Héroes empresarios

Ser empresario siempre ha sido una labor difícil, emprender es atreverse y en la mayoría de los casos, arriesgando capital. La tasa de supervivencia de nuevos negocios y empresas después de 2 o 3 años de operación es baja, y la recuperación de la inversión inicial muchas veces tarda más de 5 años.
Ser empresario en cualquier parte del mundo es admirable por todo lo que esto implica. Primero por tener la visión, segundo, por arriesgar patrimonio y también por todo lo que requiere ser un líder: armar el equipo, reclutar, definir funciones y lograr que todos trabajen como, y en equipo, ya que también muchas veces existe rivalidad entre sí.
Los empresarios del mundo han lidiado ya con casi 2 años de pandemia. Primero se trató de sobrevivir el encierro, muchos no lo lograron. Después, poco a poco salir de una situación de muy poca venta y con todos desde casa para poder empezar a reactivar.
Una vez que vino la reactivación trajo grandes problemas con los insumos y las materias primas, con una inflación desbordada y haciendo muy difícil costear en un mercado en el que los aumentos eran válidos para una semana, pero la próxima ya no. Hoy el petróleo cotiza en su nivel más alto desde hace 7 años y con él, muchos productos derivados.
De la mano con esta situación vinieron serios problemas de logística y los costos de los fletes subían también como la espuma, ¡más de 5 veces su valor original! Al aumento de materias primas y fletes le siguió un problema de desabasto. No solo era carísimo poner en México los insumos, ahora ya no hay.
Además de todo lo aquí descrito, vino una política monetaria en muchos países restrictiva, o sea que los bancos centrales empezaron a aumentar tasas de interés para responder a la inflación y con ello el empresario comenzó a pagar más por los créditos.
También en este proceso muchas monedas se han depreciado frente al dólar y con ello el costo de muchos de estos insumos que cotizan en dólares, se encarecen. Muchos dirán que es tan fácil como repercutir en el precio todas las variables que lo afectan, pero no es así: no siempre el consumidor final puede absorber todo el impacto y lo que acaba ocurriendo es que muchos empresarios reducen su margen.
Hasta aquí la problemática ha sido global, pero en México hay que agregar algunas más. Muchos de los contenedores “caros” por producto y flete llegan a México y no pueden llegar a su destino final porque las vías del tren están bloqueadas, o bien, tienen que ir resguardados por carretera porque se los pueden robar; otros tienen que pagar cuotas al crimen organizado para que su vida no corra peligro, y otros tantos tienen que lidiar con sindicatos exprimidores.
La falta de estado de derecho y todo lo aquí señalado son más costos para el empresario mexicano. Al final la mayoría del empleo en nuestro país es generado por pequeñas y medianas empresas que cada vez encuentran más difícil hacer negocio. Hoy los empresarios necesitan del apoyo del gobierno para poder garantizar su supervivencia y con ello millones de empleos. Mi más amplio y admirado reconocimiento a todos los que hacen empresa en México.
Esta semana lo principal es estar atentos a la situación de Evergrande en China que pronto deberá pagar intereses de la deuda emitida, y en Estados Unidos los reportes trimestrales de las empresas que cotizan en bolsa. Empezaron bien y se espera que sea una buena la temporada, sin embargo, esta difícil situación de empresa que describo podría manifestarse en los reportes de muchas de ellas.
En México, el viernes tenemos la publicación de inflación de la primera quincena de octubre. En la agenda local seguirá el ruido y discusión de la reforma eléctrica y la legalización de los autos “chocolate”.
@juansmusi​​​​​​

