“Me avergüenzo de ser mujer”

Me avergüenzo de ser mujer en esta época. Con un pesar enorme me entristece. Mujer hoy es violencia en contra de la vida, de las instituciones, violencia en contra de la dulzura y de la paz. Mujer hoy parece que significa cobardía disfrazada de poder. Una mujer, si quiere demostrar que puede, tiene que ser como el varón y lograr enfrentarse a él. En la actualidad, una mujer que es masculinizada en su conducta, es una mujer fregona, lo cual no es algo que nos haga sentir orgullosas a quienes creemos que serlo, implica alocentrísmo, entrega, dulzura y fragilidad.

En los Premios Fénix salieron personas que son famosas como la cantante chilena Ana Tijoux, con un pañuelo verde que simboliza el apoyo a la mujer “a decidir sobre su propio cuerpo”. Las fotografías muestran a una artista con cara de venganza, de odio y de malicia. No es una mujer alegre, es una mujer que se ve furiosa, que incita al odio. Eso me avergüenza, que gozando de fama por su innegable talento, se aprovechen de una ideología que tergiversa la verdad y habla de decidir “sobre tu cuerpo”.

Una mujer embarazada puede decidir cómo parir, pero decidir cómo matar no es una opción ni un derecho, es una atrocidad de la cual las mujeres se están jactando con pañuelos verdes. Son la vergüenza de nuestro sexo, son la burla que hace creer que poder, implica huir de la maternidad. El empoderamiento para ellas, es matar al más indefenso, al bebé en el útero. Eso, dicen es la libertad, dicen es el éxito y el progreso. Por eso me avergüenzo que haya mujeres que en lugar de apoyar a mujeres que viven momentos adversos, las encaminen a matar como si fuera una decisión exitosa.

Acompañar a una mujer embarazada y que se encuentra en una situación complicada, para que logre entrarle a la maternidad, es heroísmo. Acompañar a una mujer a un centro de exterminio prenatal, para que termine con el ser humano en su vientre, es cobardía, es abandonarla y dejarla con su decisión. Porque si de pronto esa mujer se arrepintiera, no habrá vuelta para atrás. Esa, señoras y señores, es la peor cárcel que una mujer pueda enfrentar. El remordimiento.

Eventos mediáticos totalmente acaparados por estas mujeres que devalúan la feminidad, son lamentables y muy tristes. Aquellas mujeres que tienen poder sobre las políticas públicas y que proponen que el aborto sea un derecho a nivel continente para que sea “en condiciones seguras”, es una pena. Es falaz, es una mentira que sirve a intereses políticos y económicos, pues sabemos por reportes documentados en revistas médicas como British Medical Journal y The Lancet, que en donde más mortalidad materna hay es justamente en los países en donde el aborto es un derecho.

Personas como Tijoux o Sánchez Cordero, me avergüenzan pues degradan la feminidad y no merecen ser llamadas mujeres. No ven por nuestros intereses superiores y se aprovechan de su posición pública y de poder, respondiendo a caprichos y deseos aislados, que en un futuro no muy lejano, la sociedad pagará con creces cuando exista un verdadero problema de salud pública.

Nos leemos pronto para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

Los dos cuerpos

Apenas unos meses después de haber entrado en vigencia en Chile la ley de aborto en tres causales (que pretende ser mucho más que una simple despenalización del mismo), el movimiento en pro del aborto libre ha irrumpido con especial fuerza tanto aquí como en otros países del continente, siendo el caso de Argentina el más conocido.

Lo anterior es una prueba irrefutable de lo que se ha llamado “la espiral del aborto”, en el sentido que su despenalización para casos acotados es sólo el primer paso para alcanzar una total libertad a su respecto, sin argumentar causas ni tener plazos limitantes. Ello, por considerarlo un “derecho humano”, lo que de llevarse a sus últimas consecuencias, impediría la objeción de conciencia y exigiría su financiamiento por parte del Estado.

Pero además, el aborto libre prueba que para sus partidarios, esta práctica es en el fondo, un método anticonceptivo más y aunque parezca increíble, el embarazo no deseado, otra enfermedad de transmisión sexual. Por iguales motivos, el concepto de “violación” ha sufrido una notable ampliación, a fin de englobar todo embarazo no querido.

Ahora bien, el argumento según el cual lo anterior obedece al derecho de la mujer de disponer de su propio cuerpo es falaz, puesto que la ciencia ha demostrado más allá de toda duda (aunque lo nieguen los partidarios del aborto, a veces con una absoluta “cara dura”), que el ser en gestación es un miembro de la especie humana desde el primer momento. Si no fuera así, nada de lo que le ocurra en su acelerado desarrollo podría darse, porque todo tiene una causa, o si se prefiere, de la nada, nada sale.

Lo anterior quiere decir por tanto, que estamos ante dos cuerpos: el de la mujer y el del concebido, como además, permite comprobar fácilmente cualquier ecografía. Ahora, que este último “dependa de la madre” para vivir, como se dice, no le quita valor alguno, entre otras, por dos razones: porque es una ley universal de la vida que ella surge pequeña, con lo imprescindible, y naturalmente crece, como es en este caso; y también (e igualmente universal) porque toda vida requiere de un entorno en el cual existir (el cuerpo de la mujer o el planeta que habitamos), sin el cual moriría irremediablemente.

El otro argumento que suele usarse para justificar el aborto es que el no nacido es una amenaza al proyecto de vida de la mujer y que trunca su desarrollo personal. Sin embargo, este argumento parece partir de la premisa que el “proyecto de vida” es algo inmodificable y casi predeterminado, lo que daría legitimidad para sacar del camino o incluso destruir todo aquello que lo estorbe o que sea un peligro para él.

