Revelaciones de un ex – comunista

En esta época en que se está debatiendo tanto sobre el Socialismo y el Comunismo, me pareció oportuno evocar el recuerdo de un líder que se decepcionó de esta ideología. Conocí a Don Eudocio Ravines en agosto de 1978. En su trato era amable y cordial. Tuve varios encuentros con él en los que -entre otros muchos temas- me hablaba de su vida pasada. Fue cuando me enteré que era político, escritor y periodista con gran prestigio en muchos países. Nació en Cajamarca, Perú en 1897 y falleció en circunstancias muy extrañas en enero de 1979. Unos periodistas sospechaban de los sandinistas de Nicaragua y otros pensaban que era una venganza de la izquierda internacional.

Don Eudocio militó en el comunismo, llegando a ser dirigente del Partico Comunista Peruano. Era de carácter apasionado y me contó cómo se inició el comunismo en su país y se unió al APRA (Alianza Popular Revolucionaria) y los esfuerzos que hizo para implantarlo en Chile. Me llamó mucho la atención cuando me dijo que las órdenes para su actuación política y de los demás compañeros las recibían directamente desde el Kremlin.

En su período de líder comunista influyó en su pensamiento el político, escritor, activista y periodista, José Carlos Mariátegui. Asistió a varios congresos internacionales comunistas, entre otros, en Berlín y Frankfurt, Alemania. Fundó el semanario “Vanguardia” desde donde criticó duramente al Presidente de la República, lo mismo que desde el diario “La Razón” y, a consecuencia de ello, fue expulsado del Perú.

Por esos años, el Kremlin lo invitó a conocer la U.R.S.S. (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). Ahí le tenían organizado un viaje en sitios minuciosamente preparados para causarle una buena impresión. Pero, Don Eudocio, con gran sagacidad, logró que le autorizaran conocer el mundo agrícola e industrial de las ciudades de provincia con la excusa de que quería escribir un libro sobre Rusia y quería conocerla desde sus entrañas. Por aquellos años gobernaba ese enorme país, José Stalin.

Fue cuando se desencantó del comunismo, al observar que el colectivismo no funcionaba en absoluto. Me relató, por ejemplo, que en una fábrica de coches no podían salir al mercado porque las llantas, que otra industria les envió, no eran del tamaño de las que se necesitaba. Lo mismo sucedió con varias piezas que esperaban de otra industria para los coches, pero venían defectuosas e inservibles. El resultado fue que observó que decenas y decenas de coches estaban inmovilizados, con muy pocas esperanzas de resolver esa situación por la lentísima burocracia imperante.

Otro ejemplo que me contó fue que en algunos campos agrícolas colectivos (“Koljós”) que sembraban papas, al momento de la cosecha y comunicar la ciudad encargada que enviaran camiones a recogerlas para continuar con el ciclo de producción resulta que, por la burocracia, nunca llegaron dichos camiones y la cosecha entera de papas lamentablemente se perdía. Y eso se repetía constantemente. Me relató muchos otros increíbles ejemplos de los defectos del colectivismo. Por aquellos años gobernaba al enorme país, José Stalin.

Cuando concluyó su trabajo de investigación sobre la provincia rusa, no informó nada de las graves fallas que había encontrado. Simplemente comunicó a las autoridades del Kremlin que necesitaba suficiente tiempo para redactar y pulir su libro. Y que preferiría regresar a América.

Como lo consideraban un comunista de absoluta confianza, le permitieron regresar al Perú. Pero Don Eudocio, hizo unas triangulaciones en sus vuelos y arribó a Washington, D. C. Gracias a sus contactos, logró entrevistarse con una alta autoridad norteamericana y le explicó su desilusión del comunismo y que había anotado mucha información confidencial para dar a conocer a la opinión pública que el sistema soviético era un gran fracaso.

A continuación, esas autoridades le dieron amplias facilidades para que escribiera su libro. Además, le proporcionaron abundante material que ellos habían recabado. Es decir, a Don Eudocio le permitieron acceder a sus archivos y pudo redactar su interesante libro, titulado: “La Gran Estafa”. Publicado primero en inglés en 1951 y luego en español en 1952.

Fue todo un acontecimiento la publicación de ese libro porque dio a conocer -de primera mano- muchos hechos que las naciones de Occidente desconocían. Don Eudocio tuvo la amabilidad de obsequiarme un ejemplar y cuando lo leí, pudimos conversar largamente sobre su contenido. La verdad es que yo no daba crédito a tantas y graves fallas en la Economía, en el Sector Agrícola e Industrial de la U.R.S.S. Porque, por esos años, el pueblo ruso sufría de una hambruna tremenda, como consecuencia de esa desorganización e ineficacia en el modo habitual de funcionar en el campo colectivo y en las empresas del Estado.

A partir de 1951 en que publicó su revelador libro. Fueron 18 largos años en que recibió continuas advertencias de muerte, sobre todo por teléfono y de modo anónimo.

