regalados. No se pueden pedir nuevos derechos o mejorar los existentes, si previamente no se han cumplido las obligaciones ciudadanas. Por eso es necesario, ahora más que nunca, cumplir con las obligaciones que conllevan los derechos.

Existen muy pocas enseñanzas sobre el cumplimiento de las obligaciones humanas, inherentes a los derechos humanos, aunque haya muchos estudios, cursos y conferencias sobre estos derechos.

Hay leyes nacionales e internacionales, sobre las obligaciones que tienen los gobiernos, las empresas y la sociedad en su conjunto, para que establezcan y cumplan los derechos humanos, pero no hay leyes que a la sociedad le exijan cumplir, determinadas obligaciones que esos derechos conllevan.

1. La obligación de asistir a la escuela y educarse con esfuerzo, como los padres, maestros y la sociedad exige, justificando así los gastos producido por la familia o la sociedad.
2. La obligación de ayudar los que de verdad tengan necesidades, incluyendo a los que son diferentes o extranjeros, evitando el racismo y la xenofobia.
3. La obligación de conocer y practicar las virtudes y valores humanos, ya que son un beneficio personal, familiar y social.
4. La obligación de contribuir a la producción y al intercambio de bienes y servicios, de acuerdo con las capacidades de cada uno.
5. La obligación de cumplir las leyes justas y limitaciones que marque la sociedad, relacionadas con la moral, el orden público y el bienestar social.
6. La obligación de cumplir las leyes y respetar las costumbres, del país donde se encuentre el emigrante.
7. La obligación de cumplir los 10 Mandamientos de la Ley de Dios.
8. La obligación de cumplir y respetar todos los derechos humanos y enseñar con el ejemplo, a que otros los cumplan.
9. La obligación de dar a la familia la mejor protección y dignidad, sin desviacionismos personales.
10. La obligación de defender la reputación y honor de nuestra familia.
11. La obligación de denunciar actos de esclavitud, servidumbre, torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes o cualquier otro, que vaya en contra de los derechos humanos.
12. La obligación de difundir la información recibida, para que otros puedan gozar también del derecho a recibirla.
13. La obligación de educarse lo mejor posible, académica, laboral y socialmente, aunque suponga sacrificarse de otras cosas.
14. La obligación de educarse y trabajar de acuerdo a sus posibilidades.
15. La obligación de enseñar a los hijos a que cumplan todas las obligaciones relacionadas con los derechos humanos, para evitar que si las incumplen, se den casos de sobreprotección consentida. (Influenza)
16. La obligación de los padres de respetar las decisiones de sus hijos, a partir de la edad núbil, para contraer matrimonio.
17. La obligación de luchar legalmente, por un trabajo, que tenga unos ingresos que permitan el desarrollo familiar y social, incluso para conseguir mejorar lo que se tiene. Hay muchas formas de luchar para conseguir mejoras: Las votaciones políticas, la formación profesional, el trabajo bien hecho, la responsabilidad familiar y social, etc.
18. La obligación de mantener vivo el medio ambiente, a través de la ecología en el planeta. Ver la encíclica Laudato Si.
19. La obligación de proporcionar a todos, seguridad física y de salud, en la medida que sea posible.
20. La obligación de realizar los trabajos en las condiciones a las que se ha comprometido.
21. La obligación de reconocer la personalidad jurídica de los demás.
22. La obligación de rechazar públicamente, las leyes que sean intrínsecamente malas y que vayan en contra de la ley moral.
23. La obligación de respetar el derecho a formar asociaciones pacíficas, políticas, laborales, profesionales o religiosas.
24. La obligación de respetar el derecho a la propiedad, el pensamiento, la conciencia y la religión de los demás.
25. La obligación de respetar la vida privada de los demás.
26. La obligación de respetar la vida, los bienes y la libertad de los demás.
27. La obligación de respetar las leyes justas del país de llegada o acogida del inmigrante, comportándose como el mejor de los ciudadanos, de forma que el ejemplo de cada uno, sirva para mejorar la imagen del grupo.

francisco@micumbre.com

La virtud de la fortaleza.

Me parece que la fortaleza es una de las virtudes más importantes en la formación de la personalidad de los hijos dentro del hogar. Por eso se le llama virtud cardinal junto con la prudencia, la justicia y la templanza.

Es fuerte, en primer lugar, el que persevera en conseguir un bien arduo o difícil. Como esos alpinistas que observamos que suben elevadas montañas y no corren, sino que llevan un paso constante, cuidando el ritmo respiratorio. Ya les podrá llover, nevar, o tal vez se enfrenten a una ventisca fuerte, pero ellos continúan avanzando a pesar de las dificultades.

También, un aspecto poco llamativo de la fortaleza (porque habitualmente no se percibe por los sentidos), pero que en muchas ocasiones reviste una enorme importancia es la lucha personal contra los defectos del propio carácter.

De mismo modo, existe la superficial idea de que fortaleza es igual a “hombre dotado de vigor físico”, una especie de Superman, que acomete y se enfrenta al enemigo con valor.