Acaparan China y EU

Las noticias sobre el posible default o no pago de Evergrande seguirá acaparando la atención de los inversionistas. Una empresa con una deuda mayor a 300 mil mdd que hará todo lo posible por salvarse en una primera instancia sin recibir un apoyo o rescate del gobierno. Dudo que se mantenga así, pues para salvarse requiere apoyo gubernamental.
La semana pasada, sin darle dinero de forma directa, el gobierno dotó de liquidez al mercado para no desestabilizar y buscar tranquilidad. La empresa pagó algo de los compromisos locales que vencían el jueves y dejó pendientes 83 mdd de intereses fuera de China y tiene un periodo de gracia hasta el 23 de octubre, 30 días después del vencimiento original.
Confío en que esto no será de proporciones gigantes y que el gobierno hará algo para evitarlo. China lleva más de cuatro décadas sin crisis y creo que tratará de seguir así. Seguro aportará volatilidad y seguiremos tocando el tema por un tiempo. Y justo ahora deciden prohibir operaciones con criptomonedas en cualquier plataforma relacionada, al punto de declararlas operaciones ilegales y con posibles sanciones legales y penales a quién desobedezca. Esto ha provocado una nueva baja en estos activos.
Gran parte del entorno adverso viene de EU, donde muchos temas provocan inestabilidad, incertidumbre y volatilidad. Primero, una Fed más pesimista, con un lenguaje más duro y menos tranquilizador. Una Fed que contempla reducir el programa de recompra de bonos, sin precisar cuándo. Segundo, el techo de la deuda, para mí es más un escenario político adverso que han enfrentado los últimos presidentes, donde el Senado debe aprobar ampliarlo más allá del 30 de septiembre. En pocas palabras es autorizar el déficit de ese país para pagar los compromisos de deuda y nómina del sector público.
De no aprobarse el 30 de septiembre viene el paro o shutdown, donde dejan de pagar nómina a algunos sectores públicos. Esto ya ocurrió en la historia reciente y tiene más fines políticos que económicos. Es un periodo en el que se desprestigia a la administración y al presidente, y al final, después de algunos días, se aprueba y ni le dejan de pagar a acreedores ni a servidores públicos.
Por último, está atorado el plan de infraestructuras de Biden, cuya propuesta más reciente es gravar a los multimillonarios en las ganancias de capital; se argumenta que es menos la tasa impositiva a los más privilegiados que a los trabajadores de clase baja y media.
En Alemania hubo elecciones y el resultado tranquiliza a los mercados. Por un margen muy ligero lideran los sociales demócratas por encima del partido de Merkel, los conservadores. Se cree que se llevarán un tiempo en formar gobierno, pero se completará de forma satisfactoria.
En México destaca la comparecencia del secretario de Hacienda para defender ante el Senado los tres proyectos insignia de esta administración: tren, refinería y aeropuerto. Argumentó la conveniencia de llevarlos a cabo por lo ya invertido y por la señal de confianza que manda a los mercados locales e internacionales (los mismos argumentos que se tenían para defender el NAIM).
Este jueves hay decisión de política monetaria y con la inflación alta pienso que subirán de nuevo la tasa a 4.75%, es decir, 25 puntos base más. Esta alza puede apreciar el tipo de cambio; a pesar de que han salido 11 mil mdd en inversiones de portafolio o financieras, se mantiene nuestra moneda estable.
@juansmusi

¿Demasiado grande para quebrar?