Hacia 1978, Don Eudocio me comentó que estaba recibiendo muchas más amenazas de muerte porque con sus artículos de prensa criticaba duramente al Frente Sandinista de Liberación Nacional y notaba que los que le llamaban tenían el acento típico de esa tierra. Sin embargo, era un hombre valiente y no daba mayor importancia a esas tácticas intimidatorias.

Por aquellos años él trabajaba en “El Heraldo de México” y era el encargado de la sección de los antiguos télexs. Además, diariamente publicaba un artículo en las páginas editoriales de esta publicación. Estaba casado y había procreado un hijo. Vivía en los Multifamiliares de Tlaltelolco. Y fue ahí precisamente, un 25 de enero de 1979, cuando un coche lo arrolló en una de esas calles internas y poco transitadas. Con tantas amenazas telefónicas de los sandinistas, todos los que lo conocíamos y apreciábamos atribuimos ese crimen a los comunistas de Nicaragua.

Sin duda, Don Eudocio Ravines “murió en la trinchera” -como se dice- cumpliendo con su deber como periodista. Nunca temió a sus adversarios y es un ejemplo de un escritor valiente y comprometido con la verdad.

Aprender de la historia

Las cosas siguen difíciles, los tres grandes temas siguen siendo el centro de la agenda.
Respecto a la inflación, que por cierto hoy conoceremos la de la primera quincena de mayo en México, veremos si se empieza a ver un cambio de tendencia. En cuanto a la invasión rusa a Ucrania, las cosas ahí siguen igual y mal, no se ve una solución de corto plazo y complica la situación de Europa y del mundo. La pandemia, que en China arroja buenas noticias, disminuyendo contagios y empezando a relajar medidas que contribuyen a una mejora en la cadena de suministro global y la economía.
Quiero darles datos que contribuyen a citar la historia, recordarla, ser pacientes y aplicarla. Hablemos del índice más importante, el Standard & Poor’s 500, que ya bajó el 20% este año. Esta baja es en los últimos 70 años considerada una de las más fuertes e incluso se puede identificar como “Bear Market” (El oso representa a las bajas y el toro al alza). En este lapso de 7 décadas ha habido 12 momentos muy negativos, en donde el peor ha llegado a ser de un ajuste del 38%.
En todos estos eventos, una vez que se ha tocado fondo, 12 meses después se ha recuperado lo perdido y el alza promedio ha llegado a ser del 41%. Esto no quiere decir ni que las bolsas pueden bajar 18% más, ni que seguro rebotarán más de 40%; pero lo que sí quiere decir y se ha repetido siempre, es que, con el tiempo, por mal y oscuras que se vean las cosas, los mercados se recuperan.
Es cuestión de tiempo y la única forma de capturar el alza ante la imposibilidad de ver el momento exacto del rebote, es estando invertido, estando dentro. De esto estoy seguro y no me preocupa, lo que me preocupa es que mis clientes estén intranquilos y agobiados: lo entiendo, es humano -somos compañeros del mismo dolor- pero debemos recordar estos hechos históricos para tranquilizarnos y saber que estamos haciendo lo correcto. Todos los grandes inversionistas y manejadores de fondos ven y aprovechan este momento para comprar y no para vender.
Esta semana está llena de información económica. Conoceremos cifras ajustadas de crecimiento económico, índices de manufacturas, servicios, construcciones de casas nuevas y algunas reuniones de Bancas Centrales. Jerome Powell, presidente de la FED, tendrá también intervenciones. También inicia el foro de Davos en Suiza, que después de 2 años regresa a su formato presencial. Otro documento importante que conoceremos el miércoles es la perspectiva de crecimiento global y por países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), que seguramente traerá en la mayoría de los casos reducciones.
En México se darán a conocer las minutas del Banco Central y que servirán de guía para su próxima reunión de política monetaria el 23 de junio. Es muy probable que por lo menos se vuelva a aumentar 50 puntos base para llevarla a 7.50%.
Cerrando de nuevo con una buena noticia; Fitch Ratings ratifica la calificación de México BBB- estable; esto quiere decir que en el corto plazo no se ve una reducción en la misma. El tipo de cambio del dólar debajo de $20 (que se ha debilitado contra todas las monedas), me gusta mucho para construcción de portafolios.
@juansmusi​​​​​

