Está embarazada, no enferma

“El parto nunca cambia. Como un proceso corporal humano, la reproducción no ha cambiado mucho a través de los milenios de la de existencia humana.” Cita un documento titulado “La Experiencia de la Maternidad en la Vida de la Mujer” elaborado por Penny Simkin, escrito que nos recuerda que el embarazo es algo natural y de alguna manera, aunque no lo expresa el documento como tal, esencial para la continuidad del género humano.

“A través de la historia, cada grupo sociocultural ha dado gran importancia al nacimiento como un acontecimiento principal en la vida, un rito de transición reforzado según reglas específicas, rituales, y tabúes diseñados para salvaguardar la seguridad de madre y feto.” Dice Simkin con respecto a la normalidad que también implica el embarazo en sí. Algo que podría sonar absurdo, pero sin embargo es preciso aclarar ya que pareciera que en la actualidad un embarazo es equiparado con una enfermedad.

A decir, me explico desde dos perspectivas. La primera sería lo irrisorio que hoy por hoy pareciera cuando una mujer llega al hospital para dar a luz a su hijo, de inmediato se le interviene de rutina como si se tratara de una enferma. Se le turba y de forma casi inmediata se le priva de poder escuchar la ¨sabiduría¨ de su cuerpo. Al controlar su desarrollo natural, se le impide al cuerpo en trabajo de parto, pueda hacer su función de forma óptima, lo que de alguna manera puede incidir en que la probabilidad de una cesárea sea más alta.

El dolor, que es necesario para que las mujeres no tengamos hijos en los supermercados, o en cualquier lugar sin previa advertencia, actualmente es manipulado porque así como el embarazo es tratado como una ¨enfermedad, el dolor es considerado ¨dañino¨, cuando es necesario durante el trabajo de parto y en otras circunstancias en las que sin dolor la vida no sabría igual. El dolor nos da humildad, nos recuerda el valor de la vida y nos hace apreciar lo que logramos una vez que se controla. El parto es una experiencia emocional y sin embargo los profesionales obstetras en repetidas ocasiones, siendo que estudiaron para prevenir enfermedades y reaccionar ante complicaciones, olvidan que el embarazo es natural y es más sencillo de lo que parece.

La segunda perspectiva, se relaciona con las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Así como lo leen, a parte de que comúnmente la embarazada es intervenida, como ya lo mencioné, como si estuviera enferma, el embarazo es equiparado con las ETS. Recuerden anuncios que promuevan condones como muy seguros, si tienen buena memoria, sabrán que cuando anuncian el látex dicen que es (en el caso de México) 99% seguro para prevenir embarazos y ETS. Es decir, que suponen que el plastiquito es tan poderoso que protege tanto de un espermatozoide como del virus de inmunodeficiencia humana, que cabe destacar es 500 veces más pequeño que un esperma. A parte suponen, ya que dicho porcentaje lo presentan de forma general, que el uso es típico (consistente y constante) y que es usado de forma vaginal. En este sentido, reflexionando sobre el embarazo, nos podemos percatar que lamentablemente, independientemente como lo veamos, el maravilloso e inexplicable don de la vida es actualmente considerado una enfermedad; ya que lo comparan o con una infección o con una incapacidad que debe de ser tratada de rutina al ingresar al hospital.

Yo recomiendo reconsiderar lo anterior y dejar de satanizar una nueva vida, porque aunque suene obvio, pero es preciso recalcar, sin mujeres embarazadas el mundo se va a acabar.

Nos leemos la semana que entra para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

¿Cómo sobrevivir al dolor? pérdidas gestacionales

México D.F., Diciembre, 2012.- El tema de las pérdidas prenatales derivadas de una decisión personal o de una situación espontánea, es un tema delicado desde el punto de vista de la experiencia emocional y los efectos psicológicos que se generan al interior de quien la vive. Desgraciadamente, las pérdidas gestacionales son un evento muy frecuente, como nos explica la especialista en el tema, Maricarmen Alva: “1 de cada 4 embarazos no llegan a término.  Sobrevivir al dolor que provoca esa pérdida, sin importar la historia que haya detrás, suele ser un proceso complejo y distinto en cada persona”.