Sí, es un aspecto importante de esta virtud, Pero la otra cara escondida, y en ocasiones más valiosa, es la capacidad para soportar las pruebas, las contradicciones. Por ejemplo, el saber llevar bien una pequeña enfermedad –sin quejas- y ofrecerla a Dios; el vencer la pereza; el atreverse a derrotar las tentaciones que intentan hacernos girar en la órbita del “yo”; el trabajar con diligencia y eficacia aunque no se tengan ganas; no desanimarse ante un fracaso más o menos relevante; el que tiene un detalle de servicio con un familiar aunque ese día se encuentre un poco cansado o cargado de actividades, etc.

En estos aspectos se puede ayudar mucho a los hijos para que mejoren. Anoto algunos ejemplos:

1. Animarles que se levanten a la hora que suena el despertador, y no, 15 ó 30 minutos después;
2. El ser diligente y darse prisa para llegar a tiempo a clase;
3. El no darle importancia a un pequeño resfriado. En vez de quedarse en cama, hacer el esfuerzo de cumplir con los deberes escolares y funcionar con normalidad durante el día;
4. El decir que “no” a la pereza, cuando se tiene que cumplir con una tarea o un encargo;
5. El soportar con buen ánimo una pequeña incomodidad: el frío o el calor, un embotellamiento vial; una lluvia inesperada que obliga a cambiar de planes, etc.
6. El vencer un pequeño defecto, como hablar demasiado o ser habitualmente desordenado para trabajar o estudiar;
7. El acomedirse con espíritu de servicio para ayudar en las tareas ordinarias del hogar;
8. El mantener el buen ánimo si no se obtuvo la calificación esperada en una materia y poner soluciones prácticas para mejorar en ese punto específico;
9. El llevar con alegría una pequeña humillación como haber perdido en una competición deportiva, de oratoria o natación, cuando el hijo pensaba que sería el seguro ganador.
10. El ser paciente y comprensivo con los pequeños defectos de los otros hermanos.

Quizá algún lector podría pensar que son cosas pequeñas. Pero en el negarse o superar un detalle y otro –de forma continúa-, se irá logrando que los hijos templen el carácter, la fuerza de voluntad y, en definitiva, que crezcan en la virtud de la fortaleza.

10 Valores universales para que los empresarios tengan éxito

10 Valores universales para que los empresarios tengan éxito.

1.Ética. Es un conjunto de normas morales, que están en el interior de las personas y rigen la conducta humana, sobre lo que está bien y lo que está mal, en las personas y en las empresas. La propia sociedad es la que se encarga de transmitirlas de generación en generación.
1. La ética está relacionada con la honradez, la justicia, la rectitud, la objeción de conciencia y la decencia. La ética es muy rentable, pero donde falta, siempre entran los problemas. Lo contrario a la ética es la corrupción, la inmoralidad y la maldad.
2. Hay grandes y rentables negocios, que no son éticos, aunque las leyes les amparen, no les persigan o les ignoren. Es muy difícil para los empresarios, mantenerse fuera de la línea que separa la corrupción, abierta u oculta, la del lobby y las leyes.

2. Puntualidad. Es el valor humano, que representa el respeto hacia uno mismo y hacia los demás. Es un signo de consideración, hacia las personas que están esperando.
1. Está relacionada con el orden, la eficacia, el carácter, la buena educación y el respeto al prójimo. Se construye con esfuerzo, voluntad y sacrificio, para empezar y terminar a tiempo las tareas u obligaciones.
2. Normalmente los más puntuales, son los que están más ocupados, pues tienen que organizar mejor sus obligaciones y no se pueden permitir el llegar tarde, ni que nadie llegue tarde a visitarlos.
3. El tiempo es oro, para uno mismo y para los demás. Nadie tiene derecho a robar impunemente el tiempo ajeno. El que crea que no podrá llegar a la hora acordada, que intente llegar antes, haciendo un horario a la inversa, poniendo la hora acordada, al principio de la lista de cosas a hacer.
4. La puntualidad, es una forma de hacer a los demás la vida más agradable, primero es costumbre, después hábito y más tarde virtud. La satisfacción de la puntualidad, se produce sin importar lo que hagan los demás.
5. Lo contrario a la puntualidad es desconsideración, desprecio, informalidad, insulto y abuso No existe el “elegantemente tarde”, sólo existe el “maleducadamente impuntual”.
6. La puntualidad inglesa, la precisión suiza y la disciplina alemana, son conceptos a imitar.

3. Perseverancia. Significa mantenerse firme y constante en la prosecución de objetivos, opiniones o actitudes auto propuestas. Puede empezar con la firme decisión de hacer algo, aunque no se tenga ganas de hacerlo, ni placer en obtenerlo y continua hasta el final, mientras se hace.
3.1.La perseverancia está relacionada con la constancia, la paciencia, la voluntad, la disciplina, el orden, la resistencia, la insistencia, la entereza y la tenacidad. Lo contrario es abandono, flaqueza e inestabilidad.

4. Disciplina. Es hacer las cosas siempre de acuerdo con el orden establecido por la jerarquía, la cortesía o el reconocimiento.
4.1 La disciplina de la propia voluntad, es un medio y no un fin en sí misma, para conseguir más fácilmente los objetivos propuestos, dominar el carácter y tener una mejor calidad de vida.
4.2 Está relacionada con el orden, el control, el rigor, el auto dominio y la autodisciplina, de la propia vida. Es uno de los principales cimientos, donde se asientan muchos otros valores y ayuda a la voluntad, en el esfuerzo de hacer bien las cosas. Lo contrario es desorden.
4.3. La disciplina también es saber escuchar, para no caer en la arbitrariedad del deseo inmediato, sin cuestionarse las dificultades y problemas que se presentarán, si no se hacen las cosas de acuerdo a las normas establecidas.
4.4. Con la disciplina, se saben las cosas que son o no negociables, y la flexibilidad y el sentido del deber.