Más o menos ese era el título de un libro y película que narraba la historia de la crisis de 2008, aquella que fue detonada por un otorgamiento de crédito irresponsable y que luego comercializaron para vender paquetes de esos créditos hasta el punto que gran parte del mundo tenía en su cartera hipotecas sin ningún sentido.
Le daban crédito a quien fuera y, sin hacer un estudio o análisis previo, esa persona adquiría dos o tres inmuebles –además de quien lo habitaba. Esas hipotecas malas se metieron a paquetes, las calificadoras las evaluaron bien, y muchos vieron un default en sus inversiones. Compañías de seguros, bancos, empresas automotrices, fondos de pensiones e inversionistas individuales vieron cómo esos activos se devaluaron.
El gobierno norteamericano tuvo que salir al rescate y en esta historia a la cual hago referencia en mi título, se ve cómo Lehman Brothers quiebra ante múltiples intentos de rescate, pero que después de mucha arrogancia y desacuerdo del entonces director general y presidente del consejo, logra desquiciar a quienes le ofrecían rescatar…hasta que la dejan quebrar.
Cuando el mundo ve que Lehman Brothers quiebra, el racional fue que todo puede quebrar. El efecto negativo o dominó que produjo esta quiebra no tuvo precedente y solo era comparable con aquella tremenda crisis del año 1929.
Cuando el gobierno norteamericano y la FED ven el desastre y el pánico, se dedican a rescatar todo y a salvar empresas emblemáticas y con mucha historia al punto de rescatar algunas que estaban peor que Lehman Brothers. Y esta historia que se titula como mi columna, se basa en que AIG (una aseguradora gigantesca), también es rescatada sobre todo por el pánico que implicaba verla morir, y entonces el mayor argumento para no volver a generar una crisis de confianza fue que ‘es demasiado grande para quebrar’. (Too big to fail)
Y refiero a este evento porque seguramente esta semana y en lo sucesivo tendremos mucho ruido en torno a esta empresa -enorme desarrolladora inmobiliaria en China-, denominada Evergrande; que tiene altas probabilidades de presentar un evento de no pago, o como lo conocemos en mercados, un default. Evergrande tiene una deuda que asciende a $300 mil millones de dólares.
Aquí hay varias consideraciones: la primera es que China es un sistema comunista mixto, no puro, y esto hace que el gobierno controle mucha información y muchas veces nos quita visibilidad de la verdadera situación de las empresas, el sistema financiero y muchos otros sectores. Otra consideración es que, en términos de reservas, China es el país más rico del mundo con más de tres trillones de dólares norteamericanos, así es que también se tiene la capacidad financiera para rescatarla, si fuera necesario.
En una primera instancia el gobierno afirmó que no lo haría. Si vemos hacia atrás esto es lógico: crecimientos de dos dígitos durante tanto tiempo, son insostenibles y un ajuste y una corrección es necesaria y consecuente a este auge tan impresionante. Yo creo que sí va a haber ruido en el mercado y que el evento puede traer ajustes, mismos que aprovecharía para entrar y comprar. También creo que dependiendo del tamaño del evento y contagio, pudiera reaccionar el gobierno.
Esta semana se reúne la FED y pienso que, para entonces, concretamente mañana, podrá hacer también algo para apoyar a que el contagio de este evento chino no sea mayor. ¿Cómo? Dejando para más tarde el corte de los estímulos o recompra de bonos, con un discurso benévolo.
@juansmusi​​​​​​​

Paquete económico y algo más

La semana pasada, el Secretario de Hacienda presentó el paquete económico para el año 2022. En términos generales podemos hablar de un paquete sin sorpresas y que la buena noticia es que prevalece el orden y la disciplina fiscal, y con ello las finanzas públicas sanas. Analizando el paquete con un poco más de detalle, se puede identificar lo siguiente: Las cifras de crecimiento económico proyectadas son optimistas (siempre lo son, y es algo normal en este tipo de proyecciones futuras).
Las cifras que suponen para el PIB del 2021 es de 6.3% contra el 6% del consenso, y en el caso del 2022 es todavía más optimista, pues suponen un 4.1% vs 2.9% del consenso. El crecimiento es sin duda, la variable más importante –y lo es porque en esta tasa se basa la proyección de los ingresos fiscales y de ahí su asignación.
Esa es la parte que me parece optimista. En la parte realista se supone un ligero incremento en el déficit, pero que no me preocupa y que me hace suponer que, de cumplirse, se puede mantener el grado de inversión. También y como siempre, el promedio utilizado en el precio de la mezcla mexicana de crudo es optimista, aunque se prevé una ligera caída en la producción.
Salvo pequeños detalles, se propone un incremento en la recaudación y sin grandes cambios, solo pequeñas modificaciones.
La inflación en agosto se moderó un poco y supongo que en septiembre, como es costumbre por la vuelta a clases, podría presionarse de nuevo. Lo anterior me hace suponer que en la reunión del 30 de este mes, el Banco de México volverá a subir la tasa 0.25% para llevarla a 4.75%.
Agosto también fue importante en materia de empleos formales: destacó la creación de muchos puestos de trabajo que nos van acercando poco a poco a los niveles pre pandemia. Acuérdense que el empleo formal y registros en el IMSS son menores frente a la creación de empleos informales.
Mientras tanto, en el mundo y los mercados internacionales la semana pasada fue negativa fundamentalmente por tres razones: A) Las preocupaciones por la variante Delta y posibles consecuencias económicas, 😎 Las presiones inflacionarias, que con la llegada de huracanes han empujado de nuevo a los precios del crudo y C) La retirada de estímulos monetarios.
En este último punto hay varias cosas importantes. La primera es que los beneficios por desempleo se deben empezar a bajar y que la impresión de dinero -sobre todo en Europa y EEUU- también comenzarán a disminuir. Ya la semana pasada la Banquera Central, Christine Lagarde, aseguró que empezarán en el último trimestre de este año, y aunque no precisó las cifras, aseguró que es una realidad necesaria; en ese mismo sentido se pronunció la FED, pero todavía no precisa los tiempos.
Desafortunadamente la administración de Biden y concretamente un grupo de legisladores demócratas, se vuelven a quedar cortos en cuanto a las proyecciones de recaudación para implementar el ambicioso plan de infraestructura. ¿Recuerdan que Trump bajó las tasas impositivas al principio de su administración?
En el caso de las ganancias de capital las bajó desde el 30% o más hasta un rango del 15% o 20% dependiendo los ingresos y la tasa corporativa la bajó desde el 30% hasta el 21%. Bueno, pues los legisladores demócratas proponen subir la primera a 25% y la segunda a 26.5%, cifras que se quedan cortas ante la necesidad de recaudar lo necesario para las ambiciones trillonarias de infraestructura.
El dólar se vuelve a debilitar y arrancamos la semana con un tipo de cambio por debajo de $19.90 que, como he comentado aquí, me parece muy adecuado para la construcción de portafolios de inversión.
@juansmusi​​​​​​​

