Factura Covid-19

Sin duda la preocupación global más importante sigue siendo el CORONAVIRUS, ahora ya nombrado COVID 19. Los mercados financieros pasan de preocuparse a menospreciarlo y pensar que ya se ha controlado y justo cuando ese sentimiento prevalece, regresa la incertidumbre y preocupación. Muchas dudas acerca de la veracidad de la información y del manejo que le da la autoridad China. Es cierto que ya los casos de contagio rebasan los 73,500 y las muertes rebasan los 1,900. La cifra diaria aumenta, pero no es exponencial y en cierta medida se asume un control o una contención del virus.

En la parte económica ya preocupa el daño a ese país y al mundo, les recuerdo que China es un tercio del crecimiento global. Se estima que el primer trimestre sólo podría costarle entre un 15% y un 20% del crecimiento anual total, y con ello a sus principales socios comerciales y al mundo. Es impresionante ver la capacidad de respuesta e implementación, además de los recursos para apoyar a la economía. Es de admirar como en muy corto plazo se implementan apoyos económicos, incentivos fiscales y bajas de tasa para contrarrestar los efectos de la crisis de salud.

Basta ver por ejemplo lo que ha bajado el petróleo, 25% en lo que va del año. Llegó a cotizar a niveles cercanos de $64 usd por barril y hoy apenas rebasa los $50 usd, el WTI (West Texas Intermediate).

También las últimas tres jornadas han sido negativas para las bolsas en EEUU y muchos índices del mundo por temores a que grandes empresas también se vean afectadas en sus resultados producto de esta epidemia. Simplemente Apple, que ya en un comunicado expresó su preocupación de tener un mal trimestre (si baja con más razón es compra) porque la crisis y coyuntura de esta situación le esta ocasionando problemas a proveedores de partes en los equipos iPhone principalmente.

Grandes empresas y socias comerciales padecen los efectos de la emergencia sanitaria y los bloqueos entre ciudades y por supuesto continentes. Empresas muy grandes como Qorvo, Broadcom,. MIcron, Intel, Nvidia y Xilinx correrían con la misma mala suerte que Apple, muchas de ellas no solo por ser proveedores, pero también porque disminuirán considerablemente el total de sus exportaciones.

En cuanto al entorno global, aislando este tema que no es menor, prevalece un tono y un ambiente positivo principalmente impulsado por la economía de EEUU, que sigue fuerte. La FED fue muy clara en su comunicado reciente y también muy cuidadosa a la hora de referirse a la política monetaria, dejando ver que no habrá movimientos en el corto plazo.

También hay un buen sentimiento en torno a las economías fuertes del mundo en Europa y Asia y esto se ha impuesto o ha estado por arriba de otras preocupaciones sanitarias y políticas. En Europa, aunque acotado, pero habrá crecimiento. El Banco Central Europeo también prepara estímulos.

Banco de México también muy bien y prudente. Por unanimidad los 5 miembros deciden bajar la tasa a 7% y mantener ahora un diferencial entre EEUU y México de 5.25%. (allá la tasa es 1.75%). Esto hace que el tipo de cambio se mantenga fuerte y gocemos de una estabilidad cambiaria muy frágil desde mi punto de vista. Una apreciación generalizada de monedas frente al dólar, la disciplina fiscal y las altas tasas de interés pueden mantener al peso fuerte, pero no por mucho tiempo.

El peso tiene que buscar fortaleza derivada de la entrada de recursos para invertir de largo plazo y no de inversión golondrina y remesas.

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​@juansmusi

Como termina y como empieza

Para final de año y arranque del 2020 en el plano internacional, a reserva que hubiera un arreglo de último minuto en cuanto al tema China-EEUU parece que ya no habrá sorpresas. El año 2019 en términos de mercados bursátiles globales, no en el caso de México, fue espectacular. En materia global, resalta el fuerte movimiento alcista del petróleo en donde la OPEP, principalmente, ha logrado su cometido de impulsar el precio controlando la producción. Los precios actuales del West Texas Intermediate (WTI), que es el que se usa como referencia, rondan los $61.60 usd. Nivel cómodo y por arriba del promedio que establece nuestro presupuesto de ingresos de $50 usd por barril.