Lo anterior es imposible, porque el curso que pueda tener la vida es un misterio, incluso para la propia persona. Y aun cuando existan planificaciones generales a su respecto, es un camino que en parte se va haciendo al andar, pues muchas de sus variables están fuera de nuestro control y además, en virtud de nuestra libertad, podemos cambiar de opinión.

Por eso, si lleváramos el argumento del “proyecto de vida” hasta sus últimas consecuencias, ¿por qué no poder matar a un familiar si sufre un accidente que lo deja postrado, en razón de amenazar dicho proyecto? Ahora, si se argumenta que no resulta ilícito eliminarlo por tratarse de un ser humano, de una persona, de un sujeto débil y necesitado, etc., ¿por qué no aplicar el mismo criterio con el no nacido?

Max Silva Abbott
Doctor en Derecho
Profesor de Filosofía del Derecho
Universidad San Sebastián

¡Dichosa! Mujer estéril.

Por *Juan Alberto Echeverry

Sab 3,13 Dichosa la mujer estéril que se ha mantenido irreprochable y no ha tenido relaciones prohibidas: recibirá el premio merecido cuando el Señor venga a juzgar a los hombres!
14 ¡Dichoso también el castrado que nunca cometió ninguna maldad ni tuvo malos pensamientos contra el Señor: por su fidelidad recibirá una recompensa especial y un lugar muy agradable en el templo del Señor!

El anhelo de millones de mujeres y matrimonios en el mundo entero, es poder tener el don de ser padres, sin embargo, hay muchísimas mujeres que a pesar de ese anhelo ferviente, su vientre no se ha abierto a la vida, y con mucha razón sufren, lloran y mantienen una batalla interior. No obstante, también hay un camino de felicidad para quienes no han podido concebir un hijo.

Si acaso esa es tu situación, piensa con sensatez, que por algún motivo Dios o la vida no lo han permitido. Sin dejar de orar, clamar y trabajar por ese don, dedícate a buscar tu felicidad. Vuelca tu vida al servicio de Dios y de los demás, y tendrás la recompensa que Dios regala a sus hijos amados. Abraza tu realidad presente y esfuérzate por crecer en virtudes y conocimiento, recuerda que los tiempos que vivimos son cada vez más complicados moralmente y no vale la pena que ensucies tu vida con el pecado, o te la pases amargada(o) por aquello que no llega.

Ciertamente la maternidad es hermosa y sin embargo, cuántos padres sufren terriblemente por hijos enfermos, descarriados, asesinos, drogadictos, rebeldes y a veces, viven unos cuadros terriblemente dolorosos sin poder hacer nada por sus propios hijos.

Si te dedicas a dar de lo que tienes, a vivir la vida disfrutando sencillamente cada momento, a crecer espiritual e intelectualmente, te aseguro que encontrarás tu verdadera felicidad, y tal vez las obras que realices, se convertirán en muchos hijos amados, tal como lo ha prometido el Señor, en el siguiente texto bíblico. He sido testigo también de muchos hogares estériles, que ahora tienen cientos de hijos espirituales y son profundamente felices. Son personas que traen bendición a su familia, sobrinos, empleados, huérfanos y sociedad en general.

Isa 54,1 Da gritos de alegría, mujer estéril y sin hijos; estalla en cantos de gozo, tú que nunca has dado a luz, porque el Señor dice: “La mujer abandonada tendrá más hijos que la mujer que tiene esposo.”

Así que ánimo, levántate de la amargura, haz santamente lo que esté en tus manos por hacer, mira con otros ojos la esterilidad, pero no te agobies más, deja que Dios disponga el mayor bien en tu vida, y confía en su perfecto plan.

Oración: Dios Padre de amor: Una vez más vengo a tu presencia con el corazón compungido. Tú conoces el anhelo profundo de mi corazón por ser mamá (papá), pero si esto no es posible por algún motivo que yo desconozca, te pido que me regales la paz interior, la serenidad y la felicidad que mi corazón anhela. Te pido en el nombre de Jesús, que este anhelo no se convierta en mi vida en un ídolo que me esclaviza, sino más bien, confiando en tu amor eterno, pueda dedicar mi vida a servir a los demás con entrega absoluta, y a crecer espiritual e intelectualmente. Hoy declaro con todas las fuerzas de mi corazón que acepto tu perfecta voluntad en mi vida y me levanto en el nombre de Jesús a conquistar mi felicidad. Si por algún motivo llegare a tener el don de la maternidad (paternidad), la acogeré con el mismo a mor que vivo cada día de mi vida, porque el mayor regalo que me has dado, es poderte conocerte y amarte a Ti que eres el verdadero amor eterno. Hoy quiero interceder por todos los padres de familia del mundo entero, que sufren a causa de sus hijos. También oro por todos los huérfanos que han sido abandonados, carentes de amor o maltratados, para que encuentren verdaderos padres espirituales que los acojan y los amen. Oro por las mujeres que están pensando abortar, para que por tu misericordia, envíes gracias de conversión a sus corazones. Amén.

*Facilitador católico Director de la FUNDACION CATÓLICA IMMAH

¿ABORTO POR VIOLACIÓN?

Por Germán Ambrosio M.