Urgen restricciones

El viernes pasado que salió el dato del empleo en EE.UU., pensé que hoy será un mal día en los mercados financieros con el pésimo dato en agosto. Se pronosticaba una creación de empleo de 733,000 y la cifra salió muy por debajo con apenas 235,000. Acto seguido, el mercado abre y continuó la jornada positiva y sin grandes sobresaltos. ¿Cuál es la explicación? Pues resulta que una posible es que, entre las ayudas de COVID y los beneficios por desempleo, el mal dato pasa a segundo plano.
Hay dinero, hay gasto, la economía se mueve y aunque haya desempleo y todavía empleos a recuperarse a niveles pre pandemia, nadie se preocupa por un dato deficiente. Eso está mal, muy mal. Lo que esto quiere decir es que hay condiciones artificiales que están propiciando un desempeño positivo –porque dinero hay, pero no es dinero generado a partir de procesos productivos o de inversión.
¿Qué incentivo puede tener una familia de nivel bajo o medio que recibe entre $2,000 y $5,000 dólares por desempleo y que recibió una cantidad similar por los apoyos del COVID? La respuesta es que para moverse, activarse y conseguir un trabajo tienes que tener necesidad, pero con tanto apoyo, no la hay. Tiene que venir muy pronto una restricción de liquidez, que hasta hoy ha tenido 3 grandes programas.
1.- Las ayudas por COVID, 2.- Los beneficios por desempleo y 3.- El Quantitative Easing (QE) que empezó desde la crisis hipotecaria y que hoy sigue arrojando una liquidez por $120,000 millones de dólares mensuales.
El punto número 1 en teoría ya se acabó, las ayudas de Trump y Biden ya acabaron y no hay anuncio de que pueda venir otra. El punto número 2 tiene que finalizar en un punto para alguien que cumple “x” meses desempleado, o bien, disminuir dramáticamente la cantidad. Y el punto número 3 que está en manos de la FED, comenzar la disminución de compra de activos; lo que se conoce como “Tapering”.
Lo que me queda claro es que esta situación artificial de liquidez tiene que tomar una acción pronto. Por eso, no es extraño estar enfrentando problemas inflacionarios. Y lo ideal sería empezar uno y después de un tiempo el segundo, es decir, no puede haber un recorte importante a los beneficios por desempleo y “Tapering”. Ojalá que pronto se vea una acción concreta.
Esta semana hay decisiones de Bancos Centrales como el de Australia, Canadá, algunos países de Europa y del propio Banco Central Europeo. Será también muy importante lo que anuncie esa institución que encabeza Christine Lagarde. Seguramente la tasa no la va a mover, pero también allá hay un programa de recompra de bonos y también ha habido apoyos COVID y por desempleo. Así que sin esperar grandes cambios sí podría venir alguna disminución en la recompra, o sea un “Tapering”.
Sigue habiendo una situación compleja en el abasto de partes, en los precios de las materias primas y en la logística y precios de fletes y entregas. Esta crisis en el sector automotriz, por ejemplo, con el desabasto de Chips, provocaron de nuevo una caída en la producción de agosto de casi 20%.
En México se publica la cifra de inflación el jueves, la correspondiente a la segunda quincena de agosto. De nuevo será interesante ver si sigue bajando poco a poco o si la presión al alza continúa y con ello vendría un mayor endurecimiento de la política monetaria. Por último, volvió a valer la pena esperar para entrar a las inversiones en dólares, que regresó por debajo de $19.90.
@juansmusi