En el caso de México, resta conocer el dato de la inflación de la segunda quincena de diciembre, que de no haber grandes movimientos confirmaría que la inflación puede terminar el 2019 por debajo de 3%, este es, sin duda un dato positivo. En cuanto a datos relevantes, también resta conocer los datos oficiales de crecimiento de noviembre y diciembre que ponen al crecimiento anual en tres posibilidades; la de crecer marginalmente positivo, la de cero crecimientos o la de crecer marginalmente negativo. Ninguno de estos tres escenarios son sorpresa, simplemente es lo esperado y los tres son posibles.

El año 2020 presentará nuevos retos: La FED, que aparentemente hace pausa en la baja de tasas podría ver un primer semestre sin movimientos y dependiendo el estado de la economía y la campaña electoral norteamericana el Banco Central podría no moverse, si bien es cierto que la economía sigue muy fuerte se habla hasta de la posibilidad de volver a ver alzas, aunque yo no lo creo. Lo más interesante para nosotros es ver como México y nuestro Banco Central puedan continuar disminuyendo el diferencial que hoy sigue siendo amplio y que en gran parte explica la estabilidad cambiaria.

La tasa en EEUU está en 1.75% y la tasa en México en 7.25%, la diferencia es de 5.50% y hay quienes pronostican que el año entrante esta diferencia pueda ser de 4%, es decir, la FED se queda en 1.75% y nosotros llevamos la tasa a 5.75%, tampoco lo creo, menos, si queremos ver estabilidad cambiaria. TMEC.- ¿estamos o no en la agenda de prioridades de EE.UU? De cara a sus elecciones pienso que si para los republicanos y en segundo plano para los demócratas que siguen empecinados en el “impeachment”, que no llegará a ningún lado.

El reto más importante de nuestro país es el crecimiento económico, es la estrategia del gobierno federal para atraer inversión, es tener una mayor seguridad y un mejor marco jurídico. El gobierno debe restablecer la confianza, volver a crear alianzas entre ellos y la iniciativa privada, el gobierno hoy debe unir más no polarizar. PEMEX también afronta un reto complicado, no seguir deteriorándose y con ello empeorando su calificación crediticia.

Priorizar el uso de los recursos, allegarse en energía y en la Dirección General de gente del sector de toda la vida, con una visión realista de una empresa llena de complicaciones y no de servidores públicos que están ahí para cumplir con la agenda política y para decir: “si señor”. Ojalá México logre sortear el año sin bajas en calificaciones también en la parte soberana.

Europa arranca el año con un posible evento que traerá consecuencias, desde mi punto de vista graves, el BREXIT podría ocurrir tan pronto como el 31 de enero, aunque tampoco lo creo, lo más probable es que vuelvan a posponer el problema.

Tengan todos un gran 2020, lleno de salud!!

@juansmusi

1 Enero 2020

VENTA POR PIEZAS

Mientras en nuestro país se busca despenalizar el aborto en ciertas causales, asegurándose que no se ampliará en el futuro ni se convertirá en un derecho de libre demanda (cosa que contradice la realidad mundial), en países más avanzados en esta materia se ha llegado a situaciones francamente indescriptibles.

En efecto, en Estados Unidos, y luego de una investigación realizada por The Center for Medical Progress (una asociación que vela por la ética médica), se ha destapado un escándalo de proporciones, al hacerse público un macabro negocio de tráfico de órganos de bebés abortados que Planned Parenthood –para muchos, el mayor promotor del aborto del mundo–, ha estado realizando durante años.

De hecho, a tal nivel de sofisticación ha llegado este dantesco negocio, que las técnicas abortivas varían dependiendo de cuáles sean los órganos que se pretende obtener, para lo cual se monitorea el proceso ecográficamente.

Así, corazón, hígado, pulmones o algunas extremidades, dependiendo de la demanda de los laboratorios interesados, son sacados intactos para su posterior venta, pese a estar prohibido el tráfico de órganos humanos en Estados Unidos. En consecuencia, estas lucrativas ventas se suman al ya millonario negocio del aborto propiamente dicho, con lo cual se demuestra que la ambición y el descaro no tienen límites.

