Turbulento inicio

Sigue la incertidumbre y malos resultados en los mercados. La semana estuvo marcada por un reporte regular de Facebook, pero sobretodo una perspectiva mala en el corto plazo, y fue así como se desplomó al día siguiente más de 20%, y entre el viernes y el lunes, otro tanto más. De Facebook preocupan muchas cosas, pero lo que más le impacta es en la venta y comercialización a través de dispositivos Apple, que por temas de privacidad de datos dejaron de percibir billones de dólares en ventas. Zuckerberg y su equipo están trabajando en esos problemas, en los hackeos y en el metaverso. Sin duda es probable su reinvención y buenos resultados, pero el corto plazo no luce bien.
Contribuyó positivamente el reporte y resultados de Amazon, que en contraste subieron cerca de 20% y ayudaron a revertir el sentimiento negativo que también provocaron PayPal y Netflix.
Apple, para variar, tuvo un extraordinario reporte. Los mercados han tenido un mal inicio, pero sin embargo no hay que desesperarse ni precipitarse. Los que ya llevan mucho tiempo invertidos simplemente se han reducido sus utilidades y los que han perdido recientemente, deben esperar y estar invertidos, pues si son buenas empresas, los rendimientos ahí estarán.
Hay buenas noticias en la economía de Estados Unidos. La creación de empleo salió muy por arriba a lo esperado: se generaron 467,000 nuevos empleos en el mes de enero contra los 175,000 que se estimaban, y el crecimiento del PIB del último cuarto del año también sorprendió para bien. Esto es bueno porque invariablemente, jalan a México.
Las bancas centrales del mundo siguen actuando de manera decidida y aunque el Banco Central Europeo no aumentó, si nos sorprendió el de Inglaterra con un primer incremento de 0.25 puntos base. En Brasil la tasa de referencia subió 150 puntos base y se ubica en 10.75%. Los problemas de inflación en México y el mundo no terminan.
Mañana conoceremos el dato de inflación de la segunda quincena de enero y se estima que vendrá un dato alto que podría regresar a la inflación anual a niveles de 7.3%. De ser así, el jueves le toca al Banco de México decidir el rumbo de la tasa de referencia y se estima que se podría subir 0.50%, para llevar la tasa a 6%. Está será la primera reunión del año y también la primera con la nueva Gobernadora.
Entre más avanza el año, más claro me va quedando que el tema de la inflación hoy es el reto y enemigo a vencer como lo fue en el 2021; aunado a todo esto sigue siendo tema la pandemia y el posible conflicto armado entre Rusia y Ucrania que hoy ya tiene desplegados a más de 130,000 soldados. El petróleo vuelve a un nivel que no veía hace años y cotiza por arriba de los $90 dólares.
Esto es malo para los países consumidores, pero bueno para los productores; también es malo para la inflación y considero que es neutral para México, ya que la producción de crudo y la importación de gasolinas neutraliza este posible beneficio para PEMEX. El tipo de cambio arranca cotizando por arriba de $20.60, ha estado presionado por un entorno adverso, así como por la incertidumbre del conflicto militar.
@juansmusi​​​​​​