Intervencionismo o no

Si se meten, malo; si se salen, malo. El caso es que Estados Unidos con la política intervencionista era muy criticado y ahora el retiro paulatino de tropas de muchos países, en su momento Irak, y ahora Afganistán también está siendo criticado. Y es que, ¿quién puede arreglar o enderezar lo que, desde su punto de vista está bien? -hablo del Talibán o ISIS-. ¿Cómo puede Biden solucionar lo que pasa en estos regímenes extremistas? Lo cierto es que el plan de 20 años fracasó.
No logran quitar a los Talibanes y no solo eso, los aliados afganos no llevan a cabo el plan y arman y ceden el poder al régimen que quería quitar Estados Unidos. El retiro de tropas empezó con Obama, siguió Trump y lo terminó Biden. ¿Solo el último cargará con la culpa? Pero esto no me toca analizarlo a mí, porque va mucho más allá de lo económico y su repercusión en mercados.
Estos son temas complejos, con mucha historia y que difícilmente un tercero podrá conciliar. Lo que repercute en mercados es si esta situación en ese país afecta y cómo a los diferentes países del mundo. Hoy China y Rusia manifiestan apoyo y simpatía por razones económicas y estratégicas. Afganistán tiene un gran territorio, muchos recursos naturales, una buena posición geográfica y con puertos y salidas al Golfo Pérsico, que eventualmente pueden conectar con oleoductos.
El comercio internacional y las exportaciones de los países del mundo han elegido dos destinos naturales, Estados Unidos y China. Y como se dice coloquialmente, China le ha comido el mandado muy fuerte a Estados Unidos: muchos países que antes solo trataban con la potencia americana, hoy lo han cambiado por China; es el caso de Brasil, Argentina, casi todo África, España, Suecia y Noruega, entre otros. Y no es que ya no exporten o importen a EE.UU., es que el volumen de su comercio internacional con el gigante asiático es mucho mayor.
Hasta hoy lo que estamos viendo en mercados financieros y el desempeño negativo de las bolsas, desde mi perspectiva hoy no incorpora el tema. El fortalecimiento del dólar y el comportamiento errático del mercado obedece más bien a la tercera y cuarta ola de la variante Delta, que conlleva consigo preocupaciones de una desaceleración económica, a la baja de los precios del crudo, que después de haber llegado a $75 el WTI, regresa a $63 -esto le pega duro al peso- y a la posibilidad de que la FED retire los estímulos monetarios antes de lo previsto.
Va a ser muy interesante lo que se verá en la reunión tradicional de Banqueros Centrales en Jackson Hole, Wyoming, del 26 al 28 de este mes. El tema principal a tratar es el grave problema inflacionario que enfrentan muchos países del mundo en un entorno muy complicado de recuperación económica. Dicho de manera simple, inflación cuando apenas estamos asomando la nariz.
La política monetaria lo que manda en estos casos es un endurecimiento a través de alza de tasas de interés, algo muy doloroso para empresas y empresarios que requieren de financiamiento y éste se tiene que encarecer. Por otro lado, los ahorradores dejan recursos invertidos ante la mejora en los rendimientos y le bajan al gasto, promoviendo un menor dinamismo económico.
Desde mi perspectiva este momento no es propicio para comprar dólares y ante la mejora de este escenario incierto podríamos volver a ver el tipo de cambio debajo de $20 y un buen desempeño de acciones selectas hacia adelante. Aún incorporando un endurecimiento de las bancas centrales y un impacto negativo por la variante Delta, hay oportunidades, y más aun después de los recientes descuentos.
@juansmusi