El aborto justificado en casos de violación es de las falacias más frecuentemente usadas como herramienta de adoctrinamiento para defender y perpetuar como “lícito” el negocio multimillonario de la matanza de bebés no nacidos, que es lo que se realiza en el aborto. Dentro de una campaña bien orquestada, se escucha en distintos medios de comunicación entrevistas o cápsulas donde se dan a conocer cifras manipuladas que buscan crear en la audiencia la aprobación del aborto; de entrada siempre usan el eufemismo “ILE” (Interrupción Legal del Embarazo) que es simplemente asesinar al niño por nacer, y mencionan cifras donde por ejemplo se dice que de cada 10 mujeres que abortan 4 de ellas, lo hacen porque han sufrido una violación.

Ciertamente una violación es un hecho trágico que nadie le desea vivir a ninguna mujer, más ello no implica ni es justificación para que se persiga al inocente en el vientre materno dictándole sentencia de muerte automática. Recordemos que nuestra dignidad como seres humanos, que lo somos ya desde el momento de nuestra concepción, seres humanos en desarrollo, así como el derecho a la vida en ningún momento se ven disminuidos debido a las circunstancias y el contexto en que fuimos concebidos, es decir, no tenemos menos derecho a vivir o ninguno, porque hayamos sido concebidos producto de una relación de adulterio, de un caso de acoso sexual, o de trata de blancas y prostitución, o simplemente porque hayamos sido no deseados.

Al querer argumentar que porque la mujer ha sido embarazada en un caso de violación, y apelar a la compasión que se debe tener a toda mujer que es agredida en estas circunstancias, es suficiente para decir que darle muerte a su hijo por nacer es algo lícito, es un error y en todo caso esta compasión natural por quien sufre un hecho violento, al manipularla para justificar lo injustificable, se vuelve en una falsa compasión y esta es la razón por la que se convierte en una falacia, sabiendo que una falacia es una mentira que parece verdad. ¿Se dan cuenta del engaño?

Al lanzar spots publicitarios que contengan argumentos manipulados como el que estamos comentando buscan masificar a la población en una mentalidad abortista y antinatalista. De hecho, nunca escucharemos a los pro aborto mencionar qué es lo que se debe hacer con el violador, para que no vuelvan a ocurrir casos violentos y no exista la posibilidad de que mujeres sigan siendo violentadas dos veces: la primera por su agresor sexual y la segunda en el proceso del aborto, y los daños que implica el síndrome post aborto. Ciertamente se debe pensar también en el inocente no nacido, que por cierto nadie se pregunta qué sexo tiene el bebé por nacer, porque si es femenino, ¿por qué las mujeres pro aborto que dicen defender a la mujer, no defienden a la mujer más indefensa que es la que está en el vientre materno? ¿Curioso no?

Aborto y anticoncepción siempre van unidos, son dos ejes fundamentales de la industria abortista, y de la agenda anti natalista internacional, por eso existen tales campañas en nuestros países, buscando que desde temprana edad se instruya a nuestros hijos al uso del condón y de anticonceptivos, que brindan una falsa seguridad, y los mete en una espiral de fallos, y errores que llegan muchas veces a lamentar el resto de sus vida. Por eso si falla el condón o los anticonceptivos (y saben de antemano que fallarán) te ponen enseguida a tu alcance el aborto legal: ¡Negocio redondo!

Negocio que recién hemos llegado a saber, ve incrementadas sus ganancias por la venta de órganos de bebés abortados tal como lo hace la trasnacional, abortista y multimillonaria Planned Parenthood

Considerando los intereses mezquinos que mueven a los gobiernos con sus “políticas poblacionales” e instituciones de salud, así como industrias farmacéuticas y abortistas que implementan estas campañas que mal informan a la sociedad, y que por lo visto continuarán. Lo que podemos hacer y debemos hacer para contrarrestar esto, es desde el hogar informar y educar de forma adecuada a nuestros hijos en una sexualidad sana, que es la que tiene como base el respeto a uno mismo, a su cuerpo y dignidad y que a su vez lleva a respetar al prójimo, no viéndolo como objeto; debemos educar en la castidad y en la abstinencia. Hacer ver a nuestros jóvenes que adelantarse a vivir algo que es exclusivo y adecuado solamente dentro del contexto del matrimonio, sólo trae dolores de cabeza, sino lo hacemos así seguiremos viendo como el gobierno y los promotores del libertinaje sexual y el aborto ensucian la mente de nuestros hijos.

Debemos estar bien alertas a lo que escuchamos y vemos en medios de comunicación que difunden sin el menor escrúpulo ideas manipuladas, saber qué conceptos como “salud reproductiva” “ILE” “Derecho a decidir” “Libertad de género” “derechos reproductivos”, solo son lobos con piel de oveja, que buscan destruir la vida, la dignidad del ser humano y la familia .

Información y formación es lo que nos ayudará a hacer la diferencia y hacernos inmunes a tales ataques ideológicos malintencionados.

¿Qué implicaciones éticas tiene crear un banco universal de esperma?

Por *Justo Aznar
Madrid, 02 de octubre de 2015 (ZENIT.org)

Uno de los retos éticos de mayor calado es tratar de sustituir la procreación natural por la producción artificial de niños por técnicas de reproducción asistida. Esta tendencia se ve impulsada con la ideología de género, que trata de eliminar en la sociedad la familia y especialmente el matrimonio entre hombre y mujer como sustrato natural e idóneo para la generación de la vida. No habría, según esta ideología, por qué limitar la procreación al ámbito de la familia tradicional; se trataría de promover la generación de hijos sin sexo al margen de la unidad familiar. Por tanto, ya no sería necesaria la pareja, y el individualismo más rampante trataría de imponerse.