5. Orden. Son las normas, mínimas, lógicas, necesarias y jerarquizadas, para lograr los objetivos de la empresa. Está relacionado el control de los actos internos y externos del negocio, debiendo estar desarrollado en todos los niveles, para evitar que las cosas se vayan de las manos. Lo contrario es negligencia o descuido.
5.1. El orden también se relaciona con la obediencia y la sobriedad, pues es hacer o tener las cosas en el lugar o tiempo que les corresponde, tanto en la distribución del tiempo, como en la realización de actividades.
5.2. Para que haya orden, las instrucciones tienen ser claras, concretas y concisas, para que todos sepan lo que tienen que hacer y no hacer. Debe estar cada cosa en su sitio y haber un sitio para cada cosa. Para el orden es más eficaz, un lápiz pequeño que una memoria grande.
5.3. Hay que tener una estructura mental ordenada, pero irla acomodando en función de los resultados que se obtengan, además de un espíritu de superación. Distinguiendo lo que es importante y lo que es urgente, para ordenarlo por prioridades.
5.4. Lo contrario del orden es anarquía, comodidad y pereza.

6. Tiempo. Hay que buscar un equilibrio entre el dedicado al negocio, a la familia, al esparcimiento y a la formación profesional y social. Todos tenemos 24 horas, no 23 horas y las podemos administrar. La buena administración del tiempo, tiene que permitir intentar mantenerse en perfectas condiciones físicas y mentales, para poder realizar con plenitud, todas las tareas necesarias para el negocio. Lo contrario es desarreglo, desorden, ruina, descontrol o egoísmo.

7. Familia. El principal objetivo de un negocio, es la obtención de beneficios, pero no puede ser un motivo de destrucción, ni explotación de la familia del empresario, ni la de los colaboradores. El empresario, tiene que equilibrar muy bien el tiempo dedicado al negocio, en relación con la familia, de él y la de sus colaboradores. La empresa no puede convertirse, en una máquina trituradora de las relaciones familiares, amistades y salud de nadie. El empresario y los colaboradores, que tiene detrás una familia feliz, rinden mucho más. Lo contrario es abandono y destrucción familiar.

8. Objeción de conciencia. Es el derecho irrenunciable que tienen todos los empresarios, para no realizar negocios, que vayan en contra de la de la ética, de la moral, de las leyes o de las buenas costumbre. Lo contrario es aprobación o consentimiento.

9. Liderazgo. Demostrándolo continuamente, dando ejemplo para persuadir a los accionistas, empleados, clientes, proveedores y a la sociedad, hacia la consecución de los objetivos de la empresa. Lo contrario es subordinación, sumisión o dependencia.

10. Responsabilidad. Asumiéndola en las duras y en las maduras, principalmente en las acciones realizadas voluntariamente, aunque hayan salido mal. Lo contrario es inmadurez, imprudencia o insensatez.

Hay muchas y muy buenas universidades, escuelas de negocios, libros y profesionales que enseñan las mejores formas de iniciar los negocios, mantenerlos y hacerlos crecer. Cada empresario, debe aprender a hacerlo. Pero hay muy pocos sitios, donde se enseñan a practicar los valores universales, que tienen que conocer y practicar los empresarios que quieran triunfar.

Ser empresario es una noble vocación, que crea riqueza a la sociedad. Empresarios son todos los que tienen un negocio grande (que se coticen en bolsa) o pequeño, (casi desconocidos, desde jardinería, pequeñas tiendas y un largo etc., que al final sustentan la economía del país). El beneficio de los empresarios tiene que estar acorde, con el riesgo asumido, la inversión realizada y la retribución esperada.

La forma de hacer el beneficio, es lo que hay que analizar, en función de estos valores universales, inscritos en la conciencia, que definen a un buen empresario y deben ser analizados en profundidad, uno por uno, para encontrar cuáles son los que tenemos, medio tenemos, no tenemos y cuáles necesitamos conocer y practicar, para tener éxito en los negocios.

Los valores, primero tienen que convertirse en costumbres y después en hábitos. Hay que aprenderlos por la razón o por la fuerza. Siempre ha sido y hoy es muy difícil, hacer negocios sin tener muy claros y practicar continuamente esos valores. Hay que tenerlos impregnados en la filosofía de la empresa y su cultura corporativa, para transmitirlos con el ejemplo, a todos los colaboradores, clientes y proveedores.

Es muy difícil remontar un problema empresarial, donde hayan salido a relucir, la falta de valores éticos de la empresa. El que no practica continuamente esos valores, a plazo corto, se verá desplazado por la competencia, si es que ellos los utilizan, en sus modelos de negocios.

La forma de hacer negocios últimamente, ha cambiado mucho, pero lo que no ha cambiado, desde los tiempos de los fenicios, son los valores morales aplicados a los empresarios. Estos valores a través de los tiempos, se han ido manteniendo y afianzando.

