Continuidad y ratificación

Considero positiva la noticia de que Jerome Powell se quede al frente de la FED por otro término más de 4 años -recordemos que al banquero central lo designó Trump- pero no sólo por venir de la oposición, todo es malo; también hay reconocimiento e institucionalidad. ¿Por qué Biden, que también había nominado a Lael Brainard, se queda con Powell? Creo que la respuesta es muy sencilla: porque hace bien su trabajo.
Habrá quien diga que Powell no ha hecho bien su trabajo porque la inflación está fuera de control; pero eso no habla de su trabajo como banquero central; hoy la inflación está alta en prácticamente todo el mundo occidental y en algunos países en Asia.
El señor Powell ha sido institucional, autónomo y jugó un papel decisivo en la gestión de la pandemia, en donde los apoyos y la impresión de dinero jugaron un rol muy importante. Biden señaló que con el liderazgo de la FED y su gobernador, la economía de EU estará fuerte y sólida, incluso más que antes de la pandemia.
La certeza de que un respetado banquero central continúe, es una buena noticia para el mercado. Recuerden que ya la primera acción de bajar el volumen de recompras de bonos mensuales empieza, disminuyendo $15 mil millones de dólares al mes (unos $120 mil millones de dólares mensuales) y podría concluir entre abril y julio del 2022.
En cuanto a la política monetaria y el alza de tasas, prácticamente toda la junta de gobierno de la FED, que integran los demás vicegobernadores, han estado de acuerdo en no subir la tasa de referencia hasta que no termine el programa de recompra de bonos.
Con lo anterior, podríamos pensar que en la segunda mitad del 2022 vendría el primer movimiento. Esta semana se publican las minutas de la FED, del Banco Central Europeo y del Banco de México.
Y hablando de continuidad y ratificaciones, la semana pasada también se dio una buena noticia en el plano nacional: la calificadora Moody´s nos confirmó la calificación de México en “Baa1 con perspectiva negativa”, es decir, ratificó el actual nivel por arriba del grado de inversión, pero advirtió que, si se aprueba la reforma energética, la podría disminuir.
Esta ratificación desde mi punto de vista se sintetiza en lo siguiente: México ha hecho una buena labor de continuidad en las finanzas públicas y en la disciplina fiscal, pero ha ahuyentado mucho a la inversión y provocado un desinterés local y global por el país.
La cancelación de diferentes proyectos de infraestructura y el posible cambio en materia energética podría llevarnos a perder el grado de inversión a pesar del buen manejo económico.
Esta semana empieza la temporada de compras navideña, el jueves con el día de acción de gracias y el viernes con el “Black Friday” y luego el lunes con el “Cyber Monday”. Este es sin duda el periodo de compras y consumo más importante del año.
Los reportes del último trimestre de las empresas que reportan en bolsa, siempre son muy interesantes por este gran ímpetu en el consumo navideño. Además, se miden los datos de consumo y gasto, y desde luego es un período de gasto y endeudamiento importante.
El tipo de cambio se ha presionado mucho y considero que puede bajar hacia adelante. La principal razón de la depreciación es la nueva ola de contagios de Covid, que podría traer con ello medidas de confinamiento. Alemania y Bélgica ya han anunciado algunas medidas preventivas y de cierres parciales; en esta última, provocó protestas y alborotos sociales.
Tendremos una semana corta en materia de mercados porque en Estados Unidos el jueves y viernes son inhábiles.
@juansmusi​​​​​​​