Ahora se quiere dar un paso más en esta dirección cuando un ginecólogo de Dundee (Escocia) propone crear un banco universal de esperma que pueda ser utilizado preferentemente por varones jóvenes. Afirma que a partir de 35 años y sobre todo a partir de los 40 el esperma puede ser portador de alteraciones genéticas que podrían ser transmitidos a los hijos, por lo que manifiesta que lo mejor sería que los varones conserven congelado su esperma obtenido a la edad de 18 años (BBC News website, 25-junio, 2015).

Esta iniciativa es pareja a la de la promoción de la crio conservación (congelación) de óvulos de mujeres jóvenes que desean retrasar su maternidad, y que serían fecundados e implantados en edades maduras con la finalidad de minimizar los riesgos de alteraciones genéticas asociados a la edad, tal como hemos publicado en un reciente artículo (Aznar J, Tudela J ¿Es ético congelar ovocitos para retrasar la maternidad por motivos laborales? Cuadernos de Bioética XXVI; 141-145, 2015).

En el mismo se analiza la licitud ética del intento de retrasar la maternidad de las empleadas de las compañías Apple y Facebook mediante la asignación de incentivos que incluyen la financiación de los procesos de crio conservación de óvulos junto a otros, con el fin de que la maternidad no interrumpa su actividad laboral en su juventud, postergándola hacia una madurez en la que la fertilidad puede verse comprometida. La utilización de óvulos congelados en esta edad madura minimizaría los riesgos antes mencionados, aunque como se detalla en el artículo, la evidencia científica cuestiona esta afirmación.

Ciertamente, la propuesta de congelación de esperma y su almacenamiento en bancos universales, carece de fundamentación médica y ética. Lo que pretende, sin embargo, es dar un paso más hacia los hijos sin sexo. Todos producidos en un laboratorio.

Diversos profesionales del área ginecológica han ridiculizado la idea entre ellos Adam Balen, presidente de la Sociedad Británica de Fertilidad, que muestra su criterio opuesto a crear un banco universal de esperma, afirmando que esta práctica “no solamente propone una procreación artificial, sino que también quiere transmitir un falso sentido de seguridad, cuando se sabe que la tecnología no garantiza la posibilidad de poder tener un hijo”, a la vez que afirma que el esperma congelado es menos fértil que el fresco, además de que esa práctica avoca a la pareja.

Irremediablemente hacia la fecundación in vitro, con los problemas asociados que ello conlleva y que no deben obviarse.

También Sheena Lewis, presidenta de la Sociedad Británica de Andrología, ha manifestado respecto a la propuesta de Smith «que los hombres deberían pensar en crear una familia siendo más jóvenes, pues la edad idónea es entre 20 y 30 años».

Como hemos comentado, es un paso más en este caso sin ningún fundamento científico, para promover la procreación artificial fuera del matrimonio y de la relación sexual y de esta forma crear el ambiente propicio para que se pueda ir pensando que el matrimonio es una institución obsoleta y que la paternidad-maternidad puede ser ejercida fuera de la relación y el amor conyugal, algo que ni la sociología ni la recta moral apoyan.

Justo Aznar y Julio Tudela
*Observatorio de Bioética Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

Madres subrogadas para alquilar sus vientres

1,5 21 Palabras. Tiempo de lectura 6:00 aproximadamente.

Subrogar es reemplazar. Se llaman madres subrogadas o madres de alquiler de su vientre, a las que lo prestan, mediante contrato mercantil y precio, para que les implanten los embriones de otras personas, producidos in vitro y que una vez fecundados los gesten para otros, durante los nueve meses de embarazo. Cuando nazca el niño, lo tienen que entregar a los que pagaron el contrato.

Después de traer al mundo al o a los hijos, los entreguen al o a los padres, que indique en el contrato. Es una compra-venta de niños, con el agravante de que para hacerlo, exigen unos grandes estándares de calidad, sin importar los riesgos que le supongan a la madre y al futuro hijo. Incluso algunos esposos, demandan a sus mujeres que se vendan como subrogantes, para conseguir dinero. Esto es una añadida aberración y monstruosidad.

Los tres grandes flagelos de la explotación y violación de los derechos humanos, principalmente de las mujeres más pobres, más desprotegidas, más ignorantes y más marginadas. Es una injusticia social insostenible, pues sustituyen la verdadera función de la auténtica madre.

La subrogación para alquilar su vientre mediante precio, para gestar niños en beneficio de otras personas, que suelen pagar más de $100.000 por niño nacido, aunque en algunos países sea legal.
La prostitución obligada.
El ceder la leche de sus pechos mediante precio, para alimentar a niños ajenos, quitándosela a los suyos. Conocido como oficio de “aña de cría”.
Las madres subrogadas, rompen intencionalmente, el primordial vínculo biológico materno, íntimo, entre madre e hijo, que se produce en el embarazo natural, al tener que entregar el hijo cuando nace.

La práctica de las madres subrogadas, debería estar prohibida, por muy alto que sea el estímulo económico, o aunque sea de forma altruista, ya que somete a la madre y al hijo, a muchos y muy graves riesgos.

