Las mujeres son grandes líderes en todo el mundo

Actualmente se vive una desigualdad de género en todo el mundo, diversos autores han hablado sobre esta situación que sigue incomodando a cientos de personas, en el artículo realizado por Am J Health-Syst Pharm “Women in leadership and the bewildering glass ceiling” elaborado en el 2017, explica que hoy en día las mujeres a pesar del gran esfuerzo que realizan siguen siendo menospreciadas ya que, aunque se ha exigido igualdad de género las mujeres siguen viviendo discriminación en diferentes aspectos, uno de ellos es el ámbito laboral.

De acuerdo con el artículo, es muy extraño que las mujeres lleguen a tener puestos altos en las empresas, así como, también suelen pagarles menos que a los hombres, lo preocupante de todo esto, es que las cifras son bastante altas. Es importante que como sociedad se tenga la postura correcta para ver esta situación y poder generar el cambio que tanto se ha buscado.

De igual forma, en el artículo explican que existen diferentes barreras que impiden a las mujeres lograr alcanzar estos éxitos a lo largo de su carrera, una de las barreras que considero es de las más representativas de esta situación es el mandato de masculinidad propuesto por Rita Segato.

Es un mandato de crueldad, dominación y poder, los hombres son victimas de este mandato porque son los mismos hombres los que ejercen humillación y crueldad sobre sus compañeros de género, buscando demostrar su hombría. Esto comienza en la familia y genera una frustación sobre el hombre atacado que lo hace infeliz y por eso también busca demostrarle tanto a hombres como a mujeres lo mismo, sin embargo, debido a la frustación no se dan cuenta del daño que hacen.

Por otro lado, cuando Rita Segato explica que las mujeres responden al mandato de masculinidad, se refiere a que existen mujeres que al igual que a los hombres les gusta el poder, son violentas y están en búsqueda del reconocimiento.

A pesar de que los hombres son las primeras victimas, considero interesante utilizar esta tesis para explicar que la sociedad tiene una manera errónea de ver el feminismo y luchar por la igualdad que las mujeres merecen.

Evidentemente la sociedad está haciendo algo mal, ya que a pesar de las luchas que se han llevado acabo en todo el mundo esto sigue existiendo, no sólo la discriminación laboral hacia las mujeres, como lo menciona el artículo “Women in leadership and the bewildering glass ceiling”, sino en muchos aspectos más, como los feminicidios y en general la violencia de género.

Es importante resaltar que las mujeres también son grandes líderes, de acuerdo con lo que dice el artículo se ha demostrado que cuando las mujeres están liderando algún proyecto o equipo, éste ha mejorado significativamente en diversos ámbitos, así como el crecimiento de la empresa, el ámbito económico, entre otras cosas.

De acuerdo con Boatman en Am J Health-Syst Pharm (2017) “Tener un mejor equilibrio de mujeres en puestos de liderazgo puede significar un equipo más diverso de líderes con perspectivas diferentes y una mayor capacidad para aportar nuevas ideas” (traducción propia).

De acuerdo con lo anterior, se infiere que las mujeres también traen beneficios a las empresas en las que les dan oportunidad de liderar un equipo, como se menciona en el artículo, generan muchas más oportunidades ya que, debido a sus distintos puntos de vista logran mejorar el ambiente y las condiciones de trabajo.

Concluyo invitando a la reflexión del tema, ya que a pesar de las distintas luchas que se han hecho por la igualdad de género, sigue siendo un problema para las mujeres poder aspirar a llegar a ser líderes de proyectos y compañías, pues aún falta un largo camino que recorrer para erradicarlo.

El mandato sólo podrá frenarse si los hombres son conscientes que son las primeras victimas de éste, ya que debe luchar contra el mandato por si mismo. Es por eso, que es importante estar informados e investigar sobre el tema para hacer una reflexión a profundidad y tener una postura correcta sobre el mismo, y así alcanzar la igualdad y respeto que merecen las mujeres, de esta manera se podrá llegar a la liberación del mandato de masculinidad para lograr que existan muchas más mujeres liderando en el mundo.