También hay buenas noticias

Hay que celebrar que hay oposición, que hay contrapesos. No pertenezco -y aclaro- no tengo afiliación, preferencia o militancia política alguna; mi comentario es desde el punto de vista estrictamente económico y financiero.
Lo que ocurrió el domingo en el congreso es positivo. Gana la oposición y se respeta una reforma que involucra mucha inversión, muchas empresas, muchos países, y desde mi punto de vista, lo más importante, ganan los consumidores.
El seguir manteniendo monopolios en manos del estado, solo garantiza falta de competitividad en precios y con la actual situación del país no hay recursos para invertir en el desarrollo, exploración, explotación y modernización del sector. Además, celebro que haya contrapesos para que las reformas, tratados y acuerdos internacionales brinden certeza jurídica y con ello siga habiendo apetito por invertir en nuestro país. También genera confianza.
La semana pasada se reunió el Banco Central Europeo y sorprende que es de los pocos Bancos Centrales que continúa sin subir las tasas de interés. Siendo también una gran preocupación la inflación, deciden posponer el alza viendo las serias afectaciones económicas que tiene en Europa el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que, dicho sea de paso, sigue sin encontrar una solución de corto plazo. Putin dice que de momento están en “un callejón sin salida”.
Hoy publica el FMI nuevas proyecciones de crecimiento para el mundo. Es sabido que las proyecciones vienen con revisiones a la baja, detonadas por el conflicto.
El precio del petróleo de referencia, el West Texas Intermediate, sigue alto, cotizando cercano a los $110 dólares por barril. Éste y otras materias primas se mantienen caros y, por ende, las presiones inflacionarias no ceden.
La que también es una buena noticia, es que hasta ahora los reportes trimestrales de las empresas que cotizan en bolsa en EU han sido en su mayoría positivos, o mejores a lo esperado. Hasta ahora la mayoría han sido empresas financieras, que por cierto al venir un entorno de alza de tasas, deben ampliar o mejorar sus márgenes.
Con la presión que hay de que las tasas seguirán aumentando y la FED será más enérgica –las hipotecas en ese país ya se acercan en algunos casos al 5%.
Esta semana seguiremos viendo como principales noticias las siguientes: El estado del conflicto bélico y su evolución, los reportes corporativos de las empresas en EU y esta semana también empieza México; hay varios países que publicarán cifras de inflación (entre ellos México este viernes), los diferentes discursos e intervenciones que puedan tener funcionarios de la FED y por último el estado de la pandemia, que como sabemos aún no termina y en China está teniendo fuertes implicaciones.
El tipo de cambio de nuevo opera debajo de $20, nivel atractivo para pensar en hacer posiciones de largo plazo.
@juansmusi​​​​​​​​

Por un mejor ingreso

No cabe duda de que lo más importante a lo que debemos apostar en nuestro país, es a una mejor distribución de la riqueza. La desigualdad es alarmante y se debe disminuir esa brecha tan grande entre los diferentes niveles socioeconómicos. Me queda claro que es ese el qué; pero el cómo, deberá ser un proyecto a largo plazo en donde la diferencia estará en la educación y el nivel que alcance en esa materia la población del país.
Refiero a este tema por el reciente aumento al salario mínimo, con el cual estoy de acuerdo porque se trata de apoyar a los más marginados y esto contribuye a atender a ese sector de la población que, entiendo, en materia de percepciones oficiales, muy pocos reciben. También creo que no contribuirá de manera importante a la inflación.
Mejorar los salarios en México es un deber de todo empresario, pero también es muy complicado hacerlo en un entorno global y local muy adverso. El empresario hace una labor heroica en este país, en donde todo es muy complicado y se tiene que lidiar con altos costos sociales, sindicatos, delincuencia, extorsión, etc.
Sin duda el gobierno federal puede apoyar y ayudar a la empresa a través de diferentes mecanismos de apoyo: marco legal, seguridad y simplificaciones, a gastar menos, y con ello retribuir mejor a su personal. Estoy de acuerdo en que la gente en México gane más y mejor, pero aumentar el salario mínimo no es la solución.
Esta semana vuelve a ser interesante en materia de inflación, ya que se publica en México y EEUU, jueves y viernes respectivamente. El estimado de cierre de inflación para este año ya se ubica en 7.20% para todo el año.
Nos queda una reunión de política monetaria en Banxico, el 16 de diciembre, y pienso que podrían aumentar 0.50% para terminar el año en 5.50% y se estima que el 2022 podría llevarnos hasta niveles de 6.75% o 7%. Por cierto, será la última reunión que encabece Alejandro Díaz de León; a partir de enero le sustituye la ya ratificada Gobernadora del Banco, Victoria Rodríguez Ceja.
El otro gran tema será Ómicron y la gran especulación que existe en torno a esta cepa. Ayer lunes los mercados subieron de manera muy importante después de que el Doctor Fauci hiciera algunas declaraciones sugiriendo la menor agresividad y la necesidad de suministrar menos medicamentos en su tratamiento. No es concluyente, pero todo parece indicar que es menos mala de lo que se temía en un principio y debemos estar conscientes de que sería prematuro aún precisar los riesgos y alcances verdaderos.
Destaca la previsión de crecimiento del Banco de México para el 2021 que baja de 6.2% a 5.4%, y una previsión para el 2022 de 3.2%. Al final todas las complicaciones en la cadena de suministro, así como las nuevas cepas del virus, cobraron una cuota importante. Este año fue menos malo que el anterior, pero siguió siendo extremadamente complicado.
El tipo de cambio sigue algo presionado y pienso que aún no es momento de comprar, aunque ya no lo veo bajando de $20; por lo tanto, debemos estar pendientes en un momento dado para la compra de activos en esa moneda cuando se acerque a $20.50.
@juansmusi​​​​​​​