Asumir el participar en un mercado ilegal, que trasforma a los niños en “commodities”, los cuales pueden ser gestados, para homosexuales o heterosexuales, que pagan con dinero o favores.
Asumir el tener que ser parte de una injusticia social insostenible, de la explotación de la mujer subrogada, que traspasa la dignidad de las personas, todos los derechos humanos y la ley natural.
Asumir la gran dificultad, para rastrear los orígenes de los progenitores de los embriones en gestación, produciendo hijos con falta de identidad. SAN (Síndrome de agujero negro).
Asumir la gran posibilidad de embarazos múltiples, originando un alto número de abortos, voluntarios o involuntarios.
Asumir la incompatibilidad de la dignidad humana, de la madre subrogada, con sus derechos como persona y madre.
Asumir la función biológica normal, del cuerpo de la mujer, en la letra de un contrato comercial, para aceptar ser un escalón más, en el crecimiento de la cadena del tráfico reproductivo humano, especializado en mujeres y niños no nacidos.
Asumir las enfermedades que lleven los embriones, y que pudieran ser trasmitidas a la madre subrogada.
Asumir que las madres subrogadas, son convertidas en cosas por el mercado, clasificadas para comprar, vender o alquilar, según las condiciones y características determinadas en los contratos propuestos, para los que tienen el dinero y el capricho de comprar ese servicio, normalmente, a mujeres necesitadas.
Asumir que se alquila el útero, para implantar por inseminación artificial o fecundación en vitro, embriones obtenidos de otras personas.
Asumir que se rompe la sagrada relación de madre con hijo, aunque este sea ajeno, pero ha estado nueve meses en el interior de ella.
La verdadera maternidad bien entendida, empieza por el amor al cónyuge y al hijo que va a nacer, por lo que no puede ni debe haber una maternidad, sin ese amor dedicado al cónyuge y padre biológico del futuro niño.

Un niño cuando nace tiene que tener un padre y una madre biológicos, para no ser uno de esos llamados “niños probeta”, hijos de la ciencia, hijos de catálogo comercial, hijos de alquiler de vientre, etc. Después va a ser muy difícil, explicar a esos niños los motivos de su procedencia y quien son sus verdaderos padres, si es que llegan a conocerse.

Las madres subrogadas suelen argumentar “mi cuerpo es únicamente mío y en él mando yo, por lo que puedo hacer con él, lo que me dé la gana”, como al alquilarlo para tener hijos de otros y obtener el dinero que pueda. Es el peligro de ver ellas como normal, lo que no deja de ser más que una grave inmoralidad y un abuso de la técnica sin ética.

Desde que en algunos países, se han legalizado los matrimonios entre homosexuales, que lógicamente no pueden tener hijos por los medios naturales, se han disparado los negocios con las madres subrogadas, localizadas principalmente, en países de bajos recursos.

“Con mi dinero, puedo hacer lo que quiera” dicen algunos, incluso para alquilar el vientre de otra persona, que me produzca mis propios hijos. Estas expresiones y hechos, no les importa que vayan en contra de su salud, contra la ley natural, con la ética más elemental y contra todo principio religioso, sean de la religión que sean.

Las madres subrogadas se enfrentan frecuentemente, a situaciones muy graves y muy difíciles de solucionar, como por ejemplo: Cuando él o los contratantes, no quieren recoger al niño, debido a que han cambiado de parecer, a que viene el niño con problemas físicos, a que se han enfadado y roto sus relaciones como pareja, a que no cumplen los pagos parciales, etc.

Incluso si se produce un múltiple embarazo, el contratador, puede exigir el aborto de uno de los embriones o quedarse solamente con uno de los gemelos que nazcan. Entonces dejan a las madres subrogadas, ante el grave problema de un aborto, o con un hijo en el vientre o recién nacido, que ellas no quieren y deben llevarlo a un orfanato.

Existe el grave trauma psíquico, que se ocasiona a la madre subrogada. Pues aunque en un principio, la mujer que alquila su vientre, está dispuesta a donar el niño tras el parto, durante el trascurso del embarazo, se establece una estrecha relación entre ella y el niño gestado, por lo que es frecuente que la madre subrogada, se arrepienta de haber firmado el contrato y desista de su primera intención, de entregar el recién nacido a los que firmaron el contrato de compra.

Algunos viven el drama de las madres subrogadas, con una consciencia superficial, casi sin darse cuenta, del gravísimo mal que comporta un acto de ese tipo. Uno de los graves problemas actuales, es la falta de sensibilidad y modificación de la relación de los padres, con la acogida de una nueva vida. La transmisión de la vida es un don gratuito de Dios, violentar su concepción natural, es ir gravemente en contra del fundamental principio de respeto a la dignidad humana, tanto de la madre, como del hijo.

El deseo de paternidad, aun cuando susciten comprensión desde un punto de vista humano, tiene como límite infranqueable, la dignidad de las personas y la protección de sus derechos fundamentales. Ni la verdadera comprensión, puede dar la espalda a la verdad.

Hay muchos intermediarios en el gran negocio de la reproducción asistida, los cuales también son responsables, directa o indirectamente, de esta reprobable forma de explotación. El derecho a la integridad del cuerpo, no puede quedar sujeto a ningún tipo de contrato de alquiler.

La industria biotecnológica, aplicable a las madres subrogadas, quiere convertir al ser humano, en un simple recurso disponible y ha descuidado el hecho de que determinas técnicas, por muy legales que sean, influyen directamente al ser humano, en su vida y salud.

Esta industria oferta hijos, dependiendo el precio de sus características y condiciones físicas e intelectuales. Se diseñan a la medida de los precios, del que puede y quiere obtenerlos. Es como ir a un supermercado de hijos, comprar el que se quiere y después quitarle la etiqueta de origen.

No existe el derecho a tener un hijo, lo que existe desde siempre, es el derecho de los niños a tener padres y madres y a conocer sus orígenes. Pero hay leyes injustas, que no consideran los derechos de los hijos. Algunos padres no dicen nada a sus hijos gestados en madres subrogadas, por la vergüenza que les supone a ellos y a los hijos, sin tener en cuenta, las repercusiones que podrían tener, en temas relacionados con las enfermedades de sus desconocidos ancestros.