Kiara V. Rubio Sánchez.

Nace “La vida por delante” para ayudar a las mujeres en situación de embarazo inesperado

Nace La Vida Por Delante; movimiento social que ayudará a mujeres en situación de embarazo inesperado. Con más de 500 asociaciones de los 32 estados de país que brindarán apoyo en 5 rubros. Tendrá presencia en televisión, cine, radio, prensa y redes sociales. Busca escuchar, informar y canalizar a las mujeres en una situación de embarazo inesperado.

Cada una de las organizaciones que participan en el movimiento mediante las 5 A’s: Atención frente a situaciones médicas, albergue, Apoyo psicológico, Asesoría legal y Ayuda contra adicciones.

El objetivo de esta campaña es que las mujeres que necesiten el apoyo entren a la página www.lavidapordelante.mx y sean orientadas y canalizadas directamente a la institución indicada, con el fin de atenderlas de la mejor forma posible, en un ambiente sano y con todo el apoyo que se les pueda brindar.

Hoy, la realidad en México es que cada año más de 8 millones de mujeres adolescentes tienen embarazos inesperados. Además, los embarazos entre mujeres de 10 a 14 años van en aumento y representan casi el 27% de todos los nacimientos, de acuerdo a datos que reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien refiere que México es el primer lugar en el mundo en embarazos adolescentes.

Ante esta preocupante situación, particularmente la falta de orientación, ayuda y acompañamiento a las mujeres en situación vulnerable, surgió la necesidad de impulsar una campaña de concientización y apoyo a este sector a través de las más de 500 instituciones con un trabajo coordinado en los distintos rubros.

Se busca que, gracias a este esfuerzo, las mujeres y sus parejas puedan tener todas las opciones e información posible para que tomen una decisión libre sobre cómo vivir su embarazo.

Es indispensable que apoyemos como sociedad a estas mujeres y a sus parejas y familias. Es urgente poner primero a la mujer: ayudarla, respetarla y acompañarla para que tenga la esperanza de tener un futuro feliz, consciente de que tiene “La Vida Por Delante”.

www.lavidapordelante.mx

 

Por sus propios méritos

La llamada “ola feminista” sigue ocupando un lugar destacado en la actualidad nacional e internacional, aunque ya comienzan a escucharse voces disidentes o al menos, suavizadoras de su discurso que por lo demás, se ha ido haciendo cada vez más radical.

En realidad, es una lástima que una aspiración tan lógica como el igual trato para hombres y mujeres en aquellas materias que no ameritan una reglamentación distinta (como la maternidad, por ejemplo), esté siendo aprovechada por diversos sectores para introducir la cizaña en nuestras sociedades, al hacer un planteamiento que divide al mundo entre buenos y malos, entre amigos y enemigos.

Como hemos dicho otras veces, es la vieja dialéctica marxista, que en vez de incentivar la unión y la colaboración mutua, siembra la división, la discordia y la desconfianza, de lo cual nada bueno puede surgir. Lo anterior, gracias a las nociones de discriminación y de intolerancia, al punto que casi cualquier conducta puede ser incluida dentro de estas categorías.

Pero a nuestro juicio, surgen al menos tres problemas fruto de este planteamiento. El primero, es que si se lleva al extremo, se produce una “discriminación positiva”, al exigir, por ejemplo, cupos iguales para ambos sexos en diversos trabajos, aun cuando existan muchos más hombres o mujeres para el mismo.

Lo anterior es injusto además, porque muchas veces no existen las mismas capacidades ni conocimientos en la mayoría de los miembros de uno u otro sexo para una labor determinada, y se discrimina a personas del otro sexo, pese a estar más capacitadas, a fin de lograr la paridad ordenada. Y esto no sólo atenta contra la igualdad ante la ley, sino también, genera un servicio de menor calidad para los usuarios.