Una cosa es un negocio rápido, una oportunidad pasajera, y otra es la preparación de un negocio, para que continúe a plazo largo. Es muy difícil sacar un negocio adelante, si no ponen en práctica estos valores universales, pues siempre tiene que estar preparado para cuando llegue “la tormenta perfecta”, que es cuando se juntan varios problemas a la vez y con gran intensidad.

Ser empresario es una noble vocación, que crea riqueza a la sociedad. Tiene riesgos y tiene beneficios. Esos valores hay que llevarlos inscritos en el ADN o aprenderlos por la razón o por la fuerza. Hacer negocios es como tener un pajarito en la mano. Si se aprieta mucho se le asfixia, si se le tiene flojo, se escapa. Tenerlo en la mano de forma equilibrada, para que esté a gusto y se quede, es muy difícil.

La idea de ser empresario es estupenda, pero tienen que saber, que para tener su propia empresa, grande o pequeña, hacen falta muchas cosas, por ejemplo: Preparar con mucha anticipación, un plan personal de formación interna y externa, que permita navegar en las procelosas aguas de los esfuerzos, riesgos y beneficios empresariales. Casi todos queremos poner nuestro talento y nuestro dinero, si lo tenemos, a trabajar para nosotros mismos, y tener nuestra propia empresa y así no depender de nadie. Muchas veces no quieren pensar que el ser empresario, supone tener muchísima más responsabilidad, sacrificio, entrega y asunción de riesgos, que la de los que trabajan por cuenta ajena.

Unos dicen que para ser empresario se nace. Otros, los más acertados, dicen que el empresario se hace. Tienen que tener mucho talento, determinación y un trabajo duro para formarse, empezar, construir, expandir y mantener su negocio propio.

Ser empresario es un proceso, que empieza casi siempre desde la niñez, con un gran esfuerzo en aprender, y poniendo mucha práctica de las virtudes y valores humanos. De la misma forma que se prepara desde niños, a los atletas de élite, así preparan a los hijos de los empresarios, para que el día de mañana, puedan sustituir a los padres, en llevar las riendas del negocio.

Una vez que ha estudiado lo que quiere y puede ser, debe pedir consejo, declarando con detenimiento y sinceridad, cuáles son sus facultades y posibilidades, para ser un determinado tipo de empresario, en función de sus capacidades físicas, intelectuales, económicas, mentales, familiares, académicas, sociales y de experiencias aplicadas, específicamente, a cada tipo de empresa que quiere realizar.

18 Actitudes de los buenos empresarios:

1. El empresario ahorra y no derrocha, cuando hay vacas gordas, para tener cuando lleguen las vacas flacas.

2. El empresario dice: Me equivoqué, otros dicen, no fue mi culpa.

3. El empresario escucha y respeta a los que saben más, tratando de aprender algo de ellos y no solamente, para sacarles los defectos.

4. El empresario escucha, comprende y responde, otros hablan, hablan y hablan, no entendienden lo que no quieren oír.

5. El empresario lucha para hacer que lo imposible, sea posible.

6. El empresario manda, reprende, corrige y castiga, pero también aprende, enseña, premia y hace prosperar al equipo.

7. El empresario piensa: Soy bueno, pero no tan bueno, como a mí me gustaría ser, otros piensan, no soy tan malo, como los demás.

8. El empresario prosperará, si también ayuda a hacerlo a sus colaboradores, clientes y proveedores.

9. El empresario que se auto ensalza, será humillado por el mercado y más dura será su caída.

10. El empresario se compromete, otros sólo hacen muchas promesas.

11. El empresario se enfrenta a los problemas para superarlos, otros les dan vueltas y vueltas, y nunca logran superarlos.

12. El empresario se reinventa periódicamente, él y su negocio.

13. El empresario se siente responsable de su trabajo y del de su equipo, otros siempre responsabilizan de sus propios errores, a los demás.

14. El empresario siempre busca la excelencia, en la forma de hacer las cosas, otros se conforman con seguir haciendo invariablemente lo mismo, sin intentar innovar, aunque vayan hacia el fracaso.

15. El empresario tiene que aprender a desaprender los resabios, que vayan en contra de su nueva actividad, y que tenía cuando era empleado.

16. El empresario trabaja muy fuerte y tiene mucho tiempo para todo, otros siempre dicen que están muy ocupados.

17. El empresario usa más y mejor un lápiz pequeño, que una memoria grande.

18. El empresario es el que de las cosas ordinarias, las hace extraordinarias.

francisco@micumbre.com

Los 30 graves problemas a los que hoy se enfrentan los hijos

1,351 Palabras. Tiempo de lectura 5 minutos aproximadamente.

Los padres realistas:

Son los que quieren estudiar los hechos que están ahí, delante de todos, para poder trasmitir a sus hijos las mejores soluciones. Detrás de los hechos, están las opiniones, que suelen variar en función del tipo de educación que tienen los padres y de la que quieren dar a los hijos. Estos padres nunca dicen: Eso no va con mis hijos, jamás voy a consentir que les pase eso que dicen.

Las cosas que no hay que hacer, y que los padres no enseñan a sus hijos, se las enseñarán otros, sin escrúpulos morales ni sociales, o las aprenderán a golpe de errores, algunos de ellos con consecuencias irreversibles.