El valor de nuestra reputación

La semana pasada volvimos a cerrar con una nota positiva: la creación de empleos en octubre que, en Estados Unidos, se esperaba entre 350 y 400,000 pero la cifra real superó las 531,000 nuevas plazas. También mejora la tasa de desempleo ubicándose en 4.6%; un nivel adecuado y cercano a donde se ubicaba antes de la pandemia.
Así como he comentado que las cosas de la economía real que tienen sustento siguen alentando el desempeño positivo de los mercados, los reportes trimestrales y el empleo son fundamentales.
Esta semana será clave en materia de inflación, ya que se dará a conocer la de China, Estados Unidos, Brasil, Alemania y México. Aquí es clave si es “transitoria”, como dice la FED, o si llegó para quedarse un rato. Cada vez que sale una nueva quincena alta, el efecto de temporal se quita y se prolonga más el hecho de que en este 2021 el mundo tendrá inflaciones muy por arriba de lo esperado.
En el corto plazo, con los precios de las materias primas, la OPEP sin aumentar la oferta de petróleo ignorando el clamor mundial y todos los problemas que conocemos en cadenas de suministro, no parece que ésta vaya a bajar pronto.
El próximo jueves 11 tenemos reunión de política monetaria del Banco de México. Todo parece indicar por lo ya expuesto en materia inflacionaria, que la tasa subirá a 5%, aumentando 0.25% nuevamente. Creo que lo anterior era previsible; no hay sorpresa, ni tampoco mayores repercusiones, más allá de algunos pocos centavos de apreciación en el tipo de cambio.
El tipo de cambio que se ha ubicado gran parte de este sexenio por debajo de $20, se ha mantenido gracias a las remesas de nuestros paisanos, al superávit en la balanza comercial (que es consecuencia de la crisis por la pandemia, pues normalmente somos deficitarios), las ventas de petróleo con los precios actuales por arriba de $80 dólares el barril del West Texas Intermediate, la poca inversión extranjera directa que hay y desde luego en contra, está toda la salida de inversión en bonos o financiera por cuenta de nacionales y extranjeros a quienes no les han gustado algunas decisiones de esta administración que han afectado sobre todo la reputación del país en materia de certeza y confianza.
En un análisis realizado por el Instituto Internacional de Finanzas a 34 países emergentes en el comportamiento de la inversión financiera, resulta que México encabeza la salida de inversión de portafolio. En lo que va del año son cerca de $14 mil millones de dólares negativos, más los que ya habían salido en los dos años anteriores.
De esta lista de 34 países, sólo 10 tienen saldos negativos y quien encabeza las entradas es China con un saldo positivo de $81 mil millones de dólares. Cuesta mucho esfuerzo y requiere muchos años construir una reputación favorable y positiva; en contraste, toma muy poco destruirla. Creo que estamos todavía a tiempo de revertir este hostigamiento a la inversión privada, a la llegada de inversión productiva y a la certeza que le podemos dar a los capitales.
No podemos seguir basando nuestra estabilidad en Estados Unidos, en su poderío, cercanía y dinamismo económico. Es una gran suerte tenerlos de vecinos y que ello nos ayude a fortalecer nuestra economía, pero sin ese mercado y sin las remesas, estaríamos en la misma circunstancia de muchos países de Latinoamérica.
Quedarnos en esta zona de confort -e incluso ahuyentarlos de nuevos proyectos e inversiones- podría eventualmente llevarnos a perder el grado de inversión. Sigo creyendo que a estas alturas del sexenio construir inversión y posiciones debajo de $20.20 es adecuado.
@juansmusi

A 500 años de la Conquista

Lo puedes ver en los muros de varias calles, en las redes sociales de inconformes eternos con la madre patria y críticos de historia; en las conversaciones de un grueso de estudiantes a quienes se les ha lavado el cerebro en las escuelas de filosofía, antropología e historia; en las exposiciones de “arte” organizadas por en INBAL; y ahora en el Zócalo de la Ciudad de México: “500 años de resistencia indígena”. El gobierno de la ciudad conmemoró a los pueblos originarios con una representación del Templo Mayor y un alumbrado decorativo en Zócalo y en Paseo de la Reforma.

“¡Genocidio! ¡Maldito exterminio! ¡Nuestros ancestros!” gritan muchos, pero debe recordárseles que los españoles no llevaron a cabo ningún genocidio, no exterminaron indígenas (el término significa acabar con algo totalmente y eso jamás ocurrió aquí); desde luego durante la Conquista murieron indígenas y españoles. Nosotros somos el resultado de un mestizaje logrado a partir de la caída de Tenochtitlán. Pero los románticos del indigenismo se niegan a soltar su versión falsa de los acontecimientos ocurridos hace 500 años.