¿Resulta sorprendente esta situación? En realidad, no. Y no lo es, porque la raíz de la mentalidad abortista es siempre la misma: la cosificación del no nacido, el desconocimiento de su inherente calidad de persona. Por mucho que se maquillen sus causales o se prometa que se legislará solo para casos muy acotados, esta despersonificación resulta evidente, pues si de verdad se considerara al no nacido como uno de nosotros, sería imposible tratarlo como en los hechos se hace.

Es por eso que se ha dicho mil veces que el derecho a la vida del otro depende de su misma existencia, de una cualidad intrínseca suya, no de lo que piensen, sientan o quieran los demás a su respecto. De ahí que no se pueda matar a un ser humano inocente porque nos estorbe, produzca fastidio, odio, o porque su presencia altere o trunque nuestros planes de vida. Si de verdad estamos ante “otro yo”, no nos queda más que respetarlo, por mucho que cueste.

En consecuencia, este horroroso escándalo no es más que el lógico desenlace de no querer reconocerle al no nacido –arbitraria e injustamente– su calidad de “otro yo”. Es así cuestión de tiempo para que por esta pendiente resbaladiza, el aborto se convierta en un derecho de libre demanda y se utilicen los restos de estas víctimas inocentes –considerados como simple material biológico– para cualquier tipo de fin. ¿Qué vendrá después?

Max Silva Abbott
Doctor en Derecho
Profesor de Filosofía del Derecho
Universidad San Sebastián

¿Libertad de expresión?

En Islandia acaba de derogarse una ley que penalizaba la blasfemia, con el fin de garantizar la más absoluta libertad de expresión.

La libertad de expresión es una piedra angular de cualquier sistema democrático real, siendo fundamental para el debate de las ideas y la fiscalización de las acciones de los gobernantes. Sin embargo, también es esencial para toda convivencia pacífica, que cuando esa libertad de expresión se usa con una finalidad torcida, como puede ser el ánimo de ofender, de ridiculizar o de incitar al odio, existan las sanciones correspondientes.

Obviamente, no se trata de generar situaciones de privilegio para la religión; pero no parece adecuado dejar sin defensa a las posibles víctimas ante un uso claramente abusivo de la libertad de expresión en este ámbito.

Además, lo anterior contrasta abiertamente con la actual tendencia a castigar, y a veces duramente, la discriminación en múltiples formas, la cual suele centrarse cada vez más en la apreciación subjetiva o sentimiento de ofensa que dice sentir la supuesta víctima. De esta manera, en más de una ocasión, manifestaciones evidentes y bien intencionadas de libertad de expresión han sido sancionadas en virtud de la ofensa que manifiesta sufrir alguien, pese a no haber sido esa la intención, o incluso ni siguiera haber sido previsto por el supuesto ofensor, siendo un claro ejemplo de lo anterior el actual debate sobre del matrimonio homosexual.

En consecuencia, por mucha libertad de expresión que se defienda hoy, existen ciertos temas en que dicha libertad tiene límites infranqueables o incluso materias vedadas. Lo anterior suele fundamentarse señalando que una libertad de expresión sin límites podría ofender gravemente sentimientos o incitar el odio hacia ciertos grupos; sin embargo, similares argumentos podrían darse respecto de las convicciones y sentimientos religiosos de otros grupos de esa misma población. Por eso, la misma no discriminación que exigen los primeros debiera también aplicarse a los segundos.

En consecuencia, no puede dejar de percibirse una abierta contradicción cuando respecto de ciertos temas se aboga por una libertad de expresión abusiva e incluso insolente, y en otras materias se prohíbe terminantemente sobrepasar ciertos límites. Se nota así que no existe una real igualdad entre todos los ciudadanos, sino que a unos se los protege especialmente y a otros incluso se les quita toda protección. Lo anterior quiere decir que lo que importa en el fondo no sería tanto la libertad de expresión en sí misma, sino las materias a las que se alude con ella, lo cual resulta abiertamente discriminatorio.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho
Profesor de Filosofía del Derecho
Universidad San Sebastián

La revolución es imparable

FERNAND LÉGER

Después de haber visto lo que inician estos pintores independientes, que no querían sujetarse a ninguno de los rígidos principios de la academia, viene esta maravillosa revolución que aporta un sinfín de novedades verdaderamente audaces, que nos enriquecieron al mostrar de una manera totalmente personal, la forma de representar, el pensar y sentir. Un verdadero desafío a toda la tradición pictórica, aunque como sabemos, habían tenido antecesores que les inspiraron para seguir este camino.