Detrás de estas prácticas, no sólo está el egoísmo disimulado de algunas personas, que conciben a un hijo, como un objeto de consumo, más que un sujeto de amor; como un capricho y no como un don. Pero no es eso lo único que se debe considerar, al momento de referirnos a este tema.

francisco@micumbre.com

¿Puede ser éticamente lícito el aborto en algún caso?

Manuel Ocampo Ponce
Universidad Panamericana

Todo parece indicar que en la actualidad el ejercicio de la sexualidad se encuentra desvinculado de la procreación. De los años sesentas del siglo pasado a la actualidad se ha cambiado la visión de lo que es y significa la sexualidad humana. Lamentablemente ha disminuido drásticamente el número de personas que niegan la ordenación natural que hay de las parejas de estar abiertos a la procreación. El mundo se ha liberalizado, las leyes proabortistas se van generalizado en los distintos Estados ya sea por razones económicas, médicas o sociales y hasta “humanitarias” como las relacionadas a la violación y al incesto. Por otra parte, en los países en los que las leyes sobre el aborto son muy restrictivas o ilegales, la legislación no es acatada en muchos de los casos en los que, aparentemente, se pueden realizar abortos médicamente “seguros” con frecuencia. Otro punto a considerar es la relación de los abortos con el socialismo, comunismo o marxismo ya que casi todos los países marxistas han autorizado el aborto al menos en los tres primeros meses del embarazo. Sin embargo, también en los países con economías neoliberales o capitalistas el aborto se ha vuelto una actividad cotidiana.

También resulta curioso que por una parte existe un número muy elevado de abortos mientras que por el otro se perfeccionan cada vez más los medios de gestación artificial. En esto se pone de manifiesto la esquizofrenia cultural en que vive la sociedad actual. Sea una cosa o sea otra, el aborto es uno de los métodos más utilizados para la regulación de la natalidad.

No cabe duda de que el aborto es una realidad triste, lamentablemente polémica y donde las cifras son muy elevadas al punto que podemos afirmar que la sociedad actual es una sociedad abortista. La procreación ha dejado de ser un don precioso e incluso los hijos han llegado, en muchos casos, a ser una carga pesada.

Para efectos de este análisis y dejando de lado los abortos espontáneos en los que no interviene la libertad humana, el aborto provocado es la interrupción de un embarazo, es decir, la acción de quitar directa y deliberadamente la vida a quien todavía no es capaz de vivir fuera del seno materno. Esto implica interrumpir el embarazo desde la fecundación hasta que concluye la vida fetal, es decir, cuando el feto es capaz de vivir fuera del útero materno.

Dentro de los abortos provocados tenemos varios tipos en los que se encuentran:

1. El aborto terapéutico, cuando el embarazo pone en grave peligro la vida o la salud de la madre gestante.
En la actualidad las indicaciones médicas para realizar abortos terapéuticos son prácticamente nulas en países con infraestructura médica desarrollada. Algunos han querido incluir en este tipo de aborto la salud mental de la madre, lo cual ha provocado que este tipo de aborto vaya en aumento en muchos casos y en otros se impida por las mismas razones de salud mental de la madre.
2. El aborto eugénico, cuando se ve que el concebido presenta alguna anomalía congénita o malformación grave.
3. El aborto psico-social, cuando el embarazo es el resultado de una violación o de un incesto.

Estos tres tipos de abortos pueden resumirse en dos:

1. El aborto directamente provocado por motivos eugenésicos, problemas familiares o sociales y por problemas personales (no considerados en el aborto indirecto). Este tipo de aborto directamente provocado nunca es lícito bajo una perspectiva realista y objetiva.
2. El aborto indirectamente provocado como cuando hay que extirpar un útero canceroso durante el embarazo lo cual implica la eliminación del concebido que constituye un peligro mortal para la madre e incluso para el mismo concebido, para el que hay que considerar dos causas de abortos:

2.1 El que tenga como fin o efecto único e inmediato la expulsión de un feto vivo (aborto directo). Que siempre y en todos los casos es éticamente ilícito según una visión realista y objetiva de la realidad.
2.2 El que tiene dos fines o efectos en el que la expulsión del feto no es el fin o efecto único sino subordinado a conseguir el efecto bueno de salvar a la madre. En este último caso para que sea lícito éticamente, es necesario que se cumplan las reglas del voluntario indirecto o principio de doble efecto que son:

a) Que el efecto sea bueno, es decir, salvar a la madre, o sea que el efecto permitido no sea intrínsecamente malo.
b) Que el efecto malo no sea querido ni intentado ni como fin, ni como medio, sino únicamente tolerado.
c) Que existan razones proporcionadamente importantes para permitir el efecto malo, como es el caso en el que no sólo moriría la madre sino también terminaría por morir el concebido.
d) Que el efecto bueno, es decir, salvar a la madre, no se consiga por medio del efecto malo sino que primero se efectúe el salvar a la madre y por consecuencia, en segundo lugar, se produzca la muerte del concebido.

Únicamente bajo estas condiciones puede ser lícito éticamente un aborto indirectamente provocado.

5 mitos sobre el embarazo adolescente

México DF, Mayo, 2014. IFO Colaboradores.-  El tema del embarazo adolescente es un asunto muy sonado mediáticamente. Las notas que indican su constante crecimiento, los riesgos que implica y las probables causas que lo generan han generado diversos mitos en el afán de responder a lo que la sociedad percibe como un fenómeno social grave. “Contrario a lo que pudiera la tasa de fertilidad en adolescentes mexicanos ha disminuido en los últimos años. En 1990 había 97 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 años, en el 2012 la cifra fue de 67 por cada mil”, explica el Mtro. Cándido Pérez Hernández, investigador de TAD (THINK ·ACTION ·DEVELOMENT).