Mención aparte merece el cambio de nombres a calles, un acto que pretende borrar la historia que no se puede cambiar, un acto tan arrogante como absurdo, liderado por el gobierno de la Ciudad de México. Tal es el caso de la calle de Puente de Alvarado por “Calzada México Tenochtitlán”, el cambio a la estación del metro Zócalo por “Zócalo-Tenochtitlán”; la Plaza de la Noche Triste por “Plaza de la Noche Victoriosa”. Respecto a ésta última, basta saber que la victoria pequeña obtenida por los mexicas no es nuestra victoria; pero la victoria conseguida por la alianza de españoles e indígenas dando paso a la caída de Tenochtitlán dio lugar a ese mestizaje y a nuestro origen.

De entre todos aquellos que se arrogan el derecho de reclamar a la madre patria por un genocidio inexistente, el caso más vergonzoso no se lo lleva el presidente, los ateos, masones o anti hispanistas, sino aquellos católicos que contagiados de aversión a España, celebran a los pueblos originarios como cualquier rojillo comunista y holgazán. El católico ha de procurar adentrarse en la historia para evitar contaminarse e incluso avergonzarse de su pasado; debe tener presente que después de la Conquista, España no fundo Colonias sino Virreinatos, la diferencia entre uno y otro es abismal.

A saber que las Colonias son territorios sujetos al gobierno de otro país, tal es el caso de Inglaterra, que exterminaba a los indígenas y/o confinaba en reservas a fin de impedir el mestizaje. Los Virreinatos eran territorios con el mismo derecho que los europeos, había igualdad política y económica; España fundo universidades a lo largo de toda América. La mayor parte de la riqueza se quedaría en estos territorios exceptuando el quinto del rey. En suma: los Virreinatos fueron un sistema de gobierno totalmente diferente a las Colonias. Fue la expansión católica en completa oposición a la expansión protestante y masónica de naciones como Inglaterra.

Uno de los actos que se terminaron con la caída de Tenochtitlán fueron los sacrificios humanos y las prácticas caníbales donde se hacía la extracción de corazón y se desmembraba el cuerpo, cocinándolo. Sacrificaban guerreros capturados en las guerras floridas. Existe el caso particular de la caravana que iba de Veracruz a Tenochtitlán compuesta de 550 españoles, indígenas, mestizos y mulatos que fueron capturados por aztecas y llevados al pueblo de Zultépec donde serían sacrificados a lo largo de varios meses (se hallaban mujeres embarazadas y niños), ninguno quedo vivo. Más tarde Hernán Cortés mandaría arrasar el pueblo.

Pero lo más importante de todo fue la evangelización de estos territorios. Al llegar Hernán Cortés a Tenochtitlán y ver los sacrificios humanos llevados a cabo en el altar del Templo Mayor, haría derribar su ídolo haciéndolo pedazos y mandaría colocar la imagen de la Virgen de los Remedios en su lugar, mostrándoles a quién debían invocar en adelante. Tal hecho significaba que nuestra Madre Celestial vencía una vez más a dioses paganos y practicas satánicas: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya”.

No, esto no es superstición o absurdo fanatismo religioso. Si bien la Conquista fue muy dura en todos los sentidos, mas allá del choque entre dos culturas se trato de la lucha del bien contra el mal porque desde aquel día, millones de almas serían arrebatadas a satanás. Alabar a los pueblos originarios no solo es “alabar a guerreros valerosos” como lo quieren hacer ver muchos resentidos (sin sentido), sino abrazar –lo quiera o no- todo el paganismo satánico que impregnó a la cultura indígena. Cuando se odia la Conquista e intenta modificar la visión de la historia es porque en el fondo se odia y se ataca todo lo que en ella hay de cristiano.

Celebre por todo lo alto la Conquista de Tenochtitlán porque a partir de ahí fue posible el mestizaje y usted y yo estamos aquí gracias a ello; celebre la llegada de España, celebre la alianza de españoles con los tlaxcaltecas y demás tribus, celebre la evangelización de América. Grábese en la memoria que somos la mezcla de ambas razas, nosotros no éramos Colonia sino Virreinato, nosotros no éramos de España, nosotros éramos España; nosotros no le pertenecemos al paganismo satánico, nosotros le pertenecemos a Dios…