El valor de nuestra reputación

La semana pasada volvimos a cerrar con una nota positiva: la creación de empleos en octubre que, en Estados Unidos, se esperaba entre 350 y 400,000 pero la cifra real superó las 531,000 nuevas plazas. También mejora la tasa de desempleo ubicándose en 4.6%; un nivel adecuado y cercano a donde se ubicaba antes de la pandemia.
Así como he comentado que las cosas de la economía real que tienen sustento siguen alentando el desempeño positivo de los mercados, los reportes trimestrales y el empleo son fundamentales.
Esta semana será clave en materia de inflación, ya que se dará a conocer la de China, Estados Unidos, Brasil, Alemania y México. Aquí es clave si es “transitoria”, como dice la FED, o si llegó para quedarse un rato. Cada vez que sale una nueva quincena alta, el efecto de temporal se quita y se prolonga más el hecho de que en este 2021 el mundo tendrá inflaciones muy por arriba de lo esperado.
En el corto plazo, con los precios de las materias primas, la OPEP sin aumentar la oferta de petróleo ignorando el clamor mundial y todos los problemas que conocemos en cadenas de suministro, no parece que ésta vaya a bajar pronto.
El próximo jueves 11 tenemos reunión de política monetaria del Banco de México. Todo parece indicar por lo ya expuesto en materia inflacionaria, que la tasa subirá a 5%, aumentando 0.25% nuevamente. Creo que lo anterior era previsible; no hay sorpresa, ni tampoco mayores repercusiones, más allá de algunos pocos centavos de apreciación en el tipo de cambio.
El tipo de cambio que se ha ubicado gran parte de este sexenio por debajo de $20, se ha mantenido gracias a las remesas de nuestros paisanos, al superávit en la balanza comercial (que es consecuencia de la crisis por la pandemia, pues normalmente somos deficitarios), las ventas de petróleo con los precios actuales por arriba de $80 dólares el barril del West Texas Intermediate, la poca inversión extranjera directa que hay y desde luego en contra, está toda la salida de inversión en bonos o financiera por cuenta de nacionales y extranjeros a quienes no les han gustado algunas decisiones de esta administración que han afectado sobre todo la reputación del país en materia de certeza y confianza.
En un análisis realizado por el Instituto Internacional de Finanzas a 34 países emergentes en el comportamiento de la inversión financiera, resulta que México encabeza la salida de inversión de portafolio. En lo que va del año son cerca de $14 mil millones de dólares negativos, más los que ya habían salido en los dos años anteriores.
De esta lista de 34 países, sólo 10 tienen saldos negativos y quien encabeza las entradas es China con un saldo positivo de $81 mil millones de dólares. Cuesta mucho esfuerzo y requiere muchos años construir una reputación favorable y positiva; en contraste, toma muy poco destruirla. Creo que estamos todavía a tiempo de revertir este hostigamiento a la inversión privada, a la llegada de inversión productiva y a la certeza que le podemos dar a los capitales.
No podemos seguir basando nuestra estabilidad en Estados Unidos, en su poderío, cercanía y dinamismo económico. Es una gran suerte tenerlos de vecinos y que ello nos ayude a fortalecer nuestra economía, pero sin ese mercado y sin las remesas, estaríamos en la misma circunstancia de muchos países de Latinoamérica.
Quedarnos en esta zona de confort -e incluso ahuyentarlos de nuevos proyectos e inversiones- podría eventualmente llevarnos a perder el grado de inversión. Sigo creyendo que a estas alturas del sexenio construir inversión y posiciones debajo de $20.20 es adecuado.
@juansmusi