Atreverse a pintar de esta forma visiones, sueños, conceptos, rompiendo tan drásticamente con la muy conservadora costumbre, fue tarea difícil, pero siempre ha habido y esperamos habrá, seres que no se conforman con lo que plácidamente podemos todos entender, que quieren profundizar y llegar a ese lado casi desconocido, que por ignorancia y temor tenemos casi todos nosotros.

Cómo comentamos el cubismo llega en un momento de gran desconfianza en eso que llamamos percepción humana y la tecnología empezaba a causar profunda impresión, desdeñando un poco al mundo intelectual. Entonces aparece otro gran innovador.

Fernand Léger.

El nouveau réalisme del cual se le considera fundador, viene como tantos otros que luego veremos, a dar un extraordinario viraje a la pintura. Aquí Léger se aleja del cubismo. Fuertemente impactado por la guerra que se avecina, forma parte del ejército y fue un comunista convencido. Quería que su obra fuese accesible al pueblo, aunque según hemos leído él era un hombre cerrado, que no se permitía emociones, pero condensó lo que pretendía en la pintura. Formas simples y muy reconocibles. Al cuerpo humano lo trataba como una máquina, ya que sus imágenes se construían a base de tubos y palancas, pero con el paso de los años intentó acoplar estas a la naturaleza.

Así sin ser infiel a si mismo Léger pasó de ser un cubista a ser un realista. También pasó por una época abstracta, cuando diseño murales con su amigo Le Corbusier y otros, pero para él, el arte abstracto tenía una función auxiliar. E.Ggombrich. Historia del arte

Esta simplificación a la que llega, le convierte en un gran muralista, el llamó a esta faceta arte arquitectónico. Tuvo una gran influencia en algunos de los grandes pintores y muralistas mejicanos, Diego Rivera, José Clemente Orozco.

Hombre aparentemente frío y racional y digo aparentemente, porque es obvio que el simple hecho de querer que una mayoría pueda entender y participar, nos hace seriamente cuestionarnos sobre su frialdad. Quizás era un personaje retraído y dañado por alguna circunstancia, que rehúsa formar parte de una sociedad, mucho más analítica, pero también consumista y cerrada.

Quizás esta filosofía le llevó a considerar el cuerpo humano, como una máquina. Grandes contradicciones en las obras de sin duda uno de los grandes exponentes del mundo del trabajo.

Sólo unos pocos artistas creativos y expertos bien informados pueden mantener el elevado nivel de este arte. ARTE DEL SIGLO XX. Karl Ruhberg.

El delito de dar trabajo – En Chile también tienen reformitis

Como puede notarse ya sin ninguna duda, el actual gobierno pretende cambiar la organización de nuestra convivencia hasta los cimientos en todo orden de cosas, y no solo en el económico, como algunos tanto temen. Una prueba más de la importancia de las ideas que se tengan que sobre el hombre y la sociedad, pues son ellas las que inspiran estos cambios.

Dentro de las muchas aristas que tiene esta verdadera refundación de Chile (hecha además, con una prisa que contradice su mayúscula importancia), la reforma laboral ocupa hoy uno de los puestos prioritarios.

Ahora, más allá de los aspectos que pretende establecer esta reforma, lo que más llama la atención es la visión de fondo que la inspira, obsesionada con la idea de una lucha sin cuartel entre empleadores y trabajadores, viendo en los primeros unos abusadores desalmados.