De acuerdo con investigaciones médicas internacionales, después de una pérdida gestacional, la mujer puede presentar dificultad para sobrellevar los sentimientos generados por esta ´ausencia´: “existe una tendencia a la continua negación, hasta el punto en que dichas emociones no resueltas y no enfrentadas en forma sana pueden manifestarse en depresión, angustia, aislamiento, trastornos de la alimentación, del sueño, disfunciones sexuales, autoestima baja, entre otros”, señala la presidenta del Instituto para la Rehabilitación de la Mujer (IRMA), institución en donde se acompaña y se atiende profesionalmente, a toda persona que se encuentra en un proceso de duelo, derivado de la pérdida de un bebé que no llegó a nacer.

La mayoría de las personas podrían pensar que el hecho de que el bebé muera al nacer o no llegue a término, produce menos dolor porque no hubo el tiempo “suficiente” de construir vínculos. Esto de ningún modo es así, abunda Maricarmen Alva, “desde el momento que inicia la vida humana, la mujer recibe una cantidad de mensajes hormonales de ese ser diminuto. Empieza a gestarse el vínculo madre-hijo, relación que va más allá de que el bebé sea buscado, querido, inesperado o no deseado.  Es una pérdida muy difícil de entender, de compartir y de aceptar, de ahí que, en ocasiones, la herida se oculte por años. Las personas no entienden cómo una persona puede sentirse tan mal de no tener a un bebé que ni siquiera conoció;  piensan que ya se les pasará, que lo van a superar en cuanto tengan otro embarazo (en el mejor de los casos). Por eso es  importante que las personas que viven esta situación se atiendan oportunamente, que sane sus heridas en la medida de lo posible, que recuperen su vida y que no pierdan más de lo que ya han perdido”, concluye la especialista.    

Fuente: www.1tad.net

 

Nacemos y aprendemos Imitando

Al inicio de la vida de un ser humano, en la etapa de la infancia, lo que se aprende en la mayoría de las veces es por imitación, lo que nos deja a los padres de familia una responsabilidad muy grande.

Una gran responsabilidad puesto que cualquier acción que realicemos y nuestros pequeños observen, eso seguramente será imitado. Sea bueno o sea malo, pero lo repetirán casi inevitablemente.

Siendo así, es imprescindible hacer conscientes todos nuestros actos para que sean pensados antes de efectuarse, es decir, si somos impulsivos, intempestivos o ecuánimes y tranquilos, nuestros niños serán nuestro espejo.

Siendo maestra, en muchas ocasiones me puedo percatar cómo son los padres de mis alumnos por las conductas que adoptan en clase, me doy cuenta de rebeldía sin razón, apatía, tristeza y claro que también de integridad y entrega al estudio. Finalmente el reflejo de sus padres. De aquellos padres que son ausentes, indiferentes, que prefieren dar bienes materiales para mimar y no ser molestados o bien de los padres que sacrifican su tiempo a modo de entrega y no de sufrimiento, para estar lo más posible conviviendo con sus pupilos.

Lo anterior me motiva a dar soluciones prácticas para llevar a cabo conductas conscientes que sean dignas de imitar, por ello recomendaré en esa ocasión unos ejercicios muy buenos para que tanto nuestras niñas como nuestros niños sean personitas de bien.

Este ejercicio, consiste en que una vez por semana, ya sea el padre o la madre, salgan a cenar con su hija o con su hijo respectivamente. Lo anterior, sirve para varias cuestiones; primero sería que siendo que son de sexos opuestos, ayudará a que haya una afinidad interesante y podrán comunicarse e incentivar a que el/la pequeño (a) aprenda a expresarse, a  tenerle confianza a su progenitor y algo muy importante, las niñas a saberse respetadas por un hombre, lo que en el futuro les orientará para saber si el varón que las corteja está siendo un caballero o no.