Falsa liquidez

Seguimos viviendo circunstancias extremadamente complicadas. La inflación sigue alta en todos lados, la escasez de algunos insumos y la demanda post pandemia pone en una situación muy difícil a muchos sectores de la economía global y local. La pérdida en el poder adquisitivo es el mayor golpe a la población.
Estábamos acostumbrados a que después de una crisis el despertar y evolución solían ser mejores y menos adversos. Salir y sobrevivir la pandemia para ahora enfrentar escasez, inflación y problemas de suministro, suenan a la peor pesadilla post encierro. Así es como fabricantes no logran resistir todos los aumentos y complicaciones logísticas, y de aquí que el proveedor y el cliente -hasta llegar al consumidor final-, tengan que poner de su parte y sacrificar margen.
En muchos casos es el consumidor final quien paga todo completo, ya que en el punto de venta final el precio termina por absorber dichos sobrecostos. La paradoja es que hay mucha liquidez, mucho dinero nuevo en el mundo: una situación provocada por los principales bancos centrales que permite que se viva una situación “falsa” en cuanto a la situación real de la economía.
Con tanto estímulo, apoyos, programas de recompra y seguros por desempleo, existe una condición artificial que ha provocado, desde mi punto de vista, el alza desbordada de muchos activos nuevos e incluso de algunos inventos que me parece que en algún momento pueden reventar. La liquidez de dinero es como el agua, que siempre encuentra caminos nuevos.
Los precios de los artículos y ropa de lujo, los buenos restaurantes y hoteles y el esparcimiento no hacen más que subir, y la gente los sigue pagando. La creatividad en los mercados financieros ha encaminado liquidez a cosas sin sentido; desde empresas quebradas que a través de plataformas digitales y redes sociales suben como la espuma, hasta otro tipo de activos que mucha gente ni entiende y otros que no saben explicar, también han escalado de manera desproporcional.
Habrá quien me diga (por la misma razón) que han subido muchas acciones del mercado de valores, y sí, hay muchas que tampoco justifican su precio actual. De ahí la importancia de seleccionar muy bien los activos que uno quiere tener en su portafolio para cuando llegue la siguiente crisis que, cuando llegue, todo se va a ajustar y todo podría incluso bajar de manera exagerada. Lo recomendable es aguantar con esa selección en donde sí hay valor, solidez en su situación financiera, y una mejor perspectiva.
Es importante que esta falsa situación no se siga prolongando. Aunque a todo el mundo (literalmente) le duela, se tiene que dejar de imprimir tanto dinero, disminuir y acabar con apoyos a gente que lleva mucho tiempo desempleada (sobre todo en el primer mundo, donde se ha generado una situación de confort y la gente no busca empleo porque no tiene incentivos para hacerlo), así como los bancos centrales tienen que disminuir su hoja de balance, o sea, reducir la base monetaria o circulante. Todo esto debe hacerse de manera paulatina, pero se tiene que empezar ya.
Mejora en algo el contexto global. Primero por la situación de Evergrande que de momento ha podido cubrir algunos pagos de intereses, pero vienen más. La empresa parece decidida a realizar ventas de activos para hacerse de liquidez y con ello hay una percepción de mejora en el escenario de riesgos.
En Estados Unidos la temporada de reportes del tercer trimestre vuelve a ser muy buena –esta semana es crucial, pues reportan muchas grandes que pesan mucho en los índices. Sigue atorado el plan de infraestructura de Biden. El gasto de gobierno se autorizó hasta diciembre, o sea que en breve volveremos a oír negociaciones sobre el techo de la deuda.
En México se vino una fuerte desaceleración en el IGAE (Indicador Global de Actividad Económica) y en el empleo, explicado por esta complicada situación que he descrito y a la cuarta ola de COVID.
@juansmusi