Los padres pesimistas:

Son los que se dicen a sí mismos, muchas frases preparadas para auto justificarse, por ejemplo: Déjales que hagan lo que quieran, pues por mucho que les digas, no te van a hacer caso. Todos lo hacen igual, no tiene remedio y la sociedad sigue. Todos hemos hecho lo que hemos querido y podido. El mundo no tiene solución. Educar a los hijos cada día se hace más difícil, etc.

Los padres optimistas:

Son los que ven y sienten, que hay una gran juventud maravillosa, que lo demuestra en muchas cosas y continuamente. Tenemos el gran ejemplo de los miles de voluntarios, que están presentes en muchas actividades, asociaciones y lugares de compromiso social. Esa es la formidable juventud que no mete ruido, pero que trabaja intensamente para los más necesitados.

Los 30 graves problemas a los que hoy se enfrentan los hijos. Los padres deben elegir la forma de educar en cada uno de estos asuntos y explicar sus soluciones.

1. Convivir con la profusión de armas de fuego existentes, para defensa y ataque, cuya posesión, legal o ilegalmente, está en manos de personas irresponsables y peligrosas. El que posee un arma de fuego, tiene muchas más probabilidades de morir a causa de ella, que el que no la tiene.

2. Desafiar el importante reto de estar bien preparado, para realizar los trabajos que todavía no se han inventado.

3. El enorme consumismo, aparejado con el despilfarro, la falta de ahorro y el desprecio a los demás. Mucho más desprecio hacia los que menos tienen, menos saben o más descolgados están, en esta sociedad de la opulencia. Aprender a discernir, entre las necesidades y los deseos.

4. El nefasto porvenir profesional, de los que no tiene la formación que exige el mercado laboral. Formación que algunos no la adquieren, por no querer esforzarse, prefiriendo seguir los dictados del consumismo y con su vida cómoda, a corto plazo. Mientras los padres les mantengan. Los hijos NiNi.

5. El no saber rectificar los errores o faltas cometidas, debido a la falta de conocimiento y práctica, si es que los padres o maestros, no se han sentido con la obligación, ni la necesidad de educar a los hijos.

6. El racismo y la xenofobia, extendidos en la sociedad, muchas veces preconizados por los medios de comunicación y las redes sociales, e incluso desde las amistades y dentro de las familias, para autojustificar el miedo a perder lo que se tiene.

7. El tener que elegir entre tener cosas materiales, que supongan estatus social, o tener conocimientos personales.

8. El tener que realizar, casi por obligación, los hechos y las ideas que únicamente sean “políticamente correctas” para la sociedad, para no quedar como desplazados socialmente.

9. Enfrentarse a la cultura del Yo, en el funcionar de la vida: Primero Yo, después Yo y siempre Yo, sin pensar en el tú.

10. Estar muy atentos a los cambios de nombres a las cosas importantes, hechos para disimular con falacias y sofismas, su verdadero significado, y así ocultar los problemas que estos cambios encierran.

11. Estar muy atentos al sistemático ocultamiento de la acción moral de la conciencia, realizado a través de un combate institucionalizado, contra los mecanismos de defensa de la persona.

12. Ignorar la firmeza de los cuatro principios no negociables: Vida, familia, libertad de enseñanza y bien común.

13. La ausencia del verdadero concepto familiar, debido al enorme número de tipos de uniones, denominadas familias, y su corta duración, así como su rotación sin límites.

14. La dañina publicidad, permisividad, aceptación social y legalización del consumo de drogas.

15. La esclavitud que suponen para estar a la moda, algunas redes sociales y pantallas electrónicas, consumidoras de tiempo, energías y dinero. Detrás de cada una de ellas, suele estar el principio de un fracaso escolar, profesional o social.

16. La falta de asunción de las responsabilidades que les corresponden a los padres, para lograr la educación de los hijos, con vistas a su futuro profesional, familiar y social, para que estos puedan ser independientes y libres.

17. La falta del convencimiento de los padres, de la necesaria educación en las prácticas religiosas, sus razones y sus beneficios.

18. La falta legal del rigor y jerarquía en las escuelas, en las familias y en la sociedad, lo que origina que algunos padres y maestros, no pueden ejercer su autoridad, por miedo al castigo de las leyes.

19. La falta o escasa educación facilitada por los padres, relacionada con el equilibrio físico, educacional y psicológico que necesitan sus hijos.

20. La falta por parte de los padres, del ejemplo y enseñanza de las virtudes y valores humanos, aplicados según las edades físicas y mentales de los hijos.

21. La gran brecha existente, entre los que más tienen y los que menos tienen, la cual cada vez se agranda más, produciendo segmentos de poblaciones descartables para el futuro.

22. La ineludible necesidad de utilizar el perdón, la reconciliación y el propósito de la enmienda.

23. Los peligros de los noviazgos prematuros, y sus consecuencias, aunque en algunos segmento de la población, sean muy normales y bien vistos,.

24. Luchar contra la permisividad, que justifica que todo está bien, debido a que lo hace todo el mundo. Aprendiendo a discernir la verdad de la fácil manipulación de las mentes, en los engañosos conceptos pseudo religiosos, morales, políticos y comerciales.

25. Soportar las consecuencias a corto y largo plazo, de la poca calidad de la enseñanza, que está soportada por el monopolio estatal, el adoctrinamiento y la falta de responsabilidad de padres, alumnos y docentes, lo que origina la cautividad por la mala enseñanza.