Por otro lado, la mamá que salga con el hijo logrará que el niño sepa tratar a una mujer con respeto, con cortesía, a parte de las otras bondades ya mencionadas, que lo harán un hombre honorable que sepa tratar a las mujeres.

Los niños al salir individualmente con el padre del sexo opuesto los ayudará a imitar lo que les enseñen a hacer durante esta dinámica que estoy segura será benéfica para el noviazgo llegado el momento y por ende en el matrimonio, lo que como resultado dará una sociedad más estable.

Seamos coherentes, pensemos antes de actuar y dejemos que nuestros descendientes imiten lo que los hará felices en la posteridad.

Nos leemos la semana que entra para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

 

 

El Embarazo no es una Enfermedad

Métodos de anticoncepción sin efectos secundarios.
Los métodos de planificación natural son una buena alternativa

México D.F., septiembre, 2012.- La planificación familiar tiene como objeto espaciar el nacimiento de los hijos. Permite a la pareja proyectar el número de hijos que desean o no tener.

La pareja puede optar por distintos métodos para lograr su objetivo. Por un lado, existen los llamados métodos “sintéticos”, que tienen como función principal evitar, a toda costa, un embarazo (métodos de barrera, hormonales, dispositivos intrauterinos, entre otros). Por otro lado, existen los métodos de planificación familiar “naturales”, basados principalmente en la observación de los tiempos de fertilidad o infertilidad de una pareja. “Estos métodos dependen de los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer y su aplicación consiste en la elección de la pareja de tener relaciones sexuales de acuerdo a sus intereses de fertilidad en un determinado día y mes”, comenta el Dr. Joaquín Ruiz, Ginecólogo y especialista en métodos de planificación naturales.

Los métodos naturales de planificación, además de confiables y eficaces, ofrecen distintos beneficios si se les compara con los sintéticos-anticonceptivos: son seguros, altamente confiables, de bajo costo, naturales y compartidos. Y eso es muy importante, particularmente para la salud sexual de la mujer que es la que suele someterse a la implementación de los sintéticos. Al respecto, el Dr. Ruiz señala: “Tenemos que dejar de ver al embarazo como una enfermedad que se combate o se evita con fármacos de cualquier índole. A diferencia de los sintéticos, la utilización de los métodos naturales en la vida de pareja no tiene efectos secundarios en la salud de quien los usa, que es generalmente la mujer: no se conocen casos de cáncer, infertilidad, alteraciones hormonales o alergias; por el contrario, colaboran con el cuidado, autocontrol y autoconocimiento de la pareja y les permite identificar problemas de salud gracias a sus observaciones y variaciones”.

Se conocen principalmente cuatro de estos métodos: el calendario, la temperatura basal, el sintotérmico y la ovulación. Es muy importante acudir con un especialista para que te explique en qué consiste cada uno, cómo funcionan y cuál es el más adecuado para ti y para tu pareja. “Algo bien importante es que estos métodos no incluye nunca la intromisión/alteración de los ciclos hormonales de la mujer, ni colocan una barrera entre la pareja, ni introduce sustancias o artefactos ajenos en el cuerpo de ninguno. Son métodos armónicos y compartidos, en los que tanto el hombre como la mujer son responsables del reconocimiento de su fertilidad y exigen en el día a día, una toma de decisión respecto al compromiso y al involucramiento con el otro”, puntualiza el especialista.

Fuente: www.1tad.net 

 

¿Qué es el Cuidado Perinatal?

Mexico D.F., septiembre, 2012.- Desde el momento en el que en la mujer queda embarazada, comienza en ella un proceso de adaptación y transformación corporal que la prepara para ser madre: reacciona a sensaciones físicas y emocionales que repercutirán en sus acciones cotidianas.