Con todo, y a pesar de diversas situaciones públicamente conocidas que han incentivado esta visión tan confrontacional de las relaciones laborales, lo que parce olvidarse, aunque sea de Perogrullo, es que los bienes y servicios que tanto necesitamos requieren ser generados. Una tarea nada fácil, pues exige además de mano de obra, recursos naturales y capital, del ingenio, organización y visión que permitan obtener los resultados esperados.

Por eso lo principal en todo este proceso es el ingenio humano, encarnado en la labor empresarial, que es capaz de descubrir una necesidad y el modo de satisfacerla. Y es eso lo que permite generar fuentes de trabajo, pues los promotores de esta reforma también parecen olvidar que debemos mantenernos para vivir, necesidad y tarea que no se da sola.

Es decir, todos necesitamos de ingresos para satisfacer nuestras necesidades, estos ingresos no se producen por arte de magia, sino trabajando, y más aún, requieren de toda una organización y recursos para llegar a existir, con el consiguiente riesgo de fracasar en el intento. Ahora, hasta donde ha demostrado la historia, el Estado no es bueno haciendo esto; al revés, se ha visto hasta la saciedad graves los problemas que se producen cuando la autoridad pretende realizar esta tarea de forma prioritaria, que por su naturaleza, requiere de un dinamismo y visión que ella no tiene y que solo posee, guste o no, el sector privado.

Lo anterior no quiere decir que se deje al sector privado sin reglas, pues imperaría la ley de la selva, ya que resulta frecuente que el poderoso (incluido el político), abuse. Mas esta regulación no puede asfixiar el impulso privado, no puede convertirse en un lastre que inhiba su dinamismo. No puede ser, tal como pretende esta reforma, que se penalice el delito de dar trabajo.

 

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Una bola de nieve

Desde Chile escribe el Dr. Max Silva Abbott.- La Comisión de Salud del Senado ha decidido reabrir el debate para regular la eutanasia activa en nuestro país. Hay que recordar que el anterior proyecto, de 2006, fue archivado en la Cámara de Diputados. Y como era obvio, la polémica no se ha hecho esperar.

La eutanasia es un problema sumamente complejo. Es ello lo que explica que hasta ahora sean pocos los países que la han normado (Holanda, Bélgica, Suiza, Luxemburgo y en algunas regiones de Estados Unidos). Sin embargo, viendo lo que ha ocurrido, sobre todo en los tres primeros países, puede verse claramente cómo la eutanasia es una auténtica bola de nieve y por ello, un camino en el cual no conviene adentrarse.

Veamos. Luego de regir durante una década para adultos, a mediados de 2013, Bélgica aprobó también la eutanasia infantil para aquellos niños que tuvieran una enfermedad terminal, exigiéndose su propio consentimiento “informado y maduro” (pese a que no pueden votar o comprar alcohol, por ejemplo), además del visto bueno de los médicos y de sus padres.

Algo parecido ha ocurrido en Holanda: desde 2005 se ha practicado impunemente la eutanasia en niños y bebés, siguiendo las pautas del “Protocolo de Groningen”, de 2004, donde uno de los criterios fundamentales a tener en cuenta, además del estado del menor, es el sufrimiento de los padres.

Incluso, en 2011, la Real Asociación Médica de Holanda publicaba unas nuevas directrices para la aplicación de la Ley de Eutanasia, vigente desde el año 2002. Según ellas, es posible aplicar la eutanasia a personas que sufran a causa de la soledad, por carecer de habilidades sociales o de dinero, aun si no están en peligro de muerte ni con una enfermedad terminal. Es por eso que existe un sistema de “eutanasia móvil”, que acude al domicilio del solicitante para brindarle este “servicio” de manera prolija y silenciosa. De hecho, en 2014 hubo un caso famoso, si bien en Suiza, en que una anciana solicitó la eutanasia por considerarse inadaptada para la vida de hoy.

Lo anterior demuestra que es inevitable que se vaya propagando y aceptando la noción de “vidas sin valor”, que “no merecen la pena ser vividas” o, desde una perspectiva más cercana a la medicina, de una cierta “calidad de vida” (en vez de dignidad humana) que justificaría la eutanasia. Además, que en muchas ocasiones la decisión no depende del afectado, sino de terceros. Y finalmente, que se aplica en casos que curiosamente no solo aumentan sin cesar, sino que se alejan cada vez más de las situaciones extremas de dolor y desesperación que para sus partidarios, la justificaban en un principio.