Señales encontradas

El entorno sigue adverso, los problemas inflacionarios, las cadenas de suministro y las complicaciones para salir adelante siguen al orden del día. Esta semana tendrán juntas de política muchas bancas centrales en el mundo, destacan la Fed y el Banco de Inglaterra.
En el caso de la Fed es probable que no haya cambios en la tasa, pero ya es un hecho que vendrán noticias sobre el tapering (el programa que disminuye la compra mensual de bonos y como consecuencia la disminución en la impresión de dinero nuevo).
También es esperado un discurso benévolo en inflación, sobre la transitoriedad de la misma y no como algo que llegó para quedarse. Esto tranquiliza, pero no es garantía de que así es y será. Esto puede traer consecuencias en los mercados accionarios que contarán con menos recursos ante una paulatina y eventual menor liquidez.
En el caso de Inglaterra tampoco se esperan cambios, pero sí acciones similares a la Fed. El Banco de Inglaterra, el de Japón, el de Europa y la Fed son los responsables desde 2008 de esta expansión monetaria y son ellos quienes anunciarán medidas al respecto antes de subir tasas.
Otro anuncio importante será la creación de empleos en EU, que ha tenido un fuerte repunte y está muy cerca de recuperar todas las plazas perdidas con la pandemia. Este viernes será bien visto por el mercado si la creación de empleo supera los 350 mil en octubre.
El entorno global es adverso. No es extraño ver el actual tipo de cambio cuando se suman menores crecimientos en el tercer trimestre en EU, China, Europa, y en México fue negativo. Este dato ha traído revisiones al crecimiento de nuestro PIB ya por debajo de 6%.
El petróleo avanza y la cotización del WTI está arriba de 84 dólares. El jueves hay reunión de la OPEP y veremos si hay algún acuerdo que permita una mayor oferta para quitar presión al precio. Los recientes intentos han fracasado.
Lo único que sigue favorable son los reportes de las empresas que cotizan en bolsa en EU, pues 80% excede las expectativas. Esto le da sustento a un mercado que para muchos está inflado, pero la realidad es que muchas de estas empresas y sus precios están sustentadas por resultados sólidos y favorables.
Sigo pensando que el cuidado e inversión patrimonial están bien en dólares y en activos bien seleccionados en esa moneda. No creo que el tipo de cambio se quede en ese nivel, pero sí debajo de $20.20 se vuelve a tornar atractivo. Los posibles cambios a la ley eléctrica me ponen negativo con la perspectiva nacional.
@juansmusi

Acaparan China y EU

Las noticias sobre el posible default o no pago de Evergrande seguirá acaparando la atención de los inversionistas. Una empresa con una deuda mayor a 300 mil mdd que hará todo lo posible por salvarse en una primera instancia sin recibir un apoyo o rescate del gobierno. Dudo que se mantenga así, pues para salvarse requiere apoyo gubernamental.
La semana pasada, sin darle dinero de forma directa, el gobierno dotó de liquidez al mercado para no desestabilizar y buscar tranquilidad. La empresa pagó algo de los compromisos locales que vencían el jueves y dejó pendientes 83 mdd de intereses fuera de China y tiene un periodo de gracia hasta el 23 de octubre, 30 días después del vencimiento original.
Confío en que esto no será de proporciones gigantes y que el gobierno hará algo para evitarlo. China lleva más de cuatro décadas sin crisis y creo que tratará de seguir así. Seguro aportará volatilidad y seguiremos tocando el tema por un tiempo. Y justo ahora deciden prohibir operaciones con criptomonedas en cualquier plataforma relacionada, al punto de declararlas operaciones ilegales y con posibles sanciones legales y penales a quién desobedezca. Esto ha provocado una nueva baja en estos activos.
Gran parte del entorno adverso viene de EU, donde muchos temas provocan inestabilidad, incertidumbre y volatilidad. Primero, una Fed más pesimista, con un lenguaje más duro y menos tranquilizador. Una Fed que contempla reducir el programa de recompra de bonos, sin precisar cuándo. Segundo, el techo de la deuda, para mí es más un escenario político adverso que han enfrentado los últimos presidentes, donde el Senado debe aprobar ampliarlo más allá del 30 de septiembre. En pocas palabras es autorizar el déficit de ese país para pagar los compromisos de deuda y nómina del sector público.
De no aprobarse el 30 de septiembre viene el paro o shutdown, donde dejan de pagar nómina a algunos sectores públicos. Esto ya ocurrió en la historia reciente y tiene más fines políticos que económicos. Es un periodo en el que se desprestigia a la administración y al presidente, y al final, después de algunos días, se aprueba y ni le dejan de pagar a acreedores ni a servidores públicos.
Por último, está atorado el plan de infraestructuras de Biden, cuya propuesta más reciente es gravar a los multimillonarios en las ganancias de capital; se argumenta que es menos la tasa impositiva a los más privilegiados que a los trabajadores de clase baja y media.
En Alemania hubo elecciones y el resultado tranquiliza a los mercados. Por un margen muy ligero lideran los sociales demócratas por encima del partido de Merkel, los conservadores. Se cree que se llevarán un tiempo en formar gobierno, pero se completará de forma satisfactoria.
En México destaca la comparecencia del secretario de Hacienda para defender ante el Senado los tres proyectos insignia de esta administración: tren, refinería y aeropuerto. Argumentó la conveniencia de llevarlos a cabo por lo ya invertido y por la señal de confianza que manda a los mercados locales e internacionales (los mismos argumentos que se tenían para defender el NAIM).
Este jueves hay decisión de política monetaria y con la inflación alta pienso que subirán de nuevo la tasa a 4.75%, es decir, 25 puntos base más. Esta alza puede apreciar el tipo de cambio; a pesar de que han salido 11 mil mdd en inversiones de portafolio o financieras, se mantiene nuestra moneda estable.
@juansmusi