Correteando rendimientos

Cómo es frecuente que gente pregunte sobre plataformas que son altamente rentables y que venden rendimiento y generalmente acompañando esta venta de promesas que además no tienen riesgo. Premisa número uno, todo tiene riesgo, hasta los bonos del tesoro respaldados por Estados Unidos de Norteamérica que tienen la reputación de ser el instrumento de menor riesgo.
Hoy esa inversión dependiendo el plazo podría pagar en dólares entre el 0.25% y el 1.50%. El equivalente a eso en México sería un Cete o un bono gubernamental, que también, dependiendo el plazo el rendimiento podría ser entre 4% y 6%.
Esta semana pensé que era oportuno escribir sobre esta manera de estafa tan común con plataformas que hacen arbitrajes o movimientos con monedas. Te hacen creer que puedes ganar mucho y empiezan pidiendo poco dinero y tú te empiezas a entusiasmar al ver “lo bien que vas” sigues metiendo un poquito más y te siguen engañando como en aquel juego de ¿Dónde quedó la bolita? Cuando le metes fuerte y bien confiado que ganarás o esto seguirá, pum, se acaba el encanto y te avisan que perdiste.
Cuantas historias en las que te maquillan la realidad y fabrican estados de cuenta falsos no han oído que terminan mal. Esquemas de pirámide, esquemas de inversión en Cryptos, en donde la gente invierte sin entender bien qué pasa ahí, inversiones en las que con tu dinero financias operaciones en las que alguien se gana el 40% y a ti te “garantizan” el 10%. Que vivos y astutos son los charlatanes y los pillos e incluso descarados para ofrecerte una cuarta parte de la tajada y hacerte creer que estás de suerte.
¿Porqué si desarrollamos un sexto sentido para saber que algo que está muy por debajo de su precio normal está mal, chueco o es robado? ¿Porqué si algo es demasiado bueno para ser cierto, no nos late? Y resulta que muchas veces cuando se trata de dinero y de inversiones patrimoniales, el patrimonio construido durante una vida si lo arriesgamos comprando historias fantásticas.
Nunca lo olviden a mayor rendimiento, mayor riesgo y lo mejor es invertir de la mano de profesionales en cosas que entendemos y comprendemos sus ventajas y sus riesgos. Es cierto, se puede ganar mucho y bien en el mercado de valores, porque las empresas que ahí cotizan pueden crecer y a sus socios e inversionistas repartir ese beneficio.
El patrimonio es para protegerse y buscarlo hacer crecer y no para jugar volados con instrumentos y personas de mentiras.
No por corretear rendimientos compremos historias fantásticas que pueden poner en riesgo el esfuerzo de una vida.
Si alguna vez te ha pasado o te están ofreciendo algo así, no dudes en consultarme, te responderé con gusto.
Semana importante en cuanto a información financiera. Continúa la temporada de reportes, que ha vuelto a ser buena en su mayoría, esta semana les tocan a las empresas tecnológicas, también se darán a conocer los crecimientos del segundo trimestre del PIB en México y EEUU y se reúne la FED para decisión de política monetaria. No creo que haya movimientos en la tasa, pero ojalá anuncien alguna novedad en el programa de recompras de bonos, concretamente una disminución al mismo.

Diferentes visiones, misma preocupación

Biden encontró apoyo en el G-20 y prospera la idea de gravar a las empresas grandes que tienen su domicilio fiscal fuera de Estados Unidos. Esta es una medida que busca recaudar billones de dólares que hoy no se pagan y que deberán pagar por lo menos el 15% a partir del 2023.
Esta, es solo una de las medidas de la presente administración que busca también regresar la tasa corporativa al 30% después de que Trump la bajara al 21%. Por último, también buscarían subir la tasa a las personas y familias con grandes ingresos. Desde luego que para financiar su plan de infraestructura y no seguir aumentando el gigantesco déficit, son medidas que urgen.
Hubo un contraste muy interesante la semana pasada con las minutas del Banco Central norteamericano y mexicano. La FED, siguió con un tono optimista. Reafirmando que la inflación es transitoria y uso un lenguaje más suave que en minutas anteriores.
Siguen hablando de subir las tasas hasta el año 2023, cosa que me cuesta trabajo creer. Lo que me asombra es que no le bajen al programa de recompra de bonos, que al final es impresión de dinero que contribuye a los procesos inflacionarios.
Los seguros por desempleo, los cheques de ayuda por COVID, en muchos casos se están utilizando para comprar artículos de moda o lujo y no para comprar necesidades o bajar las deudas. En el caso de Banco de México, las minutas fueron más pesimistas, se utilizó un lenguaje más duro y que deja ver preocupación.
Derivado de lo anterior hay muchos analistas que pensamos que la tasa de referencia este año podría rebasar el 5% desde el 4.25% que actualmente se encuentra. Hay quienes ven que podría llegar a 5.50% a finales de año.
Esta semana será de nuevo muy interesante porque se publicará hoy la inflación en Estados Unidos y veremos que tan creíble es esta baja preocupación de Jerome Powell y la FED, y también es la semana en la que empiezan a reportar las empresas que cotizan en bolsa. Esta semana destacan las del sector financiero.
De nuevo, se espera una temporada de reportes favorable, que seguirá promoviendo máximos en los índices y que superaría las expectativas en su gran mayoría.
También, el día 15 veremos la llegada del nuevo Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, que sustituye a Arturo Herrera, quien ocupará a partir del 2022 la Gerencia General del Banco de México. Lo he comentado anteriormente y lo ratifico, los cambios no me preocupan siempre y cuando:
1.- Las finanzas públicas sigan siendo sanas y ordenadas, cosa que en su momento hizo bien Carlos Urzúa, luego Herrera y deberá continuar de la O.
2.- Que nuestro Banco Central mantenga su carácter de autónomo y que no se vulnere su institucionalidad y su ley. En ambos casos me mantengo optimista porque al que más le conviene que estas cosas no cambien es al Presidente de la República. Cualquier alteración en estas variables podría descomponer lo macro y que incluso con la agenda altamente social, desordena y desestabiliza.
De nuevo el tipo de cambio rebasa los $20 y con tranquilidad vuelve a los $19.80, una volatilidad ocasionada por el diferencial tan grande de tasa entre Estados Unidos y México y que sigue manteniendo un equilibrio gracias a este orden que refiero, a las remesas, a las exportaciones y también al alto precio del petróleo, que, por cierto, sigue la OPEP sin alcanzar acuerdos y por ende sigue subiendo hacia los $80 dólares por barril.
@juansmusi ​​​​​​​