En esta etapa de gestación es importante llevar un control prenatal, es decir, una vigilancia o supervisión médica-ginecológica que permite vigilar la evolución del embarazo y preparar a la madre para el parto y la crianza de su hijo. “Con el control prenatal se tendrá la posibilidad de controlar todos los aspectos de salud que involucran a la madre y al hijo gestante. Esta etapa gestacional es conocida también como periodo perinatal, porque –en efecto- tiene que ver con todos los aspectos que rodean la salud de la mamá y del bebé en gestación”, comenta el Dr. Víctor Topete, especialista en ginecología y obstetricia.

¿Para qué sirve el cuidado perinatal o durante el embarazo? Aunque los factores de riesgo durante el embarazo sólo se presentan en un 25% de la población gestante –aproximadamente-, es importante que todas las mujeres embarazadas conozcan

Los aspectos –fisiológicos/emocionales- que se consideran normales o propios de su estado

Los que pueden llegar a generar complicaciones si no se les detecta y se les atiende a tiempo

Los procedimientos de rutina que deberá seguir para llegar a término (parir) en las mejores condiciones posibles

“Lo primero que se hace ya en consulta es la historia clínica de la paciente, que nos ayudará a identificar factores de riesgo hereditarios; se realiza un ultrasonido para establecer la edad y la condición gestacional del bebé (latidos cardiacos, movimientos, tamaño); posteriormente se evalúa la condición (salud) en la que llega la mamá y se le proporcionan las indicaciones pertinentes para su cuidado y el del bebé”, explica el médico.

El cuidado prenatal está orientado al diagnóstico, prevención y tratamiento de los problemas mayormente asociados a la morbimortalidad de la mujer embarazada y de su hijo, entre los más importantes se encuentran: nacimientos prematuros, asfixia prenatal, hemorragias, hipertensión arterial, diabetes gestacional y preeclamsia.

El primer control prenatal es básico para involucrar a la embarazada en la necesidad de un cuidado temprano y consecutivo. “Si le brindamos una educación materna adecuada, puede ayudar a generar una cultura al respecto; así la mujer embarazada, con conocimiento de las circunstancias referentes a su estado, puede transmitir esta información a otras mujeres gestantes que no cuentan con control prenatal o que el que tienen es deficiente” puntualiza el especialista.

Fuente: www.1tad.net

Cuando los niños se van

Ocho años me levanté a preparar a mis niñas para que fueran a la escuela. Mi marido me ayudaba cuando comenzaron el kínder. Las vestíamos, desayunábamos con ellas y al quince para las nueve salíamos en el auto al colegio.

El tiempo no perdona nada y transcurre sin clemencia, la mayor entró a primaria hace un año y por normas de la escuela, se debe de ir en autobús. De igual forma, mañana tras mañana nos turnábamos esta vez mi esposo y yo, levantábamos a Carlota a las seis de la mañana para prepararla a que se fuera sola a la escuela. Sin embargo, Alejandra la menor seguía en el kínder y a las ocho de la mañana como de costumbre la levantaba, y la preparaba para irse un día más al jardín de niños. Yo la llevaba, algo que me encantaba, subirla al auto e ir platicando con ella hasta la puerta del colegio, persignarla y besarla. Asimismo, recogerla diariamente, aunque era un sacrificio dejar de hacer algunas cosas personales, salir corriendo de ciertos compromisos, para estar puntual por ella, valía la pena.

No obstante, este año escolar que comienza, el tiempo me vuelve a recordar que no perdona ningún descuido y que si no viviste los momentos con intensidad y entrega, cuando te das cuenta los hijos ya están en primaria. Ale ya está en primero, Carlota en segundo y ahora como desde hace un años nos seguimos turnando mi esposo y yo, al alba despertarnos y prepararlas para que el autobús se las lleve a estudiar. Pero esta semana que comenzó ya todo muy real, ya como será de ahora en adelante, el día que a mi no me tocó levantarme, descansé unas horas más y cuando me dieron las ocho de la mañana decidí ir a las recámaras de las niñas. No había ruido, no había calor, simplemente dos habitaciones vacías que esperaba a ser ordenadas.