Diferentes visiones, misma preocupación

Biden encontró apoyo en el G-20 y prospera la idea de gravar a las empresas grandes que tienen su domicilio fiscal fuera de Estados Unidos. Esta es una medida que busca recaudar billones de dólares que hoy no se pagan y que deberán pagar por lo menos el 15% a partir del 2023.
Esta, es solo una de las medidas de la presente administración que busca también regresar la tasa corporativa al 30% después de que Trump la bajara al 21%. Por último, también buscarían subir la tasa a las personas y familias con grandes ingresos. Desde luego que para financiar su plan de infraestructura y no seguir aumentando el gigantesco déficit, son medidas que urgen.
Hubo un contraste muy interesante la semana pasada con las minutas del Banco Central norteamericano y mexicano. La FED, siguió con un tono optimista. Reafirmando que la inflación es transitoria y uso un lenguaje más suave que en minutas anteriores.
Siguen hablando de subir las tasas hasta el año 2023, cosa que me cuesta trabajo creer. Lo que me asombra es que no le bajen al programa de recompra de bonos, que al final es impresión de dinero que contribuye a los procesos inflacionarios.
Los seguros por desempleo, los cheques de ayuda por COVID, en muchos casos se están utilizando para comprar artículos de moda o lujo y no para comprar necesidades o bajar las deudas. En el caso de Banco de México, las minutas fueron más pesimistas, se utilizó un lenguaje más duro y que deja ver preocupación.
Derivado de lo anterior hay muchos analistas que pensamos que la tasa de referencia este año podría rebasar el 5% desde el 4.25% que actualmente se encuentra. Hay quienes ven que podría llegar a 5.50% a finales de año.
Esta semana será de nuevo muy interesante porque se publicará hoy la inflación en Estados Unidos y veremos que tan creíble es esta baja preocupación de Jerome Powell y la FED, y también es la semana en la que empiezan a reportar las empresas que cotizan en bolsa. Esta semana destacan las del sector financiero.
De nuevo, se espera una temporada de reportes favorable, que seguirá promoviendo máximos en los índices y que superaría las expectativas en su gran mayoría.
También, el día 15 veremos la llegada del nuevo Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, que sustituye a Arturo Herrera, quien ocupará a partir del 2022 la Gerencia General del Banco de México. Lo he comentado anteriormente y lo ratifico, los cambios no me preocupan siempre y cuando:
1.- Las finanzas públicas sigan siendo sanas y ordenadas, cosa que en su momento hizo bien Carlos Urzúa, luego Herrera y deberá continuar de la O.
2.- Que nuestro Banco Central mantenga su carácter de autónomo y que no se vulnere su institucionalidad y su ley. En ambos casos me mantengo optimista porque al que más le conviene que estas cosas no cambien es al Presidente de la República. Cualquier alteración en estas variables podría descomponer lo macro y que incluso con la agenda altamente social, desordena y desestabiliza.
De nuevo el tipo de cambio rebasa los $20 y con tranquilidad vuelve a los $19.80, una volatilidad ocasionada por el diferencial tan grande de tasa entre Estados Unidos y México y que sigue manteniendo un equilibrio gracias a este orden que refiero, a las remesas, a las exportaciones y también al alto precio del petróleo, que, por cierto, sigue la OPEP sin alcanzar acuerdos y por ende sigue subiendo hacia los $80 dólares por barril.
@juansmusi ​​​​​​​

Mejoran las cosas

Arrancamos una nueva semana, corta, por el feriado del lunes en EE.UU., sin embargo, hay información muy relevante que se conocerá a lo largo de la misma.