Posible oportunidad a la vista

Siempre habrá temas de que hablar y sin duda en este 2021 los principales hasta ahora son: inflación en muchos países del mundo, apoyos COVID en EE.UU., avance en la vacunación, auge de las criptomonedas y reportes corporativos de las empresas públicas en EE.UU.
Sobre la inflación ya lo había explicado la semana pasada que en esencia las presiones en los precios de energéticos y agropecuarios por la recuperación o rebote en las economías estaría presionando las tasas de los bonos, con ello algo de salida de los mercados accionarios para aprovechar que con menos riesgos se pueden mejorar los rendimientos.
A este respecto quiero pensar que como ya lo dijo Jerome Powell es transitorio y de corto plazo, pero de todas formas la cifra anual de inflación y creo es el caso de México, termine por arriba del objetivo.
Los países ricos han podido apoyar de diversas maneras para contrarrestar los efectos de la pandemia, pero el de mayor impacto para México es lo que han hecho los gobiernos de EEUU mandando cheques a trabajadores por $2,000 dólares. (Trump $400 y Biden $1,600)
Impresionante como se mueve la economía, muchos lo gastan para comer y cumplir necesidades y también muchos, para comprar artículos de lujo, bolsas, zapatos, ropa, que, aunque parece superfluo, también echan a andar el círculo virtuoso de la economía. Pues estos apoyos le generan a México un volumen de exportaciones a ese país por más de 50 billones de dólares.
La vacunación que también en el caso de nuestro vecino y principal socio comercial ya rebasa los 200 millones de vacunados. Gran estrategia para tener un retorno a la vida y una actividad económica normal lo más pronto posible. Impresionante el turismo de vacunas aprovechando los descuidos de otros países. Ellos, a cambio de la vacuna están dispuestos a recibir a millones de turistas que tendrán que quedarse 21 días o bien regresar a la segunda dosis, dejando una derrama que es bienvenida.
Demasiado bueno para ser cierto el alza de las Cripto. Toda esta liquidez ha encontrado un nuevo camino para la diversificación y hay un auge impresionante en un mercado volátil, de alto riesgo y que muy pocos sabemos si está barato o a punto de reventar la burbuja. Puede venir una mayor regulación y fiscalización que las afecte.
Arranca de nuevo la temporada de reportes trimestrales. Y enfocándome de nuevo en EEUU pienso que será otra vez una temporada favorable que excederá las expectativas en términos generales. El rebote, la vacunación, los apoyos y el retorno paulatino a la normalidad arrojará un buen primer trimestre de 2021.
Mientras todo esto ocurre, coyunturalmente y hasta cierto punto previsible el dólar se deprecia contra todas las monedas. Es claro que México y el peso no han hecho nada estructural para estar fuerte. Debajo de $20 y más a $19.80 me parece oportuno construir portafolios de inversión en esa moneda.
Creo que en el largo plazo la fortaleza del peso es muy cuestionable por todo lo que ocurre en nuestro país, finanzas públicas deteriorándose, la deficiente estructura fiscal y el bajo crecimiento económico, aunado a un ambiente incierto y de desconfianza sobre la inversión que puede terminar en la degradación de la calificación crediticia.
Pienso que esta ventana de oportunidad con el tipo de cambio se debe aprovechar, y recuerden, no hay que sacar los recursos para hacerlo.
@juansmusi​​​​​​​