El segundo problema es que con una mentalidad como esta, todo lo que no satisfaga las aspiraciones de este movimiento, por nimias o incluso absurdas que sean, es considerado automáticamente como discriminatorio e intolerante, fruto de este lamentable clima de discordia tan nefasto al que se hacía referencia. De esta manera, no es difícil que muchos de los supuestos discriminados pasen a ser discriminadores, obteniendo –al más puro estilo de “Animal Farm”– los mismos privilegios que tanto criticaban en sus rivales. Incluso, para evitarse problemas, lo anterior podría hacer que en muchos lugares sencillamente, no se contraten mujeres, a menos que sean obligados por leyes de cuota.

Finalmente y como tercer problema, en no pocos casos, considerarse discriminado puede generar la idea de ser acreedor de un trato especial y preferente, lo cual puede atentar contra la iniciativa y el esfuerzo que surgirían al no partir de esta premisa. Por eso en lo personal, creo que la gran “receta” para superar las desigualdades es el propio esfuerzo de las mujeres. Como ejemplo, en el área de la educación superior hace ya varios años que la mayoría de los estudiantes son mujeres y además, por regla muy general, resultan ser más maduras, esforzadas y estudiosas que los varones. No pasará mucho tiempo para que por sus propios méritos y no por favoritismos forzados, lleguen a los mismos puestos de los hombres que tanto ansían; o si se prefiere, la igualdad de trato no será fruto de la introducción de la discordia y la desconfianza, sino del esfuerzo y de una auténtica igualdad ante la ley.

Max Silva Abbott
Doctor en Derecho
Profesor de Filosofía del Derecho
Universidad San Sebastián

¿Qué piensa el Papa sobre la mujer?

Con motivo del Día internacional de la Mujer, Francisco volvió a señalar la visión positiva que tiene la Iglesia sobre las mujeres y su papel en la sociedad. Presentamos hoy algunas de las más importantes afirmaciones del Papa sobre la mujer.

1. La mujer hace más humana a la sociedad. En días pasados, para unirse al festejo internacional sobre la mujer, el Pontífice publicó este mensaje en su cuenta de Twitter: “¡Muchas gracias a todas las mujeres que cada día tratan de construir una sociedad más humana y acogedora! (Tuit, 8 mar. 2018)

Y en una de sus meditaciones diarias en la Casa “Santa Marta”, el Papa explicó que el mundo es más bello gracias a las mujeres. Dijo que “el hombre no trae la armonía” que es la mujer “la que trae la armonía, que nos enseña a valorar, a amar con ternura, y que hace que el mundo sea una cosa hermosa”. (Homilía, 9 feb. 2017)

2. El Papa aprende de las mujeres. En libro-entrevista de Dominique Wolton, publicado en París, en septiembre de 2017, Francisco dijo que “haber mantenido siempre una relación con las mujeres me ha enriquecido”.

Explicó también que suele recurrir a la opinión de las mujeres para tomar algunas decisiones. Contó que “ya en la edad adulta he aprendido que las mujeres ven las cosas de una manera diferente a los hombres. Por este motivo, ante un decisión, ante un problema, es importante escuchar a los dos”.

3. La presencia de la mujer beneficia a la Iglesia y a la sociedad. En una asamblea para el diálogo interreligioso, celebrada en el Vaticano, el Papa habló el papel de la mujer para ayudar a una educación que lleve a la fraternidad universal.

En su intervención el Pontífice explicó que “la creciente presencia de las mujeres en la vida social, económica y política a nivel local, nacional e internacional, así como en la eclesial” es un “proceso beneficioso”.

Francisco hizo también una importante afirmación sobre el pleno derecho que tienen las mujeres “a participar activamente en todos los ámbitos” y añadió que este derecho “debe ser afirmado y protegido también a través de los instrumentos legales donde se revelen necesarios.” (Discurso, 9 jun. 2017)

4. Hacia un equilibrio. El Papa ha condenado en diversas ocasiones el machismo; sin embargo, no el Pontífice no se considera un feminista, sino que plantea un equilibrio en la reflexión sobre el varón y la mujer.