Abrí las cortinas, pensé en lo bonito que hubiera sido haber tenido un hijo más, que seguramente estaría acostado en la cama esperando que mamá lo besuqueara y lo comenzara a preparar. No es así, mi vida es ahora como se las platico. Y a pesar de que todos sabemos que así sucede, que el tiempo transcurre y no perdona ni espera, muchas veces olvidamos lo importante que es detenernos a mirar y disfrutar de las cosas que valen la pena de verdad.

Ahora hay un reto, otro más, el reto de verificar si mi marido y yo sabemos convivir sin ellas. El primer paso del rencuentro en un matrimonio, que cuando comienza es una luna de miel, todo se torna a la pareja, pero cuando nacen los hijos esa pareja se torna a los niños y en muchas ocasiones olvida comunicarse, dedicarse tiempo. En este caso en particular, tengo la certeza que estamos en buen sendero, que hemos hecho buen trabajo, un matrimonio en armonía que gracias a los momentos que nos hemos dedicado sabremos despertarnos y dedicarnos tiempo el uno al otro, porque aunque apenas es la primera fase para el nido vacío, se siente el cambio fuerte cuando los niños se van de casa.

Y para no quedarnos atrás y ver hacia delante

128 senadores de la República rindieron protesta este miércoles como integrantes de la LXII Legislatura, que arrancará labores el próximo sábado 2 de septiembre, pero una peculiaridad que normalmente no sucede ante dicho acto se suscitó en la cámara alta. el otrora Secretario de Educación Pública el ahora Senador Alonso Lujambio, apareció después de ocho meses en tratamiento por el cáncer de médula que padece para rendir protesta. Ver un cuerpo humano en esas condiciones, de lucha, de fragilidad, de entrega y de humildad ante la realidad de la naturaleza, nos recuerda que nada está garantizado y que debemos de vivir de ese modo para que el día que nos toque la prueba de la integridad la recibamos con la frente en alto como lo hizo el Senador Lujambio.

Nos leemos la semana que entra para no quedarnos atrás y ver hacia delante.

El embarazo en adolescentes

  • El embarazo adolescente constituye uno de los mayores riesgos para la salud de la  mujer y del bebé.
  • Las mujeres de 15 años y más, con hijos nacidos vivos, tiene un promedio de escolaridad que equivale al segundo grado de secundaria

México D.F., Agosto, 2012.-. Sin duda, uno de los grupos más vulnerables de la sociedad está constituido por las mujeres embarazadas en general, y por todas aquellas adolescentes, en particular, que han decidido enfrentar su embarazo y conservar a su bebé. Son mujeres que se vuelven blanco de una violencia que las afecta desde distintos ámbitos sociales: desde lo privado, cuando el padre del bebé y/o la familia le dan la espalda dejándola en el desamparo emocional y material. Desde lo público, inmersas en una sociedad que no sólo las olvida en su agenda política, sino que les reduce toda expectativa de desarrollo personal (escolar, laboral y de salud).

 “Uno de los problemas más graves durante el embarazo adolescente es el de la muerte materna, que puede generarse por diversos factores entre los que se encuentra la vulnerabilidad fisiológica de la madre debido a la edad temprana en la que se presenta la gestación”, comenta la Socióloga Eleonora López, especialista en el tema.

De acuerdo algunas estadísticas que proporcionó el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI, 2011), las mujeres de 15 años y más, con hijos nacidos vivos tiene un promedio de escolaridad de 7.7 años, lo que equivale al segundo grado de secundaria. Al respecto, la especialista señala: “La baja escolaridad y la edad temprana en la que la adolescente concibe a su primer hijo, genera otra de las formas de mayor violencia para este tipo de mujeres, pues se ven obligadas a una pronta inserción a un mercado laborar matizado por la inseguridad económica (pocos ingresos y temporales) y la falta de seguridad social (nulo acceso a la salud y los cuidados que requiere su gestación)”.