Continúa la disrupción

La semana pasada hablaba yo de la disrupción ocasionado por un grupo de pequeños inversionistas que utilizando las plataformas de compra/venta lograron hacer de acciones que no tenían sentido ni rentabilidad alguna, atractivas inversiones.
Lograron llevar una acción de $19 a $400 dólares y ahora la vemos caer y cotizando cerca de los $65 dólares. Se ganó mucho, pero también ya se perdió mucho. Y cómo dije al final de mi apunte, al final, la información seria y fundamental se va a imponer a la especulación y a los movimientos disruptivos liderados por genios que encuentran oportunidades, las ejecutan para su beneficio y al final muchos pagan por desconocimiento o por ambiciosos.
Me pasa con las criptomonedas, no les creo, no le gustan y si, me he equivocado porque en el camino han subido mucho. Y siempre que me han preguntado qué opino, les digo, no me gustan. Yo sigo creyendo qué hay muchas razones que las hacen poco atractivas para muchos y también muy vulnerables.
1.- No son aceptadas en todos lados, no tienen liquidez, no son hoy un medio de pago y están muy lejos de competir con las monedas convencionales. En las tiendas y supermercados aceptan dólares, pesos, euros, etc, pero no bitcoins.
2.- Son extremadamente volátiles. Como activo para invertir en ellas debes tolerar una volatilidad extrema, en un día pueden moverse 20% o más, imagina lo que se pueden mover en una semana o un mes. Es cierto, para arriba o para abajo.
3.- No tienen respaldo como las monedas convencionales que las respalda el Banco Central. Aquí las respalda y da vamos el “Blockchain” o sea un algoritmo en la cadena de programación. ¿Eso como vale y para quien vale? Es más, ¿cómo explicar que eso tiene valor? ¿Cómo eso puede dejar de tener valor de un momento a otro?
4.- Su carácter anónimo. Para mi este es el punto más grave y a la vez el que más valor le ha dado. A mayor demanda, mayor precio. Piensen cuantos cientos de billones de dólares hay de dinero sucio en criptomonedas gracias a esta cualidad de ser anónimo. ¿Cuánto dinero sucio que “lavan” políticos, empresarios que no pagan impuestos y si, crimen organizado también.
Hoy los secuestradores cibernéticos o grandes “hackers” cobran sus rescates en bitcoins, ¿porqué? Porque es anónimo y no se puede rastrear. ¿Cómo es posible que en un mundo en el que se va hacia la transparencia total, en el que se busca cada vez más prevenir el lavado de dinero y a la vez demanda de las instituciones y personas que estamos en el medio financiero que se conozca plenamente al cliente y el origen de los recursos, permita anonimato y secrecía absoluta en las criptomonedas? ¿Cuánto se van a desplomar los precios el día que esto sea congruente y cambie? ¿Porqué los reguladores y las autoridades han permitido y siguen postergando esto? Con esa volatilidad que comercio o establecimiento podría etiquetar sus productos en criptos?
Pueden estar en completo desacuerdo conmigo y como dije, reconozco haberme equivocado en no haberlas comprado, pero a estas alturas me parece más una locura.
Hay un gran movimiento de mentes jóvenes y brillantes que están encauzando billones hacia estas inversiones y hoy por si fuera poco, Elon Musk, fundador y creador de Tesla dispone de $1.5 billones de dólares de su empresa para invertirlos en Bitcoin. No cuestiono su genialidad y su inteligencia, pero Musk ha sido disruptivo en todos sentidos y hoy él quiere liderar este movimiento en contra de lo convencional. Tesla que para mi gusto está sobrevalorada, ahora invierte parte de su patrimonio en criptos.
Suena bastante riesgoso y de nuevo, me podré equivocar, pero yo prefiero invertir en lo que entiendo, que tiene fundamentos y cuyo valor se puede entender y explicar fácilmente.
Y no pretendo decir si está bien o mal invertir en ellas, simplemente con lo aquí expuesto yo cuestiono si el patrimonio de las personas estaría seguro invertido así.
@juansmusi