De acuerdo con el especialista en Políticas Públicas, alrededor del tema del embarazo adolescente se han construido una serie de supuestos que se han mediatizado sin ser analizados con seriedad, situación que no hace sino difundir el tema de manera sesgada. El experto habla de cinco mitos que parecen dominar el panorama respecto al tema:

“Mito 1. Existe un aumento dramático en el número de embarazos adolescentes. “Esta afirmación es una de las más comunes, pero también una de las que menos se analiza. La realidad es que el embarazo de chicas adolescentes no está en aumento, aunque da la impresión de que así es. Lo que sucede es que hoy en día hay más adolescentes en relación con la población general total, hay más que en ningún otro momento de la historia de nuestro país. Número que explica que exista una mayor cantidad de embarazos en este grupo de edad.

Mito 2. El embarazo adolescente provoca la deserción escolar. “De acuerdo con un estudio del investigador Claudio Stern del Colegio de México, muchas chicas primero dejan los estudios y después se embarazan. Este argumento nos orienta a reflexionar sobre otros problemas que pudieran estar influyendo en la deserción, como la dinámica socio-familiar, por ejemplo.

Mito 3. La falta de conocimiento de métodos anticonceptivos provoca el embarazo adolescente. Esta afirmación carece de fundamento si se toman en cuenta que en los datos proporcionados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se afirma que el 97% de las adolescentes que atendieron por embarazo, refirieron tener conocimiento sobre métodos anticonceptivos. Es decir, los conocen, pero no los utilizan.

Mito 4. Todos los embarazos adolescentes son de alto riesgo. De acuerdo con información proporcionada por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), más de la mitad de los embarazos adolescentes se presentan entre los 18 y los 19 años (adolescencia tardía). En este rango de edad se disminuyen considerablemente los riesgos fisiológicos que el embarazo en la adolescencia implica. Es sólo en edades muy tempranas (por debajo de los 14 años), cuando existe mayor riesgo en términos biológicos y su frecuencia en esas edades no tiene comparación con la cantidad de embarazos que ocurren entre los 16 y los 19 años.

Mito 5. Las madres adolescentes son estigmatizadas y rechazadas por familiares y amigos. No necesariamente: el contexto social y las personas que viven dentro de él, son quienes determinan lo cotidiano o no de las circunstancias. Por ejemplo, en las zonas rurales y poblaciones indígenas, más del 70% de los embarazos son de mujeres adolescentes, en este contexto la maternidad es vista como un rol natural que, la mayoría de las veces, determina la vida de la mujer; por lo que no existe ni la estigmatización, ni el rechazo hacia las madres adolescentes.

Desde el terreno de las políticas públicas se han cometido muchos errores al abordar el embarazo adolescente. Bajo el argumento de proporcionar una “educación sexual” adecuada, con frecuencia se reduce la solución a campañas de reparto de preservativos, por la sencilla razón de que las autoridades correspondientes no tienen claro a qué se refieren cuando se habla de educación sexual. “Una política pública que quisiera disminuir la incidencia del embarazo adolescente, tendría necesariamente que ahondar en tres puntos principales: fomentar que los adolescentes se mantengan en la escuela, promover la postergación del inicio de la vida sexual como se ha hecho con éxito en otros países y crear incentivos para que los jóvenes que se encuentran en mayor riesgo (por su marginación, pobreza, violencia familiar, etc.) no repitan patrones”, concluye el especialista.

Fuente: www.tad.org.mx

Irán: Una madre perdona al asesino de su hijo

Fuente: CNN y Aleteia

Este hombre estaba a la espera de ser ahorcado, ya con la cuerda alrededor del cuello, cuando la madre del joven al que él había asesinado en una pelea callejera detuvo la ejecución. Sucedió en Irán: esta madre salvó la vida a Balal, condenado a muerte por haber acuchillado a su hijo.

La bofetada de misericordia de la madre

La madre de la víctima, Samereh Alinejad, acompañada por su marido, un ex entrenador de fútbol, subió al patíbulo y se acercó al homicida, de pie sobre la silla y con una venda negra en los ojos. Frente a este hombre, que llorando pedía piedad, la mujer se detuvo, le miró a la cara y le propinó una bofetada, quitándole después la soga del cuello.

Un gesto emotivo, explicó ella misma, que “me ha ayudado a calmarme”, «ahora que le he perdonado me siento aliviada «.

«Soy creyente, tuve un sueño en el que mi hijo me decía que estaba en paz y en un lugar hermoso… después de esto, todos mis familiares, incluso mi madre, me presionaban para que perdonara al asesino», añadió la mujer, que en cuatro años ha perdido también otro hijo en un accidente de tráfico. «¿Sabéis lo que significa vivir en una casa vacía?», había gritado poco antes a la muchedumbre que esperaba la ejecución.

Entre venganza y perdón

Para Balal, esa bofetada fue el espacio entre la venganza y el perdón. “Había querido que alguien me lo diera cuando quería coger un cuchillo», declaró en una entrevista de televisión. Su condena había suscitado una fuerte campaña de opinión en el país: muchos habían pedido a la familia que le perdonara. Entre estos, también el popular comentarista de fútbol Adel Ferdosipour, y el ex jugador internacional Ali Daei. Según datos de la ONU, desde principio de año más de 170 personas han sido llevadas al patíbulo en Irán.