26. Tener claro lo que es la educación sexual, en una época en que la sexualidad, tiende a banalizarse y a empobrecerse.

27. Tener la conciencia educada a que “Lo mío es mío es mío y lo ajeno, de todos”, y cuanto más, mejor.

28. Tener la obligación o necesidad de rotar, por hogares diferentes y sus consiguientes formas de vida, conviviendo periódicamente con padres, hermanos y otros familiares, no consanguíneos, provenientes de las nuevas formas de familia, debido a los divorcios, separaciones matrimoniales, uniones de hecho y gaymonios.

29. Tener que convivir con leyes civiles impuestas, por encima de las leyes morales.

30. Tener que desafiar las nefastas consecuencias legales, de la imposición de las múltiples variantes de la ideología de género, patrocinadas por las asociaciones LGTB, soportadas por las leyes injustas y utilizadas, agresiva y obligatoriamente por sus seguidores.

31. Pero hoy más que nunca existen muchas posibilidades, para llevar una vida plena desde la juventud. La sociedad pone al alcance de la mano, muchísimos medios de superación personal, que antes no había, o no estaban tan disponibles, para la mayoría de las personas. Tenemos que estar muy contentos de poder disfrutar de este mundo, de la situación en la que vivimos y de la futura sociedad que podemos preparar.

Resumen final: (Aviso a los navegantes) Si tienes unos padres, que te dan todo lo que les pides, si no te ofrecen ninguna educación espiritual, si nunca te regañan, si te hacen todo lo que tu puedes hacer y además, se ponen de tu parte cuando tienes un conflicto con tus profesores o con la sociedad, amárrate el cinturón, pues vas a aterrizar en picado.

francisco@micumbre.com

Hijos orgullosos de sus padres (40 conductas)

1,444 Palabras. Tiempo de lectura 5:00 minutos aproximadamente.

Este artículo está dirigido a los padres para que comprendan, cómo con unas cuantas buenas actitudes, pueden hacer que sus hijos se sientan orgullosos de sus padres y lo trasmitan a la sociedad. Los padres pueden ponerse como objetivo, ir realizando cada una de estas pautas en unos plazos determinados.

No me refiero a los hijos, que sienten un orgullo legítimo por sus padres, debido a que son deportistas famosos, millonarios, grandes profesionales, les dan todo lo que quieren, les consienten sus caprichos, etc.