En el prólogo del libro “Diez cosas que el Papa Francisco propone a las mujeres”, editado por Publicaciones Claretianas y escrito por María Teresa Compte Grau, Doctora en Ciencias Políticas y Sociología, el Papa habló de esa visión armónica.

Francisco ahí manifestó, “siguiendo el pensamiento de mis antecesores”, que es “necesaria una renovada investigación antropológica que incorpore los nuevos progresos de la ciencia y de las actuales sensibilidades culturales para profundizar más y más no sólo en la identidad femenina, sino también en la masculina, para así mejor servir al ser humano en su conjunto”.

Epílogo. Es maravilloso ver que Francisco continúa con la misma línea de los pontífices recientes, que han visto en la mujer un don de Dios para la Iglesia y para la sociedad. Aunque desafortunadamente en muchos casos concretos vemos que las mujeres son tratadas con discriminación, es muy consolador que a nivel institucional la Iglesia promueve la dignidad y la participación de las mujeres.

@FeyRazon lfvaldes@gmail.com
http://www.columnafeyrazon.blogspot.com

¿Es tu cuerpo? o ¿Eres tu cuerpo?

Ahora que se ha iniciado esta Cuaresma con 40 días de ayuno, oración y penitencia para pedir que cierren las clínicas abortistas, me parece que viene bien recordar algunas ideas sobre el derecho de los no nacidos y su composición orgánica.

En pleno siglo XXI, en que presenciamos avances impresionantes en las especialidades de genética y embriología, que nos demuestran, sin lugar a dudas, cómo se fecunda un ser humano y se va desarrollando gradualmente hasta su nacimiento. Y, además, su conformación ósea, muscular, hormonal, etc. continúa a lo largo de su infancia, adolescencia, juventud y madurez. La persona se encuentra en una continua evolución desde que el óvulo es fertilizado hasta su muerte natural.

Pero existen todavía grupos de feministas que sostienen la obsoleta teoría de que “su vientre es suyo” o como dicen sus mantas y pancartas: “Mi cuerpo es mío”. Nadie niega que la cabeza, el tronco y las extremidades pertenezcan a cada individuo.

Pero una mujer, cuando tiene relaciones sexuales y un óvulo suyo es fertilizado por un espermatozoide, en pocas semanas se formará “una mujercita” o “un hombrecito” que sólo se puede mirar a través del ultrasonido pero ya es una ser humano independiente y diferente al cuerpo de la madre.

Esa misma criatura tiene también el mismo derecho a clamar: “¡Mi cuerpo es mío y quiero vivir!” Porque estamos hablando ya de dos seres humanos que coexisten simultáneamente.

Su madre le envía oxígeno y alimentación a través de su cordón umbilical. Por medio de su vientre le brinda protección física y calor y es el mejor sitio donde un bebé puede estar hasta que nace y se le recuesta y arropa en una cuna.

Ese pequeño, en el vientre materno, ya tiene su propio corazón, su código genético, y en poco tiempo, hasta sus huellas dactilares. Estamos ante un ser único e irrepetible.

Cuando vamos a determinadas oficinas de la administración pública para obtener documentos de identificación personal, como la Credencial de Elector, el Pasaporte para poder viajar al extranjero, la Cartilla del Servicio Militar y otras tarjetas de identificación, se piden siempre las huellas digitales. ¿Por qué? Porque no existe ninguna otra persona en el mundo con huellas idénticas.

Ése fue el descubrimiento de uno de los pilares del F.B.I., Edgar Hoover, quien para tener identificados a todos los individuos sospechosos de crímenes o actos delictivos, se les llenaba una ficha con las huellas dactilares y eran cuidadosamente ordenadas de acuerdo a sus nombres.