El ánimo que prevalece es de optimismo, la semana anterior cerramos en una nota positiva en el tema laboral, ya que los empleos creados en el mes de junio excedieron la expectativa de 750,000 nuevas plazas a 850,000 que fue la cifra oficial.

El tema laboral es fundamental para darle solidez y credibilidad a la economía norteamericana, que ha visto tanta impresión de dinero a través de programas de recompras y los estímulos por desempleo, así como las ayudas por COVID.

La recuperación del mercado laboral es fundamental y aunque se está avanzando en este tema, la deuda por los 11 millones de empleos que se perdieron en la pandemia sigue siendo de 6 millones de vacantes.

En la semana confirmaron el buen paso de la economía también varios indicadores de consumo, actividad industrial y en el mercado inmobiliario, los precios de las viviendas, que por cierto en muchos estados ya rebasan máximos históricos, así como la construcción de casas nuevas que se encuentran en niveles muy altos.

Esta semana conoceremos el paso de la economía en el sector servicios y todo indica que el dato será favorable también.

El presidente Biden no llegó a su objetivo de vacunar al 70% de habitantes y se quedó corto por 4%. Lo anterior no fue por falta de vacunas, es inminente que muchos, ya no se quieren vacunar.

A México todos estos indicadores le favorecen y además de continuar recibiendo una cantidad impresionante de remesas, el rebote económico de nuestro vecino, también significa una mejora en las exportaciones. Y así, los datos lo confirman y por ello el rebote económico este año podría superar el 6% del crecimiento del PIB.

Después de las elecciones lo que si bajó de manera dramática fue la campaña de vacunación. Ante la política mexicana, ya no es tan importante vacunar a la población.

Esta semana se publican el miércoles las minutas de la FED y el jueves las minutas de Banco de México. Ambos son documentos muy interesantes que nos permitirán ver con más claridad el rumbo de la política monetaria. Allá, buscaremos pistas para ver si es que las alzas empiezan en el 2023 o también se van a anticipar.

Aquí en México veremos las razones más detalladas de la sorpresiva decisión de elevar la tasa a 4.25% y también buscaremos indicios de hasta donde pueden llevar la tasa de referencia en lo que resta del año. Hay analistas que piensan que fácilmente cerraremos el año con una tasa superior al 5%. Y hablando de ello, el mismo jueves se publica la inflación de la segunda quincena de junio, veremos si es que ya empieza a ceder y podemos bajar la cifra anual del 6% o si bien se sigue presionando.

Esta semana seguirá el debate en la OPEP para tratar de bajar los precios del petróleo que hoy se ubican alrededor de los $75 dólares por barril, a través del incremento conjunto en la producción. La tarea es convencer a los Emiratos Árabes, que ya llevan dos intentos fallidos.

También sigue progresando la idea de la fiscalización global y parece alcanzar el 90% de apoyo del PIB mundial, representado por 130 países. El objetivo es fiscalizar a las grandes empresas que establecen su domicilio fiscal fuera del país de origen para bajar o no pagar impuestos. Se habla de una tasa del 15% y que podría entrar en vigor en el año 2023.

@juansmusi​​​​​​​

Cuidado con lo que deseas

Este jueves le toca decidir a Banco de México el rumbo de la política monetaria. Es impresionante ver como los Bancos Centrales y en el caso concreto de la FED como mueve a los mercados. Sin duda este año se ha tratado sobre la recuperación económica, la campaña de vacunación y con ello la inflación que este rebote ha traído. Venimos del encierro, del confinamiento y de la oferta excesiva. Cuando se empieza a reabrir, la demanda excede la oferta y sobre todo en países en donde ha habido estímulo monetario este fenómeno se intensifica.