Es por eso que la eutanasia acaba convirtiéndose en una práctica cada vez más habitual y en suma, en una verdadera bola de nieve. ¿La iniciaremos también aquí?

Max Silva Abbott
Doctor en Derecho
Profesor de Filosofía del Derecho
Universidad San Sebastián

Cogobierno universitario

Un principio de la más elemental lógica indica que los instrumentos que se utilizan para llevar a cabo una actividad, deben ser idóneos para la misma. Ello, porque en caso contrario, se corre el riesgo de no poder realizarla o de hacerlo mal.

Bueno, es precisamente esto lo que puede ocurrir si se aprueba el proyecto de ley de cogobierno universitario: porque el instrumento que se pretende fabricar (un gobierno conformado por académicos, personal administrativo y alumnos) no es el apropiado para ese fin.

Son muchas las razones que hacen desaconsejable esta iniciativa, además de las nefastas experiencias históricas de nuestro país a finales de los años 60 y principios de los 70. Por razones de espacio, sólo se hará alusión al cogobierno de los alumnos.

Un primer aspecto es que los alumnos no tienen la preparación adecuada, pues precisamente llegan a la universidad para aprender. Por eso no están en la mejor situación para tomar decisiones que además, repercutirán en ellos mismos. Con todo, ello no obsta para la existencia de otras instancias de participación estudiantil, como los centros de alumnos o la inclusión de sus representantes en diferentes órganos colegiados, con derecho a voz.

Por otro lado, los alumnos están de paso en la institución, por lo que carecen de la perspectiva de largo plazo que una universidad requiere.

Como si fuera poco, el cogobierno es la puerta de entrada perfecta para una malsana politización de las universidades, lo que además de desdibujarlas, merma su calidad.

Finalmente, entre otras razones, porque resulta inevitable que con este sistema, tanto el proyecto institucional de una universidad, así como las exigencias de su claustro académico (tanto para ingresar al plantel como para evaluar a los alumnos) terminen malográndose, pues la presión estudiantil podría deshacerse de ciertos docentes considerados políticamente incorrectos o demasiado duros; con lo cual, la mediocridad terminaría campeando a sus anchas.

Es por eso que la universidad es, por esencia, jerárquica; no por un afán de poder, sino por necesidades mínimas de conocimientos y de competencias para saber qué hacer. De ahí que no pueda pretenderse que todas las instituciones funcionen democráticamente, por razones elementales de sentido común. Con semejante criterio, podría abogarse para que los pacientes cogobernaran los hospitales, y que además, pudieran cuestionar de igual a igual las decisiones de sus médicos; con lo cual, no solo funcionarían mal los hospitales sino que los pacientes podrían incluso poner en riesgo su propia vida. ¿Cree alguien que sería este un camino correcto?

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

Una clara señal; pasa hasta en las mejores familias

Revuelo ha causado en ciertos sectores académicos y políticos, la negativa chilena de aprobar la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre “Protección de la Familia” votada el 25 de junio último.

Esta iniciativa no vinculante, busca que el estado proteja a la familia ‘tradicional’ de manera sistemática, en atención a su rol insustituible en cualquier sociedad, al formar a los hombres y mujeres del mañana, de los cuales depende la continuidad de ese mismo estado. Sin embargo, Chile ha sido uno de los 14 países que ha rechazado la propuesta, pese a que lo que establece dicha resolución es asombrosamente similar a lo que señalan nuestras propias leyes.

La situación descrita presenta varias aristas, de las cuales se comentarán dos.

La primera, es que muestra un creciente malestar por parte de varios países, cansados de la presión del Primer Mundo occidental por imponer el matrimonio homosexual y, de manera más general, los derechos sexuales y reproductivos, todo dentro de la llamada ideología de género. Es por eso que ven con malos ojos este intento occidental (y ni siquiera compartido por todos los países que lo componen) de universalizar su particular modo de ver las cosas a todo el mundo, haciendo tabla rasa de sus distintivos culturales, pues parece evidente que redefinir la familia equivale a redefinir a una sociedad en su conjunto.