Inflación y variante Delta

Arrancamos la semana con el dato de inflación en México, de nuevo, arriba de lo esperado. La cifra anual baja un poco a 5.81% pero aún muy por arriba de lo esperado.
Esto confirma y facilita la esperada decisión de este próximo jueves en la junta de política monetaria de Banxico. La tasa que hoy está en 4.25% se irá al 4.50%, nuevamente un alza de 50 puntos base. Como lo he venido comentando, no es una buena noticia para la economía que el costo del dinero suba, pero ante este movimiento inflacionario, es necesario.
Probablemente con este movimiento al mejorar los rendimientos en pesos, veamos apreciación y se pueda abrir otra ventana de oportunidad para invertir en dólares. Recordemos que este fenómeno inflacionario es global y que es atribuible a este abrupto despertar después del cierre total y confinamiento.
Después de una baja impresionante en los precios de las materias primas y todo tipo de bienes y servicios, la reactivación ha traído consigo un alza exagerada; por demanda, por escasez y porque muchos de los afectados compensan hoy algo de las pérdidas terribles que arrastran del 2020.
Materias primas, fletes, insumos y servicios han tenido una contribución muy importante al incremento. Brasil, por ejemplo, ha tenido que incrementar su tasa de referencia 1% en la última junta de política monetaria. La tasa Selic, fijada por ese banco central, subió de 4.25% a 5.25%, 100 puntos base.
Otro factor que esta siendo determinante es la variante Delta y el enorme resurgimiento de la pandemia en todo el mundo. Algo que me queda claro es que ya es más un tema de la sociedad que de las autoridades. Pueden poner semáforo rojo, naranja o verde, pero la vida sigue y la economía no da para volver a cerrar, también el semáforo se ha vuelto un elemento de deslinde de responsabilidades, es decir, estamos en rojo, pero casi todo permanece abierto, está en ti y es tu responsabilidad si contraes el virus.
También es cierto que, si países ricos ya no cierran, con menor razón los países emergentes: en pocas palabras, se está poniendo de nuevo en manos de la sociedad la responsabilidad del cuidado y prevención. Se siguen viendo muchas incongruencias; por un lado, antros abiertos, bodas, fiestas…pero por el otro las aulas cerradas.
Quizá valdría la pena -principalmente en escuelas y universidades privadas- hacer un regreso responsable y paulatino con profesorado y alumnado vacunado. Algunas pocas ya lo han hecho. En el sector público está más complicado porque muchos alumnos y profesores aún no están vacunados y con 20,000 casos nuevos diarios, sería irresponsable.
Es responsabilidad del gobierno una pronta y urgente campaña de vacunación.
Es un hecho que esta variante está trayendo consecuencias económicas y que podríamos empezar a ver desaceleración en el crecimiento del PIB, en el empleo y en muchos indicadores económicos. Por supuesto que con ello podrían venir correcciones a las estimaciones que en general se han venido subiendo y tendrá mucho chiste seleccionar los sectores de la economía que seguirán bien y los que se afectarían menos.
Ha ayudado mucho al mercado que Estados Unidos sigue sin subir tasas y con un discurso benévolo en torno a cuándo aumentarlas, los reportes corporativos de las empresas que cotizan en bolsa han vuelto a ser buenos en su mayoría, 85% de ellas lo ha hecho de manera favorable hasta ahora.
El empleo en Estados Unidos sigue fuerte y hasta ahora no muestra señales de debilidad hasta julio. Tanto junio como julio sorprendieron y aunque seguimos por abajo del empleo antes de la pandemia, la recuperación ha sido sólida.
Habrá que ver si en agosto la variante Delta se manifiesta en una menor creación de plantas de trabajo.
@juansmusi​​​​​​​​

Mejoran las cosas

Arrancamos una nueva semana, corta, por el feriado del lunes en EE.UU., sin embargo, hay información muy relevante que se conocerá a lo largo de la misma.

El ánimo que prevalece es de optimismo, la semana anterior cerramos en una nota positiva en el tema laboral, ya que los empleos creados en el mes de junio excedieron la expectativa de 750,000 nuevas plazas a 850,000 que fue la cifra oficial.

El tema laboral es fundamental para darle solidez y credibilidad a la economía norteamericana, que ha visto tanta impresión de dinero a través de programas de recompras y los estímulos por desempleo, así como las ayudas por COVID.

La recuperación del mercado laboral es fundamental y aunque se está avanzando en este tema, la deuda por los 11 millones de empleos que se perdieron en la pandemia sigue siendo de 6 millones de vacantes.

En la semana confirmaron el buen paso de la economía también varios indicadores de consumo, actividad industrial y en el mercado inmobiliario, los precios de las viviendas, que por cierto en muchos estados ya rebasan máximos históricos, así como la construcción de casas nuevas que se encuentran en niveles muy altos.

Esta semana conoceremos el paso de la economía en el sector servicios y todo indica que el dato será favorable también.