La Reserva Federal llevaba ya muchos años deseando tener inflaciones más altas, y como dice el dicho: “Ten cuidado con lo que deseas, que puede hacerse realidad”. Hoy la mayor incógnita en muchos países del mundo es justo hacia donde y que tanto puede alejarse la inflación de su objetivo. Ya lo había comentado en editoriales pasados, lo que ocurra hacia adelante en materia de precios es de total relevancia para todos los estimados y proyecciones que rápidamente se podrían modificar.

Por ejemplo, las tasas de interés que por todos lados están bajas o pegadas a cero, incluso en países como Alemania, son negativas, podrían subir, antes de lo previsto y a mayor velocidad. Con tasas de interés al alza los mercados accionarios se ven perjudicados y aún con proyecciones favorables sobre los resultados de las empresas se verían afectadas.

Es de esperarse que en un entorno de tasas al alza se vea una fuerte corrección en las bolsas. Y justamente la FED la semana pasada hablaba de acelerar el proceso de alza, que empezaría en el 2023, y simplemente por decir algo que ocurriría un año y medio después los mercados bajaron. Otra variable que se vería afectada sería el tipo de cambio. Ya que en una primera reacción el dólar norteamericano se fortalece.

La razón, mayores tasas en esa moneda llaman flujos de inversión que estaban en otros países y con ello el dólar se fortalece y el resto del mundo se deprecia. Basta ver como se subió mas de 80 centavos la semana pasada, y reitero, por algo que todavía no ocurre, pero empieza a mover todo.

Un aspecto muy importante del alza de tasas es la repercusión que tiene sobre el costo del dinero, es decir el costo de los créditos. La subida de tasas encarece los créditos y con ello empresas y personas tienen que destinar más al pago de sus obligaciones, con ello hay menos dinero para gastar y se combate de forma eficiente la demanda y el consumo exagerado.

La repercusión en términos de crecimiento económico es muy importante, ya que un país con tasas altas y crédito o dinero caro, crece menos por tener menos acceso al financiamiento competitivo.

Estamos justo en ese momento en el que puede haber una inflexión o cambio de tendencia. Lo que ha venido diciendo la FED y muchos bancos centrales, incluido Banxico, quien por cierto se reúne el jueves y deberá dejar la tasa igual en el 4%, es que de aquí en adelante la inflación empezará a ceder y que, si bien no logrará su objetivo del año, las cosas empezarán a mejorar y el techo ya lo vimos.

Banco de México decide y aunque no mueva la tasa ahora, lo más importante será ver el apunte que al término de la junta hacen sobre su visión de las cosas. Al igual que FED, lo que el mercado estará evaluando y analizando es el lenguaje utilizado en donde entre líneas a veces se puede ver preocupación o certeza, riesgos subiendo o bajando y desde luego una visión objetiva del estado de nuestra economía tomando en cuenta los principales actores internos y externos.