Por si fuera poco, muchas de estas chicas, tienen que enfrentar la maternidad solas, sin el apoyo de una pareja y/o la familia: el desamparo emocional y material se vuelve una de las mayores expresiones de violencia que se puede experimentar. En este contexto, es importante que las adolescentes (y las mujeres en general) que han decidido asumir su maternidad, sepan que hay instituciones como Yoliguani (www.yoliguani.org.mx) que les brindan no sólo apoyo y acompañamiento, sino un hogar en donde pueden vivir su maternidad en un entorno tranquilo y con los cuidados médicos –gratuitos- necesarios para el estado en el que se encuentran. “Las chicas que llegan a Yoliguani son atendidas por personal profesional y capacitado en el área médica, nutricional, psicológica y hasta espiritual. Y eso es algo bien importante, porque la gran mayoría ha experimentado situaciones lamentables que hacen necesaria una reconstrucción integral de su persona, para que cuando nazca su bebé puedan brindarle el amor y la seguridad que necesita”, señala el Lic. Sergio Palma Vocero de la Institución. Así que si estás embarazada o conoces a alguien que podría estarlo y no tiene el apoyo necesario para enfrentar esta situación, cuéntale de Yoliguani, un hogar gratuito para la mujer embarazada.

Fuente: www.1tad.net

Me quiero embarazar ¿Cuándo tener relaciones sexuales?

Los métodos de planificación natural son una buena alternativa y no generan efectos secundarios.

México D.F., Julio, 2012.- La planificación familiar tiene como objeto espaciar el nacimiento de los hijos. Permite a la pareja proyectar el número de hijos que desean o no tener.

La pareja puede optar por distintos métodos para lograr su objetivo. Por un lado, existen los llamados métodos “sintéticos”, que tienen como función principal evitar, a toda costa, un embarazo (métodos de barrera, hormonales, dispositivos intrauterinos, entre otros). Por otro lado, existen los métodos de planificación familiar “naturales”, basados principalmente en la observación de los tiempos de fertilidad o infertilidad de una pareja. “Estos métodos dependen de los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer y su aplicación consiste en la elección de la pareja de tener relaciones sexuales de acuerdo a sus intereses de fertilidad en un determinado día y mes”, comenta el Dr. Joaquín Ruiz, Ginecólogo y especialista en métodos de planificación naturales.

Los métodos naturales de planificación, además de confiables y eficaces, ofrecen distintos beneficios si se les compara con los sintéticos-anticonceptivos: son seguros, altamente confiables, de bajo costo, naturales y compartidos. Y eso es muy importante, particularmente para la salud sexual de la mujer que es la que suele someterse a la implementación de los sintéticos. Al respecto, el Dr. Ruiz señala: “Tenemos que dejar de ver al embarazo como una enfermedad que se combate o se evita con fármacos de cualquier índole. A diferencia de los sintéticos, la utilización de los métodos naturales en la vida de pareja no tiene efectos secundarios en la salud de quien los usa, que es generalmente la mujer: no se conocen casos de cáncer, infertilidad, alteraciones hormonales o alergias; por el contrario, colaboran con el cuidado, autocontrol y autoconocimiento de la pareja y les permite identificar problemas de salud gracias a sus observaciones y variaciones”.

Se conocen principalmente cuatro de estos métodos: el calendario, la temperatura basal, el sintotérmico y la ovulación. Es muy importante acudir con un especialista para que te explique en qué consiste cada uno, cómo funcionan y cuál es el más adecuado para ti y para tu pareja. “Algo bien importante es que estos métodos no incluye nunca la intromisión/alteración de los ciclos hormonales de la mujer, ni colocan una barrera entre la pareja, ni introduce sustancias o artefactos ajenos en el cuerpo de ninguno. Son métodos armónicos y compartidos, en los que tanto el hombre como la mujer son responsables del reconocimiento de su fertilidad y exigen en el día a día, una toma de decisión respecto al compromiso y al involucramiento con el otro”, puntualiza el especialista.

Fuente: www.1tad.net

1 2 3 4 5 7