En poco tiempo, las autoridades reconocieron que el sistema de identificación personal de Hoover era eficaz y, a partir de entonces, se comenzaron a pedir las huellas digitales a todos los ciudadanos en prácticamente cualquier Documento Oficial.

Del mismo modo, los especialistas en Genética, cuando estudian científicamente a un óvulo fecundado, pueden predecir qué altura aproximada tendrá esa persona, el color de su piel, su sexo, etc.

Los médicos que son honestos y objetivos, después de sus investigaciones, quedan asombrados ante la maravilla del inicio de la vida humana. Se han publicado innumerables libros ilustrados y videos y, sin duda, todos nos quedamos admirados ante tanta perfección, que nos rebasa, porque supera a toda explicación humana. Pero el hecho es que la criatura está allí, recién nacida, balbuceando, riéndose y me pregunto, ¿y todavía la mirada de algunas y algunos está como ciega ante tanta luz a raudales?

El Papa: La participación de la mujer en el ámbito social y eclesial es un reto improrrogable

Ciudad del Vaticano, 7 de febrero 2015 (VIS).-»Las culturas femeniles, igualdad y diferencia», ha sido el argumento de la Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo para la Cultura, un tema que interesa mucho al Papa Francisco, como afirmó esta mañana recibiendo en audiencia a los participantes en ese evento, al mismo tiempo que reiteró que había que estudiar »criterios y modalidades nuevas para que las mujeres no se sientan huéspedes sino participantes de pleno derecho en los diversos ámbitos de la vida social y eclesial».

»La Iglesia -exclamó- es mujer, es »la» Iglesia, no »el» Iglesia. Es un reto improrrogable. Lo digo a los pastores de las comunidades cristianas, aquí en representación de la Iglesia universal, pero también a los laicos y laicas que trabajan de diferentes maneras en la cultura, la educación, la economía, la política, el mundo del trabajo, en las familias, en las instituciones religiosas». »Permitidme -continuó- que os proponga un itinerario para que se cumpla ese propósito en todos los rincones de la tierra, en el corazón de todas las culturas, en diálogo con las diversas pertenencias religiosas».

Refiriéndose a la primera temática de la Plenaria »Entre igualdad y diferencia: en busca de un equilibrio», Francisco señaló que ese equilibrio tenía que ser armonioso y no sólo una cuestión de balance. »Este aspecto -dijo- no debe ser enfrentado ideológicamente, porque la «lente» de la ideología impide ver bien la realidad. La igualdad y la diferencia de las mujeres ? como, por otra parte la de los hombres – se perciben mejor desde la perspectiva del »con» , de la relación, no del »contra». Desde hace algún tiempo hemos dejado atrás, al menos en las sociedades occidentales, el modelo de subordinación social de las mujeres a los hombres, un modelo secular, que sin embargo, no ha agotado todos sus efectos negativos. También hemos superado un segundo modelo, el de la mera paridad aplicada mecánicamente, y el de la igualdad absoluta. Así, se ha configurado un nuevo paradigma, el de la reciprocidad y de equivalencia en la diferencia. La relación hombre-mujer, por lo tanto, debería reconocer que ambos son necesarios debido a que poseen, sí, una naturaleza idéntica, pero con modalidad propia. La una es necesaria al otro y viceversa, a fin de cumplir realmente la plenitud de la persona».

El segundo tema «La »generatividad» como código simbólico», amplía el horizonte de la maternidad biológica al de la transmisión y la protección de la vida. Se podría sintetizar en cuatro verbos: desear, dar a luz, cuidar y dejar ir. El Papa reconoció en esos ámbitos la contribución de tantas mujeres que trabajan en la familia, en el campo de la educación en la fe, en la acción pastoral y también en la vida social, cultural y económica. »Vosotras las mujeres -observó- sabéis encarnar el rostro tierno de Dios, su misericordia, que se traduce en disponbilidad a dar tiempo, antes que a ocupar espacios, a acoger en vez de excluir. En este sentido, me gusta describir la dimensión femenina de la Iglesia como seno acogedor que regenera la vida».