1. Me refiero a los hijos a los que sus padres les han forjado un buen carácter, con sentimientos, que contrarresten con los impulsos y caprichos que les esclavicen.
2. Me refiero a los hijos cuyos padres les ayudan a tener seguridad en sí mismo, para analizar y perseguir sus sueños profesionales, familiares o sociales.
3. Me refiero a los hijos cuyos padres les demuestran con su ejemplo, el conocimiento y la práctica de las virtudes y valores humanos.
4. Me refiero a los hijos cuyos padres les educan para que sean: Hijos perfectos, esposos perfectos, padres perfectos y ciudadanos perfectos.
5. Me refiero a los hijos cuyos padres les han enseñado a aprovechar, de forma productiva y creativa el tiempo libre. Esto será además un argumento indispensable, para cuando soliciten la entrada en la universidad o en algún trabajo.
6. Me refiero a los hijos cuyos padres les han enseñado a cumplir las promesas dadas.
7. Me refiero a los hijos cuyos padres les han enseñado, a no callar ante las injusticias y a ser la voz de los que no la tienen.
8. Me refiero a los hijos cuyos padres les han enseñado a obedecer y reconocer la autoridad y responsabilidad, ejercida con determinación y energía, que emana de su situación paternal, que siempre beneficia a los hijos, aun a riesgo de incomprensión.
9. Me refiero a los hijos cuyos padres les han inculcado, que con esfuerzo, se puede llegar muy lejos y alcanzar los objetivos previstos.
10. Me refiero a los hijos cuyos padres mantienen que su sí es sí, y su no es no, cuando hay conceptos que no son negociables.
11. Me refiero a los hijos que aunque disientan de la educación, que reciben de sus padres, saben apreciar que ellos lo hacen, para que aprendan a ser hombres y mujeres, en el día de hoy y en el de mañana.
12. Me refiero a los hijos que conocen que sus padres, aunque pasen estrecheces económicas, siempre pondrán a sus hijos por delante, para abrirles camino en el futuro que se les avecina.
13. Me refiero a los hijos que cuando se tropiezan en la vida, son levantados mil veces por sus padres, contándoles sólo las levantadas, no las caídas.
14. Me refiero a los hijos que cuentan con sus padres, para ayudarles a tomar las decisiones correctas.
15. Me refiero a los hijos que están seguros, que sus padres les darán las mejores herramientas y los más acertados consejos, para poder salir de los problemas en los que se hayan metido, voluntaria o involuntariamente.
16. Me refiero a los hijos que han sido enseñados, sobre los peligros irreversibles que tienen el consumo del alcohol, el tabaco, las drogas, el juego, etc.
17. Me refiero a los hijos que les han enseñado a razonar, respetar, amar, ver y servir, empleando el sentido común.
18. Me refiero a los hijos que no sienten miedo ante sus padres, por errores o malas decisiones tomadas, ya que sus padres las pueden entender con amor, experiencia, respeto mutuo, justicia y tolerancia, si ven signos de sincero arrepentimiento y fuerte propósito de cambio.
19. Me refiero a los hijos que no son abandonados por sus padres, aunque estos tengan diferencias matrimoniales, que otros las solucionan con el divorcio, olvidándose del daño que pueden hacer a sus hijos.
20. Me refiero a los hijos que no ven en su padre un amigo, sino un padre al que corresponden con obediencia filial, aunque no la comprendan.
21. Me refiero a los hijos que oyen a sus padres, llamar a las cosas por su nombre verdadero. Al pan, pan y al vino, vino. Con sinceridad y sin eufemismos, ambigüedades, disfraces, ni tapujos.
22. Me refiero a los hijos que pueden mirar a los ojos de sus padres, y decirles cara a cara, que están muy orgullosos de cómo les están educando, aunque algunas veces, debido a su mal comportamiento, reciban sus amonestaciones, castigos y reprimendas.
23. Me refiero a los hijos que pueden tener confidencias, muy personales, con sus padres.
24. Me refiero a los hijos que reciben el mejor regalo del mundo, que es el amor paterno y materno, expresado y multiplicado en un nuevo hermano, si han dejado atrás el egoísmo personal para limitar la familia.
25. Me refiero a los hijos que reciben el mejor tiempo posible y el de más calidad para que los hijos puedan tener la comunicación directa de la experiencia transmitida de generación en generación.
26. Me refiero a los hijos que saben a ciencia cierta, que cuando necesitan a sus padres, ellos están siempre presentes de la forma que sea y dispuestos a ayudarles, corregirles y enseñarles a circular por la vida.
27. Me refiero a los hijos que saben, que pueden dirigirse en cualquier momento a sus padres para pedirles consejos sobre su futuro y que juntos, van a examinar todas las alternativas posibles, estando seguros, que la última decisión la tomarán los hijos.
28. Me refiero a los hijos que saben, que siempre tienen a su lado a sus padres, para comprenderles y ayudarles en los éxitos y en los fracasos, en sus dudas y certezas, en la salud y en la enfermedad, en los tiempos buenos y en los malos.
29. Me refiero a los hijos que saben que sus padres, también pueden sufrir cuando mandan, así como ellos pueden sufrir cuando obedecen.
30. Me refiero a los hijos que se sienten orgullosos de sus padres, por cómo les están educando, sacrificándose si es preciso para darles la mejor formación posible en los aspectos, morales, éticos, educacionales, religiosos, profesionales, etc.
31. Me refiero a los hijos que sienten como sus padres, siempre dan un paso más, a la hora de educarles lo mejor posible, sin escatimar sus esfuerzos personales, e incluso sacrificando su bien ganado descanso futuro.
32. Me refiero a los hijos que sienten como sus padres, se preocupan de mejorar profesional, religiosa y socialmente, para poderles trasmitir sus nuevos conocimientos y vivencias.
33. Me refiero a los hijos que son enseñados a respetar las leyes civiles y morales, siguiendo el buen ejemplo de sus padres.
34. Me refiero a los hijos que sus padres han enseñado a compartir, todo lo que tienen con sus otros hermanos, los familiares, los amigos y la sociedad, pensando en las necesidades de los demás y no en su propio egoísmo.
35. Me refiero a los hijos que sus padres les enseñan constantemente, a amar a Dios sobre todas cosas y al prójimo como a sí mismo, pese al ambiente hostil de la sociedad en la que viven.
36. Me refiero a los hijos que sus padres, les han enseñado a practicar el cuarto Mandamiento de la ley de Dios que dice: Honrar padre y madre. Practicándolo también con los abuelos y demás personas mayores.
37. Me refiero a los hijos que ven en sus padres, a los que les han dado la vida, protegido, cuidado, educado, curado y siempre están pendiente de lo que les sucede, cuando podían haber tomado unas malas decisiones como: Abortarlos, abandonarlos, darlos en adopción, entregarlos, ignorarlos, etc.
38. Me refiero a los hijos que ven en sus padres, un amor perseverante, en los verdaderos objetivos que perduran en la realidad de su vida.
39. Me refiero a los hijos que ven en sus padres, un compañero para jugar, aprender, divertirse, consolarse, aconsejarse y ser cómplice de algunos secretos.
40. Me refiero a los hijos que ven la educación que les ofrecen sus padres, aunque sea austera, en comparación con el abandono o laxitud de otros padres hacia sus hijos.

Los hijos que se sienten orgullosos de sus padres, tienen que demostrárselo y agradecérselo continuamente, por los privilegios que reciben de ellos. Ese orgullo deben gritarlo a los cuatro vientos, para que la sociedad se entere, que hay una vida familiar, que se puede disfrutar mucho, si los padres y los hijos ponen cada uno su parte.

francisco@micumbre.com

Principios básicos para tener negocios éticos

1,062 Palabras. Tiempo de lectura 4:00 minutos aproximadamente.

17 puntos para tener un negocio ético. El empresario ético. La ética practicada en las empresas ejemplares. Si una empresa no tiene ética, no es una empresa. ¿Es rentable la ética en las empresas? ¿Deben que tener ética las empresas? La ética empresarial practicada como ejemplo en la familia.