El presidente Biden no llegó a su objetivo de vacunar al 70% de habitantes y se quedó corto por 4%. Lo anterior no fue por falta de vacunas, es inminente que muchos, ya no se quieren vacunar.

A México todos estos indicadores le favorecen y además de continuar recibiendo una cantidad impresionante de remesas, el rebote económico de nuestro vecino, también significa una mejora en las exportaciones. Y así, los datos lo confirman y por ello el rebote económico este año podría superar el 6% del crecimiento del PIB.

Después de las elecciones lo que si bajó de manera dramática fue la campaña de vacunación. Ante la política mexicana, ya no es tan importante vacunar a la población.

Esta semana se publican el miércoles las minutas de la FED y el jueves las minutas de Banco de México. Ambos son documentos muy interesantes que nos permitirán ver con más claridad el rumbo de la política monetaria. Allá, buscaremos pistas para ver si es que las alzas empiezan en el 2023 o también se van a anticipar.

Aquí en México veremos las razones más detalladas de la sorpresiva decisión de elevar la tasa a 4.25% y también buscaremos indicios de hasta donde pueden llevar la tasa de referencia en lo que resta del año. Hay analistas que piensan que fácilmente cerraremos el año con una tasa superior al 5%. Y hablando de ello, el mismo jueves se publica la inflación de la segunda quincena de junio, veremos si es que ya empieza a ceder y podemos bajar la cifra anual del 6% o si bien se sigue presionando.

Esta semana seguirá el debate en la OPEP para tratar de bajar los precios del petróleo que hoy se ubican alrededor de los $75 dólares por barril, a través del incremento conjunto en la producción. La tarea es convencer a los Emiratos Árabes, que ya llevan dos intentos fallidos.

También sigue progresando la idea de la fiscalización global y parece alcanzar el 90% de apoyo del PIB mundial, representado por 130 países. El objetivo es fiscalizar a las grandes empresas que establecen su domicilio fiscal fuera del país de origen para bajar o no pagar impuestos. Se habla de una tasa del 15% y que podría entrar en vigor en el año 2023.

@juansmusi​​​​​​​

Inesperado ¿pero necesario?

La semana pasada nos sorprendió Banco de México con un alza de tasa de 4% a 4.25%, literalmente nadie, lo veía venir. Ese mismo día, el jueves temprano se publicó el dato de la inflación de la primera quincena de junio y el dato fue malo.

La cifra anual de inflación regresa arriba del 6% cuando el objetivo máximo del Banco Central es 4%. Evidentemente esto preocupa y no es una buena noticia. La inflación nunca es buena noticia, pero es mejor recibida cuando hay demanda, poder de compra y desde luego crecimiento económico.

Lo preocupante además del incremento de precios, que literalmente es un impuesto para toda la población y una pérdida real en el poder adquisitivo, es el momento en el que llega. Veamos en contraste con nuestro vecino, Estados Unidos también tiene una inflación muy alta, no vista hace muchos años y arriba del 5%.

Sin embargo, ahí la recuperación económica y las causas de la misma tienen que ver con un rebote económico que es más percibido por un amplio sector de la población. No es bueno y no deja de ser preocupante para ellos y para la Reserva Federal, pero ahí ha habido estímulos fiscales, monetarios, recompra de bonos, seguros por desempleo, etc. Cosas que aquí no ha habido.

En México el mayor apoyo por la pandemia que ha habido es el efecto del rebote en las remesas, que este año podrían llegar a $50 mil millones de dólares y que son el ingreso de divisas más grande del país y que desde luego mucho de ese dinero va a hogares y es utilizado para gasto.

¿Era necesario subir la tasa de referencia? ¿Actuaron de manera prematura? No hay una respuesta correcta, a muchos les gustó esta decisión y a muchos le molestó. Cabe señalar que no fue una decisión unánime, la votación fue 3 a 2 y también cabe señalar que la FED no ve estas acciones en el corto plazo porque siguen pensando que este efecto inflacionario es coyuntural y de corto plazo y que poco a poco se va a corregir o mejorar.

Yo siempre he pensado que los miembros de la junta de Banxico tienen mucha más información que incluso los analistas más profundos y respetados. No tomaron esta decisión sólo porque salió mal el dato en la mañana. Fue un factor sin duda, pero la decisión se tomó porque ven tal vez, que el fenómeno no sea transitorio o de corto plazo y a esta preocupación mayor, hay que aplicarle una medicina mayor.