Desaceleración inminente

Es evidente que no podemos regresar al confinamiento y al encierro como lo vivimos, regresar será, en muchos casos, morir de hambre. Los países ricos ya no pueden cerrar y mucho menos los pobres. El correcto manejo de la pandemia hoy involucra a la sociedad y las decisiones y medidas que ella tome. El covid existe y sigue matando a millones de personas. Algunos gobiernos lo han manejado bien y otros mal, pero al final depende de cada uno.
Promover eventos masivos y gratuitos para conmemorar eventos históricos desde la perspectiva de un régimen y convocar a la ciudadanía en este momento requiere de la ignorancia e irresponsabilidad de ambas partes: gobierno y gobernados. Muy bien dice el dicho: “Los pueblos tienen el gobierno que merecen”. Y mientras en México la lucha es por seguir vacunando y tratar de llegar a un poco más de 30% de la población, hay países que ya están promoviendo la tercera dosis, el refuerzo.
Esta nueva ola traerá consigo desaceleración, porque, aunque existan estados de emergencia, advertencias, semáforos rojos, etc., la vida sigue y serán los ciudadanos los que dejarán de hacer o ir a ciertas actividades económicas y que marcarán una desaceleración económica. Me llama la atención que hace seis y tres meses atrás la gente en EU prácticamente ya no usaba tapabocas, y estamos hablando de un país con un alto porcentaje de habitantes vacunados. Hoy, mucha gente vuelve a usarlo ante la variante Delta, que ha logrado vacunar a muchos escépticos, pero también asustar a quienes no lo estaban.
Con este sentimiento y temor arranca una nueva semana en la que los mercados caen y se muestran preocupados por lo que viene, y es que la pandemia no esta cerca de terminar.
Prácticamente los escenarios y proyecciones de crecimiento hacia adelante han sido corregidos al alza hasta agosto. Quizá estas expectativas se sigan moderando e incluso podremos ver correcciones hacia abajo. China, Europa, EU y México, todos ellos ya muestran desaceleración en indicadores claves de la economía y, sin ser dramáticos o alarmantes, marcan un cambio de tendencia que puede señalar un bache y luego una nueva recuperación o un movimiento de baja en la actividad económica hacia finales de año.
En México, desde mi punto de vista, la situación es más complicada porque hemos visto salir mucha inversión financiera desde 2019, baja en la inversión extranjera directa, un superávit que mantiene al tipo de cambio estable, pero que confirma la debilidad del mercado interno y que hace más grandes las exportaciones. Las finanzas públicas siguen sanas, pero cada vez más apretadas.
El único indicador que ha mejorado, y no es necesariamente positivo, pero contribuye a los ingresos, gastos y bienestar de los mexicanos, son las remesas. La inseguridad sigue al alza y no hacemos nada por detonar inversión y atractivo, es como un aislamiento y estamos funcionando y jalando con lo que hay.
Gracias a Dios y al destino hacemos frontera con el país más rico del mundo y con ellos tenemos un acuerdo comercial que nos permite continuar y beneficiarnos del gran ritmo de esa economía. Otra buena noticia de estar cerca es que el Senado ya aprobó el plan de infraestructura de Joe Biden que implica invertir un trillón de dólares estadunidenses, mucha de esta derrama beneficiará a México y a los mexicanos.
@juansmusi

El Presidente Lázaro Cárdenas y los mitos sobre su figura

El sexenio de Lázaro Cárdenas duró de 1934 a1940. El Presidente Cárdenas fue un general combatiente de la Revolución Mexicana. Se caracterizó por aplicar la Constitución de 1917, la justicia social y las demandas campesinas y obreras. Durante su mandato se consolidó el Partido de la Revolución Mexicana (P.R.M.), que posteriormente sería denominado como el P.R.I. y predominó el monopolio del partido oficial, “La dictadura perfecta” como la denominarían los Premios Nobeles, Octavio Paz y Mario Vargas Llosa.

Alentó la agitación obrera con constantes huelgas y paros en todo el país. Promovió las expropiaciones en terrenos agrícolas de particulares como en la región de La Laguna (Coahuila), en Mexicali (Baja California Norte), en las tierras donde se sembraba el henequén en Yucatán, lo mismo que las florecientes haciendas de “Lombardía” y “Nueva Italia” en Michoacán y las repartió entre muchos ejidatarios.

Sin embargo, fueron actos populistas y hechos realizados con apresuramiento y en los que no hubo continuidad, además de la tremenda burocracia y corrupción que todo lo enlentecía y el flujo de dinero nunca les llegó a los campesinos. Total, que su reforma agraria fue un estrepitoso fracaso.

De igual forma, las continuas huelgas en las empresas crearon incertidumbre entre los industriales e inversionistas extranjeros y tanto ambiente de inseguridad social pudo haber provocado una grave inestabilidad social y económica en México, de no haber sido por la oportuna intervención del siguiente Presidente Manuel Ávila Camacho (1940-1946) que puso en paz al campo y a la industria y coincidió con el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) en la que Estados Unidos requería comprar todos los frutos de la producción agrícola y la producción manufacturera de nuestro país para su país y su ejército. Y, como consecuencia de ello, reinó de la bonanza económica y política que continuó hasta 1970 con el llamado “Desarrollo Estabilizador”.