1. El que quiera tener un negocio ético, tiene que considerar que la ética debe ser el principal objetivo, más que el de ganar dinero. Ganar dinero sin ética es mucho más fácil, que hacerlo con ella, pero es inmoral.
2. Los negocios deben tener criterios claros de justicia y caridad, con un planteamiento moral, serio, trasparente y provechoso para todos: Inversionistas, trabajadores, sociedad y medio ambiente. La vocación del empresario es una noble tarea, siempre que le permita servir verdaderamente al bien común.
3. Los negocios afectan con sus enfoques y actitudes, tanto a los propietarios como a los trabajares en sus relaciones familiares, estados de ánimo, tiempos de dedicación, términos económicos, crecimiento personal, prácticas religiosas, relaciones con otras personas, comunidades, gobiernos, etc.
4. Es imprescindible conocer, qué son y cómo funcionan los negocios, así como sus problemas éticos más frecuentes, para que las personas puedan encontrar su propio perfeccionamiento, el medio de ayudar a sus conciudadanos y el de contribuir a elevar el nivel de vida, de la sociedad entera.
5. Los negocios tienen muchas razones para existir. No sólo es la de ganar dinero, para sobrevivir y crecer con sus inversiones productivas, creando puestos de trabajo. También debe renumerar al capital invertido, para que siga arriesgándose en el negocio, cuando sea conveniente o necesario. Y es imprescindible que persiga contribuir al bien común, creando o buscando un sitio en el mercado.
6. Los negocios dirigidos con criterios éticos que contribuyen al bien común, mejoran el mundo, producen bienes y servicios, que proporcionan puestos de trabajo, que desarrollan a las personas y ayudan al sostenimiento del trabajador y su familia. Hacen posible la actividad de otras empresas y profesionales, crean riqueza que permea a la sociedad, a través de los dividendos, impuestos y donaciones. Innova y genera conocimientos, que también se distribuyen por el tejido empresarial y social, además de encauzar los ahorros familiares.
7. Los negocios son un pequeño ecosistema que se mueven entre seis grandes conceptos: La ética, el mercado, el estado, la familia, las exigencias sociales o cultura de su entorno y la ecología, (el cuidado de la “casa común”).
8. En los negocios éticos, el liderazgo es clave para motivar y promover la cooperación y el desarrollo profesional de los colaboradores.
9. La ética en los negocios es la antítesis de la codicia, del afán desmesurado de poder, de la inmoralidad, de la corrupción, etc. Incluso puede ayudar al crecimiento de las personas, pero la ausencia de ética, influirá en el deterioro moral de todo, con lo que se relacione. Por eso tienen que conocer y practicar las virtudes y valores humanos.
10. Los negocios éticos tienen que tener unos principios, criterios y orientaciones morales, basados en la religión y en la recta razón, dando criterios claros y precisos, sin quedarse en ambigüedades.
11. Nos debe preocupar mucho el silencio de los empresarios éticos, que tiene vergüenza de proclamar y demostrar su ética. Así los empresarios corruptos, sienten que nadie les va a decir nada, ni las autoridades, ni los consumidores, ni la competencia.
12. Éticamente no se puede aceptar, el tratar mal a las personas empleadas, con la indiferencia de que son y se comportan, como un simple recurso humano empresarial, o como un medio para satisfacer los intereses de la empresa. Son personas que tienen dignidad, derechos innatos, obligaciones, viven, sufren y piensan, no son simples recursos humanos.
13. No todas las leyes son justas, pueden haber sido aprobadas de forma forzosa o con abuso de poder, pero incluso la justicia, sin la misericordia, ni la caridad basta, ni dentro ni fuera de la empresa, si se quiere servir a la sociedad.
14. Los negocios éticos tienen que, con una preocupación sincera y efectiva, tratar de ayudar a sus colaboradores, a desarrollar su crecimiento personal y sus capacidades, tanto profesionales, como humanas, además de intentar ayudarles a resolver sus problemas y atender a sus legítimas demandas.
15. La religión siempre ha defendido la libre iniciativa de los talentos recibidos, y el principio de participación en la actividad económica, buscando beneficios personales o colectivos.
16. El negocio ético, competitivo y libre, sólo se sostiene, si la mayoría de sus propietarios y trabajadores, practican las virtudes y valores humanos, ejerciéndolos ejemplarmente.
17. El negocio ético no honra lo despreciable, ni desprecia lo honorable, ni castiga la virtud, ni recompensa el vicio, ni promueve lo perjudicial, ni desincentiva lo útil, ni aplaude la falsedad, ni esconde la verdad bajo la indiferencia o el insulto.

12 Principios básicos que tienen que tener los negocios éticos:

1. El amor al trabajo.
2. El aprecio por la inversión realizada.
3. El coraje y deseo de superación.
4. El respeto a las leyes y a los reglamentos.
5. La actitud de servicio y el agradecimiento a los servicios recibidos.
6. La conciencia colectiva de moralidad, espiritualidad y ecología.
7. La constancia en los objetivos y tareas emprendidas.
8. La integridad, la lealtad y la responsabilidad con los contratos, promesas y palabras dadas.
9. La justicia y la caridad, basadas en la verdad.
10. La prevención del fraude, la corrupción, el abuso de poder, el engaño, la manipulación.
11. La puntualidad, la laboriosidad, la moderación y la seriedad.
12. La valoración positiva a los demás ciudadanos.

francisco@micumbre.com

1 2 3