@juansmusi​​​​​​​

Fed y cambios en México

Esta semana el evento más importante y esperado será la reunión de la Reserva Federal de hoy y mañana, pues se dará a conocer la decisión de política monetaria, donde no se esperan cambios en la tasa de referencia, pero sí un discurso de Jerome Powell con mucho fondo.
Una de las acciones puede ser con el programa de recompras, y es que la Fed desde 2008 empezó un agresivo programa de recompras de bonos públicos y privados que no es otra cosa que imprimir dinero nuevo para mover la economía, intercambiando dinero fresco a los tenedores de bonos que se sientan de manera pasiva en ellos. Bajar el monto de manera considerable de estas acciones puede ser sano en este momento.
También desde hace 13 años que no veían una inflación en los niveles actuales, esto es 5%, muy por arriba del objetivo de 2% +/- 1%. La media es 2%, el rango bajo 1% y el rango alto 3%. ¿Porqué los mercados y demás indicadores no se han vuelto locos o han hecho movimientos abruptos? Porque el mercado le cree a la Fed y a Powell y confían en que estos eventos inflacionarios son transitorios y durante el año la inflación comenzará a converger hacia su objetivo.
Algo similar ocurre en México, donde también la inflación está muy por arriba de su objetivo y se espera que se comporte como el de nuestro vecino. Aquí la inflación anual es de 5.89% y la meta es 3% +/- 1%, es decir, media de 3%, parte baja de 2% y parte alta de 4%.
Este reto de la inflación todavía lo podrá culminar como gobernador del banco central Alejandro Díaz de León, quien deja el cargo el último día de diciembre. Y hago mis comentarios respecto a los cambios que vienen con esta vacante.
El Presidente ya anunció que el relevo en Banxico será Arturo Herrera, actual secretario de Hacienda, y en esa dependencia llegará Rogelio Ramírez de la O, analista independiente y miembro de algunos consejos de administración. Ha colaborado con el Presidente por más de diez años y sus conocimientos y experiencia dejan tranquilos a los mercados en cuanto a su capacidad para asumir el cargo.
En ambos casos la capacidad técnica no se cuestiona y se trata de gente calificada y respetada. Ambos cambios son muy relevantes para el rumbo macroeconómico que tomará el país en la segunda mitad del sexenio. Cosas importantes: espero sea el último cambio en Hacienda, ya que, en tres años, llevamos tres secretarios.
En Banxico es imprescindible que la autonomía continúe y no por ser un hombre nominado por el Presidente actúe con conflicto de interés. No es raro que esto ocurra, todos los presidentes nominan a gobernadores de su equipo, el más reciente fue la salida de Yellen y el nombramiento de Powell por Trump. Este último lo hizo tan bien y se desligó de las peticiones y necesidades del presidente, que Trump dijo que era absurdo y un mal banquero, cuando él mismo lo eligió.
No se trata de contradecir al Presidente, sino de hacer lo mejor en política económica y no actuar con conflicto. Si bien se tiene la capacidad, se espera que actúe con transparencia y objetividad en la política monetaria, aunque a veces se contraponga a intereses políticos y populares, como ocurrió en EU. No me angustiaría porque toquen las reservas o cambien la ley de Banxico. Son chismes amarillistas a partir de acciones que han desconcertado, pero confío en que no alcanzarán al banco, que se mantendrá autónomo. De no ser así, será un foco rojo incandescente.
Twitter: @juansmusi

Señales contrarias

Interesante y cambiante la información económica en todo el mundo. Cosas que pueden cambiar el rumbo del mercado en Estados Unidos son: presiones inflacionarias, un reporte de empleo y creación del mismo decepcionante y una posible reforma fiscal que impactaría a los mercados y al consumo. La semana pasada fue también muy controversial las declaraciones encontradas entre Janet Yellen y Jerome Powell. Ella afirma que hay suficientes presiones inflacionarias que pronto podrían justificar el alza de tasas y él ha tratado varias veces de calmar a los mercados con declaraciones en el otro sentido. La señora Yellen es una voz autorizada y que pesa en los mercados. Fue la presidente de la FED y ahora es secretaria del tesoro. El Sr Powell es el actual presidente, de ahí, que este encontronazo haya hecho ruido. En mi opinión, aunque tenga razón la hoy secretaria, no debe opinar. Sólo hace ruido y ya no es su trabajo. Seguro alguien se lo pidió y creo que no volverá a ocurrir, cada quien a lo suyo. La creación de empleo sorprendió a la baja, se esperaban cerca de un millón y no llegaron a 200,000. Esto no impactó de manera negativa gracias a que un débil reporte contribuye a que la FED no suba tasa pronto, y justo eso provocó calma. Las bolsas después de este mal dato, subieron. Además, se espera que después de un mal mes, pueda venir uno muy bueno.

En México no es muy diferente la historia en cuanto a la inflación. Se publicó la semana pasada y sorprendió de nuevo al alza y la cifra anual se ubica en 6.08%, más de 2% arriba de la meta en su parte superior que es de 4%. Esta es una señal de preocupación porque las inflaciones fuera de la meta, cuando hay recuperación económica, pleno empleo y consumo, no es mal recibida, pero al ser un momento tan complicado de la economía nacional, tener una inflación alta es otro mal síntoma. Por más que pensemos que es temporal y que poco a poco irá convergiendo hacia el objetivo, hay cosas que cambiarán. ¿Qué va a cambiar si esta inflación sigue alta? De entrada, la política monetaria. Banco de México que se pensaba podría bajar la tasa dos o tres veces en el año, ya no lo hará. Esa tasa de referencia que hoy se ubica en 4% y que podría llegar al 3.25%, se quedará fija hasta que no empiece a mostrar una clara tendencia de baja. Un efecto colateral positivo es que al mantenerse alta la tasa, sobre todo con respecto a EEUU, el tipo de cambio permanecerá relativamente estable. Las tasas altas retienen la salida de capitales, aunque como lo he venido diciendo, siempre y cuando se mantenga la disciplina fiscal y el grado de inversión.