Disrupción financiera

Muchos de ustedes han leído o escuchado sobre lo recientemente acontecido en mercados financieros en donde literalmente se vive una guerra entre dos prácticas controversiales. Aquí yo no me voy a pronunciar ni a favor ni en contra, simplemente trataré de explicar de manera sencilla que está pasando y que creo que va pasar al final de la historia.
Pues lo primero que hay que entender son las ventas en corto. ¿Qué son? Vender en corto es vender algo que no tienes, lo pides prestado y si baja, ganas. Supongamos que yo sé que GameStop, que es la principal involucrada va a bajar. Baso mi expectativa en que es un negocio en decadencia y no hay manera que suba, y así pienso en algunas otras que durante la pandemia también sé que van a bajar: Cruceros, gimnasios, cines, hoteles, etc.
Regresando a mi ejemplo, vendo GameStop en corto. Alguien que tiene acciones de la empresa me las presta y valen $20, si se van a $14, yo las vendo y se las regreso al que me las prestó. Él pierde $6 y yo me gano $6. En resumen, vender en corto es apostarle a ganar a la baja. Esta práctica está permitida hace muchos años y no es mal vista.
El mercado es libre y se puede ganar para arriba y para abajo. En algunos momentos de crisis de la historia se han llegado a prohibir por cortos periodos de tiempo. En el 2008 en muchos países se prohibieron porque se sabía que la única dirección en la que irían era negativa y esta práctica profundizaba las caídas y por ende las crisis.
Recuerdo a Angela Merkel que de manera determinada ordenó la prohibición de las ventas en corto temporalmente. Volviendo a lo que ocurre hoy en los mercados y esta operación denominada “Short squeeze”, también considero oportuno explicar que es. Un estrangulamiento de posiciones cortas es provocar un incremento fuerte en el precio de una acción atribuible a fenómenos técnicos y no a fundamentales. Y he aquí el peligro.
Un grupo de plataformas de compras y ventas en internet, en su mayoría jóvenes y fundadas también por gente joven se reunieron para todos vender en corto GameStop, inmediatamente venderlas y comprarlas normalmente, o sea se fueron largos y provocaron masivamente un alza artificial.
Los fondos de cobertura o “Hedge funds” (fondos que traen posiciones cortas) de grandes empresas trasnacionales y manejadores de dinero se veían obligados a también comprarlas para minimizar sus pérdidas en las posiciones cortas y así generar una demanda exagerada que provocó que esta acción en solo una semana se subiera de $19 a $483 dólares!! Ayer lunes estaba a $232 dólares.
El mercado de valores sube de precio por muchas razones, pero la más importante es por razones fundamentales y soportado por ventas, utilidades, una situación sana de la empresa y una buena perspectiva a futuro. Yo solo compro acciones que cumplen esos criterios y que suben por razones de fondo o fundamentales.
Lo de GameStop es una guerra de una generación disruptiva que reta al mundo y a Wall Street, que cree en lo poco convencional, entre otras cosas en las Criptomonedas (ya hablaré de ellas en otro artículo) y que con este fenómeno está probando que por un lado ellos pueden organizarse para ganar billones y que otros, en este caso los fondos de cobertura, los pierdan.
¿Han visto esa ilustración de un cardumen de peces en forma de megalodonte persiguiendo a un tiburón blanco? Esa ilustración lo describe perfecto de manera gráfica. El megalodonte son millones de inversionistas pequeños haciendo el “short squeeze” y el tiburón blanco son los “hedge funds”. Pero esta historia no acaba aquí.
Falta ver el desenlace. Estoy seguro que cuando las aguas tomen su nivel, esos billones que ganaron, también los van a perder, ellos u otros, ¿porqué? Porqué es un alza artificial, técnica y manipulada y los fundamentales siempre acaban mandando.
@juansmusi