***

Papa Francisco y el perdón

“Dios nunca se cansa de perdonarnos, el problema es que nosotros nos cansamos de pedir perdón – son las palabras del Papa Francisco en el domingo del primer Ángelus – no debemos cansarnos nunca, Él es el padre amoroso que siempre perdona, que tiene misericordia por todos nosotros”.

Reconocerse pecadores

También en la homilía de Santa Marta del 11 de noviembre, el Santo Padre subrayó la invitación a perdonar, Esto es lo que Jesús hace con los pecadores: “Él no se cansa de perdonar, sólo con la condición de no querer hacer esta doble vida, que vayamos a Él arrepentidos: Perdóname, Señor, que soy un pecador. Pero sigue, sigue, ya lo sé. Así es el Señor. Pidamos hoy la gracia al Espíritu Santo que huye de todo engaño, pidamos la gracia de reconocernos pecadores: somos pecadores”.

¿Qué es una Doula?

La Doula es, básicamente, tu asistente personal durante el parto y la labor de parto. Se trata de una mujer con experiencia y conocimiento sobre el nacimiento que se encarga de brindarte apoyo emocional, atender tus necesidades, contestar tus preguntas y ayudarte en el momento de dar a luz.

Una Doula no es ni partera, ni enfermera, y tampoco reemplaza a tu obstetra. No tiene la capacidad médica para realizar el parto, atender emergencias de ginecología u obstetricia, o brindar servicios perinatales o de neonatología. Sin embargo, para quienes cuentan con una Doula en el parto, pueden ser la diferencia entre “disfrutar” o “sufrir” la experiencia del parto.

Si bien una enfermera o tu equipo médico es responsable de tu bienestar durante tu labor de parto, ellos suelen tener varias pacientes a su cargo y otras responsabilidades. En un parto normal, las enfermeras y médicos visitan tu habitación cuando es necesario, pero la mayoría del tiempo la pasas a solas con tu acompañante. Una Doula, en cambio, se dedica 100% a ti y está a tu lado durante toda la labor de parto.

Funciones de la Doula

La Doula se encarga de brindar apoyo emocional a la madre durante su labor de parto. Sus funciones principales son:

  • Ayudar a la madre a manejar el dolor por medio de métodos naturales, como respiración, masajes, movimiento, cambios de posición y técnicas de relajación.
  • Mantener a la madre y al padre informados sobre el avance del parto, sus opciones de tratamiento y medicamentos, sus riesgos y sus beneficios.
  • Servir como lazo de comunicación entre el equipo médico y la madre y el padre. Parte de esta función es la de “traducir” el lenguaje médico y contestar preguntas o dudas que pueda tener la pareja.
  • Acompañar a la madre en todo momento durante la labor de parto y el nacimiento del bebé.
  • Atender las necesidades de la madre, desde traerte hielo hasta dejar que aprietes su mano durante las contracciones.
  • Asistir con el conteo de las contracciones, tiempos, movimientos del bebé y otros controles durante la labor de parto.
  • Ofrecer un punto de enfoque y guía a la hora del nacimiento. Esto ayuda a la mujer a concentrarse en su esfuerzo a pujar, mejorar su respiración y procurar una posición óptima para un rápido nacimiento, evitar desgarres y sufrimiento fetal.
  • Si contratas a la Doula antes de tu fecha probable de parto, ella te puede ayudar a escribir un plan para el parto, establecer tus prioridades (por ejemplo, si no quieres utilizar anestesia epidural), contestar tus preguntas, recomendar clases de preparación para el parto y ayudarte a planificar los pequeños detalles que implica un nacimiento (como las necesidades del bebé y cómo preparar a los hermanos mayores para la llegada del bebé).

Doulas posparto

Después del nacimiento de tu bebé, una Doula posparto se convierte en esa figura maternal –o, en este caso, la antigua abuela– quien llega a ayudarte después de dar a luz. Su objetivo es colaborar en tu transición a la vida como madre y puede permanecer contigo unos días o varias semanas, según lo necesites. Estas son algunas de sus funciones:

  • Enseñarte sobre cuidados básicos del bebé.
  • Atender tus necesidades posparto, como el cuidado de heridas y atención emocional.
  • Ayudarte a establecer el apego materno.
  • Informarte y colaborar con la lactancia materna, su frecuencia, posiciones y aclarar tus dudas.
  • Ayudar con el cuidado del bebé para que tú descanses.
  • Ayudar la atención de los hermanos mayores.
  • Colaborar un poco con las labores de la casa.
  • Brindarte información básica sobre el desarrollo normal del bebé y sus necesidades para que tú tomes decisiones.

Por más conocimiento que tengas de la maternidad, la ayuda de una mujer con experiencia le cae bien a cualquier madre durante el posparto. La necesidad es mayor si:

  • Tienes un fuerte interés en la lactancia materna y deseas el apoyo para asegurar su éxito.
  • Necesitas ayuda con los cuidados básicos del bebé, su alimentación, técnicas para apaciguarlo, establecer su rutina o ayudarle a dormir.
  • Debes quedarte sola en casa con un recién nacido y tienes otras obligaciones que atender.
  • No cuentas con la ayuda de un familiar.
  • Es tu primer bebé y quieres la guía de una mujer con experiencia.
  • Tienes otros hijos en casa y deseas ayuda para brindarles la atención que necesitan.
  • Tuviste un parto por cesárea y necesitas ayuda para cuidar de tu herida y del bebé.

¿Cómo contratar una doula?

Seleccionar una doula es una decisión que no debes tomar a la ligera. El primer paso es hablarlo con tu obstetra o partera y solicitar recomendaciones. Puedes acudir también a tu hospital o maternidad, o a otras amistades que hayan utilizado los servicios de una Doula.

1 2 3 7