Esta semana hay junta de gobierno en Banxico y seguramente el jueves no moverá la tasa. Lo interesante será el comunicado posterior a dicha decisión. El lenguaje que utilice, así como lo que ve hacia adelante será muy relevante.

Se abre una nueva ventana de oportunidad con el tipo de cambio, que desde mi punto de vista vuelve a ser atractivo para la inversión en esa moneda. La selección de activos y el momento es importante ya que muchas de las acciones favoritas han seguido subiendo y pienso seguirán, pero hacerlo cuando venga un ajuste es recomendable.

Esta semana siguen los reportes de las empresas que cotizan en bolsa y debe mantenerse el optimismo y los resultados “mejor a lo esperado” en general. La volatilidad seguirá presente y seguro muchos inversionistas ante esta ola positiva decide tomar utilidades.

@juansmusi​​​​​​

No debería de bajar la FED

Hoy se espera que la FED tome su decisión de política monetaria, y es prácticamente un hecho que la tasa baja de 2% a 1.75%. De hecho, las probabilidades que esto ocurra según las encuestas al mercado en EE.UU. son mayores al 80%. De ser así, el mercado y Trump estarán parcialmente contentos porque la FED, con su política monetaria está contribuyendo a que la economía siga creciendo y que los mercados prolonguen su fiesta.

Y digo parcialmente porque ambos (tanto el mercado como Trump) quisieran que la baja fuera de 50 puntos base, una atrocidad. Dicho lo anterior, no estoy de acuerdo en que se baje la tasa, creo que no hay las suficientes razones para hacerlo. Es cierto que la economía está desacelerando y que los números más recientes marcan una tendencia bajista, pero, aun así, los números no son nada malos. EE.UU. se enfila a un crecimiento de entre 2% y 2.3% para todo el año.

Es un crecimiento bueno para una economía desarrollada y más aún para un país que entra a su onceavo año del ciclo de expansión cuando históricamente los ciclos duran 7 años. Los datos económicos en general, manufacturas, servicios, construcción de casas, empleos y consumo, todos han disminuido, pero insisto, no de manera preocupante.

Por si fuera poco, la reciente temporada de reportes trimestrales de empresas que cotizan en bolsa vuelven a ser mayoritariamente buenos y mejores a los esperados. La inflación, punto vital e importantísimo para fundamentar la decisión de algún recorte no está demasiado baja incluso la subyacente, al igual que en México, está muy cerca de su objetivo.

Cuando la baja de tasa es inminente es porque la inflación es demasiado baja y por otro lado la economía ya está muy deprimida, entre otras razones. Pues aquí, ni una, ni otra y aun así, lo más probable es que la tasa baje. Para mí el mayor factor en contra de esta decisión es que cuando realmente venga una desaceleración pronunciada o una recesión, que no deben tardar mucho (quizá ocurran en la segunda mitad del 2020 o a más tardar en el 2021), la FED no tendrá demasiadas “municiones” para atacarla y afrontarla. Si baja hoy, es posible que también baje en diciembre, lo cual ubicaría la tasa de referencia en 1.5%.

Si EE.UU. en 2020 entra en una recesión, tendrá solo un pequeño margen para afrontar ese ciclo recesivo, tal vez de 25 en 25 puntos base. En cambio, si hoy la FED no cede a presiones y no baja, se puede ir hasta diciembre para solo bajar una vez más. Cerraría el año en 1.75% y puede afrontar mejor el 2020.

También hoy conoceremos el PIB en México, y lo que espera el mercado es una contracción de 0.0% a -0.3%, la sorpresa pudiera venir si la cifra es más negativa aún. Con este dato, confirmaríamos que el crecimiento anual en el mejor de los casos rondaría 0.2% y 0.4% para todo el año.