Círculos virtuosos

Qué bien sabemos hacer las cosas en México cuando nos organizamos, nos unimos y difundimos las cosas buenas que ocurren en nuestra nación; me refiero concretamente al Festival de Flores que tuvo lugar del 18 al 22 de abril, del cual fui testigo visitando el Jardín Botánico al igual que el área decorada en Av. Masaryk en Polanco. Vale la pena destacar la cantidad de gente que acudió, generando un círculo virtuoso en todos sentidos; la derrama económica que un evento como éste trae es muy importante para la ciudad, y en este caso para la zona.

Estoy seguro que tanto las tiendas como los restaurantes tuvieron ventas muy por arriba de lo normal, era impactante ver las multitudes en el Jardín Botánico así como ver Polanco abarrotado, familias enteras disfrutando de nuestra maravillosa ciudad con una sonrisa en la cara; era tal la cantidad de gente, que hacía sentirse a uno –estoy cierto de que así fue– muy seguro. Esto es un ejemplo de cómo los círculos virtuosos, en cada una de nuestras áreas de oportunidad, pueden contribuir a mayor crecimiento económico, bienestar y a un ambiente mucho más seguro.

De la misma forma quiero utilizar este ejemplo para describir el círculo virtuoso que puede ser nuestro nuevo aeropuerto y la ya implementada Reforma Energética; ambos temas amenazados a cancelarse por el candidato que hoy tiene las preferencias electorales. Imagínese el beneficio en la zona de Texcoco en donde hoy básicamente lo que existe es un terreno llano, todo el bienestar que le puede traer a la población de áreas aledañas por el flujo de millones de pasajeros al año, que sin duda le traerán prosperidad a una zona marginada; amén de no negarnos la oportunidad de tener un aeropuerto digno de la economía número 16 del mundo de acuerdo al FMI (considerando el PIB), y como toda obra de infraestructura, acaba siendo redituable para un país –en términos de actividad y crecimiento económico–. Además de la obra aeroportuaria, las vías de comunicación para llegar a él: carreteras, calles y un nuevo tren, que son más que una inversión a largo plazo, que seguro redituará ganancias a todos.

Por otro lado, el circulo virtuoso de una Reforma Energética que plantea explotar una riqueza que hoy sin la ayuda de tecnología que no poseemos y recursos que no tenemos, simplemente se quedaría enterrada a miles de metros en litorales mexicanos; y esto es sólo por abarcar el tema petróleo, que de la misma forma generaría un círculo virtuoso en extracción de gas, tuberías y conductos para transportar éste y la gasolina, a lo largo y ancho del país; así mismo la generación de electricidad con socios estratégicos que nos traigan tecnología e inversión para lograr mejores precios en el futuro. Nada de esto es inmediato ni en el corto plazo, pero sin duda los privilegios de una mejor infraestructura y la Reforma Energética –a largo plazo– generarán la posibilidad de crecer más e incorporar a un mayor número de mexicanos a una mejor calidad de vida.

@juansmusi

Abril 25, 2018