Lázaro Cárdenas era partidario del marxismo y apoyó a Vicente Lombardo Toledano en la fundación de su partido de izquierda radical. Para equilibrar esas tendencias extremistas, Manuel Gómez Morín, junto con un grupo de políticos e intelectuales, fundó el Partido de Acción Nacional (P.A.N.). También Cárdenas era partidario de la educación socialista y atea y generó estragos en los colegios católicos.

 Por otra parte, no simpatizaba en absoluto con la Iglesia Católica ni con sus fieles. Un botón de muestra: el 30 de septiembre de 1934, Tomás Garrido Canabal -un fanático antirreligioso-, exgobernador de Tabasco y secretario de Agricultura del gobierno del General Lázaro Cárdenas, mandó a sus “Camisas Rojas” para que se apostaran con metralletas en el atrio de la iglesia de San Juan Bautista en Coyoacán y, al grito de “¡Viva la Revolución!”, abrieron fuego contra los indefensos fieles que salían de Misa. El sangriento resultado fue de 5 muertos y numerosos heridos. Hubo manifestaciones de católicos para protestar contra este hecho criminal, pero el Presidente Cárdenas, externamente lamentó estos sucesos, pero en la realidad solapó estos trágicos hechos y a nadie se le declaró culpable.

También apoyó la consolidación de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (C.T.M.) y la Conferencia Nacional Campesina (C.N.C) que, a la postre se convirtieron en “ganado político” para manipular y controlar las diversas elecciones en todo el país.

En 1938 expropió las compañías petroleras de la zona costera del Golfo de México que se encontraban en manos de empresas norteamericanas e inglesas. Lo que, a primera vista, parecía un acto positivo de recuperar un patrimonio nacional, a la postre, se estatizó bajo la tutela de “PEMEX” con una enorme burocracia y corrupción y hasta la fecha funciona con considerables deudas y “números rojos”.

Se ha pretendido edificar un mito en torno a Lázaro Cárdenas como protector de los campesinos y obreros, pero condujo al país al caos y a la anarquía. Sin duda, fue un hombre noble, bien intencionado, pero con ideas extremistas.

Cuando Fidel Castro expulsó al Fulgencio Batista y se hizo con el poder, el 1 de enero de 1959, instaurando un gobierno marxista-leninista, este ex Mandatario mexicano fue el primero en viajar a Cuba para brindar su completo apoyo. Fue así como se conoció más a fondo su trasfondo comunista.

Protestó contra los gobiernos de los Presidentes Miguel Alemán y Adolfo Ruiz Cortines por impulsar a la iniciativa privada e impedir más expropiaciones agrícolas. Pero continuaba siendo fiel al sistema del P.R.I y apoyó la candidatura de Gustavo Díaz Ordaz. Murió víctima de cáncer en la Ciudad de México el 19 de octubre de 1970. Sin duda, fue un personaje complejo y, en diversos aspectos, contradictorio.

Inesperado ¿pero necesario?

La semana pasada nos sorprendió Banco de México con un alza de tasa de 4% a 4.25%, literalmente nadie, lo veía venir. Ese mismo día, el jueves temprano se publicó el dato de la inflación de la primera quincena de junio y el dato fue malo.

La cifra anual de inflación regresa arriba del 6% cuando el objetivo máximo del Banco Central es 4%. Evidentemente esto preocupa y no es una buena noticia. La inflación nunca es buena noticia, pero es mejor recibida cuando hay demanda, poder de compra y desde luego crecimiento económico.

Lo preocupante además del incremento de precios, que literalmente es un impuesto para toda la población y una pérdida real en el poder adquisitivo, es el momento en el que llega. Veamos en contraste con nuestro vecino, Estados Unidos también tiene una inflación muy alta, no vista hace muchos años y arriba del 5%.

Sin embargo, ahí la recuperación económica y las causas de la misma tienen que ver con un rebote económico que es más percibido por un amplio sector de la población. No es bueno y no deja de ser preocupante para ellos y para la Reserva Federal, pero ahí ha habido estímulos fiscales, monetarios, recompra de bonos, seguros por desempleo, etc. Cosas que aquí no ha habido.

En México el mayor apoyo por la pandemia que ha habido es el efecto del rebote en las remesas, que este año podrían llegar a $50 mil millones de dólares y que son el ingreso de divisas más grande del país y que desde luego mucho de ese dinero va a hogares y es utilizado para gasto.

¿Era necesario subir la tasa de referencia? ¿Actuaron de manera prematura? No hay una respuesta correcta, a muchos les gustó esta decisión y a muchos le molestó. Cabe señalar que no fue una decisión unánime, la votación fue 3 a 2 y también cabe señalar que la FED no ve estas acciones en el corto plazo porque siguen pensando que este efecto inflacionario es coyuntural y de corto plazo y que poco a poco se va a corregir o mejorar.