»El cuerpo de la mujer entre la cultura y la biología», tercer punto de reflexión »nos recuerda la belleza y la armonía del cuerpo que Dios ha dado a la mujer, pero también las dolorosas heridas infligidas, a veces con violencia brutal, por el hecho de ser mujeres. Símbolo de la vida, el cuerpo femenino es, por desgracia, no pocas veces, atacado y desfigurado por aquellos que deberían ser sus custodios y compañeros en la vida. Las muchas formas de esclavitud, de mercantilización, de mutilación del cuerpo de las mujeres, nos llevan a comprometernos a trabajar para acabar con esta forma de degradación que lo reduce a un mero objeto de vender en diversos mercados». »Deseo llamar la atención, en este contexto -subrayó Francisco- sobre la dolorosa situación de muchas mujeres pobres, obligadas a vivir en situaciones peligrosas, explotadas, relegadas a los márgenes de la sociedad y convertidas en víctima de la cultura del descarte».

La cuarta cuestión, »Las mujeres y la religión: ¿huida o búsqueda de participación en la vida de la Iglesia? interpela a todos los creyentes y el Papa reiteró su convicción de que es urgente »abrir espacio a las mujeres en la Iglesia y acogerlas teniendo en cuenta los cambios cultural y sociales. Es deseable, por tanto, una presencia femenina más extensa e incisiva en las Comunidades, de modo que sea visible y numerosa su participación en las responsabilidades pastorales, en el acompañamiento de las personas, familias y grupos, así como en la reflexión teológica».

Por último el Santo Padre habló del papel insustituible de la mujer en la familia, así como de fomentar su participación »en tantos ámbitos de la esfera pública, en el mundo del trabajo y en los lugares donde se toman las decisiones importantes», sin que una cosa vaya en detrimento de la otra. »No debemos dejar que las mujeres lleven solas esta carga y tomen solas las decisiones. Todas las instituciones, incluida la comunidad eclesial, están llamadas a garantizar la libertad de elección para las mujeres, para que tengan la capacidad de asumir responsabilidades sociales y eclesiales, de manera armoniosa con la vida familiar».

1 de cada 4 embarazos no llega a término: Día internacional de la pérdida prenatal

México D.F., octubre 2013.- Silvia era muy joven cuando perdió a su primer bebé, “faltaba muy poco para que naciera” nos comenta, “fue muy duro para mi esposo, para mí, para su hermanita…sientes que te queda un vacío que no se llena con nada, aunque tengas más hijos. La vida te cambia por completo, te cambia para siempre…”.

El 15 de octubre se conmemora el día internacional de la pérdida prenatal. El tema de estas pérdidas -derivadas de una decisión personal o de una situación espontánea-, es un tema delicado desde el punto de vista de la experiencia emocional que se genera al interior de quien la vive, según lo explica la licenciada Teresa Zavala, especialista de TAD (THINK · ACTION · DEVELOPMENT) y psicoterapeuta del Instituto de Rehabilitación para la Mujer y la Familia A.C. (IRMA), institución que se encarga de acompañar y apoyar a todas aquellas personas que han sufrido este tipo de duelos. “Desgraciadamente, las pérdidas prenatales son un evento muy frecuente, algunos estudios nos dicen que 1 de cada 4 embarazos no llegan a término, por ejemplo.  Sobrevivir al dolor que esto provoca, sin importar la historia que haya detrás, suele ser un proceso complejo y distinto en cada persona”.

De acuerdo con la especialista, después de que el bebé muere la mamá se encuentra en un estado físico y emocional sumamente vulnerable; sus emociones no son manejadas ni enfrentadas de manera sana y se pueden llegar a manifestar en depresión, angustia, aislamiento, trastornos de la alimentación, del sueño, disfunciones sexuales o baja autoestima. “La mayoría de las personas podrían pensar que el hecho de que el bebé muera antes o al poco tiempo de haber nacido, produce menos dolor porque no hubo el tiempo <suficiente> de construir vínculos, pero no es así porque desde el momento que inicia la vida humana, la mujer recibe una cantidad de mensajes hormonales de su bebé y el vínculo madre-hijo comienza a construirse, de ahí que la herida que deja esta ausencia sea tan profunda, que tenga que trabajarse durante años”.