Si este dato sale en línea a lo pronosticado no espero mayores reacciones, pero si sale peor a lo esperado, muy probablemente el peso lo resienta. Es imperativo un cambio de rumbo, medidas contra cíclicas y acciones del gobierno con la iniciativa privada que nos saquen de esta lamentable condición. Esta relativa estabilidad macroeconómica y cambiaria no es sostenible a largo plazo. De seguir así unos meses más empezaremos a ver efectos en las calificaciones crediticias de Pemex, el país, por ende en el tipo de cambio y eventualmente en la tasa de interés.

Me preocupa mucho, la lógica decisión de tantos funcionarios de gobierno que han decidido renunciar a sus trabajos ante un entorno adverso e imposible de soportar; te bajan el sueldo, te quitan las prestaciones y aprueban una ley para inactivarte del sector que conoces en la iniciativa privada durante 10 años. ¿A quién le interesa un empleo así? Segunda preocupación: el nivel de incompetencia de los que relevan.

@juansmusi

Octubre 30, 2019

Petróleo y Fed

El ataque al campo petrolero en Arabia Saudita, de la empresa Aramco, es de suma relevancia para el mundo ya que tensiona las relaciones geopolíticas, afecta los precios del crudo y con esa afectación –eventualmente– a la economía. Al momento sólo presunciones y atribuciones que podrían ser falsas; un grupo Yemení se lo atribuye, el cual al parecer tiene vínculos con Irán pero para el presidente Trump el responsable es Irán, y con ello busca apoyo –que difícilmente encontrará– en el Congreso, para una intervención o acción militar.

Mientras tanto, los precios del petróleo subieron 20% provocando que los mercados en general reaccionaran con bajas, y las preocupaciones sobre la recesión y/o desaceleración aumentan. Lo que menos le conviene a una economía que se está desacelerando son precios de materias primas caras, y menos del petróleo; ante esta fuerte alza del precio, el Presidente Trump reaccionó ordenando se liberaran reservas estratégicas ya que su país tiene inventarios muy altos de petróleo, y lo que menos quiere él ahorita, es que baje la actividad económica.

Debido a esta reacción se regresó 5% el precio, al momento que escribo el WTI (West Texas Intermediate) cotiza en $60 USD. Seguramente en los siguientes días se sabrá quiénes fueron, y con más precisión cuánto tiempo dejará de funcionar este campo petrolero que produce 5 millones de barriles diarios equivalentes al 5% de la producción mundial; el Ministro de energía de Arabia Saudita estima que para finales de este mes se pueda normalizar la producción.

Lo anterior, en principio le viene bien a Pemex y al Gobierno Federal que siguen sin comprar coberturas, y que el alza le da un poco más de flujo a nuestra emproblemada paraestatal.

Hoy decide la FED sobre la tasa de referencia en EEUU, el mercado y Trump quieren 50 puntos base de reducción, lo que creemos va a ocurrir son 25 puntos de disminución o sea que la tasa de referencia bajará de 2.25% a 2.00%; esto seguramente desatará la ira de Trump que twitteará frenéticamente en contra del señor Jerome Powell, que desde mi punto de vista está haciendo las cosas bien.

Por un lado la inflación no ha dejado de ser un riesgo latente, la economía va bien, desacelera, pero se debe cuidar que no se desordene; por otro lado si van hacia una recesión o desaceleración, bajar pronto las tasas puede ser el equivalente a gastar demasiadas municiones antes de tiempo. Powell debe aguantar las presiones y actuar como lo que es, un Gerente General de un Banco Central autónomo.

Mientras tanto aquí en la 4T las noticias económicas, con excepción de la inflación, no son buenas; el paquete económico no convence y Pemex sigue siendo la principal preocupación. El rango del tipo de cambio me gusta para pensar en volver a comprar pronto.

Creo que si la FED baja puede llegar al rango de $19.20-$19.30, y después de eso no creo que pueda bajar mucho más porque la próxima semana le toca a Banco de México y seguramente bajará también; eso, en la lógica de mercado podría presionar un poco al peso nuevamente.

@juansmusi ​​​​​​​​

Septiembre 18, 2019

1 2