La parte negativa de subir la tasa es sin duda encarecer el costo del dinero, que insisto, en este momento tan delicado aún de la economía duele mucho. El crédito barato en estos momentos es crucial.

La parte positiva es buscar controlar la inflación con el aumento de los rendimientos de los bonos e instrumentos de deuda del gobierno y del sector privado y como consecuencia atraen flujos del extranjero que aprecian temporalmente a nuestra moneda. De ahí la nueva “fortaleza” del peso. Podemos estar a favor o en contra de la decisión, pero confiando en nuestro banco y su autonomía, es lo que nuestro banco central considera oportuno hacer, con independencia de lo que piense el poder ejecutivo, el sector empresarial o si es popular o impopular.

El próximo viernes se publica el dato del empleo en Estados Unidos y se espera un dato por arriba de los 700,000 empleos creados durante el mes de junio. Es un dato siempre importante, pero más ahora, un momento crucial para medir que tan real es la recuperación económica.

@juansmusi​​​​​​​​

Elecciones desde la perspectiva de mercados

Antes que nada, felicitar a todos aquellos que salieron a votar, ejercer tu derecho, elegir y también ratificar o no las personas que nos representan, te da derecho a exigir, pedir y también a quejarte.

Creo qué hay luz y sombra, agrio y dulce y positivos y negativos.

La participación fue la más alta registrada en las intermedias, una tasa del 52% contra el 48% que se había registrado en el 2015. Es positivo que sea mayor, pero no se ustedes, yo pienso que fue muy bajo sólo incrementar el 4%. Es increíble pero esta apatía sigue decidiendo y favoreciendo a las fuerzas políticas mayoritarias. La frase “Los pueblos tienen el gobierno que se merecen” es muy precisa y cierta.

A continuación, un resumen con cifras preliminares y no oficiales:

En el Congreso, que, de hecho, creo que es lo más importante, el resultado fue positivo. El resultado más temido era que Morena tuviera mayoría calificada y con ello pudiera cambiar las leyes y modificar la constitución. Eso, no ocurrió. Gana la mayoría simple y con ello tendrá que negociar las cuestiones y cambios estructurales.

En las gubernaturas se puede decir que como era previsto, arrasaron, Morena y aliados se llevan 11 o 12 de las 15. La buena noticia es que, en los congresos locales, también hay un equilibrio de fuerzas y servirá de contrapeso.

En la CDMX si hay un revés fuerte, solo 6 alcaldías permanecerían con Morena. 10 estarán en manos de la oposición.

Insisto, no soy politólogo y mi opinión es solo relacionada con los impactos económicos y financieros que puedan tener estos resultados. Y cómo ya lo comenté, los mercados y la economía, la inversión y el dinero prefieren equilibrios y contrapesos.

La reacción del tipo de cambio ante lo que ocurre en el congreso es positiva y de nuevo la ventana de entrada y de oportunidad se abre. Inversión en dólares abajo de $19.80 me parece muy atractiva y que hace todo el sentido del mundo.

Que sirva esto para mejorar a México más en 3 años. Que la participación sea mayor, no solo 4%, mucho más. Que los partidos entiendan que la gente preparada es los que más se necesita, que las campañas y las propuestas no se hacen con actores, futbolistas y niños que les cargaban los palos de Golf a sus papás, y menos bailando.

Que la oposición para serlo, se tiene que unir, poner a un candidato como a una ex Miss Universo y no acordar uno de oposición, no jala, así se pierde Baja California. Que si no hay coaliciones pueden seguir ganando las hijas de los que no pudieron contender por tener demandas de violación.

No tengo nada en contra de la hija del candidato, pero improvisar y sacarse de la manga que ella sea la candidata y gane, inaudito. Donde se unieron de verdad y hubo coaliciones con acuerdos, compitieron de cerca y en muchos casos, ganaron.

Gana México con los equilibrios, gana México con el INE como institución y autoridad máxima electoral y ganan los ciudadanos que a través del voto buscan tener un mejor país.

Ayer llegó la vicepresidente de EEUU, Kamala Harris, la agenda es migratoria, pero ojalá también se toquen otros. Fortalecer la relación bilateral, basado en el cumplimiento de las leyes, instituciones, reformas y tratados sería algo extraordinario.

@juansmusi

1 2 3 16