Yo siempre he pensado que los miembros de la junta de Banxico tienen mucha más información que incluso los analistas más profundos y respetados. No tomaron esta decisión sólo porque salió mal el dato en la mañana. Fue un factor sin duda, pero la decisión se tomó porque ven tal vez, que el fenómeno no sea transitorio o de corto plazo y a esta preocupación mayor, hay que aplicarle una medicina mayor.

La parte negativa de subir la tasa es sin duda encarecer el costo del dinero, que insisto, en este momento tan delicado aún de la economía duele mucho. El crédito barato en estos momentos es crucial.

La parte positiva es buscar controlar la inflación con el aumento de los rendimientos de los bonos e instrumentos de deuda del gobierno y del sector privado y como consecuencia atraen flujos del extranjero que aprecian temporalmente a nuestra moneda. De ahí la nueva “fortaleza” del peso. Podemos estar a favor o en contra de la decisión, pero confiando en nuestro banco y su autonomía, es lo que nuestro banco central considera oportuno hacer, con independencia de lo que piense el poder ejecutivo, el sector empresarial o si es popular o impopular.

El próximo viernes se publica el dato del empleo en Estados Unidos y se espera un dato por arriba de los 700,000 empleos creados durante el mes de junio. Es un dato siempre importante, pero más ahora, un momento crucial para medir que tan real es la recuperación económica.

@juansmusi​​​​​​​​

Cuidado con lo que deseas

Este jueves le toca decidir a Banco de México el rumbo de la política monetaria. Es impresionante ver como los Bancos Centrales y en el caso concreto de la FED como mueve a los mercados. Sin duda este año se ha tratado sobre la recuperación económica, la campaña de vacunación y con ello la inflación que este rebote ha traído. Venimos del encierro, del confinamiento y de la oferta excesiva. Cuando se empieza a reabrir, la demanda excede la oferta y sobre todo en países en donde ha habido estímulo monetario este fenómeno se intensifica.

La Reserva Federal llevaba ya muchos años deseando tener inflaciones más altas, y como dice el dicho: “Ten cuidado con lo que deseas, que puede hacerse realidad”. Hoy la mayor incógnita en muchos países del mundo es justo hacia donde y que tanto puede alejarse la inflación de su objetivo. Ya lo había comentado en editoriales pasados, lo que ocurra hacia adelante en materia de precios es de total relevancia para todos los estimados y proyecciones que rápidamente se podrían modificar.

Por ejemplo, las tasas de interés que por todos lados están bajas o pegadas a cero, incluso en países como Alemania, son negativas, podrían subir, antes de lo previsto y a mayor velocidad. Con tasas de interés al alza los mercados accionarios se ven perjudicados y aún con proyecciones favorables sobre los resultados de las empresas se verían afectadas.

Es de esperarse que en un entorno de tasas al alza se vea una fuerte corrección en las bolsas. Y justamente la FED la semana pasada hablaba de acelerar el proceso de alza, que empezaría en el 2023, y simplemente por decir algo que ocurriría un año y medio después los mercados bajaron. Otra variable que se vería afectada sería el tipo de cambio. Ya que en una primera reacción el dólar norteamericano se fortalece.

La razón, mayores tasas en esa moneda llaman flujos de inversión que estaban en otros países y con ello el dólar se fortalece y el resto del mundo se deprecia. Basta ver como se subió mas de 80 centavos la semana pasada, y reitero, por algo que todavía no ocurre, pero empieza a mover todo.

Un aspecto muy importante del alza de tasas es la repercusión que tiene sobre el costo del dinero, es decir el costo de los créditos. La subida de tasas encarece los créditos y con ello empresas y personas tienen que destinar más al pago de sus obligaciones, con ello hay menos dinero para gastar y se combate de forma eficiente la demanda y el consumo exagerado.

La repercusión en términos de crecimiento económico es muy importante, ya que un país con tasas altas y crédito o dinero caro, crece menos por tener menos acceso al financiamiento competitivo.

Estamos justo en ese momento en el que puede haber una inflexión o cambio de tendencia. Lo que ha venido diciendo la FED y muchos bancos centrales, incluido Banxico, quien por cierto se reúne el jueves y deberá dejar la tasa igual en el 4%, es que de aquí en adelante la inflación empezará a ceder y que, si bien no logrará su objetivo del año, las cosas empezarán a mejorar y el techo ya lo vimos.

Banco de México decide y aunque no mueva la tasa ahora, lo más importante será ver el apunte que al término de la junta hacen sobre su visión de las cosas. Al igual que FED, lo que el mercado estará evaluando y analizando es el lenguaje utilizado en donde entre líneas a veces se puede ver preocupación o certeza, riesgos subiendo o bajando y desde luego una visión objetiva del estado de nuestra economía tomando en cuenta los principales actores internos y externos.

@juansmusi​​​​​​​

1 2 3 12