¿Es solo un ajuste?

Como era de esperarse, seguiremos viendo días en los que se pasa del optimismo al pesimismo en un abrir y cerrar de ojos. Es impredecible el brote de un virus y su comportamiento. Lo cierto es que sigue sin crecer de manera exponencial, pero preocupa al mundo entero el que haya alcanzado a un país desarrollado y fuera de Asia como Italia.

El número de contagios ya supera los 280 y los fallecidos ya son 7. El norte de ese país está paralizado, es una región fantasma que incluye grandes ciudades como Turín, Milán y Venecia. Está última incluso ya canceló su tradicional carnaval. Los cierres de escuelas, cines, teatros, centros comerciales y centros de trabajo afecta ya a más de 2 millones de italianos. Esto, independientemente a la cuestión sanitaria, tiene grandes efectos negativos en la economía.

Hoy, Italia es el tercer país con más casos de contagio, después de China y de Corea del Sur. En China la economía está sufriendo también fuertes choques por contrarrestar la epidemia y los problemas en cadenas de suministro en todo tipo de industrias. El costo que puede tener en el PIB total de China y del mundo no es cosa menor. Hasta el día de ayer la percepción general del virus es que disminuye en China y aumenta en otros países del mundo como Irán y Bahrain.

Increíble pero en una tabla de casos de infección China lleva casi 78,000, en segundo lugar Corea del Sur con 977 y en tercer lugar con 691 el barco Diamond Princess, le siguen Italia con 287 y Japón con 161. Y fue así como e lunes fue el peor día del año y las pérdidas borraron el rendimiento del año. Ayer martes la apertura fue positiva y conforme fue avanzando el día se tornaron negativos, eso es la incertidumbre y por ende la volatilidad.

Y pasa lo que siempre cuando hay miedo y aversión al riesgo, bajan las bolsas, suben los precios de los bonos, bajan las tasas y también sube el dólar en una apreciación generalizada contra las monedas. Otro activo que sube es el oro, que ya cotiza por arriba de $1,655 dólares y el petróleo ante temores de una desaceleración global y por ende una menor demanda cotiza en $50.60 el West Texas Intermediate.

¿Qué hacer? ¿Es el inicio de una crisis? ¿Ahora si se acabó el ciclo de expansión? No tengo la verdad absoluta ni la respuesta puntual. Sin embargo creo y desde mi punto de vista que esto es coyuntural, es un ajuste y no debe uno reaccionar con pánico ante estas caídas.

Es evidente el daño económico que puede y ha traído el virus, pero no creo que se extienda a todo el año. De hecho es en estos momentos en los que se ajusta el mercado que quienes ya están dentro, no deben salir y quienes están fuera, deben considerar entrar. El ajuste ha sido tan fuerte que ya borró las utilidades del año y por no tratarse del pinchamiento de una burbuja o algo estructural muy serio, creo que van a regresar y más bien responderán a los fundamentales de la economía, que esos, siguen siendo sólidos y buenos.

En México lo nuevo fue la publicación del dato de inflación para la primera quincena de febrero. El dato viene en línea con lo esperado y la anual se ubica en 3.52%, también en línea con el objetivo del Banco de México. El reciente rebote del dólar vs el peso creo que es coyuntural y temporal y es atribuible al tema global al que refiero en este texto y no a alguna razón local que lo este devaluando. En términos generales el tener dólares y pesos y participar en las bolsas de EEUU me siguen pareciendo una estrategia correcta.

 @juansmusi