Con todo, debe tenerse en cuenta que esta resolución va contra corriente en el ámbito internacional (tanto de la ONU, la OEA y la UE) respecto de la postura mayoritaria pro género, y habrá que ver si toma fuerza en el futuro.

La segunda arista es interna, de cara al país: consiste en que actitudes como esta (y lo mismo puede decirse respecto del apoyo de la delegación chilena al llamado ‘derecho al aborto’ en la ONU hace algunas semanas atrás) muestran muy a las claras la agenda valórica del actual gobierno, que literalmente, quiere cambiarlo todo, en sintonía con esta corriente mayoritaria del ámbito internacional.

Es por eso que la actual situación debe ser tenida muy en cuenta para no engañarnos: tanto por presiones internacionales, como por modificaciones que pretenden hacerse –y en parte se han hecho ya– a nuestro orden jurídico interno, se quiere modificar profundamente nuestra sociedad.

Lo anterior es mucho más grave que las conocidas y debatidas reformas al sistema tributario y educacional, que tanto han llamado nuestra atención en los últimos meses. Aquí, con toda seguridad, puede hablarse no de una “aplanadora”, sino de una “retroexcavadora” que pretende cambiar totalmente la geografía cultural de nuestro país, fruto de una completa reingeniería social que está en marcha desde hace tiempo.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

El aborto terapéutico y sus engaños

Mucho se ha dicho respecto de esta iniciativa del gobierno, defendida en no pocos casos con slogans y consignas que se pretenden verdaderos dogmas. Es por eso que resulta difícil hacer entender con hechos y razonamientos (no con argumentos religiosos) a algunos que en el fondo, no quieren ni pretenden entender.

Vamos a los hechos. Se dice que el aborto terapéutico disminuiría la mortalidad materna. Falso: Chile tiene la segunda tasa más baja de mortalidad materna de América (superado sólo por Canadá), proceso que comienza desde 1989, precisamente cuando se eliminó el aborto terapéutico. Reponerlo no hará sino aumentar esta cifra, sencillamente, porque el aborto es una intervención peligrosa también para la madre (y obviamente para el hijo, el gran ausente en este debate). Esto sin perjuicio de los casos lícitos, practicados y documentados, de abortos indirectos, producidos involuntaria pero inevitablemente, al combatir el mal que aqueja a la madre, no eliminando directamente al no nacido.

La violación: aun siendo una situación espantosa, es muy raro que resulte un embarazo de una violación esporádica; suele ocurrir cuando ella es una situación reiterada. Permitir el aborto no sólo agrega al trauma de la violación uno nuevo (el síndrome post aborto), sino que además, permite perpetuar la situación de abuso, pues el violador será el más interesado en que se aborte.

Por otro lado, la noción de “violación” está comenzando a hacerse cada vez más amplia, y se exigen menos requisitos para probarla, con lo que al final, se abre una peligrosa puerta para el aborto a voluntad.

La inviabilidad del feto: además del síndrome post aborto, el problema es que con este argumento se está realizando una eutanasia intrauterina, sin perjuicio de los posibles errores de diagnóstico y de eventuales laxitudes respecto de la “viabilidad” del no nacido.

Finalmente, si tanta importancia se da actualmente al genoma humano, viendo en él la explicación para todo lo que nos ocurre o podría ocurrirnos, llama poderosamente la atención que en el caso del recién concebido, dicho genoma –que aparece con toda claridad– sea ignorado como dato de la causa, llegando incluso algunos a dudar –curiosamente, se insiste– en su pertenencia a la especie humana.

Y es este el aspecto verdaderamente importante: qué es (o mejor, quién es) el concebido, cuya puesta en duda resulta más llamativa hoy, que tanto se alega contra la discriminación arbitraria. Ello, porque no hay nada más arbitrario que desconocerle su calidad a alguien. De este modo, por muchos intereses o buenos deseos que existan, no podemos ni tenemos nunca derecho a matar a un ser humano inocente.

Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor de Filosofía del Derecho

Universidad San Sebastián

1 2