Perder un hijo puede ser la experiencia más dolorosa y traumática que pueda vivir una persona, “por eso es  importante que quienes estén atravesando por esta situación se atiendan oportunamente, que sane sus heridas en la medida de lo posible, que recuperen su vida y que no pierdan más de lo que ya han perdido”, concluye la especialista.

El alimento milagro: la leche materna

En la actualidad nos vemos bombardeados constantemente por la presencia de publicidad sobre los falsos productos milagro (aquellos que dice curar «diversas clases de dolencias»); pero no hay que olvidar que la Vida nos ha regalado uno, que efectivamente es milagroso: la leche materna.

La alimentación con leche materna, denominada lactancia materna, es la forma ideal de aportar a los niños pequeños todos nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo. Asimismo la leche materna es un producto asequible que puede conseguirse fácilmente, lo que ayuda a garantizar que el pequeño tenga alimento suficiente en cualquier situación.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida y que esta inicie en la primera hora de vida. Datos oficiales de esta organización indican que si se empezara a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y posteriormente dándole el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 220,000 vidas infantiles; pues en la actualidad, a nivel mundial, menos del 40% de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva.

El amamantamiento debe hacerse «a demanda» de día y de noche (por menos los 3 primeros meses de vida), posteriores a este tiempo si el lactante se encuentra sano y con peso y talla adecuados, se puede empezar a introducir ciertos horarios para la alimentación, que generan mayor seguridad para el niño y descanso para la madre.

La lactancia materna también es beneficiosa para la mujer, pues si esta se lleva de manera exclusiva, funciona como un método de regulación natural de la fertilidad, con una efectividad de hasta 98% durante los primeros seis meses de vida; así mismo ayuda a que el útero se contraiga más rápidamente y que la pérdida de sangre (loquios) posterior al parto termine antes. Así mismo, favorece la óptima la formación de un vínculo sólido entre la madre y su bebé, reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en un futuro, ayuda a las mujeres a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo (de entre 3 y hasta 5 kilos de grasa acumulada durante el embarazo) y reduce las tasas de obesidad posterior.

Estudios científicos han demostrado que los niños que son amamantados exclusivamente con leche materna, tiene menor riesgo de padecer diarreas, problemas respiratorios, otitis media, enterocolitis necrotizante, dermatitis atópica, diabetes tipo 1, desnutrición y obesidad. En niños pretérmino, es decir que nacieron con menos de 37 semanas de gestación, las ventajas de la leche materna son mucho más pronunciadas. Así mismo, se ha comprobado que la leche materna mejora el desarrollo mental de los niños y que el contacto de la piel de la madre con su bebé le genera impacto positivo que lo beneficia emocionalmente.

Cualquier madre puede ser capaz de amamantar a su hijo y las causas que contraindican la lactancia materna (algunas enfermedades o medicamentos) son casi excepcionales. La cantidad de leche que la mujer produce, depende de la eficacia y frecuencia con la que el bebé se alimente de ella; pues mientras más se genere succión por parte del lactante, mayor será la producción de leche.

Muchas madres que reanudan su actividad laboral abandonan la lactancia materna parcial o totalmente porque no tienen tiempo suficiente o no disponen de instalaciones adecuadas para dar el pecho o extraerse y recoger la leche. Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, optando por un trabajo de medio tiempo, buscando alguna guardería en el lugar de trabajo o cerca de este, e instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

Amamantar es algo que se aprende, y todas las mujeres pueden hacerlo; solo es necesario el deseo de querer darle lo mejor a nuestros hijos, de darles este producto milagroso que la Vida nos ha entregado para ellos.

1 2 3